Infortelecom

Noticias de fuerzas armadas

21-01-2020 | Fuente: abc.es
Maduro incorpora al embajador de Cuba en su Consejo de Ministros
Nicolás Maduro ha pedido formalmente la incorporación del Embajador de Cuba en su gabinete de Ministros. La confesión pública del presidente solo ha confirmado un secreto a voces de la injerencia de Cuba en los asuntos de Venezuela. Que de hecho ya no solo será en las Fuerzas Armadas, en la policía secreta y en todos los organismos que se encargan de la represión y la tortura a los disidentes, si no que también estará presente en las decisiones estructurales del Gobierno de Caracas. El mandatario venezolano, acompañado del ministro de industria y producción nacional Tareck El Aissami, aprovechó la reunión sobre la comisión intergubernamental de cooperación Cuba - Venezuela, que sostienen ambos Gobiernos en Caracas, para anunciar que Dagoberto Rodríguez tendrá también «las puertas abiertas en cada Ministerio para coordinar y avanzar» para mejorar las relaciones. «El embajador prácticamente forma parte del Consejo de Ministros», dijo Maduro en televisión pública tras explicar que planteó la idea a su «hermano mayor y protector» Raúl Castro y se mostró de acuerdo. «El embajador de la dictadura cubana ya forma parte integral del Comando Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianes (Ceofan) y toma decisiones. Nadie de la isla entra o sale sin que él lo sepa. Todas las misiones y milicia cubana reportan a él. Dagoberto Rodríguez es el 'Jefe'», escribió Tamara Suju, abogada defensora de los derechos humanos y directora ejecutiva del Instituto Casla en Twitter. La pasada semana, el informe anual del Instituto Casla, una organización que promueve la democracia y el estado de derecho, denunció que oficiales cubanos al frente del «aparato represor» de Nicolás Maduro en Venezuela serían los responsables de aplicar técnicas de tortura que aumentan el dolor, tales como descargas eléctricas, asfixias o violencia sexual. La relación entre Cuba y Venezuela consolidada por el fallecido Hugo Chávez ha perforado otras áreas sociales en las que La Habana ha exportado a más de 25.000 cubanos para ser atendidas. Ayer Maduro reconoció: «Hoy hay casi 25.000 colaboradores en salud, educación, cultura y desarrollo compartido. Es una cooperación para vivir en paz en el país». El anuncio coincide con la gira internacional del presidente interino que comenzó ayer lunes en Bogotá donde Juan Guaidó asistió a la Cumbre Hemisferica de la Lucha contra el terrorismo y se reunió con el presidente Iván Duque y el secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo. Según la agenda del joven opositor, viajará a Bruselas para reunirse este miércoles con el alto representante de la Unión Europea para la política exterior, el español Josep Borrell y, posteriormente, continuará su recorrido por Suiza para participar en el Foro de Davos, que reúne esta semana a líderes políticos y económicos para abordar los desafíos globales. Aún no se ha confirmado que vaya a España aunque la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, esté dispuesta a recibirlo.
21-01-2020 | Fuente: abc.es
Irán confirma que dos misiles de sus Fuerzas Armadas derribaron el avión ucraniano
La Organización de la Aviación Civil de Irán ha confirmado que dos misiles fueron disparados contra el avión ucraniano que fue derribado por las Fuerzas Amadas iraníes el pasado día 8 con 176 personas a bordo. Según un informe preliminar de la investigación publicado en las últimas horas, el derribo del aparato, un Boeing 737 de Ukraine International Airlines (UIA), se debió al lanzamiento de dos misiles Tor-M1. La opción de que hubiera dos misiles involucrados en el siniestro y no solo uno ya fue adelantada por el periódico The New York Times, que publicó un vídeo que aparentemente mostraba el disparo de dos proyectiles.
