Infortelecom

Noticias de exilio

21-02-2019 | Fuente: elmundo.es
Max Beckmann y el exilio del arte moderno
 
19-02-2019 | Fuente: abc.es
Agentes del Sebin detienen a opositores venezolanos en territorio de Colombia
La llegada masiva de venezolanos a la frontera con Colombia no solo ha arrastrado al ciudadano común desesperado que huye de la escasez de alimentos, medicinas y de los altos niveles de violencia. También a un número importante de líderes políticos y militares que son perseguidos por el régimen de Nicolás Maduro. La ciudad colombiana de Cúcuta, en el límite con Venezuela, se ha convertido en el bastión de la oposición en el exilio, pero también está siendo utilizado como centro espionaje de las fuerzas de inteligencia de Maduro para neutralizar a los opositores. El número crece a medida que pasan los días y la tensión se incrementa. Durante la era de Maduro, alrededor de 13.000 personas han estado en una cárcel por protestar o por motivos políticos, según cifras de la organización de Derechos Humanos Foro Penal Venezolano. A principios del mes de febrero cinco francotiradores de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela (FANB) desertaron y cruzaron la frontera hacia Colombia. Los cinco exmilitares llamaron a sus compañeros a tomar el mismo camino. «Soy el teniente de tropa Manuel Sifontes, plaza de la Compañía 9109, compañía de francotiradores en Matecal, Estado Apure. Estamos acá porque me traje cuatro sargentos, un sargento mayor, un sargento primero y dos sargentos, ya que la situación en los cuarteles es crítica, primero con la alimentación y segundo que el terror se apoderó de los cuarteles», dijo Sifontes a la prensa local. «Nos tienen sumisos, el terror se apoderó de los cuarteles», enfatizó. Los cinco francotiradores declararon que reconocían a Juan Guaidó como presidente, tras haber ofrecido una amnistía a los militares. Los uniformados son parte de la compañía de francotiradores de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Los cinco desertores se reunieron con algujnos líderes políticos de la oposición venezolana en Cúcuta. Un documento del Comando General de la FANB publicado a principios de este año en Twitter por el exministro chavista en el exilio, mayor general Herbert García Plaza, denunciaba la presunta deserción de 4.309 militares, lo que dejó entrever el descontento en las filas militares. La decepción de los militares hacia una FANB politizada y con un alto mando ajeno al contenido de la CRBV y las necesidades de los venezolanos, se reflejan en resoluciones como esta, donde son separados más de 4.000 sgtos solo en la GNB a finales de 2018. Estas solo Maduro. pic.twitter.com/RS1h9cOCaT? Hebert García Plaza (@HJGarciaPlaza) January 8, 2019Este lunes en Cúcuta la noticia cayó por sorpresa entre los opositores. La Dirección Nacional de Contrainteligencia Militar (Dgcim) detuvo en la localidad fronteriza de Ureña, en el estado venezolano de Táchira, a los cinco militares venezolanos que en días pasados habían desertado. Los apresados son el primer teniente, Iván Jesús Marín Martínez; el comandante de la 2509 compañía de francotiradores, teniente Daniel Herrera Policarpio; el sargento mayor Germán José Fernández Andrades; el comandante del pelotón 2509 de francotiradores, sargento mayor Kenny Jiménez Rodríguez; el sargento primero Jesús Murcia y el sargento mayor Franyer Argenis Meléndez Amaro. «Es muy fácil capturar a alguien» Un militar venezolano al otro lado de la frontera en el estado Táchira cuenta a ABC que es muy fácil entrar en Colombia, ya sea por trochas (pasos ilegales clandestinos) o por los puentes fronterizos ultilizando la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF), documento que permite a los ciudadanos venezolanos ingresar de forma temporal a los municipios de Colombia habilitados en zona de frontera. «Nosotros entramos igual que todo el mundo a Colombia con la tarjeta de Movilidad Fronteriza. Nadie nos dice si somos o no militares. Es muy fácil para la Dgcim o Sebin hacer inteligencia y si queremos percar a alguien (capturar un objetivo político), lo metemos por las trochas que igualmente las controlamos nosotros», asegura. La oposición venezolana sabe que es vigilada en territorio colombiano y más en estos momentos. La ciudad está llena de prensa extranjera, activistas internacionales de derechos humanos y visitantes de todas partes con interés en la crisis venezolana. Gabriela Arellano, José Manuel Olivares, Germán Ferrer, Ismael García, Omar Lares y Lester Toledo son objetivos de los organismos de inteligencia y podrían estar en peligro de correr la misma suerte que los soldados arrestados. «No cabe duda de que a estos militares francotiradores los capturaron en territorio colombiano. Seguro los engañaron haciéndose pasar por algún tipo de organización para ayudarlos», señala Omar Lares, exalcalde del Ejido, en el estado venezolano de Mérida en Venezuela, al que le tocó huir tras las manifestaciones antigubernamentales de 2017. Aseguran que el espionaje es ejecutado por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), la policía secreta de Maduro, y los agentes «utilizan como escondite cualquier oficina diplomática de Venezuela en territorio colombiano».
