Infortelecom

Noticias de fuerzas armadas

18-11-2017 | Fuente: abc.es
Reino Unido se suma a la búsqueda del submarino argentino perdido
Argentina vive con angustia la búsqueda del submarino ARA San Juan. El pasado miércoles, mientra surcaba las aguas del Atlántico sur, a la altura del Golfo de San Jorge, se perdió la comunicación con la nave.Desde entonces, se desconoce su paradero y el estado de los 44 marinos que se encuentran a bordo. Entre estos, Eliana María Krawczyk, la primera mujer oficial, en un submarino, en Argentina y Sudamérica. La preocupación va en aumento a medida que transcurren las horas. El Papa envió un mensaje de aliento y "esperanza cristina" a familiares y al Gobierno. Francisco expresó su confianza en que tengan éxito, "los esfuerzos que se están llevando a cabo para encontrar el navío". La hipótesis que cobra mayor peso para la Armada es que se produjo "un problema de comunicaciones, pudo ser de alimentación eléctrica", informo el capitán y portavoz de la Armada,Enrique Balvi. El dispositivo desplegado de "búsqueda radar y visual" está en pleno desarrollo. El capitán Balbi expresó la posibilidad de que "el submarino esté en superficie y por alguna razón se está haciendo difícil su detección". "El oxigeno no es problema", observó a preguntas de la prensa. Por protocolo, frente a una situación de emergencia, "el submarino -aclaró- tiene que salir a la superficie" donde el oxigeno se renueva permanentemente. Y, detalló, puede hacerlo "con o sin propulsión. Por lo tanto, insistió, no hay problema de oxigeno". Víveres para 15 días Las condiciones climáticas son otro factor a tener en cuenta en una situación que adquiere gravedad a medida que transcurre el tiempo y no hay noticias. En las últimas horas se registraron vientos de 90 kilómetros por hora y "ráfagas con olas muy considerables", recordó Balbi. Respecto al avituallamiento del que dispone la tripulación, el capitán insistió en tranquilizar a la población y a las familias de sus compañeros. "El submarino lleva víveres mínimo para quince días más los estipulados de viaje. Se carga tanto alimentos frescos, conservas y alimentos deshidratados. Acá -reiteró- no hay un tema para preocuparse de superviviencia por cuestiones de agua, comida o aire". El desconcierto y la alarma se extiende en la población una vez declarado el "estado de búsqueda y rescate". El submarino y su tripulación habían partido de Ushuaia (prácticamente más cerca de la Antártida que de Buenos Aires) y se dirigía la base de Mar del Plata. La última comunicación registrada se produjo en el golfo de San Jorge, entre Río Gallegos y Puerto Deseado, en la provincia de Santa Cruz. El radio de búsqueda se amplió y Argentina recibió el ofrecimiento de colaboración y ayuda logística de Chile, Uruguay, Brasil, Perú, Estados Unidos y de Inglaterra, con base propia en las islas Malvinas, cuya soberanía reclama desde hace décadas Argentina. El Reino Unido aportó un avión que se encuentra rastreando la zona. En simultáneo un Hércules 130 de las Fuerzas Armadas argentinas sobrevuela el sector en un nuevo intento por localizar la nave. Mensaje de esperanza Juan Carlos Zavalla, primer comandante del ARA San Juan se sumó a los mensajes tranquilizadores. "Quiero llevar cierta esperanza a los familiares porque lo concreto, hasta ahora, es que sólo hay falta de comunicación. Nada más", dijo en declaraciones al cana América24. En este contexto detalló los modos alternativos de comunicación de un submarino cuando le falla el sistema de transmisión. "Por medio de una antena que está muy cerca del nivel del agua, un par de metros por encima" pero, aclaró, "si hay temporal puede haber alguna avería en la antena" pero, añadió, el submarino dispone de "un teléfono de corto alcance, no más de 5 ó 10 millas" y las boyas emiten señales diferentes en la superficie. "Me cuesta hacer suposiciones porque pueden llevar intranquilidad a los familiares pero el buque tiene suficiente capacidad de aire y elementos para mantener la atmósfera respirable y en condiciones". Todos esos detalles, quizás, generaron más dudas entre los argentinos que no terminan de entender cómo es posible haber pedido el rastro del ARA San Juan y no poder localizarlo. Los submarinos argentinos llevan el nombre de diferentes provincias del país. En este caso el San Juan, era de fabricación alemana. Botado o bautizado en el mar en 1983 alcanza una velocidad de superficie de 15 nudos (unos 27 kilómetros por hora) y de 25 (unos 45 km por hora) para sumergirse. La nave dispone de seis tubos lanzatorpedos, Torpedos SST-4, Torpedos MK.37 y Minas. Eliana María Krawczyle - AFP Krawczy, la única mujer abordo Eliana María Krawczyk, de 35 años, es la única mujer abordo del ARA San Juan. Oficial del submarino estudió la carrera de Ingeniería Industrial pero la llamada de la Marina resultó más fuerte y posteriormente se matriculó en la Escuela Naval Militar donde