21-01-2020 | Fuente: abc.es
Duque y Pompeo alertan de la presencia de Hizbolá en Venezuela
La III Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo celebrada este lunes en Bogotá estuvo marcada por la esperada reunión entre el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó , ambos destacados huéspedes del Gobierno de Iván Duque. El nombre de Hizbolá estuvo sobre la mesa. «Hemos visto la presencia de células de Hizbolá en países como Venezuela, con la anuencia y la connivencia de la dictadura de Nicolás Maduro», denunció el presidente colombiano. Pompeo se unió a la denuncia afirmando que «el régimen de Irán, con su brazo armado Hizbolá, está en Venezuela y eso no es aceptable». En la lista de indeseables continentales fueron ratificados el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y los grupos disidentes de la otrora guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hoy partido político pero que paradójicamente solo este lunes, más de tres años después de la firma del Acuerdo de Paz, fue sacada de la lista de terroristas de Colombia. Petición de sanciones La petición central que hizo el anfitrión de la Cumbre fue hacer valer la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que condena el apoyo de cualquier gobierno a grupos terroristas, en una clara alusión al régimen de Maduro. Así lo señaló Duque ante los 25 participantes en el encuentro: la resolución «es muy clara y contundente, no se puede permitir a ningún Estado que promueva, albergue, patrocine o facilite actividades terroristas en su territorio». Y pidió sanciones de los diferentes países y organismos multilaterales. Atendieron esta llamada los representantes de Argentina, Bahamas, Belice, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, EE.UU., El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, República Dominicana, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Trinidad y Tobago y Uruguay, que contaron con el acompañamiento de España e Israel como observadores, y representantes del Comité Contra el Terrorismo de la ONU, la Comisión Interamericana contra del Terrorismo de la OEA, Interpol y Ameripol. Además, Pompeo anunció «más acciones» contra Maduro, sin mayores concreciones. Tras su estancia en Colombia, Juan Guaidó emprende viaje a Europa. Según anunció, este martes visitará Londres, antes de desplazarse al Foro de Davos , en Suiza. Además, el alto representante de la UE para la política exterior, Josep Borrell, anunció que el miércoles se reuniría con él en Bruselas. Entre tanto, Guaidó designó a Tomás Guanipa como su embajador en Colombia, puesto vacante desde que en noviembre destituyera a Humberto Calderón Berti en una decisión que causó revuelo en la oposición.
20-01-2020 | Fuente: abc.es
Multitudinaria manifestación a favor de las armas en EE.UU.
Miles de personas, en su mayoría armadas con revólveres, escopetas y fusiles, rodearon este lunes el Capitolio de Virginia, en Richmond, en protesta contra nuevas leyes que restringirán la compra y tenencia de armas en este Estado tradicionalmente conservador . Entre unas medidas de seguridad sin precedentes, con el estado de emergencia en vigor, los manifestantes amenazaron con crear una resistencia armada en contra del gobierno. «¡Resistencia armada contra los tiranos!», gritaba este lunes Brandon Howard, de 44 años, sujetando un fusil de asalto con un cargador de 25 cartuchos, prohibido por las nuevas leyes aprobadas en Virginia. La palabra «tirano» estaba este lunes en boca de muchos de estos manifestantes, porque el escudo de la Mancomunidad de Virginia muestra a la virtud victoriosa ante la tiranía, sobre el lema en latín «sic semper tyrannis» («así siempre con los tiranos»). La concentración fue un repudio en toda regla de los demócratas, que desde el 8 de enero y por primera vez en dos décadas son mayoría en el parlamento estatal. En menos de dos semanas han aprobado tres leyes que restringen notablemente la compra, tenencia y traspaso de armas. El gobernador, el también demócrata Ralph Northam, incluso ha planteado la posibilidad de requisar fusiles de asalto en un futuro. Para los manifestantes de este lunes, ganar unas elecciones no es motivo