Infortelecom

Noticias de guardia civil

19-08-2006 | Fuente: estaraldia.es
El fallo de una turbina provocó que un helicóptero de la Guardai Civil que participaba en el operativo de control de las costas tinerfeñas cayera al mar a unas seis millas al sur de la isla.
18-08-2006 | Fuente: estaraldia.es
Joan Mesquida, director general de la Guardia Civil, compareció ayer ante los medios y aseguró que la Benemérita no está desbordada por la llegada masiva de inmigrantes ilegales a Canarias, asegurando además que la solución al problema pasa por potenciar las ayudas económicas a los países de origen, y no por aumentar los efectivos de la Guardia Civil desplegados en el archipiélago.
05-08-2006 | Fuente: estaraldia.es
La Guardia Civil ha intervenido 400 aves valoradas en un millón de euros a una red internacional de tráfico de especies protegidas.
26-07-2006 | Fuente: estaraldia.es
El fiscal acusa por primera vez a catorce supuestos dirigentes de “Latin King“, de asociación ilícita, delito por el que pide para tres de ellos cuatro años de prisión y para el resto, tres años y nueve meses. Los catorce fueron detenidos por la Guardia Civil el pasado mes de febrero en el marco de una operación, denominada “Pañuelo“, en las localidades madrileñas de Galapagar y Collado Villalba.
09-06-2006 | Fuente: estaraldia.es
Agentes de la Guardia Civil han detenido en la localidad catalana de Reus a Juan García Martín, actual jefe de la banda terrorista GRAPO, según señalaron fuentes de la Benemérita.
09-06-2006 | Fuente: estaraldia.es
Un gran despliegue de la Guardia civil ha permitido la desarticulación de una banda dedicada al asalto y robo en viviendas con métodos violentos en la provincia de Valencia.
04-06-2006 | Fuente: estaraldia.es
La Guardia Civil de Tráfico ha anunciado que realizará más de 15.000 controles de alcoholemia entre el 5 y el 18 de junio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Masacre en Segovia»: la última búsqueda en internet del yihadista que quería atentar en la ciudad
«Masacre en Segovia» fue una de las últimas búsquedas que hizo en internet el yihadista exmiembro del GAL Daniel Fernández Aceña, lo que hizo saltar las alarmas de los investigadores, conocedores ya entonces de las intenciones que había expresado de inmolarse en un autobús en esta ciudad. Meses antes, una testigo le había denunciado por amenazarla de muerte tras comunicarle sus planes terroristas. Lo hizo entregándole una caja a modo de regalo con dos cartuchos y al abrirla le dijo que uno sería para ella si alertaba de sus planes. Esta circunstancia, unida a que una de sus últimas búsquedas en internet fue «masacre en Segovia», puso en alerta a los investigadores de la Guardia Civil sobre la peligrosidad del mercenario y la inminencia de sus planes, han informado a Efe fuentes de la investigación. Junto a Fernández Aceña fue también detenido Tomás C., con el que compartió un tiempo vivienda y al que le han sido intervenidos cartuchos similares, del calibre 22, según las fuentes consultadas. De ahí, que se siga indagando en la posible colaboración de éste en los planes terroristas del mercenario, si bien por el momento solo se le ha ordenado la prisión por tráfico de drogas, al serle confiscados casi cuatro kilos de MDMA. La persona que recibió la caja con los dos cartuchos no fue la única con la que se relacionaba y que pudo escuchar sus planes de cometer una acción terrorista. En agosto, varias empleadas de la asociación que este frecuentaba en Segovia fueron también testigos de esas «claras intenciones» de inmolarse en un autobús en una zona turística de Segovia, según consta en el auto de prisión dictado el jueves por la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela. Tanto la jueza como la Guardia Civil creen que Fernández Aceña podría estar planeando un atentado a corto plazo teniendo en cuenta esas amenazas expresas, sus últimas búsquedas en internet y que en los últimos meses había incrementado las medidas de seguridad en sus comunicaciones. Estas sospechas estarían reforzadas por todo el material visual incautado en su vivienda en Segovia y que acreditaría su adhesión al ideario terrorista yihadista ?imágenes y vídeos de ejecuciones y atentados?, a lo que se suma también abundantes manuales relacionados con la justificación del martirio, el paraíso tras la muerte o el camino hacia la vida eterna. Los investigadores tratan ahora de determinar si el exmiembro del GAL ha mantenido contacto con personas vinculadas a grupos terroristas en países en conflicto como Palestina, Afganistán, Irak o Siria, algunos de los cuales llegó incluso a viajar. Por el momento hay constancia de conversaciones telefónicas en las que alude a que tiene amigos y «excompañeros» en Siria, además de que en numerosas ocasiones ha manifestado su intención de inmolarse, «sin dejar claro si este hecho lo efectuara en suelo español o por el contrario fuera de su país», precisa la jueza. Con esta operación, llevada a cabo por la Jefatura de Información y el Grupo de Información de la Comandancia de Segovia, la Guardia Civil tiene por tanto el convencimiento de haber evitado un atentado inminente a manos de un peligroso actor solitario, que ya había expresado además su voluntad de «no morir en la cama».