Infortelecom

Noticias de finanzas

01-01-1970 | Fuente: abc.es
La polémica repatriación de unos ciudadanos sudaneses abre una crisis en el Gobierno belga
La repatriación de unos ciudadanos sudaneses que denuncian haber sido torturados en su país tras ser expulsados de Bélgica ha abierto una crisis entre los socios de la coalición de gobierno belga e incluso ha provocado peticiones de dimisión del secretario de Estado de Inmigración y Asilo, Theo Francken. La polémica tiene su origen en la invitación de Francken a una delegación sudanesa en septiembre para que identificase a migrantes irregulares de cara a su expulsión. Posteriormente, los migrantes denunciaron haber sido detenidos y torturados por las autoridades del país africano. Tras conocerse el caso, el Gobierno de Charles Michel encargó una investigación a la Comisión General para los Refugiados y Apátridas (CGRA), en colaboración con Naciones Unidas y la Unión Europea, según explica la agencia de noticias Belga. Sin embargo, el líder de los nacionalistas flamencos de la N-VA, Bart de Wever, advirtió este domingo de que la formación, que forma parte de la coalición de gobierno, abandonaría el mismo si finalmente se pide a Francken, también de la N-VA, que dimita de su cargo de secretario de Estado de Inmigración y Asilo. «Si el secretario de Estado de Asilo, Theo Francken, debe dimitir, la N-VA abandonara igualmente el gobierno. Si se pide a Theo Francken que se retire, entonces la N-VA se retirará. En este tema soy muy claro, apoyo a Theo Francken y no le dejaré caer», afirmó De Wever en la cadena VTM. Por otro lado, el presidente de la comisión de Finanzas del Parlamento belga, Eric Van Rompuy, que forma parte de los democristianos flamencos (CD&V), que también son socios de la coalición gubernamental, ha acusado a Michel de haberse convertido en una «marioneta» de la N-VA. El primer ministro ha salido este lunes al paso de las declaraciones tanto de De Wever como de Van Rompuy y ha rechazado el «chantaje», las «amenazas» y las «provocaciones» que han lanzado por esta cuestión. «El chantaje no me impresiona, las amenazas tampoco, ni las provocaciones», ha afirmado en una entrevista en la cadena RTL. Mientras tanto, los democristianos francófonos (cdH), en la oposición, han denunciado las «mentiras» de Francken sobre la polémica y han pedido su dimisión, que defenderán el próximo jueves en el pleno del Parlamento, según informa Belga. Francken es conocido por su política de mano dura contra la inmigración y de hecho se ha visto envuelto en numerosas polémicas, que le han valido la desautorización del jefe del Ejecutivo belga. De hecho, el primer ministro belga censuró públicamente a Francken en octubre tras abrir la puerta al asilo para el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Tribunal de Cuentas realiza una auditoría a la deuda contraída por Correa
El Tribunal de Cuentas de Ecuador (Contraloría) ha anunciado que está realizado una auditoría a la gestión del expresidente Rafael Correa y funcionarios de su gobierno por endeudar al país y por la preventa petrolera que no fue considerada deuda. Su titular, Pablo Celi, adelantó que, hasta ahora, se ha descubierto que la documentación de la deuda fue declarada secreta y reservada. El anuncio de la auditoría causó revuelo en el país. En las redes sociales se destacó la decisión para que los ecuatorianos conozcan hasta dónde asciende la deuda. Una serie de «memes» se refirieron al cambio que experimenta el país, del «viraje de la tortilla», ya que ahora es Correa quién debe responder por sus acciones. El expresidente recibió la noticia en Guayaquil, donde hace campaña por el «no» en la consulta popular que convocó el actual mandantario ecuatoriano, Lenín Moreno, para el 4 de febrero. Su abogado, Alexis Mera, quien fue secretario jurídico de la Presidencia durante los diez años de mandato, recibió el aviso. De inmediato, Correa dijo que se trabaja de una persecución política. Al anunciar la auditoría de la deuda contraída durante el período 2012-2017, Pablo Celi dio a conocer la formación de una veeduría integrada por reconocidas personalidades, entre ellas un exvicepresidente, una exfiscal general de la Nación, dos exministros, dos excontralores, expertos y empresarios. Esta noticia también fue bien recibida. Mauricio Pozo, exministro de Economía y Finanzas, la considera acertada. «El endeudamiento en la última década fue exorbitante y desordenado; no se respetó los más elementales principios técnicos del endeudamiento público», comentó a ABC. Más del 60% del PIB Con Pozo coincide Jaime Carrera, director del Observatorio de la Política Fiscal. Para él la veeduría es una acción «extremadamente positiva», por lo que dijo es de esperar que coadyuve a determinar el real nivel de las deudas contraídas y las responsabilidades de las transgresiones legales y de