Infortelecom

Noticias de gobierno

26-09-2020 | Fuente: marca.com
El Gobierno se prepara para tomar el control de Madrid
  Leer
26-09-2020 | Fuente: abc.es
El asesinato de una mujer por un soldado aumenta la tensión social en Colombia
Todos tratan de explicar qué es lo que está sucediendo en Colombia, pero aún sigue siendo inexplicable. Tan inexplicable como lo que sucedió el jueves en la mañana cuando una pareja y dos acompañantes viajaban por una zona del departamento del Cauca, en la vía que va de Miranda a Corinto, con el fin de comprar repuestos para un automóvil. En la zona de Guatemala, un grupo de soldados sale de entre la maleza, uno de ellos dispara su fusil y mata a Juliana Giraldo, de 38 años. El país se entera pues su compañero Francisco Larrañaga, móvil en mano y grabando para dejar constancia y pedir ayuda, grita desesperado que alguien haga algo pues un soldado disparó y mató a su mujer. En la imagen se ve un grupo de ellos, señala a quien la mató, un compañero de armas se interpone; otro acompañante se baja del auto y cuenta lo que sucede cuando llegan los periodistas y las autoridades; muestra que una bala le pasó rozando y le quemó la piel. El hecho se riega como pólvora y promete encender nuevamente el ambiente tenso que se vive en el país. Veinticuatro horas después ya hay tres versiones diferentes sobre lo que sucedió y un solo hecho, verdadero: las fuerzas armadas colombianas tienen un problema en la capacidad de valorar y reaccionar frente a diversos hechos, o una seria dificultad para calibrar la realidad y actuar en concordancia, ante todo protegiendo la vida de los ciudadanos. Todo esto sucede justamente el día en el que los colombianos, atentos a una sentencia de la Corte Suprema de Justicia ante una tutela interpuesta en abril de este año por los excesos de la fuerza pública en las manifestaciones del paro nacional de noviembre de 2019, le pide al Gobierno suspender el uso de las escopetas calibre 12 por la cual entonces murió el estudiante Dilan Cruz y revisar los protocolos del uso de la fuerza en las marchas de protesta. Pero, además, que pida perdón públicamente, para lo cual le da 48 horas, que se cumplían el jueves. Sin embargo, el Gobierno del presidente Iván Duque ?él mismo en declaraciones a medios? cuestiona la sentencia y el mismo miércoles anuncia que pedirá la revisión a la Corte Constitucional bajo el argumento de que dos de los magistrados de la Suprema se abstuvieron y eso le permite suspender el cumplimiento de lo ordenado mientras la Corte Constitucional revisa el fallo. Y empieza nuevamente la batalla política y jurídica: el gobierno a sacarle el cuerpo al fallo, en realidad a pedir perdón por los sucesos de noviembre pues las calibre 12 están suspendidas, y sus contradictores, juristas y diversas fuerzas políticas a exigirle que cumpla. El procurador aclara que no pedir perdón será desacato, con sus consecuencias judiciales, además de enviar el mensaje de que el Ejecutivo no cumple la ley o decide a su gusto qué sentencias considera válidas y cuáles desacata. Las disculpas Los colombianos una vez más quedan en pie de sentencia, agotados y temerosos con tantos casos de excesos de las fuerzas armadas y respuestas tan sorprendentes como la del ministro Trujillo, quien para no caer en desacato el jueves, en medio del escándalo por la muerte de Juliana, salió públicamente y dijo, palabras más o menos, que las disculpas pedidas unas semanas antes por los sucesos del 9 y 10 de septiembre en el que murieron 13 personas, además de Javier Ordóñez ?cuyo asesinato desató las protestas, el vandalismo y las acciones sin control de la policía- valen para el caso de noviembre de 2019, como si fuera un formato general o cheque en blanco de disculpas por los excesos o cualquier violación a los derechos humanos por parte de la policía, el ejército o la rama de fuerza pública que sea. Los partidos políticos alineados con el gobierno dieron por cumplido el fallo de la Corte con ese argumento de Trujillo, mientras respetados juristas y exmagistrados, expertos en derechos humanos, académicos y fuerzas políticas contrarias argumentaron que le sacó el cuerpo y no cumplió específicamente lo que dicta la sentencia. En medio, la crisis y pregunta que no se resuelve: ¿qué va a hacer el ministerio de Defensa para revisar a fondo y pronto los protocolos, entrenamientos lineamientos de la fuerza pública? ¿Cómo garantiza a los colombianos que se prestan a marchar en nuevas protestas, que la policía o los escuadrones antidisturbios