Infortelecom

Noticias de forza italia

23-09-2018 | Fuente: abc.es
Berlusconi valora presentarse a las elecciones europeas «para salvar al país»
El líder de Forza Italia, el ex primer ministro Silvio Berlusconi, afirmó hoy que valora presentarse como candidato a las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019 para salvar al país del antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), al que considera un «enemigo de la libertad». Berlusconi -de 81 años, con un marcapasos desde 2006 y operado en junio de 2016 por una insuficiencia aórtica severa- parece no haber cerrado su capítulo con el mundo de la política y se plantea ser candidato en los comicios europeos, una vez que la Justicia italiana le ha otorgado la «rehabilitación». El 1 de agosto de 2013, el Tribunal Supremo confirmó la condena de Berlusconi a cuatro años de prisión y cinco de inhabilitación para cargos públicos por la compraventa de derechos de películas en el llamado «caso Mediaset», aunque no tuvo que ir a la cárcel. Hoy, en un acto de la conservadora Forza Italia en la localidad de Fiuggi (centro), Berlusconi dijo a los medios: «Pienso en presentarme a las europeas. Me lo piden todos. Y además, si queremos salvar Italia, debemos hacer las cosas bien». En su discurso a los asistentes, el magnate afirmó que esa formación salvó en el pasado a Italia «de los comunistas» y que ahora el país «se encuentra frente a un peligro mayor, la ignorancia, la incompetencia, el odio social». Para enderezar Italia, argumentó, volverá al terreno político y conquistará la confianza de sus votantes. «Debemos hablar a los italianos que opinan como nosotros, pero que no han votado o lo han hecho con un voto de protesta», señaló. Aseguró que el M5S es el «enemigo de la libertad» y cargó contra su socio en coalición en las pasadas elecciones generales, la ultraderechista Liga, para criticar que comparta con Forza Italia el «95 % del programa electoral» y, aun así, haya pactado con el Movimiento Cinco Estrellas para gobernar el país. La Liga, que obtuvo un 17 % de los sufragios en los comicios de marzo pasado, se unió al M5S, que logró un 32,6 %, ya que en coalición con Forza Italia (14 %) y Hermanos de Italia (4 %) no tenía los apoyos suficientes para encabezar una legislatura.
01-07-2018 | Fuente: abc.es
El senador negro de la xenófoba Liga asiste al baño de masas de Salvini en Pontida
Casi 50.000 militantes y simpatizantes de la Liga Norte se han concentrado este domingo en Pontida, una localidad situada en la norteña región de Lombardía con poco más de 3.200 habitantes donde cada año realiza un encuentro anual el partido fundado por Umberto Bossi en 1980. A pesar de importantes ausencias, como la del propio Bossi y de Roberto Maroni, la cita ha resultado un baño de masas para Matteo Salvini, ministro de Interior italiano, que ha elevado sustantivamente el protagonista del partido ultra en los últimos años. Y no ha querido perderse tampoco la cita Toni Iwobi, el primer senador negro en Italia. Toni Iwobi, 62 años, de origen nigeriano, reside en Spirano, un pueblo de 5.700 habitantes de la provincia de Bérgamo, en la región de Lombardía. Lo paradójico es que Tony Iwobi, con una licenciatura en informática y una empresa en este sector, con dos hijos, entrará en la Cámara alta en representación del partido xenófobo que lidera Matteo Salvini, la Liga Norte, de extrema derecha, que en las elecciones generales del pasado domingo logró el 17,5 % de los votos, el mayor porcentaje de su historia, superando a su aliado Forza Italia, de Silvio Berlusconi. Iwobi está inscrito desde hace 25 años en la Liga Norte y tras ser elegido senador ha dado las gracias en su página de Facebook a Salvini: «Es un gran líder que ha convertido a la Liga en la primera fuerza política del centroderecha». Llegó a Italia con 22 años, con una visado para estudiar en la universidad de Perugia, y ha sido responsable de inmigración de la Liga, elegido por el propio Salvini. En la Liga lo llaman, sin embarazo, el liguista negro, y hace un par de años, en la convención anual del partido, un discurso suyo desde el palco se convirtió en viral en las redes sociales, porque el lema fundamental de su argumentación fue el mismo que ha hecho famoso Matteo Salvini, es decir, se debe «ayudar a los inmigrantes en su país de origen»: «La izquierda quiere hacernos creer que la acogida es solo cuestión de solidaridad, pero nosotros nos oponemos. En realidad, la inmigración es gestionada por la criminalidad. Toda África en Italia no cabe. Por tanto, nosotros lo decimos: Hay que ayudarles en su casa», sentenció Toni Iwobi. «África no cabe en Italia» El nuevo senador nació en una familia católica de diez hermanos -viven seis- y todos los años regresa de vacaciones a Nigeria. Iwobi fue muy crítico con las posiciones de Cecile Kyenge, ministra de color en el gobierno de Enrico Letta. Se opuso muy duramente a la batalla de la ministra en favor de la concesión de la nacionalidad a los hijos de inmigrantes nacidos en Italia («ius soli»): «Eso es una locura. En principio, un niño italiano con dos padres extranjeros sería ya un problema, según mi opinión. Pero, sobre todo, el «ius soli» permitiría la invasión de mujeres inmigrantes, que vendrían a dar a luz a Italia, solamente para tener la nacionalidad de forma automática. Sería un caos incontrolable. Y luego, ¿quién pagaría los servicios sociales para todos los nuevos ciudadanos, teniendo en cuenta que no hay dinero ni siquiera para las familias italianas?», concluyó Iwobi, quien demostró tener muy bien aprendida la lección que durante estos años ha repetido por toda Italia su líder Salvini. «Raza blanca», en peligro Sin duda, la noticia es por los menos singular: Iwobi ha llegado a ser senador gracias a una fuerza que ha hecho de la batalla a la inmigración uno de sus caballos de batalla. Basta con recordar una declaración, durante su campaña electoral, de Attilio Fontana, elegido el pasado domingo presidente de Lombardía, que Iwobi considera su territorio. Fontana expresó su temor por que la «raza blanca» corre peligro de extinción si no se frena drásticamente el número de inmigrantes: «No podemos aceptar a todos los inmigrantes que llegan; debemos decidir si nuestra etnia, nuestra raza blanca, nuestra sociedad deben continuar a existir o deben ser canceladas». Ante el escándalo que suscitó, incluso en Europa, Fontana se justificó diciendo que había sido un «lapsus». Matteo Salvini se ha alegrado, como no podía ser de otra forma, de la elección de Iwobi, aprovechando la noticia para escribir en Facebook: «El racismo está solamente en la izquierda».
