Infortelecom

Noticias de europa

01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Parlamento Europeo pide a los líderes de la UE que no se crucen de brazos en Siria
Todos los grupos políticos europeos reclamaron ayer a los jefes de gobierno de la UE, que se reúnen hoy en Bruselas, que pongan fin al drama humano que se vive en la ciudad siria de Alepo. La única discrepancia en el debate que se celebró en la sesión plenaria de la Eurocámara fue entre los que defienden y quienes condenan la actitud de Rusia en la guerra civil siria, esencialmente por su apoyo al régimen de Bashar al Assad. Pero el mensaje general fue que Europa no puede seguir impasible ante lo que está sucediendo. El tono de los discursos no eludió la crítica a la gestión que ha hecho hasta ahora Occidente de este conflicto. El líder del Partido Popular Europeo, Manfred Weber, aseguró que la comunidad internacional «ha fallado a Siria» en este momento tan terrible. Sin embargo, en cuanto al papel de Rusia, el portavoz popular insistió en que Vladímir Putin «tiene las manos manchadas de sangre», mientras que su colega liberal, el belga Guy Verhofstadt, dijo que es «demasiado cínico» acusar solo a Rusia de ser responsable de una situación en la que los errores de los europeos han tenido también graves consecuencias. La víspera se habían dirigido a la Eurocámara las dos mujeres galardonadas este año con el premio Sajarov a la libertad de conciencia, Nadia Murad y Lamiya Aji Bachar, yazidíes iraquíes convertidas en esclavas sexuales por Daesh. Ambas reclamaron que los autores de estas atrocidades sean castigados por un tribunal internacional. Ayer esa petición fue recogida por el grupo socialista, cuyo líder Gianni Pittella dijo que los líderes europeos están obligados a dar «respuestas adecuadas» en la cumbre de hoy. El propio presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, pidió a los gobiernos nacionales que empiecen a «dinamizar la industria de la defensa común» europea, porque «la seguridad depende de la credibilidad, y la credibilidad depende de no ser solo una potencia blanda, dulce». La UE prepara en la actualidad el lanzamiento de una propuesta de cooperación reforzada para que los países que lo deseen puedan empezar a integrar sus políticas militares.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Me duele Siria, me duele Alepo
Alepo es un golpe directo al corazón y a la cabeza, un lugar al que nadie desearía volver en estas circunstancias. Desde que la ciudad quedó partida en dos en el verano de 2012 ha trasladado todos los trágicos componentes de la guerra siria a sus calles: una guerra en la que no hay líneas rojas. Durante los primeros años ?hasta que grupos radicales como el Frente Fatah Al Sham, brazo de Al Qaida en Siria, se hicieron con el control de la oposición?, la mayor parte de la prensa extranjera trabajaba en la zona oriental. Esa es la parte más castigada por los bombardeos y el uso de aviación en zonas civiles tiene un efecto devastador. Esa son las imágenes que vemos cada día en los medios gracias a los activistas de la oposición y a las breves visitas que podemos hacer estos días los periodistas occidentales que nos encontramos por aquí. Nuestro trabajo se desarrolla en una rutina de explosiones, granadas de mortero, cazas sobrevolando, disparos, secuestros, cortes de agua, luz? Los reporteros extranjeros que viajamos ahora a Siria lo hacemos con un visado del Gobierno y trabajamos en la zona occidental de la ciudad. Nuestro trabajo se desarrolla en una rutina de explosiones, granadas de mortero, cazas sobrevolando, disparos, secuestros, cortes de agua, luz? Pero las imágenes y las condiciones de vida son incomparables a un lado y otro de Alepo. Nos movemos en grupo, con el resto de periodistas extranjeros que se encuentran en la ciudad y siempre con los permisos pertinentes antes de visitar cada barrio recuperado por el Ejército. Siempre contamos con la presencia de funcionarios del ministerio de Información a nuestro lado, y nos alojamos en el mismo hotel en el que está el cuartel general de la ONU, una torre bunquerizada de veintidós pisos que ofrece agua corriente, electricidad y una frágil conexión a internet, que va y viene dependiendo de la situación. Una torre en la que una noche de alojamiento cuesta el triple de lo que gana un sirio en un mes: unos 190 euros. Como los funcionarios del organismo internacional, somos privilegiados en medio de esta selva del dolor. Nuestra principal preocupación, una vez escrita la crónica del día, es que la conexión nos permita enviarla a tiempo. Desde la planta 22 la vista es soberbia: un mirador hacia la guerra que ves, pero que no te golpea. La antigua capital económica del país no tiene electricidad y en la noche suena al ronroneo de los generadores y los bombardeos en la zona oriental. Uno tras otro, de forma machacona. Y piensas:¡Qué inmenso horror será vivir allí, bajo el fuego, con tus hijos contigo! Me duele Alepo y me duele Siria porque es un país que conozco desde que comencé a viajar a Oriente Medio. Junto con Irán siempre ha sido uno de mis destinos preferidos. Desde el estallido del levantamiento contra Bashar al Assad he viajado en más de veinte ocasiones y he visto el paso de la revolución a la guerra. El verano pasado acompañé también a los sirios que escapaban a Europa por la ruta de los Balcanes? pero por mucho que viajas, lo vives y lo escribes, nunca puedes ponerte en su lugar. En Alepo ocurre lo mismo: llegas, ves y estás deseando largarte porque vivir aquí es un milagro. ¿Cómo no van a intentar buscar una nueva vida entre nosotros?