se graduó como oficial. "Estaba contenta de estar embarcada. Es jefa de armas del submarino", declaró su padre a Infobae.com el digital de mayor entradas en Argentina. La oficial, "especialista en armas submarinas", declaró hace unos meses en el mismo diario: "Mi vocación por el mar y por la Armada nació con una publicidad, cuando estaba en Misiones (Provincia del nordeste) en el 2003. La vi por internet y me interesó, así que fui a la delegación en Posadas, me inscribí y en 2004 ingresé. Cuando fui al submarino me gustó, me llamó mucho la atención y ahí decidí que iba a ser submarinista. Aparte, -añadía orgullosa- quería ser la primera mujer en lograrlo". Con el objetivo cumplido primero se embarcó en el ARA Salta.y después en el San Juan donde cumplía su primer año. "Soy la única mujer a bordo. Me siento bien y contenta. Nunca tuve ningún problema con nadie. Duermo con dos compañeros en el mismo camarote", detallaba. Krawczyk, natural de la provincia de Misiones (conocida por las Cataratas de Iguazú) describió el día a día en el submarino. "Tengo guardia de 8 a 12 (que hago) con un compañero, el oficial de inmersión. Al terminarla comemos" y después, "puedo dormir una siesta o mirar alguna película o preparanos para algún ejercicio que hagamos con los demás buques de la flota". En cuanto a su misión concreta disparó: "Soy la responsable de lanzar torpedos" Y para no errar, aclaró, "hay que prepararse continuamente". Dicho esto, defendía el potencia de las mujeres. "Cualquier mujer puede hacer lo que quiera. Lo que se proponga. Hay que ponerle ganas, entusiasmo y voluntad", aseguraba. Orgullosa por ser la primera en tener espacio en un submarino, recordaba. "Ahora hay una en Venezuela y una oficial que egresó el año pasado que está en el otro submarino y.. otras seis mujeres suboficiales submarinistas". Pero ella, fue la primerafin.
17-11-2017 | Fuente: elpais.com
Los militares de Zimbabue negocian con Mugabe su futuro
El presidente más longevo del mundo, que se niega a dimitir pese a la intervención, se reúne con el jefe de las Fuerzas Armadas
17-11-2017 | Fuente: abc.es
Sudáfrica se presenta como clave para una mediación en el conflicto con Mugabe
Sudáfrica y su presidente, Jacob Zuma, están teniendo un activo papel en la mediación para la resolución del conflicto político de Zimbabue gracias a una rápida actuación del líder del país fronterizo a las pocas horas de la intervención militar. En un primer momento el máximo mandatario sudafricano denunció cualquier toma inconstitucional del gobierno en Zimbabue, en un intento por tratar de ayudar a su homólogo, Robert Mugabe. Zuma dio la cara a las pocas horas del golpe de Estado encubierto y pidió calma y moderación a la población local. El presidente de Sudáfrica instó al Gobierno de la República de Zimbabue y al Ejército a que resolvieran el estancamiento político y defendieran la paz y la seguridad del país. Zuma reveló, además, información privilegiada al confirmar que el nonagenario Robert Mugabe se hallaba «detenido en su domicilio» y que se encontraba bien tras hablar con su homólogo por teléfono. El presidente sudafricano habría mantenido también contactos con las Fuerzas Armadas de Zimbabue (ZDF) en todo momento. Fuentes militares del grupo que protagonizó el golpe militar informaron inmediatamente después de la conversación de que tienen también bajo arresto domiciliario a la primera dama, Grace. Despliegue diplomático En calidad de número uno de la organización regional Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC por sus siglas en inglés), el presidente del país del sur de África envió a dos delegados de su Gobierno para reunirse, durante el jueves, con Robert Mugabe y con los militares que lideran el golpe encubierto que se materializó el martes. Dicha delegación estaba encabezada por el ministro de Defensa, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, y por el ministro de Seguridad del Estado, Bongani Bongo. «Los enviados especiales también viajarán a la República de Angola para reunirse con el presidente, Joao Lourenco, con la finalidad de informarle de la situación actual del país vecino», dijo la Presidencia sudafricana a través de un comunicado. El máximo mandatario de Sudáfrica convocó, además, una reunión de urgencia en Botsuana para discutir el despliegue de mediaciones políticas y la situación de seguridad en Zimbabue. La reunión debía celebrarse en Gaborone (Botsuana) donde se encuentra la sede del SADC y estaban invitados representantes de los miembros de la Troika: la República de Angola, la República Unida de Tanzania y la República de Zambia, además del presidente del Consejo de este organismo internacional. Zuma «expresó su deseo de que los acontecimientos en Zimbabue no conduzcan a un cambio en las posiciones de la SADC y la Unión Africana» y advirtió de que seguirán controlando de cerca la situación hasta su completa resolución.