28-06-2018 | Fuente: abc.es
La alianza de partidos europeos que prepara el presidente francés, Emmanuel Macron, romperá con las tradicionales familias políticas europeas. Está decidido a trasladar la transversalidad de su partido, La República en Marcha, a las elecciones al Parlamento Europeo. De momento ya ha sumado a Ciudadanos a su causa, y están avanzadas las negociaciones con el socialdemócrata Partido Democrático del ex primer ministro italiano Matteo Renzi. Los socialdemócratas, actual segundo grupo en número de escaños en la Eurocámara, podrían ser los más perjudicados en las europeas de 2019 por el movimiento de En Marcha, unido al auge de los populismos. Además de la debacle general del socialismo en todos los parlamentos nacionales, habría que sumar la fagotización del partido de Macron de los votos de los socialistas franceses. Y, por si fuera poco, podrían perder al Partido Democrático, la marca de los socialistas italianos, en negociaciones para confluir en la marca que prepara el partido del presidente francés. El movimiento transversal de Macron también absorberá partidos de otros grupos. Ciudadanos actualmente forma parte del grupo liberal en el Parlamento de Estrasburgo, al que En Marcha ya ha anunciado que no pretende sumarse. Hasta las próximas elecciones europeas, en mayo de 2019, el partido de Albert Rivera no abandonará a sus socios de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa, el cuarto grupo en número de escaños. Allí se sientan junto a partidos afines europeos, como el partido liberal alemán o el británico. Macron y Rivera - ABC En el grupo liberal europeo, sin embargo, Cs también comparte hoy espacio con unos socios improbables en el terreno nacional. Allí están los nacionalistas vascos del PNV y los independentistas catalanes del PDCat. El partido atrapalotodo de Macron no las descarta para su plataforma europea, a pesar de que el presidente francés se ha mostrado muy crítico con los movimientos independentistas. Nacionalistas repartidos La ubicación de los partidos independentistas, nacionalistas y regionalistas es un puzle en el Parlamento Europeo, muy repartidos en los diferentes grupos. A pesar del nexo común del nacionalismo, solo una minoría de ellos forma parte del grupo más netamente nacionalista, Europa de las Naciones y las Libertades (ENF), también marcado por su populismo y eurofobia. Allí están alojados los diputados del ultraderechista Frente Nacional francés de Marine Le Pen, ahora renombrado Reagrupación Nacional. También los anti europeístas italianos de La Liga de Matteo Salvini, y los no menos extremistas holandeses del PVV de Geert Wilders. En ese grupo de partidos nacionalistas no están, sin embargo, los ultraderechistas de Alternativa por Alemania, metidos en otro de marcado carácter populista, Europa de la Libertad. Allí comparten espacio con los británicos de UKIP, los promotores del «Brexit». Los populistas italianos del Movimiento 5 Estrellas siguen en este grupo, a pesar de su intento de abandonarlo y sumarse al liberal, que los rechazó por no encontrar afinidad política con ellos. El partido de Beppe Grillo, pese a haber realizado el año pasado ese movimiento de distanciamiento de los euroescépticos, no ha tenido problemas en aliarse con La Liga para gobernar Italia. El grupo de los ecologistas en la Eurocámara también recoge a numerosos partidos independentistas, nacionalistas o regionalistas. Allí están los catalanes de ERC y los gallegos del BNG. También está el Partido Nacional Escocés y el Partido de Gales. Los nacionalistas irlandeses del Sinn Féin forman parte de otro grupo, el situado más a la izquierda ideológica de la cámara, donde también habitán Podemos e Izquierda Unida. Ni demócrata-cristianos ni socialdemócratas, los principales grupos de la Eurocámara, tienen entre sus filas partidos nacionalistas. Los demócrata-cristianos, donde se alojan el PP, la CDU de Angela Merkel o Forza Italia de Silvio Berlusconi, son el grupo mayoritario. Los conservadores británicos no están ubicados junto a ellos, sino en el grupo de los conservadores, el tercero en tamaño en Estrasburgo. Ellos sí tienen separatismo dentro: los nacionalistas flamencos, que tanto han apoyado al expresidente