la ética pública en la administración del Estado. A su criterio, la deuda supera el 60% del PIB (Producto Interno Bruto) El monto de la deuda es motivo de controversia en Ecuador. Los «correistas» no admiten que se haya rebasado el límite de 40% del PIB que permite la ley; los analistas consideran que se ha superado con mucho. El otro dilema es el destino de los ingresos durante la mayor bonanza petrolera del país, pues la obra pública se hizo, justamente, con deuda, por lo que «cada familia ecuatoriana debe 16.000 dólares», reveló el analista y exjuez de Cuentas Marcelo Merlo Jaramillo, en radio Democracia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Schulz señala Europa como la clave para cerrar la negociación con Merkel
El personal de la Casa Willy Brandt, la sede central del Partido Socialdemócrata (SPD) en Berlín, se afana este jueves en la preparación de termos de café. Los negociadores arrancan esta última sesión de sondeo preparados para otra maratón y tratando de comunicar optimismo sobre un posible acuerdo para la formación de una nueva Gran Coalición de gobierno. «Hemos avanzado mucho en estas jornadas, pero todavía tenemos varias piedras en el camino», ha dicho la canciller Merkel a su entrada, «la CDU va a participar con espíritu constructivo, pero naturalmente tenemos también en visión que debemos hacer la política correcta para nuestro país y que hoy será un día muy largo». Martin Schulz, por su parte, ha sido bastante más explícito y ha subrayado, antes de sentarse a la mesa de negociación, que «estamos necesitando más Europa, no menos» y que «necesitamos un resurgimiento y una renovación de Europa», en referencia al proyecto del gobierno francés para la reforma de la Unión. «El presidente francés ha hecho una serie de propuestas para la renovación y el fortalecimiento de la UE que hasta ahora no han recibido una respuesta de Alemania», ha agregado, señalando que la negociación depende de que la CDU de una señal lo suficientemente clara en esa dirección y ha mostrado esperanza de lograrlo a lo largo de esta última jornada. Activistas de la organización Avaaz, con una máscara de Emmanuel Macron y una pancarta que reza «Hacer grande Europa otra vez», a imitación del lema de Donald Trump sobre EE.UU. - Afp En el partido de Merkel, sin embargo, hay escepticismo frente a parte de las propuestas de Macron, sobre todo en lo referente a la creación del cargo de ministro de Finanzas europeo. Y los socialcristianos de Baviera llevan meses alineados con los líderes de Visegrado, que siguen las consignas del húngaro Viktor Orban en dirección a una «Europa de las naciones fuertes». La novedad de esta negociación es que por primera vez se plantea la posibilidad de una gran coalición sin lastre de deuda y sin urgentes problemas económicos que resolver, lo que deja espacio para la política. Sobre la mesa hay ya más del doble de dinero de lo que hubiese costado la fallida «coalición Jamaica», que Merkel trató de negociar anteriormente con verles y liberales. Preacuerdos por valor de 100.000 millones Los preacuerdos a los que ha llegado con los socialdemócratas del SPD, todavía en borrador, suman unos 100.000 millones de euros hasta 2021, a la espera de cerrar todavía un proyecto común sobre inmigración y refugiados. Uno de los preacuerdos más firmemente anclados versa sobre cómo atar más corto a la industria del automóvil, así como la implementación de programas para impulsar la incorporación al mercado laboral alemán de extranjeros cualificados. De momento, también hay consenso para que el futuro gobierno disponga de un margen de maniobra de cerca de 45.000 millones de euros para rebajas fiscales, apoyo a las familias y construcción de vivienda. El monto de ingresos a partir del cual se paga la tarifa impositiva máxima del 42%, pasaría de los actuales 54.000 euros anuales a 60.000 euros. El SPD quiere flanquear además esa medida con un aumento de la tarifa impositiva máxima para los ingresos superiores a 76.000 euros anuales, que negociará en una fase posterior del proceso. La propuesta de reagrupación familiar para los refugiados presentada por el SPD y que limitaría el ingreso a 40.000 personas por año, queda supeditada también a la respuesta europea, de modo que Europa queda convertida en la clave de bóveda de la negociación y en la justificación final que Schulz necesita para que las bases de su partido aprueben el acuerdo. El plan de los partidos es que este jueves se cierren las conversaciones previas, en caso ideal con un documento común que mañana deberá ser analizado por las cúpulas respectivas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Principio de acuerdo entre Merkel y Schulz para una gran coalición
