Infortelecom

Noticias de fundaciones

15-11-2017 | Fuente: abc.es
Rusia responde a EE.UU. con una nueva normativa contra los medios de comunicación extranjeros
La decisión de las autoridades estadounidenses de conminar al canal de televisión ruso Russia Today (RT) a registrarse como «agente extranjero», por su presunta labor de apoyo a la candidatura de Donald Trump durante la pasada campaña electoral y de zapa contra la de Hillary Clinton, ha provocado lo que el Ministerio de Exteriores ruso llama «medida simétrica». En trámite de urgencia, la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) aprobó hoy por unanimidad en tercera y definitiva lectura una enmienda a la ley sobre «agentes extranjeros» que incluirá a partir de ahora también a los medios de comunicación no rusos. Esta nueva normativa entrará en vigor una vez reciba el respaldo del Consejo de la Federación (Cámara Alta) y sea firmada por el presidente Vladímir Putin. Su aplicación afectará en primer lugar al canal internacional estadounidense CNN y a las emisoras R adio Liberty y la Voz de América, también a la televisión alemana Deutsche Welle. Es decir a todos aquellos medios de comunicación extranjeros con difusión dentro de Rusia tanto de forma escrita como audiovisual, y que estén financiados desde fuera del país. Esta modificación de la ley de «agentes extranjeros», recalcan en la Duma, no se extenderá a las corresponsalías extranjeras de medios sin difusión en Rusia. En adelante, habrá que realizar el registro como «agente extranjero», si se dan los requisitos contemplados legalmente, a fin de evitar sanciones o la expulsión. El organismo encargado de supervisar que nadie escapa a la norma será el Ministerio de Justicia ruso. La inclusión en la lista de agentes extranjeros obliga a detallar periódicamente el dinero que se recibe desde fuera y cómo se gasta. También a informar sobre la actividad del medio en cuestión. La ley sobre «agentes extranjeros» fue adoptada en Estados Unidos en 1938 para luchar contra la propaganda nazi. Durante la época soviética se aprobó una legislación algo similar contra la disidencia y, en Rusia data de 2012, aunque dirigida más bien contra las ONGs financiadas desde el exterior. Esta ley se enmendó en 2015 para incorporar también a empresas y fundaciones extranjeras. Surgió además el término «indeseable», cuya tipificación supone su inmediato cierre y expulsión del país. Para evitar males mayores y ante el requerimiento lanzado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el lunes, RT procedió a darse de alta en el registro de «agentes extranjeros» (FARA) para evitar una posible intervención de las cuentas bancarias del canal. La actitud de las autoridades estadounidenses fue duramente criticada por la dirección rusa. Putin calificó las medidas tomadas contra RT de «ataque contra la libertad de expresión» y advirtió que habría medidas de respuesta. Su portavoz, Dmitri Peskov, ha asegurado, refiriéndose a la ley aprobada hoy en la Duma, que «no podíamos hacer otra cosa. Estos ataques no podían quedar sin respuesta». RT, que emite en inglés, español y árabe, sostiene desde su creación que no pretende otra cosa más que ofrecer «un punto de vista alternativo» a los «postulados predominantes en la prensa occidental» y «transmitir la percepción rusa de los hechos». Sin embargo, son muchos los países del mundo los que vinculan a este canal ruso con una labor de propaganda, manipulación e intoxicación de un enorme potencial desestabilizador. A RT se le acusa de haber difundido noticias sesgadas, medias verdades e incluso mentiras que han podido influir en las elecciones en diversos países y en la crisis de Cataluña.
