Infortelecom

Noticias de grecia

07-08-2020 | Fuente: as.com
Dimitris Itoudis da positivo por la COVID-19 en Grecia
El técnico del CSKA de Moscú no ha requerido de hospitalización, pero se quedará en Atenas hasta que supere el virus. Su mujer y su hija han dado negativo en el test.
28-07-2020 | Fuente: abc.es
González Laya, de gira en Grecia en plena crisis diplomática con Reino Unido
La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, llega este martes a Atenas, la segunda ciudad que forma parte de la «mini» gira que la llevó ayer a Ankara, en plena crisis diplomática con Reino Unido por las restricciones, especialmente la cuarentena de 14 días, para los viajeros que procedan de España anunciada por el Gobierno británico este fin de semana. La titular de Exteriores ha emprendido este viaje para «estrechar las relaciones bilaterales con ambos países y compartir reflexiones sobre la situación del Mediterráneo», después de que la semana pasada aumentara la tensión entre Ankara y Atenas por el anuncio turco de querer realizar nuevas exploraciones de gas natural en aguas situadas al sureste de la isla griega de Rodas, una región que Turquía y Grecia consideran parte de su zona económica exclusiva. Turquía no es un país cualquiera para la diplomacia del Gobierno de Sánchez. España aspira a tener un papel mediador en los conflictos que tienen como protagonistas a Turquía, Grecia y Chipre, en primer plano, pero que se extienden a Libia con países como Egipto, Francia o Emiratos Árabes Unidos involucrados en los últimos meses. González Laya tiene previsto sostener una reunión con su homólogo Nikos Dendias, y luego será recibida por el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis y la presidenta griega, Katerina Sakellaropoulou. Ayer lunes, la ministra española intentó rebajar las tensiones diplomáticas entre ambos gobiernos y anunció que Turquía está dispuesta a «pausar» durante un mes las exploraciones de gas natural en el Mediterráneo oriental para facilitar un entendimiento con Grecia. Choques sobre Santa Sofía Durante su visita en Turquía, la ministra de Asuntos Exteriores se manifestó sobre el cambio de estatus de la Gran Mezquita de Santa Sofía, lo que generó una fuerte controversia con su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, quien tuvo que intervenir para corregir sus palabras. González Laya dijo que para España «es importante que se mantenga el espíritu de este monumento que es una casa común para cristianos, católicos y musulmanes», dijo al tiempo que aseguró «nosotros creemos en el diálogo y dicho diálogo entre Turquía y la Unesco ayudará a preservar a Hagia Sophia». Sin embargo, su comentario despertó cierto resquemor en Cavusoglu, que aclaró seguidamente: «Si no le he entendido mal, ella dijo que prefiere mantenerla (refiriéndose a Santa Sofía) como una casa común. Por supuesto, si ella se refiere a una casa común para preservar Santa Sofía como un lugar que es patrimonio cultural de la humanidad con todas sus características y que está abierto a todos. Esto está bien», y continuó «pero si ella se refiere a que Santa Sofía, que fue convertida en una gran mezquita, permanecerá como un lugar donde otras creencias también puedan rezar, no estamos de acuerdo con eso».
