Infortelecom

Noticias de ideologias

19-09-2017 | Fuente: abc.es
Luigi Di Maio será elegido candidato del Movimiento 5 Estrellas a primer ministro
El populista Movimiento 5 Estrellas (M5E), fundado en el 2009 por el cómico Beppe Grillo, proclamará el domingo próximo a Luigi Di Maio, 31 años, actual vicepresidente de la Cámara, candidato a primer ministro en las elecciones generales que se celebrarán a comienzos del año próximo. Desde hoy los inscritos al Movimiento, que son 140.000 oficiosamente, votan por Internet, en una especie de elecciones primarias. Pero el resultado es sabido de antemano. Para guardar las formas de unas primarias, evitar sombras y hacer creíble la elección, se han escogido a siete adversarios, que son totalmente desconocidos. Así que, si se tratara de una fábula, se podría titular «Di Maio y los siete enanitos». El resultado da por hecho: será un plebiscito para Di Maio. Ningún otro personaje de peso en el Movimiento ha querido presentarse a disputarle el liderazgo al vicepresidente de la Cámara. La razón fundamental es que desde hace tiempo se había tomado esa decisión por parte de los dos personajes que controlan férreamente el M5E: Beppe Grillo, 69 años, el líder carismático, y Davide Casaleggio, 41, carente de carisma, presidente de la Asociación Rousseau, que gestiona la plataforma Internet para la democracia directa de los inscritos, heredando ese papel clave en la política italiana de su padre Gianroberto, empresario, gurú y fundador del M5E junto a Grillo. La elección de Di Maio es claramente un reflejo de la naturaleza autoritaria del M5E, a pesar de las proclamas de sus lideres de que se trata de un movimiento democrático, porque sus inscritos adoptan las decisiones importantes mediante votación por internet. Pobre historial Muy pocos son los méritos de Luigi Di Maio. Solamente ha demostrado ser el menos malo en un Movimiento sin clase dirigente, es decir, es el tuerto en el país de los ciegos. Es educado, despierto, guaperas y sin ninguna preparación ni bagaje cultural, salvo las pocas ideas políticas que le transmiten Grillo y Casaleggio y que él repite como un papagayo. No se le conoce ninguna idea o pensamiento propio. Luigi Di Maio, hijo de un constructor de Pomigliano D? Arco admirador del fascista Giorgio Almirante, el líder del Movimiento Social Italiano (MSI), afirmó este verano que el M5E tiene como padres inspiradores al comunista Enrico Berlinguer, a Giorgio Almirante y a la Democracia Cristiana. El intento de Di Maio, al poner juntos a comunistas, fascistas y democristianos, fue mostrar que con el Movimiento de Grillo se superan las ideologías. Su comentario suscitó todo tipo de ironías en las redes sociales. Di Maggio (Avellino, región de Campania, 1986) es un personaje sin curriculum; es, en todo caso, el primer ejemplo vivo del algoritmo que se ha hecho carne: Se presentó como candidato a concejal en Pomigliano D? Arco (Nápoles), su lugar de residencia, en el 2010, obteniendo 54 votos. Su candidatura al parlamento por el M5E, en el 2013, logró 189 votos en Internet. Con anterioridad, Di Magio había conseguido el diploma equivalente a bachiller, y una pobre experiencia profesional, cuya ficha personal se resume así en la plataforma Rousseau del Movimiento 5 Estrellas: Azafato en la tribuna de autoridades del estadio de fútbol San Pablo de Nápoles, técnico computer hardware, agente comercial, trabajador en una empresa de construcción, camarero. Con este bagaje de perfecto «grillino» (así son denominados los miembros del Movimiento de Grillo), se pueden entender las innumerables meteduras de pata que ha tenido Di Maio en los últimos años. No habla idiomas y su conocimiento del italiano es escaso: A menudo no sabe utilizar el conjuntivo. Igualmente anda corto de geografía e historia. Para criticar al exprimer ministro Matteo Renzi, escribió en Facebook: «Renzi ha ocupado con arrogancia la administración, como en los tiempos de Pinochet en Venezuela». El desastre de los populistas en Roma Tampoco ha sido un visionario en estrategia política. Todo lo contrario: Tiene una mancha grave pues apostó por la actual alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, cuya actuación al frente del ayuntamiento de Roma está siendo un desastre que pasará a la historia (por cierto, Virginia Raggi, solo obtuvo 1.764 votos online en esa plataforma de Internet del Movimiento que se indica como