Infortelecom

Noticias de europa

10-11-2018 | Fuente: elpais.com
Los gestos de Macron y Trump
Los dos presidentes participan en la capital francesa en la conmemoración del centenario de la Primera Guerra Mundial. El francés quiere un ejército europeo y su homólogo estadounidense que Europa aporte más a la OTAN
10-11-2018 | Fuente: elpais.com
Las discrepancias en defensa tensan la reunión entre Trump y Macron
Ambos líderes participan en la conmemoración del centenario de la Primera Guerra Mundial en París. El francés quiere un Ejército europeo. Su homólogo, que Europa contribuya más a la OTAN
10-11-2018 | Fuente: abc.es
Trump y Macron liman asperezas y coinciden en aumentar la aportación militar de Europa
El presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, coincidieron este sábado en que Europa debe incrementar su aportación financiera a la defensa común y trabajar para reforzar sus capacidades militares. «Necesitamos compartir la financiación de nuestra defensa», aseguró Macron en una declaración a la prensa tras recibir a Trump en el Palacio del Elíseo para mantener una entrevista bilateral, precedida por un polémico tuit del estadounidense que calificó de «insultante» el deseo del francés de tener un ejército europeo. Trump mostró su «aprecio» por las palabras de Macron acerca de la necesidad de que Europa aumente su aportación, ya que su país desea «una Europa fuerte». «Lo más importante es la justicia, que la relación sea justa. Ahora Estados Unidos paga por proteger a Europa, y eso no es justo. EE.UU. debe financiar hasta cierto punto, pero hay límites (..) Deseamos ayudar, contribuir, pero hay otros países que deben echarse la mano al bolsillo para que la situación sea justa», señaló Trump. Aunque no estaba previsto que hablasen a la prensa antes de su reunión, el francés tomó la iniciativa para explicar que ambos abordarán asuntos como Irán, Siria, el comercio y África, además de «las capacidades estratégicas de Europa», que han suscitado las discrepancias en las últimas horas. Trump serio y palmadas en la espalda de Macron Trump compareció con rostro serio y crispado, mientras Macron, fiel a su estilo, buscó en todo momento el contacto físico con su interlocutor a través de continuas palmadas en la espalda y en las piernas al estadounidense. Nada más aterrizar anoche en París, Trump había escrito un mensaje en Twitter en el que consideraba «muy insultante» que Macron propusiese un ejército europeo «para protegerse a sí misma de EE.UU., China y Rusia». President Macron of France has just suggested that Europe build its own military in order to protect itself from the U.S., China and Russia. Very insulting, but perhaps Europe should first pay its fair share of NATO, which the U.S. subsidizes greatly!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) November 9, 2018El francés había realizado aquellas declaraciones en una entrevista radiofónica esta semana, en la que estimó que Europa «debe protegerse frente a China, Rusia, e incluso EE.UU.» tras la decisión de Trump de abandonar el tratado de eliminación de misiles nucleares de medio y corto alcance (INF).
10-11-2018 | Fuente: abc.es
El choque Trump-Macron por el Ejército europeo enturbia los fastos de París
El lenguaje «franco y directo» de Donald Trump, la contestación social y política de gran calado, y los silencios significativos de Angela Merkel sobre los grandes proyectos europeos de Emmanuel Macron eclipsaron este sábado la grandilocuencia verbal del presidente francés ante la conmemoración del centenario del Armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial el 11 de noviembre de 1918. Macron había concebido los actos conmemorativos en forma de «maratón-reconquista» de una opinión masivamente hostil: el 70% de los franceses tienen mala o muy mala opinión de su presidente. Durante seis días, la sucesión de actos conmemorativos se convirtió en un vía crucis de penoso resultado final: polémica nacional sobre la personalidad del mariscal Philippe Pétain, héroe militar durante la Primera Guerra Mundial, pero traidor a la patria y aliado de Hitler durante la Segunda. Macron hizo todo cuanto estuvo en su mano para evitar que Donald Trump y Vladimir Putin celebrasen una «cumbre» informal con motivo de la gran cita multinacional de este fin de semana. Evitado ese riesgo, que hubiese eclipsado, quizá, la presencia de 85 jefes de Estado y gobierno, reunidos en torno a Emmanuel Macron y su esposa, el lenguaje franco y directo del presidente de los EE. UU. comenzó dando un estacazo verbal poco diplomático al presidente francés. «Un proyecto insultante» Saliendo al paso del hipotético proyecto macroniano de crear un ejército europeo, Trump no dudó en responder, a través de Twitter, con una franqueza brutal: «El presidente Macron acaba de sugerir que Europa construya su propio ejército, para protegerse de los Estados Unidos, China y Rusia. Me parece un proyecto insultante. Lo que debiera hacer Europa es pagar su parte en la OTAN, que los Estados Unidos subvencionan largamente, desde hace décadas». Macron encajó sin rechistar ese ataque frontal. Tras un encuentro de trabajo con Trump, el presidente francés insistió en que «necesitamos compartir la financiación de nuestra