Infortelecom

Noticias de grupos sociales

01-06-2019 | Fuente: abc.es
Desgaste, corrupción y autoritarismo: por qué Evo Morales podría perder las elecciones en Bolivia
Tras trece años dirigiendo el rumbo de un país al que, para bien o para mal, ha transformado notablemente, los días de Evo Morales como presidente de Bolivia podrían ver su fin en las elecciones generales del próximo octubre. Así lo ha constatado un sondeo publicado la semana pasada por el principal periódico del país, «La Razón», del cual se extrae una conclusión fundamental: si Morales no logra imponerse en la primera ronda ?para lo que necesita un 40 por ciento de los votos y una diferencia de diez puntos sobre el segundo en liza, algo no muy claro en base a las prospecciones?, podría ser incapaz de batir a su rival, el expresidente Carlos Mesa, en segunda vuelta. El descontento hacia el presidente boliviano no ha hecho más que ir en aumento desde que, en diciembre, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) lo legitimase para poder presentarse a un cuarto mandato. La indignación no fue gratuita: en 2016 Morales sometió a referéndum su intención de modificar la Constitución para ampliar el número de reelecciones consecutivas a las que un jefe de Gobierno podía optar ?la norma actual solo permite dos?. Con un 51 por ciento de votos en contra, el electorado tumbó la propuesta. Pero Morales no aceptó el no por respuesta, y apeló a la máxima instancia electoral para que se pronunciase. «La prohibición de optar a un nuevo mandato vulnera los Derechos Humanos del presidente», sentenció el TSE, un órgano que ha sido criticado por su afinidad y cercanía al oficialismo. «Es el mismo recurso que usó Daniel Ortega en Nicaragua, quien se presentó a los comicios de 2011 habiendo agotado el número posible de reelecciones. La oposición lo impugnó, pero el órgano electoral rechazó el recurso alegando que su candidatura cumplía con una sentencia de 2009 de la Corte Suprema de Justicia», explica Anna Ayuso, investigadora del «think tank» catalán Cidob. Lejos queda ya aquel año 2008, cuando Morales anunció que no se presentaría a las elecciones de 2014. No solo incumplió su propia promesa entonces, sino que además se convirtió, un año más tarde, en el mandatario que más tiempo ha ejercido el cargo desde que el país obtuviera su independencia, en 1825. Desapego en las ciudades Pero no solo es su empeño en aferrarse a la presidencia lo que ha desatado el hartazgo hacia el primer presidente indígena de Bolivia. Su prolongada estancia en el cargo, la confección de un modelo hiperpersonalista y una creciente percepción de que la corrupción en la Administración ha aumentado son, para Ayuso, alguno de los factores que más han empañado la labor social y económica del mandatario. «El desapego se da sobre todo en las capas más jóvenes, que prácticamente solo han conocido a Morales, y en las zonas urbanas, muy especialmente en Santa Cruz, la provincia más rica y donde la burguesía ocupa un lugar destacado», detalla Ayuso. A lo largo de sus trece años de mandato, Morales se ha convertido en uno de los líderes mundiales más conocidos por sus reformas socioeconómicas ?incluyendo la nacionalización de los hidrocarburos?, su defensa activa de los derechos de los indígenas ?en ocasiones cuestionada? y su retórica «antiimperialista». Alabado por la importante reducción de la pobreza y la buena marcha de la economía, el líder del partido MAS (Movimiento al Socialismo) ha sido también criticado con dureza por sus múltiples incongruencias entre el discurso y la práctica, y por un creciente autoritarismo, incluyendo persecución a periodistas y opositores. Otras protestas No es la primera vez que Morales atraviesa dificultades. «Evo», como siempre ha gustado que le llamen para mostrarse más cercano, se enfrentó durante su primera etapa al repudio de los sectores más clasistas por su origen indígena. En 2008 encaró uno de sus momentos más críticos, cuando las gobernaciones opositoras del noreste del país, entre ellas la de la provincia de Santa Cruz, iniciaron una serie de protestas autonomistas que se saldaron con treinta muertos. Más tarde, entre 2010 y 2011, distintos grupos sociales, incluyendo policías, ecologistas y también indígenas, mostraron su malestar por medidas a las que, en varios casos, acabó dando marcha atrás por el rechazo que generaron. Sin embargo, el contexto actual es muy diferente para Morales, pues ya no son protestas puntuales sino una situación de desgaste continuado a lo que se enfrenta. «Su éxito depende de la capacidad que tenga para movilizar a una clase media y baja que, pese al buen rumbo de la economía, no acaba de ver una mejora en su calidad de vida», explica Anna Ayuso. «Si Morales no consigue imponerse en la primera vuelta, es bastante posible que su rival, Carlos Mesa, logre aglutinar a la oposición y desbancarle en la segunda ronda», concluye la experta.