catalán Carles Puigdemont durante su huida en Bélgica. Eurófobos y ultraderechistas a favor de la independencia de Cataluña El independentismo catalán ha recibido su apoyo en Europa de partidos euroescépticos y ultraderechistas. Matteo Salvini ha mostrado su entusiasmo con el proceso independentista catalán. La Liga, ahora en el Gobierno, nació como un partido que pretendía separar al rico norte de Italia del resto del país. El ultraderechista holandés Wilders también ha manifestado su simpatía. No así Le Pen, contraria a un proceso catalán que podría amenazar con extenderse a parte del sureste de Francia. El UKIP también ha hecho público su apoyo al independentismo catalán. El Partido Nacional Escocés, por su parte, siempre ha mantenido distancia para evitar el paralelismo con su causa, que no consideran equiparable. Están a favor de un proceso democrático pero siempre negociado. El Partido de Gales sí se ha manifestado a favor de los independentistas catalanes, al igual que el Sinn Féin irlandés. Los ultraderechistas de Alternativa por Alemania no apoyan formalmente el «procés» aunque sus dirigentes han realizado declaraciones en favor suyo y, especialmente, en defensa del expresidente catalán Carles Puigdemont, huido de la justicia española en Berlín. En Alemania, Die Linke (La Izquierda) sí se ha mostrado explícitamente a favor del «derecho a decidir» y de Puigdemont. El partido europeo que más se ha significado con el expresidente fugado han sido los nacionalistas flamencos, que le han dado cobijo político durante su periodo en Bruselas.
05-06-2018 | Fuente: abc.es
Monti advierte al nuevo Gobierno italiano que sea más realista
El Gobierno italiano, presidido por el profesor Giuseppe Conte, obtiene la confianza del Senado con 171 votos a favor, 117 en contra, y 25 abstenciones. Conte, colocado en la jefatura del gobierno por el líder del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E), Luigi Di Maio, y el secretario de la Liga Norte, de extrema derecha, Matteo Salvini, ha elogiado al populismo: «¿Populismo? Nosotros escuchamos a la gente». En su discurso de 75 minutos al Senado, Conte ha intentado contentar a los dos partidos populistas que forman su gobierno. Olvido de los derechos civiles Giuseppe Conte ha hecho hincapié en los derechos sociales, pero no ha hecho ninguna referencia a los derechos civiles. En su cajón ha dejado también olvidadas la cultura y la escuela. Y ha llamado muy especialmente la atención el que Giuseppe Conte apenas haya hablado de las relaciones internacionales de Italia: al capítulo exterior le ha dedicado cuatro palabras, y la mitad han sido para destacar la apertura hacia Rusia con la idea de un levantamiento de las sanciones económicas a Moscú. En definitiva, Conte, como se presumía no ha mostrado ninguna autonomía en su discurso, sino se ha limitado a seguir las indicaciones procedentes del programa que han acordado Matteo Salvini y Luigi Di Maio. Advertencias de Monti Entre los discursos que se han escuchado en el Senado ha llamado la atención el de un antecesor de Conte, otro profesor muy criticado por los populistas, Mario Monti, les ha pedido que sean «más humildad y realismo» en su relación con el país, o por el contrario corren el riesgo de sufrir «la humillación de la troika». «El Gobierno ?ha dicho Monti- encontraría mayor crédito si iniciara con más humildad y realismo. Además su gobierno nacería debilitado si otras fuerzas políticas no hubieran dado prueba de responsabilidad», subrayó, en referencia a los partidos políticos que le apoyaron en el 2011, cuando el país estaba al borde de la bancarrota. «Cualquier cosa que piensen de Forza Italia, Partido Democrático ?prosiguió Monti? durante más de un año apoyaron medidas que permitieron a Italia superar una terrible crisis financiera. Ustedes de la Liga Norte hicieron en el Parlamento y en el país una dura oposición y el Movimiento 5 Estrellas difundía en modo cínico tesis que estaban en contraste con la realidad?. Concluyó Monti insistiendo en que lo decía «no por provocación, sino por sentido del deber: No está excluido que Italia tenga que sufrir la humillación de la Troika. Hoy la prima de riesgo está a 235 puntos, el de España a 98».