16-11-2017 | Fuente: elpais.com
Los militares de Zimbabue negocian con Mugabe su futuro
El presidente más longevo del mundo, que se niega a dimitir pese a la intervención, se reúne con el jefe de las Fuerzas Armadas
16-11-2017 | Fuente: abc.es
Un sacerdote católico intenta convencer a Mugabe de que abandone Zimbabue
El presidente Mugabe -bajo arresto domiciliario tras el golpe militar en Zimbabue- insiste en que no renunciará al poder, y se resiste a la mediación de un sacerdote católico para encontrarle una salida pacífica hacia el exilio, según anunciaron hoy a las agencias internacionales fuentes del nuevo poder constituido. Pese a las informaciones iniciales, se confirma que su esposa, Grace, no ha huido del país y se encuentra también retenida con Mugabe en el lujoso "Palacio Azul" de la capital de la antigua Rodesia. "Estamos ante un punto muerto en la negociación con Mugabe", dijeron las fuentes. El sacerdote católico que está tratando de convencer a la familia para que abandone Zimbabue es el padre Fidelis Mukonori. Zimbabue se encuentra en una situación de máxima incertidumbre, marcada por los dramáticos acontecimientos de las últimas 48 horas. El ejército tomó el control del país a primera hora del miércoles en una ofensiva por frenar el ascenso político de la mujer del presidente Rober Mugabe y detener a los «criminales» que rodean al máximo mandatario del país, quien se encuentra en arresto domiciliario. Las fuerzas armadas, liberadas por Constantino Chiwenga, insisten en que no se trata de un golpe de Estado si no de una intervención para restaurar la estabilidad de un país castigado por la crisis económica y el abuso de poder. Las tensiones entre el partido del gobierno (ZANU-PF) y el ejército tienen al país en vilo desde que Chiwenga amenazara el lunes con «intervenir» en caso de que continuara la purga de veteranos del partido del gobierno. Mugabe despidió a su vicepresidente y candidato a sucederle, Emmerson Mnangagwa, la semana pasada por deslealtad, en un intento por posicionar a su mujer, Grace Mugabe, como su sucesor de cara a las elecciones de 2018. «La actual purga está claramente dirigida a miembros del partido que protagonizaron la liberación y debe detenerse de inmediato. Cuando se trata de proteger nuestra revolución, los militares no dudarán en intervenir», dijo Chiwenga. Muchos interpretaron esta declaración sin precedentes como una advertencia directa al presidente que ha gobernado la nación desde su independencia de Gran Bretaña en 1980. Ante tal amenaza, el partido del gobierno denunció la «conducta traidora» de Chiwenga, avisándole de que no sucumbirían a las amenazas militares. Según un portavoz del Zanu-PF, sus «movimientos fueron calculados para desestabilizar el país y perturbar la paz». Este intercambio de acusaciones terminó con un gran despliegue militar en Harare, en una exhibición inusual que fue vista como una demostración de fuerza. La alarma saltó cuando cuatro tanques fueron vistos en una carretera dirección a la capital. Poco después, los militares tomarían una emisora estatal, la Zimbabwe Broadcasting Corporation (ZBC), para difundir un comunicado. El encargado de dar la cara fue el portavoz militar, Simon Khaya-Moyo, quien insistió que no se trataba de un golpe de Estado si no de una «corrección sin sangre» y que el ejército buscaba «pacificar una situación degenerativa, social y económica' en el país. «Estamos persiguiendo a criminales que rodean a Mugabe y que están causando sufrimiento social y económico en el país, con la finalidad de llevarlos ante la justicia», dijo Moyo. «Tan pronto como hayamos cumplido nuestra misión, esperamos que la situación vuelva a la normalidad», declaró el general del ejército, quien pidió calma a los líderes políticos. Según Reuters, tras este anuncio tres explosiones sacudieron el centro de la capital y se escucharon numerosos disparos en las inmediaciones de la casa del presidente. Los primeros detenidos Tal y como rezaba el comunicado, las primeras detenciones no tardaron en llegar. El gobierno confirmó el arresto de varios ministros del gabinete de Mugabe, entre ellos, el de Economía, Ignatius Chombo (miembro destacado de la llamada facción 'G40' liderado por la esposa de Mugabe) y el ministro del gobierno local, Savior Kasukuwere. A estas detenciones se suma la del sobrino del presidente, Patrick Zhuwayo. Por su parte, el presidente Mugabe sigue de arresto domiciliario mientras que su mujer podría haber sido trasladada a Namibia. Mnangagwa vuelve a escena Los medios locales apuntan a que Mnangagwa habría volado el martes desde Sudáfrica a una base militar de Zimbabue para ser investido presidente interino y tomar el mando. El exjefe de seguridad, apodado «El cocodrilo», huyó a Sudáfrica tras recibir amenazas después de ser despedido tras 