Es un documento de 28 páginas. Arranca con un preámbulo en el que los grandes partidos democráticos se comprometen a reforzar la democracia, unos párrafos pensados para sobrellevar lo más dignamente posible la presencia en el Bundestag de un partido populista y antieuropeo como Alternativa para Alemania (AfD), y contiene acuerdos como un límite a la reagrupación familiar de los refugiados en suelo alemán que, según publican medios alemanes, quedaría restringido a un máximo de mil personas al mes, además de una serie de medidas fiscales aún por detallar pero que no contemplan una subida de impuestos. Con este documento, el bloque conservador liderado por la canciller Angela Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD) de Martin Schulz han logrado un acuerdo para, sobre estas bases, entablar negociaciones formales para una futura gran coalición que pondría fin a la mayor crisis de Gobierno que ha enfrentado Alemania. El compromiso adquirido por los dos principales partidos del país permite a Merkel encarrilar su cuarto mandato consecutivo y disipar casi definitivamente el fantasma de nuevas elecciones en Alemania que ha sobrevolado Europa desde el mes de noviembre, cuando por sorpresa fracasaron los contactos de Merkel con los liberales del FDP y Los Verdes para formar la alianza denominada «coalición Jamaica». Las directivas de los partidos están examinando a toda prisa el documento para permitir a los negociadores, una vez dado el visto bueno, informar sobre su contenido. Mientras el equipo de la CDU se ha ido a casa a darse una ducha, los negociadores del SPD han seguido trabajando y han llamado a la Casa Willy Brandt a Kevin Kühnert, el jefe de los «Jusos», las juventudes del SPD, que llevan a cabo una intensiva campaña contra la formación de una nueva coalición y a las que querían presentar el documento antes que a nadie. Un congreso del SPD debe todavía validar el acuerdo, por lo que convencer a Kühnert y los suyos, no sabemos a qué precio, resultará fundamental para que la gran coalición llegue a buen término. El acuerdo logrado tras cuatro dáis de sondeos y una última sesión de negociaciones de 24 horas consecutivas de duración, garantiza una voluntad común pero no se traduce en la puesta en marcha automática de la gran coalición que gobernó Alemania durante los últimos cuatro años. La cúpula del SPD necesita todavía recibir el próximo 21 de enero luz verde de sus filas en un congreso extraordinario del partido que se celebrará en Bonn. Ese congreso, y el hecho de que los socialcristianos bávaros de la CSU tengan por delante unas elecciones regionales este mismo año, son los principales motivos por los que, hasta el último momento, todavía permanecían abiertas cuestiones centrales en impuestos y finanzas, así como decisiones importantes en los ámbitos de migración, mercado laboral, sanidad, cuidados sanitarios, jubilaciones y Europa. Por lo demás, los tres partidos llevan gobernando juntos los pasados cuatro años sin incidentes reseñables y su nivel de entendimiento es bastante alto. Las habilidades negociadoras de Merkel Con el principio de acuerdo alcanzado, Merkel, que Gobierna ininterrumpidamente Alemania desde 2005, rentabiliza una vez más sus habilidades negociadoras para hacer frente a la adversidad, aunque más de la mitad de los alemanes dicen en las encuestas que no esperan que acabe esta legislatura en el gobierno y su figura termina tocada. En realidad los líderes de los tres partidos parecen estar al final de su carrera política y de este nuevo gobierno han de surgir figuras de relevo. En el SPD, a juzgar por lo que se va filtrando del acuerdo, han triunfado de manera muy sobresaliente las propuestas y premisas de Andrea Nahles, hasta ahora ministra de Trabajo y que llega a la nueva formación de gobierno como personalidad muy respetada dentro de su propio partido y por parte de la opinión pública.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Protestas y huelga en Grecia contra las últimas reformas del gobierno de Tsipras
Grecia ha visto este viernes paralizada la totalidad de su transporte marítimo debido a una huelga de sus trabajadores, a la que se han unido los médicos estatales y varias empresas de transportes públicos en Atenas (metro y tranvía). Lo hacen, junto con el sindicato comunista PAME, en protesta por una serie de nuevas reformas impuestas por los acreedores e incluidas en un proyecto de ley que se encuentra ya a debate en el parlamento griego. Contiene más de 400 articulos y 1.326 páginas, 600 de las cuales se encuentran traducidas en manos de los ministros de Finanzas del Eurogrupo. Se espera su votación este lunes para que pueda efectuarse la revisión del tercer rescate antes de la reunión del Eurogrupo el 22 de este mes y la consiguiente entrega de parte de dicho rescate al estado griego. Se estima que la cantidad será entre 5.000 y 7.000 millones de euros. Derecho de huelga Entre los artículos mas polémicos de este proyecto de ley se encuentra el que se refiere