Infortelecom

Noticias de fuerzas armadas

24-11-2017 | Fuente: abc.es
Al Sisi promete venganza «brutal» por el atentado más grave sufrido en Egipto
El presidente egipcio, Abdelfatah Al Sisi, prometió hoy que el Ejército y la Policía «se vengarán» por las víctimas del peor ataque terrorista perpetrado en la historia reciente de Egipto, que ha dejado al menos 235 muertos y 109 heridos. Las Fuerzas Armadas y la Policía «se van a vengar por nuestros hijos para recuperar la estabilidad, y vamos a responder a este acto con una fuerza brutal», aseguró el mandatario en una alocución transmitida por la televisión oficial egipcia. El atentado tuvo lugar hoy en la mezquita Al Rauda, frecuentada por los sufíes -una rama del islam- en la localidad de Bear al Abd, al oeste de Al Arish, la capital del norte del Sinaí egipcio.
24-11-2017 | Fuente: abc.es
Al menos 270 muertos en un ataque en una mezquita del Sinaí egipcio
Los gobiernos de Siria e Irak insisten en que están en la recta final en su guerra contra el grupo yihadista Daesh (Isis por sus siglas en inglés), pero el mensaje de los seguidores del califa ha calado hondo lejos del califato y el Sinaí egipcio volvió a confirmar que es uno de sus bastiones. Egipto vive el primero de los tres días de luto decretados por las autoridades despues de que al menos 270 personas perdieran la vida tras un ataque con explosivos y armas de fuego contra la mezquita de Al Rauda, situada en el distrito de Bear al Abd, en el extrarradio de Al Arish, al norte de una peninsula del Sinaí. La zona se ha convertido en una pesadilla para las autoridades de El Cairo, incapaces de frenar los ataques contra civiles y fuerzas de seguridad. A falta del comunicado oficial del califato para reivindicar la acción, los medios locales señalaron que el objetivo fue una mezquita de rito sufí, corriente del islam suní que los extremistas salafistas consideran herética y que ya ha sido objeto de más ataques de Daesh en el pasado reciente. Este ataque fue más sangriento aún que el derribo del avión ruso de la compañía Metrojet, que causó 224 muertos en octubre de 2015, y demuestra que no hay líneas rojas para unos yihadistas que atentan por primera vez en el Sinaí en el interior de una mezquita. De nada ha servido que esta zona de Egipto se encontrara en estado de emergencia desde octubre de 2014, tras una emboscada reivindicada por los yihadistas en la que 33 militares murieron. El comando terrorista llegó en varios vehículos todoterreno hasta el templo. Uno o varios de ellos detonaron un explosivo ?podría ser un suicida o varios? a la salida del rezo del viernes, día grande para los musulmanes, y despues rodearon la mezquita y ametrallaron de forma indiscrimanada a quienes trataban de escapar. También usaron lanzacohetes contra los fieles desarmados. No se libraron ni las decenas de ambulancias que acudieron al auxilio de las víctimas, que tambien fueron ametralladas, según revelaron testigos desde el lugar de los hechos. Las imágenes ofrecidas por las televisones egipcias mostraban decenas de cuerpos tirados dentro y fuera de la mezquita, escenas terribles que llevaron al presidente, Abdel Fatah al Sisi, a clamar venganza. El dirigente no ha sido capaz ni de reconducir la maltrecha economía del país, ni mucho menos de frenar la oleada de atentados, cuyo epicentro se sitúa en el Sinaí, y el malestar es creciente entre la población. En un discurso ante las cámaras de la televisión nacional aseguró que las Fuerzas Armadas y la Policía «se van a vengar por nuestros hijos para recuperar la estabilidad y vamos a responder a este acto con una fuerza brutal». Hasta el momento el uso de la vía militar no ha sido suficiente para hacer frente a la amenaza yihadista. Las autoridades anunciaron tambien medidas de urgencia como el pago de indemnizaciones por valor de 200.000 libras egipcias (unos 10.600 euros) a las familias de las víctimas mortales y de 50.000 libras (unos 2.400 euros) para los heridos. Las Fuerzas Armadas lanzaron una primera operación para intentar capturar a los culpables del ataque e informaron de operaciones aéreas contra posiciones yihadistas. Analistas como Amr Kalifa, recordaron en las redes sociales que «desde 2014 insistimos en que los que ocurre en Sinaí es un problema enorme, un levantamiento insurgente y no una guerra convencional, pero en El Cairo nadie escucha y ofrecen siempre las mismas soluciones militares». Aunque Al Sisi lamentó que «Egipto afronta el terrorismo solo, en nombre de la región y de todo el mundo», las muestras de apoyo internacional fueron inmediatas. El presidente de Estados Unidos, país aliado militar de Egipto, Donald Trump, lamentó en su cuenta de Twitter el «horrible y cobarde ataque terrorista contra fieles inocentes e indefensos en Egipto». Su homólogo ruso, Vladmir Putin, uno de los principales aliados del Gobierno de Damasco en la lucha contra el yihadismo, también condenó lo ocurrido, como lo hizo la Liga Árabe, la Unión Europea o el vecino Israel, que iluminó un edificio de Tel Aviv con los colores de la bandera egipcia. Photos published by state-owned Al Ahram of the bombed sufi mosque. 75+ inured, 54 killed, says state tv. pic.twitter.com/MiPioUkL7P? Heba Farouk Mahfouz (@HebaFarooq) 24 de noviembre de 2017