40 años al servicio de Mugabe. El que fuera vicepresidente de 2014 a 2017 era el principal candidato para suceder a su líder y fiel aliado desde que lucharan por la independencia del país. En defensa del gobierno civil Las reacciones de la comunidad internacional y de los partidos de la oposición van en la misma línea: defender el gobierno civil y garantizar la paz. El Movimiento para el Cambio Democrático (MCD), principal partido de la oposición en Zimbabue, pidió un retorno pacífico a la democracia constitucional, y agregó que espera que la intervención militar conduzca al «establecimiento de un estado estable, democrático y progresista". Asimismo, el presidente de Zambia, Edgar Lungu, pidió al general Chiwenga que se respete la constitución de Zimbabue. Su homólogo sudafricano, quien confirmó que Mugabe se encuentra retenido en su casa, reclamó tanto al Gobierno como a las Fuerzas Armadas que «resuelvan el 'impasse' político de forma amistosa». Por su parte, los veteranos de guerra han elogiado la actuación del ejército por llevar a cabo «una corrección incruenta del gran abuso de poder». Según estos, los militares devolverán a Zimbabue a una «democracia genuina» y la convertirán en una "nación modelo moderna", dijo Chris Mutsvangwa, presidente de la asociación de veteranos de guerra, a The Associated Press. Esta crisis política coincide con el declive económico del país, motivado, según los expertos, por la desastrosa gestión de Mugabe quien habría destruido uno de los estados más prometedores de África.
15-11-2017 | Fuente: abc.es
El Ejército de Zimbabue detiene a Mugabe para que su mujer no herede el poder
Zimbabue se encuentra en una situación de máxima incertidumbre. El Ejército tomó ayer el control del país en una asonada destinada a impedir que herede el poder Grace Mugabe, mujer del presidente, Robert Mugabe. Los militares anunciaron también su objetivo de detener a los "criminales" ligados al exlíder del país, quien se encuentra en arresto domiciliario. Las fuerzas armadas, movilizadas por Constantino Chiwenga, insisten en que no se trata de un golpe de Estado, sino de una intervención para restaurar la estabilidad de un país castigado por la crisis económica y el abuso de poder. Las tensiones entre el partido del gobierno (Zanu-PF) y el Ejército tienen al país en vilo desde que Chiwenga amenazara el lunes con "intervenir" si continuaba la purga de veteranos del partido. Mugabe destituyó a su vicepresidente y candidato a sucederle, Emmerson Mnangagwa, la semana pasada por "deslealtad", en un intento por situar a su mujer, Grace Mugabe, como su sucesora de cara a las elecciones de 2018. "La actual purga está claramente dirigida a miembros del partido que protagonizaron la independencia y debe detenerse de inmediato. Cuando se trata de proteger nuestra revolución, los militares no dudarán en intervenir", dijo Chiwenga. Muchos interpretaron esta declaración sin precedentes como una advertencia directa al presidente que ha gobernado la nación desde su independencia de Gran Bretaña en 1980. Ante tal amenaza, el partido del Gobierno denunció la "conducta traidora" de Chiwenga, avisándole de que no sucumbirían a las amenazas militares. Según un portavoz del Zanu-PF, sus "movimientos fueron calculados para desestabilizar el país y perturbar la paz". Este intercambio de acusaciones terminó con un gran despliegue militar en Harare, en una exhibición inusual que fue vista como una demostración de fuerza. La alarma saltó cuando cuatro tanques fueron vistos en una carretera en dirección a la capital. Poco después, los militares tomaron una emisora estatal, la Zimbabwe Broadcasting Corporation (ZBC), para difundir un comunicado. El encargado de dar la cara fue el portavoz militar, Simon Khaya-Moyo, quien insistió en que no se trataba de un golpe de Estado, sino de una "corrección sin sangre" y que el Ejército busca "pacificar una situación que no dejaba de degenerar". "Estamos persiguiendo a criminales que rodean a Mugabe y que están causando sufrimiento social y económico en el país para llevarlos ante la justicia", dijo Moyo. "Tan pronto como hayamos cumplido nuestra misión, esperamos que la situación vuelva a la normalidad", declaró el general del ejército, quien pidió calma a los líderes políticos. Según Reuters, tras este anuncio tres explosiones sacudieron el centro de la capital y se escucharon numerosos disparos en las inmediaciones de la casa del presidente. Los primeros detenidos Las primeras detenciones no tardaron en llegar. El Gobierno confirmó el arresto de varios ministros del gabinete de Mugabe, entre ellos, el de Economía, Ignatius Chombo (miembro destacado de la llamada facción "G40" liderado por la esposa de Mugabe) y el ministro del gobierno local, Savior Kasukuwere. A estas detenciones se suma la del sobrino