modelo de democracia representativa). Hoy intenta distanciarse de la Raggi. No puede proponer el gobierno de Roma como modelo para Italia, porque ese escaparate romano que el M5E pretendía ofrecer al mundo como ejemplo de buena administración, se ha convertido en un fracaso absoluto. Su novia, inseparable consejera Lo que no le falta a Di Maio es ambición. Desde hace tiempo se preparaba como candidato in pectore, con viajes al extranjero y encuentros con los embajadores de la Unión Europea en Roma. Ha sabido aprovecharse del status que le da el ser vicepresidente de la Cámara de diputados, que le permite tener personal a su disposición, una secretaria y cierto poder para que se le abran puertas. Otro elemento clave en su vida ha sido su bella novia Silvia Virgulti, 41 años, licenciada en glotología, experta en programación neurolingüística. Fue enviada por Gianroberto Casaleggio en el 2014 desde Milán a Roma para hacer de entrenadora televisiva a los parlamentario del M5E. Así la conoció Di Maio y se ha convertido en su inseparable consejera. La proclamación de Di Maio el próximo día 24 como candidato del M5E a primer ministro lo convierte también en jefe político del Movimiento, según sus estatutos. En cierta forma, el M5E se convierte en un partido. Pero nadie cree que el cómico Grillo dé un paso atrás y le deje a Di Maio la plena conducción del partido. Ya anunció en otras ocasiones su retirada, pero siempre volvió a escena. Sin él, no existiría el M5E. Grillo no podrá jamás ser candidato porque tiene una sentencia definitiva de condena por homicidio culposo por un incidente automovilístico, en 1981, en el que murieron tres personas. «Haremos resurgir Italia» Luigi Di Maio, como Grillo, se ha habituado a las frases grandilocuentes: «Vamos al gobierno a Palazzo Chigi y haremos resurgir a Italia», ha manifestado al anunciar su candidatura. Di Maio aspira a dirigir a Italia que es la novena economía mundial, la tercera de la eurozona, y sentarse a la mesa de los siete grandes junto a Trump, Macron y Merkel. Él se lo cree. Pero la verdad es que, hoy por hoy, las posibilidades de que Luigi Di Maio sea primer ministro, después de las próximas elecciones generales, son prácticamente casi igual a cero. Según el último sondeo Demopolis, el M5E obtendría el 28,2 % de los votos. Es el primer partido y, en consecuencia, si gana las elecciones, Di Maio podría aspirar a recibir del presidente de la República, Sergio Mattarella, el encargo de formar gobierno en el 2018. Pero después tendría que presentarse en el Parlamento para obtener la confianza en ambas cámaras. Teniendo en cuenta que el M5E reitera que no quiere hacer alianza con otros partidos, porque no quiere implicarse con la vieja política, ¿a quién pediría Di Maio los votos para llegar a obtener la mayoría parlamentaria? Salvo que Di Maio cambie la política de alianzas del Movimiento, se puede ver confinado a una posición marginal. «Una meteorina» de la Política Silvio Berlusconi, que el próximo día 29 de septiembre cumple 81 años, líder de Forza Italia y aspirante también a sentarse en la mesa que se repartirá el poder tras las elecciones, porque con la actual ley electoral ningún candidato podrá gobernar sin formar alianzas, ha definido a Luigi Di Maio como uno que «da bien en televisión, pero no aporta nada a los italianos; es una meteorina de la política». Es decir, Berlusconi lo desprecia al considerarlo un pequeño meteorito que pasará sin dejar rastro en la política italiana. Llama la atención la nueva resurrección de Berlusconi, que el pasado domingo se presentó ante sus fieles como el líder del centro derecha que frenará a los populistas. Vuelve con las viejas recetas de Reagan y Thatcher, pregonando menos impuestos para todos, añadiendo un toque también de «modernidad» y populismo al prometer pensiones mínimas de 1.000 euros, más o menos como hace el Movimiento 5 Estrellas. La «resurrección» de Berlusconi es muy emblemática, porque demuestra que la generación posterior no ha producido líderes con carisma para llevar las riendas del país. Hoy Italia es una gran nación que carece de una clase dirigente preparada. Giovanni Floris, presentador de un conocido programa de televisión en «La7» considera que los «políticos italianos en la cuarentena son superficiales, inmaduros, no están preparados e improvisan para afrontar los problemas». De ello sería un buen ejemplo Luigi Di Maio.
