Infortelecom

Noticias de gasolineras

08-10-2018 | Fuente: as.com
El lío que llegará a las gasolineras el 12 de octubre
Ese día entrará en vigor una nomenclatura diferente presente en los vehículos y las estaciones de servicio.
26-09-2018 | Fuente: abc.es
Macri desayuna en Nueva York con la dimisión del presidente del Banco Central
Tranquilidad es un término que, en lo que va de año, parece estar enemistado con Mauricio Macri. El presidente de Argentina se desayunó -o atragantó- en Nueva York (Asamblea General de la ONU) con dos malas noticias. La dimisión de Luis Caputo, hasta ahora presidente del Banco Central y la cuarta huelga general con la que el sindicalismo castiga a su Gobierno. Guido Sandleris, reemplazo de Caputo, ocupará un puesto de máxima sensibilidad en Argentina donde, cualquier señal de desconcierto, duda o incertidumbre se paga, como sucedió de inmediato, con un dólar al alza. El don de la inoportunidad marca una decisión que se interpreta como una derrota de Caputo, en el pulso que mantenía con el ministro de Economía, Nicolás Dujovne y el Fondo Monetario Internacional por su forma de «domar» al dólar. El Gobierno de Macri renegocia estos días (están pendientes flecos) un acuerdo con el FMI que le permitirá disponer de liquidez suficiente hasta fines del 2019 para evitar «corridas» con el peso. La decisión de Caputo, un golpe bajo para algunos, al anunciarla con Macri en Nueva York, se traduce en mayor peso específico para el ministro de Economía, Nicolás Dujovne. Aunque era una crónica anunciada, también las movilizaciones sindicales y la cuarta huelga general al Gobierno de Mauricio Macri, sorprendieron al presidente argentino en Nueva York mientras recibía un importante premio internacional (Global Citizen Award), compartía mesa con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde y anunciaba en Bloomberg TV la noticia que el mundo de las finanzas quería oír: el año próximo se presentará a la reelección. En el exterior se celebra a Macri pero en casa el sindicalismo, los movimientos sociales y los sectores más extremos de la oposición tratan de arrinconarle cuando, prácticamente, falta un año para que termine la legislatura. Las movilizaciones que comenzaron el lunes y la huelga general, en protesta por la política de ajuste, logran poner patas arriba un país cansado de apretarse el cinturón y, en simultáneo, indignado por la red de corrupción sin escrúpulos que se tejió durante los años de régimen kirchnerista (2003-2015) y dejó secas las arcas de un Estado que no levanta cabeza. Las víctimas, en ambos casos, son los argentinos. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca salió a defender la gestión con un ataque al sindicalismo: «Deben dejar de lado la política electoral para alcanzar acuerdos que le sirvan a los argentinos». Las declaraciones de Triaca siguieron a otras anteriores del líder de la CTA, Pablo Micheli que dijo: «No alcanza con un paro, o se cae este modelo económico o estos tipos dejan el Gobierno». Jorge Triaca, en declaraciones a Infobae.com, insistió. «El paro nacional no resuelve nada en la Argentina». La CGT (Confederación General del Trabajo), además de la CTA y los denominados movimientos sociales, no piensan lo mismo y sueñan con cambios después de una jornada de huelga que tiene garantizado el éxito y desde primeras horas se siente en el país con la parálisis del transporte público. Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, el triunvirato que conduce la CGT, exige la reapertura de las «paritarias» (convenios laborales) como consecuencia del alza de la inflación que podría acercarse, a fin de año, al 40 por ciento. Asimismo, quieren frenar los despidos y que el Gobierno, entre otras medidas, declare la «emergencia alimentaria». Los efectos inmediatos que percibe la población es la ausencia de los camiones de retirada de basura, los bloqueos de acceso de las principales vías a la ciudad de Buenos Aires y a las del interior, aeropuertos cerrados, suspensión de ferrocarriles así como gasolineras sin funcionar, bancos con la persiana echada, centros escolares y universitarios cerrados y comercios con el candado puesto.
