Infortelecom

Noticias de finanzas

19-09-2018 | Fuente: as.com
Elche: la vía Aguilar permite el pago de los 1,3M? a Hacienda
La entrada al club del madrileño no está cerrada y depende del expresidente José Sepulcre y del Instituto Valenciano de Finanzas.
18-09-2018 | Fuente: elpais.com
Apple paga a Irlanda los 14.300 millones que Bruselas le reclamó por ventajas fiscales
La compañía realizó una transferencia a un deposito bloqueado por Dublín a principios de septiembre, según ha confirmado el ministerio de Finanzas irlandés
14-09-2018 | Fuente: abc.es
Pekín sostiene el desastre económico de Maduro con 5.000 millones de dólares
Sumido en una crisis sin fin que ha hundido la moneda, disparado la inflación hasta cerca del millón por ciento y provocado un éxodo masivo, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, está de visita oficial en China para intentar salir del atolladero? una vez más. Durante la última década, el régimen de Pekín ha prestado a sus «hermanos comunistas» de Caracas unos 50.000 millones de dólares a cambio de petróleo y oro. Pero, con su producción de crudo recortada a su nivel más bajo de las tres últimas décadas, Venezuela está teniendo tantos problemas para pagar su deuda que todavía le debe a China unos 20.000 millones de dólares. Entre 2007 y 2016, China concedió innumerables créditos a Venezuela, convirtiéndose en su principal acreedor. Sin embargo, desde hace dos años el Gobierno de Xi Jinping no había concedido más préstamos por la profundización de la crisis económica y política en el país. La nación asiática ya le había planteado al régimen de Maduro en 2014 medidas correctivas al desastre económico que se avecinaba, pero los dirigentes venezolanos hicieron caso omiso a sus observaciones, por lo que cesaron las ayudas en metálico. Ahora Maduro ha rectificado y ha pedido ayuda amparado en su nuevo plan de recuperación económica, llamado coloquialmente «el paquetazo», puesto en marcha el pasado 20 de agosto. Tras su visita, Maduro podría recibir 5.000 millones de dólares, según las declaraciones del ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, a Bloomberg News. Si así fuera el caso, el préstamo daría respiro al régimen ahogado por las sanciones internacionales. «Me tocó transitar por sanciones económicas de los Estados Unidos y de Europa persiguiendo las cuentas bancarias de Venezuela, secuestrando miles de millones de dólares en cuentas internacionales y bloqueándonos el comercio», denunció el mandatario. Firma de acuerdos Tan asfixiado está el régimen bolivariano que Maduro se ha visto obligado a salir de su país durante cuatro días, cuando aún colea el supuesto intento de atentado que sufrió el pasado 4 de agosto. Todo con tal de congraciarse con sus aliados chinos. Para ello, lo primero que hizo en Pekín fue algo que no hacía ningún mandatario extranjero desde Raúl Castro en 2005, antes incluso de suceder a Fidel en Cuba: visitar el mausoleo donde está embalsamado el fundador del régimen comunista, Mao Zedong, para rendirle homenaje y hasta firmó el libro de visitantes ilustres. «Fue uno de los grandes fundadores de un siglo XXI multipolar, un gigante de la humanidad con ideas revolucionarias», halagó Maduro con su habitual retórica rimbombante en comentarios a la televisión pública de Venezuela. Lo segundo que hizo Nicolás Maduro, ya más mundano, fue pedirle dinero a sus socios comunistas. «Ayudaremos a Venezuela a desarrollar su economía y mejorar la vida de su pueblo en todo lo que podamos», le dijo el primer ministro chino, Li Keqiang, según informó la televisión estatal CCTV. Maduro, su esposa Cilia Flores y su numeroso séquito de acompañantes se reunieron con la élite de Pekín con el fin de concretar los «negocios» que, según Maduro, van a permitir «despegar a Venezuela al desarrollo». Explotación del oro Aunque se desconocen las cifras, el dictador