Infortelecom

Noticias de infancia

23-10-2020 | Fuente: elmundo.es
Dvicio: "En una firma en Canarias no nos vino a ver nadie"
Amigos desde la infancia en Rivas Vaciamadrid, los cinco componentes de Dvicio han triunfado en Latinoamérica y Tailandia antes de hacerlo en España, su casa. Acaban de renovar su contrato con Sony Music tras los buenos datos de su tercer disco de estudio 
20-10-2020 | Fuente: elmundo.es
Condenada a dos años y cuatro meses de cárcel la presidenta de Infancia Libre por sustracción de menores
María Sevilla tendrá que indemnizar con 5.000 euros al padre del niño por daños morales y perderá la patria potestad durante cuatro años 
15-10-2020 | Fuente: elmundo.es
La futura ley de infancia no permitirá visitar a sus hijos a los padres maltratadores
El régimen de visitas será suspendido cuando se hayan dictado órdenes de protección de la madre y haya indicios de que los hijos han estado expuestos a esa violencia 
14-10-2020 | Fuente: elmundo.es
Unidas Podemos quiere prohibir por ley que los menores vayan a los toros y sean alumnos de escuelas de tauromaquia
Así consta en una enmienda a la Ley Orgánica de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia 
10-10-2020 | Fuente: as.com
Lukaku relata su dura infancia: "Mis padres no cenaban para dejarnos comida..."
"Yo solo pensaba en el fútbol, me despertaba y pensaba en convertirme en un futbolista de elite. Me iba al colegio y luego al entrenamiento, nada más", dijo.
09-10-2020 | Fuente: elmundo.es
La Audiencia de Madrid denuncia "el peregrinaje de psicólogos" al que una madre de Infancia Libre sometió a su hija
Los jueces denuncian que el último intento de la mujer por reabrir una causa de abusos sexuales contra su ex pareja se basa en informes de parte que ignoran los informes "más objetivos" y contradictorios 
03-10-2020 | Fuente: abc.es
El presidente alemán pide un monumento a la revolución pacífica que terminó con el comunismo
«¡Todos queríamos celebrar este trigésimo aniversario de la unidad alemana de manera diferente! Con salas llenas y un gran festival ciudadano aquí en Potsdam, con miles de personas de todas partes de Alemania y de nuestros países vecinos europeos. Un festival que refleja la diversidad de nuestro país». El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha comenzado su discurso institucional reconociendo que la pandemia ha dado al traste con las grandes celebraciones planeadas para este sentido aniversario, pero ha llamado a los alemanes a recordar, en pequeños círculos, «el fin del Muro y los disparos fatales, el espionaje y tutela estatal? nos fortalecimos en la valentía del pueblo en el otoño de 1989, miramos con gratitud el fin de la Guerra Fría y el amanecer de un nuevo tiempo y podemos mirar hacia atrás en el camino común que nuestro país ha tomado desde entonces hacia un país reunificado, libre y democrático en el centro de Europa». «¡Que suerte! ¡Qué logro! Estamos muy orgullosos de esto en este día y: ¡Ninguna pandemia podrá impedir que lo hagamos!», ha celebrado. Steinmeier ha reflexionado sobre cuán diferentes fueron las dos reunificaciones alemanas y las ideas en las que se basaron. «La unidad nacional en 1871 se hizo cumplir brutalmente, con hierro y sangre, después de guerras con nuestros vecinos, basadas en el dominio prusiano, en el militarismo y el nacionalismo», ha dicho, recordando a los «niños pequeños que apenas podían mirar por encima del borde de la mesa, pero que ya vestían con orgullo un uniforme y tocaban con entusiasmo el tambor de guerra». «Esta glorificación del nacionalismo militante, esta glorificación de la guerra y la muerte heroica, desde la infancia, fue el espíritu desafortunado de la época», ha expuesto, en contraposición a las imágenes de «gente celebrando sobre el Muro, lágrimas de alegría, abrazos, soldados y policías que dejaron caer sus armas. El miedo había cambiado de bando, el poder estatal ya no era importante porque la gente ya no lo seguía». Agradecimiento Buena parte de su discurso ha consistido en un mensaje de agradecimiento de Alemania a las democracias occidentales que apoyaron el proceso de reunificación y a los pasos previos dados desde Moscú por Mikhail Gorbachov. «Tenemos que dejar esto claro una y otra vez: sin los acuerdos de paz con Polonia y la Unión Soviética, sin el reconocimiento de la Línea Oder-Neisse en el derecho internacional, sin el proceso de Helsinki, sin la OTAN y la Unión Europea, la reunificación no habría tenido lugar. Y sin el coraje de Mikhail Gorbachev, que pronto celebrará su 90 cumpleaños. ¡No lo olvidamos, y por eso os damos las gracias!». «Incluso sin los Estados Unidos de América», ha insistido, «sin su compromiso indispensable con un orden de posguerra fuerte y respetado, sin su apoyo incondicional a la integración europea, no