29-07-2017 | Fuente: elpais.com
¿Por qué nos emperramos en que el presente es siempre peor que el pasado?
¿Acaso fueron mejores los regímenes feudales o las dictaduras militares o las viejas ideologías de derechas o de izquierdas que produjeron millones de muertos?
28-07-2017 | Fuente: elpais.com
¿Por qué nos emperramos en que el presente es siempre peor que el pasado?
¿Acaso fueron mejores los regímenes feudales o las dictaduras militares o las viejas ideologías de derechas o de izquierdas que produjeron millones de muertos?
13-07-2017 | Fuente: abc.es
Una playa fascista en Venecia causa escándalo en Italia
Una playa fascista, con carteles de Mussolini, crea un escándalo que llega incluso al parlamento italiano. En la playa «Punta Canna» de la localidad de Chioggia, en la provincia de Venecia, los clientes son recibidos con un gran cartel que pretende dejar claro cómo es el territorio que se pisa: «Zona antidemocrática y en régimen». Gianni Scarpa, 64 años, es el Duce que ha impuesto su propio régimen en esta playa con 650 hamacas que él administra de forma extraña, entre himnos y loas a Mussolini y al fascismo. En Italia el disfrute de la playa hay que pagarlo. Los ayuntamientos, para aumentar sus ingresos, otorgan concesiones a empresas o a particulares que se encargan, pagando un canon, de controlar zonas de playa cobrando una tarifa a los clientes. Se les llama «establecimientos balnearios», con precios que oscilan según las playas y regiones. El precio medio de una sombrilla y un par de hamacas es de unos 30 euros. «En un país devastado por ladrones institucionales y maleducados, aquí están las reglas que hacen falta: Orden, limpieza, disciplina, severidad»Gianni Scarpa, el Duce del establecimiento balneario «Punta Canna», ha impuesto su régimen fascista en un tramo de medio kilómetro. En la senda que lleva hasta la playa ha colocado carteles con advertencias a los bañistas: «En un país devastado por ladrones institucionales y maleducados, aquí están las reglas que hacen falta: Orden, limpieza, disciplina, severidad»; «Servicio solo para clientes? o porra en los dientes«; «La justicia nace en el cañón del fusil». Sobresale también una frase de Ezra Pound: «Si un hombre no está dispuesto a luchar por sus ideas, o no valen nada sus ideas o no vale nada él». Entre los carteles aparecen diversas imágenes de Benito Mussolini y de saludos romanos, denominado también saludo fascista, y escritos con apología del fascismo. Así, la foto de un niño incluye esta frase: «Abuelo Benito, por una Italia honesta y limpia, vuelve a la vida». Insulto a la democracia Gianni Scarpa, el Duce del balneario, no se limita a exponer por escrito sus ideas y símbolos fascistas a lo largo y ancho del balneario. Sus comunicaciones y conversaciones con los clientes están llenas de insultos a la democracia y ataques al Papa Francisco, sobre todo en relación con la inmigración: «¿Él quiere construir puentes y no muros? Hay que construirle uno desde Roma a Buenos Aires, así lo mandamos a su tierra». Declara, además, la guerra a la inmigración: «La basura humana en el mundo, que es del 50 %, aquí por fortuna no entra»; «tóxicos deben ser exterminados». Este es el discurso de Gianni Scarpa, al que sus clientes están habituados. Los clientes se dicen satisfechos en el balneario porque se trata de una playa «limpia y con orden». La mayor parte son de la zona, jóvenes con físico de gimnasio, muchos con tatuajes y en los que no faltan símbolo rúnicos, cruces celtas y águilas. Un reportaje del diario «La Repubblica», contando un sinfín de pormenores sobre este balneario, ha suscitado un gran escándalo en todo el país, llegando incluso al parlamento. Sorprende que las autoridades no supieran nada del balneario, o quizás hicieron la vista gorda, hasta la denuncia del citado diario. Chioggia no es un lugar remoto o escondido. Se trata de una población con algo más de 50.000 habitantes, conocida como la «pequeña Venecia» por sus canales, casas antiguas y cierto parecido a La Serenísima. Además, «Punta Canna» era una de las playas más