06-10-2017 | Fuente: abc.es
El espía que surgió de los Papeles de Panamá
Es una leyenda viva del espionaje alemán y disponía de licencia para matar en arriesgadas misiones por medio mundo, desde la liberación de rehenes hasta casos vinculados con redes terroristas y narcotráfico, que llevaba a cabo bajo el nombre en clave de Claus Möllner. Werner Mauss se había retirado en 2000 de la vida activa del espionaje con todos los honores y disfrutaba de una acomodada y tranquila jubilación hasta que su nombre, el auténtico, apareció por casualidad en un CD de datos que los funcionarios de Hacienda del estado federado alemán de Baja Sajonia compraron a un empleado de un banco suizo. El disco contenía la identidad e información bancaria de evasores alemanes y resultó que Mauss había ocultado del fisco alemán 15 millones de euros. Ahora, a sus 77 años de edad, y después de aparecer también en los Papeles de Panamá, ha sido condenado por diez casos de delito fiscal y tendrá que pagar una multa de 200.000 euros que irán a parar a instituciones de ayuda social. El origen de los millones no ha sido aclarado durante el juicio, pero sí ha sido probado que fueron depositados bajo tres de sus múltiples identidades falsas en diferentes bancos extranjeros y que se sirvió de fundaciones y paraísos fiscales para moverlos y disponer de ellos. El hecho de que Mauss fuera la extensión del brazo del coordinador de los servicios secretos germanos Bernd Schmidbauer, en tiempos del canciller Helmut Kohl, ha despertado incluso sospechas de que tras los millones ocultos hubiera también operaciones políticas dudosas, pero la información clasificada y el silencio del espía no han permitido a la Audiencia provincial de Bocum aclarar más las cosas. Buena parte de su actividad secreta la desarrolló en Colombia, en años en que la guerrilla del ELN y los narcotraficantes manejaban cantidades ingentes de dinero, por lo que hay pistas que apuntan a que ese sería el origen de parte de su fortuna. Pero tampoco ha podido probarse en el juicio. Una venganza contra él Mauss, por su parte, ha mantenido hasta el final su declaración, en la que asegura que las acusaciones de fraude fiscal no están fundadas. Sus abogados sostuvieron durante el proceso que su defendido ha cumplido escrupulosamente con sus obligaciones ante la Hacienda alemana y que los fondos depositados en empresas panameñas no le pertenecían sino que procedían de diversas organizaciones y se trataba de dinero destinado a «fines humanitarios». Ha alegado, por ejemplo, que algunas de esas cuentas las abrieron servicios secretos occidentales para crear un fondo en Panamá en los años ochenta destinado a pagar el rescate de rehenes. Otra parte de esos depósitos, que llegaron a acumular 35 millones de euros en intereses, estaban según su versión destinados a pagar operaciones secretas por todo el mundo: 1,6 millones para secuestradores, 250.000 euros para alquilar un avión, pagos a informantes y alquiler de pisos francos. Incluso ha llegado a sugerir durante el juicio que todo el proceso no es más que una venganza cuyo autor no ha identificado, por el mismo motivo por el que tantos cabos de este juicio han quedado sueltos: «No estoy autorizado a revelar esa información». A lo largo de su carrera, se estima que Mauss contribuyó a la detención de unos 2.000 criminales en más de cien países y que salvó la vida a más de 40 personas. Los agentes del servicio secreto lo conocían como «Institución M» o «el hombre con nueve dedos», porque le falta un dedo en la mano izquierda. Sus vecinos pensaban que se llamaba «Richard Nelson» y apenas podían creer lo que veían cuando su rostro apareció en las noticias, porque les resultaba imposible imaginar al anciano como una gente que se movía como pez en el agua entre numerosas organizaciones criminales internacionales. En Colombia, el país cuyo nombre ha sido pronunciado más veces en las sesiones de Bochum, estuvo preso junto a su esposa Ida durante meses, entre 1996 y 1997, tras haber intervenido como mediador en la liberación de una ciudadana alemana secuestrada por el ELN. Aquella intervención dio pie incluso a su participación en negociaciones de paz entre el gobierno y la guerrilla que nunca llegaron a buen puerto. Fue seguramente el momento cumbre de una carrera que había comenzado mucho antes, en una tienda de aspiradoras. Nacido en la ciudad de Essen en 1940, Mauss creció en la dura postguerra alemana y descubrió que tenía una habilidad especial para ganarse la confianza de los desconocidos mientras trabajaba como comercial de electrodomésticos de limpieza. Antes de cumplir los treinta años, fundó una agencia de detectives privados con su primera