Infortelecom

Noticias de europa

05-09-2020 | Fuente: elpais.com
Cuando Atahualpa se coronó rey de España
Laurent Binet ofrece una fantasía literaria, una historia ficticia a la que no se pide verosimilitud, en la que Colón fracasa y los incas hacen de Europa el Nuevo Mundo
04-09-2020 | Fuente: as.com
Se buscan laboratorios en Europa para disponer de vacunas
El fármaco de AstraZenecca podría estar disponible para los países de la UE en noviembre, pero la Comisión Europea negocia con cinco laboratorios más.
04-09-2020 | Fuente: elmundo.es
España renunció al reparto de mascarillas de la UE en el pico más duro de la pandemia
No participó del reparto que Europa ofreció el 8 de mayo y se ha sumado tras los rebrotes 
03-09-2020 | Fuente: elmundo.es
España renunció al reparto de mascarillas de la UE en el pico más duro de la pandemia
No participó del reparto que Europa ofreció el 8 de mayo y se ha sumado tras los rebrotes 
03-09-2020 | Fuente: abc.es
Rumbo a una Venezuela desconocida
Los venezolanos marchamos rumbo a una Venezuela desconocida. Hacia un país cuyas realidades comunes y más fundamentales no conocemos con certeza, ni tampoco podemos imaginar, porque sus antecedentes, el de aquel país estructuralmente pobre, pobre y en muchos sentidos atrasado que éramos hasta comienzos del XX, está, ahora mismo, muy lejos en tiempo. Ha transcurrido un siglo, desde aquel borroso y a menudo olvidado 1920, cuando la renta proveniente de la explotación del petróleo, que recién se iniciaba, comenzó a cambiar las condiciones de vida de los venezolanos. Durante un poco más de seis décadas -hasta 1983- muchas cosas florecieron en Venezuela. Cierto es que fue un crecimiento desigual e irregular, muchas veces obstaculizado por errores, incompetencias y falta de horizontes, pero sería absurdo no reconocer que en aquellos años la nación venezolana se modernizó, las expectativas de futuro se potenciaron, mientras la mayoría de los indicadores fundamentales -sanitarios, sociales, educativos y económicos- en términos generales, tendían a mejorar año tras año. Existían problemas y fallas profundas, eso no puede obviarse. Pero el balance -eso lo entendemos hoy mejor que entonces-, a la postre, resultó cualitativamente favorable. En esas seis décadas y pico se creó una institucionalidad, que fue perfeccionándose y ajustándose en el tiempo, que hizo posibles varias décadas consecutivas, en las que predominó la convivencia por encima de los conflictos. Esa institucionalidad significa que, a pesar de los vaivenes, las luchas de intereses y facciones, y de las tareas que nunca alcanzaron a cumplirse, Venezuela logró hacer posible un Estado de Derecho. Porque hay que decirlo: tuvimos un Estado de Derecho, asediado por las dificultades, pero que actuó como eje axial de la nación, lo quieran o no sus detractores. En ese período se levantó y estructuró una industria petrolera, que tuvo la categoría de modelo planetario. Nació y se expandió una clase media, que se convirtió en el núcleo desde el que se proyectó el desarrollo educativo, cultural, profesional y científico del país. Carreteras y autopistas, represas, hospitales, centros educativos de todo nivel, hospitales, instalaciones deportivas, salas de concierto, bibliotecas, mercados y muchas otras más obras de infraestructura fueron poblando el país de oportunidades e intercambios. Venezuela recibió a cientos de miles de inmigrantes que llegaban, primordialmente de Europa y América Latina, y que se incorporaron, sin traumas destacables, a la economía y al funcionamiento de lo social. Este listado de cosas, al que se podrían agregar muchas páginas de logros, aunque también de huecos que quedaron sin tapar, confluyeron en esto: en una sociedad que compartía una idea, una intuición o una aspiración de un mejor futuro. Hasta 1983, creo que es posible decir, que en nuestro país compartíamos, de forma mayoritaria, la presunción de que vendrían tiempos mejores. Había una especie de buen ánimo nacional. Con el quiebre de 1983 -me refiero a la devaluación de la moneda que se produjo el viernes 18 de febrero de 1983-, comenzó un deterioro, que alcanzó su culmen cuando Hugo Chávez ganó las elecciones presidenciales quince años más tarde, en diciembre de 1998: ese día Venezuela puso en marcha