estaríamos reunificados hoy. ¡En este día agradecemos expresamente a esta América! ¡Y nuestros amigos europeos también!». «¡Nuestra unidad es una unidad en libertad y diversidad, una unidad que Alemania siempre debe definir en términos europeos!», ha subrayado el presidente alemán. «Decidimos no mirar el ombligo nacional, sino construir una Alemania europea. Este es el camino que queremos seguir». En respuesta a los movimientos nacionalistas antieuropeos surgidos en Alemania en los últimos años, con especial éxito en los Bundesländer orientales, Steinmeier ha dicho que «hay quienes siempre miran al pasado en busca de respuestas a las preguntas del futuro. Pero: ¡Cuán ahistóricos deben ser los que ondean la bandera negra, blanca y roja del Reich alemán de 1871, incluso la bandera de la Guerra del Reich, frente al Bundestag elegido democráticamente! Quieren otro estado, un estado autoritario y agresivamente marginado. Se colocan en una tradición que no representa a esta república, ni a nuestra democracia. No: ¡Hoy nos apoyamos firmemente en los cimientos del movimiento por la libertad y la historia de la democracia! Nos referimos a las ideas del Festival de Hambach, la Paulskirche, la Democracia de Weimar, la Ley Fundamental y la Revolución Pacífica. Estamos orgullosos de estas tradiciones de libertad y democracia, orgullosos de estas raíces históricas, sin reprimir nuestra visión del abismo de la Shoah. Y los colores de esta historia democrática son los colores negro, rojo y dorado, los colores de la unidad, la justicia y la libertad. ¡Estos son los colores de nuestro país, ondean en los edificios de nuestra democracia! No permitiremos que sean reprimidos, abusados o apropiados. Negro-rojo-dorado son nuestros colores, ¡no dejaremos que nos los quiten!» Brecha salarial «Treinta años después de la reunificación, ¿dónde estamos hoy?», se ha preguntado. «Creo que vivimos en una paradoja. No estamos tan cerca de lo que deberíamos estar. Pero al mismo tiempo estamos mucho más cerca de lo que pensamos». Steinmeier ha reconocido que «todavía existe una clara brecha salarial entre Oriente y Occidente. Muy pocas grandes empresas se han establecido al este del Elba. Y todavía hay que buscar a los alemanes orientales con lupa en los pisos de dirección de empresas, universidades, ministerios o la Bundeswehr». Pero ha señalado que «el crecimiento conjunto no se limita a las estadísticas del mercado laboral y los datos económicos. El sentimiento de pertenencia, de ser visto y tomado en serio a la altura de los ojos, no solo está determinado por la nómina. Nuestra tarea sigue siendo acercarnos unos a otros a nivel humano, seguir siendo curiosos, conocer y respetar el mundo y las perspectivas de otras personas». «Sí, vivimos hoy en la mejor Alemania que jamás haya existido», se ha congratulado el presidente alemán, «¡Agradezcamos a todos los que trabajaron en esto! ¡Esperémoslo juntos! Y sobre todo: ¡construyamos sobre ello para un buen futuro! ? Muchas de las cosas que hemos dado por seguras durante los últimos treinta años ya no lo son. Pero la humildad que nos ha enseñado el coronavirus no significa resignación y desánimo. Al contrario. Necesitamos coraje, como hace treinta años. En estos tiempos de pandemia, nuestro país demuestra que estamos unidos, que somos fuertes y que actuamos con responsabilidad. Tenemos todas las razones para tener confianza. La pandemia no nos quitará el futuro. Por tanto: tengamos cuidado, sí. Centrémonos en combatir el virus, sí. Pero nos congelemos en la preocupación. Deberíamos centrarnos en lo que hay que hacer con urgencia. El futuro después de Corona se está negociando ahora, en todo el mundo. Clima, digitalización, cohesión. Tenemos que estar ahí, tenemos que ser buenos, y rápidos, y dispuestos a repensar, sí, en algunos casos a repensar radicalmente. Los polos derretidos, la conflagración en California, nos recuerdan que el futuro no se puede retrasar. La erosión del orden internacional, las fuerzas que tiran de una Europa unida, las nuevas divisiones en nuestra sociedad, nos desafían en todas partes», ha concluido, solicitando un monumento nacional a la revolución pacífica del 1989. «Podemos aprovechar las experiencias de la Revolución Pacífica, cuando el muro no solo cayó, sino que fue llevado al colapso por cientos de miles que lucharon juntos por una vida mejor. Podemos basarnos en el tremendo logro de 16 millones de personas, cuyas vidas dieron un vuelco total, que tuvieron que empezar de nuevo, que han aprendido de nuevo, que se han reinventado. ¡Este coraje, este impulso, también lo necesitamos hoy! Por tanto, permítanme la sugerencia: si es que la Revolución Pacífica puede ser un estímulo para nosotros también hoy, ¡entonces creemos un lugar que nos recuerde este valor!»