suficiente para restringir un derecho recogido por la Constitución, como es la tenencia de armas. «Empiezan con las armas, y después irán quitándonos el resto de derechos, uno a uno», denunciaba este lunes Brandon Lewis, que a sus 36 años es dueño de un campo de tiro en Nueva York y que condujo más de nueve horas para venir a la manifestación junto con su mujer. Lewis lucía chaleco y casco antibalas, y apoyaba sobre su hombro derecho un enorme fusil de alta potencia con mira telescópica, propio de una zona de guerra y que de hecho ha sido usado por las fuerzas armadas norteamericanas en las guerras de Afganistán e Irak. De hecho, este lunes el ambiente alrededor del Capitolio de Virginia era, a tramos, bélico, pero no violento. Mandaba una tensa calma, rota por gritos contra los demócratas y a favor de la reelección de Donald Trump en noviembre. Detenciones del FBI Después de que el FBI detuviera la semana pasada a tres extremistas que planeaban ataques violentos en la manifestación de este lunes, el gobernador de Virginia declaró el estado de emergencia, mandó acordonar el Capitolio y prohibió las armas dentro del perímetro. En circunstancias normales sí se permite entrar con pistolas o fusiles en ese edificio, sede del poder legislativo de Virginia, un estado con 8,5 millones de habitantes. Temían las autoridades que se repitieran los altercados de hace tres años, cuando una manifestación de supremacistas en Charlottesville, no muy lejos de Richmond, se saldó con tres muertos y 30 heridos. Este lunes, las armas se quedaron fuera del Capitolio. Y las había a miles, cortas y largas. Los que las portaban vinieron a Richmond simplemente para mostrarlas, en un ejercicio de desafío a las autoridades. Dos amigos, David Johnson, de 23 años, y Levi Clark, de 22, condujeron desde Pensilvania y Ohio con sus fusiles de asalto, para conocer a otros amantes de las armas. «Cuantos más seamos, mejor, porque puede que tengamos que comenzar otra revolución», según Johnson. «Al fin y al cabo este país ya hizo una revolución con éxito», añadió en referencia a la independencia de Reino Unido. Dentro del Capitolio y otros edificios públicos, los diputados y senadores de Virginia atendían las peticiones de los votantes en una jornada de puertas abiertas que tiene lugar cada año el mismo día en que se conmemora al reverendo negro Martin Luther King, líder de los derechos civiles y de la resistencia pacífica. Derecho constitucional La segunda enmienda de la Constitución, aprobada en 1791, afirma que «siendo necesaria una milicia bien organizada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del Pueblo a poseer y portar armas no será infringido». La Corte Suprema de Estados Unidos ha interpretado esta provisión como que «la segunda enmienda protege el derecho a portar armas, incluso las que no existían en el tiempo en el que la enmienda fue ratificada» y que esta protección no se limita solo a «armas para hacer la guerra». Los demócratas defienden que es necesario limitar la tenencia de armas, sobre todo después de una larga serie de matanzas indiscriminadas. En junio, DeWayne Antonio Craddock mató a 12 personas en un edificio municipal de la localidad de Virginia Beach con dos pistolas cortas. Una de las peores masacres en la historia reciente ocurrió en 2007 en la universidad de Virginia Tech, en Blacksburg, cuando Seung-Hui Cho mató a 32 personas con dos pistolas cortas y después se suicidó. Uno de los manifestantes en Virginia este lunes - D.A. Los cambios en la legislación sobre armas Los demócratas aprobaron el 16 de enero tres leyes que limitan la tenencia de armas en Virginia: - Verificación legal de antecedentes en cualquier traspaso o venta de armas entre particulares. - Limitación en la compra de armas a una por mes a cada ciudadano. - Los ayuntamientos reciben la potestad de limitar la tenencia de armas en determinados recintos. Una cuarta ley, que hubiera prohibido la tenencia de fusiles de asalto y silenciadores, entre otros, no fue aprobada. Un centenar de condados, ciudades, pueblos y pedanías de Virginia se han declarado santuarios donde es legal la tenencia de cualquier arma. Esas proclamaciones no tienen valor legal.
