Infortelecom

Noticias de fuerzas armadas

08-10-2017 | Fuente: abc.es
El agente de la CIA que atrapó al Che Guevara: «Fidel Castro lo mandó a la muerte en Bolivia»
«Comandante, lo siento». El joven agente de la CIA Félix Ismael Rodríguez comunicó con estas palabras a Ernesto «Che» Guevara que iba a ser ejecutado. El guerrillero argentino «se quedó blanco como un papel», recuerda medio siglo después el propio Rodríguez. En una conversación de hora y media por videoconferencia desde Miami, este cubano que ha consagrado su vida a combatir el comunismo en numerosos países, relata para ABC, paso a paso, cómo llevó al Ejército de Bolivia hasta el Che Guevara y cómo transcurrieron sus últimas horas antes de morir en la escuela del poblado de La Higuera el 9 de octubre de 1967. En abril de aquel año, después de que muchos en la Agencia Central de Inteligencia norteamericana le hubieran dado por muerto en África a mediados de los 60, se confirmó que el Che se encontraba en Bolivia tratando de extender la revolución por América Latina, gracias a la captura de dos miembros de su red de apoyo, el francés Régis Debray y el argentino Ciro Bustos. «No quería regresar a Cuba, porque tenía problemas ideológicos fuertes, ya que el Che Guevara era pro-chino y el gobierno cubano dependía 100% de la Unión Soviética», por lo que «quedó marginado», asegura el ex agente de la CIA, hoy de 76 años. Es más, se muestra convencido de que «Fidel Castro mandó al Che a la muerte». «El Che quedó marginado porque era pro-chino y el gobierno cubano dependía 100% de la Unión Soviética»Tres factores apoyan esa afirmación sobre el dictador cubano, fallecido el pasado año: «El transmisor que le dio Cuba para que se pudiera comunicar con ellos estaba roto y no podía contestar ningún mensaje; tuvo una ruptura total con Mario Monje, líder del Partido Comunista boliviano, que había estado con Fidel dos meses antes, y retiraron sorpresivamente a Renán Montero, un oficial muy conocido en la Inteligencia cubana que le habían enviado». «Lo sacaron para dejarlo abandonado a su suerte», sostiene. Ya en 1963, añade, se había producido un incidente en El Cairo en el que Che Guevara y el embajador soviético «prácticamente llegaron a las manos» y del que la CIA supo después gracias a un diplomático cubano. Félix Ismael RodríguezEstados Unidos, ante la falta de entrenamiento de las fuerzas bolivianas, «despachó un grupo de tropas especiales de Panamá para adiestrar a una unidad militar en la contrainsurgencia. Por otro lado, mandó un grupo, la mayoría cubanos, para apoyar a los bolivianos en labores de inteligencia. Uno de ellos, destinado a asesorar a los militares de la Octava División del Ejército en el área donde operaba Che Guevara, era Félix Rodríguez. «Después nos explicaron que escogían cubanos porque no éramos ciudadanos americanos ?señala-. Desde el año 65 estaban llegando asesores americanos muertos de Vietnam, y no querían que empezaran a llegar también de Sudamérica». Antes de partir hacia Bolivia, en Washington se les dio un briefing completo sobre el área y la guerrilla para que «nos familiarizáramos con ellos». De hecho, se les proporcionó los retratos de sus integrantes que había elaborado el capturado Ciro Bustos, que era pintor. «El Che utilizaba en Bolivia el nombre de Ramón», señala Rodríguez. Además, le dieron instrucciones para que «si por casualidad el Che caía preso vivo, que no era muy predecible en ese momento, se hiciera todo lo posible por salvarle la vida». «Quizá pensaron que podía colaborar -apunta-, aunque personalmente no creo que lo hubiera hecho, porque, aunque estaba muy amargado por el abandono de Cuba, su odio a Estados Unidos era mayor». «Me dieron instrucciones para que, si el Che caía preso vivo, hiciera todo lo posible por mantenerlo con vida»Una vez en Bolivia, Félix Rodríguez se quedó en la ciudad de Santa Cruz como asesor del coronel Joaquín Zenteno Anaya, de la Octava División, y el mayor Arnaldo Saucedo, jefe de inteligencia. Mientras, su compañero, también cubano, se dedicó a entrenar en inteligencia a «un grupo de soldaditos jóvenes que hablaban quechua, aimara y guaraní» para que fueran «los ojos y oídos» de las tropas, yendo por delante vestidos de civiles para obtener información del campesinado. Precisamente, la información de un campesino llamado Honorato Rojas, que ayudaba a los guerrilleros a cruzar el río Grande, permitió al final de agosto de 1967 emboscar en un lugar conocido como Vado del Yeso a «una unidad que se había separado del Che a hacer un reconocimiento», indica Rodríguez. En ese encuentro murió la guerrillera Tania, una alemana que había estado en Praga con el Che tras abandonar África. En esa acción cayó prisionero José Castillo Chávez, alias Paco, al que llevaron a un hospital de la localidad de Vallegrande por estar herido con dos balazos. El agente cubano estaba interesado en interrogarlo, porque, de acuerdo con la información que había recibido en Washington, sabía que «era un comunista convencido, pero que había llegado engañado a la guerrilla y había pedido irse». Así que fue hasta Vallegrande y, al entrar en la habitación del hospital donde estaba Paco, la escena era «trágica y simpática» a la vez, rememora: «Estaba con una cara de miedo extraordinaria. sentado en una sillita con alrededor de catorce soldaditos apuntando a su cabeza con fusiles». Empezó a hablar con él y se dio cuenta de que «tenía una memoria extraordinaria, te podía contar una reunión de hacía meses y dar el nombre de catorce personas». Por eso, pese a que oficiales bolivianos querían eliminarlo, intercedió por él y logró que se lo entregaran para interrogarlo. Fidel Castro y el Che Guevara, en 1959- Epa Hizo que una enfermera le curara las heridas, que «tenía llenas de gusanos», y le inyectara antibióticos. «Le traté bien, le dejé contactar con su familia, le compré ropa limpia y algo para leer, y él cooperó