esposa. Maridos infieles y estafas a las compañías de seguros protagonizaron sus primeros casos, pero pronto pasó a espiar a organizaciones criminales haciéndose pasar por un intermediario interesado en comprar coches robados, pieles o joyas y fltrando la información a la policía para obtener recompensas. Su historia en un documental El periodista Stephan Lamby, que realizó un documental sobre Mauss en 1998, su método consistía en «pasear a su presa por distintas estancias psicológicas» para luego plantearle algunos retos intelectuales que le obligaban a proporcionarle más información de la deseada. Así fue cómo, desde 1970 hasta 1996, estuvo conectado con prácticamente todos los grandes casos criminales de la Alemania Occidental. Según una biografía escrita por el periodista Stefan Aust, el espía aseguraba que solamente entre junio de 1970 y mayo de 1971, detuvo a 162 traficantes de diamantes, ladrones o narcos, batiendo todos los récords de la inteligencia alemana y obteniendo la categoría de espía estrella. En 1976, detuvo a un miembro de un grupo terrorista de izquierdas, la banda Baader-Meinhof, en un kiosco de Atenas. En 1983, el Gobierno le confió la misión de recuperar 41 barriles de residuos tóxicos que se habían extraviado. El espía los localizó en una granja del norte de Francia. Y a finales de los ochenta, empezó a trabajar en misiones internacionales. Negoció con Hezbollah la liberación de empresarios secuestrados en Líbano y participó en operaciones inconfesables de la Guerra Fría. Durante esta última misión, el Gobierno colombiano descubrió su identidad. Durante su jubilación y desde su finca privada de 16.200 hectáreas, situada en la región de Hunsrück, en el suroeste de Alemania, y adquirida a finales de los 70, volaba de vez en cuando en monomotor a diferentes capitales europeas para gestionar sus cuentas. El fiscal general de Alemania ha probado que costeaba esa vida de lujo con dos cuentas de UBS situadas en Luxemburgo y las Bahamas.
26-09-2017 | Fuente: abc.es
Macron propone un proyecto de «refundación» de Europa
Emmanuel Macron ha presentado en la universidad de la Sorbona, ante un público de estudiantes y académicos, un ambicioso plan de «relanzamiento y refundación de Europa», de compleja realización práctica, tras las elecciones alemanas. El presidente Macron había redactado su proyecto original en la perspectiva de un nuevo triunfo de la canciller Angela Merkel, presta a gobernar con los socialdemócratas alemanas. Tras el hundimiento socialdemócrata, «forzando» a Merkel (¿?) a intentar formar una colación con liberales (euro escépticos) y verdes (federalistas), el presidente francés ha «revisado» sus proyectos originales, dejando lo esencial de su hipotética «refundación» de Europa. El proyecto del presidente francés tiene tres grandes capítulos: «soberanía», «unidad» y «democracia». Con el fin de reforzar la soberanía europea, Macron propone proyectos en tres terrenos capitales, seguridad y defensa, zona euro e inmigración. En materia de seguridad y defensa, la pareja Merkel-Macron ya lazó el verano pasado un proyecto de construcción de un nuevo avión militar europeo. Proyecto que llevará meses y años de concertación con otros aliados interesados, antes de comenzar a materializarse. En el terreno económico, Macron propone medidas que «chocan» con los euro escépticos liberales alemanes que pudieran formar parte de una coalición con la canciller: un presupuesto común de la zona euro, la elección de un parlamento de la zona euro, un «gobierno» (político) y un ministro europeo de finanzas de la zona euro? Se trata de proyectos que han defendido, con matices, otros presidentes franceses. Sin conseguir nunca el apoyo necesario, en Berlín. Con el fin de reforzar la unidad europea (a geometría variable), Macron propone iniciativas comunes en materia de inmigración, ante la revolución numérica, favoreciendo una cooperación profunda contra el terrorismo. Entre lo simbólico y la «nueva política», Macron propone la celebración de «convenciones europeas», con participación de la sociedad civil, destinadas a «repensar» el proyecto europeo y «favoreciendo una mayor participación en el proyecto europeo». Consciente que varios capítulos importantes de tan ambiciosos proyectos chocan de manera frontal con otras percepciones del futuro de la UE, Macron matiza su proyecto de «refundación» abriéndolo a la «geometría variable»: cada miembros de la Unión podrá participar en uno u otro proyecto, abriéndose la posibilidad palmaria de una «Europa a la carta», «a varias velocidades», «en varios círculos», según las cambiantes terminologías de los últimos treinta años de proyectos y refundaciones europeas.