visitadas de la provincia. Durísimas condenas Después de la denuncia de «La Repubblica», las autoridades de Chioggia y Venecia se han activado. La policía ha retirado los carteles y símbolos, y se ha presentado una denuncia. Podría ser acusado de apología del fascismo, incitación al odio y discriminación racial. Desde diversos sectores han llovido durísimas condenas. Noemi Di Segni, presidente de la Comunidades judías italianas, se pregunta «dónde están la política y las instituciones que deberían vigilar», y añade: «Es grave que tenga que ser el periodismo el medio para denunciar estos casos vergonzosos, y no las autoridades». El diputado Nicola Fratoianni, de Izquierda Italiana, ha pedido que acuda con urgencia al parlamento el ministro del Interior, Marco Minniti, para dar explicaciones: «Es increíble que en nuestro país, en el 2017, haya un establecimiento balneario dedicado a Benito Mussolini, al régimen fascista y donde se exaltan las cámaras de gas», afirma el diputado Fratoianni. Coincide este escándalo con un debate en el parlamento sobre un proyecto de ley contra la apología del fascismo, un proyecto que suscita gran polémica. El Movimiento 5 Estrellas de Grillo ha subrayado que se trata de una ley «liberticida». El candidato in pectore del Movimiento, Luigi Di Maio, afirma que el M5E tiene como padres inspiradores a Enrico Berlinguer, a Giorgio Almirante y a la Democracia Cristiana. El intento de Di Maio, poniendo juntos a comunistas, fascistas y democristianos, para mostrar que con el Movimiento de Grillo se superan las ideologías, ha suscitado todo tipo de ironías en las redes sociales.
22-03-2017 | Fuente: abc.es
Neil Gorsuch asegura que nadie, ni siquiera Trump, estará «por encima de la ley»
El nuevo magistrado del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Neil Gorsuch, ha garantizado su independencia judicial y ha asegurado que ninguna persona, ni siquiera el propio presidente, Donald Trump, estará «por encima de la ley». En el marco del segundo día de su audiencia de confirmación del cargo, Gorsuch ha respondido este martes a diferentes cuestiones ante el comité judicial del Senado acerca del papel que tendrá al ocupar la vacante del Supremo que ha quedado vacía durante más de un año y que ha enfrentado a republicanos y demócratas durante toda la carrera presidencial. Al ser cuestionado acerca de si podría llevar al presidente a rendir cuentas acerca de alguno de sus actos, el magistrado, de corte conservador, ha respondido tajantemente que «ninguna persona está por encima de la ley». Asimismo, ha asegurado que nadie de la Casa Blanca le ha pedido ningún tipo de compromiso, y ha garantizado que no le ha ofrecido ninguna promesa a nadie sobre cómo dirigirá ninguno de sus casos, si bien se ha abstenido de detallar cómo abordará cuestiones polémicas como el aborto, las regulaciones sobre la tenencia de armas o el veto migratorio del presidente, tal y como resume el diario The New York Times. El puesto que ahora cubre Gorsuch ha estado libre desde el 13 de febrero de 2016, cuando falleció el magistrado Antonin Scala. El Gobierno de Barack Obama intentó colocar a Merrick Garland, pero su designación fue bloqueada por los senadores republicanos aduciendo que era mejor esperar a las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre. El magnate neoyorquino definió a Gorsuch, cuando desveló el nombre de su candidato, como un «brillante jurista» con un «excelente intelecto» y un «estilo incisivo». Destacó su concepto de lo que debe ser la función jurisdiccional, centrada en «la interpretación de la ley», no en la «imposición de preferencias, prioridades o ideologías políticas propias». Gorsuch, que había trabajado hasta su nombramiento en un tribunal de apelaciones, entró en el circuito del Tribunal Supremo en 2006 de la mano de George W. Bush, por lo que se espera que sea ratificado en el Senado. Los republicanos cuentan con una mayoría de 52 frente a 48 en la cámara alta pero necesitan al menos 60 votos para confirmar a Gorsuch y los demócratas avanzaron que habrá pelea.