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Suecia dice no a «Puerto Putin»
El plan de una empresa rusa de alquilar el puerto de Slite, en la isla de Gotland, como base en territorio sueco para la construcción del gasoducto Nord Stream 2, ha sido rechazado por el gobierno municipal después de los temores expresados por los ministros de Defensa y de Asuntos Exteriores de Suecia. «Puerto Putin», como empezaba a conocerse el proyecto debido a las relaciones que la empresa Nord Stream, una filial de Gazprom, tiene con el mandatario ruso, es un ejemplo más del temor que Rusia empieza a provocar entre sus vecinos del norte, sobre todo después de la invasión de la península de Crimea y el aumento de la militarización en la región del Báltico que se ve en los últimos tiempos. «Vamos a decir no al alquiler del puerto a Nord Stream», ha confirmado Tommy Gardell, presidente del consejo municipal de Gotland, a la agencia de noticias sueca TT. Renunciar a este acuerdo podría significar una pérdida de ingresos para las arcas municipales de entre 25 y 60 millones de coronas suecas (dos millones y medio a seis millones de euros), algo que los representantes socialdemócratas consideraban de vital importancia para poder asumir mayores gastos en salud y servicios sociales, según explicó al diario Dagens Nyheter Björn Jansson su portavoz en la asamblea regional. Sin embargo, el primer ministro Stefan Löfven estaría dispuesto a negociar una compensación económica para la isla ya que la decisión dependía por entero de las autoridades locales. Para evitar que en el futuro se puedan producir situaciones parecidas, la ministra de Asuntos Exteriores, Margot Wallström ha indicado que el ejecutivo revisará la legislación a fin de otorgar poderes más amplios al gobierno central en circunstancias como esta, donde la defensa del territorio está en juego. El ministro de Defensa, Peter Hultqvist, se había manifestado contrario a alquilar el puerto de Slite debido a las numerosas actividades militares que se llevan a cabo en la zona, donde ha vuelto a establecerse una guarnición del ejército ante la escalada de tensión que se vive en esta estratégica isla del Báltico. También el vicepresidente norteamericano en una visita a Estocolmo había declarado que Nord Stream 2 era un «mal acuerdo» para Europa. Clave para el dominio aéreo y marítimo La isla de Gotland, uno de los destinos turísticos preferidos por los suecos, es, a juicio de algunos expertos, un lugar fundamental para la defensa del Báltico. Dado que Rusia ya tiene Kaleningrado (un enclave situado entre Lituania y Polonia), el control de Gotland le proporcionaría el dominio aéreo y marítimo de la región en caso de conflicto. Aunque, por el momento, no hay temor de que Rusia invada territorio sueco, es una base necesaria para la NATO si alguna de las repúblicas bálticas se viera atacada. Victor Tatarintsev, embajador ruso en el país escandinavo, declaró recientemente a la televisión local SVT que Rusia «no tiene planes para invadir Suecia» y, desde hace tiempo, acusa a los suecos de inventar historias inspiradas en las películas de James Bond. La desconfianza que inspiran los rusos ha tirado por tierra un proyecto comercial que hace cuatro años no supuso ningún problema, ya que no es la primera vez que la construcción del gasoducto entre Rusia y Alemania recurre al puerto de Slite como base de operaciones. Para algunos, vuelven los años de la guerra fría.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Reino Unido necesitará diez años para un acuerdo comercial con la UE
Cada vez se acumulan más indicios de que la salida de la UE tras 43 años en el club europeo no será el paseo militar que anunciaba la campaña del Leave. El embajador británico ante la UE, el experimentado sir Ivan Rogers, ha advertido en privado a su Gobierno que se necesitarán al menos diez años para cerrar un nuevo acuerdo comercial con Europa tras el Brexit. Esos plazos contradicen por completo los de los brexiters, quienes aseguraban que una vez activado el artículo 50 que inicia la salida, previsto para finales de marzo, en solo dos años el Reino Unido cerraría un nuevo convenio comercial con Europa. Theresa May, que asiste desde hoy a una cumbre de la UE, se negó a comentar a su llegada a Bruselas lo que ha dicho su embajador. La primera ministra se limitó a repetir sus lugares comunes: «Estamos dejando la UE y queremos un proceso tan ordenado y suave como sea posible, no solo por nuestro interés, también por el de Europa». A pesar del soniquete de fanfarronería habitual del Ejecutivo británico, lo cierto es que su país sería el máximo perjudicado si no se llega a un acuerdo comercial tras el Brexit, porque el 44% de las exportaciones británicas van al resto de la UE, mientras que para los 27 el Reino Unido solo les supone el 10% de las suyas. May no ha sido invitada hoy a la cena de líderes europeos en la cumbre de Bruselas. Los portavoces del Gobierno británico minimizan el desplante explicando que es un ejemplo más de que ya se visualiza en serio que el país está dejando Europa. También señalan que comprenden que los dirigentes de los 27 necesitan que preparar en privado su estrategia negociadora, tal y como hace el Ejecutivo de May. Punto de vista de Bruselas El portavoz del Número 10 se ha desmarcado de las advertencias de su embajador ante la UE diciendo que ha ofrecido el punto de vista de Bruselas, no el del Gobierno británico. Sir Ivan Rogers fue el principal asesor de Cameron en su acuerdo con la UE previo al referéndum. El aviso del embajador encaja con las palabras esta misma semana del ministro de Economía, Philip Hammond, del sector más realista y pragmático del Ejecutivo de May, quien ha abogado por un acuerdo de transición con Europa una vez que concluyan los dos años de negociaciones de salida. Hammond sabe que una ruptura letal sería muy dañina para la City de Londres, la principal industria del país. En esa misma línea, un estudio del banco HSBC y la Universidad de Oxford advierte que las exportaciones de servicios en lugar de crecer caerán un 4% de aquí a 2030 si no se logra un nuevo acuerdo comercial. El dato de paro del último trimestre hasta octubre, publicado el miércoles, ha sido en apariencia excelente: tasa del 4,8% de desempleo, con 1,6 millones de desocupados. Pero los economistas locales avisan de que el mercado laboral comienza a dar síntomas de enfriamiento tras el Brexit.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Europa pide una evacuación segura de Alepo y la protección de sus habitantes