20-01-2020 | Fuente: abc.es
La otra cumbre en Bogotá: Pompeo, Guaidó y Duque
Ayer domingo, a las seis de la tarde (hora local) y con recibimiento oficial en la puerta del palacio presidencial, se encontraron los presidentes Iván Duque y Juan Guaidó. El evento con las fotos de ocasión y los dos sonrientes mandatarios no se dio en el Palacio de Miraflores, en Caracas, como ambos lo hubieran podido imaginar hace un año, sino en la Casa de Nariño, sede del Gobierno colombiano. Prácticamente un año después del juramento de Guaidó como presidente interino de Venezuela (23 de enero de 2019, ante la Asamblea Nacional), cargo renovado hace pocos días tras superar traiciones y trampas puestas por el régimen de Maduro, el joven mandatario volvió a franquear la frontera y la prohibición de salida de su país por parte del Tribunal Supremo de Justicia y llegó a Colombia. El propósito, participar en la Cumbre Hemisférica contra el Terrorismo y aprovechar ese escenario y la presencia del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, para mover una agenda democrática para Venezuela y fortalecer apoyos de países de la región o de grupos como el de Lima y así darle un nuevo aire a esta coalición diplomática y democrática que apoya la salida pacífica y democrática a la crisis de ese país. De la reunión del domingo en la tarde poco trascendió, más allá de las fotos y un vídeo de los dos mandatarios dándose la mano al final de la reunión. Advirtieron que no habría declaraciones y todo se limitó públicamente a una bienvenida del presidente Duque por las redes sociales. En su cuenta de Twitter escribió: «Damos la bienvenida al presidente de Venezuela Juan Guaidó a Colombia. Asimismo, el presidente Juan Guaidó participará, este lunes, en Cumbre Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo», en respuesta a un tuit del mandatario venezolano en el que anunciaba que ya estaba en territorio colombiano y esperaba regresar con noticias buenas para los venezolanos. Por su parte, también en horas de la tarde del domingo, Pompeo dio un mensaje claro sobre su propósito de reunirse con Guaidó: «Espero que (Guaidó) esté allí (..) Espero que se una a nosotros y que tengamos una reunión», de acuerdo con el registro de sus comentarios a algunos periodistas en Washington. Hace unas semanas, a propósito de la refrendación de Guaidó en su cargo, Pompeo afirmó que Estados Unidos seguirá apoyándolo. Y como parte de este ajedrez, para no quedar fuera de la agenda mediática, en una entrevista publicada el domingo por el diario «Washington Post», pero realizada el viernes pasado, Nicolás Maduro aseguró que está dispuesto a entablar una nueva relación con el Gobierno de Trump, a quien dijo ha tratado de contactar directamente en varias oportunidades y sin éxito (el Gobierno estadounidense no acepta el diálogo directo a menos que sea para acordar su salida del poder); planteó una eventual ?pero difícil? salida democrática negociada con Estados Unidos y la oposición; y dejó entrever la posibilidad de que las petroleras estadounidenses regresaran a Venezuela pues «en una relación de respeto y diálogo, todo es ganar-ganar», mientras «en una relación de confrontación, todo es perder-perder. Esa es la fórmula», puntualizó Maduro. Es decir, Nicolás Maduro, al prometer un diálogo para unas eventuales elecciones y el posible regreso de las petroleras y las empresas estadounidenses a su país, de alguna manera se ha tomado la agenda de Guaidó con Pompeo hoy, marcando el terreno en dos aspectos sustanciales para los intereses del Gobierno de EE.UU. Visión errada Pero seguramente Pompeo llega de Berlín a Bogotá con la guardia en alto por cuenta no solo de información sobre la posible presencia de miembros de Hezbollah en Venezuela, sino por palabras que