a la legislación para convocar una huelga por los sindicatos en primera instancia, que exigirá que sea en una sesión en la que solo podrán votar los trabajadores al día en el pago de sus cuotas y conseguir la aprobación de la huelga con el 50% de los votos. lo impedirá a partir de ahora la convocación de huelgas con solo un tercio de los votos , provocando un gran descontento en círculos sindicalistas. Pero las frecuentes huelgas hasta ahora han conseguido que la productividad griega llegue a ser un 20% inferior a la media europea, por lo que se espera que a partir de ahora exista paz laboral. Otras medidas del proyecto de ley Este proyecto de ley contiene otras medidas, entre las que se encuentran las que facilitarán el cobro de deudas a los bancos, incluyendo los desahucios, permitirán en un futuro que parte de las empresas estatales de transporte público puedan ser privatizadas y recortará una serie de beneficios fiscales. Alexis Tsipras ha conseguido «vender» estas últimas reformas afirmando que no significarán más recortes y que son necesarias para terminar con el programa de reformas y ajustes que los griegos describen como «el memorando», dado que en agosto de este año se supone que Grecia podrá salir a los mercados financieros. Por ello se espera que todos los diputados del partido radical Syriza y los del partido de extrema derecha nacionalista Griegos Independientes voten el proyecto de ley, consiguiendo la mayoría necesaria. El problema de Macedonia El siguiente problema del gobierno será la negociación de un nombre para el vecino estado ahora descrito oficialmente como la Antigua República Yugoslava de Macedonia con las autoridades vecinas, algo que se espera tendrá lugar en las próximas semanas y permitirá a dicho país su entrada en la OTAN. Las negociaciones por parte griega están siendo dirigidas por el ministro de Asuntos Exteriores, Nikos Kotzias, y hasta la Iglesia Ortodoxa Griega ha dado a conocer su opinión al respecto.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los privilegios de los 7.000 príncipes saudíes
Once príncipes saudíes, descendientes lejanos del fundador de la dinastía real, fueron detenidos el pasado 7 de enero tras llevar a cabo una protesta en uno de los palacios reales de Riad. Su reivindicación: que se anule un decreto que les exige pagar a partir de ahora los recibos de la luz y del agua, poniendo fin a un viejo privilegio. El suceso pintoresco se produce menos de dos meses después de que el Príncipe Heredero y hombre fuerte del país, Mohamed bin Salman, ordenara la detención de otros once príncipes y decenas de empresarios y exministros, acusados de delitos de corrupción económica. Las dos docenas de príncipes saudíes caídos en desgracia no plantean ningún problema de supervivencia al estamento real de la superpotencia petrolera. En todo caso subrayan la decisión del Heredero ?dada la frágil salud del rey padre, Salman? de demostrar quién manda ahora en la compañía. No en vano, en los círculos diplomáticos hablar de Arabia Saudí es referirse, irónicamente, a la «Al Saud Inc.», en la que el soberano ejerce de propietario y consejero delegado. Los presupuestos del Estado saudí son los mismos que los de la realeza, y al final todo consiste en una ingeniería de cuentas, liberal y completamente opaca, según los criterios que establezca Palacio. «Solo un estadio de fútbol podría albergar a todos los miembros de la familia Saud», escribió en 2009 en un memorándum un diplomático norteamericano, según relata un reportaje de «The New York Times». ¿Cuántos príncipes y princesas, descendientes del fundador de la dinastía, tiene Arabia? Los autores barajan cifras que discurren entre los 5.000 y los 15.000, así que el común de los mortales prefiere referirse a los Saud como la «Casa de los 7.000 príncipes». Una cifra aún así abultada, relacionada con el carácter prolífico de Abdulaziz ibn Saud y de sus herederos ?todos polígamos? y con un detalle muy práctico: las ventajas económicas para un príncipe comienzan con el primer hijo y van en progresivo ascenso. Mientras la compañía nacional de petróleos, Aramco, batía palmas con el precio elevado del crudo, los dividendos del petróleo servían para mantener en marcha la maquinaria del Estado de Bienestar de los súbditos y para enriquecer a los príncipes. Tras la caída de precios y la crisis económica, la monarquía absoluta saudí decidió hace tiempo recurrir a los recortes sociales y al anuncio de vagas promesas de reformas liberales para atraer inversiones extranjeras. Pero, por ahora, el esquema de enriquecimiento de los príncipes permanece intacto. En 1996, la oleada de mensajes diplomáticos norteamericanos filtrada por WikiLeaks arrojó luz sobre algunos de los privilegios de todo saudí que nace emparentado con el florido árbol genealógico de los Saud. En aquel momento, los estipendios