no causarán nuevas muertes y cuidarán los derechos constitucionales y humanos? ¿El presidente Iván Duque, ante los repetidos casos, debería sacar al ministro, desgastado y cuestionado, antes del debate de control político que tiene el próximo 29 de septiembre en el Congreso? ¿Por qué tanta dificultad para aceptar la revisión a las fuerzas de seguridad? Mientras tanto, los familiares del soldado involucrado en la muerte de Juliana y la familia de ella se reunieron en un acto de perdón y solidaridad. Otros, en cambio, prefirieron echarle más leña al fuego. El expresidente Uribe, desde su detención domiciliaria, trinó que el caso es culpa del expresidente Juan Manuel Santos pues durante su mandato las fuerzas armadas perdieron la moral y así la «inseguridad psicológica en muchos soldados y policías conduce a errores fatales». Por su parte, y para desconcierto de los colombianos, el Ministerio de Defensa escribió en su cuenta de Twitter: «¡Gloria al soldado! #FeizViernes».
26-09-2020 | Fuente: elmundo.es
Pablo Casado exige el "cese inmediato" de Alberto Garzón y la reprobación de Pablo Iglesias por sus ataques al Rey
El líder de la oposición acusa al Gobierno de estar provocando una "terrible erosión de las instituciones democráticas" al fomentar "fracturas, divisiones y radicalismos" desde el Ejecutivo 
26-09-2020 | Fuente: abc.es
Dimite el primer ministro del Líbano ante la incapacidad de formar gobierno
Las autoridades libanesas prometieron ofrecer los resultados de la investigación sobre la brutal explosión del puerto de Beirut que mató a 191 personas y arrasó media ciudad en un plazo cinco días, pero más de mes y medio después no lo han hecho. El 1 de septiembre, prometieron al presidente francés, Emmanuel Macron, que formarían un nuevo gobierno en 15 días, y no solo no la han cumplido sino que la persona designada para esa misión ha presentado su dimisión debido a las fuertes diferentes sectarias. En medio de esta mentira perpetua, Líbano está sumido en una multicrisis política y económica y sufre el azote de la pandemia del coronavirus. La gran tragedia para los civiles es que de la formación de Gobierno depende que el país pueda recibir la ayuda externa prometida por distintos países. «Pido disculpas de no poder seguir con la tarea de formar gobierno», declaró Mustafá Adib durante un discurso televisado en el que confesó que «cuando los esfuerzos para formar gobierno llegaban a su final, vi claramente que ya no existía consenso y que un equipo con los criterios que he fijado ya estaba condenado al fracaso». Tras 26 días de intensas negociaciones, Adib, el exembajador libanés en Alemania, un desconocido para la mayoría hasta que el Parlamento le ofreció su apoyo, arrojó la toalla y renunció a su tarea, pero pidió a los responsables políticos que se mantengan fieles a la iniciativa impulsada por Francia porque «manifiesta la intención sincera del Estado francés amigo y del presidente Macron en persona de apoyar a Líbano». Lucha por la economía El presidente Michel Aoun «aceptó» la decisión de Adib y adelantó que «tomará las medidas apropiadas conforme a las exigencias de la Constitución», sin aportar más detalles. El ministerio de Economía, clave en la actual situación del país, ha sido el detonante de esta crisis según la prensa libanesa. Los problemas en las negociaciones con los distintos partidos empezaron tras la decisión de Donald Trump de sancionar a dos exministros libaneses por su vinculación con Hizbolá. El partido milicia chií y su formación aliada y también chií, Amal, exigieron que la cartera de finanzas fuera para uno de los suyos, a lo que se opusieron entre otros el exprimer ministro y líder de los suníes, Saad Hariri. Adib intentó salvar este bloqueo proponiendo que Economía, Defensa, Interior y Exteriores fuesen ministerios rotatorios, pero su propuesta no tuvo éxito. Nacido en Trípoli hace 48 años, doctor en Derecho y Ciencias Políticas, Adib aterrizó a mediados de agosto en un país en estado de shock donde las calles exigían a gritos cambios radicales y donde se tomaron a broma su designación. Recogió el testigo de Hasan Diab, quien presentó la dimisión tras la explosión y sus primeras palabras fueron: «no hay tiempo para palabras, promesas o deseos. Es hora de trabajar con toda la fuerza posible y la cooperación de todos para recuperar la esperanza de nuestro pueblo en un futuro mejor». Menos de un mes después sale por la puerta de atrás, incapaz de superar las grietas sectarias que recorren un país ingobernable.