sobre él dijera Maduro: «Creo que Pompeo vive en una fantasía. No es un hombre con los pies sobre la tierra. Creo que Trump ha tenido pésimos asesores en asuntos venezolanos. John Bolton, Mike Pompeo, Elliott Abrams han sido los causantes de que tenga una visión errada» del país, dijo en la entrevista. Sin embargo, Maduro puede encontrarse dentro de poco en otro escenario con Estados Unidos y la Unión Europea, que debate mayores sanciones al régimen de Maduro. En cuanto al Gobierno de EE.UU. los expertos dicen que Trump está analizando un eventual bloqueo naval a Cuba, para cortar el envío de crudo venezolano a la isla, sanciones económicas y migratorias a personas afines al régimen, y mayores recursos de apoyo a la oposición liderada por Guaidó. Esos serían los tres temas de la agenda en Bogotá. A cambio, no mucho puede ofrecer Guaidó tras un año poco productivo en términos del retorno pacífico al cauce democrático en Venezuela. La ofensiva diplomática de 2019, con todo y la movilización de ayuda humanitaria que no pudo entrar al país (febrero pasado), no rindió los frutos esperados: del otro lado de la frontera con Colombia no hubo el apoyo ciudadano suficiente y mucho menos el de las fuerzas armadas, determinantes para sacar al régimen de Maduro. Una salida belicista sigue siendo rechazada por todos. Mientras tanto, la diáspora no se detiene, como lo pudieron analizar los presidentes Duque y Guaidó en su reunión del domingo. En el último reporte de Migración Colombia, de finales de 2019, se estimaba en 1.630.903 venezolanos viviendo en el país, de los 4.5 millones que se calcula han abandonado Venezuela. Pero lo más preocupante hoy es que aquellos que migraron a Perú y Ecuador están llegando a Colombia por la frontera sur al no encontrar trabajo ni oportunidades en esos países suramericanos. Esta será una nueva presión para el Gobierno de Duque, que se suma a los cuestionamientos de diversos sectores sobre su política exterior, a pesar de que se le reconoce el gran trabajo y diligencia al recibir a la migración venezolana.
17-01-2020 | Fuente: abc.es
La internacional de la desestabilización
A nadie debería pasar desapercibido que el Foro de Sao Paulo volverá a reunirse en Caracas los días 22, 23 y 24 de enero. Nadie debería desestimar que, en lo esencial, esa red aglutina a los antidemócratas de América Latina, pero también, a organizaciones y partidos de España, Europa y otras partes del mundo que tienen como signo común, el odio a las libertades. Nadie debería permanecer indiferente al significado político, social y económico de este encuentro: celebrar los avances alcanzados en el 2019 y definir las líneas de acción correspondientes al 2020 y 2021. Lo he escrito en varias oportunidades y es mi deber reiterarlo aquí: el Foro de Sao Paulo es la más poderosa y extendida organización criminal del planeta. En su estructura concurren grupos dedicados al terrorismo y el narcotráfico; gobernantes que han desfalcado las arcas públicas de sus respectivos países; delincuentes que, supuestamente afiliados a propósitos políticos e ideológicos, forman parte activa de extendidas redes de corrupción. Es primordial entender dos gravísimas realidades. La primera: el Foro de Sao Paulo ha protagonizado un cambio sustancial en el desenvolvimiento político de América Latina: ha convertido el delito en el eje axial de su acción. Ha descubierto en el uso amplio y sistemático de la delincuencia, un poderoso recurso para mantenerse en el poder. Los regímenes de Ortega y Murillo en Nicaragua, de Maduro en Venezuela, y el de los Castro en Cuba, lo demuestran de forma inequívoca. La plataforma del procedimiento, que tuvo en Chávez su principal estratega y diseminador, consiste en corromper a los poderes públicos, a las fuerzas