02-06-2018 | Fuente: abc.es
Italia supera la inestabilidad para dar paso a la incertidumbre
Nació el nuevo gobierno italiano, el primero completamente populista no solo en Italia sino en toda Europa. Después del juramento del jefe del gobierno, el profesor de Derecho privado, Giuseppe Conte, 53 años, los 18 ministros del gabinete se presentaron también ante el jefe del Estado y pronunciaron la fórmula ritual: «Juro ser fiel a la República, observar lealmente la Constitución y las leyes y ejercer mis funciones en el interés exclusivo de la Nación». Al terminar la solemne ceremonia, el gobierno asumió sus plenos poderes. Ha sido un alivio para el presidente de la República, Sergio Mattrella, y para el país, harto de una grave crisis que ha durado tres meses, la más larga de la posguerra, muy difícil de entender para la opinión pública italiana. Después de las tensiones, amenazas, insultos y desprecios, Sergio Mattarella supo imponer su papel y la dignidad de su figura institucional. El gobierno nació porque se resolvió el caso del economista antieuro Paolo Savona, 82 años, a quien los populistas querían colocar en el puesto clave de ministro del Tesoro. El presidente lo vetó en ese cargo por temor a las consecuencias negativas que podía haber tenido en los mercados y en la Unión Europea. Los populistas aceptaron finalmente que Savona fuera «aparcado» en el ministerio de Asuntos Comunitarios, contrarrestando su euroescepticismo con un ministro europeísta ortodoxo en la cartera de Asuntos Exteriores, Enzo Moavero, que fue ministro en el gobierno de Mario Monti y su brazo derecho en cuestiones europeas. Críticos de Alemania El ministro Moavero, apreciado en Europa, se ve acompañado por otro ministro técnico en la cartera de Economía, Giovanni Tria, profesor de economía política en la universidad de Tor Vergata de Roma, que en el pasado colaboró en la elaboración del programa de Forza Italia y con una posición crítica sobre el papel de Alemania en la Unión Europea. Giovanni Tria hizo ayer mismo una declaración para dar confianza en Europa: «En Italia ninguna fuerza política quiere salir del Euro». Pero el líder de la Liga Norte, Salvini, lanzó una advertencia sobre los tratados de la UE: «El ministro Savona está en el puesto justo para renegociar reglas de la Unión Europea». Inclinado a la derecha En conjunto, se trata de un ejecutivo muy inclinado a la derecha, por la relevante presencia de la Liga Norte, de extrema derecha y con tintes racistas. Aunque solo obtuvo el 17,5 % de votos en las elecciones, frente al 32,5 % del Movimiento 5 Estrellas (M5E), el líder de la Liga Norte, el xenófobo y antieuro, Matteo Salvini, 45 años, ha logrado imponer al menos el 70 % de sus objetivos, condicionando al jefe político del M5E, Luigi Di Maio, 31. Salvini ha logrado seis ministros de peso en el gobierno, los que había pedido en campaña electoral, comenzando por el de Interior, para afrontar en primera persona la seguridad y la inmigración. Mientras el viernes se hacía pública la lista de ministros, Salvini estaba ya en un mitin calentando los motores de lo que será la acción fundamental de su ministerio: «He hablado ya con el nuevo ministro de Economía y le he pedido que tenga cuidado con los 5.000 millones de euros que gastamos para mantener a los inmigrantes. Es necesario un notable recorte». Después explicó en qué consiste su «compromiso como ministro del Interior para defender a 60 millones de italianos»: «No voy a tolerar -continuó Salvini- a quien toca a niños y mujeres. No quiero que haya descuento de penas para asesinos, pedófilos y violadores. Uno que pone la mano encima de un niño o a una mujer no debe salir jamás de la cárcel».
30-05-2018 | Fuente: abc.es
Preocupación y expectación en italia
La pasada semana he estado en Italia por razones académicas. He seguido sus vicisitudes políticas ilustrado por el parecer de mis amigos, colegas de altura intelectual y calidad humana. Todos están muy preocupados. Ninguno apoyaba la «solución» Conte. Tomemos las aguas desde arriba para entender cómo se ha llegado hasta aquí. Lo primero a subrayar es que no estamos ante un problema italiano sino ante una nueva manifestación de una situación generalizada. La ola populista es ya un tsunami en ambos lados del Atlántico y amenaza con destruir los cimientos de nuestra democracia y civilización occidental. Los populismos del viejo continente contradiciendo el principio romano «cuius commoda, eius et incommoda», aceptan ser europeos solo para recibir beneficios. Identifican a Europa con «sudor y lágrimas», como una madrastra que exige sacrificios sin ventajas. La corrupción interna de los partidos y la decepción popular con la «vieja clase política», más atenta a sus privilegios que a las necesidades ciudadanas, ha provocado el nacimiento de una nueva «casta» que alumbra formaciones sin programa, ontológicamente demagógicas. Usando una retórica tan superficial como eficaz, ha hecho presa fácil en un electorado cada vez menos formado. Vayamos a Italia. Tres causas provocan el resultado electoral. Primero, desconfianza en sus partidos