26-09-2020 | Fuente: as.com
Reaparece un periodista de Wuhan tras seis meses en paradero desconocido
Chen Qiushi lleva desaparecido desde el pasado 6 de febrero y un amigo informa de que sigue ?se encuentra bien? y ?bajo la supervisión del Gobierno?.
26-09-2020 | Fuente: abc.es
La represión china en Xinjiang daña y destruye 16.000 mezquitas
La represión del régimen chino contra los uigures musulmanes de Xinjiang no se ciñe solo a su confinamiento en campos de reeducación, sino que va más allá buscando la erradicación de su cultura y hasta de su religión. En 2017, cuando empezó el internamiento de hasta un millón de uigures en dichos campos sin haber cometido delito alguno, las autoridades abrieron otro frente para aplastar la amenaza yihadista: destruir las mezquitas. Justo un día después de revelar con fotos por satélite que en Xinjiang hay 380 centros de detención y reeducación, el Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI) denuncia que 8 .500 mezquitas han sido destruidas completamente y otras 7.500 dañadas. Para llegar a este cálculo, el estudio también se ha basado en imágenes satelitales, testimonios de lugareños y noticias de la Prensa extranjera. «Ahora mismo hay menos mezquitas en Xinjiang que en cualquier momento después de la Revolución Cultural (1966-76), y creemos que la mayoría de las que permanecen ya no están abiertas para el rezo, pero no podemos cuantificarlas desde el espacio», critica el investigador jefe del informe, Nathan Ruser. Además de la pérdida de mezquitas, que suponen la mitad de las que había en 1955, ASPI calcula que casi un millar de monumentos islámicos de Xinjiang han sido desmantelados o reducidos a ruinas. El año pasado, otra investigación periodística de la agencia France Presse descubrió que decenas de cementerios habían sido arrasados, dejando al descubierto restos humanos fuera de las tumbas. Ahora, Ruser eleva la cifra de cementerios destrozados o profanados a 400 solo en la prefectura de Aksu. Tal y como muestran las imágenes, muchos de los lugares arrasados han quedado desiertos porque todavía no se ha construido sobre ellos. Alertando sobre la eliminación del patrimonio cultural islámico en Xinjiang, el informe critica el empequeñecimiento de la Gran Mezquita de Kargilik, que data del año 1500 y ha visto su fachada «jibarizada» hasta un cuarto. De igual modo, otros santuarios y lugares históricos para los musulmanes han «desaparecido» o no son ya más que un puñado de piedras. Esterilizaciones Junto al confinamiento de un millón de personas en campos de reeducación y las esterilizaciones forzosas de mujeres uigures, el autoritario régimen de Pekín usa esta erradicación cultural para que no se repitan los atentados y revueltas independentistas que se han cobrado cientos de vidas en los últimos años. En nombre de la seguridad y estabilidad de Xinjiang, el portavoz de Exteriores chino, Wang Wenbin, insiste en que la región goza de libertad religiosa y asegura que hay 24.000 mezquitas, «más que en muchos países musulmanes», según informa AFP. Además, tilda de «cuestionable» el informe de ASPI porque pertenece al Gobierno australiano, enfrentado a China por el coronavirus.