El llamamiento del alcalde de los barrios orientales de Alepo a los líderes europeos para que «salven su ciudad» trajo este jueves la guerra de Siria al corazón mismo de la UE, al sacrosanto edificio Justus Lipsius de Bruselas. La dramática situación de los habitantes de esta ciudad centró la reunión del Consejo Europeo, en conexión con los esfuerzos del Consejo de Seguridad de la ONU promovidos por Francia y España y con los que se anuncian a través de la OTAN, que volverá a contactar formalmente con Rusia el mismo lunes, también con el conflicto de Siria encima de la mesa. Brita Hagi Hassan, el responsable de los barrios rebeldes de la segunda ciudad de Siria fue invitado a hablar ante los máximos dirigentes de los países europeos a los que advirtió de que «los 50.000 habitantes de la zona este de Alepo ya no esperan más que la muerte, después del fracaso de la comunidad internacional» y de que la historia será rigurosa con los que abandonen a los inocentes. «Necesitamos urgentemente una alianza internacional para forzar al régimen y a las milicias iraníes a que respeten el alto el fuego para que se pueda organizar la evacuación en paz de los civiles. La historia señalará el silencio de la comunidad internacional ante los crímenes contra la humanidad que se cometen en Siria». Evacuación segura Además de las menciones de rigor en el documento de conclusiones, los europeos asumieron por unanimidad una declaración promovida inicialmente por Francia y Alemania en la que piden una evacuación «segura y digna» de los habitantes de Alepo este, una asistencia y protección incondicionales de esas personas, de acuerdo con las leyes humanitarias y una protección efectiva del personal médico y los hospitales en todo el país. Los dirigentes de los (todavía) Veintiocho acordaron abordar primero los demás asuntos del programa de la cumbre y dejar la cuestión siria para el final. Así pasaron rápidamente por el capítulo dedicado a la inmigración y la crisis de los refugiados, en el que nuevamente decidieron que no estaban de acuerdo en el reparto de la tarea de acogida y que por tanto se daban más tiempo para llegar a un consenso «durante la presidencia maltesa», es decir que tardarán seis meses más. También tuvieron ocasión de agradecer al presidente de Níger sus buenos oficios para contener la avalancha de migrantes africanos, que han bajado de 70.000 al mes en mayo a apenas 1.500 en noviembre. Acuerdos de Minsk También ventilaron sin grandes discusiones la renovación de las sanciones a Rusia, que teóricamente no están relacionadas con la situación en Siria, pero sí en el marco de las difíciles relaciones en general con el presidente Putin. En realidad se trataba de marcar el reconocimiento de que el acuerdo de Minsk sobre Ucrania no se cumple y la única discusión fue si se extiende por seis meses, como finalmente se acordó, o por doce. En cuanto a Ucrania, los jefes de Gobierno aprobaron también -no sin algunas reticencias- el documento legalmente vinculante que se añadiría al tratado de asociación con este país, para que el Gobierno holandés pueda justificar su ratificación a pesar de que hubo un referéndum de iniciativa ciudadana que pedía lo contrario. Ese documento clarifica que el tratado en cuestión no significa que Ucrania vaya a ser miembro de la UE, ni a recibir más ayuda económica, ni que sus ciudadanos vayan a poder entrar en la UE sin visado. Se entiende que en este contexto varios países, Polonia entre ellos, hayan dicho que la declaración desvirtúa el tratado de asociación y es un compendio de la voluntad de Rusia. En todo caso, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció que el lunes se celebrará la primera reunión del Consejo OTAN-Rusia desde la elección de Donald Trump. Y aunque la discrepancia entre Moscú y Occidente empezó con Ucrania, la guerra de Siria es ahora el mayor punto de tensión, dado que tanto EE.UU. como la UE acusan a Moscú de ayudar al régimen sirio a cometer crímenes contra la humanidad. A no ser que Trump prefiera cambiar el guión.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al Assad celebra «la victoria» de Alepo
La esperanza se hizo realidad en Alepo y el proceso de evacuación de los barrios orientales ya está en marcha. Decenas de vecinos de Saladino, uno de los dos últimos bastiones opositores, esperaban en el cercano Ramusa la salida de los autobuses para poder entrar y ver sus casas. «Es un día de fiesta para toda Siria. Mataron a mis dos hijos, tengo ocho nietos huérfanos a quienes tengo que cuidar? son perros y deben salir», eran las crudas palabras de Husein Mehid, que acusaba «a Europa y los países del Golfo de enviarnos a estos terroristas». El grito antioccidental, antiturco y antipaíses del Golfo era unánime: aquí solo Rusia e Irán tienen el favor de esta parte de la población que celebraba la victoria del Ejército de Al Assad en Alepo. El escenario elegido para la evacuación es apocalíptico, con edificios carcomidos por las balas, otros semihundidos por los bombardeos y familias metidas en ellos, asomadas a los balcones que parecían se podían derrumbar de un momento a otro. Nadie se quería perder lo que el presidente Bashar al Assad calificó este jueves de «victoria histórica» que «cambiará la situación mundial y regional», según un mensaje de vídeo colgado en su cuenta de Twitter. El Ejército y la Policía acordonaban la zona por la que salían los autobuses de línea de color verde y ambulancias, y en la que también había presencia rusa. La partida de los primeros veinte autobuses provocó insultos y disparos al aire de alegría. En su interior, 1.150 