mucho», prosigue. De hecho, le contó «cómo se movía el Che», que empleaba tres grupos, separados por un kilómetro: uno de vanguardia, otro de retaguardia y, en medio, el grueso con el propio Guevara, de modo que, «en caso de emboscada, podía reaccionar y evadirla», comenta. A finales de septiembre, Rodríguez recibió el aviso de que había tres guerrilleros muertos en la ciudad de Pucará tras una escaramuza. Allí se fue y, cuando apareció el teniente que comandaba la unidad que los abatió, con los cadáveres a lomos de mulas, le explicó que había visto a la guerrilla en la distancia y que cuando quiso preparar la emboscada, se le echaron encima los guerrilleros a los que finalmente mataron sus hombres. Con la información que le había dado Paco, Rodríguez supo que eran el grupo de vanguardia del Che. Al regresar a Santa Cruz, le pidió a Zenteno Anaya movilizar al batallón para operaciones. Este replicó que le faltaban solo dos semanas para graduarlo, pero él insistió: «Mi coronel, en este momento sabemos exactamente dónde está el Che. De aquí a dos semanas no vamos a tener ni idea de dónde está». Finalmente, el 1 de octubre comenzó la caza. «La noche que cayó preso saqué dos botellas de Scotch que compré para un evento especial y brindamos»Una semana después, el domingo día 8, Félix Ismael Rodríguez se encontraba instalando un equipo de radio en un avión en Vallegrande, cuando el mayor Saucedo le anunció que se había capturado a un guerrillero herido, sin saber aún si se trataba del Che. Cuando se confirmó que así era, se ordenó despejar el área de la localidad de La Higuera para interrogarlo «y que se mantuviera toda su documentación intacta para que no se repartieran cosas de su valija como souvenir». «Esa noche -añade- tuvimos una recepción en el hotelito en Vallegrande con velas, porque no había electricidad, y yo saqué dos botellas de Scotch que había comprado para un evento tan especial y brindamos». Rodríguez pidió a Zenteno Anaya acompañarlo al día siguiente a La Higuera, a lo que accedió, de modo que a las siete de la mañana fueron hasta allí, no sin antes enviar un mensaje a la sede de la CIA en Langley (Virginia) para avisar de que se había capturado vivo al Che. «Les decía también que, si lo querían mantener vivo, se movilizaran al más alto nivel, porque esta gente no estaba manteniendo prisioneros», agrega. Los bolivianos tenían al Che en la escuela de La Higuera, «un edificio rústico, con paredes de barro y techo de paja», recuerda. En el interior había dos habitaciones divididas por una pared que no llegaba hasta arriba. En la de la izquierda estaba Guevara y a la derecha otro guerrillero, Simeón Cuba Sarabia, «Willy». Entró en la habitación, junto con otros oficiales bolivianos. «El Che estaba junto a una ventanita a la izquierda, tirado, amarrado de pies y manos, y en la pared de atrás estaban los cadáveres de dos cubanos muertos en combate. Tenía un balazo en la pierna, entre el tobillo y la rodilla, y había sido curado. La venda blanca que le cubría la herida se veía limpiecita, aunque la sangre la estaba mojando», sigue haciendo memoria. Félix Ismael Rodríguez, en su casa de Miami con armas de entrenamiento- F. I. Rodríguez El coronel Zenteno Anaya le empezó a hacer preguntas, pero «el Che lo miraba y no le contestó absolutamente nada, hasta que Centeno se molestó y le dijo: ?Óigame: usted es un extranjero y ha invadido mi país. Lo menos que puede hacer es tener la cortesía de contestar?», asegura. El coronel salió «molesto» y él le pidió que le dejara fotografiar para el gobierno de EE.UU. la documentación Che Guevara, a lo que también accedió. En una cartera amarillenta, tenía un diario grande, fotografías de la familia, medicamentos para su asma, unos libritos de claves (uno con números en rojo para cifrar y otro en negro para descifrar) y unas libretas con mensajes de un tal Ariel, cuenta a ABC. En un principio pensó que se trataba de Fidel Castro, pero años después, cuando conoció a un desertor cubano llamado Benigno, le explicó que en realidad era Juan Carretero, un jefe de inteligencia cubano con el que se comunicaba Che Guevara. Luego regresó a la habitación. «Che Guevara, vengo a hablar contigo», le dijo. El guerrillero se le quedó mirando «arrogante» y respondió: «A mí no se me interroga». «Cuando vi esa actitud, le dije: ?Comandante, no he venido a interrogarle. Nuestras ideas son diferentes, pero yo a usted lo admiro. Usted fue un jefe de Estado, está aquí porque cree en sus ideales, aunque yo sé que están equivocados. He venido a conversar con usted?. Entonces, tras comprobar que no se estaba burlando y que estaba serio, después de uno o dos minutos, me dice: ?¿Me puedo sentar? ¿Me puede quitar las amarras??». Mandó a un soldado desatarlo y empezaron a charlar. Cuando le hacía preguntas de interés táctico para EE.UU, el Che sonreía y respondía, según Rodríguez: «Usted sabe que no le puedo contestar a eso». Pero sí hablaba de otros temas, como de su elección de Bolivia para combatir. «Me dijo que tenía tres criterios: uno, que era un país muy pobre y el imperialismo yanqui, al que le interesaban los países ricos como Venezuela, no iba a defenderlo; segundo, que sabían que el soldadito boliviano estaba muy mal entrenado, en lo cual tenía absolutamente razón, y tercero, para él lo más importante, que Bolivia tenía frontera con cinco países y si lograba tomarlo, sería fácil exportar la revolución a Brasil, Paraguay, Argentina, Chile o Perú», explica el exagente de inteligencia. También hablaron del desastre de la economía cubana, de lo que culpaba al «embargo» americano, «como siempre hacen los comunistas», comenta. Pero Rodríguez replicó: «Es irónico de su parte, porque usted fue presidente del Banco de la Nación y ministro de Industria, y ni siquiera es economista». Entonces le contó la curiosa manera en que llegó a esos puestos. «Estaba sentado separado y entendí que Fidel estaba pidiendo