del presidente, Patrick Zhuwayo. Por su parte, Mugabe sigue de arresto domiciliario mientras que su mujer habría huido a Namibia. Los medios locales apuntan a que el ex vicepresidente Mnangagwa habría volado desde Sudáfrica a una base militar de Zimbabue para ser investido presidente interino y tomar el mando. Apodado "El cocodrilo", Mnangagwa huyó a Sudáfrica tras recibir amenazas después de una destitución que puso fin a 40 años al servicio de Mugabe. Mnangagwa era el principal candidato a suceder a Mugabe, de quien fue un fiel aliado desde que lucharan por la independencia del país. Las reacciones de la comunidad internacional y de los partidos de la oposición van en la misma línea: defender el gobierno civil y garantizar la paz. El Movimiento para el Cambio Democrático (MCD), principal partido de la oposición, pidió un viraje pacífico a la democracia constitucional, y agregó que espera que la intervención militar conduzca al "establecimiento de un estado estable, democrático y progresista". Asimismo, el presidente de Zambia, Edgar Lungu, pidió al general Chiwenga que se respete la constitución de Zimbabue. Su homólogo sudafricano reclamó tanto al Gobierno como a las Fuerzas Armadas que "resuelvan el "mpasse" político de forma amistosa". Por su parte, los veteranos de guerra han elogiado la actuación del Ejército por llevar a cabo "una corrección incruenta del gran abuso de poder". Según estos, los militares devolverán a Zimbabue a una "democracia genuina" y la convertirán en una "nación modelo moderna", según dijo Chris Mutsvangwa, presidente de la asociación de veteranos de guerra, a Associated Press. Esta crisis política coincide con el declive económico del país, motivado, según los expertos, por la desastrosa gestión de Mugabe quien habría destruido uno de los estados más prometedores de África.
15-11-2017 | Fuente: abc.es
Mugabe se niega a dimitir y quiere terminar su mandato
El presidente zimbabuense, Robert Mugabe, su mujer Grace y dos figuras claves de la facción política G-40 que apoyan a la primera dama están bajo arresto domiciliario en el recinto de la 'Casa Azul' del mandatario en Harare e insisten en que éste concluya su mandato, según una fuente consultada por Reuters. Zimbabue se encuentra en una situación de máxima incertidumbre. El Ejército tomó ayer el control del país en una asonada destinada a impedir que herede el poder Grace Mugabe, mujer del presidente, Robert Mugabe. Los militares anunciaron también su objetivo de detener a los«criminales» ligados al exlíder del país, quien se encuentra en arresto domiciliario. Las fuerzas armadas, movilizadas por Constantino Chiwenga, insisten en que no se trata de un golpe de Estado, sino de una intervención para restaurar la estabilidad de un país castigado por la crisis económica y el abuso de poder. Las tensiones entre el partido del gobierno (Zanu-PF) y el Ejército tienen al país en vilo desde que Chiwenga amenazara el lunes con «intervenir" si continuaba la purga de veteranos del partido. Mugabe destituyó a su vicepresidente y candidato a sucederle, Emmerson Mnangagwa, la semana pasada por «deslealtad», en un intento por situar a su mujer, Grace Mugabe, como su sucesora de cara a las elecciones de 2018. «La actual purga está claramente dirigida a miembros del partido que protagonizaron la independencia y debe detenerse de inmediato. Cuando se trata de proteger nuestra revolución, los militares no dudarán en intervenir", dijo Chiwenga. Muchos interpretaron esta declaración sin precedentes como una advertencia directa al presidente que ha gobernado la nación desde su independencia de Gran Bretaña en 1980. Ante tal amenaza, el partido del Gobierno denunció la «conducta traidora» de Chiwenga, avisándole de que no sucumbirían a las amenazas militares. Según un portavoz del Zanu-PF, sus «movimientos fueron calculados para desestabilizar el país y perturbar la paz». Este intercambio de acusaciones terminó con un gran despliegue militar en Harare, en una exhibición inusual que fue vista como una demostración de fuerza. La alarma saltó cuando cuatro tanques fueron vistos en una carretera en dirección a la capital. Poco después, los militares tomaron una emisora estatal, la Zimbabwe Broadcasting Corporation (ZBC), para difundir un comunicado. El encargado de dar la cara fue el portavoz militar, Simon Khaya-Moyo, quien insistió en que no se trataba de un golpe de Estado, sino de una «corrección sin sangre» y que el Ejército busca «pacificar una situación que no dejaba de degenerar». «Estamos persiguiendo a criminales que rodean a Mugabe y que están causando sufrimiento social y económico en el país para llevarlos ante la justicia», dijo Moyo. «Tan pronto como hayamos cumplido nuestra misión, esperamos que la situación vuelva a la normalidad», declaró el general del