venezolano y el titular de Exteriores, Wang Yi, supervisaron la firma de 28 acuerdos comerciales, que incluyen desde prospecciones de gas hasta minas de oro y suministro de productos farmacéuticos. Además, y según recoge la agencia France Presse, Maduro podría volver a Caracas con el nuevo préstamo de 5.000 millones de dólares y una moratoria de seis meses para abonar su deuda. «China es nuestra gran hermana. Nuestra relación es un modelo de cooperación internacional», declaró orgulloso Maduro, que dejará Pekín mañana domingo. Mientras insistía en su voluntad de «explorar métodos efectivos de financiación», el presidente chino, Xi Jinping, le mostraba su apoyo para «buscar la estabilidad y el desarrollo» de Venezuela. Pero los medios estatales chinos seguían sin dar cifras sobre el nuevo salvavidas de Pekín al régimen venezolano. Entre los acuerdos, destaca la cesión del 9,9% de las acciones de la empresa petrolera Sinovensa y el entendimiento para el desarrollo de empresas de hidrocarburos. También se firmó un acuerdo entre la Corporación Nacional de Explotación de Gas de China (Cnodc) y Petróleos de Venezuela (Pdvsa) con la finalidad de explotar gas y yacimientos auríferos junto con la empresa china Yankuang Gro up. En plena guerra comercial con Trump, que parece suavizarse durante los últimos días, China sigue sosteniendo al mayor enemigo de Estados Unidos en Latinoamérica, que se enfrenta a una de sus mayores crisis. Pero los chinos tienen una particular manera de hacer negocios con los extranjeros: los créditos son condicionados.
14-09-2018 | Fuente: abc.es
Trifulca en la reunión de titulares de Interior de la UE sobre inmigración
Antes que el italiano, había intervenido el ministro de Interior de Luxemburgo, Jean Asselborn, que mencionó en su discurso la necesidad que Europa tiene de inmigración debido a causas demográficas. La respuesta de Matteo Salvini, ajena a la corrección diplomática y desinhibidamente provocador, reventó la reunión sobre inmigración que mantenían en Viena los ministros de Interior europeos. «¿Hace falta inmigración porque envejecemos? Mi perspectiva es muy diferente. Mis ciudadanos me pagan para ayudar a nuestros jóvenes a tener los hijos que antes tenían y no para arrebatar lo mejor de la juventud africana para reemplazar a los europeos que ya no tienen hijos», respondió el italiano dirigiendo la mirada a Asselborn, un par de asientos a su derecha. «En Luxemburgo quizá tengan esas exigencias, pero en Italia lo que tenemos es la exigencia de ayudar a nuestros hijos a tener otros, no de traer esclavos para reemplazar a los hijos que no tenemos». Con unos segundos de retraso, lo que tardaba la traducción simultánea en descifrar el mensaje para sus colegas, los rostros fueron mudando y los ministros se miraban unos a otros en silencio, excepto Asselborn, que reaccionó en voz alta. «¡Ala, ala la!», soltó, «venga hombre? ¡a la mierda!». «¿Qué pasa? Estoy defendiendo otro punto de vista que es el mío», se le encaró Salvini, que animado por el enfrentamiento siguió insistiendo en que «es en Luxemburgo donde tenéis la necesidad de esa inmigración», a lo que Asselborn respondió airado: «en Luxemburgo, querido señor mío, tuvimos decenas de miles de italianos que vinieron a trabajar a nuestro país, como inmigrantes, porque en Italia no teníais dinero para vuestros hijos». El italiano entonces se acogió a la corrección y reclamó «un podo de educación» y que le dejaran terminar. «Yo no he interrumpido mientras el resto hablaba y no voy a seguir hablando así», dijo con gesto mohíno. No hizo falta que continuase su discurso para que quedara establecida su posición. Antes del altercado verbal, Salvini había dejado claro, en una reunión junto a gobiernos del Norte de África que tenía como objeto limar asperezas y buscar fórmulas de entendimiento para solventar la crisis política generada por la