26-09-2017 | Fuente: abc.es
Macron se apresura a tomar el liderazgo de la construcción europea
Emmanuel Macron puso ayer en escena, en la Universidad de la Sorbona, su aspiración al liderazgo continental, al proponer «refundar Europa» y reforzar los pilares de su soberanía global, unidad y democracia, cuando los populismos y nacionalismos -subrayó al terminar su discurso- son una amenaza continental. En un tono ultrasolemne, con referencias recurrentes a los «demonios» más peligrosos de Europa, el presidente francés comenzó afirmando que los grandes desafíos de nuestro tiempo, la seguridad, las grandes migraciones, el desarrollo durable, el cambio climático, la revolución digital y la regulación de la economía mundial, exigen una respuesta común de los pueblos y Estados europeos, para defender su integridad, unidad y democracia. Macron había redactado su proyecto original en la perspectiva de un nuevo triunfo de la canciller Angela Merkel, presta a gobernar con los socialdemócratas alemanas. Tras el hundimiento socialdemócrata, que fuerza a Merkel a intentar formar una coalición con liberales (euroescépticos) y verdes (federalistas), el presidente francés matizó sus proyectos originales, pero preservando lo esencial de su anhelada refundación de Europa. En el terreno de la seguridad, retomó el histórico proyecto de crear una fuerza de intervención rápida europea. En otro plano, Merkel y Macron anunciaron el verano pasado el lanzamiento de un ambicioso proyecto: la construcción de un nuevo avión militar europeo, en concertación con otros aliados. Se trata de un proyecto a muy largo plazo, que necesitará años de concertación. La cooperación antiterrorista, por el contrario, es la obligada guinda de todos los grandes pasteles diplomáticos. En el terreno económico, Macron propone medidas que chocan con los euroescépticos liberales alemanes que podrían formar parte de una coalición con la canciller: un presupuesto común de la zona euro, la elección de un parlamento para los países del euro y un gobierno político y un ministro de finanzas de la eurozona? Se trata de proyectos que desarrollan con ambición los planes más humildes diseñados por otros presidentes franceses. Sin conseguir nunca el apoyo necesario en Berlín. Consciente de tal resistencia, Macron insiste en la imperiosa necesidad de dar un nuevo impulso francoalemán a los empantanados proyectos europeos, sugiriendo: «¿Por qué no integrar totalmente nuestros mercados, aplicando a nuestras empresas reglas comunes?». Poesía y pragmatismo A caballo entre la política y la economía, Macron estima que es posible reforzar la unidad europea, proponiendo a la UE estos proyectos comunes: solidaridad económica a través de la convergencia social y fiscal; creación de universidades europeas; y favorecer la unión a través de la cultura y los intercambios educativos. Entre lo lírico, lo político y lo electoral, Macron retoma una clásica cantinela, presentada con un lirismo muy personal: «La refundación de Europa no se construirá al margen de los pueblos, sino asociando a los pueblos a la hoja de ruta de esta refundación». Varias velocidades La democratización de Europa, para hacerla más atractiva a los pueblos, ha estado en los programas electorales de casi todos los partidos continentales durante las campañas de las elecciones directas al Parlamento Europeo desde hace muchos años. Macron estima que dos iniciativas personales pueden relanzar tal ambición: convocar convenciones democráticas en todos los países de la UE que deseen progresar en un proyecto común, y reforzar el Parlamento Europeo a través de las listas transnacionales. El presidente francés avanza otra sugerencia mucho más novedosa y personal: utilizar los 73 escaños de eurodiputados del Reino Unido para crear el embrión de un parlamento de la zona euro. Consciente que varios capítulos importantes de tan ambiciosos proyectos chocan de manera frontal con otras percepciones del futuro de la UE, Macron matiza su proyecto de refundación abriéndolo a la geometría variable: cada miembro de la Unión podrá participar en uno u otro proyecto, abriéndose la posibilidad palmaria de una Europa a la carta, a varias velocidades, en varios círculos, según las cambiantes terminologías de los últimos treinta años de proyectos y refundaciones europeas. Emmanuel Macron terminó su gran discurso solemne, en la Sorbona, lanzando una severa advertencia contra el peligro continental de los populismos y los nacionalismos. El presidente francés no citó ningún movimiento populista o nacionalista concreto, pero sus alusiones parecían meridianamente claras cuando subrayó: «Están ahí, en todos nuestros Estados. Y son una amenaza par el futuro de Europa». Sin citar expresamente a España y Alemania, la alusión directa a nacionalismos y populismos encaja con meridiana precisión con las coyunturas alemana y española.