tradicionales. Segundo, grave crisis con: descomunal déficit público, recortes en servicios sociales, empobrecimiento de la población, desempleo juvenil del 40% en el sur. Tercero, percepción, y es cierta, de que la UE abandona a Italia a su suerte, en el acogimiento de una desmesurada inmigración. Muchos arriban a sus costas como tierra de tránsito, pero deben permanecer allí por el Tratado de Dublín. Renzi ha sido una gran decepción. Había ganado las elecciones europeas en 2014, superando el 40%. A partir de ahí, no enfrenta con acierto los problemas de desarrollo y empleo. Su programa se percibe, con razón o sin ella, al dictado de Alemania y del BCE. No es capaz de unir a las corrientes de su partido, el PD. Practica el diletantismo. Convoca un referéndum de reforma constitucional pero lo convierte en un plebiscito sobre su persona: Renzi contra todos. Obviamente, pierde. La Liga tenía su electorado en el Norte, cuando propiciaba la confrontación con la Italia meridional. Ahora se desprende de su denominación «Lega Nord» y se convierte en el partido de la soberanía italiana contra las «potencias europeas». Propone políticas contra la inmigración, expulsión y control de fronteras, y así consigue votos en el sur. Su reforma fiscal, contra el principio de proporcionalidad en el impuesto de la renta, logra el voto de la clase media y alta. 5 Estrellas redobla su discurso contra políticos, banqueros, periodistas, todos llamados «clase dominante». Conecta con los problemas sociales al encontrarse con el vacío del PD. Sus promesas de proteger el trabajo de los italianos y un salario de 750 euros para los desempleados hacen fortuna. En el sur alcanza un 60% de los votos. La triada que ha hecho ganar a las dos fuerzas políticas es explosiva: bajada de impuestos, sueldo ciudadano y adelanto de la edad para la pensión. Aumentar más el déficit público sería llevar a Italia al «rescate». ¿Cómo es posible que un 60 % de italianos que apoyaban el pacto de gobierno, no se preguntase: dónde está la cobertura presupuestaria para cubrir esos gastos? 5 Estrellas más demagógico y la Liga más racista, representan un pensamiento político débil y polimórfico. Cambian de opinión según las circunstancias lo requieran. Durante la campaña se detestaban. No obstante, han logrado convencer y juntos han vencido. Sin embargo, su alianza -mera conveniencia por gobernar- es débil. Así, las enormes dificultades que tuvieron para el acuerdo causa un dilatado impasse que provoca graves daños al país. La batalla Salvini vs. Di Maio termina con el ultimátum de Mattarella. La nómina de Conte es consecuencia del veto, intercessio, recíproco. Ambos requieren un tercero obsequioso con su «duumvirato». De prosperar el Gobierno Conte habría sido el primer caso en la historia, no solo en Italia, en el que un tecnócrata liderase un «gobierno político». ¿Cómo podría un técnico dirigir un Consejo de Ministros formado por políticos? A pesar de su perplejidad, Mattarella lo acepta, o mejor, lo tolera. Pero, con tanto acierto como prudencia, veta al Ministro de Economía, Savona, antieuropeísta, que hubiera propiciado gran inestabilidad, como manifestaban ya los mercados y las agencias de calificación. El presidente de la República ejerce su papel de garante de la Constitución. No consiente ser manipulado. Encarna la defensa del interés nacional y designa a Cottarelli -prestigioso economista y exfuncionario del FMI- para que forme un Gobierno tecnócrata. Aprobar una nueva ley electoral debería ser prioridad nacional, pues la actual propicia una dispersión que problematiza la gobernanza. No será fácil lograrlo. Cada partido pensará en sus intereses. Además, se da por cierto que Cottarelli no obtendrá la confianza de la Cámara, lo que abocará a nuevas elecciones para después del verano. Los pronósticos son difíciles. El PD para recomponerse necesitaría más tiempo. 5 Estrellas -con el doble de los parlamentarios que la Liga- ha tenido ya caída en nuevas encuestas. El pacto inicial entre la Liga, Forza Italia y Fratelli d`Italia pudiera estar en condiciones de ganar. Como novedad, Berlusconi antes inhabilitado puede ya presentarse. Si Salvini moderase su mensaje podría convertirse en líder del centroderecha. Expectación pero también esperanza. Italia es grande. El pueblo de más genio del mundo. Italia no «está» en Europa, «es» Europa. No puede ser sin ella. Tampoco ésta puede concebirse sin aquella. Sucede lo mismo con España. Ambas han hecho gran parte de la historia europea. Para una y otra es un suicidio combatirla y aun distanciarse. Las dos naciones han hecho una política propia con la UE. Es un error. Lo que es bueno para una, lo es para la otra. Representamos la latinidad. Francia siempre va por su cuenta y Grecia responde a realidad distinta. Somos el mediterráneo. Juntos podemos mucho en las negociaciones europeas. Lo que no nos guste de la UE podemos intentar cambiarlo. Las elecciones italianas pueden reducirse a un referéndum pro o contra Europa. Deseo que la clarividencia y la prudencia iluminen a ese querido pueblo, más similar al nuestro que ningún otro. *Federico Fernández de Buján es Catedrático de la UNED y Académico electo de la Real Academia de Doctores de España