28-02-2017 | Fuente: abc.es
Más de 120 generales retirados piden a Trump no recortar el gasto en diplomacia
Más de 120 generales y almirantes retirados de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han enviado una carta a los líderes del Senado y de la Cámara de Representantes para emplazarles a «garantizar» que el presupuesto en Política Exterior se mantiene al «nivel» necesario para afrontar las «crecientes amenazas globales» que afronta el país. «Emplazamos a garantizar que los recursos para el presupuesto de Asuntos Internacionales mantienen el ritmo frente a las crecientes amenazas globales y las oportunidades que afrontamos. Ahora no es el momento de la retirada», han afirmado los altos mandos retirados en su misiva, de la que han remitido copia al ministro de Defensa, James Mattis, y al titular del Departamento de Estado, Rex Tillerson. La misiva llega después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara un «histórico» aumento del presupuesto de Defensa, que subirá en unos 54.000 millones de dólares, cerca de un 9 por ciento, un incremento que se detraerá de recortes por la misma cantidad global en otros ministerios y agencias gubernamentales. El plan presupuestario de Trump podría conllevar un recorte de «hasta el 30 por ciento» del presupuesto del Departamento de Estado, según la Coalición de Estados Unidos de Liderazgo Global, la organización que ha hecho pública la misiva de los generales y almirantes retirados. La carta está firmada por más de 120 generales encabezados por el general David Petraeus, exdirector de la CIA, y el general John R. Allen, que fue jefe de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), entre otros oficiales de alto rango retirados. Los almirantes y generales (todos del rango de tres o cuatro estrellas, los más dos más altos rangos castrenses en Estados Unidos) han expresado en la carta su «fuerte convicción» de que es «crítico» «elevar y reforzar» la «diplomacia» y el «desarrollo» junto a la Defensa para mantener "seguro" a Estados Unidos . «Sabemos por nuestra experiencia de uniforme que muchas de las crisis que nuestra nación afronta no tienen solo soluciones militares, desde la confrontación con grupos extremistas violentas como Estado Islámico en Oriente Próximo y el norte de África hasta la prevención de pandemias como el ébola y la estabilización de estados frágiles y débiles que pueden llevar a una mayor inestabilidad», han contado los altos mandos estadounidenses. Socios civiles fuertes Tras recordar que en el mundo hay «65 millones de desplazados hoy», la mayor cifra desde la Segunda Guerra Mundial con «consecuencias que incluyen flujos de refugiados que amenazan a aliados estratégicos de Estados Unidos en Israel, Jordania, Turquía y Europa», los generales y almirantes han subrayado que el Departamento de Estado, la USAID y otras agencias de desarrollo son «críticas» para prevenir conflictos y «reducir la necesidad» de desplegar militares. Los mandos castrenses han recordado que el propio James Mattis, actual secretario de Defensa, dijo en su etapa como jefe del Mando Central de Estados Unidos que si el Departamento de Estado no tenía fondos suficientes, necesitaría comprar «más munición». En esta misma línea, han afirmado que las Fuerzas Armadas liderarán «en el campo de batalla» la lucha contra el terrorismo pero han subrayado que «se necesitan socios civiles fuertes en la batalla contra los factores impulsores del extremismo: la falta de oportunidades, la inseguridad, la injusticia y la desesperanza». Bush, en 2003 en la Casa Blanca- EFE Bush hijo defiende la libertad de prensa y la acogida a los inmigrantes El expresidente George W. Bush abogó en una inusual entrevista por «una política migratoria de acogida y respeto a la ley», pero evitó criticar directamente el polémico decreto migratorio del presidente Donald Trump. «Yo estoy por una política migratoria de acogida y respeto a la ley», se limitó a decir Bush cuando se le preguntó en una entrevista con NBC sobre si está a favor o en contra del decreto, ahora bloqueado en los tribunales, que vetaba temporalmente la entrada de refugiados y de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. La Casa Blanca tiene previsto anunciar esta semana un nuevo decreto migratorio, tras el bloqueo del anterior, pero todavía no se conoce la fecha exacta. El exmandatario republicano (2001-2009) defendió que, para vencer al grupo yihadista Estado Islámico (EI), EEUU debe «proyectar fortaleza», pero prefirió no opinar sobre si la política migratoria puede influir o no en la derrota de los terroristas. En su primera entrevista tras la investidura de Trump el pasado 20 de enero, Bush destacó que «es muy importante» que todos los estadounidenses reconozcan «que una de las grandes fortalezas» del país es que las personas pueden profesar la fe que desean o no profesar ninguna. «Yo entendí desde el principio que este es un conflicto ideológico y que las personas que asesinan a inocentes no son personas religiosas. Quieren promover una ideología y hemos enfrentado este tipo de ideologías en el pasado», indicó