19-02-2019 | Fuente: abc.es
González Pons: «Maduro controla muchas cosas, pero no tiene el apoyo de nadie»
Juan González Pons atiende a ABC solo unas horas después de que las autoridades de Venezuela devolvieran en el aeropuerto Simón Bolívar a la delegación del PPE, de la que también forman parte Esther de Lange y Paulo Rangel, vicepresidentes del Grupo; José Ignacio Salafranca, vicecoordinador de la comisión de asuntos exteriores y miembro de la Asamblea Europarlamentaria Latinoamericana; Gabriel Mato, vicepresidente de la delegación América Central, y Juan Salafranca, secretario general adjunto del Grupo. ¿Cómo se produjo su expulsión de Venezuela después de que no le autorizasen a entrar en el país? Hemos viajado cuatro diputados europeos y un funcionario del Parlamento. En la escala en Santo Domingo ya nos advirtieron de que el Gobierno venezolano «de facto» estaba dividido acerca de qué hacer con nosotros, y cuando llegamos nos llevaron al Salón de Protocolo y pensábamos que todo estaba arreglado. Pero después vino alguien que nos llevó a una sala sin ventanas ni ventilación donde nos anunciaron que no nos permitían entrar y nos expulsaban. Quisieron quitarnos los teléfonos y los equipajes, pero los embajadores de la UE, de España y de Países Bajos no nos abandonaron en ningún momento. Y tengo que decir que todos los uniformados y los demás funcionarios venezolanos nos pedían disculpas en voz baja y una vez en el avión los pasajeros venezolanos aplaudieron nuestra entrada. Es evidente que Nicolás Maduro controla muchas cosas pero no tiene el apoyo de nadie. ¿Tenían en cuenta que esto podía producirse? La paradoja de la situación radica en que nosotros habíamos sido invitados por el presidente legítimo de Venezuela y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y éramos la primera delegación internacional que iba a visitarle, o la primera que se atrevía a hacerlo. También pensábamos haber visitado a Leopoldo López en el quinto aniversario de su detención. La orden de expulsión no se produce por ser quien somos, sino por a quién íbamos a ver; lo que el Gobierno ilegítimo de Maduro no podía aceptar es que una delegación internacional llegase a cumplimentar a Guaidó como presidente de Venezuela. El primer apoyo que recibimos cuando estábamos retenidos en el aeropuerto fue el de Pablo Casado e inmediatamente recibimos la llamada del ministro de Asuntos Exteriores de Colombia, Carlos Holmes, que nos animaba a volver esta misma semana para estar este fin de semana en la frontera entre Colombia y Venezuela y participar en la marcha que el sábado intentará hacer llegar la ayuda humanitaria. Y ahí estaremos. Nuestra intención no era ni será provocar a nadie. De hecho, si Maduro quería entrevistarse con nosotros, no teníamos ningún inconveniente en ello, porque habría sido la ocasión de preguntarle por los presos políticos que tiene que liberar y por las muertes de las que tiene que responder. Solo queremos ayudar a la transición pacífica. «Cuando un asesino cierra las puertas y baja las cortinas es porque se dispone a matar» El ministro Josep Borrell ha dicho que no es lo mismo una delegación de Parlamento que una delegación de parlamentarios y que el Grupo de Contacto debe seguir trabajando. Borrell y la Alta Representante Europea, Federica Mogherini, como la peor parte de la izquierda europea, quieren que haya una transición pero sin que Maduro sea derrotado y para eso acaban justificando siempre al dictador como en otros tiempos otros llamados demócratas querían justificar a Pinochet o a Castro. La delegación que ha ido es una delegación oficial en la medida en que la invitación de la Asamblea Nacional es una invitación oficial. Si el presidente del Gobierno español invita oficialmente a unos senadores norteamericanos, esa es una visita oficial. Si el presidente legítimo de Venezuela, Juan Guaidó, invita a una delegación de eurodiputados, también. Y por eso después de lo que ha ocurrido, el Grupo de Contacto debería detener su actividad, porque solo sirve para salvar a Maduro, no a los venezolanos. Es absurdo que cuatro eurodiputados sean expulsados de forma humillante el lunes y que el miércoles un director general de Mogherini sea autorizado por el gobierno ilegítimo de Venezuela. ¿Le preocupa la presencia militar norteamericana? No conozco más informaciones que las que se han publicado en ABC. Mi impresión es que si hay presencia militar ha de ser solamente para encuadrar la operación de la ayuda humanitaria, para la que se necesita un gran esfuerzo de seguridad. Pero nadie, a día de hoy, salvo Maduro si acaso, tiene la menor intención