defensa». Alusión sin compromiso concreto a las exigencias muy precisas del presidente norteamericano, que, sonriente y dando un espaldarazo a su anfitrión en la escalerilla del Elíseo, insistió: «Lo más importante es la justicia, que la relación sea justa. Ahora Estados Unidos paga por proteger a Europa, y eso no es justo. EE.UU. debe financiar hasta cierto punto, pero hay límites [..] Deseamos ayudar, contribuir, pero hay otros países que deben echarse la mano al bolsillo para que la situación sea justa». Apagado mal que bien el «incendio» provocado por Trump desde la escalerilla del avión a través de su cuenta en Twitter, Macron se reunió con Angela Merkel, a primera hora de la tarde del sábado en Compiègne (Oise), al norte de París, en el mismo vagón donde se firmó el Armisticio hace cien años. Se trataba de confirmar la amistosa fraternidad francoalemana, una «guinda» tradicional en todos los banquetes consagrados a la construcción política de Europa. En esta ocasión, los silencios de la canciller alemana y las próximas elecciones europeas recordaron de manera significativa el estado empantanado de las relaciones entre Francia y Alemania. Un saludo simbólico Merkel volvió a dar la mano a Emmanuel Macron en el mismo lugar donde Alemania aceptó su histórica derrota hace cien años. Gesto esencial y altamente simbólico, precedido por un interminable rosario de silencios: la canciller alemana no ha reaccionado ni apoyado de ninguna manera el más reciente de los proyectos macronianos. Silencio sobre el hipotético ejército europeo, víctima de más de medio siglo de proyectos siempre fracasados. Peor: ante las próximas elecciones europeas, Macron y Merkel «militan» en proyectos rivales, si no antagónicos. El presidente francés intenta promover un «frente progresista» que integre a diversos partidos y grupúsculos liberales o presuntamente tales, intentando romper el monopolio tradicional de conservadores y socialdemócratas en el Parlamento Europeo. La canciller alemana, por su parte, sigue siendo una personalidad esencial en el Partido Popular Europeo (PPE), cuyo primer candidato es un discípulo más o menos fiel y conservador de Angela Merkel. Tras tan agitada jornada, Emmanuel y Brigitte Macron recibieron a 85 jefes de Estado y gobierno en el antiguo salón comedor del Hotel de Orsay, reconvertido en Museo de Orsay. En ese hotel se hospedó temporalmente Azorín, enviado especial de ABC para cubrir un viaje real, un siglo antes de que Don Felipe y Doña Letizia realizasen el mismo viaje, con otro motivo. Otro español «presidió» esa cita: jefes de Estado y gobierno visitaron la gran exposición «Picasso Azul y Rosa». President Macron of France has just suggested that Europe build its own military in order to protect itself from the U.S., China and Russia. Very insulting, but perhaps Europe should first pay its fair share of NATO, which the U.S. subsidizes greatly!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) November 9, 2018Los actos conmemorativos del centenario del Armisticio terminarán este domingo, con dos actos ecuménicos. A última hora de la mañana, más de medio centenar de jefes de Estado y gobierno participarán en una ceremonia ante el Arco del Triunfo, construido a mayor gloria de la epopeya militar de Napoleón.A media tarde, los jefes de Estado y gobierno que lo deseen participarán en un Foro por la Paz, donde debieran glosarse las virtudes del multilateralismo. Está prevista la participación de Vladimir Putin. Trump ha declinado la invitación. Macron recibe a Trump en el Elíseo - Efe El presidente francés se queda solo en su gran proyecto continental Las ambiciones y proyectos europeos de Emmanuel Macron contrastan con su soledad y relativo aislamiento ante las próximas elecciones al Parlamento Europeo (PE). El último proyecto macroniano, la creación de un ejército europeo, es una «guinda» que ha presidido todos los fallidos intentos de construcción de una defensa europea, pilar continental de la OTAN. Francia rechazó de manera frontal el primer proyecto de Comunidad Europea de Defensa (CED) en 1954, que habían adoptado en vano, dos años antes, seis de los países fundadores de la antigua CEE. Décadas más tarde, los dos grandes partidos que dominan el Parlamento Europeo (PE), el Partido Popular Europeo (PPE) y el Partido de los Socialistas Europeos (PSE), son rivales del partido de Macron, en Francia, y de los eventuales aliados del presidente francés en el resto de Europa. Es difícil imaginar un proyecto político común entre los aliados europeos de Pedro Sánchez (PSOE) y Albert Rivera (Ciudadanos), probable aliado europeo de Macron. Angela Merkel tiene buenas relaciones personales con el presidente francés. Pero los miembros del PPE tienen prioridades políticas conservadoras propias, que no siempre encajan con los proyectos macronianos. Ante las próximas elecciones europeas, Macron desea que su partido, La República En Marcha (LREM), forme parte de un «frente progresista» contra un frente «ultranacionalista e iliberal». Sin embargo, los socialistas y socialdemócratas europeos no aceptarán fácilmente que Macron sea un «modelo progresista». Y los conservadores del PPE no podrán aceptar como «iliberales» a algunos de sus miembros, húngaros o polacos.