25-09-2018 | Fuente: abc.es
El sindicalismo castiga a Macri con una cuarta huelga general
Las movilizaciones sindicales y la cuarta huelga general al Gobierno de Mauricio Macri, sorprendió al presidente argentino en Nueva York, mientras recibía un importante premio internacional (Global Citizen Award), compartía mesa con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde y anunciaba en Bloomberg TV la noticia que el mundo de las finanzas quería oír, el año próximo se presentará a la reelección. En el exterior se celebra a Macri pero en casa el sindicalismo, los movimientos sociales y los sectores más extremos de la oposición tratan de arrinconarle cuando, prácticamente, falta un año para que termine la legislatura. Las movilizaciones que comenzaron el lunes y la huelga general de hoy, en protesta por la política de ajuste, logran poner patas arriba un país cansado de apretarse el cinturón y, en simultáneo, indignado por la red de corrupción sin escrúpulos que se tejió durante los años de régimen kirchnerista (2003-2015) y dejó secas las arcas de un Estado que no levanta cabeza. Las víctimas, en ambos casos, son los argentinos. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca salió a defender la gestión con un ataque al sindicalismo: «Deben dejar de lado la política electoral para alcanzar acuerdos que le sirvan a los argentinos». Las declaraciones de Triaca siguieron a otras anteriores del líder de la CTA, Pablo Micheli que dijo: «No alcanza con un paro, o se cae este modelo económico o estos tipos dejan el Gobierno». Jorge Triaca, por cuarta vez en los tres años de Administración, insistió, en declaraciones a Infobae.com en descalificar la huelga. «El paro nacional ?reiteró- no resuelve nada en la Argentina». La CGT (Confederación General del Trabajo), además de la CTA y los denominados movimientos sociales, no piensan lo mismo y sueñan con cambios después de una jornada de huelga que tiene garantizado el éxito y desde primeras horas, se siente en el país con la parálisis del transporte público. Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, el triunvirato que conduce la CGT exige la reapertura de las «paritarias» (convenios laborales) como consecuencia del alza de la inflación que podría acercarse, a fin de año, al 40 por ciento. Asimismo, quieren frenar los despidos y que el Gobierno, entre otras medidas, declare la «emergencia alimentaria». Los efectos inmediatos que percibe la población con el paro es la ausencia de los camiones de retirada de basura, bloqueos a las principales vías de acceso a la ciudad de Buenos Aires (y a las del interior), aeropuertos cerrados, suspensión de ferrocarriles así como gasolineras sin funcionar, bancos con la persiana echada y centros escolares y comercios con el candado puesto.
24-09-2018 | Fuente: abc.es
«Maduro anunciará cuánto costará el nuevo precio de la gasolina», decía a ABC una joven funcionaria con gorra oficial de PDVSA y camisa de rojo mientras hacía la prueba electrónica con el aparato de punto de venta. «Y no sabemos cuándo será eso», añadió al advertir que estaba prohibido tomarle fotografías en la gasolinera caraqueña de Los Palos Grandes. Las colas del fin de semana para llenar el tanque de los coches con la última gota del combustible más barato del mundo (0,002 dólar el litro) eran kilométricas. Todos querían saber cuánto va a costar a partir del lunes pero nadie del oficialismo daba con la información después de mes y medio de un inicio dos veces retrasado. Para hacer la prueba con el nuevo sistema inalámbrico digital de pago, la chica de rojo preguntaba la cédula de identidad (carné de identidad) del conductor, si tenía carnet de la patria o una tarjeta de crédito o débito y poner la huella de identidad, lo que llaman el «biopago». La conductora en cuestión no tenía el carnet de la patria con el cual tendría un 40% de subvención durante los próximos 90 días, pero si la tarjeta de crédito, pero como era una prueba solo bastó el carné de identidad. Otro conductor de la fila, intrigado por la cantidad de preguntas que formulaba la empleada vestida de rojo, comentó que le preocupaba lo que iba a hacer el régimen con tantos datos que le proporcionaban los usuarios, «parece sospechoso», dijo. Pedro Fuentes, el encargado de la estación de servicios de Los Palos Grandes, municipio Chacao, dijo desconocer el nuevo precio, «hoy estamos cobrando o casi regalando la gasolina al precio de siempre de hace más de 17 años sin ajustes. No sé lo que costará mañana, ni sé cómo va a funcionar este sistema, yo sé tanto como usted sobre la gasolina», dijo a ABC. Cuando Maduro anunció su «paquetazo rojo» la primera semana de agosto pasado dijo que la gasolina iba a ser ajustada al precio internacional. Desde ese momento ha tenido que retrasar su aplicación primero porque no tenía los equipos para adaptarlos a los surtidores de las gasolineras. Y ahora puso a 8.000 jóvenes a cobrar con un dispositivo móvil inalámbrico, al parecer de fabricación china. María Carolina Uzcátegui, presidente de Consecomercio, comentó que ayer, por las pruebas que el gobierno hizo para el pago del combustible, hubo tal nivel de congestión en las gasolineras, sobre todo en el occidente del país, que el transporte de bienes a través de las carreteras fue engorroso. Advirtió que hasta que la situación se normalice y se estabilice probablemente en las próximas semanas el desabastecimiento se va a recrudecer. En los estados fronterizos como Táchira la prueba del «biopago« ha fracasado. «Las colas para pagar son inmensas y hay mucha escasez de combustible», dijo Alexandra Márquez después de soportar 6 horas para poder llevar su vehículo en San Cristóbal.