mensuales de la realeza iban desde los 800 dólares mensuales (unos 670 euros al cambio actual) que percibían los parientes más alejados del fundador, hasta los 270.000 dólares mensuales de los hijos aún supervivientes de Abdulaziz ibn Saud. Los nietos recibían, por su parte, 27.000 dólares mensuales, los bisnietos unos 13.000 dólares, y los tataranietos 8.000. La «Oficina de Decisiones y Reglas» del Ministerio de Finanzas, que es la encargada de bombear fondos y privilegios económicos a los príncipes y princesas, ofrece también un bonus por matrimonio y por palacio, según un documento diplomático de noviembre de 1996. En ese mismo informe confidencial filtrado por WikiLeaks se calculaba que el mantenimiento de los Saud costaba entonces 2.000 millones de dólares anuales, dentro de un presupuesto que ese año ascendió a los 40.000 millones. Con diferencia, el mayor pellizco de los ingresos petroleros destinado a los Saud se lo lleva el capítulo de los gastos anuales «fuera de presupuesto». Esta partida, que a mediados de los 90 se estimaba en 10.000 millones de dólares, estaba en manos de un grupo reducido de príncipes. Entre los principales proyectos que financiaron ?según el cable filtrado por Wikileaks? figuraron entonces los proyectos de las Dos Sagrados Mezquitas, y el Almacén Estratégico del Ministerio de Defensa, una fuente de sustanciales ingresos para el rey y sus hermanos. Otro de los privilegios de la casta de los Saud se relaciona con una suerte de parasitismo bancario. Los príncipes tienen una tendencia marcada a pedir créditos y no devolverlos. En una reunión con el embajador norteamericano, un alto ejecutivo de uno de los doce bancos comerciales del país relataba que el estamento principesco está divido en tres tercios. El superior es tan rico que nunca necesita pedir crédito al banco. El intermedio está constituido por fortunas medias, a las que se exige disponer de cuentas en el banco que avalen el dinero del préstamo. Y el tercer estamento de príncipes es el que constituye la «lista negra bancaria», a la que no se da crédito por su arraigada morosidad. De todos los privilegios que rodean a la casta de los Saud quizá el más grotesco es el que les concede el sistema de patronazgo de trabajadores extranjeros, cerca de diez millones, es decir, alrededor de un tercio de la población de Arabia Saudí. Numerosos príncipes obtienen ese título, que les permite «patrocinar» a los no saudíes, en su mayoría trabajadores manuales asiáticos. Cada trabajador está obligado a pagar a su «sponsor» entre 30 y 150 dólares mensuales. Según un informe norteamericano filtrado por Wikileaks «es habitual que un príncipe patrocine a un centenar de extranjeros, o incluso más», lo que le proporciona un excelente viático para los ingresos fijos mensuales sin mover un dedo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«¿Para qué sirvió la revolución democrática de Túnez?»
La campaña «Fech Nestannew?» («¿A qué esperamos?», en árabe) ha logrado movilizar a tunecinos de todas las regiones del país contra la nueva ley de Finanzas, que prevé el alza de los precios de productos básicos como el arroz, las frutas o el café y que presumiblemente afectará a los más pobres. Cerca de 800 personas han sido detenidas en esta última semana de manifestaciones contra los altos precios y la austeridad en Túnez, justo cuando este domingo se cumplían siete años de la claudicación del dictador Ben Ali por las masivas protestas contra su dictadura. Y una pregunta sobrevuela cada marcha y cada tuit en contra de la gestión del gobierno de unidad nacional: «¿Para qué sirvió la revolución?». Los militantes de Fech Nestannew?, que convocaron para el domingo -día de la Revolución- manifestaciones por todo el país, presentan el movimiento como una campaña ciudadana sin líderes e integrada esencialmente por los jóvenes, especialmente golpeados por la crisis económica y cuando además un tercio de los parados (15%) cuentan con una titulación de enseñanza superior. Para los manifestantes, la ley de Finanzas exacerba los problemas de gestión pública de la coalición de gobierno: «Ellos dicen que no le toca al pueblo tunecino pagar el precio de la corrupción y las políticas fallidas», explica a ABC Nadia Chaabane, una de las principales impulsoras de la ley que acaba con la impunidad de los violadores en Túnez aprobada en verano y acordada por el Gobierno de unidad nacional de Nidas Tounes (liberales laicos) y por varios miembros del partido islamista Ennahda. «Esta deriva autoritaria se explica en parte por la nostalgia del régimen de Ben Ali», señala un informe del think tank International Crisis Group publicado hace unos días, que enumera los «pecados» económicos del Gobierno de unidad nacional y que han sacado a miles de tunecinos, especialmente de los barrios populares, a protestar contra las élites políticas: pese a que el crecimiento económico no supera el 2%, el dinar tunecino se ha depreciado un tercio en un año sin beneficiar la competitividad externa de la producción nacional o el déficit comercial, que sigue aumentando. La corrupción, la burocratización y la hipertrofia del sistema público suponen auténticos agujeros negros para las finanzas públicas: el pago de los salarios del sector consume casi la mitad del presupuesto anual y deja poco espacio para impulsar proyectos con los que desarrollar la anquilosada economía tunecina. REUTERS «¡Entiendo completamente su furia! ¡En siete años se les ha prometido que las cosas cambiarán, que crearemos empleos para ellos, que sus situaciones cambiarán .. y nada! Sin horizonte, sin apertura, sin esperanza? Los pobres se han vuelto más pobres. Los jóvenes de barrios y regiones de bajos ingresos se quedan atrás, marginados, desesperados», exclama Faten Abdelkefi, una de las blogueras más influyentes de la Revolución y que ahora lidera Be Tounsi (Hecho en Túnez), un proyecto para recuperar la artesanía tunecina. Si bien no todas las manifestaciones son violentas, el primer ministro Youssef Chahed ha criticado a los «agitadores» y ha acusado a los movimientos de extrema izquierda y de «la mafia» de estar detrás de las protestas. Abdelkefi, que formó parte de un partido progresista tras la revolución y recuerda cómo los policías afines a Ben Ali acribillaron a balazos al marido de una amiga tras el 14 de enero y encarcelaron a otros blogueros como ella, incluidas menores de edad, desconfía del origen de las protestas: «Yo estoy por el derecho a manifestaciones pacíficas, garantizadas por la constitución, pero estoy en contra de los actos de vandalismo, el saqueo y el robo de propiedades. ¡Estos jóvenes que salen de noche no tienen nada que ver con los manifestantes que se enojan con el alto costo de la vida! Estos jóvenes son pagados por partidos políticos que ocultan sus planes, ¡quieren el caos!», denuncia. A diferencia de hace siete años, el objetivo de las protestas no parece ser derribar el régimen o propiciar un cambio de gobierno. «La justicia social no es un lema sino una necesidad. Implica una mejor distribución de la riqueza y una contribución justa de todos al esfuerzo colectivo. Dado que el IVA es el impuesto más injusto, no puede ser el instrumento para lograrlo. La justicia social también presupone la imposición de grandes fortunas», expone Chaabane, que vivió la revolución exiliada en Francia, organizando comités de apoyo a los habitantes de Sidi Bouzid, donde el vendedor de frutas Mohamed Bouazizi se quemó a lo bonzo en diciembre de 2010 y desató las protestas en el mundo árabe. Muy crítica con los islamistas de Ennahda, esta activista, que fue diputada de la Asamblea Constituyente desde 2011 hasta la aprobación de la constitución tres años más tarde, les culpa de buena parte de las dificultades económicas del país. «Ellos (como líderes de la coalición de la Troika (2011-2014) son en gran parte responsables de la situación del país debido a las responsabilidades que dejaron en 2014. solo estamos subiendo la pendiente de lo que destruyeron». Para Chaabane, los manifestantes le están pidiendo al Gobierno que mire más por los más desfavorecidos y no tanto por la élite liberal del país. «Por supuesto que ahora hay muchos derechos que son positivos, la ley sobre la tortura que no había con Ben Ali, un crimen imprescriptible, la ley sobre las asociaciones, partidos políticos, libertad de prensa? Muchísimos avances y no lo negamos», considera Mounir Baatour, presidente de la asociación Shams, que aglutina decenas de organizaciones LGTB y que aboga por la despenalización de las relaciones homosexuales. Baatour, que como abogado se manifestó junto a otros magistrados frente al Palacio de Justicia y junto a otros miles de tunecinos marcharon en 2011 sobre la avenida Habib Burguiba frente al Ministerio del Interior que simbolizaron la lucha contra Ben Ali, abrazó el activismo tras su paso por la cárcel condenado por sodomía, donde se negó a pasar un test anal por la policía. «Sí, estoy decepcionado con el balance de estos años tras la Revolución, pero aunque la calidad de vida de los tunecinos se ha deteriorado materialmente, hemos ganado la libertad de expresión de reunión y asociación». Más de 57 millones de euros para los más pobres Efe. En Túnez los precios se han disparado desde el 1 de enero en el combustible, comunicación y alojamientos por la cancelación de los subsidios estatales. En respuesta, el Gobierno ha anunciado que se destinarán 170 millones de dinares (unos 57 millones de euros) para la población más necesitada, unas 250.000 familias.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Aprobados en el Parlamento griego los recortes y reformas exigidos por los acreedores