26-04-2019 | Fuente: abc.es
Emmanuel Macron ha hecho lo más urgente para afrontar la crisis de los chalecos amarillos. Desde el otoño pasado, ha reconocido a la amalgama de descontentos, indignados y coléricos y se ha reunido en sesiones maratonianas con miles de ciudadanos que querían transmitirle su malestar. También se ha ocupado de proteger el orden público ante la deriva salvaje las manifestaciones en las grandes ciudades. Tras el ejercicio paciente de escucha, la presidencia de Macron evoluciona para dejar de ser jupiterina y distante a favor de un liderazgo más terrenal y empático. Ayer convocó una gran rueda de prensa y propuso adoptar un conjunto muy amplio de reformas que mermen la ola populista. Es cierto que la puesta en escena fue en el espléndido salón principal del Elíseo, emulando al general De Gaulle. Pero su intención era restar apoyos a los movimientos anti?sistema, tomar la iniciativa política e incluso buscar el efecto sorpresa. La idea fuerza fue devolver la esperanza a cada ciudadano pidiendo a cambio que aporte a Francia lo mejor de sí mismo. Anunció la bajada de impuestos a los que tienen menos ingresos y una reforma sustantiva del acceso a la función pública, en busca de la diversidad y la verdadera meritocracia. También prometió una descentralización administrativa, unida al refuerzo del poder de los alcaldes. Se opuso a debilitar la democracia representativa y no aceptó recuperar el impuesto sobre las grandes fortunas, una decisión que ahuyentaría a los inversores. Reivindicó fronteras seguras y un patriotismo inclusivo que consiga la integración social de los inmigrantes. Fue menos claro al explicar cómo va a abordar la dura tarea de forjar estos consensos con el fin de cambiar un país difícilmente reformable. La aspiración de fondo del presidente sigue siendo modernizar el Estado y reducir el grado de intervención en la economía. Sabe que distintos grupos sociales opondrán toda la resistencia imaginable a perder sus privilegios. Pero ayer era el momento de apelar a la unidad y a la renovación «del arte de ser francés», cuando aún tiene tiempo para influir en el veredicto popular sobre su presidencia.
10-10-2018 | Fuente: abc.es
La Liga vuela en las encuestas mientras que la prima de riesgo se dispara a 300 puntos
Los populistas italianos se proponen cambiar las reglas de la Unión Europea, así como el orden político europeo regido hasta ahora sobre todo por populares y socialistas. Cuentan para ello con un alto consenso en Italia y pretenden que su euroescepticismo se extienda igualmente a otros países europeos, confiando en una notable victoria en las elecciones europeas de mayo próximo. En las encuestas, la Liga, del ministro del Interior, Matteo Salvini, prácticamente ha duplicado el porcentaje de votos obtenido hace siete meses en las elecciones del 4 de marzo. En el nordeste de Italia, feudo tradicional de la Liga, el partido del vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior alcanza el 48,4 % en intención de voto, según datos de una encuesta del instituto Ipsos publicados por el Corriere. En el sur, donde la Liga solo tenía un porcentaje simbólico, ahora llega al 22 %, mientras a nivel nacional se sitúa en el 34 %, prácticamente el doble que en los comicios de marzo. Retrocede algo el Movimiento 5 Estrellas, que forma la coalición de gobierno con la Liga: Baja cuatro puntos desde marzo y llega al 28,5 %. Objetivo: Cambiar Europa Los líderes de la Liga y del Movimiento 5 Estrellas están «más interesados en cambiar los equilibrios europeos antes que construir un nuevo equilibrio económico italiano; han comprendido que no pueden conseguir el segundo objetivo si no han logrado el primero», afirma Sergio Fabbrini, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Luiss de Roma. Los vicepresidentes Matteo Salvini y Luigi Di Maio han elaborado unos presupuestos del Estado para el año próximo pensando en sus propios electores antes que en los mercados o en la Comisión Europea. Todos los grupos sociales que siguen a la Liga y el Movimiento 5 Estrellas han sido agraciados con diversas partidas de los presupuestos, sobre todo en los capítulos de impuestos, pensiones y subsidio de desempleo. No preocupa a los populistas que esos presupuestos expansivos, con consecuencias económicas negativas para el país, sean suspendidos por la Comisión Europea, algo muy probable por el riesgo que supone haber fijado el déficit en el 2,4 % con relación al PIB. Si finalmente la Comisión rechaza los presupuestos, los dos partidos populistas utilizarán esa decisión como arma electoral contra Bruselas, haciendo responsable a la Comisión de los problemas sociales y económicos de Italia. La jugada de los populistas italianos está clara. Las elecciones para el Parlamento Europeo del próximo mayo son una etapa crucial para su estrategia. La constelación de los llamados partidos «soberanistas» se extiende a casi todos los países europeos que enviarán a sus representantes al Parlamento de Estrasburgo. Las encuestas señalan que todos ellos juntos no constituirán la mayoría del Parlamento, pero sí pueden tener un buen número de escaños hasta el punto de condicionar la nueva Comisión Europea y el Parlamento, dos instituciones en las que hasta ahora se han repartido protagonismo y han llevado siempre la voz cantante populares y socialistas. Los populistas están seguros de poder cambiar ese tradicional equilibrio de poderes.