25-07-2020 | Fuente: abc.es
Rusia reanuda el 1 de agosto los vuelos internacionales
El primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, ha anunciado que su país reanudará las conexiones internacionales a partir del próximo 1 de agosto, por primera vez después de que suprimiese los vuelos el pasado 27 de marzo a causa de la pandemia de Covid-19. Sin embargo, los únicos tres países con los que Rusia se propone restablecer el tráfico aéreo, por ahora, son Reino Unido, Tanzania y Turquía, aseguró la viceprimera ministra, Tatiana Gólikova, responsable en el Ejecutivo ruso de la gestión de la actual crisis sanitaria. El ministro de Transporte, Evgueni Ditrij, por su parte, declaró que hay intención de ampliar lo antes posible la lista de países con los que Rusia restablecerá los vuelos y, con tal objetivo, explicó «se están llevando a cabo negociaciones con unos 30 estados más». Así las cosas, los tres primeros países con los que Rusia ha abierto su frontera son Reino Unido, Tanzania y Turquía, cuyos ciudadanos podrán ya solicitar los correspondientes visados, trámites que Moscú suspendió en marzo. De momento, los vuelos desde Rusia serán realizados solamente desde los aeropuertos de Moscú, San Petersburgo y Rostov del Don y lo harán con destino a Londres, Ankara, Estambul y Zanzíbar. No obstante, los rusos que aprovechen el levantamiento de restricciones para viajar al Reino Unido se encontrarán con que tendrán que observar allí una cuarentena de 14 días nada más llegar. Por eso, es poco probable que los vuelos vayan repletos. No así en relación con Turquía, a donde las agencias de viajes rusas venden ya billetes y paquetes turísticos con enorme demanda, y a Tanzania, un país al que también se suelen desplazar los rusos por razones de ocio, pero no de forma masiva como a Turquía, Egipto, Túnez, España, Grecia Italia o Chipre. Sin embargo, este año el país africano, concretamente el archipiélago de Zanzíbar, podría convertirse definitivamente en uno de los destinos estrella para el turista ruso. Gólikova reiteró que el criterio epidemiológico para que Rusia abra su frontera deberá ser que el país en cuestión tenga una incidencia de propagación de la Covid-19 de no más de 40 contagios por cada 100.000 habitantes durante los últimos 14 días. Para entrar en Rusia, los extranjeros deberán presentar además un certificado de haber dado negativo en un test de coronavirus efectuado no antes de las últimas 72 horas. Otro criterio importante, según subrayan las autoridades rusas, es la «reciprocidad». Aunque un país reúna los requisitos necesarios desde el punto de vista sanitario, sus nacionales no tendrán acceso a Rusia si la apertura de fronteras no se efectúa en las dos direcciones. . Ello hace suponer que, si no hay muchos más países en la lista de reanudación de vuelos del 1 agosto, es porque no se está dando tal reciprocidad, ya que la situación sanitaria en un gran número de ellos es satisfactoria. Preguntada durante una comparecencia ante la prensa sobre por qué precisamente Tanzania es uno de los tres destinos abiertos a los rusos, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova respondió que «es un destino muy popular». Choca, sin embargo, el hecho de que en esa primera lista no haya ningún país de la antigua Unión Soviética, con varios de ellos, Moscú mantiene estrechas relaciones.
25-07-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan «reconquista» Santa Sofía y se burla de Occidente
Recep Tayyip Erdogan cumplió «un sueño de juventud» y rezó en la primera fila de la reconvertida Gran Mezquita de Santa Sofía. Dos semanas después de firmar el decreto para que el templo pasara de museo a mezquita, el presidente encabezó una oración multitudinaria repleta de símbolos y gestos que evocaron a 1453, cuando el Sultán Mehmed II conquistó la entonces Constantinopla y con ella el que había sido mayor templo de la cristiandad durante casi un siglo. «Santa Sofía estará al servicio de todos los musulmanes como mezquita y de toda la humanidad como patrimonio cultural», declaró el mandatario islamista frente a la tumba de Mehmed «el conquistador», que visitó nada más terminar un rezo en el que él mismo recitó en público varios versos del Corán. Erdogan y un grupo numeroso de invitados estuvieron en el interior de una Santa Sofía cubierta con una alfombra verde de lana de 2.000 metros cuadros para no dañar el suelo y con los mosaicos bizantinos