de que esto se convierta en un conflicto violento. Nuestro objetivo es una transición pacífica a través de elecciones libres. Pero las elecciones presidenciales no las puede convocar Maduro. No las puede arbitrar Maduro y pienso que tampoco puede ser candidato. Personalmente no descansaré hasta el día en que sea acusado en los tribunales de La Haya de crímenes contra la humanidad, por la memoria de los muertos, de los heridos, de los encarcelados y de los millones de venezolanos que han tenido que abandonar su país camino del exilio. Maduro es un criminal que deberá responder por sus actos. La persona que ejecutó nuestra expulsión nos dijo literalmente: «Maduro no quiere que ustedes vean». Y cuando un asesino cierra las puertas y baja las cortinas es porque se dispone a matar. ¿Qué opina del papel de España en este momento? Ha de hacer lo contrario de lo que está haciendo. Borrell y el presidente del Gobierno Sánchez están tratando de que haya una transición sin que Maduro sea derrotado, mientras que lo que deberían hacer es ponerse en primera línea para impulsar esa derrota de la dictadura y el triunfo de la democracia.
18-02-2019 | Fuente: abc.es
Ortega reanuda el diálogo en Nicaragua sin liberar a los presos políticos
Casi diez meses después de que estallara la crisis en Nicaragua, en una espiral de protestas callejeros y represión por el Gobierno de Daniel Ortega que se ha saldado con centenares de muertos y detenidos, el diálogo trata de nuevo de abrirse paso a pesar de la falta de unas garantías mínimas de partida. El Ejecutivo y la Archidiócesis de Managua anunciaron este sábado la reanudación de los contactos. En un comunicado conjunto, pero emitidos por separado, las partes informaron de que el Gobierno «se reunió con un grupo de empresarios representativos del sector privado nicaragüense, para abordar temas importantes para el bien común del país», sin aclarar quienes participaron. Como «invitados», asistieron dos delegados de la Iglesia: el presidente de la Conferencia Espiscopal de Nicaragua, el cardenal Leopoldo Brenes, y el nuncio apostólico, Waldemar Stanislaw Sommertag. A esta iniciativa se suma el diálogo bilateral que emprendieron la semana pasada el Gobierno nicaragüense y la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), según anunciaron el viernes. La reanudación de conversaciones se produce después de que el anterior diálogo nacional fracasase al abandonar Ortega el proceso el pasado julio. Sin embargo, estos esfuerzos de acercamiento se ven con gran escepticismo desde amplios sectores del país ante la falta de unas garantías mínimas. El Gobierno de Ortega se ha mostrado dispuesto a abordar con la Secretaría General de la OEA reformas en el sistema electoral, pero descarta adelantar los comicios presidenciales, previstos para noviembre de 2021. Exigencia de «garantías» El Comité Pro Libertad de Presas y Presos Políticos de Nicaragua exigió, «como punto de partida» para un diálogo entre el Gobierno y el sector privado, la liberación «inmediata de todos los presos políticos sin condición alguna, bajo las garantías imprescindibles de respeto a sus libertades de movilización». Reclamó además, en su calidad de «víctimas primarias de la brutal represión del régimen Ortega Murillo», ser «interlocutoras directas de las decisiones concernientes a la verdad, justicia penal, reparación integral y garantías de no repetición». El Comité demandó «garantías reales del cese de los secuestros, acoso y persecución al pueblo que hace uso de su legítimo derecho a la organización y protesta pacífica», así como «el desarme y disolución de los grupos parapoliciales», y el «retorno seguro de los exiliados políticos». Por su parte, la Articulación de Movimiento Sociales, integrante de la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, pidió el «cese de todas las formas de represión», como condición para que el diálogo sea legítimo y creíble. Un nuevo secuestro El escritor y exvicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez, afirmó el sábado que la estrategia de Daniel Ortega de dialogar con la OEA sin ofrecer adelanto de elecciones ni garantías de libertades públicas, «es estar contra la realidad», dijo el premio Cervantes de 2017 a la agencia Efe. El propio sábado se denunció el secuestro de la líder estudiantil Justina del Carmen Orozco, de 19 años, supuestamente capturada el día anterior sin haber cometido delitos por la Policía Nacional. Desde abril hasta ahora se han registrado entre 325 y 561 muertos, y de 340 a 767 detenidos, además de cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según diferentes organismos.