un comunista dedicado y levanté la mano. Pero lo que pedía era un economista dedicado?», dijo el Che. El episodio se lo confirmó años después en París el desertor Benigno. En otro momento, hablaron del paso de Guevara por África: «Tenemos conocimiento por gente suya de que decía usted que tenía 10.000 guerrilleros y que el soldado africano era muy malo», le dijo. El Che contestó: «Si hubiese tenido 10.000 guerrilleros, habría sido diferente. Pero tiene razón: el soldado africano era muy malo». Félix Rodríguez reconoce que «había momentos que no prestaba atención a lo que me decía», ya que «tenía la imagen del Che Guevara arrogante, en aquellos abrigos en Moscú y Pekín, con los líderes soviéticos y Mao Tse-Tung, y ver aquella persona ante mí, que parecía un pordiosero, que no tenía ni siquiera botas, con la ropa andrajosa, sucio, con lo que él había sido, me daba pena». «Ni me escupió ni pidió perdón arrodillándose. Yo lo traté con respeto y el me trató a mí con respeto»Rodríguez desmiente muchas de las cosas que se han dicho sobre aquellas conversaciones. «Si hablas con el gobierno cubano, te van a decir que el Che me dijo que no hablaba con traidores y que me escupió. Si hablas con los cubanos de Miami, que cogió miedo, pidió perdón y se arrodilló. Ninguna de las versiones son reales. Yo lo traté con respeto y él me trató a mí con respeto», recalca. La conversación se interrumpió por una llamada para el oficial de más alto rango en el lugar, que en ese momento era él, ya que el coronel Zenteno Anaya había salido. Se acercó al único teléfono que había y escuchó las instrucciones del alto mando boliviano. «Teníamos un código muy sencillo que habíamos acordado: 500, Che Guevara; 600, muerto; 700, manténganlo vivo. Y la orden fue: 500-600». Pedí que la repitieran y confirmaron: «500-600». Luego regresó el coronel y le comunicó las órdenes del gobierno para eliminar al prisionero. Pero también le advirtió de que las instrucciones del gobierno de EE.UU. eran tratar de mantenerlo vivo a toda costa y llevarlo a Panamá para interrogarlo. La respuesta de Zenteno Anaya fue: «Félix, te agradecemos mucho tu ayuda, pero son órdenes del señor presidente y el jefe de las fuerzas armadas, que yo no puedo romper. Si no lo hago, me expulsan deshonrosamente de las fuerzas armadas». Miró su reloj, que marcaba alrededor de las diez de la mañana, y dijo: «Tienes hasta las dos de la tarde para interrogarlo». A esa hora un helicóptero llegaría para recoger el cadáver. «Lo puedes ajusticiar en la forma que quieras, porque sabemos el daño que ha hecho a tu patria. Quiero tu palabra de caballero de que a los dos de la tarde tú me traigas el cadáver del Che Guevara», le espetó. Y el agente de la CIA respondió: «Mi coronel, trate de hacerles cambiar de idea. Pero, si no hay una contraorden, le doy mi palabra de hombre de que le llevo el cadáver del Che». Mientras esa hora llegaba, en el helicóptero trajeron una cámara de fotos con la que el mayor Saucedo quería que se hiciera una foto al Che. «Comandante, ¿a usted le importa?», preguntó Rodríguez, a lo que el Che respondió: «No, a mí no». Le ayudaron a salir, «porque le costaba trabajo caminar por la herida en la pierna» y el agente le dijo: «Mire al pajarito». «Y ahí se murió de la risa», recuerda. Sin embargo, explica: «Como tenía conocimiento de que posiblemente lo iban a eliminar, cerré la lente, le puse 2.000 de velocidad, y esa foto no salió». En cambio, luego se hizo una con su propia cámara en la que aparece el Che cabizbajo, que es la que ha pasado a la historia como la última foto del líder guerrillero con vida, en la que el propio Félix Rodríguez aparece a su lado. «Le dije: "Comandante, lo siento". Él entendió lo que estaba diciendo y se puso blanco como un papel»Hacia las doce y media, continúa el relato, llegó una mujer con una pequeña radio, y preguntó «cuándo lo van a matar», puesto que ya se había emitido la noticia de que había muerto en combate. «Cuando me dijo eso supe que no había la más ligera posibilidad de que hubiera contraorden». «Entonces -rememora- entré en la habitación, me paré enfrente de él y le dije: ?Comandante, lo siento?. Él entendió perfectamente lo que estaba diciendo, se puso blanco como un papel, pero me dijo: ?Es mejor así, yo nunca debí haber caído preso vivo?». A continuación el Che sacó del bolsillo su pipa, que quería regalar a un soldado que le hubiera tratado bien. En ese momento, según Rodríguez, irrumpió el sargento Mario Terán, diciendo que él la quería. Pero el Guevara dijo: «No, a ti no te la doy». El agente de la CIA le conminó a salir y luego preguntó: «Comandante, ¿me la da a mí?». Este se quedó pensando unos segundos y dijo: «Sí, a ti sí te la doy». Se la entregó y Rodríguez se ofreció a hacer llegar un mensaje a su familia. «Entonces -señala Félix Rodríguez-, yo diría que de forma sarcástica, dijo: ?Bueno, si puedes dile a Fidel que pronto verá una revolución triunfante en América?, lo que yo lo interpreté como que decía: ?Me abandonaste?. Después cambió la expresión y dijo: ?Si puedes, dile a mi señora que se case otra vez y trate de ser feliz?». Se dieron la mano y un abrazo, y el Che Guevara se echó hacia atrás, «pensando que era yo el que le iba a tirar», dice el ex agente de la CIA. Este salió de la habitación y le indicó a Terán: «Sargento, hay órdenes de su gobierno de eliminar al prisionero. No le tire de aquí para arriba -indicó señalando el cuello-, tire para abajo, porque se supone que son heridas de combate». La suerte estaba echada. «A la una y cuarto oí una ráfaga corta», recuerda. El Che había muerto. El cadáver del Che, mostrado a la prensa internacional en Vallegrande (Bolivia)- Afp ¿Pudo hacer algo más Félix Rodríguez por salvarle la vida? «Estando allá, pensé que podía cortar la línea telefónica y, cuando llegara el piloto, decirle que mi gobierno había convencido al presidente de Bolivia para dejar vivo al Che y, si lo aceptaba, llevarlo a Vallegrande y así ya no lo podrían matar. Por otro lado, pensé en lo que pasó cuando Batista soltó a Fidel Castro y la tragedia que vino a mi país, la cantidad de muertos y destrucción que hubo, y cómo perdimos nuestro país y la democracia. Y pensé que el Che había invadido Bolivia y que era una decisión de los bolivianos, no mía, ya que yo solo estaba como asesor. Y decidí que la historia siguiera su paso..». Minutos después de la ejecución, volvió a entrar en la habitación, ahora junto con los capitanes Celso Torrelio y Gary Prado, este último el que lo había capturado. «El cadáver estaba mirando hacia el techo, tenía la cara cubierta de fango -describe-. Posiblemente cayó al piso lleno de fango y fue lo que le manchó la cara. Entonces, de ahí recuerdo que Celso traía una varita y dijo: ?