Sin sorpresas el proyecto de ley presentado por el gobierno el pasado viernes que contiene la mayoría de los recortes y reformas exigidos por los acreedores ha sido aprobado esta noche. La votación ha sido la esperada: el proyecto de ley fue aprobado únicamente por los votos de los dos partidos en el gobierno, el radical SYRIZA y el de extrema derecha nacionalista Griegos Independientes, así como el apoyo de una diputada independiente, con un total de 154 votos. La mayoría necesaria para dicha aprobación era 151 votos. En su intervención anterior a la votación, Alexis Tsipras destacó que con la votación de estas reformas y recortes necesarios se cierra la tercera revisión del rescate y el país dejará atrás este programa y en el futuro podrá salir de nuevo a los mercados el próximo mes de agosto. Criticó duramente al líder de la oposición Kiriakos Mitsotakis, afirmando que predecía catástrofes que no han ocurrido, ya que las revisiones se han efectuado y se han conseguido los objetivos presupuestarios. Ironizando sobre las previsiones de Mitsotakis, le recordó que anunciaba elecciones anticipadas cada año desde el 2015 y añadió «no sé si han contratado astrólogos o médiums, pero les aconsejo que vean la realidad». Tanto él como varios de sus ministros describieron las reformas más importantes (recortes de ayudas a las familias numerosas, cambio en la ley para la convocatoria de las huelgas, ejecuciones hipotecarias electrónicas, posible privatización de empresas públicas de transporte). Y Tsipras criticó duramente a los sindicatos, insistiendo en que su gobierno ha luchado y conseguido que no se apliquen los lock outs (cierres patronales) y los despidos colectivos. Otras reformas importantes aprobadas han sido la creación de una nueva agencia destinada a combatir la evasión fiscal, nuevas licencias de casinos e incentivos para crear nuevos negocios (start ups) en el centro de Atenas. Críticas de la oposición Mitsotakis y el resto de los líderes de los partidos de la oposición criticaron duramente al gobierno. En el caso del líder de Nueva Democracia (conservador), recordó que cuando su gobierno tomaba medidas presentadas por los acreedores, los radicales les llamaban «soldados alemanes» y ahora los políticos europeos (refiriéndose a Jeroen Dijsselbloem y otros mas) describen a Tispras y a su ministro de Finanzas Euclides Tsakalotos como las personas que cambiaron la relación con los socios europeos, haciéndolo casi todo mas fácil. Y denunció el que el gobierno votaba lo que hiciera falta para quedarse en el poder. «Son ustedes un gobierno de opereta, contando una cosa por la mañana y otra por la tarde y ya no tienen la confianza de los los ciudadanos». Añadió también que «cuanto antes se vaya el gobierno, mejor será para el país». Caos en Atenas Los atenienses han sufrido un caos de circulación desde las seis de la mañana, al no funcionar ningún medio de transporte público y muchos conductores se enfrentaron a atascos de más de 12 kilómetros para acudir a sus trabajos. También estuvieron en huelga varias horas los funcionarios públicos. El centro de la capital se vio paralizado por dos manifestaciones: la de los funcionarios (ADEDY) por la mañana y la de la Confederación General de Trabajadores Griegos (GSEE) por la tarde. Muchos, junto con los sindicalistas comunistas del partido PAME protestaron de nuevo ante el Parlamento durante la votación y grupo de antisistemas intentó entrar dentro del recinto que rodea al parlamento. Tras un enfrentamiento frontal con las fuerzas policiales presentes los violentos manifestantes abandonaron la zona.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Ritz de Riad, la «cárcel más lujosa del mundo», reabrirá como hotel en febrero
El hotel Ritz-Carlton de Riad, usado desde el pasado noviembre por las autoridades saudíes como calabozo de lujo para varios príncipes, empresarios y exministros acusados de corrupción, permitirá a sus clientes volver a reservar habitaciones a partir del próximo 28 de febrero. La Fiscalía ha liberado en los últimos dos días a varios detenidos en el hotel, incluido un ex alto funcionario, dijo hoy el diario saudí Okaz, que cita una fuente de alto rango. La fuente espera que se libere a otros detenidos en los próximos días, después de haber alcanzado acuerdos para la resolución de sus problemas judiciales. El pasado 5 de noviembre, el Gobierno saudí arrestó a 11 príncipes y 38 políticos, entre ellos 4 ministros, en una purga que, según las autoridades del reino, estaba motivada por la corrupción. Entre los detenidos hasta ahora destaca Al Walid al Ibrahim, director del imperio televisivo saudí MBC, al que pertenece el canal Al Arabiya; el empresario multimillonario Al Walid bin Talal bin Abdulaziz; Turki bin Naser, ex secretario general del Organismo de Protección de Medio Ambiente, y Jaled al Tawiyri, exjefe del Palacio Real. En las últimas semanas algunos de los detenidos han sido liberados y se les ha visto en actos públicos, aunque las autoridades saudíes no han ofrecido información oficial al respecto. Las autoridades liberaron al príncipe Muteb bin Abdalá, que apareció en los últimos días en una carrera de caballos a la que asistió el príncipe heredero, Mohamed bin Salman. Además, en las redes sociales han aparecido fotografías del exministro de Finanzas entre 1996 y 2016, Ibrahim al Esaf, tras ser liberado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Libre o preso, el expresidente Lula es el favorito para los comicios de 2018