23-11-2017 | Fuente: abc.es
La crisis del submarino desata un pulso entre Macri y la Armada argentina
«La tensión se corta como mantequilla», reconocía un miembro de la Armada argentina. El ministro de Defensa, Óscar Aguad, y el presidente de la República, Mauricio Macri, no podían disimular su incomodidad frente al jefe de la Armada, Marcelo Srur. El malestar era y es evidente. La comunicación entre los mandos de la Marina y el Ejecutivo atraviesa por un cortocircuito sin precedentes. Los reproches se suman y se da por descontado que en los próximos días «rodarán cabezas». La primera en la lista sería la del jefe del Estado Mayor de la Armada, Marcelo Srur. La imagen del martes de Macri sentado junto a Aguad, mientras Srur detallaba sobre una pantalla en la pared la secuencia de hechos que han acaecido en la tragedia del submarino ARA San Juan, hablaba por sí misma. Los rostros eran serios y no sólo por lo dramático de la situación. El principal reproche lo tiene Óscar Aguad, que no entiende que Srur tardara 48 horas en advertirle de la situación del submarino y de sus 44 tripulantes. El miércoles de la semana pasada, cuando se perdió el contacto con el ARA San Juan, el ministro entiende que debió ser informado de inmediato. En el edificio Libertador, sede de la Armada, no pensaron lo mismo y apelan al protocolo. Siguieron lo estipulado, «es de libro», observa una fuente del emblemático edificio. La tensión entre ministro y Armada tiene de telón de fondo la decisión de Aguad, amigo personal de Mauricio Macri, de optar por la compra de cinco aviones Super Étendart a Francia para la Fuerza Aérea, en detrimento de la Armada. El almirante no le perdonaría al ministro la falta de sensibilidad frente a una Fuerza que continúa en situación precaria y que ha tenido que superar y ha sido capaz de soltar lastre de la demonización de la dictadura (1976-83). Algo que nunca se logra totalmente en Argentina, pero que ha requerido enormes esfuerzos y sacrificios. En una entrevista reciente con ABC, Srur aseguraba: «Los argentinos entienden que esta Armada es nueva y el pasado ya no nos condena. Hoy día, la sociedad nos ve de otro modo, nos identifica con los apoyos que ofrecemos frente a catástrofes, incendios, inundaciones? Estamos con el pueblo y la gente nos ve como lo que somos, parte de la sociedad». Informado por internet En la reunión extraordinaria con Macri y Aguad, el almirante Srur precisó de la asistencia de Enrique Balbi ante la exigencia de detalles minuciosos del presidente de Argentina y del ministro. El capitán Balbi, además de portavoz desde hace años de la Armada, es submarinista profesional, amigo personal de media tripulación del ARA San Juan y conocedor como nadie de ese mundo complejo de los submarinos, y con precisión del ARA San Juan, un buque de 1985 de fabricación alemana. Al margen de las tensiones y asignaturas pendientes entre la Fuerza y Aguad, el detonante del último roce o colisión fue la apuesta inicial de Srur de inclinarse al silencio frente a la crisis del San Juan. Aguad se encontraba de viaje en Canadá cuando consultó el portal Infobae y descubrió en la «home» la noticia que le dejó sin palabras. Al frente del Ministerio de Defensa tuvo que enterarse por la web (la más visitada de Argentina) de un hecho de semejante envergadura. La escasez de fondos, queja histórica de la Armada Una de las quejas históricas de la Armada desde 1983, año del regreso de la democracia, es la falta de presupuesto. Desde el Gobierno de transición de Raúl Alfonsín, pasando por el de Carlos Ménem y el paréntesis de Fernando de la Rúa, la caja de la Marina se quedó prácticamente con telarañas. Los doce años de kirchnerismo no mejoraron la situación y los dos de Mauricio Macri tampoco han hecho grandes esfuerzos por modificar el escenario. El exministro de Alfonsín Horacio Jaunarena fue posiblemente el único en ocupar un cargo por deseo e interés propio. Lo hizo en tres ocasiones, entre 1986 y 1989, de marzo a diciembre de 2001, y de enero a mayo de 2003 con Eduardo Duhalde como presidente interino designado por la Asamblea Legislativa. En 1986 fue el artífice de la compra de submarinos, como el ARA San Juan, a Alemania. Consciente de la precariedad de medios de la Fuerza Naval, diseñó -y en parte logró- un plan de reequipamiento militar. Los titulares de