personas abandonaron la zona oriental, enfermos y heridos acompañados por sus familiares. En los próximos días continuará una operación que ha sido posible gracias al acuerdo a cinco bandas entre Rusia, Turquía, Siria, oposición e Irán. La voz de los iraníes fue una de las claves para que la evacuación se retrasara 24 horas. La república islámica puso sobre la mesa la evacuación simultánea de enfermos y heridos de Fua y Kefraya como condición para terminar la ofensiva en Alepo, y lo logró. Estas dos localidades chiíes de la provincia de Idlib llevan años cercadas por los opositores, e Irán logró que 4.000 enfermos y heridos puedan superar el cerco en los próximos días. «Irán nunca abandona a los suyos y por eso luego la gente pelea a muerte por ellos», comentaba un funcionario del Gobierno sirio al conocer el inicio de la evacuación simultánea en Alepo, Fua y Kefraya. «Yo no quiero que se marchen así, exijo justicia y que paguen por lo que han hecho. ¡Justicia y venganza, que paguen por la muerte de mi hijo!» «Yo no quiero que se marchen así, exijo justicia y que paguen por lo que han hecho. ¡Justicia y venganza, que paguen por la muerte de mi hijo!», gritaba Abdul Based Habash sin poder contener la ira. También esperaba el fin de la evacuación para volver a su casa, pero deberá tener paciencia porque la operación durará varios días, ya que «hay unas 50.000 personas» aún atrapadas, según revelaron fuentes turcas a Reuters. Después de apoyar durante años a los opositores para mantener su lucha armada en Alepo, el presidente, Recep Tayyip Erdogan, cambió de estrategia en verano para centrarse en proteger su frontera de los kurdos y de Daesh, lo que supuso el principio del fin del sueño opositor de establecer una capital alternativa a Damasco en la segunda ciudad del país. Erdogan trató de asumir protagonismo en la evacuación y, en una comparecencia en televisión, reveló que mantuvo al corriente de todo a su homólogo estadounidense, Barack Obama, y al presidente ruso, Vladímir Putin, que es quien de verdad tiene el poder sobre el terreno. Los turcos se plantean ahora levantar un nuevo campo en su territorio para acoger a los desplazados tras la derrota opositora. Rusia es la que ejerce el papel de potencia sobre el terreno tanto en la guerra como en esta evacuación en la que se ha erigido en país supervisor. El asesor humanitario de la ONU para Siria, Jan Egeland, señaló que los rusos detallaron al organismo internacional «cómo se realizará la evacuación y han confirmado que la supervisarán y que será una evacuación rápida, sin burocracia, no intrusiva, y que los evacuados no sufrirán ningún daño». Egeland informó de que la ONU fue «invitada» por Moscú a «asistir a las operaciones de evacuación» y aseguró que habrá una «pausa» en los bombardeos sobre Idlib durante la llegada de los miles de desplazados de Alepo. Guerra calle por calle Hamzi caminaba con su padre, ajeno al tumulto formado por los periodistas y vecinos que esperaban el paso de los autobuses. No salió de Saladino en todos estos años. La guerra en Alepo ha sido calle por calle, y en el caso de Saladino la mitad del barrio quedó en manos del Gobierno y la otra mitad en las de los opositores. «Ya es suficiente, solo quiero que regrese la gente a sus casas y vuelva la vida, solo quiero ver de nuevo vida en estas calles», confesaba con rostro cansado mientras pasaba con cuidado entre los escombros de una de las barricadas levantada para evitar a los francotiradores. La salida de los primeros autobuses se produjo a mediodía y el tráfico no se detuvo en toda la jornada. Los que quieran quedarse deberán entregarse a las autoridades primero para regularizar su situación, también el canal Al Mayadeen aseguró que algunos autobuses especiales enviados desde Turquía sacarán a los combatientes extranjeros. Los vehículos salen por la misma carretera que emplearon los grupos armados para romper en septiembre el cerco impuesto por el Ejército formando una gran caravana que medios como la agencia rusa Sputnik calificaron de «la caravana de la vergüenza y de la infamia». Los medios oficiales sirios celebraron la victoria militar sobre unos opositores «derrotados y humillados». La batalla por Alepo termina después de cuatro años y el precio pagado es enorme, pero la guerra en Siria continúa.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Cuatro muertos en disturbios por falta de efectivo en Venezuela
Los caraqueños pasaron la noche del viernes en vela junto a la sede del Banco Central de Venezuela, a una manzana del Palacio de Miraflores, sede del Gobierno, tras la decisión del presidente, Nicolás Maduro, de decretar la muerte del billete de 100 bolívares. A pesar de que la entidad estará cerrada durante este fin de semana, los ciudadanos hicieron una cola gigantesca, que daba tres vueltas, para cuando este lunes reabran las ventanillas poder cambiar los billetes prohibidos. Disponen de apenas cinco días para la operación de canje, pero los nuevos billetes siguen sin aparecer. El problema se agrava porque solo en dos ciudades, Caracas y Maracaibo, hay oficinas del Banco Central, única entidad en la que se puede realizar la operación. Sus 150 ventanillas son insuficientes y hay muy poco tiempo para atender a tantos clientes con los billetes ahora ilegales, pero que representan la mitad de la masa monetaria. Lo peor es que el Banco estatal no entrega a cambio nuevos billetes, solo un comprobante del importe, lo que obligará a hacer una nueva cola ante la entidad emisora, canjearlos a menor precio en el mercado o esperar que los Bancos privados puedan recibir los depósitos. Los venezolanos nunca han vivido semejante desgracia con su dinero, que ahora no vale nada. Incluso temen que la crisis degenere en un nuevo «corralito» en el que no puedan sacar dinero de verdad del Banco. En los últimos días ha habido saqueos, protestas y? disturbios con muertos en Callao (Bolívar), denuncia el diputado Ángel Medina En 2008, en tiempos del desaparecido Hugo Chávez, también hubo una conversión monetaria. Pero, a diferencia de la actual, fue