¡Hijo de puta, me has matado tantos soldados!?. Nos pusimos alrededor del cadáver y Gary Prado me dijo: ?Mi capitán, hemos acabado con la guerrilla en América Latina. Si no, por lo menos la hemos demorado por largo tiempo?». Enseguida llegó el helicóptero. Félix Rodríguez pidió un cubo de agua, se agachó y lavó la cara al Che. Le cerró la boca y trató varias veces de hacer lo mismo con los ojos. «Se abrían una y otra vez, y no se los pude cerrar». Tras colocar el cuerpo en el helicóptero, aún esperaron a que un sacerdote le diera la bendición. Rodríguez pensó: «Este hombre, que no creía en Dios, sin embargo recibió al final la bendición de la Iglesia católica». Pero la historia del Che Guevara no acabó con su muerte. El helicóptero llevó el cadáver a Vallegrande, que estaba llena de gente, incluidos muchos periodistas. Se trasladó el cuerpo al lavadero del hospital Nuestro Señor de Malta, donde quedó expuesto. Según Félix Rodríguez, al día siguiente, cuando ya no había prensa, se le cortaron las manos para que hubiera «una prueba fehaciente» de su muerte y se le enterró en un gran hoyo junto a otros dos guerrilleros al final de la pista del aeródromo de Vallegrande. Según la historia oficial cubana, sus restos fueron localizados treinta años después, en 1997, y fueron llevados a la isla para que reposaran en el monumento que se le dedicó en Santa Clara. Pero el exagente de la CIA tiene otra versión. Asegura que, en realidad, lo había descubierto y enviado a Cuba una década antes el embajador en Bolivia, pero un jerarca del régimen castrista con el que estaba enemistado, Barbarroja Piñeiro, no quería que se llevara ante Fidel el mérito de haber dado con los restos del líder guerrillero. Barbarroja, que según Rodríguez mantenía relaciones sexuales con la mujer del embajador, trajo a un médico amigo suyo desde Perú que finalmente certificó que el cadáver no era del Che, por lo que fue arrojado a una laguna a las afueras de La Habana. «Puedes estar seguro de que el cadáver que dicen que es del Che no lo es», afirma rotundo. «Es triste que se le mitifique. Es porque no conocen quién era realmente, alguien que gozaba matando»Cincuenta años despúes de la captura y muerte del guerrillero, el exagente de la CIA Félix Rodríguez considera «triste» que se le haya mitificado por parte de la izquierda, algo que achaca a la «falta de conocimiento de quién era realmente». En este sentido, subraya cómo contó a su padre que «gozaba matando» y cómo sostenía que «valía la pena que murieran millones de inocentes con tal de exportar el socialismo a Estados Unidos». Asegura también que hace casi 40 años una mujer le contó un episodio que ilustra su crueldad. En 1961, explica, su hijo de quince años estaba preso en el complejo militar de La Cabaña para ejecutarlo por hacer pintadas contra del régimen. Pidió hablar con el Che y este la recibió. Con los pies encima de la mesa del despacho, preguntó: «Señora, ¿qué puedo hacer por usted?». Ella suplicó: «Comandante, mi hijo es muy joven, no sabía lo que hacía, por favor sálvele la vida, que yo le garantizo que él no lo volverá a hacer». Según la mujer, el Che le pidió que le dijera el nombre de su hijo y cuándo lo iban a fusilar. Era lunes y la orden de ejecución era para el viernes. Según la madre, llamó a un asistente y ella pensó que le había salvado la vida. Pero lo que le ordenó fue: «Busca al hijo de la señora y fusílalo para que no tenga que esperar hasta el viernes». Rodríguez, en Vietnam mostrando dos impactos de balas que recibió en una misión- F. I. Rodríguez A sus 76 años, Rodríguez ya no trabaja para al CIA, pero se mantiene activo. Es profesor de la Joint Special Operations University y da conferencias sobre las técnicas de interrogatorio y de búsqueda de campamentos que utilizaba. Además, dirige un museo al norte de Miami sobre el intento de invasión de Bahía de Cochinos de 1961, en el que participó como parte de un grupo de infiltración en la isla. Una empresa española, Scenic Rights, está preparando ahora, en colaboración con Tony Cortés Producciones y con guión de Stephen Boykewich, una serie documental sobre distintos episodios de su vida, desde la propia Bahía de Cochinos hasta el escándalo Irán-Contra, en el que se vio envuelto, pasando por Vietnam y, por supuesto, la captura del Che Guevara. Empezó a luchar contra el comunismo con 17 años en la Legión Anticomunista del Caribe en 1959, en la República Dominicana, pero el régimen castrista sigue en pie. La última vez que estuvo en Cuba fue en 1965, cuando fotografió una base de submarinos soviéticos en isla de Pinos. Él sabe que Raúl Castro le tiene «un odio enorme» y cuenta cómo, durante la guerra en Vietnam, el régimen trató de secuestrar un aparato en el que iba a volar. «Por suerte cambié a última hora de avión», afirma. Aunque «con esta gente nunca sabes», señala, en la actualidad «tienen problemas mucho más graves como para montar un aparato para asesinarme a mí». «Mientras esté este régimen no la puedo visitar», lamenta. Con todo, se muestra convencido de que llegará a «regresar a una Cuba libre».