26-09-2020 | Fuente: abc.es
El ataque yihadista de París recuerda los peores días de «Charlie Hebdo»
Entre las 11.30 y las 11.45 del viernes, un hombre joven, de 18 años, de nacionalidad u origen pakistaní, irrumpió en la entrada del edificio donde estuvo, en otro tiempo, el semanario satírico «Charlie Hebdo», en la calle Nicolas Appert del distrito XI de París, y atacó con un cuchillo de grandes dimensiones a un hombre y una mujer que fumaban durante una pausa laboral, hiriéndolos gravemente, para huir dando alaridos, ensangrentado. Paul Moreira, periodista, fundador de la productora audiovisual «Premières Lignes», donde trabajaban las víctimas, relató el intento de matanza de ayer: «Todo ocurrió muy rápido. El criminal llegó a la puerta del edificio, donde la gente hacía una pausa para fumar un cigarrillo y se lanzó contra ellos con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones, o una tajadera, como las que se usan para cortar carne. Tras la fechoría huyó, corriendo, hacia el metro más próximo a la plaza de la Bastilla». Según un testigo, que prefiere guardar el anonimato, siguieron minutos de angustia: «Mucha gente escuchó los alaridos de las víctimas. Algunos salieron a la calle, con barras de hierro, en algunos casos, para correr del agresor?». Los servicios de seguridad del Estado fueron alertados y reaccionarios con mucha celeridad. Poco después de cometerse el intento de asesinato, Jean Castex, primer ministro, dio la primera noticia: «Un ataque al arma blanca se ha cometido en las inmediaciones de los antiguos locales de la redacción del semanario satírico ?Charlie Hebdo?. El asesino había «perdido» el cuchillo de cocina o tajadera con la que intentó perpetrar una matanza. Acorralado, en la estación de metro Richard Lenoir, llegó hasta la escalinata de entrada de la Ópera de la Bastilla, donde fue detenido sin aparente dificultad. Las primeras fotos de la detención muestran a un joven con ropas manchadas de sangre mirando al cielo con aire de loco. Célula de crisis Castex y Gérald Darmanin, ministro del Interior, crearon con gran rapidez una célula de crisis. Los colegios y guarderías del distrito XI (bastante multicultural) fueron cerradas hasta primera hora de la tarde. Un segundo sospechoso fue detenido, sin que estuviese clara su relación con el autor del intento de matanza, un joven «paki» con antecedentes relativamente «menores»: robos, uso de armas, sin antecedentes yihadistas conocidos. A primera hora de la tarde, el fiscal jefe de la Fiscalía nacional antiterrorista (FNA), Jean-François Ricard, hizo este primer balance provisional del intento de matanza: «La Fiscalía antiterrorista asume este caso por razones evidentes? a juzgar por el lugar donde se realizó el ataque, en el mismo inmueble donde estuvo, en su día, la redacción del semanario «Charlie Hebdo», cuando prosigue el proceso de los cómplices de la matanza del 2015. Había una voluntad manifiesta de asesinar, atentar contra la vida de personas inocentes. Los interrogatorios del joven detenido y las investigaciones de la policía permitirían esclarecer y juzgar con severidad los hechos». El hombre y la mujer heridos de extrema gravedad no corrían peligro de muerte, según los portavoces oficiales del Gobierno. Pero la agresión con arma blanca causó la más viva y angustiosa emoción, con reacciones unánimes de condena y unidad nacional, entre toda la clase política. Desde hace días, expertos habían alertado de los riesgos de ataques islamistas, yihadistas o sencillamente criminales. Horas antes del ataque de ayer, dos grandes especialistas, Jean-Charles Brisard y Thibault de Montbrial, habían publicado una tribuna informativa alertando al Gobierno y la opinión pública riesgo creciente de nuevas amenazas terroristas islámicas.