ejército, quien pidió calma a los líderes políticos. Según Reuters, tras este anuncio tres explosiones sacudieron el centro de la capital y se escucharon numerosos disparos en las inmediaciones de la casa del presidente. Los primeros detenidos Las primeras detenciones no tardaron en llegar. El Gobierno confirmó el arresto de varios ministros del gabinete de Mugabe, entre ellos, el de Economía, Ignatius Chombo (miembro destacado de la llamada facción «G40» liderado por la esposa de Mugabe) y el ministro del gobierno local, Savior Kasukuwere. A estas detenciones se suma la del sobrino del presidente, Patrick Zhuwayo. Los medios locales apuntan a que el ex vicepresidente Mnangagwa habría volado desde Sudáfrica a una base militar de Zimbabue para ser investido presidente interino y tomar el mando. Apodado «El cocodrilo», Mnangagwa huyó a Sudáfrica tras recibir amenazas después de una destitución que puso fin a 40 años al servicio de Mugabe. Mnangagwa era el principal candidato a suceder a Mugabe, de quien fue un fiel aliado desde que lucharan por la independencia del país. Las reacciones de la comunidad internacional y de los partidos de la oposición van en la misma línea: defender el gobierno civil y garantizar la paz. El Movimiento para el Cambio Democrático (MCD), principal partido de la oposición, pidió un viraje pacífico a la democracia constitucional, y agregó que espera que la intervención militar conduzca al «establecimiento de un estado estable, democrático y progresista». Asimismo, el presidente de Zambia, Edgar Lungu, pidió al general Chiwenga que se respete la constitución de Zimbabue. Su homólogo sudafricano reclamó tanto al Gobierno como a las Fuerzas Armadas que «resuelvan el "mpasse" político de forma amistosa». Por su parte, los veteranos de guerra han elogiado la actuación del Ejército por llevar a cabo «una corrección incruenta del gran abuso de poder». Según estos, los militares devolverán a Zimbabue a una «democracia genuina» y la convertirán en una «nación modelo moderna", según dijo Chris Mutsvangwa, presidente de la asociación de veteranos de guerra, a Associated Press. Esta crisis política coincide con el declive económico del país, motivado, según los expertos, por la desastrosa gestión de Mugabe quien habría destruido uno de los estados más prometedores de África. ¿Dónde está Grace? A primera hora de la tarde del miércoles saltaba la noticia de que Grace Mugabe había huido a Namibia después de que su marido hubiera estado negociando con los militares su salida del país. Una información que dio Sky News. Sin embargo desde el país vecino se niega dicha información. El ministro de Relaciones Internacionales, Netumbo Nandi-Ndaitwah, negó, según la prensa local, los rumores que sitúan a la primera dama en Namibia. De no ser así, Grace se encontraría con su esposo en la residencia «Blue Roof» de Harare.
15-11-2017 | Fuente: abc.es
El Ejército de Zimbabue asegura que actúa contra «criminales» y niega un golpe de Estado militar contra Mugabe
El Ejército de Zimbabue ha asegurado este miércoles que está actuando contra «criminales» tras sus movimientos en la capital, Harare, recalcando que no se trata de un golpe de Estado militar contra el presidente, Robert Mugabe, y agregando que tanto él como su familia «se encuentran bien» y que «su seguridad está garantizada». En las últimas horas ha sido detenido el Ministro de Finanzas del páis africano, Ignatius Chombo, uno de los principales miembros de la facción del gubernamental ZANU-PF conocida como G40, encabezada por Grace, la esposa del presidente, Robert Mugabe. Asimismo, testigos citados por la agencia han señalado que militares y vehículos blindados han bloqueado los accesos a las principales oficinas gubernamentales, el Parlamento y las sedes de los tribunales en Harare. En un comunicado leído en la televisión estatal ZBC ?tomada horas antes por militares?, un soldado ha dicho que «sólo se está actuando contra criminales (..) que están cometiendo crímenes que están causando sufrimiento social y económico en el país para llevarles ante la justicia». «Una vez hayamos completado nuestra misión, esperamos que la situación vuelva a la normalidad», ha agregado, comunicando al aparato judicial que «puede llevar a cabo su autoridad independiente sin miedo a una obstrucción». «Queremos dejar muy claro que no es un toma del Gobierno por parte del Ejército. Lo que las Fuerzas de Defensa de Zimbabue están haciendo es pacificar una situación política, social y económica en deterioro a la que, de no hacérsele frente, podría derivar en un conflicto violento», ha argumentado. «Pedimos a todos los veteranos de guerra que jueguen un papel positivo en la búsqueda de la paz, la estabilidad y la unidad en el país», ha manifestado, recalcando que todos los militares «deben volver