Defensa que le sucedieron no parecerían tener su mismo celo. Llegaron al cargo en su mayoría como compensación por los servicios prestados en otros espacios o, como en el caso de Óscar Aguad, por su amistad personal con el presidente Mauricio Macri. «Estar al frente de Defensa era bailar con la más fea», escenifica un político que se mueve con agilidad en las esferas del poder. Durante el kirchnerismo las dos figuras más «populares» al frente del Ministerio fueron Nilda Garré (entre 2005 y 2010), vinculada a la guerrilla montonera y con un rencor histórico a los uniformados, y Agustín Rossi (de 2013 a 2015). La autoridad de éste quedó severamente menguada con el desembarco de La Campora, recuerda otra fuente. La asociación más o menos juvenil del kirchnerimos opacó a Rossi, un hombre que, a su vez, se sentía ajeno al ámbito castrense. Entonces, como ahora, el ministerio de Defensa se consideraba una instancia de segundo plano.Prueba de ello es el presupuesto militar que Argentina le dedica, uno de los más bajos de la región. Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, destina el 1% del PIB a sus Fuerzas Armadas, menos que Bolivia, que asigna el 1,7, y tiene Fuerza Naval pese a no tener salida al mar, aunque sí lagos. Y muchísimo menos que Brasil, con el 1,3%, Colombia (3,4%), Ecuador (2,2%), Guyana (1,4%), Honduras (1,6%) y la vecina Uruguay (1,9%).
21-11-2017 | Fuente: abc.es
Putin recibe a Al Assad en Sochi para buscar una salida política a la guerra de Siria
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el de Siria, Bachar al Assad, se reunieron este lunes en Sochi -balneario ruso a orillas del mar Negro- para conversar sobre la necesidad de pasar de las operaciones militares a la búsqueda de una solución política a la guerra siria, según ha informado el Kremlin este martes. El dictador sirio permaneció cuatro horas en territorio ruso. Al comenzar las conversaciones con su homólogo sirio, Putin expresó que le gustaría debatir sobre «los principios fundamentales de la organización del proceso político, así como la celebración del Congreso de los pueblos de Siria, que cuenta con su apoyo», según el departamento de prensa de la Presidencia rusa. Al Assad, por su parte, destacó que la operación militar que realiza Rusia en su país desde hace poco más de dos años «se desarrolla con mucho éxito», informa Efe. «En este periodo se han conseguido grandes logros, tantos en los campos de batalla, como en el plano político. Muchas regiones de Siria han sido liberadas de los terroristas», dijo el presidente sirio.Agregó que esta operación militar «ha permitido impulsar el arreglo político en Siria». El presidente sirio agradeció a Putin su ayuda para preservar la integridad territorial y la independencia de su país. «Esta gratitud se extiende a la estructuras del Estado ruso que nos han prestado asistencia. En primer lugar, esto se refiere al Ministerio de Defensa de Rusia, que ha estado con nosotros todo este tiempo», agregó. Destacó el interés del Gobierno sirio de impulsar el proceso político, sobre todo en esta etapa, después de haber «conseguido victorias sobre los terroristas». «Consideramos que la situación que se ha creado en el terreno nos permite esperar progresos en el proceso político», dijo Al Assad, quien añadió que confía en el apoyo de Rusia para garantizar que no haya injerencia foránea en dicho proceso. Putin, a su vez, subrayó que el terrorismo es un problema global y que la victoria definitiva sobre él «está aún muy lejos». «Pero en lo que se refiere a nuestro trabajo conjunto en la lucha contra los terroristas en el territorio de Siria, esta operación militar efectivamente está llegando a su término», dijo el jefe del Kremlin. Recalcó que lo más importante ahora es «pasar a los procesos políticos». Al término de la reunión, Putin le presentó a Al Assad a los miembros de la jefatura del Ministerio de Defensa y del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia. «Quiero presentarle a las personas que tuvieron un papel decisivo en la salvación de Siria», dijo. Conversaciones con otros líderes Por otro lado, la presidencia rusa informó de que Vladimir Putin mantendrá este martes una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Donald Trump; una llamada que llega después de la reunión del mandatario ruso con Bashar al Assad. El mandatario conversó con el emir de Catar y tiene previsto hacer lo mismo con otros líderes de Oriente Próximo, informa Ep. Este domingo, los ministros de Exteriores de Rusia, Irán y Turquía, Sergei Lavrov, Mohamad Javad Zarif y Mevlut Cavusoglu, respectivamente, coincidieron en que el nivel de violencia en Siria ha disminuido lo suficiente como para impulsar una solución política en el país. Los mandatarios volverán a reunirse este miércoles en Sochi.