02-10-2020 | Fuente: abc.es
El proyecto de Macron para combatir el separatismo islamista comienza por no convencer
Según las primeras estimaciones, el 70% de los franceses estiman que el proyecto de Emmanuel Macron concebido para combatir el separatismo islamista será «poco o nada eficaz», sin afrontar con energía los problemas y amenazas que plantea de manera creciente el islam político y radical, eufemismos presidenciales para nombra el creciente islamismo francés. Tras un año de anuncios y aplazamientos, el presidente presentó la mañana de este viernes el futuro proyecto de Ley en una ciudad emblemática de la «banlieue» parisina, los suburbios parisinos, Mureaux (Yvelines), acompañado de sus ministros del Interior, Gérald Darmanin; Justicia, Éric Dupong-Moretti y Educación, Jean-Michel Blanquer. El proyecto de Ley que debiera estar redactado a finales de año, para ser discutido a lo largo del primer semestre en la Asamblea Nacional (AN) y entrar en vigor a mediados/finales del 2021. Como prólogo a las medidas que debieran aplicarse, dentro de un año, más o menos, Macron sentó varios principios cardinales de su proyecto: -La escuela será obligatoria a partir de los 3 años. Quedará prohibida la escuela en casa: un sistema utilizado por muchos imanes musulmanes para liberar a los niños del rigor de la escuela pública y mejor adoctrinarlos directamente, a domicilio. -Francia asumirá la formación de los futuros imanes? poniendo fin al sistema de los imanes enviados por potencias extranjeras (Marruecos, Argelia, Turquía, algunos países del Golfo). Se trata de un proyecto concebido hace muchos años, sin éxito. -Mejor control de las mezquitas y centros de culto. Proyecto muchas veces concebido, que Macron desea actualizar para intentar controlar a imanes islamistas. Tras esos principios básicos, el proyecto macroniano se propone regular este tipo de actividades: prohibiendo los lugares de culto en las empresas, estaciones y aeropuertos; con un control más estricto de asociaciones culturales convertidas en centros de adoctrinamiento religioso y protegiendo a la infancia adoctrinada por profesores y predicadores que violan las normas más elementales de la escuela pública. Asimismo, con la prohibición y castigo de los certificados de virginidad, ofrecidos por un número desconocido de médicos de una ética profesional desconocida; luchando contra la poligamía y el control y penalización de agentes religiosos que imponen sus criterios en los transportes públicos en materia de relaciones hombre/mujer y manera de vestir. Crisis multicultural Esperado, desde hace meses, el proyecto de lucha contra el secesionismo religioso, cultural, es recibido con prudencia y gran escepticismo. Según un primer sondeo publicado por el matutino conservador «Le Figaro», apenas un 28% de franceses dicen apoyarlo, mientras que el 72% de los franceses estiman que será poco o nada eficaz Candidato a la presidencia de la República, en 2017, Macron solo denunciaba al «comunitarismo», sin entrar en detalles. Dos años más tarde, comenzó a denunciar el secesionismo cultural. Para terminar aceptando la crisis multicultural de fondo: en el islam francés, la religión de 5 o 6 millones de franceses de confesión musulmana, cohabitan malamente en unas organizaciones (controladas por países como Marruecos y Argelia) que dialogan y aceptan las instituciones francesas, y unas organizaciones que llevan años viviendo en la periferia institucional de Francia, estimando que su religión (el islam integrista, político, yihadista, con frecuencia) «está por encima y es más importante» que las instituciones del Estado. Hay una guerra civil larvada e inconfesable entre musulmanes franceses de distinta obediencia. Y, al mismo tiempo, el islam radical, se ha transformado en un cáncer nacional que Macron cree combatir denunciando el separatismo religioso.