29-05-2018 | Fuente: abc.es
Mattarella se planta ante los eurófobos y aboca a Italia a comicios anticipados
El presidente de la República, Sergio Mattarella, desafiado con gravísimos ataques y amenazas por parte de los populistas, se ha convertido en la figura central en la que confía buena parte de los italianos para que se evite la deriva del país hacia el caos. Mattarella encargó ayer al prestigioso economista Carlo Cottarelli, exfuncionario de alto rango en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y muy conocido en Europa y en Washington, la formación de un Gobierno neutral, que debería conducir al país a elecciones generales después del verano. El jefe del Estado pidió a Cottarelli que formara en el más breve plazo posible un gabinete con tecnócratas, para hacer frente a la creciente incertidumbre política. Carlo Cottarelli, en la actualidad director del Observatorio sobre las cuentas públicas de la Universidad Católica de Milán, aceptó el encargo y sus primeras palabras fueron tranquilizadoras para los mercados: «La economía italiana sigue creciendo y las cuentas públicas están bajo control». Además subrayó que realizará una gestión prudente, prometiendo «diálogo constructivo con Europa para defender nuestros intereses», al tiempo que destacó que es esencial para Italia formar parte del euro. Cottarelli podría presentar hoy mismo la lista de ministros al presidente. Carlo Cottarelli aseguró que llevará muy pronto al presidente Matarella una lista con los ministros del Gobierno y se presentará al Parlamento para obtener la confianza. Si la consiguiera, el Gobierno aprobaría los presupuestos del Estado para el año próximo y se convocarían elecciones para enero del 2019, según precisó el propio Cottarelli. Pero si no obtiene la confianza del Parlamento, cosa muy probable porque votarán en contra la mayoría de los partidos, incluído Forza Italia de Berlusconi, Cottarelli anunció que se convocarían elecciones para después del mes de agosto. Veto de Mattarella El nombramiento de Carlo Cottarelli se produce después de que el presidente Mattarella respondiera con firmeza al desafío del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E) y de la Liga Norte, de extrema derecha, los ganadores de las elecciones del 4 de marzo (el M5E con el 32,5% de votos y la Liga, el 17,5%). Mattarella, haciendo uso de sus prerrogativas constitucionales, rechazó la pretensión de los populistas de imponer como ministro de Economía, un puesto clave del gobierno, al euroescéptico Paolo Savona, 82 años, quien en 2015 llegó a escribir un documento titulado «Guía práctica para la salida del euro». Luigi Di Maio, líder del M5E y Matteo Salvini, secretario de la Liga, no se esperaban la firmeza del presidente, al que con tono amenazante y sin ningún respeto habían dicho: «O Paolo Savona o elecciones generales inmediatas». Seguramente Salvini y Di Maio no conocen a Mattarella, forjado como político en la democracia cristiana y con altos cargos de responsabilidad como titular de varios ministerios, entre ellos el de Defensa, y en el Tribunal Constitucional. De Mattarella se destaca su extraordinario «currículum» como hombre de Estado, pero también su gran entereza personal, demostrada desde que su hermano mayor, Piersanti Mattarella, presidente de la región de Sicilia, fue asesinado por la mafia en Palermo en 1980. Al desafío de los populistas, Matarella les respondió desenmascarando su juego demagógico ante las cámaras de televisión, contando los pasos que él había dado para que fuera posible la formación de un Gobierno, y cómo ellos llegaron a una irresponsable ruptura al mantener la candidatura de Savona. Salvini y Di Maio utilizaron el nombre de Savona como justificación para intentar doblegar al jefe del Estado y seguir en el futuro imponiéndole sus medidas, señalaron los analistas. «He hecho las cosas según mi conciencia, para tutelar los ahorros de los ciudadanos», destacó el presidente Mattarella. Su decisión ha recibido los elogios del presidente francés, Emmanuel Macron, por su «coraje y gran espíritu de responsabilidad al proteger la estabilidad institucional y democrática de su país». Feroz ataque No había sucedido nunca, hasta la noche del domingo, que un cambio de un ministro propuesto por el presidente de la República contara con un rechazo duro y agresivo, hasta el punto de hacer saltar el Gobierno que estaba a punto de nacer. «A juzgar por el tono electoral emprendido de inmediato por Di Maio y Salvini, el destino de Giuseppe Conte -el nombre del técnico que propusieron como primer ministro- estaba ya sentenciado y ellos estaban listos para provocar el final de la legislatura», ha escrito el diario La Stampa. Los líderes populistas han desatado una feroz campaña de ataques contra Mattarella, acusándolo de traicionar la voluntad del pueblo italiano. Luigi Di Maio ha pedido el «impeachment» del presidente y ha convocado para el 2 de junio una gran manifestación en Roma para protestar por la decisión de Mattarella.