31-07-2018 | Fuente: elpais.com
El museo que vende ?warhols? para comprar obras de mujeres y negros
Una pinacoteca de Baltimore se desprende de varios cuadros de su colección para financiar la adquisición de piezas de grupos sociales poco representados y corregir el canon del arte
11-07-2018 | Fuente: abc.es
El elegido de Trump para el Supremo abre la gran batalla política del año en EE.UU.
Todavía no había anunciado Donald Trump el nombre de su elegido para el Tribunal Supremo, y ya había manifestaciones el martes por la noche en todo EE.UU., de Nueva York a Los Ángeles. Ayer, las movilizaciones de grupos sociales y políticos a favor y en contra del nominado por el presidente de EE.UU. para sustituir al juez Anthony Kennedy, que anunció su retirada el mes pasado, se materializaban en anuncios televisivos, campañas en redes sociales y un aluvión de opiniones. EE.UU. es consciente de que si la elección de Trump sale adelante, como es previsible, cimentará una mayoría conservadora en el Tribunal Supremo durante décadas que determinará aspectos clave de la democracia más antigua del mundo. La «fumata blanca» fue a última hora del martes y el elegido resultó Brett Kavanaugh, un juez federal de amplia experiencia. Era uno de los cuatro integrantes de la lista final de candidatos de Trump. Su integración en el Tribunal reforzará la mayoría de 5-4 para posiciones conservadoras tanto en el plano ideológico -es más conservador que Kennedy- como en el temporal: solo tiene 53 años y el magistrado de más edad entre los conservadores es Clarence Thomas, con 70. Entre los cuatro jueces progresistas, Ruth Bader Ginsburg resiste como puede a sus 85 años, mientras que Stephen Breyer cumplirá 80 en agosto. Kavanaugh es un juez conservador clásico, con una carrera jurídica sólida, que agradará al votante y al legislador republicano y que podría arañar algún apoyo entre los demócratas. Cumplió con el recorrido tradicional de la elite jurídica -estudió en Yale, fue asistente del mismo juez al que ahora sustituye, Kennedy, nada más acabar la carrera- y ha pasado doce años en el más alto nivel judicial -una corte federal- fuera del Supremo. El nominado tiene, sin embargo, un perfil político innegable: formó parte de la investigación del fiscal Kenneth Starr al ex presidente Bill Clinton, formó parte del equipo legal que ayudó en el recuento ajustado de Florida que dio la victoria a George W. Bush en las elecciones de 2000 y fue alto cargo de este expresidente hasta que el propio Bush le nominó para su actual puesto de juez federal. El propio Kavanaugh ha insistido siempre en que no hay lealtad al partido una vez que se viste la toga. «Deja tus alianzas políticas en la puerta cuando te conviertes en juez», aseguró en un discurso en 2015. Perfil moderado Dentro de las opciones conservadoras que manejaba Trump, Kavanaugh es uno de los más moderados. La nominación de la jueza Amy Barrett, por ejemplo, que ha mantenido posiciones muy fuertes contra el aborto o el matrimonio gay, hubiera supuesto un revolcón ideológico al Tribunal Supremo y una posibilidad inminente de decisiones revolucionarias. No se espera que Kavanaugh asuma el papel de juez bisagra que adquirió Kennedy ?en ocasiones se alineó con la minoría conservadora en asuntos progresistas, como el matrimonio gay o la discriminación positiva de minorías raciales? pero tampoco que impulse cambios radicales en la doctrina del tribunal. En los últimos años, se ha visto como el Supremo no requiere de cambios radicales para afirmar un giro ideológico conservador: por ejemplo, no ha tumbado el derecho al aborto, pero sí ha permitido leyes que básicamente evitan que haya clínicas abortistas en un estado; no ha eliminado el matrimonio gay, pero sí permite que alguien no dé servicio a una pareja homosexual por motivos religiosos. Kavanaugh prometió tras conocerse su nominación que «tendré la mente abierta en cada caso» y que «interpretará la ley, no la creará». En el pasado ha defendido una interpretación «textual» de la Constitución y no tocar asuntos en los que el Supremo ha dejado una doctrina establecida, como es el caso del aborto. Todo esto no impedirá una batalla política encarnizada en su proceso de confirmación en el Senado. Lo fue cuando tuve que ser confirmado como juez federal en 2006 y lo será mucho más ahora, con un país polarizado por el ?trumpismo?, en año de elecciones legislativas y con la amenaza al derecho al aborto en el centro del debate. El líder de la minoría demócrata en la cámara alta, Chuck Schumer, avisó nada más conocer la nominación que la peleará «con todo lo que tengo». La atención estará puesta en un puñado de senadores de ambos partidos. En el partido republicano, Susan Collins y Lisa Murkowski, dos moderadas que han defendido el derecho al aborto y que el año pasado contribuyeron a que naufragara el desmantelamiento del Obamacare. Collins ya avisado que no apoyará a un juez que sea «hostil» al aborto. Y la mayoría republicana en el Senado es tan exigua (51-49) que no se puede permitir apenas votos en contra. Sobre todo si John McCain, senador por Arizona, no puede acudir a votar por el cáncer de cerebro que padece. En ese caso, una sola defección podría imposibilitar la confirmación. Pero también es posible que los demócratas no sean un bloque. Hay varios senadores - que se juegan su escaño en noviembre y que pertenecen a estados de corte conservador, donde oponerse a Kavanaugh podría ir en su contra. Las organizaciones políticas de derechas y de izquierdas ya están inyectando millones en campaña para presionar a los legisladores en cuestión, en la que será la gran batalla política del año en EE.UU.