22-09-2017 | Fuente: abc.es
Alemania en alerta ante posibles ciberataques rusos a las elecciones
«Tenemos motivos razonables para pensar que la amenaza sigue activa, por lo que no ha llegado la hora de retirar la alerta contra ciberataques a las elecciones generales», confirmó este jueves el portavoz del Ministerio de Interior alemán, Johannes Dimroth, advirtiendo que solo podrá informar de un balance de ataques cibernéticos tras la votación. El fantasma de los hackers rusos tratando de influir en los comicios alemanes ha planeado sobre toda la campaña y ha puesto en marcha nuevas formas de protección contra un enemigo hasta ahora desconocido. La alerta se disparó en mayo de 2015. En una acción a gran escala, atribuida por la inteligencia alemana a un grupo de piratas informáticos conocido como «Sofacy» o «APT 28», tras el que se cree que está el Kremlin, fueron robados más de 16 GB de datos del Bundestag. El sistema informático del parlamento se suspendió varios días y las pesquisas, sumadas a la investigación de otros ciberataques a las fundaciones Konrad Adenauer y Friedrich Ebert, ligadas a los grandes partidos conservador y socialdemócrata, apuntaron a un claro intento de interferencia electoral. La Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) advirtió entonces de que «partidos o políticos alemanes podían ser objetivo de la influencia rusa» y destacó la posibilidad de que se filtrasen «correos electrónicos confidenciales o datos sensibles» en las horas previas a la votación, algo similar a lo que ocurrió en Francia. Pero en las últimas semanas, la amenaza ha cobrado un perfil muy diferente. Diagnóstico de los hackers Un estudiante de Informática de 30 años de Darmstadt, Martin Tschirsich, acudió a principios de mes a los medios con los resultados de una investigación personal. Se había preguntado qué ocurre con los votos recontados manualmente y bajo observación de interventores de mesa en los más de 70.000 colegios electorales una vez incluidos en el sistema informático de recuento y transmisión de datos a la Oficina Electoral Central. Descubrió que, mientras los resultados finales no pueden ser modificados, sí había fallos de seguridad informática en el programa PC-Wahl que permitían introducir resultados falsos tempranos. Tschirsich había contactado con la mayor organización europea de hackers, Chaos Computer Club (CCC), a la que recurrió para el análisis de software. «Hemos encontrado gran cantidad de huecos», fue el diagnóstico, «desde contraseñas poco seguras a criptografía demasiado básica y algoritmos de seguridad de novatos». En la noche del jueves, CCC publicó la donación a las autoridades alemanas de una actualización de software destinada a cerrar huecos en el programa de transmisión de resultados. La empresa que ejecuta el software, vote iT, respondió que trabaja para solucionar los problemas del programa, que permite la transmisión de resultados provisionales y su transmisión desde los distritos de estados federados a la junta central y cuyo uso no está previsto para resultados definitivos. El portavoz de CCC, Linus Neuman, ha precisado que «hemos donado un código abierto, como ejemplo de cómo evitar la importación de actualizaciones de datos manipuladas», pero no hay confirmación de si se ha aceptado la ayuda. «El Gobierno ha hecho lo posible por mantener al mínimo la vulnerabilidad, tenemos la esperanza de que no se produzca un ataque con consecuencias reseñables», tranquiliza Dimroth.