21-11-2017 | Fuente: abc.es
Se multiplican los abusos sexuales dentro del Ejército alemán
Humillaciones, crueles rituales y abusos sexuales en una base militar de élite en el sur de Alemania, el centro de entrenamiento de operaciones especiales en Pfullendorf, componen la base del último escándalo que afecta al Ejército alemán. Los abusos tuvieron lugar en el contexto de exámenes médicos con connotación sexual y ciertos rituales de iniciación denunciados por una oficial que de inmediato obtuvo atención por parte del Parlamento y del Ministerio de Defensa. La ministra Ursula von der Leyen ha debido por ello enfrentarse a varios altos mandos que deseaban mucha mayor discreción sobre el caso. Von der Leyen calificó en su momento tales abusos de «repugnantes» y «abominables». Ahora hace una lectura positiva del aumento de denuncias registradas en el último año, una estadística publicada el pasado fin de semana y que atribuye a una mayor libertad para denunciar por parte de las víctimas. El número de delitos sexuales denunciados en el ejército alemán ha pasado de los 128 registrados en todo el 2016 a un total de 187 entre enero y septiembre de 2017. Concretamente, frente a las cinco denuncias por violación registradas en 2016, se han registrado 11 este año hasta mediados de noviembre. «Es una señal positiva que los supervisores y los equipos denuncien con más frecuencia estos incidentes», ha reaccionado la ministra a la publicación de estas cifras por el diario Bild, «los abusos sexuales en las fuerzas militares son ahora más fácilmente denunciables, al igual que ocurre en el resto de la sociedad y queremos crear un ambiente en el que todas las personas se sientan con la confianza suficiente para reportar injusticia o violencia», ha dicho, interpretando que ese aumento tan reseñable no significa que los abusos estén aumentando en esa misma proporción, sino que lo que antes quedaba sin denuncia, ahora no permanecerá impune. Von der Leyen tiene posibilidades como próxima secretaria general de la OTAN, según fuentes políticas berlinesas, y la lucha contra este tipo de abusos forma ya parte de su perfil como candidata. Casos antiguos El ejército alemán, por su parte, ha explicado que si las cifras de 2017 son tan altas es porque incluyen casos antiguos que se volvieron a denunciar porque las personas involucradas no quedaron satisfechas con la forma en que se dirimieron. Además, los datos incluyen denuncias de presuntas agresiones fuera de las fuerzas armadas, un número que pasó de tres en 2016 a ocho en 2017. La denuncia más aireada por los medios ha sido la referente a que algunos reclutas eran sometidos a ejercicios médicos en los que se les exigía desnudarse por completo mientras sus instructores los grababan, además de ser forzados a insertarse objetos por el ano. Tales actos, cuyas víctimas eran tanto hombres como mujeres, eran también fotografiados por los perpetradores. Como resultado de las investigaciones iniciales, siete soldados fueron separados de sus puestos. El Ejército alemán reconoció en el comunicado que «un número significativo de incidentes» que calificaba de «vergonzosos», subrayando que «este tipo de comportamientos no cumplen con los estándares de respeto a la dignidad humana y la autodeterminación sexual». Inmediatamente antes de la publicación de la estadística, la semana pasada, la Fiscalía de Kiel abrió una investigación a un suboficial del Ejército por violación cometida durante una fiesta de graduación. Las víctimas serían dos mujeres de 18 y 22 años. El sospechoso se ha negado a declarar y ha sido suspendido. El caso se ha sumado a otras denuncias por abusos sexuales que actualmente son actualmente objeto de investigación por una comisión creada por orden expresa de la ministra de Defensa. Al revuelo de estas investigaciones han aparecido también casos de grupos neonazis dentro de las tropas alemanas y la sonada detención del soldado Franco A., acusado de planear un atentado del que pretendía culpar a solicitantes de asilo y políticos de izquierdas. Un segundo soldado ha sido también detenido como sospechoso de haber colaborado en la preparación de este atentado ultraderechista, forzando al Ministerio a anunciar cambios en los valores y en las normas del ejército, conformado por más de 60.000 soldados.