18-05-2018 | Fuente: elpais.com
La Universidad busca su camino de innovación
Tres de cada cuatro encuestados en un estudio de Ipsos opinan que la formación online puede facilitar el acceso a la universidad de grupos sociales en situación desfavorable, y dos de cada tres encuestados valoran como positivo su campus virtual.
21-10-2017 | Fuente: abc.es
Represión en China: «El Partido me retuvo once días sin avisar a mi familia»
Dos hombres de paisano le abordaron cuando iba a su oficina una mañana. No tuvieron que identificarse ni darle explicaciones. Ya sabía quiénes eran y lo que le esperaba. «Me retuvieron en una celda once días sin avisar a mi familia y sin que pudiera llamar a un abogado», cuenta un empresario pequinés que tenía negocios con las autoridades de un distrito y fue detenido por un caso de corrupción. En Europa y Estados Unidos, lo primero que hace la Policía al apresar a alguien es leerle sus derechos y recordarle que puede recurrir a un abogado y permanecer en silencio. En China ocurre todo lo contrario. Entre otras cosas, porque estos arrestos por corrupción política ni siquiera los hace la Policía, sino un cuerpo especial del Partido Comunista, la Comisión Central para la Inspección Disciplinaria. Bajo un sistema denominado «shuanggui», que funciona al margen de los jueces y la Policía, los investigados son aislados en lugares secretos hasta que confiesen. A tenor de la ONG Human Rights Watch, abundan las torturas físicas y psíquicas contra los funcionarios corruptos y once de ellos han muerto en los interrogatorios. «Me daban muy poca comida y apenas me dejaban dormir un par de horas seguidas, para fatigarme y quebrarme así los nervios. No me pegaron, pero me obligaban a permanecer durante horas en la misma postura, hasta que se me entumecían los músculos», relata el empresario, que oculta su identidad. De la noche a la mañana, pasó de codearse con altos cargos del Partido a suplicarle a sus guardianes que le dejaran llamar a su esposa y a sus padres. «Aunque no supieron nada de mí todos esos días y nadie les daba información, sabían dónde estaba porque estos son los riesgos de hacer negocios con los políticos en China», advierte resignado. «Me interrogaban día y noche porque estaban investigando a varios cargos locales para los que yo había hecho unos trabajos y querían que los delatara, pero finalmente no confesé nada», asegura orgulloso sin aclarar cuáles eran esos negocios ni si había sobornado a algún político. Después de once días en el calabozo, pudo volver a ver la luz del sol al quedar en libertad. Pero sigue siendo investigado y sabe que los «hombres de negro» podrían regresar a por él en cualquier momento. Especialmente ahora; en cuanto concluya el XIX Congreso del Partido Comunista, que se celebra estos días en Pekín, y se renueve su cúpula. Con temor, el empresario solo espera que sus «guanxi» (contactos) en el régimen no acaben entre los derrotados en esta lucha por el poder, ya que le arrastrarían en su caída. Sin clemencia Desde que Xi Jinping tomó el poder, primero como secretario general del Partido en 2012 y luego como presidente de China en 2013, más de un millón de funcionarios y cuadros han sido castigados por corrupción. Con dichas purgas, que han afectado a 200 altos cargos, Xi ha eliminado a sus rivales internos para que nadie la plante cara en su segundo mandato, que durará hasta 2022 pero podría prolongarlo. Con esta misma mano dura también ha aplastado a la disidencia. Además de no permitir la salida de China del moribundo Nobel de la Paz Liu Xiaobo, quien falleció en julio por un cáncer de hígado fulminante, el régimen mantiene bajo arresto domiciliario a su viuda, la poetisa Liu Xia. Como ella, al menos 14 activistas han sido detenidos y otros dos han «desaparecido» para que no protesten durante el Congreso, denuncia la ONG Defensores Chinos de los Derechos Humanos. La creciente represión también se ha extendido contra grupos sociales, incluso de gais y lesbianas sin filiación política, y colectivos profesionales, como los abogados de los disidentes. El 9 de julio de 2015 empezó contra ellos una campaña, denominada «709», que dejó unos 300 detenidos. Algunos de ellos, como el activista cristiano Hu Shigen y el abogado Zhou Shifeng, han sido condenados a siete años de cárcel por «intento de subversión». Es el precio por enfrentarse al régimen chino, cada vez más autoritario con Xi Jinping. Mayor censura y control en internet Junto a la represión de la disidencia, las autoridades chinas han reforzado la censura y los controles en internet para impedir la difusión de contenidos políticamente sensibles que amenacen su poder. Gracias a su progreso tecnológico, la «Gran Muralla Cibernética» («Great Firewall», en inglés) ha sido capaz de bloquear numerosas VPN, las conexiones a servidores en el extranjero que permiten acceder a páginas «web» prohibidas en China. Con Facebook, Twitter y Youtube capados, y con WhatsApp funcionando solo a ratos, las redes sociales chinas deben plegarse a la censura. Así, portales como Wechat o Weibo bloquean automáticamente los mensajes sensibles que envían sus usuarios, en ocasiones sin que estos lo sepan.