30-08-2017 | Fuente: elpais.com
Represión fiscal o la política por vía trapera
Las fundaciones y cuentas bancarias de un empresario mexicano crítico de Peña Nieto han sido objeto de auditorias fiscales tan severas como arbitrarias, afirma 'The New York Times'
15-07-2017 | Fuente: abc.es
Tony Blair cree que Europa puede ser flexible con la libertad de movimiento y evitarse el Brexit
El exprimer ministro laborista Tony Blair anunció el pasado mayo su intención de volver a la escena política en el Reino Unido. No se presentaría a las elecciones ni dejaría de lado sus fundaciones, pero mostró su intención de «reconectar con los votantes». Así lo ha hecho este sábado en un largo artículo publicado por su propio instituto político, el Instituto Tony Blair para el Cambio Global, en el que el antiguo mandatario señala que la UE puede considerar cambiar el concepto de la libertad de movimiento para acomodar las preocupaciones del Reino Unido sobre la inmigración, lo que podría evitar el Brexit. Blair, del ala derecha del Partido Laborista, escribe que «la voluntad del pueblo» británico favorable a dejar la UE, manifestada en el referéndum del 23 de junio de 2016, podría cambiar a medida que progresan las negociaciones con Bruselas para salir del bloque y se evidencian las dificultades. El exjefe de gobierno señala que los actuales dirigentes, incluido el laborista Jeremy Corbyn, «deberían al menos encabezar un debate como es debido con todas las opciones delante». Una consideración racional de todas las opciones «debería incluir la de negociar que el Reino Unido permanezca dentro de una Europa preparada para reformarse y que nos venga a encontrar en un punto medio», argumenta. «La reforma está ahora en la agenda de la UE. Los líderes europeos, ciertamente en mis conversaciones, están dispuestos a considerar cambios para acomodar al Reino Unido, incluido en torno a la libertad de movimiento», asegura. «Sin embargo, esta opción está excluida (del debate)», lamenta. Los británicos votaron por un 52% frente al 48 % a favor de salir de la UE en base a la promesa, abanderada por los conservadores, de que así el Reino Unido podría recuperar el control sobre sus fronteras y frenar la inmigración. Hasta ahora, Bruselas ha sostenido que el país no podrá tener pleno acceso al mercado único comunitario ni a la unión aduanera -los beneficios que más le interesan- si no acepta el principio clave de la libertad de movimiento, por el que los ciudadanos del bloque pueden residir y trabajar en todo su territorio. Blair, cuyos partidarios en el Parlamento han protagonizado en el último año varios intentos infructuosos de derrocar a Corbyn, admite que actualmente los británicos aún consideran que «Brexit significa Brexit, o sea, salir de la UE y de sus instituciones, por lo que «por ahora no hay base para un segundo referéndum». Pero advierte de que también desean una relación fuerte con el bloque comunitario y una mayoría se opone a un Brexit duro -sin acceso al mercado único-, como pusieron de manifiesto las pasadas elecciones generales, cuando la líder conservadora Theresa May perdió su mayoría absoluta. Hacer concesiones El antiguo dirigente laborista cree que, al tiempo que la opinión pública británica puede evolucionar, en la UE hay países que también cambiarán su postura. «Los franceses y los alemanes comparten algunas de las preocupaciones británicas, notablemente en torno a la inmigración, y harían concesiones en cuanto a la libertad de movimiento», insiste. Blair analiza también el resultado de las elecciones del 8 de junio y, aunque concede que el socialdemócrata Corbyn, que ganó 30 diputados para el Laborismo, hasta 262, obtuvo un «destacado resultado», avisa de que no debe sobreestimarse. Despejando los rumores de las últimas semanas, aclara que él no aboga por «formar un nuevo partido», pues, entre otras cosas, el particular sistema electoral del Reino Unido dificultaría que prosperara. En respuesta al artículo de Blair, el diputado laborista Frank Field le acusó de ser «un lobo con piel de cordero». «Si yo estuviera en la UE y quisiera cambiar la opinión pública en este país sobre la decisión de salir del bloque, no utilizaría a Tony Blair», declaró al programa Today de Radio 4 de la BBC. En este mismo programa, Blair se negó a revelar sus fuentes en la UE, que le habrían indicado la posibilidad de replantear la libertad de movimiento, pero aseguró que no hizo las afirmaciones «a la ligera».