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Una mujer española de 40 años que ha muerto esta madrugada en Madrid, tras ser apuñalada ayer en Rivas por su pareja que ha sido detenida, se ha convertido en la primera víctima mortal por violencia machista de 2017. La fallecida convivía con el detenido en la localidad de Rivas Vaciamadrid, un varón colombiano de 20 años, a pesar de que existía orden de alejamiento desde noviembre de 2016 a raíz de una denuncia por malos tratos, según han indicado a Efe fuentes de la Guardia Civil. El crimen tuvo lugar pasadas las 22 horas de ayer en el domicilio de la pareja, donde la víctima recibió diversas heridas por arma blanca, tras lo cual fue trasladada al Hospital Gregorio Marañón donde murió esta madrugada. El presunto autor del apuñalamiento está detenido en dependencias de la Guardia Civil en Rivas y está previsto que pase a disposición judicial mañana, según la misma fuente.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Eficacia y error en la lucha contra el yihadismo
Como ha ocurrido en otros atentados terroristas recientes, tras el último perpetrado en Berlín de nuevo se ha criticado a la Policía, repitiéndose que el sospechoso también estuvo bajo vigilancia. Cuando el terror golpea es recurrente que se tome a los servicios de inteligencia e información como «chivo expiatorio» en una suerte de búsqueda de responsables que apacigüe a sociedades necesitadas de seguridad ante una amenaza previsible en su determinación de atentar, pero imprevisible sobre el lugar y el método exacto. También suele denunciarse la falta de cooperación entre policías europeas, induciendo en ocasiones a confundir al único culpable del atentado, el terrorista, con quienes intentan evitarlo. Cuando esto sucede suelen subestimarse las enormes dificultades con las que estos servicios se topan al confrontar una compleja amenaza terrorista definida por su carácter multiforme y transnacional. Por un lado, no son solo grupos terroristas como Daesh y Al Qaeda los que nos amenazan, sino también individuos inspirados en ellos, algunos autorradicalizados, y células con distintos grados de vinculación con aquellos. La transnacionalidad del fenómeno acrecienta su complejidad, obligando a una coordinación y cooperación nada sencilla entre agencias de seguridad nacionales e internacionales. Peligrosa «moda» Además, el terrorismo yihadista se ha convertido en una peligrosa «moda» para un segmento de población que considera atractivo perpetrar brutales crímenes. En esas circunstancias no es sencillo impedir ataques sorpresa cuando precisamente el objetivo del terrorista es sorprender a sociedades abiertas que por su carácter democrático son vulnerables. Por tanto, la materialización de atentados no es necesariamente consecuencia de fallos de inteligencia que, en ocasiones, también se producen. La respuesta policial al terrorismo yihadista exige ingentes recursos humanos y materiales, anticipación, dinamismo, formación constante, mejoras tecnológicas, captación y tratamiento de fuentes humanas, coordinación, y estructuras que son susceptibles de mejora para sortear obstáculos en ocasiones determinantes en el éxito o fracaso de la acción contraterrorista. Pero también requiere sociedades y políticos concienciados y responsables. Guerra de competencia La inteligencia es un bien preciado difícil de compartir que solo debe intercambiarse si existen marcos normativos y operativos adecuados. En una Unión Europea que carece de una «unión» como tal en el ámbito de la seguridad, la cooperación en tan sensible cuestión es limitada, aunque no inexistente. En España las agencias de seguridad actúan en un contexto generador de competencia que en ocasiones perjudica la colaboración y favorece el solapamiento, lastrando así su eficacia. Lógico es, por tanto, que se reproduzcan esas constricciones en la cooperación internacional entre estados, pese a lo cual también se desarrollan eficaces operaciones conjuntas y de colaboración. Estos déficits estructurales solo podrían reducirse si realmente existiera una voluntad política guiada por el criterio técnico de los expertos