armadas, a las estructuras clave de las instituciones. Corromper para crear una lealtad irrenunciable, ajena a la ley, a los derechos humanos, al objetivo de las sociedades de prosperar y hacer del trabajo un camino hacia el bienestar. No hay que olvidar que la llamada Revolución Bolivariana, probablemente la operación más extendida y perfeccionada de la fusión entre delito y política, se propuso exportar su modelo por todo el continente. Chávez hizo uso de la renta petrolera venezolana una eficaz herramienta para intervenir en la política de otros países. La reciente detención en Bolivia de una señora que llevaba 100 mil dólares a Evo Morales en un maletín, dinero proveniente de PDVSA, no tiene nada de excepcional. Durante veinte años, miles y miles de maletas llenas de dinero han sido utilizadas para financiar los objetivos y planes del Foro de Sao Paulo. La circulación de estos dineros tiene consecuencias que desbordan los límites del continente. Involucran a grupos terroristas del Medio Oriente, a mafias rusas y bielorrusas, a sistemas bancarios que operan en la opacidad, a redes del narcotráfico, a contrabandistas de combustible y minerales, a agentes financieros encargados de blanquear recursos financieros, cuyos montos se cuantifican en miles de millones. No lo olvidemos: esos dineros han cruzado el Atlántico y han alcanzado, hasta donde sabemos, la política en España, Portugal y Turquía. Y es probable, hay sólidos razonamientos para estimarlo, que hayan penetrado en los asuntos públicos de otros países de Europa. Pero la diplomacia de los maletines con dólares en efectivo y venta de petróleo a precios por debajo del costo de producción -con los cuales el régimen de Chávez y Maduro compró protección diplomática- no fue la única herramienta. También se crearon tapaderas institucionales como el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela -BANDES-, Petroamérica, Patrocaribe, la Alternativa Bolivariana para las Américas -ALBA-, el Fondo Alba-Caribe, Telesur, y otras empresas y mecanismos, cuya verdadera función era de facilitar la circulación de dineros provenientes de los más diversos ilícitos. No se ha comprendido en su verdadera dimensión, que esta cuádruple operación de (a) financiamiento de las operaciones del Foro de Sao Paulo, (b) puesta en marcha de organismos con jurisdicción internacional que facilitaran las transferencias de recursos, (c) el programa de maletines de dólares, y (d) la venta de petróleo por debajo de su costo, son procesos interconectados que han formado parte de un plan para propagar la desestabilización en América Latina. No se ha entendido que, en líneas generales, promover malestar social y revueltas, en todas sus formas posibles en Chile, Bolivia, Ecuador, Brasil, Uruguay, Colombia y Perú, constituye un avance en dos planos: el primero, avanzar en el objetivo de mayor ambición, que es destruir la legitimidad y la credibilidad de la democracia representativa. El segundo, como claramente lo han declarado algunos de sus más perversos voceros, desestabilizar a las democracias de América Latina, es imprescindible para prolongar la duración de las dictaduras de Venezuela, Nicaragua y Cuba. Y a eso se refiere la segunda realidad, el punto que dejé en suspenso algunos párrafos atrás: que la reunión del Foro de Sao Paulo que se producirá en Caracas tendrá como su tema central, la coordinación de un plan regional de desestabilización. Protestas que deriven en violencia, exijan la intervención policial y desencadenen denuncias de violaciones de los derechos humanos. Violencia en las calles que levante un muro para ocultar la destrucción de la vida en Venezuela.
14-01-2020 | Fuente: abc.es
Hillary Clinton acusa a Rusia de querer volver a interferir en las elecciones de EE.UU.