10-11-2018 | Fuente: as.com
Rubi: "El nivel del equipo está por encima del esperado"
El técnico confiesa que si el equipo es capaz de ganar en Sevilla presentará su candidatura a Europa, porque ve al grupo "para estar del siete para arriba".
10-11-2018 | Fuente: abc.es
Trump carga brutalmente contra el ejército europeo de Macron: «Es un proyecto insultante»
Choque relativamente brutal entre Donald Trump y Emmanuel Macron, antes siquiera de comenzar la gran celebración multilateral del centenario del Armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial (1914 - 1918). En el marco del «maratón de la reconquista» de una opinión pública hostil, Emmanuel Macron relanzó días pasados la eterna «guinda» de todos los «pasteles» de la seguridad europea: «Debemos ser capaces de construir un auténtico ejército europeo». Coincidiendo con su llegada a París, para participar, este sábado en la gran ceremonia multilateral concebida por Macron para celebrar el 11 de noviembre, día de la firma del Armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial, Donald Trump ha salido al paso del proyecto «macroniano», con una brutalidad muy personal, estimando que se trataba de unas declaraciones »insultantes». Donald Trump corta en seco el ultra teórico proyecto macroniano, en estos términos: «El presidente Macron acaba de sugerir que Europa construya su propio ejército, para protegerse de los Estados Unidos, China y Rusia. Me parece un proyecto insultante. Lo que debiera hacer Europa es pagar su parte en la OTAN, que los Estados Unidos subvencionan largamente, desde hace décadas». Anulado el proyecto de «cumbre» entre Trump y Putin, hoy o mañana, al margen de los festejos macronianos, los presidentes de los EE.UU. y Francia podrán «explicarse» este mismo sábado, durante un encuentro y comida de trabajo. Quizá sea posible esperar que Macron y Trump encontrarán las palabras imprescindibles para intentar explicar el «malentendido» sobre un hipotético ejército europeo, pilar continental de la seguridad europea. Pero Trump ha comenzado por destrozar cualquier ilusión, invitando al presidente de Francia a bajar a los suelos de una realidad harto prosaica. Los proyectos de ejército europeo se han sucedido desde los años 50 del siglo XX. En vano. Francia jamás ha renunciado a su política militar independiente, gracias al arma nuclear. Y el resto de los Europeos jamás han deseado volver a relanzar el viejísimo proyecto de Comunidad Europea de Defensa (CED), dinamitado por Francia en 1954. Existen una infinidad de proyectos y realidades de colaboración militar europea, tan interesantes como limitados. No es un secreto que la seguridad continental reposa en el «paraguas» militar de la OTAN, pagada masivamente por los contribuyentes norteamericanos, desde su fundación. La hipótesis de un «pilar europeo» de la OTAN se ha discutido en infinidad de ocasiones, con un éxito modestísimo. El encuentro de trabajo entre Trump y Macron, en el Elíseo, debiera confirmar los nuevos «perfiles» de esa realidad histórica.