estratégicamente tapados con cortinas, para cumplir con los preceptos del islam. El imam encargado de dirigir la oración, Ali Erbas, presidente de la Dirección de Asuntos Religiosos, ascendió a un mimbar flanqueado por dos banderas verdes con una espada en su mano, símbolo de la conquista otomana. «El islam crece y los turcos están construyendo un nuevo futuro», señaló el religioso durante su intervención en esta jornada histórica que se retransmitió en directo por televisión. En las imágenes se veía a miles de personas en los alrededores del templo -350.000, según Erdogan-, muchos de ellos con camisetas y pins especiales diseñados para la ocasión con los rostros de Erdogan y Mehmed II. Este enorme templo nació como «Santa Sofía de Constantinopla», icono del Imperio Bizantino, y era sede del patriarca ortodoxo y lugar de coronaciones hasta la conquista otomana. Entonces se taparon los símbolos ortodoxos, se levantaron los minaretes y hasta 1935 fue mezquita. Ese año, Mustafá Kemal Ataturk, creador de la Turquía moderna, ordenó el final del culto y que pasara a ser un museo. Pero 86 años después Erdogan vuelve a variar su estatus. «Santa Sofía servía a Erdogan para lamentar las ?injusticias padecidas por los piadosos turcos?. A partir de ahora será una más de las 3.200 mezquitas de Estambul y sería una sorpresa ver más de cien personas rezando dentro de pocos meses», señaló en su cuenta de Twitter el analista Soner Cagaptay, autor de libros como «El imperio de Erdogan». En declaraciones al canal alemán DW, el Nobel de Literatura turco, Orhan Pamuk, calificó la reconversión de «mensaje populista que demuestra que Erdogan no respeta más el secularismo del fundador de la Turquía moderna, Mustafa Kemal Ataturk. Quieren enviar al exterior el mensaje de que no estamos contentos con Occidente y ese no es un mensaje que me gusta». El jefe de la oposición, Kemal Kilicdaroglu, del partido republicano CHP, no estuvo presente en el primer rezo no porque se opusiera a la reconversión, sino porque no veía necesario que la ceremonia tuviera que convertirse en un espectáculo mediático, según recogieron los medios locales. En la vecina Grecia comenzaron a oírse las campanas de muchas iglesias ortodoxas de todo el país a la hora en la que comenzaron los rezos, lamentando este hecho en un monumento que para los griegos sigue siendo un símbolo importante de Bizancio y de la religión cristiana: fundado y construido por emperadores bizantinos, un símbolo del cristianismo y de la identidad pluralista de la ciudad de Estambul, antigua capital del imperio bizantino. El Arzobispo de Atenas y Primado de la Iglesia Ortodoxa Griega encabezó una letanía en la Catedral de Atenas a la misma hora, y declaró que era un «día de luto y sufrimiento para toda la Ortodoxia, el Cristianismo y el Helenismo». La fecha coincidía con el aniversario de la restauración de la democracia en 1974 y el regreso del político Constanino Karamanlis tras la caída de la Junta de los Coroneles. El primer ministro Kiriakos Mitsotakis envió un mensaje a los millones de cristianos greco ortodoxos, insistiendo que el cambio de estatus de Santa Sofía no era «una muestra de poder, sino evidencia de debilidad».Y hasta el presidente Donald Trump expresó su preocupación al Arzobispo Greco Ortodoxo de América, Mons. Elpidoforos, sobre la protección de los derechos humanos y las libertades religiosas en Turquía. También el mundo cultural está sorprendido y hasta indignado: se considera que Turquía no cumple sus obligaciones con la UNESCO y «es un golpe indiscutible al patrimonio cultural de la humanidad», como afirma un comunicado del Ministro de Exteriores heleno, recordando la Convención de la Unesco de 1972. El comunicado griego también resalta que en un momento en el que se necesitan convergencias y pasos unificadores, «los movimientos que incitan a las divisiones religiosas y culturales y amplían las grietas en lugar de salvarlos, no contribuyen a la comprensión y al acercamiento de los pueblos». El cambio de uso del monumento, además de su simbolismo, representa importantes riesgos para la estructura del edificio así como la de los valiosos mosaicos y otras obras de arte de su interior, que se podrían ver dañadas o quizás sean tapadas en el próximo futuro. En la ceremonia de ayer se habían colocado nuevas alfombras con símbolos otomanes en el suelo y grandes cortinas escondían los frescos que representan a la Virgen y el Niño .