La inteligencia militar rusa se infiltró a finales del año pasado en los servidores de la empresa energética ucraniana sobre la que se centra la investigación del juicio político [?impeachment?] de Donald Trump, que previsiblemente comenzará en el Senado en las próximas semanas. No se sabe qué información extrajo el Kremlin de esos servidores, pero durante cinco años, hasta el pasado abril, un hijo del candidato demócrata Joe Biden trabajó para esa empresa, de nombre Burisma, con un salario que llegó a rondar los 50.000 dólares [44.000 euros] por mes. La consultora estadounidense Area 1 detectó la infiltración el 31 de diciembre, tras identificar dominios de internet falsos que imitaban a los de Burisma. Con correos falsos que parecían legítimos, los ?hackers? lograron nombres de usuarios y contraseñas en noviembre de 2019, justo cuando los demócratas comenzaban el proceso de ?impeachment? contra Trump en la Cámara de Representantes. Area 1 hizo público este martes un resumen de ocho páginas sobre sus hallazgos. El fiscal especial Robert Mueller presentó en octubre de 2018 cargos contra siete agentes de la inteligencia militar rusa por infiltrarse del mismo modo en los servidores de correo del Partido Demócrata durante la campaña electoral de 2016, que ganó Trump. Los correos que robó entonces el llamado Directorio Principal del Alto Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa [conocido por sus siglas de rusas de GRU] fueron entregados a Julian Assange y publicados por Wikileaks antes de las elecciones, según la investigación del fiscal Mueller. Ayer, la principal perjudicada de aquel ataque digital, Hillary Clinton, se pronunció de forma crítica sobre este nuevo ?hackeo?. «Parece que los rusos siguen aplicando su manual de pirateo digital de 2016, y de nuevo lo hacen para beneficiar a Donald Trump. ¿Van a hacer caso omiso los medios de nuevo? ¿Abrirán de nuevo la puerta los republicanos? ¿Van a ayudar los rusos a elegir presidente de nuevo?», se preguntó la candidata perdedora en un mensaje publicado en la red social Twitter.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Russians appear to be re-running their 2016 hacking playbook, once again to benefit Donald Trump. <br><br>Will the media play along again? <br><br>Will the GOP open the door again? <br><br>Will the Russians help pick our POTUS again? <a href="https://t.co/cfVPcqbY5w">https://t.co/cfVPcqbY5w</a></p>&mdash; Hillary Clinton (@HillaryClinton) <a href="https://twitter.com/HillaryClinton/status/1217132986006691841?ref_src=twsrc%5Etfw">January 14, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> El interés de Rusia por la empresa ucraniana Burisma resulta muy sospechoso para los demócratas porque la infiltración en los servidores coincide con la recusación de Trump en la Cámara de Representantes y el juicio político en el Senado. Los demócratas quieren que la Cámara Alta del Capitolio destituya a Trump por extorsionar al Gobierno de Ucrania. Creen que Trump quería información comprometedora sobre Biden, en concreto si este último medió cuando era el vicepresidente de Barack Obama para que la fiscalía ucraniana cerrara una investigación sobre Burisma, la empresa en la que trabajaba su hijo Hunter. A la espera de que Ucrania abriera una investigación sobre Biden, Trump retuvo la entrega de 400 millones de dólares en ayudas militares que previamente había autorizado el Capitolio. Sospechas de corrupción Varios colaboradores del presidente Trump, incluido su abogado, Rudy Giuliani, han tratado de demostrar que en 2016 Biden trató de condicionar unas ayudas también multimillonarias a cambio de que la fiscalía de Ucrania desistiera de investigar posibles casos de sobornos y corrupción en Burisma. El actual Gobierno de Ucrania, al igual que el anterior, niega cualquier irregularidad por parte de la fiscalía. Según afirma Oren Falkowitz, director de la consultora que ha denunciado la intrusión digital, «el informe no llega a conclusiones finales sobre las intenciones de los ?hackers?, y qué van a hacer con los datos que han conseguido robar. Lo único que hacemos es identificar una penetración que sigue activa». La empresa dijo que advirtió a las autoridades estadounidenses de ese ?hackeo? antes de hacerlo público. La campaña de Biden, que lidera la mayoría de encuestas sobre las primarias demócratas, dijo ayer a través de un portavoz, Andrew Bates, que «Donald Trump trató de extorsionar a Ucrania para que mintiera sobre Joe Biden. Ahora sabemos que Joe Biden también es una amenaza para Vladímir Putin». Uno de los objetivos de la investigación del fiscal especial Mueller, que culminó en mayo de 2019, era determinar si Trump sabía de esas injerencias digitales y se benefició conscientemente de ellas. El fiscal concluyó que no había pruebas suficientes que demostraran ese extremo, algo que Trump interpretó como una completa exoneración.