16-02-2019 | Fuente: elpais.com
Antonio Machado en el andén del exilio
El pueblo francés de Collioure conmemora el 80º aniversario de la muerte del poeta sevillano. Su tumba es un icono de la memoria republicana
15-02-2019 | Fuente: elpais.com
El último tren de Machado
80 años después de la retirada republicana de febrero de 1939, el poeta se ha convertido en simbolo del exilio español
14-02-2019 | Fuente: abc.es
David Alandete: «Me acusaron de ser agente de la CIA por denunciar la injerencia rusa»
¿Quién está detrás de las campañas de apoyo a Trump, al Brexit o al independentismo catalán?» David Alandete, ex director adjunto de «El País», y actualmente corresponsal de ABC en Washington, lanza esta pregunta desde la portada de su libro «Fake News: la nueva arma de destrucción masiva» (Deusto), que hoy se presenta en la Asociación de la Prensa de Madrid. En el interior, Alandete, que ya abordó el tema con motivo de la celebración del referéndum del 1-O, señala a Julian Assange, fundador de Wikileaks, y a los medios rusos, RT y Sputnik, financiados por el Kremlin, como actores activos en la diseminación de noticias falsas a favor del «procés» y contra el Gobierno español, ofrece ahora una investigación exhaustiva en la que traza líneas y vínculos entre sus responsables y explica las técnicas de desinformación utilizadas ?fábrica de trolls, bots..?. El lanzamiento de su libro coincide precisamente con el juicio contra los instigadores del «procés».. Así es. La figura de los políticos presos, que para el independentismo son presos políticos, es una de las fundamentales dentro de su narrativa falsa que se ha cimentado con un gobierno en el exilio, la acusación de que España es un Estado franquista, y, sobre todo, la que es la mayor mentira de toda la campaña de desinformación: el mal llamado derecho a decidir, que es un derecho que no existe. Es un derecho que se inventan y ponen en marcha una serie de ideólogos y analistas del independentismo simplemente como una sustitución del separatismo. Como eso suena mal, optan por el derecho a decidir. ¿Quién puede oponerse, en su sano juicio, a un derecho a decidir? ¿Qué le ha llevado a escribir este libro? Este libro nace por una serie de ataques furiosos contra mi por publicar informaciones sobre injerencias rusas en Italia, Cataluña y en otras partes de Europa. Nunca me había imaginado que por el hecho de publicar una serie de informaciones de investigación y análisis me acusarían de ser un agente de la CIA, de estar a sueldo de George Soros o del Estado español, de ser un fascista.. Como periodista que soy, decidí plasmar en un libro todo aquello. ¿Demuestra en este volumen fehacientemente la existencia de esa injerencia, que otros cuestionan? Es cierto que hay gente que cuestiona la injerencia, basándose en análisis técnicos, que en internet son muy difíciles. Asignar una dirección y una identidad en internet es imposible, porque las direcciones IP muchas veces están ocultas. Pero este libro llega más lejos. Con una serie de recientes informes y análisis demuestra que la desinformación no necesita de esa validación técnica, pues la mayor vía de diseminación de la desinformación es a través de la reacción humana. Un titular como «Tanques en las calles de Barcelona» tiene más posibilidad de ser viral que un titular real. Según una investigación del Massachusetts Institute of Technology, la novedad y el desconocimiento facilitan el hecho de que un usuario comparta información en las redes sociales. Algo que le va a dar además cierto estatus. La desinformación no necesita de bots para tener éxito. La desinformación ha tenido éxito en escenarios donde el fenómeno del populismo ha tenido una gran presencia (elecciones de EE.UU., Brexit..) El populismo se ha tenido que valer de medios propagandísticos y de redes de desinformación porque ha hecho de los medios tradicionales un enemigo cuando estos han informado sobre lo que de verdad quiere Trump, Orban o lo que representan los independentistas catalanes, Marine Le Pen o Matteo Salvini. Esas fuerzas populistas han distribuido su mensaje ?sobre inmigración, el islam..? a través de esos mecanismos de desinformación. Rusia ha utilizado los populismos y la desinformación para agudizar la división y la confrontación en las democracias