27-07-2017 | Fuente: elpais.com
Destacados republicanos y grupos sociales rechazan el veto de Trump a los transgénero en el Ejército
?No daremos marcha atrás. Nuestro progreso continuará?, dice la soldado Chelsea Manning
26-05-2017 | Fuente: abc.es
«Irak aspira a que España haga más en la lucha contra Daesh»
Ibrahim Al-Jaafari ha concluido la primera visita a España en diez años de un ministro de Asuntos Exteriores. A lo largo de estos días, ha participado en la Conferencia internacional sobre víctimas de violencia étnica y religiosa en Oriente Medio, celebrada en el Palacio de El Pardo, y se ha entrevistado con los titulares españoles de Defensa y de Asuntos Exteriores y ha tenido oportunidad también de estar con Felipe VI. La contribución española en la lucha contra los terroristas de Daesh, atrincherados aún en la ciudad vieja de Mosul y otras localidades iraquíes y la posibilidad de extender la colaboración a otros terrenos ha centrado en buena parte estos encuentros. En la actualidad, más de 500 militares españoles participan en el adiestramiento de las fuerzas iraquíes que combaten a la organización liderada por Abu Bakr al Bagdadi. ¿Qué frutos espera de esta visita a España? Queremos abrir nuevos horizontes en muchos ámbitos bilaterales. España vive una etapa importante de su desarrollo democrático, su economía es muy buena y sus actitudes políticas hacia Irak son muy positivas. He tenido encuentros con el ministro de Asuntos Exteriores, la ministra de Defensa y la Comisión de Relaciones Internacionales, así como con Su Majestad el Rey. He percibido que los dignatarios españoles son personas cultas y capacitadas, por eso siento más la necesidad de profundizar las relaciones entre España e Irak. ¿El Gobierno de Irak está satisfecho con la aportación de España a la lucha contra Daesh, que se centra en la formación de tropas y policías iraquíes, o considera que también debería participar en acciones militares, o incluso en los bombardeos de la coalición internacional? Estamos muy satisfechos con el volumen de la ayuda y el apoyo militar español, pero aspiramos a tener algo más. Necesitamos oportunidades para la formación, apoyo logístico y cobertura aérea, pero tenemos una línea roja: no podemos permitir la implantación de bases militares extranjeras en nuestro territorio. Y no podemos separar el apoyo militar del apoyo en el ámbito económico, que también puede contribuir a la lucha contra Daesh. Quisiera que precisara a qué se refiere cuando habla de cobertura área. «No es ningún secreto que uno de los elementos más importantes en la derrota de Daesh es el factor militar aéreo»No es ningún secreto que uno de los elementos más importantes en la derrota de Daesh es el factor militar aéreo. El primero lo constituyen los soldados que han llevado las armas con valentía y han roto los tentáculos de Daesh, pero no podemos prescindir de la cobertura aérea proporcionada por la coalición internacional, que ha contribuido enormemente al avance de las fuerzas militares iraquíes. ¿Pide que España bombardee con sus propios aviones en Irak? Si nuestro país requiriera este tipo de ayuda, lo pediríamos, siempre en coordinación con las fuerzas aéreas iraquíes y las de la coalición internacional, porque es una cosa muy seria. Nosotros estaríamos abiertos a estudiar una posibilidad así por parte de España. ¿Qué le han respondido en sus entrevistas los ministros españoles? No hemos abordado este tema concretamente, sino la necesidad de continuar los contactos entre España e Irak. He percibido respuestas en general positivas por parte de España. Los detalles de la ampliación del apoyo logístico y militar español a Irak correspondería a los departamentos competentes de ambos países. Usted señala el interés por fortalecer la relación económica. ¿En qué sectores sería? «España tiene oportunidad de contribuir a la reconstrucción de Irak y tener allí un peso muy importante»En el ámbito económico, la colaboración es múltiple. Todos