06-10-2017 | Fuente: elpais.com
Un 12,5% de mujeres en las Fuerzas Armadas españolas
España supera en dos puntos la media de presencia femenina de los ejércitos de la OTAN
05-10-2017 | Fuente: elpais.com
Mueren tres miembros de Fuerzas Especiales de EE UU en Níger
Son las primeras víctimas estadounidenses en una misión de capacitación y asistencia de las tropas de EE UU a las Fuerzas Armadas nigerinas
04-10-2017 | Fuente: abc.es
Rohaní y Erdogan amenazan al Kurdistán iraquí con tomar medidas «más fuertes»
Los presidentes iraní, Hasan Rohaní, y turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazaron hoy a la región del Kurdistán iraquí con tomar medidas «más fuertes» en represalia por el reciente referéndum de independencia kurdo. Tanto Teherán como Ankara califican de ilegítima la consulta de autodeterminación celebrada en esa región iraquí el pasado 25 de septiembre, en la que se impuso el «sí» con más del 92 % de los votos. Tras reunirse en la capital iraní, ambos mandatarios subrayaron en una comparecencia televisada que solo reconocen al Gobierno central de Bagdad y que rechazan cualquier cambio en las fronteras de Irak o su desintegración. Erdogan explicó que los Gobiernos de Turquía, Irán e Irak tienen «una postura seria conocida por todos» y que adoptarán «a partir de ahora medidas más fuertes» ante el desafío kurdo. También aseveró que el referéndum de independencia no tiene futuro y solo conduce a un mayor aislamiento de esa región autónoma iraquí, ya que -precisó- «salvo Israel, ningún otro país ha apoyado al Kurdistán». Por su parte, Rohaní señaló que no aceptan «el aumento de las diferencias étnicas y religiosas planeado por los enemigos y la desintegración de la región» y que lucharán contra todo tipo de terrorismo, incluido el de la guerrilla kurdo-turca Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). «No queremos imponer ninguna presión al pueblo del Kurdistán, pero las decisiones erróneas tomada por algunos altos dirigentes deben ser rectificadas», indicó el presidente iraní, quien agregó que «no tienen otro remedio» que aplicar «nuevas medidas serias y necesarias». A petición del Gobierno central de Bagdad, Turquía e Irán han adoptado una serie de medidas económicas y de seguridad, como la suspensión de los vuelos con el Kurdistán. Teherán ha prohibido, además, la importación y exportación de derivados del petróleo con esta región, mientras que Ankara ha dejado de entrenar a las milicias kurdas «peshmerga». Cooperación bilateral y con Moscú Ambos países, que cuentan con una importante población kurda local, han realizado asimismo maniobras militares en sus fronteras con el Kurdistán y han reforzado la presencia de efectivos en esas zonas en señal de advertencia. Con el fin de aplicar estas medidas de represalia para mantener la unidad del país árabe, Rohaní y Erdogan acordaron fomentar la colaboración entre sus países con el Gobierno de Bagdad, así como entre sus respectivas fuerzas armadas y servicios de inteligencia. También abogaron por ampliar la cooperación bilateral y con Moscú para poner fin al conflicto en Siria, el otro asunto regional abordado en el encuentro. Irán y Turquía apoyan a bandos opuestos en el conflicto sirio pero han auspiciado, junto a Rusia, las conversaciones de paz de Astaná, donde este mes llegaron a un acuerdo para supervisar con sus tropas de forma conjunta la implementación de un alto el fuego en el país árabe. Al margen de estos temas políticos, la agenda de Erdogan en Teherán estuvo centrada en desarrollar los lazos económicos bilaterales con el objetivo de alcanzar un comercio anual de 30.000 millones de dólares, frente a los 10.000 millones de los últimos años. En el marco de la colaboración entre ambos países, se celebró hoy la cuarta reunión de la Comisión Conjunta de Cooperación de Alto Nivel para favorecer las inversiones y usar las divisas nacionales en sus transacciones económicas. Además, fueron firmados cuatro memorandos de entendimiento que buscan facilitar las exportaciones e importaciones, e impulsar las relaciones bancarias. Erdogan llegó a Irán acompañado por una delegación de alto nivel integrada entre otros por los ministros de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu; Economía, Nihat Zeybekci, y Energía, Berat Albayrak. Se trata de su segunda visita a Teherán desde que Rohaní asumió por primera vez la presidencia en 2013, tiempo en el que las relaciones bilaterales han sufrido varios altibajos hasta prosperar al nivel actual. Al respecto, el presidente turco se refirió a su homólogo iraní como «mi querido hermano» y Rohaní afirmó que «los dos países musulmanes, amigos y poderosos son hoy en día el timón de la estabilidad en la sensible región de Oriente Medio».
04-10-2017 | Fuente: elpais.com
Dimite la ministra holandesa de Defensa por la muerte de dos soldados
Un tercer militar resultó gravemente herido al estallar una granada en mal estado en la misión ONU en Malí. También ha renunciado el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas
30-09-2017 | Fuente: abc.es
El Gobierno de Colombia y el ELN ordenan un alto el fuego bilateral de 101 días
El Gobierno colombiano y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) emitieron este viernes las órdenes respectivas para que este domingo comience un cese el fuego bilateral de 101 días, el primero en 53 años de existencia del grupo rebelde. La medida es el mayor hito en los diálogos de paz que el Gobierno y ELN comenzaron el pasado febrero en Quito y que no parecían avanzar hasta el inesperado anuncio de cese el fuego y de hostilidades anunciado el pasado 4 de septiembre. «Con el decreto que acabo de firmar, se ordena al ministro de Defensa, a las Fuerzas Militares y a la Policía un cese al fuego con el ELN a partir de las cero horas del domingo primero de octubre», dijo el presidente colombiano Juan Manuel Santos tras firmar el correspondiente documento en la Casa de Nariño. El cese el fuego tendrá una duración de 101 días, por lo que terminará a las cero horas del 9 de enero de 2018, según el decreto. Para Santos, este cese al fuego puede ser renovado y mostró su esperanza de que «sea el primer paso para lograr la paz con ese grupo guerrillero». «Este cese al fuego y de hostilidades se hace con un propósito humanitario, para proteger a la población civil, para defender sus derechos y libertades», subrayó el mandatario. Santos recordó que este será el primer cese el fuego con el ELN, que sí ha hecho altos a sus actividades criminales breves y temporales, por lo que subrayó que implica que «tienen que dejar de secuestrar, de reclutar menores, de sembrar minas, de atacar a la infraestructura». Esta semana la petrolera estatal Ecopetrol denunció varios atentados contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas en los departamentos de Norte de Santander y Arauca, que fueron atribuidos al ELN, que tiene fuerte presencia en esa zonas, por el jefe negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo. «Y por supuesto deben cesar toda acción ofensiva contra nuestras Fuerzas Armadas y de Policía», agregó Santos. El jefe de Estado detalló que se formó un Mecanismo de Veeduría y Verificación (MV&V) con la participación del Gobierno, la fuerza pública, el ELN, la ONU y la Iglesia Católica. Horas antes, el máximo líder del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista, alias «Gabino», ordenó también a todos los integrantes de ese grupo armado que cesen el fuego a partir de las cero horas del próximo domingo. «Hoy, 29 de septiembre, les ordeno a todas las tropas a lo largo y ancho del territorio nacional cesar todo tipo de actividades ofensivas para cumplir cabalmente con el cese bilateral del fuego que se ha pactado entre el Gobierno nacional y el ELN», dijo «Gabino» en un mensaje transmitido por radio a todas las unidades guerrilleras. Sentado en una mesa en la que reposaba un fusil M-16 frente a una bandera de Colombia y otra del ELN, el líder guerrillero mostró su «seguridad de que cumplirán esta orden porque acatan a la plenitud» las directrices del mando guerrillero. Durante la implementación del cese al fuego, no habrá zonas de despeje o sitios vedados para las Fuerzas Militares, la Policía Nacional o cualquier otra entidad del Estado. Además, no habrá concentración de integrantes del ELN en áreas de reunión y se establecerá a través del MV&V las coordinaciones necesarias para evitar incidentes en terreno. Por último, los ciudadanos no se verán limitados en sus derechos y libertades durante la implementación del cese al fuego y podrán establecer contacto con las autoridades e instituciones locales en caso de advertir situaciones que «puedan considerar como una vulneración a su seguridad o sus derechos», según detalló la Presidencia. Supervisión de la ONU Las dos partes también enviaron este viernes una solicitud al Consejo de Seguridad para que la ONU participe en el MV&V que supervisará el cese el fuego bilateral. Los miembros del MV&V no portarán armas y tendrán «garantías de seguridad», según lo que acordaron las dos partes que negocian un acuerdo de paz desde el pasado febrero en la capital ecuatoriana. Por otra parte, Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia, establecida para verificar el cese el fuego y desarme de las FARC, ratificó que han recibido la solicitud que tiene el objetivo de «afianzar el cese al fuego bilateral, temporal y nacional». Para el diplomático, la petición busca asociar «más estrechamente a la comunidad internacional a la búsqueda de la paz en Colombia». Pese a la disposición mostrada hoy por ambas partes, el decreto presidencial señala en su artículo 10 que el cese el fuego y de hostilidades bilateral «se podrá terminar anticipadamente por un incumplimiento grave», circunstancia que será determinada por la mesa de diálogo, previo informe del MV&V.