cuestión migratoria, que la actitud del resto de países europes es para Italia totalmente insatisfactoria. «Hace falta más colaboración interna», pidió, «y déjenme poner un ejemplo sin espíritu polémico. Esta mañana han llegado casi 200 inmigrantes a Italia desde Túnez, tras transitar durante horas por aguas de Malta. Entre emails y llamadas de teléfono hemos contactado por lo menos diez veces con las autoridades maltesas. ¿Respuestas? Cero. Está bien oír hablar aquí de solidaridad, pero si nos remitimos a los hechos seguimos esperando». «Agradezco a otros países, como Albania, su labor. Han sido más rápidos y eficaces en los últimos meses que otros países, pero hay que ir más allá y yo hago propuestas concretas: todo acuerdo comercial con terceros países debe de tener cláusulas de repatriación de inmigrantes». Salvini, bregado en el día a día de la gestión de la inmigración, señaló puntos débiles del sistema europeo que el resto de los ministros perciben con más dificultad. «Hacen falta puertos y países seguros para evitar que proliferen demandas de asilo sin motivos», señaló. «Los datos italianos dicen que en las últimas semanas sólo tres de cada 10 peticiones se aceptan. Siete de cada 10 se rechazan y los rechazados plantean sistemáticamente recursos, la mayor parte infundados. Algunos han hablado aquí de las convenciones internacionales. Bueno, hay que actualizarlas. Nos toman el pelo decenas de miles de personas que presentan recursos infundados para ganar tiempo a cargo de los contribuyentes italianos y europeos y a mí», subrayó, «no me gusta que me tomen el pelo». El ambiente venía caldeándose ya desde ayer, cuando el comisario de Finanzas, Pierre Moscovici, en relación a los emergentes partidos nacionalistas, dijo en un evento de la Comisión Europea en París que «afortunadamente no hay sonido de botas, no hay Hitler, aunque tal vez haya pequeños Mussolinis». Salvini no había sido citado expresamente, pero se sintió aludido y respondió desde Italia que «debería lavarse la boca antes de insultar a Italia, a los italianos y a su gobierno legítimo? en lugar de censurar a su propia Francia, rechaza a los inmigrantes ? ha bombardeado a Libia y ha roto los presupuestos». Falta la firma Aparte de la trifulca, Salvini aseguró que no firmará ningún acuerdo bilateral en materia migratoria con Alemania si Berlín no le ayuda a reformar la normativa de Dublín. «Estoy hablando con Alemania para afinar el acuerdo, pero solo lo firmo si tienen buena voluntad y ayudan a cambiar la operación Sofía», sobre el posible acuerdo de devoluciones de inmigrantes que llegan por vía terrestre a la frontera germano-austríaca después de que hayan pedido asilo en Italia. En Berlín el citado acuerdo se da por hecho, pero Salvini advirtió que «mi firma no se ha estampado todavía, el saldo de inmigrantes para Italia debe ser cero!. En la rueda de prensa posterior a la reunión, El ministro del Interior austriaco y miembro del partido de derecha radical, Herbert Kickl, propuso que los rescatados en el mar rellenen la solicitud de asilo en los barcos y permanezcan en ellos hasta que esta sea revisada, antes de poner un pie en suelo europeo. Salvini, que compareció ante la prensa junto con el austriaco, asintió y subrayó que «el objetivo debe ser identificar a las personas y decidir sobre el asilo fuera de la UE, porque solo con mucho esfuerzo y dinero estamos consiguiendo repatriar a la gente si no obtiene asilo»,
13-09-2018 | Fuente: abc.es
La economía venezolana cae un 50% desde que Maduro es presidente
La Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), de mayoría opositora, aseguró este miércoles que la economía del país ha caído a la mitad desde que Nicolás Maduro asumiera el poder en 2013, en una jornada en la que el presidente chavista emprendió un viaje a China en busca de acuerdos que oxigenen al país. El legislador opositor Ángel Alvarado apuntó que la economía venezolana se contrajo el 50,61 % desde 2013, una notable caída que «se refleja en la calidad de vida de todos los venezolanos», señaló. Solo en los primeros seis meses de 2018 la capacidad del país sudamericano para generar riqueza cayó un 25 % con relación al pasado año, añadió Alvarado durante una sesión de la Comisión Delegada de la AN, que se reúne durante el receso parlamentario. Con todo, estas cifras no pueden contrastarse con las oficiales, puesto que el Banco Central de Venezuela (BCV) no las publica, lo que ha llevado a los opositores a cuestionar la independencia de la institución. El Parlamento adelanta un «índice de actividad económica», que de acuerdo con los diputados de la comisión de economía y finanzas, recoge datos similares a los necesarios para calcular el producto interno bruto (PIB), cuya publicación compete de forma exclusiva al BCV. Según Alvarado, el PIB venezolano no se divulga «de manera deliberada por el BCV para ocultar el fracaso económico del modelo socialista» que impulsa el chavismo, en el poder desde 1999. Alvarado señala a la cada vez menor producción petrolera del país, así como a las medidas que atentan contra libre empresa, como las causas de la caída de la economía venezolana. Según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) el bombeo de crudo de la estatal PDVSA cayó de nuevo en agosto un 2,8 %, con una producción promedio de 1,23 millones de barriles diarios. Este nivel de producción es 42,6 % inferior al promedio de todo 2016, que rondó los 2,15 millones de barriles por día. «El país con las mayores reservas petroleras del mundo produce menos petróleo que otros como Brasil, o una cifra similar a la de Colombia. Es desde todo punto de vista injustificable, inaceptable, que la producción petrolera venezolana, según fuentes secundarias, sea de apenas 1,2 de millones de barriles», indicó Alvarado. Según el legislador, estas cifras dejan al país con poco flujo de caja, puesto que la mitad de la producción está comprometida «en endeudamiento». Pese a su enorme riqueza petrolera, Venezuela padece una severa crisis económica que se expresa en hiperinflación y escasez, lo que motivó al Gobierno de Maduro a lanzar un paquete de medidas que incluyen devaluación, incremento del salario mínimo legal y control de precios de alimentos básicos. Además, Maduro decretó la flexibilización del control de cambios, ordenó una reforma fiscal y puso en marcha una reconversión monetaria que suprimió 5 ceros al bolívar, que ahora se apellida «soberano», aunque Efe ha podido constatar que los bancos y cajeros electrónicos racionan los billetes. Para Alvarado, este «modelo político de controles y expropiaciones» ha convertido a Venezuela en «el país más pobre de América Latina», pese a tener «el potencial para ser el más rico» de la región y el mundo. «Esa es la razón por la cual el pueblo venezolano está huyendo por los andes sudamericanos, huyendo de esta crisis, huyendo del hambre, huyendo de la miseria», lamentó Alvarado. Según datos facilitados por Naciones Unidas, un total de 2,3 millones de venezolanos han huido del país desde 2014, dirigiéndose principalmente a Colombia, Ecuador, Perú y Brasil. Pese a las cifras, el Ejecutivo niega que exista un éxodo masivo de sus ciudadanos al asegurar que el flujo migratorio del país es «normal». Maduro, por su parte, viajó hoy en visita de Estado a China con la intención de avanzar en nuevos acuerdos en los campos económico, comercial, energético y financiero, entre otros. «Voy y vengo, voy con grandes expectativas y nos vemos dentro de unos días con grandes logros», auguró Maduro en cadena obligatoria de radio y televisión antes de partir. Economistas venezolanos esperan que Maduro regrese de China con dinero fresco y refinanciación de la deuda que el país sudamericano mantiene con el asiático.