los sectores están abiertos. Cuando el producto tenga un precio competitivo y buena calidad, y rapidez para disponer de él en el mercado, podrá competir en el mercado iraquí. En general, aspiramos a la colaboración económica que contribuya a la conversión de Irak en un país productivo. España tiene oportunidad de contribuir a la reconstrucción de Irak y tener allí un peso muy importante. Irak ha pasado tres guerras y es posible que la guerra contra el terrorismo sea la cuarta, lo que ha fracturado la economía de Irak, que necesita una reestructuración. Es cierto que tenemos crisis financiera, pero no impide que países amigos como España puedan colaborar. Nos consta que la calidad de sus productos es muy alta y sus precios muy competitivos, la relación política es excelente y ha estado al lado de Irak frente a Daesh? Estos son factores que favorecen la presencia de España en el ámbito económico de Irak. Al-Jaafari, en la primera visita de un ministro de Exteriores iraquí a España en diez años- E. Agudo Van siete meses desde que comenzó la ofensiva contra Mosul . ¿Cómo está la situación sobre el terreno? ¿Cuándo cree que se podrá derrotar a Daesh en esa ciudad y en el resto de Irak? Actualmente las fuerzas militares iraquíes avanzan desde el sector oeste de Mosul y la están liberando barrio por barrio. Yo conozco la ciudad muy bien, porque terminé allí mi licenciatura. El problema es que los terroristas de Daesh utilizan métodos sucios para impedir el avance. No combaten con valentía y coraje, sino con salvajismo, con brutalidad, disponiendo grupos de personas como escudos humanos. El balance de la actuación militar es excelente y goza de respeto tanto del propio Irak como de la comunidad internacional. ¿Qué conexión tiene el reciente atentado de Mánchester con lo que sucede en Irak? ¿Es una forma de Daesh de compensar su retroceso militar en Irak y Siria? «¿Qué diferencia hay para los terroristas entre un niño o una mujer iraquíes y un niño o una mujer en Alemania?»Era previsible que atentaría contra civiles en toda Europa. Daesh ha asesinado a más de 300 personas en un atentado contra un centro comercial de Bagdad el año pasado. Ha atentado también contra lugares de culto, tanto mezquitas como iglesias. Para esta organización terrorista es algo normal. ¿Qué diferencia hay para los terroristas entre un niño o una mujer iraquíes y un niño o una mujer en Alemania? Los terroristas de Daesh son brutales. Sus crímenes contra la población civil en Irak son un mensaje de su brutalidad y salvajismo hacia el mundo. ¿Acaso no se ha visto en la televisión que un terrorista de Daesh ha asesinado a su propia madre? ¿Qué se espera de esos terroristas? Es importante la colaboración de toda la comunidad internacional para hacer frente a esta amenaza. En este aspecto, la cultura tiene un papel muy destacado, sobre todo la prensa. Los periodistas tienen incluso más responsabilidad que los políticos y los militares.¿Se han preguntado ustedes cómo puede ser que un terrorista de Daesh mate a su madre o a su padre? Ni un animal lo haría. Lamentablemente, la prensa no ha abordado esta brutalidad de Daesh. Cien años atrás, la gente no se dio cuenta de lo que suponían el nazismo y el fascismo hasta que llegaron al poder. Los periodistas deben defender la humanidad y criticar la brutalidad de los terroristas. El desarrollo de los combates militares no nos debe desviar de la verdadera batalla, el aspecto cultural. ¿Cómo afecta la llegada de Donald Trump al poder a la situación en la región? La elección del señor Trump es un asunto interno del país. A lo largo de su historia, EE.UU. ha elegido 45 presidentes con toda normalidad. En los países donde hay instituciones, hay cierta tranquilidad, porque las instituciones son las que tiene el poder, más que las personas. Hay margen para los presidentes, pero muy limitado. Habrá notado con claridad la diferencia de discurso de Trump en campaña electoral y tras ser investido presidente. Un candidato se dirige en campaña a sus simpatizantes. Cuando entra en el poder, ya forma parte de las instituciones, gobierna para toda la nación y tiene en cuenta lo que permite y no permite la Constitución. Es cierto que sus primeras declaraciones incendiarias provocaron una fuerte reacción. Fue ridículo, por ejemplo, que mencionara siete países de terrorismo y uno de ellos fuera Irak, aunque creo que en eso estuvo mal aconsejado por sus asesores. Al contrario, Irak ha representado la valentía que ha permitido romper los tentáculos del terrorismo. Hemos dejado caro a EE.UU. y al resto de la comunidad