20-11-2017 | Fuente: abc.es
El partido de Mugabe abre el proceso de su destitución
El partido gobernante de Zimbabue, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (Zanu-PF), comenzó este lunes el proceso para destituir al presidente Robert Mugabe, después de que se agotara el plazo para presentar su dimisión. El domingo el Zanu-PF celebró una reunión extraordinaria en la que despidió a Mugabe como líder del partido y le otorgó un plazo de 24 horas ?que expiró el lunes al mediodía- para que renunciara a la presidencia, de lo contrario el líder más longevo del mundo se enfrentaría a un juicio político. Vencido dicho plazo, el jefe del grupo parlamentario del Zanu-PF, Lovemore Matuke, convocó una reunión para iniciar la destitución de Mugabe, que llevarán al Parlamento el martes. La Asamblea Nacional y el Senado pueden iniciar estos procedimientos para destituir al presidente si ambos pasan la votación con una mayoría simple. Una vez que se apruebe, las dos cámaras deben designar un comité conjunto para investigar la destitución del presidente. Si dicho comité recomienda llevar a cabo un juicio político, Mugabe puede ser destituido siempre y cuando ambas cámaras lo respalden con una mayoría de dos tercios, de acuerdo con el artículo 97 de la constitución. Según los expertos constitucionalistas, este proceso -que sobre el papel podría tardar varios días en hacerse efectivo- podría materializarse en tan solo un día mediante una votación en el Parlamento, que terminará con la larga vida política de Mugabe. Los abogados del principal partido opositor de Zimbabue, el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), se reunirán este martes para decidir si se unen al Zanu-PF en su proceso para destituir al presidente, de 93 años. Si bien es cierto que el partido gobernante tiene la mayoría requerida de dos tercios para echarle del gobierno, la participación de la oposición podría facilitar dicho proceso. Por su parte, el conocido como «Gran Viejo Hombre» de la política africana convocó a su gabinete para reunirse el mismo martes en su oficina del Congreso, según su secretario de presidencia y gabinete. De poder realizarse dicha reunión (los tanques siguen vigilando los edificios clave del gobierno), sería la primera vez que los ministros se reunirán desde que los militares tomaron el poder el pasado miércoles. Mugabe, desafiante Con este procedimiento en marcha, el partido gobernante co-fundado por Mugabe pretende poner el punto final a una semana dramática que empezó con una intervención militar el martes pasado y que debía haber terminado con un discurso público del presidente renunciando a su cargo que nunca llegó. Según informaciones próximas al Zanu-PF, Mugabe había aceptado retirarse tras dos rondas de negociaciones con los generales de las Fuerzas Armadas. Se esperaba que su renuncia se produjera en la comparecencia televisada del domingo a última hora de la tarde. Sin embargo, el nonagenario líder desafió, una vez más, a su partido y a la nación eludiendo su dimisión en un discurso incoherente en el que llamaba a la unidad del país y aseguraba su continuidad hasta el próximo congreso del partido previsto para diciembre. Según Reuters, la razón por la que Mugabe no habría anunciado públicamente su renuncia el domingo podía deberse a que el Zanu-PF no quería que esto sucediera estando rodeado por miembros del ejército, ya que esto legitimaría un golpe que, según ellos, nunca sucedió. Esta mañana, una información de la CNN aseguraba que el todavía presidente de Zimbabue había redactado su carta de dimisión a cambio de total inmunidad para él y su familia que conservaría, además, todo su patrimonio personal. De ser así, Mugabe no estaría obligado a abandonar el país ya que gozaría de inmunidad. De héroe a tirano Para algunos africanos, Mugabe sigue siendo un héroe, el último líder de la independencia del continente y un símbolo de la lucha para deshacerse del legado de décadas de opresión colonial. Pero para otros muchos, el presidente de Zimbabue se ha convertido en un tirano que traicionó los valores de la lucha de liberación y que es capaz de todo para seguir en el poder, aunque eso haya llevado al país a la ruina. Entre los problemas económicos del país se incluyen una notoria falta de divisas, hiperinflación, escasez de provisiones y una altísima tasa de paro. La caída de Mugabe podría ser la primera de otros líderes que también se encuentran en la cuerda floja como Yoweri Museveni de Uganda o Joseph Kabila, de la República Democrática del Congo; ambos se enfrentan a una creciente presión para que den un paso atrás y abandonen su cargo.