10-08-2018 | Fuente: elpais.com
Santander extiende sus descuentos de verano para impulsar el pago con móvil
La bonificación en gasolineras cubrirá a partir el 10% de los primeros 100 euros Pretende que los clientes usen más los canales digitales
02-08-2018 | Fuente: elpais.com
Dónde se encuentran las gasolineras más baratas de las autovías
Las estaciones de servicio más económicas de las autovías están a las afueras de Madrid, a 1,089 euros el litro de diésel Grandes superficies como Alcampo o Eroski ofrecen los precios más bajos, junto a las estaciones ?low cost? Petroprix y Ballenoil
01-08-2018 | Fuente: elpais.com
Dónde se encuentran las gasolineras más baratas de las autovías
Las estaciones de servicio más económicas de las autovías están a las afueras de Madrid, a 1,089 euros el litro de diésel Grandes superficies como Alcampo o Eroski ofrecen los precios más bajos, junto a las estaciones ?low cost? Petroprix y Ballenoil
25-06-2018 | Fuente: abc.es
Tercera huelga general del Gobierno de Macri
Argentina amanecerá desierta este lunes. La Confederación General del Trabajo (CGT) convocó una huelga general (la tercera) como gesto de rechazó a la política económica del Presidente del Gobierno, Mauricio Macri. El éxito del paro está garantizado con la adhesión de los sindicatos de camioneros y transporte. Héctor Daer, miembro del triunvirato que conduce la CGT, justificó la medida porque, «los datos económicos y de empleo, los que tienen que ver con todo lo que afecta a los sectores más vulnerables, cada vez son más alarmantes». El Ejecutivo intentó, sin éxito, que las organizaciones sindicales desistieran de paralizar el país justo cuando Argentina comienza a recibir fondos frescos del FMI. El principal organismo financiero del mundo le concedió una línea de crédito de 50 mil millones de dólares (unos 42.000 millones de euros) y desembolsó ya 15 quince mil. La mayor central sindical de Argentina advirtió que no habrá trenes, metro, autouses de líneas ni taxis. Los vuelos nacionales estarán suspendidos y los internacionales con severos problemas para operar. En la misma línea, la actividad marítima en los puertos de Argentina queda suspendida y las gasolineras echarán el cierre. Como es habitual en estas convocatorias los piquetes se encargarán de interrumpir los accesos a Buenos Aires. Partidos y grupos de izquierda aprovecharon la coyuntura para convocar concentraciones y que el paro «no sea dominguero». El Obelisco, emblema de la capital argentina será el centro de reunión. Los movimientossociales, en abierto enfrentamiento con Mauricio Macri, desde el mismo día de su investidura, anunciaron a su vez protestas callejeras con la promesa de extenderlas durante el mes de julio. La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) repudió el acuerdo con el FMI y anunció: «Nos unimos al paro de la CGT para luchar en la unidad por los derechos de los trabajadores y las trabajadoras (sic) de todo el país». El titular de la organización, Esteban Castro, fue el autor de, posiblemente, las declaraciones más surrealistas de estos años: «El acuerdo con el FMI abre la puerta a un posible genocidio». Dicho esto, añadió «nuestras compañeras y compañeros están dando una enorme pelea para poder comer». Su organización exige aumentos salariales y subvenciones más cuantiosas en las ayudas por hijos y el resto de los «planes sociales» que distribuye el Gobierno. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, observó, «la huelga no sirve para nada porque no arregla los problemas de los argentinos» y tendió la mano al sincialismo para sentar a negociar, «el mismo día, al día siguiente, mañana mismo» para ver «cómo resolvemos el problema». El problema más grave que afecta al bolsillo de los ciudadanos es un clásico en la historia de Argentina: la inflación que, para diciembre, está previsto que alcance el 30 por ciento.