internacional que Irak no se puede clasificar dentro del terrorismo, sino que es una víctima del terrorismo y luchando contra él. Tan rápido como se incluyó en esa lista se retiró. Trump ha llamado a hacer una especie de frente común contra Irán. ¿Está Irak dispuesto a participar en él? «Irak no entra en políticas de ejes de unos países contra otros. Nos unen muchas realidades con Irán y no ha invadido nuestro territorio»Irak no entra en políticas de ejes de unos países contra otros. Hay muchas realidades que nos unen con Irán: la geográfica, con 1.400 km de frontera común; histórica; social, con muchos grupos sociales con familiares en Irán, así como intereses y amenazas comunes. Teherán no ha invadido hasta el momento ninguna parte de Irak. Nuestro vecino del norte, Turquía, sí ha entrado 110 kilómetros en territorio iraquí y se ha instalado en la base de Bashica. Hemos rechazado esa intervención, pero aun así mantenemos la relación con Turquía. Irak es un país civilizado, cuenta con la civilización más antigua del mundo y sabe muy bien lo que quiere y lo que no de los países con los que trata. Puede aceptar algunas cosas y otras no tanto, no hace una valoración en blanco y negro. ¿Cómo prevé el día después a que se consiga acabar con la amenaza de Daesh? ¿Qué futuro hay para los millones de refugiados? Como sabe, hay desplazados fuera y dentro de Irak y hemos iniciado un proceso de regreso a sus hogares. Pero los que mejor contribuyen a la reconstrucción es la misma gente de su ciudad. Pero cuando los desplazados vuelven a su lugar de origen, necesitan unos servicios mínimos: hospital, colegios para sus hijos, establecimientos comerciales? Por eso pedimos que la comunidad internacional tenga sentido de responsabilidad y colabore en las tares de reconstrucción de las ciudades liberadas. También tenemos otros objetivos que se están planificando y estudiando, como la forma de administración de esas provincias mediante la gestión local. Tenemos una tarea ingente y esperamos que los países amigos nos brinden su apoyo.
26-11-2016 | Fuente: abc.es
La muerte de Fidel Castro vuelve a poner en la palestra el futuro del embargo
La muerte de Fidel Castro ha vuelto a poner en primer plano la incógnita sobre el embargo a Cuba que durante más cinco décadas ha mantenido Estados Unidos y cuyo futuro ahora dependerá de la nueva administración del presidente electo, Donald Trump. Tras el acercamiento y normalización de relaciones registrados en los últimos dos años de gestión presidencial de Barack Obama, incluida la reapertura de embajadas, el fin de su administración y la llegada, a partir del próximo 20 de enero, del Gobierno de Trump, abre una etapa de incertidumbre sobre el futuro de las sanciones. En estos casi dos años Obama ha restablecido los vuelos directos a Cuba, ha aliviado algunas trabas comerciales y ha suavizado ciertas restricciones de viajes de estadounidenses a la isla, pero todo ello mediante decretos, ya que no ha contado para hacerlo con el apoyo del Congreso, de mayoría republicana en ambas cámaras. Durante su campaña presidencial, Trump anunció en un principio que condicionaría el acercamiento a Cuba a la apertura del régimen comunista cubano y a avances en el terreno de los derechos humanos, pero acabó por prometer revertir los pasos dados por Obama. Pero algunos analistas consideran que el magnate de los hoteles y los casinos tendrá que atemperar esa postura debido a las presiones que recibirá de parte de los empresarios estadounidenses que llevan décadas anhelando hacer negocios con Cuba. Entre ellos está el pensador político Noam Chomsky, que en una reciente entrevista aseguró que las presiones de las empresas estadounidenses que quieren hacer negocios con la isla en terrenos como la biotecnología, el farmacéutico, la agroindustria o el turismo podrían condicionar las promesas electorales de Trump. En principio, el embargo no tiene por qué cambiar, ya que el Congreso, que es en última instancia el encargado de dictar un cambio de política en este sentido, sigue en manos republicanas en las dos cámaras, y aparentemente los que propugnan el fin del embargo no cuentan con el apoyo suficiente para un cambio. Y de cumplir sus promesas, Trump pondría fin a una nueva relación emprendida por Obama con el presidente Raúl Castro y que fue escenificada en una reunión en la Cumbre de las Américas de Panamá, lo que precedió a la reapertura de embajadas en el verano de 2015. A partir de ese momento, el Gobierno de EEUU retiró a Cuba de su lista de países patrocinadores del terrorismo, se reanudaron