19-11-2017 | Fuente: elpais.com
Solo una de cada cuatro mujeres militares tiene contrato indefinido
30 años después del ingreso de la mujer en las Fuerzas Armadas su precariedad laboral es muy superior a la de sus compañeros varones
19-11-2017 | Fuente: abc.es
Las (posibles) ventajas de un golpe de Estado
Siendo larga como es la dictadura de Robert Mugabe, no lo es tanto como la de «el nuestro», Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. Obiang tomó el poder el 3 de agosto de 1979 y Mugabe se estrenó como jefe del Gobierno de Zimbabue el 18 de abril de 1980. En estos treinta y siete años ha conseguido debilitar tanto la fértil y rica colonia que fue Rhodesia, que hoy ya ni el Ejército parece capaz de dar un golpe de Estado con eficacia. Con todo lo negativo que suena el término «golpe de Estado», no necesariamente tiene que serlo. Podría ser una forma quirúrgica de acabar con una tiranía. Como bien explica el maestro Edward N. Luttwak en su obra maestra «Coup d?Etat: A practical handbook» un golpe de estado es una forma de cambiar un Gobierno y puede tener cualquier objetivo. Incluso de establecer una democracia parlamentaria. Desde que los militares ingleses con la ayuda de Guillermo de Orange derrocaron a Jacobo II y pusieron en marcha la evolución de una Monarquía absoluta a una constitucional hay múltiples ejemplos en el mundo de militares derrocando una dictadura y trayendo una democracia. Sin ir más lejos, en el mismo Portugal. Pero hay muchos otros ejemplos como los de Guatemala, Mali o Guinea-Bissau, por ejemplo. El problema en Zimbabue es que la lucha no parece haber sido entre democracia y dictadura, sino simplemente entre una rama y la contraria del partido Zanu-PF. La mayor parte del Ejército estaba alineada con el recién destituido vicepresidente Emmerson Mnangagwa. Mnangagwa es un compañero de armas, veterano de la guerra de la independencia de la década de 1970, célebre por la represión que empleó en la década de 1980 cuando fungía como jefe de seguridad de Mugabe. Tan pronto como se fue al exilio días atrás, el jefe de las Fuerzas Armadas, Constantino Chiwenga condenó la purga diciendo que «los que están detrás de estas artimañas traidoras deben recordar que cuando la cuestión es la de proteger a nuestra revolución, los militares no dudarán a la hora de dar un paso al frente». Y enfrente estaba la mujer del dictador, conocida como Gucci Grace. Ella, 42 años más joven que su marido, aspiraba a hacerse con el poder para asentar una dictadura dinástica. Eso es lo que parece haberse resuelto. Es por ello que este golpe ofrece pocas esperanzas de que haya ninguna mejora a corto plazo de la situación de quiebra y ruina moral a la que ha llevado Robert Mugabe a su país durante estas casi cuatro décadas de despotismo. Nada indica que el Gobierno vaya a dejar de estar centrado en la corrupción y la supresión violenta de toda disidencia política, algo en lo que el propio Emmerson Mnangagwa es un especialista. Zimbabue es un ejemplo perfecto de lo que no debe ser un régimen político del siglo XXI. Es quizá el más conocido precisamente por haber sido uno de los territorios más ricos del continente africano. Pero se defiende porque hay otros que mantienen formas similares a las suyas. Los casos actuales son demasiados: Paul Biya de Camerún lleva 42 años, Obiang lleva 38, Sassou Nguesso del Congo lleva 33, Yoweri Museveni de Uganda 31, Omar al-Bashir de Sudán 28? Así que un tipo como Idriss Déby de Chad que lleva 26 años y sólo tiene 65 cree que todavía le queda más mili que a Franco cuando era corneta.