14-07-2020 | Fuente: abc.es
Las relaciones de Turquía con la UE toman un rumbo «peligroso»
De socio prioritario, candidato en puertas del ingreso en la Unión Europea, Turquía ha pasado a ser un país cuyo comportamiento «estresa continuamente nuestras relaciones», en palabras del Alto Representante para la política exterior europea, Josep Borrell. Los ministros europeos de Asuntos Exteriores se reunieron ayer en Bruselas, por primera vez de forma presencial desde el inicio de la pandemia, y aunque no entraron en discusiones concretas todavía, Grecia puso sobre la mesa la opción de diseñar sanciones contra Turquía para tratar de disuadir al régimen de Recep Tayyip Erdogan de seguir avanzando en esos puntos de fricción que la ministra española Arancha González Laya calificó como «peligrosos». En los últimos años, Turquía se ha distanciado de Europa y ha apagado sus ambiciones de llegar a ser miembro con la misma velocidad que algunos de los países de la UE le han dicho que tampoco están de acuerdo con esta perspectiva. El ministro luxemburgués, Jean Asselborn, que seguramente es el único de los ministros aún en ejercicio de los que participaron en la reunión de 2004 en la que se acordó conceder a Turquía el estatus de país candidato, cree que la situación ha cambiado radicalmente. «Hace 15 o 16 años -dijo al llegar ayer a Bruselas- tenía grandes esperanzas de que Turquía pudiera convertirse en un país europeo, un gran país musulmán, que promueva la democracia. Lamentablemente, tenemos que admitir que esto va en la dirección equivocada». Sobre todo después del misterioso golpe de Estado de julio de 2017, Erdogán ha emprendido una carrera hacia la radicalización político-religiosa y ha expandido claramente sus ambiciones de potencia regional desde Siria hasta Libia, muy cerca de los intereses europeos. Por un lado resultó el cancerbero ideal para socorrer a la UE en el peor momento de la crisis de los refugiados, pero por el otro planea llevar a cabo exploraciones y perforaciones en aguas chipriotas, donde Ankara no reconoce la soberanía de la isla. Por ello, el ministro griego de Exteriores, Nikos Dendias, dijo a su llegada al Consejo ayer que «tanto nosotros como Chipre pedimos a la UE que elabore una lista de sanciones lo bastante significativas para aplicarlas en caso de que Turquía viole los derechos soberanos de Grecia o de Chipre». Francia, que es el país con el que las tensiones han sido más significativas en las últimas semanas a causa de un grave incidente naval en el Mediterráneo, también pidió una «aclaración» sobre las relaciones con Turquía. Enfriar la situación La UE ha dejado claro en varias declaraciones formales del Consejo Europeo que los planes de Turquía «vulneran los derechos soberanos de terceros estados, no se ajusta al Derecho del Mar y no puede tener efecto jurídico alguno». Por ahora Borrell ha tratado de enfriar un poco la situación, al recordar que «las sanciones son un instrumento, no una política», aunque sin descartar nada: «El Consejo debe prepararse para ver qué medidas podrían tomarse». La lista de los asuntos que enturbian las relaciones de la UE con Turquía es larga: desde su intervención en Siria en contra de la coalición internacional de la que forman parte varios países europeos o su entrada en la guerra de Libia violando el embargo de armas decretado por la ONU, pasando por las perforaciones en aguas chipriotas. Sin embargo, la reciente decisión de volver a convertir en una mezquita abierta al culto la vieja basílica bizantina de Santa Sofía ha sido interpretada por Grecia como una provocación, mientras que la ministra española cree que Ankara debería «reconsiderarla». Para Luxemburgo, constituye una declaración «con la que Turquía ha borrado de alguna manera su acercamiento a la Unión Europea». Para desgracia de los dirigentes europeos, Turquía cuenta con un instrumento esencial para hacer presión y que es mucho más fácil de aplicar y más efectivo que cualquier sanción: cumplir su amenaza de abrir la frontera a todos los candidatos a la emigración ilegal, refugiados o no, para que intenten llegar a territorio griego o búlgaro. Borrell había estado hace una semana en Ankara, pero sus conversaciones con el canciller turco, Mevlüt Cavusoglu, fueron muy complicadas. Este le amenazó abiertamente con la posibilidad de dejar de contener a los emigrantes, si la UE opta por una actitud incómoda hacia sus intereses. La visita no sirvió en ningún caso para mejorar las cosas, sino para encuadrar la gravedad de las tensiones que se están gestando.