occidentales.. Es curioso el papel de Rusia en este entramado. Es un país que tiene una influencia desmesurada en comparación con su peso económico y de población. Pero es un titán en internet, en cuanto a desinformación. Eso viene de una decisión consciente de utilizar internet para lo que ellos llaman guerra híbrida. En 2013, el general Valery Gerasimov dijo que internet debía utilizarse para intentar confundir y desarmar al enemigo. Internet, como demostraron las revoluciones en la Primavera Árabe, es un campo en el que el enemigo, esto es, el modelo de democracia occidental y liberal que ha sido siempre el enemigo tradicional de Putin, puede presentar debilidades. Esto va en paralelo a las alianzas de Putin en cada país con determinados partidos: con la Liga, en Italia; el Frente Nacional, en Francia; el UKIP, en Reino Unido; Alternativa para Alemania.. Muchos se preguntarán qué tiene que ver el presidente de Rusia con la extrema derecha.. Aunque tendamos a relacionar a todo lo que tiene que ver con Rusia con el comunismo, por historia, en realidad el partido de Putin, Rusia Unida, es de extrema derecha, es ultra conservador, muy tradicionalista, asociado con la Iglesia ortodoxa rusa.. En realidad es aliado natural de la extrema derecha y del populismo en Europa. Está mucho más cerca de movimientos como el de Salvini o Alternativa para Alemania. Dicho esto, cuando ha tenido oportunidad de aliarse con movimientos de extrema izquierda también lo ha hecho. Y cuando ha visto la oportunidad de aliarse con movimientos independentistas, como el catalán, de forma espuria e indirecta, también lo ha hecho, aunque el independentismo en Rusia está penado con cinco años de cárcel. Una de las próximas citas internacionales, de gran relevancia, son las elecciones europeas el próximo mes de mayo. ¿Serán víctima también de una campaña de desinformación? Sí, ya está en marcha. Esto no ha parado. Los medios rusos de desinformación no han parado. La estrategia de la desinformación no es nada nuevo, ya se dio durante la Guerra Fría, pero ahora está es más rápida y llega más lejos gracias a las redes sociales y las nuevas tecnologías.. La desinformación fue el desencadenante de la Guerra de Cuba. Ha existido siempre. Lo que ocurre es que antes, los medios de comunicación controlábamos toda la distribución, pero ahora no. Es ahí, en la distribución tecnológica donde está el problema. En la comprobación de las fuentes. Y el problema está en que los medios tradicionales no tenemos un modelo de negocio digital establecido. ¿Cree que los gobiernos han subestimado la gran amenaza de la desinformación? Sí totalmente. Se han dado cuenta tarde, aunque se han dado cuenta. No lo vio venir Macron, Merkel, Obama.., a quien se le informó de la injerencia rusa, y no hizo nada. Eso le brindó la presidencia a Trump. Estados Unidos está resintiéndose mucho de la constante puesta en duda de la legitimidad de la presidencia de Trump. Está afectando mucho a la gobernabilidad del país. También le afecta tener un presidente que dice al menos diez mentiras al día.. Sí (se ríe). Trump es una máquina de desinformación. Dice una cosa y la contraria. Es capaz de desmentirse en la misma frase. Es capaz de hacer a los periodistas el trabajo muy difícil, pero al mismo tiempo muy divertido. Pero los estadounidenses están fascinados con Trump. Que 49 millones se conectaran para ver el Discurso del Estado de la Unión, diez millones más que con Obama, lo refrenda. Además ha conseguido que la gente le escuche a través de Twitter.. Es telerrealidad en la Casa Blanca. «El actual Gobierno español no cree en el reto de la desinformación» Sobre si España está preparada para afrontar otra campaña de desinformación, ante retos como las próximas elecciones generales, David Alandete se muestra tajante: «No, porque el actual Gobierno español no cree en el reto de la desinformación. De hecho iba a nombrar como asesor de Seguridad a Pedro Baños [quien ha negado reiteradamente la injerencia de Rusia]. Afortunadamente hay un grupo de eurodiputados en Bruselas, liderado por Esteban González Pons, Ramón Luis Valcárcel y Beatriz Becerra, que realmente creen en esto. Ellos han hecho más por proteger a España de la desinformación que ningún otro político aquí. Eso es muy importante».