17-02-2017 | Fuente: abc.es
«Mientras haya presos políticos y no se celebren elecciones, Venezuela es una dictadura»
Mañana se cumplen tres años del encarcelamiento del líder opositor Leopoldo López en Venezuela. Actos en una treintena de ciudades de distintos países reclamarán su liberación y la de otros más de cien presos políticos (en Madrid, a las 11.00. horas en la plaza de Colón). Lester Toledo, miembro de la dirección del partido de López, Voluntad Popular, trabaja para sumar a España y el resto de la comunidad internacional a la lucha por la democracia en su patria. Él mismo tuvo que salir de ella el pasado año tras denunciar un caso de corrupción, escapando de milagro del cerco a su edificio que la policía política montó para atraparle. Pasó 70 horas escondido en un conducto del aire acondicionado y huyó en lancha a una isla, desde la que voló a EE.UU. Si regresa, le espera una petición de 28 años de cárcel por financiación del terrorismo y asociación para delinquir, cargos que él considera «ridículos». ¿Qué simboliza el cautiverio de Leopoldo López? Es la imagen de la resistencia y la lucha de los venezolanos. Hace tres años, en un discurso premonitorio, pronunció una frase que está más vigente que nunca: «El que se cansa, pierde». Fue el primer dirigente que habló de dictadura y narcoestado, cuando nadie se atrevía, y dijo que la corrupción iba a traer una crisis humanitaria. Tres años después, no hay comida ni medicamentos, están comprobados los vínculos con el narcotráfico incluso de la familia presidencial y hay una dictadura que secuestra los poderes públicos, incluida la Asamblea. EE.UU. ha adoptado medidas contra el vicepresidente venezolano por su relación con el narcotráfico. ¿Es eso soportable para los chavistas? «Hay que sitiar a la dictadura, ponerla contra la pared, no puede haber medias tintas»Lester Toledo El gobierno está en horas bajas, porque el régimen se desmorona. Todos los días hay disidencias. El fiscal que acusó a Leopoldo López huyó de Venezuela y reconoció que inventó todo. La congelación de bienes en EE.UU. muestra que en España se pueden hacer más cosas. Gran parte de los miles de millones que desaparecieron en Venezuela están en EE.UU. y aquí. Las autoridades españolas pueden investigar por qué se traen millones y millones de dólares a lavar. Aquí también se pueden poner sanciones, bloquear cuentas, negar pasaportes y residencias, investigar por qué altos jerarcas están en España como si nada. Es muy importante que la lucha contra la corrupción sea internacional. ¿Echa de menos más contundencia a este lado del Atlántico? No podemos ser malagradecidos, porque se han hecho cosas. Aspiramos a que se haga más. Hay que sitiar a la dictadura, ponerla contra la pared. No puede haber medias tintas. Este es un año de definición para todos los gobiernos del mundo: ¿son demócratas o no? Hay que ser muy firmes con lo que pasa en Venezuela, porque la lucha por los derechos humanos no tiene fronteras ni ideologías. No todos los partidos en España tienen la misma actitud hacia Venezuela. ¿Cómo valora la de Podemos? Leopoldo López, en la celda que ocupa en la prisión de Ramo Verde- ABC No todos los partidos en España tienen la misma actitud hacia Venezuela. ¿Cómo valora la de Podemos? El populismo es el mal del siglo XXI y tenemos que combatirlo en Venezuela, Europa y el mundo entero. Cambia la cara, pero es lo mismo: promesas engañosas con las que se instalan en el gobierno para robar los derechos a la gente. En España se llama Podemos. Hace 15 o 20 años pensaba que era imposible que Venezuela no tuviera comida ni medicinas, y lo sufrimos hoy por culpa del populismo. Somos ejemplo vivo de lo que puede pasar cuando un país no aprecia su democracia. Hace más de un año la oposición logró la mayoría en la Asamblea. Fracasó la mesa de diálogo y, mientras, el régimen se blinda. ¿Qué salida hay? No luchamos contra un partido, sino un sistema. Buscamos una salida electoral. Fue un diálogo-trampa, porque en la agenda faltaban dos elementos: liberación de los presos políticos y resolver esto por vía electoral. Era la propuesta de Zapatero, pero eso no ha ocurrido. Hasta que no ocurra, hay una dictadura. Hay que restituir el orden constitucional y eso requiere apoyo internacional.