27-09-2017 | Fuente: abc.es
Darío Villamizar: «Se está cerrando el ciclo de 70 años de guerrillas en América Latina»
El robo de la espada de Simón Bolívar, en su quinta de Bogotá, fue la rompedora acción que el Movimiento 19 de Abril (M-19) eligió para darse a conocer el 17 de enero de 1974. Darío Villamizar se incorporó más tarde a esa guerrilla colombiana, pero sí estaba cuando el excomandante Antonio Navarro Wolff, luego ministro de Salud y hoy senador, la devolvió el 31 de enero de 1991 en el mismo lugar en que fue sustraída. «Se quería reconocer que habrían logros con la nueva Constitución de 1991», explica el politólogo bogotano. Veinticinco años más tarde, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) firmaron la paz con el Gobierno colombiano. Mientras la última guerrilla del país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), negocia el fin de la violencia en Quito. Villamizar acaba de presentar en la Casa de América el libro «Las guerrillas en Colombia, una historia desde los orígenes hasta los confines» (Debate), donde resume siete décadas de lucha armada de más de treinta organizaciones. El texto incluye extractos de documentos desclasificados de la Inteligencia estadounidense. Darío Villamizar, durante la entrevista en la Casa de América- De San Bernardo -Con la firma de la paz con las FARC el pasado 24 de noviembre y el proceso abierto con el ELN ¿Asistimos al punto y final de siete décadas de violencia guerrillera en Colombia y en toda América Latina? -Se está cerrando el ciclo de las guerrillas en América Latina y el Caribe. Un ciclo que se inició a mediados de los años 50. En el caso colombiano un poco antes, a raíz del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. Las últimas organizaciones guerrilleras que subsisten en el continente son el ELN y unos pocos grupos en México. Pero ya es el fin. En los años 80, cuando se registra el mayor número, hubo cerca de 420 grupos guerrilleros en todo el continente. En el caso colombiano, entre 1959 y hoy se registraron 32 grupos, también de distintas denominaciones, orígenes, tamaños, regiones o ciudades donde actuaban con mayor énfasis. -¿Por qué Colombia ha sido el último país en acabar con las guerrillas?¿Por sus ganancias del narcotráfico, secuestro..? -Hay determinados factores, uno de ellos es el geográfico. Colombia es un país complejo de regiones, montaña, selva, con dos costas, con una entrada muy fácil hacia el norte del continente por Panamá. Un grupo en la selva es indetectable. Por otro lado, las formas económicas para que subsistieran eran ilegales: chantaje, secuestro, minería ilegal, tráfico de especies o de maderas, narcotráfico.. Economías ilegales que generaban unas rentas a las que tenía acceso la guerrilla en distintas dimensiones. No necesariamente constituían el gran cártel de la cocaína, pero en ciertos eslabones de esa cadena podrían estar o participaron algunos grupos armados. «Esperamos que el Estado cumpla con lo que está en el acuerdo sobre el combate al paramilitarismo» -¿Qué ha aportado a Colombia 70 años de lucha guerrillera, con el dramático saldo de más de 260.000 muertos y 60.000 desaparecidos? El M-19, por ejemplo, participó en la elaboración de la Constitución de 1991. -No fue solo el M-19. En ese momento se desmovilizaron cuatro grupos guerrilleros, el PRT, el Quintín Lame, el EPL y el M-19. Este último participó en la Asamblea Nacional Constituyente con listas propias y tuvo un resultado importante de 19 delegados, el 30%. Un grupo numeroso de delegados de guerrillas, partidos políticos y organizaciones sindicales tuvieron el mayor peso en la elaboración de la nueva Constitución. Muchos guerrilleros que se desmovilizaron en los años 90 y luego otros han estado participando activamente en política. Varios han sido ministros, alcaldes, gobernadores, concejales, congresistas.. Nombres como Antonio Navarro Wolff, Camilo González, Luis Fernando Rincón, Gustavo Petro.. Hace hace dos o tres años coincidieron cinco presidentes de claro origen guerrillero en América Latina, como José Mujica, Dilma Rousseff, Salvador Sánchez Cerén, Raúl Castro o Daniel Ortega. -¿Se han solucionado o están en vías de arreglarse muchos de los problemas que ocasionaron la lucha armada? -La Constitución de 1991 permitió una mayor democratización de la vida nacional. El derecho ciudadano a la participación está consagrado de varias maneras. En los años 50 los dos partidos tradicionales -liberal y conservador- crearon un frente nacional por el cual solo ellos participaban. Eso se rompió años después, pero la Constitución del 91 da paso a un sistema multipartidista, de amplia representación de las regiones y permite subsanar muchas de las carencias de la democracia colombiana. El acuerdo con las FARC profundiza en la participación política y en la cuestión agraria, motor de la lucha guerrillera de los últimos 70 años. -¿La revolución cubana se inspiró en los movimientos guerrilleros de Colombia o fue al revés? -En general fue inspiradora para la creación de movimientos en América Latina. En Colombia también sucedió lo mismo en el año 59. Solo que, por otras causas, en Colombia ya se venían dando brotes guerrilleros desde una década antes. Cuando asesinaron a Gaitán en 1948 se produce una explosión popular, surgen guerrillas liberales y también empieza a crearse un movimiento guerrillero orientado por los comunistas. Es el antecedente más inmediato de las FARC. Hay un hilo de continuidad desde 1950 hasta 1964, cuando ese grupo de