13-09-2018 | Fuente: elpais.com
Mafias
'McMafia' es una superproducción amparada por la BBC que explica con mucha información las conexiones entre el hampa y las finanzas
06-09-2018 | Fuente: abc.es
El «paquetazo» de Maduro disparó la inflación al 200.000 por ciento
La Asamblea Nacional alertó sobre la escalada inflacionaria que en un año acumula 200.005 por ciento. «En apenas diez días del paquetazo de Nicolás Maduro la hiperinflación se disparó a 223 por ciento solo en agosto», denunció el diputado Rafael Guzmán. Guzmán, también presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico del parlamento, anunció que en lo que va de año, de enero a agosto, la inflación acumulada es de 34.687 por ciento. «La culpa de este desastre financiero es única y exclusiva del modelo económico y político impuesto por Maduro con el fin de doblegar a los venezolanos», añadió. Recordó que, ante la omisión del Banco Central de Venezuela en el sentido de no informar al país sobre los índices económicos y su falta de autonomía, dedicándose a ser el cajero automático y banca de inversión para el gobierno, la Asamblea Nacional a través de la comisión de Finanzas asumió el rol de informar al país con la verdad. Cuestionó, entre otras medidas gubernamentales, el que se haya realizado una maxidevaluación de la moneda, al pasar el cambio de 400 mil Bolívares a 6 millones, mientras se mantiene el control de cambio, además de pretender establecer precios «acordados» que causaron la escasez de los bienes de consumo masivo y el caos económico. Señaló igualmente como incongruente el que se haya decretado un aumento del salario a partir del 1 de septiembre, «pues nadie entiende cómo un gobierno quebrado obtendrá recursos para el pago de la nómina pública». Explicó el parlamentario que el sector privado hace el esfuerzo para poder pagar estos salarios, aunque a veces no lo consigue y cierra sus puertas dejando de producir bienes y al haber menos productos en la calle y más dinero por la emisión inorgánica del gobierno, junto a la escasez de efectivo, ocurre lo que lamentablemente pasó en agosto, una inflación de 223,1 por ciento. «Nicolás, este es tu trabajo, esta es tu obra, este es tu desastre contra el bolsillo de los venezolanos, con anuncios que no dicen cómo se incrementará la producción, sino atacando, asediando, persiguiendo y encarcelando al empresario, causando la desaparición de la mercancía de los anaqueles y la angustia de la gente», señaló Guzmán. Por otro lado, el diputado Ángel Alvarado, estima que Venezuela tendrá 4 millones de inflación porcentual (4.000.000 por ciento), tras las medidas económicas aplicadas por el presidente Maduro. Antes del paquetazo, el Fondo Monetario Internacional había pronosticado que la inflación sería de 1.000.000 por ciento.
01-09-2018 | Fuente: abc.es
La crisis económica argentina, consecuencia de la crisis política de Macri
El diario económico «El Cronista» abrió su información con el presidente de Argentina en medio de un océano de agua que le llegaba al cuello de la camisa. La imagen ilustraba las horas de angustia que atraviesa un Gobierno que trabaja, contra reloj, en un paquete de medidas que convenza a los banqueros y a las fuerzas vivas de Argentina. Sino a todas, al menos a las que pueden provocar otros episodios de histeria que disparen de nuevo el valor del dólar. Ayer, por fin, la divisa estadounidense parecía quedarse estancado por debajo de los cuarenta pesos. Mientras, el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, se encerraba con Macri y «la mesa chica» del poder en la residencia presidencial de Olivos, el titular del Banco Central, Nicolás Caputo, salía al contraataque para bajarle los humos al «billete verde». Su fórmula consistió en licitar, en horarios clave y anunciados, 600 millones de dólares. Objetivo aparentemente cumplido por la tarde, este viernes se convirtió en el examen de preparación de las renegociaciones que tendrá que afrontar el titular de Economía en Washington con Christine Lagarde y los suyos, para recibir cuanto antes los anticipos pedidos del préstamo de 50.000 millones de dólares que el organismo concedió este año al país. El FMI adelantó que lo abalizará «rápido» y no pondrá obstáculos. Cambio de Gabinete En este contexto, en Argentina -y fuera de ella- se comienza a hablar de crisis política como el origen de la económica. Las voces que se alzan contra la hoja de ruta del Gobierno suben el volumen y la población se suma a ella. De acuerdo a un sondeo de DAlessio IROL/Berensztein, dos de cada tres argentinos