15-07-2017 | Fuente: abc.es
Un año del golpe de Estado que no pudo derrocar a Erdogan
Épicas imágenes de civiles plantando cara a soldados, tanques e incluso a aviones de guerra pueblan las marquesinas de las carreteras turcas y las paradas de transporte público del país eurasiático. La memoria del sangriento y fallido golpe de Estado ya está presente en las calles incluso antes de que se celebren los actos oficiales durante la madrugada del sábado 15 al domingo 16 de julio. La fallida sublevación militar producida la misma noche hace doce meses terminó con 249 personas muertas y otras 2.193 resultaron heridas. Una sangrienta y caótica noche que ha determinado el futuro reciente del país, siempre a las puertas de Europa. Durante aquella madrugada de tensión máxima, algunos medios internacionales llegaron a informar de que el presidente Recep Tayyip Erdogan había pedido asilo político en el extranjero. Nada más lejos de la realidad. Apenas diez minutos después de que los militares golpistas obligaran a la presentadora de la televisión pública a leer un comunicado en el que declaraban el el triunfo del alzamiento y el estado de excepción, el líder islamista consiguió pronunciarse en una televisión privada y pedir a los ciudadanos que salieran a las calles a defender el orden democrático. Al mensaje de Erdogan se unieron el de las mezquitas de prácticamente todo el país, que a través de los altavoces de los minaretes urgían a los turcos a plantar cara a los tanques. Tras horas de incertidumbre y violencia en Ankara y Estambul, en las que el Parlamento fue bombardeado y aviones de guerra aterrorizaron a la ciudad del Bósforo sobrevolando a alturas muy bajas y rompiendo la barrera del sonido, el golpe de Estado fracasó. Erdogan se hizo rápidamente dueño de la situación y señaló a Fethullah Gülen como responsable de la asonada militar. El clérigo musulmán residente en Estados Unidos, antiguo aliado de Erdogan y líder de un poderoso movimiento social con negocios en prácticamente todo el mundo, negó y sigue negando ser el cerebro de lo ocurrido aquella noche. Masivas purgas Desde entonces se han desatado en Turquía unas purgas masivas en contra de los gülenistas, es decir, aquellos vinculados a escuelas, universidades, fundaciones o empresas de personas relacionadas con Fethullah Gülen. Según datos ofrecidos por el Ministerio de Justicia, desde el 15 de julio del año pasado, 50.510 personas han sido encarceladas. Entre ellos se incluyen 168 generales, 7.098 coroneles y soldados de menor rango, 8.815 miembros de los cuerpos policiales, 24 gobernadores y 2.413 miembros de la judicatura. «Turquía ha cambiado positivamente durante el último año», explica a ABC Ibrahim Karatas, columnista del periódico progubernamental Yeni Akit. «FETO [Organización Terrorista Fethullah Gülen, manera con la que las autoridades turcas se refieren a los seguidores del polémico clérigo] era como un cáncer dentro del país. Se habían conseguido infiltrar en cada sector de la sociedad: policía, ejército, sector judicial? El 15 de julio fue la cirugía para quitarse ese cáncer». Como forma de terminar con ese «cáncer», Ankara decretó el 20 de julio de 2016 un estado de emergencia que todavía continúa en vigor. Bajo este marco legal extraordinario, más de 140.000 personas han sido despedidas o suspendidas de empleo por presuntos vínculos gülenistas. Una medida tan extrema que la oposición ha calificado de «golpe de Estado civil». Ls purgas promovidas por el presidente Erdogan han alcanzado incluso a gente poco sospechosa de estar relacionada con el poderoso clérigo musulmán. Uno de esos casos es el del periodista Ahmet Sik, quien en 2010 fue arrestado por escribir un libro en el que denunciaba la infiltración de gülenistas en las instituciones públicas bajo el Gobierno del entonces primer ministro Erdogan. «Has mencionado a este periodista izquierdista. Sí, escribió ese libro en contra de FETO, pero, curiosamente, después de ello se alió con ellos y FETO se disculpó por haber ido contra él, -responde Ibrahim Karatas. «Yo he escrito sobre él, al final resulta que no era tan inocente. Pero si sí es inocente, la justicia lo liberara. La justicia de este país es libre». No obstante, no todos piensan como este columnista. Para otros ciudadanos turcos la justicia se ha visto golpeada tras casi doce meses de estado de emergencia. Precisamente, la semana pasada el líder de la oposición, el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu, completó una marcha a pie de más de 400 kilómetros, desde Ankara a Estambul, reclamando «adalet» (justicia en turco). Cientos de miles de personas le secundaron en el cierre de esta protesta. «Desgraciadamente el país se ha vuelto más autoritario». Así valora el año transcurrido desde el golpe de Estado Istar Gozaydin, una destacada académica y profesora de derecho que ha sufrido en primera persona las purgas. Acusada de «pertenencia a organización terrorista», pasó 94 días en una cárcel de Esmirna (oeste de Turquía), y ahora espera a que su juicio continúe en septiembre. «Por ejemplo, ayer, sin ir más lejos, un grupo de defensores de los derechos humanos fueron detenidos mientras se encontraban en una reunión».