campesinos comunistas dicen que a partir de hoy nos vamos a llamar Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Pero ya había una clarísima influencia de la revolución cubana. El ELN se formó prácticamente en Cuba, donde recibieron los primeros entrenamientos. -¿Cómo valora el papel de Cuba, país que ha pasado de sustentar a estos grupos a albergar las conversaciones de paz? -Sobre todo en los inicios de la revolución, Cuba tuvo un papel preponderante en el surgimiento y apoyo de esos grupos guerrilleros. Posteriormente los cubanos cumplen un papel de apoyo más solidario, más humanista, muchos familiares de combatientes fueron protegidos en la isla. A partir de los años 90, Cuba empieza a cumplir un papel muy certero en la búsqueda de la paz en distintos países. Luego estuvieron muy activos en este proceso de seis años con las FARC y con el ELN. «Cualquier desenlace violento en Venezuela es lo que menos quisiéramos los colombianos» -¿Cree que la injerencia cubana ha sido definitiva en la crisis generalizada que atraviesa Venezuela, como sostienen observadores y opositores de ese país? ¿Teme que el fin del chavismo sea violento? -Por ser un país limítrofe, Colombia tiene unas situaciones complejas y delicadas con Venezuela. Gran cantidad de colombianos viven allá desde hace décadas, hay un flujo migratorio de venezolanos hacia Colombia, que en los últimos meses va en aumento. Por ello cualquier desenlace violento es lo que menos quisiéramos. Confiamos en que pueda haber un diálogo del Gobierno de Maduro con la oposición en que se busquen salidas que no afecten a la población y que Venezuela vuelva a transitar por una senda de paz y de progreso. -¿Pero ha influido la injerencia cubana? -No, yo creo que Venezuela tiene sus problemas particulares que obedecen a las formas de gobierno que se han dado los ciudadanos y a los hechos que se han presentado posteriormente. No podríamos señalar en el caso de Venezuela la presencia o apoyo de determinado país como causante de las crisis. Como tampoco en el caso colombiano algunos políticos señalan que el desarrollo de los procesos de paz son producto del castrochavismo. -¿La experiencia del M-19 puede ser útil a las FARC en su transformación en partido político y para reinsertarse en la vida civil? -Sí, hay aportaciones que dar a este proceso. El M-19 posterior a la desmovilización se transformó en el partido llamado Alianza Democrática M-19, que tuvo resultados importantes en las elecciones para la Constituyente y luego en el Congreso. La Alianza fue un espacio político de tránsito de esa guerrilla a la vida civil. Su vida útil fueron 4-6 años, 2-3 procesos electorales y finalmente empezó a declinar. Cumplió su propósito. En esa época se desmovilizaron cerca de 5.000 combatientes con muy pocos casos de reincidencia, no supera el 3%, un promedio muy bajo en la media internacional. -¿La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), su nuevo nombre, podría ser también un movimiento de transición? -Son dos procesos muy diferentes. Cuando el M-19 y otros grupos se desmovilizan en los años 90 persistía la lucha armada. Quedaban en armas grupos tan importantes como las FARC, el ELN y el EPL. Las condiciones eran adversas. Estaba en pleno auge el paramilitarismo, los asesinatos de dirigentes políticos, especialmente de la Unión Patriótica, y de desmovilizados. Ahora hay un mayor compromiso del Estado, está en los acuerdos, de combatir el paramilitarismo. Sin embargo, se siguen presentando asesinatos de líderes sociales, defensores de los derechos humanos y varios casos de integrantes de las FARC o familiares. Esperamos que el Estado cumpla con lo que está en el acuerdo del combate al paramilitarismo. «Ahondar en la verdad va a significar también ahondar en la reconciliación» -¿La reconciliación es posible en Colombia? Algunos sectores estiman que no mientras haya impunidad para delitos de lesa humanidad. -Es posible y la estamos viviendo ya. Acciones que están asumiendo ex miembros de las FARC de pedir perdón públicamente, hablar con las víctimas, de reconocer que cometieron graves errores, masacres como la de Bojayá (Chocó) o la muerte de los once diputados del Valle del Cauca. Ese tipo de cosas facilitan la reconciliación, reconocer que hubo un error, pedir u ofrecer el perdón y por otro lado encontrar que las víctimas quieren la verdad. Ahora falta profundizar en ello y para eso hay medidas que van a ser muy importantes, como la creación de una justicia especial para la paz o la comisión de la verdad, que va a empezar a funcionar el año próximo. Ahondar en la verdad va a significar también ahondar en la reconciliación. -¿Cómo explica que el presidente Juan Manuel Santos tenga un bajo respaldo popular después de firmar la paz con las FARC y recibir el Nobel? -La política en Colombia es compleja y cambiante. El presidente Santos tiene una oposición bastante fuerte dentro del Congreso, tiene una oposición de partidos y expresidentes antes cercanos a él que permanentemente están criticando. La paz y el Nobel podrían ser parámetros para subir la imagen del presidente, pero hay otros factores que la sociedad también está midiendo, relacionados mucho más con sus necesidades inmediatas, salud, educación, donde hay grandes déficit. Son aspectos que desde el Gobierno no se han atendido de forma adecuada. La paz es la prioridad, pero para muchos colombianos es un intangible cuando les toca permanentemente las necesidades del día a día y por eso están evaluando la labor del presidente.