la tragedia por la que hoy transcurrimos. Lo ocurrido en estos 21 años se sintetiza en una frase: la Venezuela de la modernidad, que comenzó a construirse hace un siglo, fue destruida hasta alcances insospechados. Digo insospechado porque no sabemos cuánta ruina hay escondida en las instituciones públicas, no sabemos hasta qué extremos ha sido devastada la industria petrolera, ni tampoco cuánta podredumbre y desechos industriales se acumulan en las empresas básicas de Guayana. Lo ocurrido en estos 21 años se sintetiza en una frase: la Venezuela de la modernidad, que comenzó a construirse hace un siglo, fue destruida hasta alcances insospechados No sabemos cuánto territorio de las regiones sur y amazónica de Venezuela ha sido expoliado, socavado y contaminado, con la participación abierta del régimen, de militares cómplices y de las narcoguerrillas del Ejército de Liberación Nacional de Colombia -ELN-, y de empresarios que se han adherido a ese inmenso crimen que es el Arco Minero. No hay informes sobre la extensión y las consecuencias que han tenido derrames de hidrocarburos y de otras industrias. No existen tampoco registros fotográficos o testimoniales del estado de cosas al interior de las empresas que fueron expropiadas, incluso aquellas que estaban en plena productividad. Lo que vemos a simple vista; lo que narran los usuarios de los servicios del Estado; lo que arrojan las investigaciones periodísticas; lo que denuncian los ciudadanos que todavía guardan coraje y se atreven; lo que narran los presos políticos y sus familiares; lo que cuentan usuarios y sobrevivientes de hospitales, ambulatorios, centros de reclusión, cementerios, geriátricos, escuelas, cuarteles, depósitos y garajes de uso oficial; los relatos de conductores, pilotos y navegantes sobre las condiciones en que operan los vehículos y las naves propiedad del Estado que todavía están activas; lo que documentan los profesionales que resisten en centros de salud; las narraciones de docentes sobre la debacle nutricional de niños y adolescentes, cuyos aprendizajes son cada vez más precarios: todas estas realidades se aglomeran y se alimentan unas a otras, y nos advierten, aunque las élites del país apenas hablen de ello, ni tampoco los políticos, que la Venezuela de 1998 ha sido sepultada y que lo que viene, de aquí en adelante, será un país distinto, desconocido y esencialmente precario. Pero todavía hay algo más que no puedo omitir en este marco de cosas: la pérdida de talento, especialmente de jóvenes y profesionales, que forman parte de los 5 millones de personas que han huido de Venezuela en la última década. ¿Cuántos volverían en un escenario de cambio de régimen? ¿10, 15, 20%? Tampoco es posible estimarlo hoy, pero es difícil suponer que regresarán a reconstruir un país exhausto, empobrecido, arrasado hasta sus entrañas. Difícil será que quieran regresar a una Venezuela irreconocible, deteriorada por sus cuatro costados, desconocida y poblada de carencias.
03-09-2020 | Fuente: abc.es
Los intereses económicos enfrían la condena de Merkel a Rusia por el caso Navalni
Angela Merkel recibió este jueves en Berlín al primer ministro sueco, Stefan Löfven, al que informó personalmente del desarrollo del caso Navalni. «Efectivamente, es necesaria una respuesta», asintió Löfven a la reivindicación de Berlín de una reacción europea conjunta. Hay algunos estados dentro de la UE que no quieren poner en peligro su relación con Rusia, como la Hungría de Viktor Orban o Eslovenia, pero la oposición alemana culpa a Merkel de estar jugando un doble juego. Fue la ONG «Cinema for Peace» la que promovió el traslado del opositor ruso Alexéi Navalni desde Omsk, en Siberia, hasta un hospital de Berlín. Pero una vez allí, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, aclaró que Navalni permanecía en el país «en calidad de invitado del gobierno» y, cuando un laboratorio militar confirmó el miércoles el envenenamiento con Novichok, agente químico nervioso creado por la inteligencia rusa en los años 70, el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, comenzó a remover Roma con Santiago en la UE y en la OTAN para promover un posicionamiento internacional contra el Gobierno ruso, sospechoso de haber ordenado el ataque. «Hay preguntas muy