13-02-2019 | Fuente: elpais.com
Los uigures en el exilio se movilizan contra Pekín para buscar a sus familiares
Una campaña global exige a China pruebas de vida sobre los uigures detenidos en campos de reeducación en Xinjiang
12-02-2019 | Fuente: elmundo.es
La BBC pasa del "exilio" al "auto exilio" de Puigdemont
 
11-02-2019 | Fuente: abc.es
Edgardo Pinell: «Ortega ha sembrado el terror en Nicaragua»
Han pasado casi diez meses desde que estallaron las protestas en Nicaragua, iniciadas por la reforma de la seguridas social. Tras las primeras semanas, en que los enfrentamientos coparon las páginas de los medios nacionales e internacionales, parece haber desaparecido de la agenda. Un silencio solo roto cuando la represión se ha cebado en las empresas de comunicación y en los periodistas críticos con el poder, que han sido encarcelados, amenazados o golpeados. Al menos 60 han optado por el exilio. Uno de estos últimos es el periodista y profesor universitario Edgardo Pinell, refugiado en España desde el pasado mes de octubre. Por razones de seguridad, prefiere no desvelar el lugar donde reside actualmente. La entrevista tiene lugar en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid pocos minutos antes de que Reporteros Sin Fronteras presente los datos «catastróficos» que coartaron la libertad de expresión en el mundo en 2018. Pinell, además de profesor universitario y consultor, especializado en Derechos Humanos, era co-presentador de un programa de televisión en Nicaragua, en el que se ocupaba de los análisis políticos. «Cuando la crisis estalla en el país, abordamos el tema sin censura, excepto en los momentos en que eramos desconectados del cable ?problemas técnicos, nos decían?. A veces salía la imagen pero no la voz». En muchas ocasiones, afirma, la empresa de comunicación optó por «autocensurarse» para evitar problemas. «El canal nos informó que no iba a confrontar al Gobierno». Vos TV Canal 14, donde se emite su programa, es del grupo empresarial Pellas, uno de los más grandes del país y de Centroamérica. Amenazas El periodista empezó a preocuparse cuando uno de sus jefes, el director del Instituto Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), Félix Maradiaga, fue desacreditado, «acusándole de tener vínculos con el narcotráfico y de financiar el Golpe de Estado»; y uno de sus colegas en el canal, Héctor Rosales, fue asaltado en la calle: «Lo único que le hicieron fue golpearle la boca y destruirle la lengua», relata. Durante varios meses no pudo trabajar y hoy vive en el exilio. A Pinell comenzaron a amenazarle en las redes sociales y su familia fue intimidada por las fuerzas de seguridad tras retar a Ortega en directo: «Su presidencia no puede sostenerse sobre más sangre y muerte de los jóvenes de nuestro país», denunció. Salió del país viajando a El Salvador ?«lloré cuando cruce la frontera»?, desde donde cogió un avión con destino a Madrid. «No podía ir directamente al aeropuerto de Managua porque allí detienen a la gente alegando que tienen una investigación abierto, aunque no sea así. A algunos les bajan incluso del avión y les llevan a un centro preventivo, que llaman el Chipote, que realmente se ha vuelto un centro de torturas». Una realidad que el régimen de Ortega niega. Mientras la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y otros organismos han registrado más de 400 muertos desde el pasado mes de abril y cientos de detenciones, «el Gobierno de Ortega sostiene que la crisis es consecuencia de un golpe de Estado, y que ninguna de las muertes son de su responsabilidad. Si Nicaragua fuera un país democrático, donde existiera división de poderes, Ortega ya no sería presidente pues se hubiera abierto una investigación desde el poder judicial», sostiene Pinell. «Se hubiera determinado que la responsabilidad política y jurídica de la orden para disparar y utilizar armas de fuego en las protestas era de la Presidencia». Ilegalización de las protestas El resultado de la represión fue el éxodo masivo de estudiantes a países como Costa Rica, donde se han refugiado 35.000 nicaragüenses tras el comienzo de las protestas, el pasado 18 de abril. Protestas que se han reducido debido a su ilegalización, por parte del Gobierno, y a las penas por participar en ellas (el pasado mes de noviembre la Fiscalía pedió 21 años para nueve estudiantes, acusados de terroristas). Pinell califica la situación actual de Nicaragua como «emuy compleja e, incluso, más que grave