piden que Macri modifique su Gabinete pero el presidente, tenaz -o terco para algunos- se resiste pese a los avisos, cada vez, más dramáticos del mundo de las finanzas, la economía y la gente. Los mensajes le llegan al Gobierno por diferentes vías. Las empresas argentinas que cotizan en Wall Street se lamían las heridas al advertir un desplome que les supuso una pérdida de valor de unos cuatro mil millones de dólares. En simultáneo, JPMorgan, la calificadora que más disgustos le da al Gobierno argentino recomendaba desprenderse de las acciones de firmas argentinas. Lo que Wall Street leía como un fracaso en el Mercado de Valores de Buenos Aires (Merval) se celebraba con subidas de las acciones locales. La depreciación del jueves del dólar del 10 por ciento en el sector mayorista y del 16 en la compra venta de particulares, se traducía en una buena noticia para empresarios como Christinao Ratazzi. El CEO de Fiat Argentina observó: «Un dólar alto nos va a hacer importar menos y exportar mucho más, y eso va a crear mano de obra funcional». En el polo opuesto, la gobernadora kirchnerista de Tierra del Fuego, sur del sur de Argentina, se descolgaba con un anuncio preocupante. Rosana Bertone, integrante de las filas del Frente para la Victoria que fundó el matrimonio Kirchner, sugirió la posibilidad de llevar «fuera del país» los fondos de su provincia. «Si nos parece que tenemos que sacar el dinero para resguardarlo en mejores condiciones, también lo vamos a hacer», amenazó. La hipótesis recordó un hecho histórico, la colocación, en un destino misterioso hasta el día de hoy, de cerca de mil millones de dólares de la provincia de Santa Cruz, por decisión del por entonces gobernador, Néstor Kirchner. Aquellos fondos, fruto de las regalías petroleras, pertenecían a la provincia pero ésta, nunca los recuperó en su totalidad. Malos tiempos para Argentina y para Macri. Mes de conflicto con los docentes, la semana se cerró con turbulencias en la calle. La manifestación convocada por medio centenar de universidades públicas se trasformó el jueves en un ataque, de miles de personas, feroz al Gobierno y el sindicalismo, de momento, se ratificó en su decisión de convocar una huelga general para el 25 de septiembre.
22-07-2018 | Fuente: elpais.com
El G-20 advierte del riesgo para el crecimiento por la tensión comercial y llama al diálogo
La guerra comercial desatada por Trump contra China marca la reunión de ministros de Finanzas en Buenos Aires
18-07-2018 | Fuente: abc.es
La comunidad musulmana francesa, la más numerosa de Europa después de la alemana, pretende crear una entidad única -elegida por las diversas asociaciones y grupos del islam- para centralizar sus finanzas y evitar que sea el presidente Macron quien le marque las reglas. La complejidad del proyecto, que muchos consideran irrealizable, desborda la eficacia contable ante el laberinto opaco de dineros que van y vienen, procedentes de gobiernos extranjeros, fundaciones, diezmos musulmanes o impuestos a la carne «halal». Controlar el presupuesto de las mezquitas, y el pago y formación de los imanes, es controlar el rumbo ideológico del islam francés. En otras palabras, imprimirle una orientación moderada, compatible con los «valores republicanos», o una versión radical, más pegada a la aplicación literal de la Sharía, la ley islámica. Y ahí ninguna de las versiones mayoritarias en Francia va a ceder un ápice de terreno. Además, el islam tiene asumida desde la muerte de Mahoma la imposibilidad -para algunos eruditos santa- de contar con una sola autoridad que marque la ortodoxia. Así que el problema de interlocutor con el islam es consustancial, y pretenderlo, aunque sea con el legítimo motivo de evitar que el Estado francés se inmiscuya en sus actividades, es un brindis al sol. En el islam francés, emiratí o malasio, hay clérigos tolerantes, y otros radicales; unos son más espiritualistas -cercanos al sufismo- y otros formalistas e iconoclastas. La inexistencia de una sola autoridad suprema, garante de la fe islámica, impide una interpretación única del Corán. Defender que el islam es «la religión de la paz» es tan legítimo para la mayor parte de los ulemas como sostener que es la religión de la yihad, la guerra santa. Cuando no hace mucho Pedro Sánchez reivindicó también el «diálogo con la comunidad musulmana española, que se siente señalada después de cada atentado terrorista», volvió a plantear un problema casi de protocolo. ¿Con quién pretende hacerlo? ¿Quién representa a la variadísima comunidad islámica española?
1
...