11-07-2017 | Fuente: elpais.com
Warren Buffett dona 3.170 millones de dólares a cinco fundaciones
El inversor hace su mayor contribución hasta la fecha. Ha cedido en vida 27.540 millones de su fortuna desde 2006
02-07-2017 | Fuente: abc.es
Arabia Saudí quiere ser superpotencia
Con su fabuloso contrato de compra de armas a Estados Unidos por valor de 110.000 millones de dólares, cerrado con Donald Trump durante su visita a Riad en mayo, Arabia Saudí considera felizmente superado el estigma de régimen filoterrorista que lleva colgado como un sambenito desde el Once de Septiembre de 2001. Quince de los 19 terroristas de Osama bin Laden eran de nacionalidad saudí. El éxito del negocio con Trump podría haber sido el momento elegido por el Rey Salman (82 años) para el último de sus audaces golpes de timón: nombrar a su hijo Mohamed, de 31 años, heredero del trono y auténtico «hombre fuerte» de Arabia Saudí, tras desplazar al poseedor del título hasta esa fecha, su sobrino Mohamed bin Nayef. Arabia Saudí no es el país más poblado de Oriente Próximo, ni el de mayor riqueza per capita. Pero su condición de guardián de los lugares sagrados de Meca y Medina, y el pacto tácito entre la monarquía de los Saud y la ?quizá? más radical de las corrientes musulmanas suníes, mantienen siempre encendidas sus ambiciones de convertirse en superpotencia hegemónica en el área. En términos reales, solo tiene dos grandes rivales musulmanes en la región: Irán y Egipto. La acérrima disputa con el régimen chií persa se canaliza hoy por poderes, a través de las guerras de Siria y Yemen. Con Egipto, Arabia Saudí ha establecido una entente relativamente cordial al encontrar un enemigo común: Qatar. ¿Qué pretenden las trece condiciones impuestas por Riad y El Cairo a Doha para levantar el bloqueo económico al pequeño reino qatarí? Dejando al margen la exigencia de cierre de la cadena de noticias Al Yasira, la más seguida en el mundo musulmán, Arabia Saudí exige a Qatar demandas casi intangibles: una supuesta ruptura con Daesh y Al Qaida ?cuando las sospechas de apoyo por parte de fundaciones salpican también a los saudíes? y el alejamiento de Irán. La monarquía qatarí cree que el objetivo del órdago saudí solo apunta en una dirección: que renuncie a su soberanía, y someta su política económica y diplomática a los dictados de Riad. Mohamed bin Salman, el joven prìncipe heredero saudí, es una incógnita para los analistas, que especulan sobre el rumbo de la potencia petrolera con la quiromancia de los antiguos sovietólogos. Para algunos, el también ministro de la Defensa y de Economía es un aventurero ambicioso que amenaza con llevar a la deriva al régimen de los 7.000 príncipes. Otros consideran que con su elección como Heredero de la corona, en lugar de su primo Bin Nayef, las ambiciones de Bin Salman han sido colmadas, y a partir de ahora gobernará con más cautela. En el curriculum de Mohamed bin Salman figuran dos grandes decisiones. La primera, la entrada de Arabia Saudí en la guerra civil de Yemen ?al frente de una coalición militar de países árabes? para impedir la victoria de los rebeldes hutíes, una corriente chií que no ha tenido más remedio desde entonces que echarse en brazos de Teherán. El caos y destrucción provocados por la escalada del conflicto están laminando el talón de la península arábiga. Castillos en el aire En su condición de ministro de Finanzas del reino antes de cumplir los 30, Mohamed bin Salman es autor del llamado proyecto Visión 2030, un programa dirigido a convertir Arabia Saudí en una economía diversificada para no depender exclusivamente del petróleo. Cuando los funcionarios ?es decir, la inmensa masa laboral saudí? se quejaron por el plan de recortes, en abril pasado, la Corona dio marcha atrás. Como consecuencia, el déficit público ha vuelto a dispararse y contoda probabilidad superará la barrera del 12 por ciento del PIB. Mohamed bin Salman ?MHB, en el argot popular? es firme partidario de devolver a sus países de origen a millones de trabajadores extranjeros, para que sus puestos los ocupen los saudíes que hoy engrosan las filas del desempleo juvenil. Los llamados «expatriados» son la tercera parte de los habitantes del reino, por la sencilla razón de que los empresarios los prefieren a los locales. El saudí medio ama el confort, la tecnología occidental, ha aprendido de memoria el Corán en el colegio y en la universidad, y considera que para la mayor parte de los trabajos están más capacitados los indios o los filipinos. Cambiar esa mentalidad no será tarea fácil, tampoco para el intrépido cachorro de la Corona. Es más sencillo, en cambio, el juego de la diplomacia en los foros árabes, y el cierre de macrocontratos mientras el precio del petróleo no se desplome.
1
...