«No tenemos plan A, B, C, D, solo L. Es Lula», dijo en un mitin esta semana el exgobernador de Bahía, Jacques Wagner, uno de los posibles nombres lanzados entre los líderes del Partido de los Trabajadores (PT) y el que tiene más simpatía del propio Luiz Inácio Lula da Silva, en el caso de que los juicios que le persiguen le impidan ser el candidato a las presidenciales de octubre. El PT y la izquierda brasileña se aferran a su principal líder, el favorito en todos los sondeos -con más del 30%-, distante del segundo colocado, el ultraderechista Jair Bolsonaro, un polémico excapitán del Ejército. Uno de los diputados más votados del país, Bolsonaro, ha crecido como la opción anti-Lula y anti-PT, que gobernó Brasil durante trece años y llegó a su fin con la destitución de la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, en 2016. Rousseff, por su parte, es el único nombre que heredaría los votos del exsindicalista, si este dejase la carrera electoral, y sería la única que le haría frente a Bolsonaro. Ni Wagner, ni la presidenta del PT, Gleisi Hoffman, ni el exalcalde de São Paulo, Fernando Haddad, entre los líderes más fuertes del partido, aparecen en encuestas con el suficiente apoyoyo como para detener al ultraderechista, que es la pesadilla de la izquierda, de los electores de centro y de los liberales. Según el instituto Datafolha, si confirma su candidatura, Lula ganaría la elección con un 34% de los votos, mientras Bolsonaro quedaría en segundo lugar con el 17%, y la ambientalista y expetista, Marina Silva -que terminó las últimas dos elecciones en tercer lugar-, tendría entre 9% y el 10%. En una encuesta del instituto Paraná que incluye a Rousseff y descarta a Lula, Bolsonaro subiría al primer lugar con un 23%, y la expresidenta, la más competitiva de los petistas, sería segunda con el 13%, mientras que debajo de ella nombres importantes, como los expresidenciables Geraldo Alckmin, de la socialdemocracia, y Ciro Gomes -un exministro de Lula-, se reparten los fragmentos que restan con una infinidad de candidatos, muchos de ellos desconocidos. Las principales encuestadoras han tenido la ardua tarea de diseñar decenas de escenarios con Lula y sin él, y con una serie de candidatos, la mayoría novatos en las urnas -con 1% o el 2%- en los sondeos, que piensan lanzarse en una elección en que nombres poco conocidos pueden volverse salvadores de la patria y presidentes. Esa lista incluye al actual ministro de Economía, Henrique Meirelles, que fue presidente del Banco Central de Lula, y hoy conduce las finanzas del impopular mandatario Michel Temer, que lucha para no dejar el Gobierno con fama de «golpista», apodo que se ganó de los simpatizantes de Lula por haber orquestado la destitución de Rousseff. Candidatos eclécticos Otro de esos posibles candidatos es el expresidente de la Corte Suprema, Joaquim Barbosa, el primero a juzgar un caso de corrupción en el primer Gobierno Lula, que sueña en convertirse en el primer presidente negro de Brasil. Con ellos aparecen economistas desconocidos y presentadores de televisión, como el popular Luciano Huck, que ya se retiró de la disputa, y la periodista Valeria Monteiro, que andaba desaparecida de la pantalla y dice que ha vuelto a la vida pública con esa misión. Sorprende que en esos escenarios no aparezca más la vieja disputa entre el PT y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que gobernó el país con Fernando Henrique Cardoso entre 1996 y 2002, y quedó en segundo puesto en todas elecciones en las que el PT logró la victoria. Garante del actual Gobierno Temer, el PSDB también ha sido golpeado por los escándalos de corrupción que han debilitado a los grupos tradicionales, y prácticamente ha desaparecido después que su último candidato, Aécio Neves, fue grabado pidiendo soborno. José Serra, otro expresidenciable, también está bajo sospecha por denuncias y Alckmin, anda muy desgastado tras ser el principal nombre del gobierno de São Paulo durante dos décadas. Si el PT no tiene planes sin Lula, aparentemente el PSDB tampoco, ni los demás partidos. El escenario de la elección de este año aún está muy borroso y está ocupado en gran medida por Lula, que libre o preso, sigue siendo el principal nombre de la política nacional.