pacífica. En los últimos días ha habido saqueos, protestas y? disturbios que se han saldado con cuatro muertos en Callao (estado Bolívar), según el diputado opositor Ángel Medina. Más de diez estados del país, la mayoría periféricos, se han visto especialmente afectados por la medida de Maduro de eliminar el billete de 100 bolívares, cuyo motivo real no está aún claro para los ciudadanos. Para contrarrestar el malestar ciudadano, el chavismo movilizó a sus seguidores, que este sábado marcharon en Caracas procedentes de distintos puntos del país. A los miles de partidarios del Gobierno chavista se sumaron motoristas y funcionarios, convocados por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, oficialista). Maduro aseguró que la retirada de los billetes ha sido para combatir a supuestas mafias de Colombia, Miami y España que habrían «acaparado la moneda para traficar con ella». Sin embargo, algunos analistas temen que, en realidad, el Banco Central se haya quedado sin reservas y no haya dinero para pagar los salarios de los funcionarios ni las pensiones. El próximo día 20 las entidades bancarias esperan recibir los nuevos billetes de 500, 1.000, 2.000 y 20.000 bolívares. La conversión monetaria ha sido brutal, con una depreciación de más de 1.000% del bolívar, una razón para ocultar la verdadera situación. Desastre en Delta del Amacuro El diputado opositor José Antonio España informó este sábado de que en Delta del Amacuro «no hay comida, ni gasolina, ni bolívares, solo hay desastre y desolación». «El gobierno nacional, municipal y regional ha convertido a Delta Amacuro en un desastre, abandono es lo que reina en el Delta y Tucupita», agregó el diputado España. También consideró que este caos es culpa de las malas políticas del Ejecutivo: «Ha implementado la peor política económica, la más errática (..) retirar el billete que teníamos de mayor denominación, para colocar un billete de 500 bolívares que ya no vale nada y que además no existe: es acabar con la Navidad del venezolano». Un grupo de personas hace cola en las inmediaciones del Banco Central de Venezuela, este viernes en Caracas- EFE ¿Por qué Maduro retira los billetes de 100 bolívares? Maduro asegura que la orden de retirar los billetes de cien bolívares es para golpear a las mafias internacionales. «Con eso le quemamos las manos a las mafias de Cúcuta (Colombia), Miami y Europa. Más de 300.000 millones de bolívares se quedaron allá», sostiene. Para que no ingrese esa masa de dinero «prohibido», ordenó cerrar la frontera que comparte con Colombia durante 72 horas prorrogables. Esta medida responde a la supuesta «extracción de papel moneda» en Colombia. Maduro denuncia así el supuesto robo y contrabando de billetes desde ese país.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Juan Manuel Santos: «Nadie le ha dado más duro a las FARC que este servidor»
Juan Manuel Santos (Bogotá, 1951) tiene una ardua tarea hasta que termine su mandato en agosto de 2018: el postconflicto. Una etapa más dura, reconoce, que llegar a la paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras más de medio siglo de conflicto armado. El Nobel de la Paz que acaba de recibir en Oslo ha sido un espaldarazo después de meses de infarto: el inesperado rechazo en las urnas de los acuerdos de paz, luego reformados y refrendados ya solo por el Congreso. Antes de viajar a Roma ?y reencontrarse con el expresidente Álvaro Uribe en una audiencia con el Papa? recibió a ABC en la Embajada de Colombia. -El hecho de que los acuerdos de paz fueran refrendados por el Congreso y no en las urnas, como ocurrió el 2 de octubre, ¿les resta legitimidad? -No, primero porque yo me había comprometido con el primer acuerdo a refrendarlo sin estar obligado a hacerlo legalmente. Dos, el Congreso y el procedimiento que hemos utilizado para incorporar todo lo que se incluyó en el segundo acuerdo, más la Corte Constitucional, todo eso le da la máxima legitimidad. Y tercero, un nuevo plebiscito, que la oposición ha dicho ahora que sería el camino aunque antes se oponía, implicaría una demora demasiado prolongada. Eso pondría en peligro la propia paz porque el alto el fuego es muy frágil. El camino que tomamos es el más apropiado y el que da más legitimidad al acuerdo. «La paz requiere cambiar mentalidades, temores. Modificar sentimientos siempre es más difícil» -En la anterior entrevista a ABC, usted afirmó que es más fácil hacer la guerra que hacer la paz. ¿Construir la paz será aún más difícil? -La fase que ahora comienza va a ser todavía más difícil porque va a tomar mucho tiempo. Esta paz se construye como una catedral, ladrillo a ladrillo, y requiere cambiar mentalidades, actitudes, temores. Modificar ese tipo de sentimientos siempre es más difícil. -En España han tenido mucho eco sus palabras acerca de que usted entendería un acercamiento de los presos de ETA. -En primer lugar, reitero que no me quiero inmiscuir en los asuntos internos de ningún país. Me preguntaron cómo reaccionaría personalmente y mi respuesta fue que, como van a estar en la cárcel de todas formas, que estén cerca o lejos para que sus familiares puedan visitarlos en principio no le veo ningún problema. -¿Cómo recibió, durante su estancia en España, la noticia de la luz verde de la Corte Constitucional de Colombia al «fast track», el procedimiento parlamentario abreviado para aplicar los acuerdos de paz de forma más rápida? -Es un elemento importantísimo porque hemos aprendido, de todos los acuerdos que estudiamos con detenimiento para iniciar este proceso, que uno de los factores más importantes que debía buscar es acortar los tiempos entre el momento en que se firman y en que se comienzan a implementar. Nosotros presentamos esa reforma constitucional que aprobó el Congreso para abreviar los tiempos y lograr ese objetivo. La Corte acaba de avalar lo que el Congreso ya había aprobado. Y eso nos va a permitir implementar los acuerdos de forma más rápida, que a todo el mundo le conviene. -La diferencia de 60.000 votos en el plebiscito para refrendar los acuerdos, entre los