que la de Venezuela», por las «atrocidades» cometidas durante las protestas:«Hubo infanticidios, familias completas fueron quemadas. Después había actas de defunción en las que se afirmaba que niños de dos años se habían suicidado, para no levantar una investigación de que había sido una bala perdida de la Policía Nacional». La agudización del conflicto en Venezuela, con la proclamación de Guaidó como presidente, de qué manera estaría influyendo en la crisis nicaragüense. Muchas voces en el país están alertando de que la aspiración del Gobierno de Ortega, que sabe que si hay unas elecciones muy probablemente no podría sostenerse, estaría empujando hacia un escenario de confrontación interna. Y eso es sumamente grave. ¿Hasta el punto de llegar a una guerra civil? Nosotros tenemos aún en la memoria los años 80. Estamos viviendo en un contexto de posguerra. Muchos de los paramilitares, documentados durante las protestas, son personas que pertenecían al Ejército Popular Sandinista de los años 80». ¿Qué ha pasado con el diálogo entre la oposición y el Gobierno, en el que la Iglesia actuaba como mediadora? Se desmontó el diálogo. El diálogo fue una estrategia para el Gobierno, en el momento que estaba más asfixiado. La Iglesia tenía buena intención pero el Gobierno no iba de buena fé para realmente llegar a un acuerdo. Después se oxigenó un poco y tuvo más control a través de la represión violenta y de sembrar el terror.. En Nicaragua somos víctimas de lo que ha sembrado el gobierno, el terror. Por eso las marchas se desmontaron, y la gente buscó otras formas seguras de protestar. Un derecho constitucional como es la manifestación fue proscrito. Los empresarios han pedido marchas, la Iglesia católica ha pedido permiso para peregrinaciones en fechas claves, y no han sido permitidas. El Gobierno sigue gestionando este escenario como si se hubiera producido un golpe de Estado, o un acto de terrorismo. El 18 de julio la Asamblea Nacional dictó una ley antiterrorista para criminalizar y judicial las protestas, en las que había personas que han sido condenadas a 30, 40 o 50 años de prisión. Estudiantes que tenían muchas esperanzas y proyectos han visto su vida truncada. La oposición y la ciudadanía exigen un adelanto de las elecciones para desalojar a Ortega del poder, ¿cree que se van a producir? La posición del Gobierno es mantenerse hasta el 2021. Aunque no creo que aguante, ni el Gobierno ni la economía. A diferencia de Venezuela, que vive una debacle económica, en Nicaragua todavía no hemos llegado a esos niveles de desabastecimiento, pero ya está tenido un efecto muy fuerte en la economía. La clase media está siendo destruida. Para el presidente Ortega el adelanto sería fatal. Él salió del poder, en 1990, por un anticipo de elecciones. Hay fórmulas para adelantar los comicios, como se hizo ya entonces, pero como le pasó un factura muy grande, pues ganó Violenta Chamorro (1990-1997), creo que Ortega no quiere revivir su propia historia personal. Sin embargo, sectores responsables como la Iglesia católica está haciendo llamamientos para encontra una salida constitucional. En un determinado momento se llegó a decir, por represenantes del propio Gobierno, que estaban dispuestos a ceder todo cuando las protestas estaban en su mayor auge. Posteriormente optaron por la represión, y echaron para atrás, y prácticamente no está dispuestos a regresar a un diálogo que lleve a elecciones. El arrinconamiento del régimen de Maduro, el cambio de Gobierno en El Salvador, con la llegada de la derecha.. son factores que pueden llevar a Ortega a encastillarse en el poder. Hace tiempo que el Gobierno ha dejado de actuar de manera racional y ahora se aferra al poder pensando que están en el mismo escenario que en los años 80. Y no están viendo que estamos en un contexto completamente distinto. Nicaragua tuvo bonanza por esa cooperación petrolera, que no entró en los presupuestos públicos sino en los presupuestos particulares de ellos, y ahora, a diferencia de los años 80, tienen mucho que perder, materialmente y económicamente. Como partido y como persona se han enriquecido mucho. Con lo que tienen, lo normal es que intentaran negocia, pero prefieren aferrarse al poder para no perderlo todo. Eso es muy grave para un escenario en el que se están volviendo abrir las heridas de una división en Nicaragua y que puede llevar a una confrontación interna. Y a diferencia de los años 80, la gran pregunta es ¿quién