28-05-2018 | Fuente: abc.es
Claves para comprender una de las peores crisis políticas de Italia
Cuando la semana pasada el presidente de Italia, Sergio Mattarella , aceptó que el candidato pactado por la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas, Giuseppe Conte , se convirtiera en primer ministro de Italia, pareció que la inestabilidad sufrida por el país durante estos últimos meses llegaba a su fin. Nada más lejos de la realidad. Ayer, Mattarella, un viejo zorro de la Democracia Cristiana, se negó a aceptar a Paolo Savona, un economista euroescéptico de 81 años, como nuevo ministro de Economía. «La incertidumbre sobre nuestra posición ha alarmado a los inversores y ahorradores tanto en Italia como en el extranjero», afirmó, para justificar su decisión, Mattarella. «La pertenencia al euro es una opción fundamental. Si queremos discutirla, entonces deberíamos hacerlo de manera seria», añadió. Los populistas, acto seguido, rechazaron formar gobierno. ¿Qué ha pasado estos meses? Las elecciones celebradas en Italia el pasado febrero mostraron que los que habían sido hasta entonces los grandes partidos del país ?Forza Italia, de centro derecha, y Partido Democrático, de centro izquierda? se habían deshinchado. En su lugar, la Liga Norte, de extrema derecha, y el Movimiento 5 Estrellas, una formación difícil de ubicar en el arco ideológico, se situaron como las opciones más votadas por una sociedad agotada por la inestabilidad política y económica. Tras meses de descuentros, ambos partidos lograron acordar un programa de gobierno conjunto ?que incluía medidas explosivas, como la expulsión de 500.000 inmigrante ilegales? y proponer a un candidato a primer ministro. El elegido fue Giuseppe Conte, un profesor de Derecho cuestionado después de hacerse público que había adornado su curriculum. ¿Quién va a sustituir a Conte? Mattarella recibirá este lunes en el palacio del Quirinal a Carlo Cottarelli, un exfuncionario del Fondo Monetario Internacional, al que previsiblemente encargará la formación de un nuevo gobierno. Considerado un representante de la austeridad presupuestaria, el perfil de Cottarelli recuerda al de Mario Monti, el responsable del gobierno de austeridad que terminó con la era Berlusconi. ¿Cómo han reaccionado la Liga y el M5E? El líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, ha traslado este lunes al líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, que si su partido apoya un gobierno liderado por el economista Carlo Cottarelli, la alianza que mantienen ambas formaciones se romperá, al tiempo que ha asegurado que está estudiando si se presenta en coalición en las próximas elecciones con el Movimiento 5 Estrellas. «Si Berlusconi vota al gobierno de Cottarelli, adiós a la alianza. El comunicado de ayer era el mismo que el de Renzi, del PD», ha afirmado Además, Salvini ha dicho que la salida del euro no forma parte del proyecto de la Liga y que tampoco estaba incluida en el «contrato» firmado con el Movimiento 5 Estrellas para formar gobierno. «¿Quién ha dicho que queremos salir del euro? No está entre nuestros proyectos, ni en el contrato. No estaba en la mente de Savona», ha subrayado Salvini tras el rechazo de Mattarella al ejecutivo propuesto por el profesor Guiseppe Conte.
23-05-2018 | Fuente: abc.es
Italia ya tiene primer ministro: «Giuseppe Conte es prácticamente un desconocido»
Cuando el agudo guionista y escritor italiano Ennio Flaiano se refirió a la situación política de su país como algo grave, pero no serio, captó en una frase la esencia de la actitud que sus conciudadanos suelen adoptar ante la vida pública. Giuseppe Conte, elegido como nuevo primer ministro por el presidente Sergio Mattarella, ha sido propuesto para el cargo por Matteo Salvini, líder de la formación de extrema derecha Liga Norte, y por Luigi Di Maio, del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E). El M5E nació hace años por iniciativa de un cómico, Beppe Grillo, para acaparar el descontento de una sociedad agotada por la corrupción y la crisis. No es el único elemento de comicidad en una nación que parece esgrimir el humor como arma contra los problemas que la carcomen. Hace años, en 2013, la elección a la jefatura de Estado dejó una anécdota divertida: los electores propusieron los nombres de la actriz Sophia Loren o del actor porno Rocco Siffredi para ostentar el puesto. También apareció el de Valeria Marini, la exesposa de Silvio Berlusconi. Berlusconi, un antiguo cantante de cruceros reciclado en empresario, ascendió a la primera línea de la política italiana tras la crisis que hizo saltar por los aires a los grandes partidos tradicionales. Los casos de corrupción se llevaron por delante a la Democracia Cristiana y al Partido Socialista, y la caída de la Unión Soviética hizo lo propio con el Partido Comunista Italiano. «Il cavaliere» se elevó sobre esas ruinas y su partido, Forza Italia, de centro derecha, gestionó el país hasta noviembre de 2011, cuando dimitió del cargo. Al año siguiente, el mandatario fue condenado a cuatro años de cárcel, y a su declive público, azuzado por escándalos como el «caso Ruby», se unió el personal, con una operación de corazón que sacó a la luz su debilidad física. En los últimos comicios, los celebrados en febrero, su formación tuvo que conformarse con un 14% de los votos o, lo que es lo mismo, con la irrelevancia. Las cosas tampoco fueron mucho mejor para el Partido Democrático, de centro izquierda, y para su candidato, Matteo Renzi, el frenético exalcalde de Florencia, que obtuvo un modesto 18,7%. En ese contexto, la victoria fue para la extrema derecha de la Liga Norte y para los antisistema del M5E. Ambos, que se tiraron los trastos a la cabeza las semanas posteriores a las elecciones, han logrado pactar un programa de gobierno de última hora ?programa de 57 páginas, que entre sus medidas más llamativas incluye un subsidio para