10-11-2018 | Fuente: abc.es
El perenne desencuentro
Donald Trump partió ayer con Melania hacia Francia a conmemorar el final de la Primer Guerra Mundial, aquel consumado colapso de civilización que, tras convertir Europa en un inmenso matadero y cementerio, abría la puerta al comunismo y al nacionalsocialismo para convertirse el XX en el siglo europeo de fosas y hornos crematorios de las dos ideologías redentoras y asesinas. Dos veces en un cuarto de siglo cruzaron los soldados norteamericanos el Atlántico para salvar a Europa de sí misma. Pero hoy como entonces, son los europeos los que pretenden dar lecciones a los norteamericanos, sobre democracia o cómo votar. Los europeos, que han sido fascistas, comunistas y nazis y después en su inmensa mayoría socialdemócratas, se llamasen socialistas o democristianos, sumisos al Estado como antaño lo eran a los reyes absolutos. Trump se fue a Europa después de dos actos uno ignorado y otro muy jaleado por la prensa norteamericana y europea, furiosa en su hostilidad al presidente. Lo ignorado ha sido su comunicado solemne en homenaje a los asesinados y perseguidos por el comunismo, con motivo del Día de Recuerdo a las Víctimas. Más de cien millones de seres humanos inocentes han sido bestialmente asesinados en estos pasados cien años en el altar de la justicia social y el paraíso igualitario marxista. Pues los líderes europeos, esos que se citan para recordar en París, han olvidado a esos cien millones de víctimas del comunismo, ideología surgida de la exquisita Europa para enfangar en sangre el mundo. El presidente de EE.UU. ha firmado además un decreto que inhabilita al inmigrante ilegal en EE.UU. para un futuro permiso legal de residencia. En EE.UU., dijo, se puede entrar legalmente por puestos fronterizos, no al asalto. Que es lo que pretende la columna de centroamericanos agitada por el activismo izquierdista. EE.UU. tiene derecho a defender sus fronteras y con este presidente lo hará. Además hay lío como siempre con el recuento de votos en Florida. Pero Trump se ha ido feliz a «una bonita ceremonia en Paris», satisfecho tras unas elecciones con cuyo resultado vivirá bien y llegará mejor que otros al 2020.
10-11-2018 | Fuente: abc.es
La Europa de la Defensa, el gran proyecto de Macron y los liberales europeos para las elecciones
Europa no podrá defenderse sin un «auténtico ejército europeo»; Europa debe protegerse de «forma más soberana sin depender únicamente de EE.UU.», sentenció esta semana el presidente francés, Emmanuel Macron. Macron ha vuelto a apelar a su gran proyecto europeo, la Iniciativa Europea de Intervención (IEI), en un momento en el que, empantanado en una nueva polémica al elogiar al Mariscal Pétain recordándolo como un «gran soldado» en la Primera Guerra Mundial, los sondeos le sitúan muy cerca de su «archienemiga» Marine Le Pen (ganadora en 2014) de cara a las próximas elecciones europeas. «No protegeremos a los europeos si no decidimos tener un verdadero ejército europeo. Frente a Rusia, que está en nuestras fronteras y ha demostrado que puede ser amenazante (..) debemos tener una Europa que se defienda más, sin depender solo de los Estados Unidos y de una manera más soberana», agregó el presidente francés en una entrevista con la cadena de radio Europe 1 a principios de semana. Macron ha contado con el aplauso del líder de los liberales europeos (la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa, ALDE) y exprimer ministro belga, Guy Verhofstadt: «El presidente Macron saca las conclusiones correctas de la política de Trump "América-Primero". Si queremos garantizar nuestra seguridad europea, debemos agarrar nuestro destino con nuestras manos mediante la integración progresiva de las fuerzas de defensa europeas en un ejército europeo», tuiteó el pasado miércoles. President Macron draws the right conclusions from Trump?s ?America-First? policy. If we want to guarantee our European security, we need to take our destiny into our own hands by progressively integrating European defence forces into a European army ??? https://t.co/dIaICIpFSQ? Guy Verhofstadt (@guyverhofstadt) 7 de noviembre de 2018Frente europeo Macron-Ciudadanos Esta sincronía de pensamiento llega en unos días en los que se celebra en Madrid el Congreso de ALDE y donde la formación de Macron, La República en Marcha, y la que lidera en España Albert Rivera, Ciudadanos, han aunado sus fuerzas de cara a las próximas elecciones europeas del próximo mes de mayo. «La Europa de la defensa progresó más en un año que en 60 (..) Objetivo: fortalecer la capacidad de los europeos para actuar de manera autónoma y garantizar su seguridad», agregó también esta semana la ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, al comentar el