inmediatamente a sus barracones». Así, se ha dirigido además a los miembros del resto de fuerzas de seguridad, solicitando que «cooperen por el bien del país». «Que quede claro que queremos hacer frente a las amenazas de seguridad en el país. Cualquier provocación tendrá una respuesta adecuada», ha advertido. En un mensaje a los funcionarios, el Ejército ha dicho que «estos mismos individuos» buscan expandir «la purga en el ZANU-PF al servicio civil». «Estamos en contra de este acto de injusticia y pretendemos proteger a todo el mundo contra él», ha añadido. Asimismo, ha trasladado a los parlamentarios que «su papel legislativo es de una importancia fundamental para la paz y la estabilidad del país», recalcando que el Ejército «pretende que puedan servir en sus circunscripciones según los valores democráticos». Las Fuerzas Armadas han reclamado a la población zimbabuense que «permanezca en calma» y que «limite los movimientos innecesarios», solicitando a «los que tienen trabajos y empresas esenciales en la ciudad que sigan con sus actividades habituales». «Nuestro deseo es que (la población) disfrute de sus derechos y libertades y que devolvamos al país a una situación que permita la inversión, el desarrollo y la prosperidad por la que todos luchamos y por la que muchos ciudadanos pagaron el máximo precio», ha dicho. En este sentido, ha reclamado a los partidos políticos «que no animen a sus miembros a mantener un comportamiento violento», pidiendo a los jóvenes que «sean conscientes de que el futuro del país es suyo» y a las organizaciones religiosas que «recen por la paz, el amor, la unidad y el desarrollo». Por último, ha pedido a los líderes tradicionales «liderazgo» en sus comunidades, así como un trabajo «justo y responsable» a los medios de comunicación que cubren los acontecimientos en el país. La toma de la sede de la ZBC El comunicado ha sido publicado pocas horas después de la toma de la sede de la ZBC, durante la cual los soldados han garantizado al personal que «no debe preocuparse» y asegurado que su objetivo es proteger las instalaciones. La toma de la sede de la ZBC tuvo lugar horas después del despliegue de carros de combate en las inmediaciones de la capital de Zimbabue, Harare, tras la reciente advertencia del jefe de las Fuerzas Armadas, Constantino Chiwenga, sobre una posible intervención para frenar la «purga» de exguerrilleros en el seno del gobernante ZANU-PF. Durante la jornada del martes fueron desplegados carros de combate en las inmediaciones de la capital de Zimbabue, Harare, tras la reciente advertencia del jefe de las Fuerzas Armadas, Constantino Chiwenga, sobre una posible intervención para frenar la «purga» de exguerrilleros en el seno del gobernante ZANU-PF. El reciente cese del vicepresidente Emmerson Mnangagwa por parte de Mugabe ha puesto las espadas en alto en Zimbabue, hasta el punto de que el jefe de las Fuerzas Armadas salió el lunes en defensa de Mnangagwa y reclamó el fin de la «purga» de antiguos guerrilleros en el partido gobernante. Las Fuerzas Armadas suelen estar al margen de este tipo de tensiones políticas y, de hecho, guardaron silencio cuando en 2014 fue apartada de la Vicepresidencia Joice Mujuru, una veterana de guerra. Ahora, en cambio, han decidido dar un polémico paso al frente. «Debemos recordar a quienes están detrás de los actuales chanchullos traidores que, si se trata de proteger nuestra revolución, el Ejército no dudará en intervenir», advirtió Chiwenga, en una comparecencia ante los medios que no ha dejado indiferente a nadie. La evidente división en el seno del gobernante ZANU-PF tiene como trasfondo la carrera por suceder al veterano presidente, de 93 años, que gobierna el país africano desde 1980. Una facción respalda a la primera dama, Grace Mugabe, mientras que otra apoya a Mnangagwa, que ahora parece haber quedado fuera por orden directa del jefe de Estado, que no ha dudado en acusarle de traidor. Grace Mugabe tiene entre sus principales apoyos a la facción G40, compuesta en su mayoría por jóvenes que no combatieron por la independencia y que creen que la sucesión de Mugabe debería dar pie también a un relevo generacional en Zimbabue. El líder de las juventudes del partido, Kudzai Chipanga, ha acusado al jefe militar de actuar contra la Constitución y ha asegurado que están dispuestos a hacer lo que sea necesario para «defender la revolución». «Es un ideal por el que vivimos y por el que estamos dispuestos a morir», ha proclamado en la sede del partido en Harare. El ZANU-PF en su conjunto también ha salido al paso de las advertencias de Chiwenga, al que ha acusado de seguir una «conducta traidora» con respecto a la cúpula política. En este sentido, el partido ha señalado en un comunicado que sigue apostando por la «primacía de la política sobre las pistolas».