partidarios del «sí» y los del «no», ¿viene a demostrar que Colombia es un país dividido? ¿Es una de sus mayores preocupaciones? -Apenas supe ese resultado y, al ver que estábamos divididos al 50%, lo primero que hice fue convocar un gran diálogo nacional, sobre todo con los promotores del «no». Me senté con ellos, en más de 45 reuniones. Y fuimos incorporando las propuestas, sugerencias, observaciones de muchísimos sectores que habían votado «no». Y estos sectores ya han manifestado que ahora sí apoyan el segundo acuerdo. Por ejemplo, la Iglesia católica, que se había mantenido imparcial, ahora ha dicho que está a favor. Los únicos que quedan son los del nunca, los que nunca van a estar de acuerdo con el proceso de paz o con la paz. Por diferentes razones: políticas, porque se pueden beneficiar de esta situación.. Con ellos hay que convivir. Lo que he buscado, y también es una de las razones para no haber convocado el plebiscito, es no volver a polarizar el país. «Qué tal que habiendo tenido la oportunidad de acabar con la guerra no la hubiera aprovechado por mantener mi popularidad» -¿Cómo ha vivido las negociaciones con las FARC, la derrota en el plebiscito y su relación con los expresidentes Uribe y Pastrana, que lideraron el «no»? Felipe González destacó el pasado martes en Madrid su «fortaleza emocional», en la laudatio para ser investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Alfonso X el Sabio. -Requiere fortaleza emocional, fortaleza física y mucha paciencia. Pero, sobre todo, mucha convicción. Cuando uno sabe que está haciendo lo correcto, ayuda a perseverar. Estoy convencido de que el paso que dimos, por más impopular y más difícil que fuera, era el que había que tomar. Qué tal que habiendo tenido la oportunidad de acabar con la guerra en Colombia no la hubiera aprovechado por mantener mi popularidad. Nunca me lo hubiera perdonado. -¿El Nobel le ayudó a empujar el proceso o cree que hubiera seguido igual? -Sin duda ayudó, fue como un regalo de Dios. A los cuatro días de haber perdido el plebiscito llegó el Nobel y yo lo asemejo al viento en popa que de pronto le llega a una embarcación que navega a la deriva por falta de viento. Yo fui marino, sé lo que es navegar sin viento y sé lo que es tener de pronto el alivio de ese viento en popa. Así fue el Nobel, un viento en popa. -¿Qué papel puede desempeñar España en el postconflicto? -España puede jugar un papel importantísimo porque coinciden los sectores en los que ha tenido éxito con las necesidades de Colombia en el postconflicto. El sector agroalimentario es tal vez el más importante en este momento para poner a producir todas esas zonas que hoy están totalmente improductivas. Debemos llevar infraestructura a donde no hay presencia del Estado. Otro de los sectores que se va a ver beneficiado es el del turismo, donde su país tiene una ventaja extraordinaria. España, que ha sido un gran socio y acompañante de este proceso, con toda seguridad lo seguirá siendo durante el postconflicto. -¿El colombiano que vive en España tiene mayor sensibilidad frente a lo que ha supuesto la guerra, la guerrilla y la dificultad en la negociación? -Hay muchos colombianos hoy que todavía son escépticos, que no creen que la guerrilla se esté movilizando hacia esos campamentos donde se van a desarmar. Es un proceso dinámico y, en la medida en que la guerrilla comience a entregar sus armas, muchos de esos escépticos van a decir ¡por Dios, sí era verdad lo que me estaban diciendo! Es normal que después de 52 años de guerra, una guerrilla que ha cometido tales atrocidades, que se ha ganado la enemistad de tanta gente, genere escepticismo y prevención. Es parte de lo que tenemos que corregir en el postconflicto, esas actitudes, esa prevención, y convertirla más bien en una motivación para trabajar unidos. -Se dice que el Nobel de la Paz a Barack Obama fue preventivo. De hecho, la política exterior del presidente saliente de Estados Unidos ha sido menos agresiva que la de George W. Bush y Bill Clinton. ¿Su premio tiene también carácter preventivo? ¿Podría obligarle a tener más cautela tanto en la política exterior como en la interior? -El Nobel no va a determinar mi política exterior, que ha sido muy exitosa. Hace seis años éramos la oveja negra de la región. No teníamos relaciones diplomáticas con los vecinos, ni siquiera comerciales. Estábamos en las listas negras de todas las organizaciones de derechos humanos. Hasta las islas del Caribe nos pedían visas. Colombia estaba aislada. Hoy, seis años después, es lo contrario. Gracias a España, nunca dejaré de agradecerlo, nos quitaron la visa en toda Europa. Europa y EE.UU. aprobaron los acuerdos de libre comercio que nos tenían bloqueados. Ha habido un vuelco de 180 grados y eso de ninguna manera se va a ver afectado por el Nobel y tampoco mi política interior. Yo haré lo que sea necesario para proteger la vida y honra de mis compatriotas. En el discurso del Nobel dije que me tocó hacer la guerra y la hice tal vez con mayor efectividad que cualquier ministro de Defensa y presidente en la historia de la guerra contra las FARC. Nadie le ha dado más duro a esa guerrilla que este servidor. Pero las guerras y esas políticas deben tener siempre un objetivo ulterior, la paz. Se lo dije a los soldados y policías de mi país, la paz es su victoria. Sin su trabajo no hubiéramos podido negociar desde esta posición de fuerza. Si por alguna circunstancia me toca volver a ordenar a mis fuerzas que vayan al combate para proteger a los colombianos, lo volveré a hacer porque esa es mi obligación. «Ojalá el ELN se dé cuenta de que el tren de la historia los puede dejar» -Con la guerrilla que queda en Colombia, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), ¿hay posibilidad de llegar a un acuerdo? -Tiene la mano tendida, sabe que hay voluntad de paz, pero también de aplicar la fuerza militar con toda contundencia. Ojalá el ELN se dé cuenta de que el tren de la historia los puede dejar. A ellos, a Colombia y al Gobierno les conviene que podamos iniciar y terminar muy pronto ese proceso. -Después