19-11-2017 | Fuente: abc.es
El presidente Mugabe tiene 24 horas para dimitir
El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, fue despedido la mañana del domingo como jefe del partido gobernante (Zanu-PF), siendo reemplazado por Emmerson Mnangagwa, recientemente destituido como vicepresidente por su líder tras 40 años a su servicio. Mnangagwa se convierte, así, en el líder en funciones del partido y en primer secretario de Zanu-PF. El presidente de la Asociación de Veteranos de Guerra de Zimbabue, Chris Mutsvangwa confirmó la noticia, celebrada con aplausos y bailes por los propios miembros del partido gobernanate lo que evidencia que Mugabe cada vez se encuentra más aislado. Por su parte, la mujer del máximo mandatario del país, Grace Mugabe, cuyo paradero todavía se desconoce, podría ser expulsada del país. Según fuentes del partido, la primera dama fue expulsada del Zanu-pf y despojada de su puesto como presidenta de la liga de mujeres del partido. A diferencia de su marido, que sigue formando parte de éste. Todas estas decisiones salieron de la reunión del Comité Central de Zanu-PF, en la que asistieron 200 de los 300 miembros y que se celebró la mañana del domingo. Se trata del máximo órgano de decisión del partido fuera del Congreso y suele reunirse para realizer una sesión ordinaria cada tres meses, o en cualquier momento en sesiones especiales o extraordinarias. El próximo congreso debía celebrarse en diciembre, sin embargo, los últimos acontecimientos obligaron a adelantar la cita. Se esperaba que en ese congreso Mugabe nombrara vicepresidenta a su mujer. El parlamento de Zimbabwe se reunirá el martes para empezar el proceso para despojar a Mugabe de la presidencia, si éste no llega a un acuerdo con los generales de las Fuerzas Armadas antes de mañana al mediodía. El miembro del partido Obert Mpofu se refirió al veterano líder como "el presidente saliente" y atacó a sus próximos: "La esposa (de Mugabe) y sus allegados se han aprovechado de su frágil condición para usurpar el poder y saquear los recursos del estado", dijo Mpofu. Semana histórica Los militares tomaron el poder el pasado martes, reteniendo al líder africano y a su familia bajo arresto domiciliario en su ostentosa casa de Harare, la capital de Zimbabue, llamada ?Blue Roof (Casa Azul?. El despido la semana anterior del vicepresidente Manangagwa habría sido la gota que colmó el vaso. Dicha intervención por parte de las fuerzas armadas se llevó a cabo para frenar el ascenso político de Grace Mugabe, quien anunció su deseo de suceder a su marido tras las próximas elecciones de 2018. El presidente pretendía ser el candidato del Zanu-Pf a las presidenciales, a pesar de que habría cumplido los 94 años y su estado de salud es frágil. Su posible renuncia o muerte durante el mandato, habría encumbrado a su mujer a la presidencia del país. La ambición política de Grace Mugabe, odiada tanto en Zimbabue como fuera del país, ha precipitado la caída del veterano de guerra y co-fundador del Zanu-Pf, quien ha pasado de héroe a tirano tras 37 años en el poder. El sábado, multitudes eufóricas tomaron las calles de las principales ciudades para pedir la destitución de Mugabe. Unas escenas que recuerdan las vividas tras la independencia de Zimbabue en 1980. El Zanu-pf ha estado gobernando desde la liberación del país y históricamente su principal misión fue la de liberar al país de la esclavitud del régimen de colonos. Segunda ronda de negociaciones El diario The Herald, afín al gobierno zimbabuense confirmó que se está llevando a cabo la segunda ronda de negociaciones para incitar a Mugabe a abandonar su cargo de presidente. Según este medio, la reunión con altos cargos del ejeército se está llevando a cabo en la Cámara de representantes. En las imáges publicadas en su web puede verse al todavía presidente estrechando las manos de los militares.