25-09-2020 | Fuente: abc.es
Borrell asegura que la UE no negocia con Maduro y que está «lejos» de enviar observadores
El Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, respondió hoy a las críticas del Partido Popular Europeo (PPE), tras desvelar ABC que Borrell había mandado una misión a Caracas para negociar con Maduro el aplazamiento de las elecciones previstas para el mes de diciembre. El exministro aseguró, según recoge Ep, que no va a «negociar, ni mediar» con el presidente venezolano y que está «lejos» de poder enviar una misión de observación electoral a Venezuela. Tras las críticas recibidas del PPE, que en una carta alertó de que la misión enviada por la UE a Venezuela era un «error estratégico» que «blanqueaba un régimen tiránico», el jefe de la diplomacia comunitaria contestó que la UE considera la opción de contactar con el «régimen» de Maduro con el objetivo de aliviar la crisis en el país. Y señaló que la misión diplomática enviada a Venezuela estos días es para «dejar claro lo que la UE puede y no puede hacer para mejorar las condiciones electorales». «Incluso si no le reconocemos como presidente legítimo, esto puede ayudar a mejorar las condiciones democráticas en las que se produzcan las elecciones y puede poner la primera piedra para una transición democrática en el país», ha defendido Borrell en una misiva a la que ha tenido acceso Europa Press, subrayando que la UE tiene que mantener el diálogo con todas los actores relevantes en Venezuela. Ni negociar, ni mediar Eso sí, Borrell ha señalado que la misión diplomática desplegada estos días «no se encuentra en Venezuela para negociar, ni mucho menos mediar». Según ha explicado, ha enviado a los diplomáticos españoles Enrique Mora y Javier Niño Pérez para «dejar claro lo que la UE puede y no puede hacer para mejorar las condiciones electorales». El Alto Representante ha insistido en que solo una solución pacífica permitirá a los venezolanos superar su crisis y por ello la diplomacia debe promover el diálogo. «Eso es lo que hace la misión del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE)», ha resumido. Y acaba la carta con un mensaje de tranquilidad para los eurodiputados 'populares', después de que varios expresaran su alarma por las implicaciones del viaje. «No se tienen que preocupar, una misión de observación electoral solo se desplegará si se dan las condiciones necesarias. No podrá ser de otra forma», ha explicado. «Antes de aprobarla se tiene que mandar una misión oficial exploratoria que determine si se producen dichas condiciones. Estamos lejos de eso ahora mismo», ha zanjado Borrell. Sobre el apoyo con el que cuenta para mandar la misión diplomática, Borrell ha insitido en que recibió el respaldo político «claro y unido» de los ministros de Exteriores de la UE en el Consejo de Asuntos Exteriores y del Grupo Internacional de Contacto para proceder con esta gestión. «A la vista de ello decidí mandar una misión pequeña de funcionarios del SEAE a Caracas en mi competencia como Alto Representante para Política Exterior», ha asegurado, añadiendo que el viaje no es «secreto» ni algo «extraordinario». «Es una práctica diplomática común. En 2019 solo se enviaron tres misiones del Grupo de Contacto en distintos formatos y con el mismo objetivo», ha recordado, para asegurar que el Gobierno noruego envió una misión durante este verano para desencallar la crisis política. «Una ventana de oportunidad» El Alto Representante viene defendiendo que existe una «ventana de oportunidad» en Venezuela tras las gestiones del opositor Henrique Capriles con el Gobierno. Sus negociaciones permitieron la excarcelación de presos políticos y promovió el retraso de los comicios, lo que permitiría que la UE pueda enviar observadores electorales por primera vez en 14 años. En Bruselas entienden que si las elecciones legislativas fueran el 6 de diciembre carecerían de legitimidad, por lo que solo ahondarían la brecha de Venezuela con la comunidad internacional. Además, la diplomacia de la UE defiende que la mediación europea en Venezuela surgió a petición del líder opositor Juan Guaidó y es fruto del compromiso de Borrell de hacer suyas las exigencias de los partidos opositores venezolanos para las elecciones. Pero esta misión, en concreto, busca dar continuidad al trabajo de Capriles, único opositor que tiene contacto directo con el Ejecutivo de Maduro.