15-11-2017 | Fuente: abc.es
El Ejército de Zimbabue custodia a Mugabe y toma el control del país
El ejército de Zimbabwe ha tomado el control del país a primera hora del miércoles en una ofensiva por detener a los «criminales» que hay alrededor del presidente Robert Mugabe, pero aseguró en la televisión nacional que el líder de 93 años y su familia estaban «sanos y salvos» en su casa. Según informan los medios locales, Mnangagwa habría volado de Sudáfrica a una base militar de Zimbabue para sustituir a Robert Mugabe al frente del país. El líder, de 93 años, estaría negociando sacar a su mujer, Grace Mugabe, del país. Un representante de Zanu PF en el Reino Unido afirmó que el presidente Robert Mugabe sigue estando a cargo del país, pero el partido gobernante estaba siendo "realineado" como parte de las acciones del ejército. Por su parte, The Herald -perdiódico más importante de Zimbaue y afín al gobierno de Mugabe-, ha publicado su primera historia desde la toma militar. El artículo dice que la acción "no representa una toma de poder militar". En la misma línea, el portavoz militar, SB Moyo, insistió en un comunicado en la televisión nacional que no se trata de un golpe de estado y que el ejército busca 'pacificar una situación degenerativa, social y económica' en el país. Varios ministros del gabinete de Mugabe como el ministro de economía, Ignatius Chombo y el ministro del gobierno local Savior Kasukuwere habrían sido arrestados junto el sobrino del presidente, Patrick Zhuwayo. Soldados y vehículos blindados bloquearon las carreteras con acceso a las principales oficinas gubernamentales, el parlamento y los tribunales en el centro de Harare, según testigos tras haber tomado una emisora estatal. Las reacciones de otros líderes del continente africano no se han hecho esperar. El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, ha instado al gobierno y al ejército de Zimbabue a que resuelvan la situación de manera amistosa. Latente tensión Las últimas 48 horas en Zimbabue han sido frenéticas. La tensión crecía un día después de que el jefe de las fuerzas armadas, Constantino Chiwenga, amenazara el lunes con «intervenir» en caso de que continuara la purga de veteranos del partido de Zanu-PF. El presidente Robert Mugabe despidió a su vicepresidente y candidato a sucederle, Emmerson Mnangagwa, la semana pasada por deslealtad, en un intento por posicionar a su mujer, Grace Mugabe, como su sucesor. Lo que habría provocado estos movimientos militares llevados a cabo las últimas 24 horas. Chiwenga transmitió el lunes mediante un comunicado su malestar por las últimas decisiones del presidente Mugabe, de 93 años: «La purga actual está claramente dirigida a miembros del partido que protagonizaron la liberación y debe detenerse de inmediato. Cuando se trata de proteger nuestra revolución, los militares no dudarán en intervenir». Por el momento ni el presidente ni su esposa han respondido a las palabras del jefe del ejército, que se encontrarían en arresto domiciliario. Desde el partido del gobierno, avisan que nunca sucumbirán a las amenazas militares. Un portavoz del Zanu-PF ha acusado a Chiwenga de «conducta traicionera» por sus declaraciones y dijo que sus «movimientos fueron claramente calculados para desestabilizar el país y perturbar la paz». Por su parte el partido de la oposición, Movimiento para el Cambio Democrático, pidió que se defienda el gobierno civil ante la supuesta amenaza de Chiwenga: «Nadie quiere ver un golpe, con esto no quiero decir que se esté llevando a cabo un golpe militar. Si el ejército toma el mano, se pondrá fin a la democracia, y eso no es saludable para una nación», Gift Chimanikire (MCD), dijo a la AFP. El gobierno de Mugabe se ha basado en el apoyo del ejército, pero el líder ha ido reemplazando sistemáticamente a los veteranos de la lucha de liberación en los últimos años. Los veteranos de guerra rompieron filas con él en 2016 y se han comprometido a formar un frente amplio con la oposición para desafiar su largo mandato.
12-11-2017 | Fuente: abc.es
La Unión Europea dejará de considerar a las FARC como organización terrorista
Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea darán luz verde este lunes 13 de noviembre a la retirada de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de su lista de organizaciones terroristas sin discusión previa, según han avanzado a Europa Press fuentes europeas. Los gobiernos europeos acordaron el 26 de septiembre de 2016 suspender durante seis meses las sanciones contra las FARC por formar parte de la lista de organizaciones terroristas después de que la guerrilla colombiana y el Gobierno de Bogotá sellaron un acuerdo de paz para poner fin a un conflicto que se cobró la vida de más de 220.000 personas en casi 50 años. Los Veintiocho no retiraron formalmente a las FARC de la lista de organizaciones terroristas, algo que condicionaron al cumplimiento del acuerdo de paz y sobre todo a la verificación internacional de su desarme, algo que la ONU constató el 15 de septiembre pasado. Tras este paso, los jefes de la diplomacia europea aprobarán este lunes sin discusión previa sacar a las FARC de la lista de organizaciones terroristas de la UE en la que la guerrilla fue incluida en junio de 2002, según fuentes europeas, que han explicado que la decisión viene ya cerrada previamente por los Veintiocho.