serias que Moscú tiene que responder», ha exigido Merkel en un tono desacostumbradamente beligerante. «El aparente intento de asesinato por parte de las estructuras mafiosas del Kremlin ya no solo puede preocuparnos, debe tener consecuencias reales», decía este jueves la líder del Partido Verde Katrin Göring-Eckardt, que se refería muy concretamente al gasoducto Nord Stream 2, que a lo largo del fondo de Mar Báltico evita territorios como el ucraniano y está a punto de doblar la capacidad de suministro de gas ruso a Europa, que cubre ya una tercera parte de las necesidades totales. La capacidad de la línea de 1.230 kilómetros es de 55.000 millones de metros cúbicos por año. Para el líder del FDP, Christian Lindner, está claro que «un régimen que organiza asesinatos y envenenamientos no es un socio aceptable para grandes proyectos de cooperación, ni siquiera para proyectos de oleoductos». El director de la Conferencia de Seguridad de Múnich, Wolfgang Ischinger, considera que ahora debe estar sobre la mesa todo el espectro de posibles medidas. Esto también incluye «proyectos económicos». Nord Stream 2, sin embargo, es «un punto difícil», reconoce, «porque si no terminamos esa tubería, por supuesto, nos dispararíamos en la rodilla, por así decir». Merkel ha apoyado el proyecto Nord Stream 2 contra la voluntad de numerosos socios europeos y lo ha defendido contra los EE.UU., que a finales de 2019 impuso incluso sanciones a las empresas que participan en su construcción, intentando evitar la finalización del oleoducto. A mediados de julio, el Gobierno de EE.UU. amenazó con nuevas sanciones, argumentando que Alemania y Europa dependerían de la energía de Moscú. Trump mete cizaña Alemania «arrojaría miles de millones» a Putin, ha criticado recientemente Trump, que preferiría exportar su propio gas licuado a los precios más altos posibles. Curiosamente, el hombre de Putin en Alemania, el que ha estado cuidando de los 12.000 millones de inversiones que hay en juego, no es otro que el socialdemócrata Gerhard Schröder, a quien Merkel disputó la Cancillería en 2005 tras dos legislaturas en el Gobierno alemán. Cinco grupos europeos (Wintershall, Uniper, OMV, Engie y Royal Dutch Shell) contribuyeron cada uno con 950 millones de euros. El resto fue financiado por el gigante energético ruso Gazprom, que también es propietario al 100% de Nord Stream 2 AG. «Rusia practica una política inhumana y de desprecio, necesitamos una respuesta dura que Putin comprenda», criticó Norbert Röttgen, presidente del a Comisión de Exteriores del Bundestag y uno de los candidatos a suceder a Merkel al frente de los conservadores alemanes, «la asociación entre Alemania y Rusia ha sido solamente un sueño y ha durado demasiado». El Nord Stream 2 ha sobrevivido a la anexión de Crimea, al asesinato en el centro de Berlín de un exiliado checheno de un tiro, a manos de la inteligencia rusa y a la influencia de Putin sobre líderes como el presidente turco Erdogan, las actuaciones rusas en Libia y Siria, gracias a la intensa actividad de lobbies rusos en Alemania. «Permitir ahora que sea finalizado el gasoducto sería la confirmación al máximo nivel de que no solo aceptamos su política, sino que incluso la recompensamos», advirtió Röttgen. «Ha dejado de repetir la frase de que hay que seguir hablando con Móscú. Está claro que Merkel busca un acuerdo europeo para sancionar a Rusia», analiza Ariane Reimers, experta de la televisión pública alemana ARD. Pero el diario de Múnich Süddeutsche Zeitung ha afirmado en su editorial que «Alemania no puede mantener una ficción» buscando sanciones a Rusia mientras considera a este país uno de sus principales socios económicos. Frankfurter Algemeine Zeitung ha sugerido incluso que, si no hay decisiones europeas, Alemania debe actuar de forma bilateral.
03-09-2020 | Fuente: as.com
El mayor burdel de Europa, en quiebra por el coronavirus
En el lupanar, ubicado en la ciudad alemana de Colonia, trabajaban 120 prostitutas. Tras cinco meses sin actividad, ha solicitado la suspensión de pagos.
03-09-2020 | Fuente: as.com
Un tiroteo termina con tres guardias civiles heridos
Los agentes acudieron a investigar una plantación de marihuana y fueron recibidos a tiros según informa Europa Press. Están fuera de peligro.