04-02-2017 | Fuente: elpais.com
La revolución inacabada
El romanticismo significó la renovación de la música y la ironía narrativa, pero también el impulso inicial de las ideologías totalitarias
03-02-2017 | Fuente: elpais.com
Romanticismo: la revolución inacabada
Las ideologías totalitarias, el fascismo y el bolchevismo animan hoy el sectarismo y la anacrónica reivindicación de las identidades nacionales
27-11-2016 | Fuente: abc.es
Fidel Castro ha muerto. ¿Qué leyenda de 10 palabras hay que poner en su lápida? «Aquí yacen los restos de un infatigable revolucionario-internacionalista nacido en Cuba». Me niego a repetir los detalles conocidos de su biografía. Pueden leerse en cualquier parte. Me parece más interesante responder cuatro preguntas clave. ¿Qué rasgos psicológicos le dieron forma y sentido a su vida? Era inteligente, pero más estratega que teórico. Más hombre de acción que de pensamiento. Quería acabar con el colonialismo y con las democracias, sustituyéndolas por dictaduras estalinistas. Fue perseverante. Voluntarioso. Audaz. Bien informado. Memorioso. Intolerante. Inflexible. Mesiánico. Paranoide. Violento. Manipulador. Competitivo al extremo de convertir el enfrentamiento con Estados Unidos en su leitmotif. Narcisista, lo que incluye histrionismo, falta total de empatía, elementos paranoides, mendacidad, grandiosidad, locuacidad incontenible, incapacidad para admitir errores o aceptar frustraciones, junto a una necesidad patológica de ser admirado, temido o respetado, expresiones de la pleitesía transformadas en alimentos de los que se nutría su insaciable ego. Padecía, además, de una fatal y absoluta arrogancia. Lo sabía todo sobre todo. Prescribía y proscribía a su antojo. Impulsaba las más delirantes iniciativas, desde el desarrollo de vacas enanas caseras hasta la siembra abrumadora de moringa, un milagroso vegetal. Era un cubano extraordinariamente emprendedor. El único permitido en el país. ¿Cómo era el mundo en que se formó? Revolución y violencia en su estado puro. Fidel creció en un universo convulso, estremecido por el internacionalismo, que no tomaba en cuenta las instituciones ni la ley. Su infancia (n. 1926) tuvo como telón de fondo las bombas, la represión y la caída del dictador cubano Gerardo Machado (1933). Poco después, le llegaron los ecos de la Guerra Civil española (1936-1939), episodio que sacudió a los cubanos, especialmente a alguien, como él, hijo de gallego. La adolescencia, internado en un colegio jesuita dirigido por curas españoles, fue paralela a la Segunda Guerra (1940-1945). El joven Fidel, buen atleta, buen estudiante, seguía ilusionado en un mapa europeo las victorias alemanas. El universitario (1945-1950) vivió y participó en las luchas a tiros de los pistoleros habaneros. Fue un gangstercillo. Hirió a tiros a compañeros de aula desprevenidos. Tal vez mató alguno. Participó en frustradas aventuras guerreras internacionalistas. Se enroló en una expedición (Cayo Confites, 1947) para derrocar al dominicano Trujillo. Era la época de la aventurera «Legión del Caribe». Durante el bogotazo (1948), en Colombia, trató de sublevar a una comisaría de policías. Los cubanos no tenían conciencia de que el suyo era un país pequeño y subdesarrollado. Como «Llave de las Indias» y plataforma de España en el Nuevo Mundo, los cubanos no conocían sus propios límites. Esa impronta resultaría imborrable el resto de su vida. Sería, para siempre, un impetuoso conspirador