los vuelos directos entre ambos países y se suavizaron ciertas sanciones económicas y comerciales, de manera limitada. Y en octubre pasado, Estados Unidos se abstuvo por primera vez en la ONU en un voto de condena al embargo sobre Cuba, lo que supuso una nueva muestra de acercamiento y de la voluntad de la Administración Obama de dejar atrás esta política. Un acercamiento inconcluso Pero el Gobierno de Obama, quien en marzo pasado viajó a Cuba con su familia y se reunió con Raúl Castro y con disidentes, va a terminar sin haber logrado el apoyo suficiente en el Congreso, en manos republicanas en ambas cámaras, para impulsar el levantamiento total de las sanciones del embargo, lo que decide el legislativo. El embargo depende de una serie de disposiciones legales que impiden al presidente estadounidense revocarlo inmediatamente, y es únicamente el Congreso el que tiene esa competencia. Estas disposiciones están recogidas en la Ley Helms-Burton de 1996, que endureció el b loqueo económico, comercial y financiero contra La Habana y que establece claramente que mientras un miembro de la familia Castro esté en el poder, el presidente de EE.UU. no podrá solicitar al Congreso el fin de la medida coercitiva. Raúl Castro, hermano de Fidel, asumió el poder en 2008 después de haberlo hecho de manera temporal desde julio de 2006, cuando el comandante fue sometido a una complicada intervención quirúrgica intestinal. La Ley Helms-Burton fue promulgada en marzo de 1996 después de que cazas de la Fuerza Aérea de Cuba derribaran dos avionetas de la organización de exiliados cubanos «Hermanos al Rescate» sobre aguas internacionales en el estrecho de Florida, en un momento en el que se vislumbraba una posibilidad de acercamiento entre ambos países. La ley incluyó, además, dos polémicas cláusulas que impedían a los empresarios extranjeros con negocios en EEUU hacer inversiones en Cuba, algo que fue recurrido por la Unión Europea, Canadá, México, Brasil, Argentina y otros aliados estadounidenses con relaciones comerciales con Cuba. Relaciones e¡con la UE La Unión Europea (UE) acudió a la Organización Mundial de Comercio (OMC) por considerar que los títulos III y IV de ley constituían una aplicación extraterritorial y dañaban a las compañías europeas. La UE suspendió el procedimiento ante la OMC en 1998, después de alcanzar un acuerdo político con Washington por el que el entonces presidente Bill Clinton se comprometía a congelar cada seis meses la aplicación de esos títulos, algo que ha seguido haciéndose. Entre los requisitos para iniciar los trámites para levantar el embargo, la ley recoge que las autoridades cubanas tienen que legalizar toda actividad política, liberar a todos los prisioneros políticos y expresar su compromiso público de convocar unas elecciones libres y justas para formar un nuevo gobierno. También pide la disolución del departamento de seguridad nacional dentro del Ministerio del Interior, incluidos los comités para la defensa de la revolución y las brigadas de respuesta rápida. Además tienen que comprometerse a establecer un sistema judicial independiente, respetar los derechos humanos y permitir grupos sociales, económicos y políticos independientes, entre otras condiciones. Estados Unidos ha mantenido un embargo unilateral a Cuba desde 1962 en un intento de presionar al régimen castrista para propiciar un cambio político en la isla hacia una democracia. Washington ya había endurecido años antes el bloqueo inicial con la ley conocida como Ley Torricelli (1992), por la que se prohibió entrar en puertos estadounidenses durante seis meses a barcos que hayan comerciado con Cuba.Este embargo, que el gobierno estadounidense ha intensificado y relajado en intentos por mejorar su tortuosa relación con Cuba, prohíbe la mayoría de los viajes e impide a las compañías estadounidenses hacer negocios en la isla. En 2004, el entonces presidente George W. Bush promulgó nuevas normas para aumentar las restricciones de los viajes a la isla y el envío de remesas, al tiempo que aumentó las ayudas a la disidencia. Tras la llegada al poder de Obama, en 2009, se levantaron las restricciones a los viajes de familiares y envíos de remesas y paquetes humanitarios, así como la prohibición de enviar mercancías como semillas para la siembra o artilugios para la pesca. La Casa Blanca flexibilizó además en 2011 las restricciones de viaje y envío de remesas de sus ciudadanos hacia Cuba, para permitir las visitas a la isla de estudiantes y de grupos religiosos y que se pueda enviar dinero a personas que no sean familiares.