del resultado del plebiscito ¿tuvo ocasión de hablar personalmente con «Timochenko» y la cúpula de las FARC? ¿Se quedaron también sorprendidos con el resultado? -Sí, se quedaron muy sorprendidos. El mundo entero se quedó sorprendido. Nadie, ni siquiera los que ganaron pensaron que iban a vencer. Ahí fue cuando yo me di cuenta de que esa situación podría ser beneficiosa a largo plazo si jugábamos bien nuestras cartas, si lográbamos un mayor apoyo y un mejor acuerdo. Y eso fue lo que se consiguió. Hoy tenemos una situación mejor que antes del plebiscito. -¿Temen disidencias en las filas de las FARC? -Siempre en estos procesos algunos se quedan fuera, sobre todo cuando está la tentación del narcotráfico. Es muy posible que veamos que algunos no lleguen a los campamentos, que sean reclutados por las bandas criminales dedicadas al narcotráfico. Pero por fortuna el grueso de la organización tiene disciplina y en las FARC existe lo que llaman los militares comando y control. El grueso de esa organización se va a acoger a los acuerdos. -¿«Timochenko», el líder de las FARC, es sincero en su voluntad de paz? -Sí, creo que es sincero. Inicié este proceso con un altísimo grado de escepticismo. Como Santo Tomás, quería poner el dedo en la llaga y darme cuenta de que sí querían la paz. Me demostraron que sí y por eso ahora estamos iniciando la fase del postconflicto. -¿Qué les responde a quienes temen la impunidad tanto de guerrilleros como de los responsables de los llamados «falsos positivos» (civiles asesinados para hacerlos pasar por insurgentes muertos en combate) que ocurrieron cuando usted era el ministro de Defensa de Álvaro Uribe? -Yo acabé con los «falsos positivos», cambié la doctrina militar, puse como prioridad la desmovilización, en segundo lugar las capturas y en tercer lugar dar de baja a alguien si hay que hacerlo. Las estadísticas sobre los «falsos positivos» bajaron inmediatamente a cero. Aquí no va a haber impunidad. Los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad serán investigados, juzgados y sancionados. Es la primera vez que esto sucede en un acuerdo de esta naturaleza. En los anteriores, los guerrilleros pasaron de dejar las armas a hacerse elegir. Es el caso del M-19. La persona que presentó la ley de amnistía para el M-19 por crímenes atroces fue un senador de entonces que se llama Álvaro Uribe. «El mundo tiene que replantearse su guerra, que se declaró hace 40 años, contra el narcotráfico. No se ha ganado» -¿Qué es lo que más le inquieta del narcotráfico en Colombia? -Tendremos una oportunidad de oro y es que por primera vez vamos a poder llegar a esas zonas que controlaban o había presencia de las FARC con el Estado como un todo, no solo con la fuerza pública, que siempre llegaba pero tenía que retirarse. Después de erradicar los cultivos ilícitos lo único que hacían las FARC o los campesinos cocaleros era sembrar más. Por eso nunca hemos dejado de ser el primer exportador de cocaína en los mercados mundiales. Ahora podemos hacer una política de sustitución de cultivos efectiva porque vamos a poder darles a los campesinos cocaleros alternativas con la ayuda de las FARC. Al mismo tiempo, reitero que el mundo tiene que replantearse su guerra, que se declaró hace 40 años, contra el narcotráfico. No se ha ganado. El consumo en España y en la mayoría de los países consumidores sigue creciendo. Mientras haya demanda, habrá oferta. Colombia es el país que más ha pagado en esta guerra contra las drogas. -¿Cómo vislumbra la situación económica de Colombia en el postconflicto? -La bajada del precio del petróleo nos golpeó fuerte, pero hicimos una política que hemos llamado de austeridad inteligente, protegiendo los sectores más vulnerables y los dinamizadores de la economía. Eso nos ha permitido seguir creciendo y mantener los niveles de empleo. Por delante tenemos una situación muy positiva porque estamos haciendo la inversión más grande de la historia en materia de infraestructura y por primera vez estamos invirtiendo más en educación que en cualquier otro sector. Y la paz le va a agregar entre el 1 y 2% de crecimiento a Colombia en los próximos años. Algunos dicen que de por vida. Frente a las acusaciones de sus oponentes, Santos afirma que «si hay alguien que ha sido anticomunista y combatido el modelo llamado "castrochavista" he sido yo»- Matías Nieto «El ?castrochavismo? puede surgir con o sin la guerrilla de las FARC» -Uno de los temores de sus oponentes es que con el peso que puede adquirir la guerrilla en libertad surja una corriente fuerte del llamado «castrochavismo». ¿Le inquieta que se contamine la sociedad colombiana? -Mis oponentes han dicho todo tipo de barbaridades en mi contra: que soy comunista, que pertenezco a las FARC, que me compré el premio Nobel y que el «castrochavismo» va a surgir como el Ave Fénix. El populismo y el «castrochavismo» pueden surgir con o sin FARC. Estamos viendo en el mundo entero un fortalecimiento del populismo y de las extremas izquierda y derecha. Eso es un fenómeno que podría estar presente con o sin proceso de paz. Lo vinculan al proceso de paz para generar miedo en la población. Si hay alguien que ha sido anticomunista y combatido el modelo llamado «castrochavista» he sido yo. Me sonrío muchas veces de lo que dicen mis oponentes, entre comillas. -¿Le preocupa Venezuela, que cada mes parece que empeora, con hiperinflación, cierre de fronteras con los países vecinos..? -Por supuesto que me preocupa y por eso hemos hecho todos los esfuerzos posibles para estimular el diálogo entre Gobierno y oposición, para ver si encuentran una salida. Cualquier cosa que suceda en Venezuela afecta a Colombia. Más de tres millones de colombianos viven allí, tenemos 2.200 kilómetros de frontera común. No comparto el cierre fronterizo de esta semana por razones de tipo monetario, no creo que sea la forma de corregir lo que sucede en Venezuela y mucho menos culpar a Colombia de sus males. Son de Venezuela, no colombianos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
¿Por qué Maduro retira los billetes de 100 bolívares?