19-11-2017 | Fuente: abc.es
Mugabe no dimite y pide por televisión que Zimbabue vuelva a la normalidad
Robert Mugabe, el único presidente que Zimbabue conoce desde la independencia en 1980, se dirigió a la nación el domingo por la noche presionado por su partido, el Zanu-PF y por el Ejército para que dimitiera. En su discurso, de unos 15 minutos, eludió presentar formalmente su dimisión y trasladó la resolución de los problemas de su partido al congreso que se celebrará en las próximas semanas. Mugabe reconoció que la «crítica estaba justificada» y dijo ser consciente de la lucha y de las preocupaciones del pueblo zimbabuense. «Nuestra gente necesita paz, seguridad, ley y orden. Somos gente de paz», declaró rodeado de miembros del Ejército y del sacerdote Fidelis Mukonori. El veterano de guerra habló de estabilidad, de devolver la normalidad al país y reconoció que su partido había fallado en muchos procedimientos. «Estoy seguro de que, a partir de esta noche, nuestra nación será reorientada, avancemos todos juntos», dijo Mugabe. «La era de la victimización y las decisiones arbitrarias deben quedar atrás. La tradición de resistencia es parte de nosotros y debe ser respetada por todos». El nonagenario líder destacó la importancia de que «los pilares de la democracia siguen intactos a pesar de todo (del golpe militar)». A mediodía Según fuentes del partido, Mugabe habría aceptado dar un paso atrás y dejar su cargo como máximo mandatario del país. La Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (Zanu-PF), había anunciado que iniciaría un procedimiento para destituirle la próxima semana si éste no renunciaba antes del lunes al mediodía. El domingo, Mugabe fue despedido como jefe del partido (aunque sigue formando parte de éste), siendo reemplazado por Emmerson Mnangagwa, «El Cocodrilo», recientemente destituido como vicepresidente por su líder tras 40 años de fiel servicio. Por su parte, la mujer del presidente, Grace Mugabe, cuyo paradero todavía se desconoce, fue expulsada del Zanu-PF y despojada de su puesto como presidenta de la liga de mujeres del partido. La primera dama podría ser deportada en los próximos días. El presidente de la Asociación de Veteranos de Guerra de Zimbabue, Chris Mutsvangwa, fue el encargado de confirmar la noticia, que fue celebrada con aplausos y bailes por los miembros del partido del gobierno. Todas estas decisiones salieron de la reunión del Comité Central de Zanu-PF, a la que asistieron 200 de los 300 miembros y que se celebró la mañana del domingo. Se trata del máximo órgano de decisión del partido fuera del congreso y suelen realizar una sesión ordinaria cada tres meses, pudiéndose convocar sesiones extraordinarias si es preciso. El próximo congreso debía celebrarse en diciembre, sin embargo, los últimos acontecimientos obligaron a adelantar la cita. Se esperaba que en ese congreso Mugabe nombrara vicepresidenta a su mujer. Tras la celebración del Comité Central, Mugabe se reunió con los militares en el congreso para llevar a cabo una segunda ronda de negociaciones. El objetivo era el mismo que en la anterior ocasión: convencer al líder africano de que diera un paso atrás, algo que no entraba en los planes del presidente más longevo del mundo. Mugabe podría haberse visto acorralado tras la pérdida de apoyos de las últimas horas. Semana histórica Los militares tomaron el poder el pasado martes, reteniendo al líder africano y a su familia en su ostentosa casa de Harare, la capital de Zimbabue, llamada «Blue Roof» (Casa azul). El despido la semana anterior del vicepresidente Manangagwa habría sido la gota que colmó el vaso. Dicha intervención por parte de las fuerzas armadas se llevó a cabo para frenar el ascenso político de Grace Mugabe, quien anunció su deseo de suceder a su marido tras las próximas elecciones de 2018. El presidente pretendía ser el candidato del Zanu-Pf a las presidenciales, a pesar de que habría cumplido ya los 94 años y su estado de salud es frágil. Su posible renuncia o muerte durante el mandato, habría encumbrado a su mujer a la presidencia del país. La ambición política de Grace Mugabe, odiada tanto en Zimbabue como fuera del país, ha precipitado la caída del veterano de guerra y co-fundador del Zanu-PF. En tan solo cuatro días el presidente del país del sur de África ha perdido todo su apoyo tanto dentro de su partido, como el de las fuerzas armadas y del pueblo. El militante del partido Obert Mpofu se refirió al veterano líder como «el presidente saliente» y atacó a sus próximos: «La esposa (de Mugabe) y sus allegados se han aprovechado de su frágil condición para usurpar el poder y saquear los recursos del Estado», dijo Mpofu. El sábado, multitudes eufóricas tomaron las calles de las principales ciudades para pedir la destitución de Mugabe. Unas escenas que recuerdan las vividas tras la independencia de Zimbabue en 1980. El Zanu-PF ha estado gobernando desde la liberación del país y históricamente su principal misión fue la de liberar al país de la esclavitud del régimen de colonos.