dispuesto a cambiar el mundo a tiros. No en balde, cuando llegó a la mayoría de edad se cambió su segundo nombre, Hipólito, por el de Alejandro. ¿En qué creía? Fidel aseguró que se convirtió en marxista-leninista en la universidad. Probablemente. Es la edad y el sitio para esos ritos de paso. El marxismo-leninismo es un disparate perfecto para explicarlo todo. Es la pomada china de las ideologías. Fidel tomó un cursillo elemental. Le bastaba. Le impresionó mucho ¿Qué hacer?, el librito de Lenin. Incluso, los escritos de Benito Mussolini y de José Antonio Primo de Rivera. No hay grandes contradicciones entre fascismo y comunismo. Por eso Stalin y Hitler, llegado el momento, cogiditos de mano, pactaron el desguace de Polonia. Los comunistas cubanos, como todos, eran antiyanquis y estaban convencidos de que los problemas del país derivaban del régimen de propiedad y de la explotación imperialista auxiliada por los lacayos locales. Fidel se lo creyó. Sus padrinos ideológicos fueron otros jóvenes comunistas: Flavio Bravo y Alfredo Guevara. Fidel no militó públicamente en el pequeño Partido Socialista Popular (comunista), pero su hermano Raúl, apéndice obediente, sí lo hizo. Allí se quedó en prenda hasta el ataque al cuartel Moncada (1953). Fidel se reservó para el Partido Ortodoxo, una formación socialdemócrata con opciones reales de llegar al poder que lo postuló para congresista. Batista dio un golpe (1952) y Fidel se reinventó para siempre, con barba y uniforme verde oliva encaramado en una montaña. Era su oportunidad. Había nacido el Comandante. El Máximo Líder. Sólo se quitó el disfraz cuando lo sustituyó por un extravagante mameluco deportivo marca Adidas. ¿Cuál es el balance de su gestión? Desastroso. Les prometió libertades a los cubanos, los traicionó y calcó el modelo soviético de gobierno. Acabó con uno de los países más prósperos de América Latina y diezmó y dispersó a la clase empresarial, pulverizando el aparato productivo. Tres generaciones de cubanos no han conocido otros gobernantes durante cincuenta y tantos años de partido único y terror. Extendió la educación pública y la salud, pero ese dato lo incrimina aún más. Confirma el fracaso de un sistema con mucha gente educada y saludable incapaz de producir, hambrienta y entristecida por no poder vivir siquiera como clase media, lo que los precipita a las balsas. Fusiló a miles de adversarios. Mantuvo en las cárceles a decenas de miles de presos políticos durante muchos años. Persiguió y acosó a los homosexuales, a los cultivadores del jazz o el rock, a los jóvenes de pelo largo, a quienes escuchaban emisoras extranjeras o leían libros prohibidos. Impuso un macho feroz y rural como estereotipo revolucionario. El 20% de la sociedad acabó exiliada. Creó una sociedad coral dedicada públicamente a las alabanzas del Jefe y de su régimen. Por su enfermiza búsqueda de protagonismo, miles de soldados cubanos resultaron muertos en guerras y guerrillas extranjeras dedicadas a crear paraísos estalinistas o a destruir democracias como la uruguaya, la venezolana o la peruana de los años sesenta. Carecía de escrúpulos políticos . Se alió a Corea del Norte y a la Teocracia iraní. Apoyó la invasión soviética a Checoslovaquia. Defendió a los gorilas argentinos en los foros internacionales. El 90% de su tiempo lo dedicó a jugar a la revolución planetaria. Deja un país mucho peor del que lo recibió como a un héroe. La historia lo condenará. Es cuestión de tiempo.