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó hace una semana la retirada de la circulación de los billetes de 100 bolívares -aunque el sábado prorrogó su vigencia hasta el 2 de enero- para «golpear a las mafias externas». La decisión de retirar el billete de mayor circulación ha trastornado a los venezolanos, que en vísperas de las fiestas navideñas se encuentran sin efectivo: sin los billetes viejos ni los nuevos. No es la primera vez que el mandatario venezolano responsabiliza de los problemas del país a un enemigo externo. «Era inevitable sacar los billetes de 100 bolívares. Con eso le quemamos las manos a las mafias de Cúcuta (Colombia), Miami y Europa», afirmó Maduro. «Más de 300.000 millones de bolívares se quedaron allá», agregó. «Tenemos que exigirle al inepto (de Maduro) que asuma los cuantiosos daños generados por su locura del canje del billete dejando a la gente sin efectivo»Henrique Capriles Nicolás Maduro además ha culpado a «un partido de ultraderecha de la alianza opositora MUD y a mafias de bachaquerismo (revendedores)» de los saqueos y protestas que se han producido en varias ciudades de Venezuela. En Callao (estado Bolívar), se produjeron al menos cuatro muertos, según denunció el diputado opositor Ángel Medina. Con la excusa de que no ingrese en el país esos billetes «prohibidos», Maduro ordenó cerrar toda la frontera común entre Venezuela y Colombia de 2.219 kilómetros, que debía terminar este domingo y que también prorrogó hasta el 2 de enero. Esta medida responde a la extracción de papel moneda que desde hace dos años se emplea en Cúcuta y Maicao (Colombia). Maduro ha denunciado el robo y contrabando de billetes desde suelo colombiano. La semana pasada incluso anunció que hablaría con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para exigirle que «castigue a los responsables que, de manera vulgar, se lo llevan y lo comercializan en las calles». Retraso con los nuevos billetes La medida de prórroga anunciada desde el Palacio de Miraflores fue tomada además por un supuesto «sabotaje internacional» del que, según el mandatario venezolano, está siendo objeto el cargamento con los nuevos billetes que debieron entrar en circulación el pasado día 15 para hacer frente a la escasez de efectivo. El líder opositor Henrique Capriles, gobernador del estado Miranda, ha exigido a Nicolás Maduro que pague por los daños generados por su decisión de retirar de la circulación los billetes de 100 bolívares. Capriles ha pedido que los estados ayuden a cuantificar los daños ocasionados por esa medida. «Tenemos que exigirle al inepto (Maduro) que asuma los cuantiosos daños generados por su locura del canje del billete dejando a la gente sin efectivo», apostilló Capriles.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Putin: «El asesinato del embajador va contra los lazos ruso-turcos y la paz en Siria»
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha llamado por teléfono a su homólogo ruso, Vladimir Putin, para compartir información sobre el asesinato del embajador en Ankara, Andrei Karlov, según han informado fuentes oficiales a la prensa turca. El diplomático ha muerto este lunes tras ser disparado por un hombre armado mientras inauguraba una exposición en un centro cultural de Ankara. Una vez terminada la puesta en común de ambos mandatarios, Putin ha asegurado que el ataque busca torpedear las buenas relaciones con Turquía y el arreglo pacífico del conflicto en Siria. Ha agregado que la respuesta de Moscú será el reforzamiento de la lucha contra el terrorismo, según medios locales. La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajarova, también ha hecho declaraciones: «Calificamos lo ocurrido como un ataque terrorista». Por su parte, Erdogan ha asegurado en un vídeo que el asesinato se trata de una «provocación que tiene como objetivo destruir la normalización» entre ambos países. «Tanto la administración rusa como la turca son conscientes de ello y no lo van a permitir», ha señalado el mandatario otomano en una primera declaración ante la prensa. Ha añadido que Rusia y Turquía crearán una comisión conjunta de investigación para esclarecer el ataque, al tiempo que se aumentarán las medidas de seguridad en las legaciones rusas en el país eurasiático. El clérigo Fetullah Gulen, a quien Turquía acusa de estar detrás del tiroteo ?así como del golpe de Estado del pasado mes de julio?, ha condenado el ataque. Europa se lamenta Además de la rección de una preocupada Turquía, otros países y organismos internacionales se han pronunciado este martes, poco después de conocer el asesinato. El Gobierno español, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, ha expresado su condena al atentado y ha reafirmado su compromiso frente al terrorismo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha condenado el asesinato y ha enfatizado que el terrorismo «nunca tendrá cabida en una sociedad democrática». Así lo ha expresado en su cuenta de Twitter: «Mi rotunda condena ante el asesinato del embajador ruso en Turquía. El terrorismo no tendrá cabida nunca en una sociedad democrática». Mi rotunda condena ante el asesinato del embajador ruso en Turquía. El terrorismo no tendrá cabida nunca en una sociedad democrática. MR? Mariano Rajoy Brey (@marianorajoy) 19 de diciembre de 2016El primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, tampoco ha querido permanecer callado y ha condenado el «horrendo» asesinato del diplomático ruso a través de Twitter. Por su parte el jefe de la diplomacia italiana, Angelino Alfano, ha transmitido al embajador ruso en Roma, Sergey Razov, su «profunda indignación y fuerte condena» por estos hechos. «Esta tragedia refuerza aún más la convicción de dar máxima prioridad a la lucha contra el terrorismo en un cuadro de intensa cooperación con todos los socios internacionales», ha defendido el ministro de Exteriores italiano en un comunicado. El Gobierno alemán ha condenado «en los términos más firmes» el atentado «sin sentido» que ha costado la vida a Karlov. «El atentado contra el embajador ruso en Ankara es una noticia muy triste. El Gobierno federal condena en los términos más firmes este acto sin sentido», manifestado a través de su cuenta en la red social Twitter el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert. La reacción de los organismos internacionales La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, también ha condenado el crimen y ha expresado su «solidaridad» a Rusia. La jefa de la diplomacia comunitaria dijo estar «profundamente conmocionada» tras conocer la noticia del «inconcebible ataque» contra el embajador. Mogherini ha expresado sus simpatías a la familia y compañeros de trabajo del fallecido y a las autoridades rusas. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha condenado el ataque y lo ha calificado como «un acto atroz» sin justificación. «Condeno el asesinato del embajador ruso en Turquía. Mis condolencias a su familia y a los ciudadanos rusos. No hay justificación para semejante acto atroz», ha publicado Stoltenberg en su perfil de Twitter. Naciones Unidas también se ha sumado a las condolencias. «Está claro que condenamos el ataque contra el embajador ruso en Turquía. No puede haber justificación a un ataque contra un diplomático», ha dicho Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Dujarric atendió a los periodistas momentos antes de que el Ministerio de Exteriores ruso confirmase la muerte de Karlov, y cuando solo se sabía que estaba hospitalizado, por lo que confió en que se recuperase de sus heridas.