02-10-2020 | Fuente: abc.es
Macron presentará hoy su proyecto gubernamental contra el «separatismo islamista»
Emmanuel Macron presenta este viernes su estrategia y proyecto gubernamental para combatir el «separatismo» islamista, que es una manera amable para hablar, luchar judicial y policialmente contra el islam político y el islam «radical», fórmulas académicas para analizar la ascensión de un temible islamismo francés. Acompañado de sus ministros del Interior (Gérald Darmanin), Justicia (Éric Dupong-Moretti) y Educación (Jean-Michel Blanquear) Macron se ha desplazado a una ciudad emblemática de la «banlieue», los suburbios de París, Mureaux (Yvelines), para presentar las «grandes líneas» de un proyecto de Ley que debiera estar redactado a finales de año, para ser discutido a lo largo del primer semestre en la Asamblea Nacional (AN). Macron comenzó a denunciar el «separatismo» (cultural y religioso) hace un año. Prometió un proyecto de Ley el verano pasado. Y los distintos ministerios de su gobierno llevan varios meses desmenuzando un rosario de cuestiones jurídicas de relativa complejidad. El proyecto presentado por el presidente de la República se propone «regular» este tipo de «actividades»: -Prohibir los lugares de culto en las empresas, estaciones y aeropuertos. -Control «más estricto» de asociaciones «culturales» convertidas en centros de adoctrinamiento religioso. -Protección de la infancia «adoctrinada» por «profesores» y / o predicadores que violan las normas más elementales de la escuela pública. -Prohibición y castigo de los certificados de virginidad, ofrecidos por un número desconocido de médicos de una ética profesional desconocida. -Lucha contra la poligamía. -Control y penalización de «agentes» religiosos que imponen sus «criterios» en los transportes públicos en materia de relaciones hombre / mujer y manera de vestir. Esas y otras medidas están en el corazón de un proyecto legislativo complejo y sin precedentes, en Francia, que tendrá dos dimensiones, «defensiva» y «ofensiva». En el terreno «defensivo?, el proyecto macroniano aspira a imponer los principios mismos de la matriz nacional «libertad», «igualdad» y «fraternidad» / «emancipación». En el terreno «ofensivo», el proyecto de Ley en curso de redacción deberá proponer una batería de recursos judiciales y policiales, de la más «urgente aplicación». Esperado, desde hace meses, el proyecto de lucha contra el secesionismo religioso, cultural, es recibido con prudencia y cautela. Candidato a la presidencia de la República, el 2017, Macron solo denunciaba al «comunitarismo», sin entrar en «detalles». Dos años más tarde, comenzó a denunciar el «secesionismo cultural». Para terminar aceptando la crisis multicultural de fondo: en el islam francés, la religión de 5 o 6 millones de franceses de confesión musulmana, cohabitan malamente una organizaciones (controladas por países como Marruecos y Argelia) que dialogan y aceptan las instituciones francesas, y unas organizaciones que llevan años viviendo en la «periferia» institucional de Francia, estimando que su religión (el islam integrista, político, yihadista, con frecuencia) «está por encima? y es «más importante» que las instituciones del Estado. Hay una «guerra civil» larvada e inconfesable entre musulmanes franceses de distinta obediencia. Y, al mismo tiempo, el islam radical, se ha transformado en un cáncer nacional que Macron cree combatir denunciando el «separatismo religioso».
01-10-2020 | Fuente: elmundo.es
Juicio contra la ex presidenta de Infancia libre: "Los niños estaban pálidos y había versos de la Biblia en las paredes"
Los agentes de Policía que detuvieron a María Sevilla declaran que encontraron a su hija haciendo "cosas raras" e "imitando al perro" 
1
...