que a diario se enfrentan al fenómeno. Asimismo, debemos ser conscientes de los constreñimientos legales de sistemas que algunos consideran excesivamente garantistas y otros, en cambio, represivos. Es significativo el creciente número de detenciones relacionadas con el terrorismo yihadista, pero también el de no condenas. España es uno de los países, junto con Reino Unido, con índices de absolución más elevados, lo que obliga a subrayar las dificultades para juzgar este tipo de delitos, con juicios orales que a veces descansan sobre pruebas indiciarias que requieren una mayor construcción. De manera incongruente algunos se escandalizan de que sospechosos de cometer atentados hayan sido objeto de vigilancia policial, mientras critican la prevención antiterrorista cuando se instruyen casos basados en pruebas indiciarias. El profesional puede tener la convicción de que un individuo constituye un peligro potencial, pero si el periodo de investigación no coincide con la actividad delictiva, no dispondrá de autorización judicial para prolongar eternamente su investigación. En otras ocasiones se obtiene inteligencia sobre individuos con ideas radicales, aparentemente dispuestos a cometer actos terroristas, pero se carece de pruebas de cargo que evidencien de manera irrefutable que está ya involucrado en perpetrarlos. Es materialmente imposible mantener bajo estrecha vigilancia a los centenares de personas que hoy expresan esos discursos radicales y que, en consecuencia, son susceptibles de pasar a la acción súbitamente si obtienen recursos que hoy se han simplificado al recurrirse a vehículos, cuchillos y otros medios diferentes a las tradicionales armas de fuego o explosivos. Los dispositivos de seguimiento reales nada tienen que ver con los del cine: se precisan inmensos recursos. En las investigaciones la existencia de una finalidad terrorista es susceptible de interpretación requiriendo siempre un control judicial, quedando todo ello determinado por premisas judiciales, y políticas, que están variando, aunque no al ritmo que exigen algunos profesionales. Hace unos meses el Tribunal Supremo resolvió que «la seguridad nacional» debía anteponerse a los derechos individuales de los sospechosos de islamismo radical al evaluarse solicitudes de nacionalidad, residencia o asilo. Por fin, Policía, Guardia Civil y CNI, obtenían respaldo para no hacer públicos detalles de sus investigaciones. «Dada la naturaleza de las investigaciones -prevención del terrorismo yihadista- difícilmente puede exigirse a dichos informes datos ampliatorios o una mayor concreción que no comprometan la actuación de prevención antiterrorista», afirmó el Supremo en una relevante sentencia cuestionada, sin embargo, por algunos. También hay divergencias sobre el encriptamiento de aplicaciones de mensajería y el bloqueo con clave de teléfonos móviles que dificultan determinadas investigaciones y que llevan a expertos policiales y fiscales a concluir que la inviolabilidad de las comunicaciones no puede ser un derecho absoluto. El triunfo o fracaso de una investigación depende en última instancia del factor humano. Son los seres humanos los que toman decisiones, los actores determinantes. Esas decisiones están condicionadas por múltiples variables. Optar por una Europa sin fronteras interiores y permeables desde el exterior condiciona el trabajo policial, así como la masiva llegada de inmigrantes que desbordan a la Policía alemana, o las trabas administrativas que impiden deportaciones necesarias por motivos de seguridad. También es relevante la politización de la inteligencia que afecta a la percepción del trabajo policial. Es frecuente escuchar a dirigentes políticos promocionar su gestión aludiendo al alto número de detenciones y a la ausencia de atentados desde 2004. Se ha llegado a decir que España lidera la lucha contra el yihadismo en Europa precisamente por ello. Peligrosa simplificación que mide la eficacia policial con indicadores que no son los únicos con los que esta debe evaluarse. Podemos ser víctima de un atentado que, si se materializara, no debería mermar la confianza en la Policía como ahora se hace con la alemana. Hace tan solo unas semanas, Alemania prohibió un grupo salafista relacionado con Daesh gracias a las investigaciones. En junio, se desmanteló una célula que planeaba una masacre en Dusseldorf. En 2010 tuvo lugar un gran proceso judicial en el país contra otra célula acusada de planear asesinatos masivos. Nuestros servicios policiales pueden errar, pero la causa de un atentado no siempre está en el hipotético error de quienes evitan numerosos crímenes. ROGELIO ALONSO ES DIRECTOR DEL MÁSTER EN ANÁLISIS Y PREVENCIÓN DEL TERRORISMO URJC