14-07-2020 | Fuente: abc.es
Crisis migratoria en Grecia: miles de refugiados legales se verán en la calle, sin vivienda ni trabajo
«Las autoridades griegas están consiguiendo que mucha menos gente llegue al país. Ha sido gracias a que el funcionamiento del Servicio de Asilo es mucho más rápido y a que se patrulla constantemente las fronteras marítimas y terrestres. Ahora lo que no se sabe es qué pasará con los refugiados legales, ya con derecho de asilo, porque no hay nuevos programas para ayudar a su integración en la sociedad». Lo dice un joven que quiere permanecer en el anonimato y que ve cómo su organismo, trabajando con programas financiados por la Unión Europea, tiene que desalojar a centenares de familias, muchas vulnerables y con niños pequeños. Dejan los pisos en los que residían desde hace meses y algunos desde hace años: «Las familias afganas que alojábamos y que tuvieron que abandonar los pisos se fueron a la Plaza Victoria, en el centro de Atenas. Acamparon varios días y noches ahí, pero la policía se los llevó a un campamento a una hora de la capital, a Sjistós. Ahí estarán temporalmente en contenedores otra vez. Eso sí, tendrán comida y atención médica, pero un futuro incierto». 11.000, a la calle La verdad es que el Ministerio anunció hace semanas que se desalojarián próximamente a 11.000 personas para que haya sitio para los que vienen de las islas cercanas a Turquía, pero el proceso avanza lentamente, ya que nadie quiere dejar su contenedor o su piso. Son en su mayoría afganos y sirios. «No tenemos dénde ir, ni dinero para pagar al traficante», comenta a ABC sin esconderse el joven afgano Maiwan, de 14 años. Está con su madre y sus tres hermanos, pero como uno de ellos está muy enfermo, las autoridades les han instalado en un piso. Y se pasea por la plaza para ver si han llegado familiares y amigos de Moria, donde estuvieron viviendo muchos meses. Aún no sabe si seguirán recibiendo dinero, porque el Ministerio también ha dicho que una vez que son refugiados, ya no tendrán la denominada «cashcard», que daba al mes a su madre unos 500 euros. Aunque muchos organismos humanitarios como Médicos Sin Frontera denuncian la situación, ahora mismo ya no hay refugiados durmiendo en los parques. La última redada oficial de la policía tuvo lugar en la tarde del 4 de julio, con el propio ministro de Migración y Asilo, Notis Mitarakis, presente. Ese día, declaró que «todos los refugiados que se encontraban en la Plaza Victoria tienen ahora alojamiento temporal, gracias a las acciones de la policía griega y del Servicio de Primera Acogida del Ministerio». Y denunció también la actitud de personas «solidarias» que «llegaron ahora para explotar el dolor humano y crear impresiones». Una indirecta destinada a los jóvenes, la mayoría de las juventudes de SYRIZA (casi todos los voluntarios extranjeros abandonaron el país días antes del lockdown de Marzo debido al coronavirus) que les daban víveres y animaban a que siguieran ahí para conseguir una solución. Esa noche acabaron peleando con la policía y 20 de estos manifestantes solidarios resultaron detenidos. Los refugiados fueron llevados ese día a los campamentos de Sjistós y de Skaramangá, de los que no podrán salir por el momento salvo en caso de urgencia, por los protocolos sanitarios. La policía griega sigue vigilando en muchas plazas de barrios céntricos atenienses, para que no acampe nadie. Y hay siempre un autobús esperando en la esquina para llevar a estas personas, todas ellas ya con documentos que acreditan que son refugiados, ya que obtuvieron asilo político, a uno de los campamentos. Datos positivos El Ministerio de Migración y Asilo ha dado a conocer el 7 de junio las nuevas estadísticas: en los seis primeros meses de este año llegaron un 50% menos de inmigrantes que el año pasado en el mismo periodo. Y más concretamente, entre abril y junio, la reducción fue