14-06-2018 | Fuente: abc.es
Nicaragua secunda masivamente la huelga general contra Daniel Ortega
Las calles de las principales ciudades de Nicaragua amanecieron este jueves desiertas en señal de apoyo al paro nacional contra del presidente, Daniel Ortega. Bancos, gasolineras y diversos comercios cerraron en respuesta a la huelga convocada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia con el fin de obligar a Ortega a que retome el diálogo nacional. La Conferencia Episcopal, que había mediado en las conversaciones, posteriormente las canceló por el reiterado uso de la violencia al que ha recurrido el Gobierno para acallar a los manifestantes. Las principales ciudades, como Managua (la capital), León, Masaya y Ciudad Sandino, amanecieron vacías el jueves. «Tenemos miedo a los saqueos, hoy vamos a hacer turnos para vigilar, pero no se va a abrir ningún tramo», dice Wilmar Lara, comerciante de un mercado en Managua en declaraciones a «La Prensa». Los saqueos es uno de los crímenes recurrentes en los que han derivado las manifestaciones en las que han fallecido 154 personas en los últimos tres meses, según las últimas cifras. Por ello, medios locales aseguran que muchos comerciantes han decido secundar el paro ante la posibilidad de sufrir daños en sus tiendas. «En nuestro caso no es por las amenazas, estamos decidiendo voluntariamente no abrir», añade Lara. Escaso tráfico Igualmente, las carreteras aparecieron con menor tráfico de vehículos que en otros días. De hecho, algunas de las vías quedaron parcialmente bloqueadas, como la que conecta León con Ciudad Sandino, donde los trabajadores que trabajan en la ampliación de la carretera suspendieron sus labores. Asimismo, vecinos de diferentes barrios en toda Nicaragua se turnan para vigilar que barricadas que han levantado no sean destruidas. Con estas barreras, los vecinos tratan de dificultar el acceso a sus calles de las turbas orteguistas, sobre todo después de que en la madrugada del jueves falleciera Ezequiel Martínez, un joven de 23 años, cuando estaba defendiendo una de estas barreras de un ataque perpetrado por estos grupos paramilitares fieles al presidente. Al cierre de esta edición, la jornada transcurrió sin incidencias reseñables, aparte del lamentable asesinato de Martínez. Con esta huelga nacional, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, organización que incluye a diferentes asociaciones en Nicaragua, espera añadir más presión sobre Ortega, a la vez que exige el pronto retorno a la normalidad en Nicaragua. De hecho, el paro esta apoyado por varias organizaciones empresariales que ven como los negocios han sufrido severas pérdidas como resultado de los últimos 57 días de enfrentamientos constantes entre manifestantes contra policías antidisturbios y turbas. Las protestas han dejado cientos de negocios saqueados e infraestructura pública arrasada, una inestabilidad por la que los empresarios quieren poner fin a la crisis política. Justamente el miércoles por la tarde en Nicaragua (madrugada del jueves en España), la Iglesia Católica reveló que ha recibido una respuesta de Ortega a sus peticiones para reiniciar el diálogo nacional. Así, los obispos informaron a los miembros de la Alianza Cívica a la comunidad internacional que hoy desvelarán la respuesta del presidente de Nicaragua a las propuestas que le enviaron en una carta. Hace apenas una semana, los obispos se reunieron con el presidente para convencerle de la necesidad de abrir de nuevo el diálogo nacional para lograr una solución pacífica al conflicto. Las conversaciones entre oposición y Gobierno tuvieron lugar en la segunda quincena de mayo. Sin embargo, la Iglesia suprimió el encuentro después de que Ortega volviera a recurrir a la represión como mecanismo para disuadir las protestas. Nicaragua vive desde hace casi tres meses la mayor crisis política desde que el dictador Anastasio Somoza abandonó el país en 1979 tras el triunfo de la revolución sandinista, movimiento del que Ortega formaba parte. Desde el 18 de abril, los nicaragüenses iniciaron unas marchas que originalmente protestaban contra de la reforma de las pensiones planteada por el gobierno. Ortega, aquel día, decidió hacer uso de la violencia para suprimir las protestas, una acción que generó como respuesta un descontento hacia el presidente que ha ido escalando progresivamente. De hecho, nadie en la oposición se acuerda ya del recorte de las pensiones ?medida que ya fue eliminada? y su única reivindicación es acordar cómo dejará Ortega el poder y cuándo se celebrarán elecciones para elegir a un nuevo presidente.
28-05-2018 | Fuente: elpais.com
Cómo los camioneros han paralizado Brasil
El gremio muestra su poder en el país del mundo que más depende de sus carreteras con una huelga que ha dejado desabastecidos supermercados, gasolineras y aeropuertos
1
...