14-01-2020 | Fuente: abc.es
Confusión en EE.UU. sobre los motivos para matar a Suleimani
Casi dos semanas después de que ordenara matar mediante un bombardeo con misiles a Qassem Suleimani, Donald Trump no ha sido capaz de ofrecerle al Capitolio y a la oposición una explicación convincente sobre qué ataques inminentes planeaba el general de mayor rango en Irán. Preguntado, Trump insinuó primero que Suleimani planeaba bombardear la embajada de EE.UU. en Irak. Después, en un mitin electoral, amplió la cifra a cuatro embajadas. En una rueda de prensa, su ministro de Exteriores, Mike Pompeo, confirmó que EE.UU. «tenía información específica sobre un ataque inminente, que afectaba también a embajadas». Sin embargo, el ministro de Defensa de Trump contradijo ayer esas afirmaciones y dijo que entre la Inteligencia recabada para justificar el ataque contra Suleimani no había ningún plan concreto de bombardear embajadas de EE.UU. «No he visto informes sobre ataques a embajadas», dijo el domingo Mark Esper, quien opinó que las palabras de Trump podían ser fruto de su intuición o expectativas. Lo cierto es que una turba asaltó la embajada de EE.UU. en Bagdad a finales de año, y la asedió por 48 horas, rompiendo el perímetro de seguridad. Los manifestantes protestaban por una serie de ataques aéreos de las fuerzas armadas norteamericanas contra una milicia financiada por Irán, en los que murieron 25 personas. Trump ha relacionado ese asalto, que provocó daños materiales en la recepción de la embajada, con las actividades de injerencia de Irán en sus países vecinos.
13-01-2020 | Fuente: abc.es
Morales pidió en una llamada telefónica la formación de «milicias armadas, como en Venezuela» para Bolivia
El expresidente de Bolivia Evo Morales pidió el domingo en una llamada telefónica la formación de grupos armados, una grabación que salió a la luz en la radio pública boliviana. En una conversación exclusiva con Reuters, Morales, exiliado en Argentina, afirmó de manera desafiante que él fue el autor de esa llamada, en la que reclama milicias armadas «como en Venezuela» para Bolivia. Dijo que la gente tiene derecho a defenderse a sí misma si el nuevo gobierno les atacaba. Dijo que no se refería a que al gente fuera con armas, sino a grupos de defensa ciudadanos. «En Bolivia, si las fuerzas armadas están disparando a la gente, matando a la gente, la gente tiene el derecho a organizar su seguridad», dijo en su entrevista con Reuters. «No estamos hablando de armas, sino de tirachinas», dijo. «En algunos tiempos, esos grupos fueron llamados milicias, en otros, se llamaron unidades de seguridad o de policía. No es nuevo», añadió. Plan B En la grabación, hecha pública por Kawsachun CocaTropico, Morales dijo que sus seguidores y él habían estado «demasiado confiados» en las últimas elecciones presidenciales, y deberían haber tenido un «Plan B». «Si ahora o dentro de poco vuelvo a Bolivia o alguien vuelve, debemos organizar, como en Venezuela, milicias armadas del pueblo», dice Morales en la grabación.
12-01-2020 | Fuente: elpais.com
El exjefe del Ejército de Colombia ordenó escuchas ilegales a políticos y jueces, según una investigación
La revista 'Semana' revela que la salida del general Nicacio Martínez de la Fuerzas Armadas ocurrió al conocerse el espionaje
1
...