va a armar a la oposición? Porque con la ley de control de armas que hay en el país prácticamente todos los civiles estamos desarmados. Y las armas de alto calibre solo debería tenerlas la Policía, pero recientemene el director de la Policía ?que es consuegro de Ortega? dijo que todos los paramilitares [que manejaron armas pesadas durante las protestas] son policías encubiertos, legitimando su actuación. Recientemente ha trascendido un vídeo en el se escucha a la exministra de la Gobernación, Ana Isabel Morales, afirmando que la inteligencia del Ejército está trabajando en los barrios para identificar a los opositores.. Sí ha salido vídeo de la exministra de la Gobernación, en el que dice que los militantes del Frente Sandinista deben colaborar con la inteligencia de la Policía y del Ejército en las acciones de inteligencia y contrainteligencia contra los opositores. Cuando el espionaje político está prohibido, porque fue una práctica de los años 80. El Ejército salió a desmentirlo, pero hay altas sospechas de que se está produciendo. Hasta el punto de que ciertas compañías de telefonía móvil no son confiables, y la gente prefiere no utilizarlas. Lamentablemente estamos repitiendo la historia de Nicaragua. Pero es cierto, que lo que está sucediendo en Venezuela está opacando lo que ocurre en mi país. Y el interés por Nicaragua no puede sostenerse sobre más sangre. Lo que ha sucedido es suficiente para que España y la Unión Europea se interesen en lo que está sucediendo. Parece que se está repitiendo la historia en Nicaragua.. La generación que vivió la guerra de los 80 está destruyendo a la generación de la posguerra que pensaba no volver a vivir y repetir la historia. Pero lo que nos llevó a repetirla es que en Nicaragua no hubo un proceso de verdad, justicia y reparación de los años 80. Eso es quizá lo más emblemático que debería haber ahora. Que es crudo hablar de verdad y reparación, sí, pero no haberlo hecho de manera seria y responsable tendrá un costo de repetición. Pero en el Gobierno no hay sensibilidad para reconocer siquiera los 400 muertos por las protestas de ahora. Solo defienden una sola parte de la verdad, que ellos no tienen ninguna responsabilidad, y sobre ese escenario galopa la impunidad. Ya tenemos el ejemplo del exmagistrado Rafael Solís, que salió al exilio, que dice que el presidente de la República tiene el control del poder judicial. Y lo que sabemos todos en Nicaragua es que no hay separación de poderes. Estamos viviendo una nueva dictadura. ¿Imaginaba que las protestas que comenzaron por una reforma de la seguridad social por parte del Gobierno desembocarían en esto? Había un malestar cada vez mayor, sobre todo, por el tema de la corrupción, y porque se le estaban cerrando las puertas a las nuevas generaciones con el tema del aval político. Un aval expreso del secretario político del Frene Sandinista para optar a cualquier plaza del Gobierno. Cualquier empresa privada no corre el riesgo de contratar a un trabajador que haya sido tachado de opositor. Había una gran presión sobre la clase media, sobre los nuevos profesionales que no querían sufrir el yugo de la segregación político-ideológica para encontrar trabajo. Esto empeoró cuando una injusticia tan abierta al reformar la seguridad social poniendo la carga de la financiación, debido a la corrupción, a los afiliados ancianos. Y cuando ellos salieron a las calles a protestar fueron vapuleados por grupos pro-gobierno. Esto fue lo que generó una gran solidaridad por parte de muchos jóvenes de la universidad, que cuando fueron a apoyarlos recibieron más represión. En lugar de golpes, recibieron balas. Nosostros siempre pensamos que el Gobierno lo iba a gestionar de una manera más inteligente. Que desde el primer muerto se iba a detener. El presidente intentó revertir la reforma pero continuó la escalada de protestas y de violencia. El Gobierno no tuvo la claridad y la madurez de detener la escalada de violencia, hasta aplacar las protestas. Y pensó que por un triunfo de sangre y muerte iba a mantener su Gobierno. Este escenario permitió demostrar la verdadera cara de la dictadura. Ellos pensaban que con la bonanza económica ibamos a aguantarla. Lo chocante es que muchas de las víctimas son hijos y nietos de líderes revolucionarios sandinistas que lucharon contra una dictadura. Y que pensaban que nunca iba a correr más sangre ni iba a haber más cárcel y exilio para lograr la libertad en Nicaragua.
1
...