encuentro en París de los nueves países signatarios (Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Estonia, Francia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido) del proyecto macroniano de Defensa, al que se sumará también Finlandia. De la mano de Macron, los liberales europeos creen que Europa debe dar una marcha más en uno de los campos donde apenas ha habido integración europea. En el marco de la «Europa de la defensa», la IEI acompaña a la Cooperación Estructurada Permanente en Defensa (PESCO), que con 25 países miembros (sin Reino Unido) y su carácter integrador, avanza más lentamente de a lo que al presidente francés le gustaría. La integración de la UE supone un desafío en materia de soberanía que no están aún dispuestos a asumir buena parte de los Estados miembros. Con la experiencia de la unión económica y monetaria y la crisis económica y del euro, la mentalidad «macroniana» para la integración europea en Defensa conecta en parte con el escenario 3 planteado en 2017 por el todavía presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en el Libro Blanco sobre el futuro de Europa: «Los que desean hacer más, hacen más; la UE de los 27 sigue funcionando como en la actualidad, pero permite a los Estados miembros que lo deseen una mayor colaboración en ámbitos específicos, como la defensa, la seguridad interior o los asuntos sociales». Pese a formar ambos parte de la IEI, Macron criticó hace unas semanas la decisión del Gobierno belga de comprar 34 aviones de combate estadounidenses F-35 (por un valor total de 4.011 millones de euros), de la empresa Lockheed Martin, «en lugar de una oferta europea» como los europeos Rafale y Eurofighter, para unirse así a países como Noruega, Italia, Dinamarca, Reino Unido y Países Bajos (estos dos últimos también firmantes de la IEI) como participantes del programa norteamericano de los F-35, según recogió el periódico belga «La LibreBelgique». Ante las críticas de su socio francés, el ministro de Defensa belga, Steven Vandeput, de los nacionalistas flamencos, se defendió arguyendo que la oferta de los estadounidenses era la mejor de acuerdo con «nuestros siete criterios de evaluación». Para el analista francés especializado en Defensa, Michel Cabirol, este último movimiento de Bélgica, «corazón y pulmón de la Europa política», demuestra la falta de perspectivas de la «Europa de la Defensa» y que se trata más de un proyecto político que una realidad alcanzable a medio plazo. «Hay países que sí que quieren promocionar esa idea, pero hay también otros que prefieren la unidad y que lo ven con cierto riesgo dejar a determinados países atrás. Sin embargo, estos grupos de países avanzados también cambian; en términos de Defensa es un grupo, en Schengen es otro, en el euro, otro.. no siempre es el mismo grupo y lo hace más complicado. Muchos analistas dicen que el grupo del euro es un grupo fuerte que puede avanzar mucho más que los demás, en Unión Bancaria tal vez sí, pero por otro lado está Italia, con la que hay muchas diferencias en cuanto a desarrollo económico», explica a ABC el analista austriaco Paul Schmidt, editor del libro «The Future of Europe-Views from the Capitals». En términos parecidos se expresó hace un mes el embajador francés en España, Yves Saint-Geours, al afirmar que Francia conecta con Italia en la Unión Económica y en la Industria; «pero con la inmigración tenemos un problema claro, un problema que puede antagonizar a los europeos». La oposición al Gobierno de Macron no comparte su optimismo sobre la Europa de la Defensa. «No creo en esta fantasía de un ejército federal europeo, porque un ejército es algo que requiere una concentración del poder de decisión, ya se intentó después de la Segunda Guerra Mundial y fracasamos», afirmó el líder del partido conservador Los Republicanos, Laurent Wauquiez. Pese a los proyectos y la voluntad política de algunos países miembros, la Europa de la Defensa -creen los analistas consultados por ABC- se asemeja de momento más a una quimera liderada principalmente por Francia, más eficaz en al protección de los intereses industriales y políticos del núcleo de vanguardia, que a una realidad próxima para los europeos y sus ejércitos. A Donald Trump no le ha gustado la propuesta de Macron de «un ejército europeo» y se lo ha hecho saber al aterrizar en París para participar en el centenario del final de la Primera Guerra Mundial: «El presidente francés Macron acaba de proponer que Europa construya su propio ejército para protegerse a sí misma de Estados Unidos, China y Rusia. Muy insultante, pero ¡quizás Europa debería primero pagar su parte justa de la OTAN, que Estados Unidos subvenciona en gran parte!», tuiteó en la noche del viernes el presidente de EE.UU.