26-09-2017 | Fuente: abc.es
El Ejército birmano encuentra una fosa común con 17 cadáveres de hindúes
El Ejército birmano ha encontrado una fosa común con 17 cadáveres de miembros de la minoría hindú en el oeste del país, donde los militares mantienen un operativo de seguridad tras el ataque de insurgentes rohingyas, ha informado este martes el Gobierno. A este hallazgo se le suman los 28 cuerpos sin vida, entre ellos mujeres y niños, de hindúes desenterrados el domingo y cuyos asesinatos fueron atribuidos, por las Fuerzas Armadas, al grupo insurgente Ejército de Salvación Rohingya de Arakan (ARSA). «Los cuerpos fueron encontrados con las gargantas cortadas, las manos atadas y los ojos vendados. Algunos tienen cortes en sus manos y pies», ha dicho el médico que ha realizado las autopsias de los primeros cadáveres descubiertos, apunta el gubernamental Comité de Información, en un comunicado. La última fosa localizada se encuentra a unos 200 metros de las dos exhumadas el domingo en el distrito de Maungtaw, norte del estado Rakáin (antiguo Arakán), región de la cual más de 430.000 miembros de la minoría musulmana rohingya han huido a Bangladesh desde el 25 de agosto. Ese día, miles de miembros del ARSA asaltaron pobremente armados una treintena de puestos policiales y desencadenaron la respuesta contundente del Ejército de Birmania (Myanmar). Los uniformados se mantienen desde entonces desplegados en la región e impiden el acceso a medios y organismo internacionales. Desde el inicio de los enfrentamientos, el ARSA y las Fuerzas Armadas se intercambian acusaciones sobre violaciones de los derechos humanos que no han podido ser verificadas de manera independiente. Refugiados rohingyas en territorio bangladeshí han denunciado haber sufrido o presenciado ataques y violaciones por parte de las fuerzas de seguridad birmanas, a las que también acusan de quemar sus casas. Naciones Unidas ha pedido al Gobierno birmano el cese de la respuesta militar, calificada por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos de «limpieza étnica de manual». Además, unos 30.000 hindúes y budistas han sido alojados en campamentos para desplazados internos, auspiciados por el Gobierno. Estos últimos también aseguran haber presenciado asesinatos y coacciones para abandonar sus hogares realizadas presuntamente por miembros del ARSA, catalogados como terroristas por las autoridades locales. Más de un millón de rohingyas moraban en Rakáin antes del brote de violencia de 2012, segregados por el Estado, según Amnistía Internacional, sin derecho a la ciudadanía y con severas barreras para el acceso a la sanidad y otros servicios básicos. Después de casi medio siglo de dictadura militar, Birmania está dirigida desde 2016 por un gobierno civil que encabeza la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, cuya fama de heroína de la democracia ganada durante la época de las juntas ha quedado fuertemente erosionada por la llamada «crisis rohingya».
25-09-2017 | Fuente: abc.es
El Gobierno central iraquí da la orden de enviar tropas a Kirkuk
El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, ha dado este lunes orden de enviar tropas a Kirkuk, la provincia del norte del país en la que se celebra el referéndum de independencia kurdo a pesar de no pertenecer formalmente a la región del Kurdistán. Al Abadi ha dado la orden tras la aprobación de una moción en el Parlamento en ese sentido y con el fin de «proteger a los civiles», informa la televisión kurda Rudaw. En la zona viven tanto kurdos, como árabes y turkmenos, pero está bajo control de los peshmerga, las fuerzas armadas del Kurdistán. Tras conocer la noticia, el gobernador de Kirkuk, Najmaldin Karim, ha criticado la medida. «Las actividades del Parlamento iraquí desgraciadamente se han limitado a la emisión de decretos contra el pueblo del Kurdistán y por consiguiente ha perdido todo su valor», ha señalado, según recoge Rudaw. Este lunes se celebra el referéndum de independencia del Kurdistán a pesar del rechazo de las autoridades centrales iraquíes. La votación estaba previsto que concluyera a las 17.00 horas (18.00, hora peninsular española), pero las autoridades kurdas han ordenado ampliar una hora la apertura de colegios. El censo para la votación está fijado en 900.000 personas e incluye a la provincia de Kirkuk -una ciudad con población kurda, turkmena y árabe- a pesar de la oposición del Gobierno central de Bagdad.
24-09-2017 | Fuente: abc.es
Turquía, dispuesta a intervenir en el Kurdistán iraquí por el referéndum de independencia
La determinación del Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) iraquí de celebrar un referéndum de independencia se mantiene firme pese a las amenazas tanto del gobierno central de Bagdad como internacionales. El plebiscito, previsto para el próximo lunes 25 de septiembre, es visto con suspicacia especialmente desde Turquía, que alberga la mayor población kurda. El gobierno turco no ha desaprovechado las distintas apariciones públicas de los últimos días para mostrar su descontento frente al referéndum. Además de advertir anteriormente de posibles sanciones, este viernes ha dado un paso más adelante y ha amenazado con intervenir militarmente la región semiautónoma del Kurdistán iraquí si se mantiene firme en su proceso de independencia, ante el temor que las votaciones fomenten las ideas secesionistas kurdas en Turquía. «El memorándum -que se prevé aprobar este domingo- dará derecho a Turquía a intervenir al otro lado de su frontera meridional y regiones vecinas contra todo tipo de procesos políticos que se dirijan contra nuestro país, que supongan una amenaza para la seguridad nacional de nuestro país. Dará derecho a enviar soldados», ha afirmado el primer ministro Binali Y?ld?r?m en declaraciones a la prensa. Ankara «no se abstendrá de usar sus derechos naturales» si el presidente del GRK, Masoud Barzani, no cancela el plebiscito. «Este referéndum es un tema de seguridad nacional de Turquía. Turquía está decidida a utilizar sus derechos naturales originarios de convenciones internacionales y bilaterales y no dudará en hacerlo», ha insistido Y?ld?r?m. Para Turquía, el espectro de la independencia kurda presenta un reto particular. Ankara ha estado luchando desde hace más de tres décadas contra la insurgencia de los militantes del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) en el sureste del país. Al mismo tiempo, Turquía y el GRK son, todavía hoy, aliados tanto militar como económicamente. De hecho, durante casi una década Erdogan ha percibido al líder del GRK Masoud Barzani como un contrapeso al PKK, grupo insurgente que tiene escondites en las montañas de Qandil -a 90 km de Erbil, capital del Kurdistán iraquí. Además, el GRK ha tolerado operaciones turcas contra los militantes del PKK dentro de su territorio y ha permitido incluso que Turquía construya bases militares en áreas del GRK. En el ámbito económico, distintas compañías turcas han contribuido a la construcción de las infraestructuras del GRK, aunque probablemente los vínculos más significativos se encuentren en el sector del petróleo y el gas. El Kurdistán iraquí, sin salida al mar, exporta al menos 550.000 barriles de petróleo al día mediante un oleoducto hacia el sureste de Turquía que prosigue hasta el Mediterráneo, siendo esta su principal fuente de ingresos, según datos mencionados por el Financial Times. Maniobras militares en la frontera turco-iraquí Desde el pasado lunes, las Fuerzas Armadas turcas han estado desarrollando maniobras militares en la frontera iraquí como mensaje de advertencia ante el inminente referéndum. El despliegue de vehículos, que cuenta con unos 100 tanques -según medios turcos e internacionales- se centra en las afueras de Silopi, una población de la provincia de Sirnak a menos de 10 kilómetros de la frontera con Siria e Irak. De acuerdo con fuentes militares, está previsto que el simulacro se extienda almenos hasta el 26 de septiembre, un día después de la celebración del referéndum.
...
6
...