del 92% comparado con esos meses en 2019. Asimismo, las decisiones en primera instancia sobre solicitudes de asilo fueron mucho mas rápidas (88%) entre enero y junio de este año: 46.554 comparadas con 24.701 el mismo periodo del año pasado.Mas de 17.000 personas han sido trasladadas de las islas del Egeo al resto del país (mejorando la situación en campamentos como el de Moria en Lesbos) y varios países europeos han acogido ya a menores no acompañados para su reubicación, asi como casos de niños muy enfermos con su familiares mas cercanos. En este momento, hay 92 centros de acogida y campamentos en toda Grecia, incluyendo 7.000 personas vulnerables que se encuentran confinadas en hoteles, un programa de la UE a través del Organismo Internacional de Migración. Pero ha quedado claro que el objetivo es que termine el proceso de cada solicitud de asilo en 3 meses, que habrá deportaciones (voluntarias o no, lo que supondrá regresar a gente a Turquía o a su país de origen) y que cerrarán 60 centros de acogida de los 92 existentes antes de final de año.Los que se mantendrán se convertirán en centros «cerrados», con vallas de seguridad y controles. Asimismo, salvo casos aislados de inmigrantes que dieron positivo en controles efectuados por las autoridades, los residentes de los Centros de Recepción y de los campamentos en toda Grecia siguen confinados: se controla sus salidas (las mínimas y sólo por razón grave), tienen mejor atención médica y ? no circulan por los pueblos y las ciudades cercanas. Una medida temporal que se renueva con regularidad desde el mes de marzo.
14-07-2020 | Fuente: abc.es
China releva a Rusia en la «II Guerra Fría»
Reventado por el coronavirus, el mundo globalizado no solo se ha detenido, sino que se está «desacoplando» en dos bloques enfrentados. En esta «II Guerra Fría», China ha relevado a la extinta Unión Soviética en su pugna con Estados Unidos por la hegemonía del planeta. Pero su rivalidad no es, al menos de momento, militar ni ideológica, sino comercial, tecnológica y geoestratégica para controlar la influencia sobre la comunidad internacional y los recursos del mañana. Al fin y al cabo, no es más que la historia del mundo contada desde Grecia por Tucídides, en la que una superpotencia hegemónica arrastrada por el declive de Occidente, como EE.UU., se enfrenta a otra emergente aupada por el auge de Oriente, como es China. Plantándole cara como nunca nadie lo había hecho, Trump lanzó hace dos años una «guerra comercial» que pretendía frenar el ascenso de Pekín y, de paso, reequilibrar la ventajosa postura que había adquirido durante las últimas décadas gracias a su «capitalismo de Estado» y a sus compromisos incumplidos de apertura económica al exterior. Mientras se iban alcanzando acuerdos sobre los aranceles que ambos países se cruzaron, que dañaban la economía global, la disputa derivó hacia la tecnología por el internet 5G del gigante chino Huawei. Las sospechas de la Casa Blanca sobre esta compañía, fundada por el militar retirado Ren Zhengfei, desataron un duro enfrentamiento que se convirtió en una cuestión personal cuando su hija y «heredera», Meng Wanzhou, fue detenida el año pasado en Canadá por una orden de extradición de EE.UU., que la busca por, presuntamente, haber violado las sanciones contra el programa nuclear de Irán. Acusando a Huawei de estar al servicio del régimen chino, algo que la empresa niega categóricamente, Washington ha conseguido que algunos países occidentales veten a la compañía y limiten su papel para no depender de ella. Y, en medio de todo esto, ha estallado la peor pandemia en un siglo, de la que EE.UU. responsabiliza a China.
11-07-2020 | Fuente: as.com
El Panathinaikos, posible destino para el madridista Laprovittola
Se busca una salida para Nico Laprovittola y Grecia podría ser una de ellas. El base argentino tiene contrato pero no hueco en el club blanco.