25-09-2020 | Fuente: abc.es
Donald Trump acudió ayer a la «Pequeña Venezuela» a pedir personalmente el voto para poder ganar de nuevo el estado de Florida y, de ese modo, la presidencia. Reunido con votantes latinos, el presidente hizo una advertencia que suscitó aplausos extáticos de sus partidarios: «Nosotros podríamos convertirnos en Venezuela, mirad cómo estaba Venezuela hace 20 años, tenía un futuro tremendo, y entonces cambió de ideología y hoy por hoy tenemos que mandarles agua, comida y medicinas, porque no tienen, y eso que tienen crudo, pero han fracasado, el país es un desastre absoluto, y todo por la ideología, algo que podría pasar aquí, podríamos acabar siendo Venezuela pero con anabolizantes». No es que Trump esté en campaña para ganar todo el voto latino. Le basta con movilizar a las personas de ascendencia cubana y venezolana en el sur de Florida, para reeditar una victoria como la de 2016, que fue ajustada pero suficiente. Entonces, el presidente logró en el estado 4.617.886 votos, frente a los 4.504.975 de la demócrata Hillary Clinton. Florida cuenta con 29 de los 538 votos del colegio electoral. Se necesitan al menos 270 para ganar. Encuestas ajustadas Las últimas encuestas llevan semanas vaticinando un empate en Florida, aunque una de las más recientes, de la cadena Abc y el diario The Washington Post sitúa a Trump cuatro puntos por encima de Biden, ya superando el margen de error. El presidente es consciente de la importancia del estado, y está convencido de que puede ganar en él, de ahí que haya estado allí doce veces en este año. Fuera de la capital y el estado vecino de Virginia, Florida es el lugar al que más ha viajado en 2020. En su discurso de ayer, el presidente puso de relieve el contraste entre sus políticas y las del anterior gobierno, del que Biden era vicepresidente. Sobre todo, Trump sacó a colación un encuentro de 2015, breve, entre Biden y Nicolás Maduro durante una toma de posesión de Dilma Rousseff en Brasilia. «Cuando era vicepresidente se vio con el dictador venezolano Maduro y se deshizo en halagos hacia él», dijo el presidente ayer, provocando abucheos contra el demócrata entre el público. Biden ha dicho en varias ocasiones que en aquella breve conversación se enfrentó a Maduro, aunque las imágenes de entonces los muestran a ambos sonrientes en un ambiente cordial. Varios testigos han dicho después que Biden alabó la frondosa cabellera del dictador venezolano. En 2015, Joe Biden y Nicolás Maduro se encontraron en Brasilia, durante la toma de posesión de Dilma RousseffEn vísperas de la visita de ayer, el equipo de Trump lanzó una campaña en redes sociales bajo el lema «Joe Biden es una marioneta de los castrochavistas que controlan su partido». La estrategia, que el presidente siguió con diligencia en su discurso de ayer, es presentar a Biden como un candidato a merced del ala izquierda de su partido, encarnada por el senador Bernie Sanders y la diputada Alexandria Ocasio-Cortez, a los que la campaña de Trump tildó ayer en un correo de «neomarxistas». «Biden se ha comprometido a ser uno de los presidentes más progresistas de la historia de EE.UU. Los hispanos saben exactamente lo que significa progresista, y no queremos esa ideología basura aquí en EE.UU.», dijo la campaña en un correo electrónico. Uno de los mayores lastres para los demócratas en Florida es el acuerdo de Obama con la dictadura cubana, que llevó al restablecimiento de relaciones diplomáticas. El propio Biden llegó a visitar La Habana en 2015 para inaugurar la nueva embajada. Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha vuelto a imponer sanciones de la ley del embargo e incluso a autorizado que entre en vigor la parte de esa norma que permite denunciar en juzgados de EE.UU. a empresas extranjeras que se lucren explotando bienes confiscados durante la revolución comunista en la isla. Los republicanos se opusieron a aquel acuerdo, y hoy controlan tanto el gobierno del estado como los dos escaños de este en el Senado federal. Candidato católico El candidato demócrata, sabedor de ese handicap, ha tratado de cortejar el voto cubano y venezolano, aunque de momento no ha tenido ningún gran acto ese campaña en el sur de la Florida. Sí compartió Biden un mensaje el jueves en la red social Twitter más en la línea de los de Trump, con un guiño a los católicos, de los que él es parte: «En el Día de la Virgen de las Mercedes, acompaño en solidaridad a todos los defensores de derechos humanos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, y rezo por la liberación de todos los presos políticos». Son Cuba, Nicaragua y Venezuela los tres regímenes que el propio Trump ha bautizado como «la troika de la tiranía». La mayoría de hispanos en EE.UU. son católicos. El presidente se ha empadronado recientemente en Florida, en su residencia de Palm Beach. En 2016 votó en Nueva York, al tener su residencia oficial en su célebre torre de Manhattan. Tiene además un hotel con campo de golf en el mismo Doral, que se halla en el condado de Miami. En la ronda de preguntas de ayer, una de las asistentes dijo abiertamente que Trump merece el Nobel de la Paz, al que ha sido propuesto por un diputado finlandés. La audiencia le dedicó entonces su aplauso más enardecido, con cánticos de «cuatro años más».
1
...