el desempleo de 780 euros o la expulsión de 500.000 inmigrantes ilegales? y proponer de forma conjunta a un candidato a primer ministro, el profesor de Derecho Giuseppe Conte. Nuevo panorama político «Creo que al Movimiento 5 Estrellas no lo podemos encuadrar en el eje clásico izquierda-derecha. El propio nombre lo dice: es un movimiento que se ha servido de las nuevas tecnologías, y las políticas que tiene interés en llevar a cabo tienen más que ver con las preocupaciones del día a día de los italianos», explica Salvador Llaude, analista del Real Instito Elcano. «Si miramos al ámbito económico, su posición es más de centro izquierda. Si miramos a los temas relativos a la inmigración irregular, su enfoque es más duro que el de la izquierda», añade. En cuanto a la Liga, el especialista señala: «En los últimos años, se ha posicionado como un actor clave en el sistema de partidos. Antes, la Liga se consideraba más como un partido regional». La aparición de Matteo Salvini supuso un punto de inflexión para la historia de la formación: «Lo que ha hecho Salvini es tratar de convertirlo en la formación hegemónica del centro derecha, aunque su planteamiento a veces sea de extrema derecha. Lo ha conseguido con el descrédito de los grandes partidos, con una gran crítica a las élites y a la corrupción». «El problema con el programa es cuáles van a ser las prioridades, es muy amplio y ambicioso», explica Luca Bisaschi, un joven italiano de 27 años que trabaja como consultor en Economía Aplicada y Políticas Públicas. «Tendrán que hacer una lista y poner primero unas reformas u otras. Ahí es donde pueden aparecer los primeros problemas, el primer punto de falta de acuerdo», señala, sobre las posibles diferencias que pueden deteriorar la alianza entre el M5E y la Liga. Precisamente, recuerda, la elección de Conte como candidato a primer ministro se hizo con el propósito de evitar las disensiones, de que una formación se sinitiese ganadora y perdedora la otra. «Fue sorprendente ?añade?, porque los dos partidos siempre han hecho una campaña bastante fuerte contra la tecnocracia, contra los profesores, por no tener contacto con la realidad». Además, «hay que decir que Conte es prácticamente un desconocido». El profesor, confirmado el pasado lunes como la opción elegida por la Liga y el M5E, ha sido designado por el jefe de Estado, Sergio Matarella, para el puesto. Conte posee una carrera brillante pero un poco deslucida después de que este martes el diario «The New York Times» publicara una información escandalosa: al parecer, su estancia académcia en la New York University, de la que farda en su currículum de 19 páginas, es falsa.
22-05-2018 | Fuente: abc.es
Claves para comprender el caos político en Italia
Cuando el agudo guionista y escritor italiano Ennio Flaiano se refirió a la situación política de su país como algo grave, pero no serio, captó en una frase la esencia de la actitud que sus conciudadanos suelen adoptar ante la vida pública. Giuseppe Conte, que probablemente sea elegido este martes como nuevo primer ministro por el presidente Sergio Mattarella, ha sido propuesto para el cargo por Matteo Salvini, líder de la formación de extrema derecha Liga Norte, y por Luigi di Maio, del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E). El M5E nació hace años por iniciativa de un cómico, Beppe Grillo, para acaparar el descontento de una sociedad agotada por la corrupción y la crisis. No es el único elemento de comicidad en una nación que parece esgrimir el humor como arma contra los problemas que la carcomen. Hace años, en 2013, la elección a la jefatura de Estado dejó una anécdota divertida: los electores propusieron los nombres de la actriz Sophia Loren o del actor porno Rocco Siffredi para ostentar el puesto. También apareció el de Valeria Marini, la exesposa de Silvio Berlusconi. Berlusconi, un antiguo cantante de cruceros reciclado en empresario, ascendió a la primera línea de la política italiana tras la crisis que hizo saltar por los aires a los grandes partidos tradicionales. Los casos de corrupción se llevaron por delante a la Democracia Cristiana y al Partido Socialista, y la caída de la Unión Soviética hizo lo propio con el Partido Comunista Italiano. «Il cavaliere» se elevó sobre esas ruinas y su partido, Forza Italia, de centro-derecha, gestionó el país hasta noviembre de 2011, cuando dimitió del cargo. Al año siguiente, el mandatario fue condenado a cuatro años de cárcel, y a su declive público, azuzado por escándalos como el «caso Ruby», se unió el personal, con una operación de corazón que sacó a la luz su debilidad física. En los últimos comicios, los celebrados en febrero, su formación tuvo que conformarse con un 14% de los votos o, lo que es lo mismo, con la irrelevancia. Las cosas tampoco fueron mucho mejor para el Partido Democrático, de centro izquierda, y para su candidato, Matteo Renzi, el exalcalde de Florencia, que obtuvo un modesto 18,7%. En ese contexto, la victoria fue para la extrema derecha de la Liga Norte y para los antisistema del M5E. Ambos, que se tiraron los trastos a la cabeza en los meses posteriores a las elecciones, han logrado pactar un programa de gobierno de última hora ?programa de 57 páginas, que entre sus medidas más llamativas incluye un subsidio para el desempleo de 780 euros o la expulsión de 500.000 inmigrantes ilegales? y proponer de forma conjunta a un candidato a primer ministro, el profesor de Derecho Giuseppe Conte. El profesor, confirmado ayer lunes como la opción elegida por la Liga y el M5E, está a la espera de ser designado por el jefe de Estado, Sergio Matarella, para el puesto. Conte posee una carrera brillante un poco deslucida después de que este martes el diario «The New York Times» publicara una información escandalosa: al parecer, la estancia de Conte en la New York University, de la que farda en su currículum de 19 páginas, es falsa.
1
...