02-09-2020 | Fuente: abc.es
Turquía anuncia que medió entre Maduro y el exlíder opositor Capriles
Enrique Serbeto27europasBruselasLudmila VinogradoffludmilavinoCaracasLa ruptura de la oposición en Venezuela ya es un hecho. El gobierno interino que preside Juan Guaidó desconoció las negociaciones secretas que adelantaron los opositores Henrique Capriles y Stalin González con el régimen de Nicolás Maduro a través del canciller de Turquía para liberar a 110 presos políticos a cambio de apoyo internacional de cara a las legislativas de diciembre. La negociación anunciada este martes por el canciller de Turquía, Mevlut Cavusoglu, impactó negativamente en la presidencia interina de Guaidó, cuyos esfuerzos por unificar a la oposición se han visto contrariados por María Corina Machado y Henrique Capriles, que han expresado sus discrepancias respecto de la conducción política de Gobierno interino. Horas antes de la reunión programada entre Guaidó y Capriles para hablar sobre el pacto unitario, el canciller turco, que es un aliado de Maduro, sorprendió con su tuit en donde anunciaba que dos líderes de la oposición venezolana, «Henrique Capriles y Stalin González, estaban dialogando con el gobierno venezolano para participar en las elecciones legislativas». Nadie ha explicado como apareció de repente la mediación del ministro turco en la escena política nacional. Mevlut Cavusoglu detalló en su rueda de prensa que Capriles y González hablaron con funcionarios turcos para que se garantice la presencia de observadores internacionales en la votación de las parlamentarias, a lo que Maduro accedió, dice la agencia Reuters. Lo que eran unas conversaciones secretas entre dos dirigentes opositores y el régimen chavista, que han sido desveladas por el gestor turco, han conmocionado a la plana mayor del gobierno opositor, subiendo al rojo vivo la temperatura de la crisis interna, que ha derivado en una ruptura. El mismo Capriles admitió las conversaciones con la representación turca en un tuit: «Hablar con un miembro de la comunidad internacional es lo normal cuando crees en la política y en la democracia. Para muestra un botón. Tengan claro: con chinos, con rusos, con europeos, hablaremos con todo el que sea necesario para sacar a los venezolanos de esta crisis». Pero también el excandidato presidencial y exgobernador de Miranda se ufanó de haber logrado la liberación con indultos de 110 presos de los cuales 50 son políticos, «Hoy, por mis "gestiones personales?, nos sentimos satisfechos de la libertad de 110 presos políticos. Mi único interés es defender a los venezolanos y lograr la libertad de Venezuela. ¡No nos vamos a resignar, así como ningún venezolano lo hará hasta ver el cambio en el país!». Capriles no ha dicho todavía si participará en las elecciones legislativas de diciembre aunque no podría postularse porque está inhabilitado políticamente y Maduro debería indultarlo también. Lo cierto es que la confesión pública del ex candidato presidencial causó su separación del gobierno interino de Guaidó y alejando la unidad de la oposición. No obstante, la Unión Europea no cree que se den todavía las condiciones para la celebración de elecciones libres en Venezuela y desconoce las gestiones de Turquía en aquel país. Normalmente, las instituciones comunitarias se abstienen de comentar declaraciones de terceras partes, aunque una fuente autorizada del Servicio de Acción Exterior (SEAE) que dirige Josep Borrell dijo ayer a ABC que las palabras que se atribuyen al ministro turco de Asuntos Exteriores sobre un supuesto encargo de mediación por parte europea no se corresponden con la realidad y que «el Alto Representante Borrell se mantiene regularmente en contacto con diferentes actores de la oposición, así como con el gobierno de Maduro, en un esfuerzo por fomentar el diálogo como una salida a la crisis política y humanitaria en Venezuela. Estos contactos son particularmente importantes dado el breve calendario electoral y la necesidad de elecciones libres, inclusivas y transparentes». Borrell había considerado la semana pasada en redes sociales «un paso en la buena dirección» la liberación por parte de la dictadura de cierto número de presos políticos, un gesto arbitrario que solo demuestra la injusticia de su detención. No obstante, las fuentes del SEAE se remitían ayer a la declaración oficial de la diplomacia europea del 8 de agosto en la que se afirma que después de sus contactos con dirigentes venezolanos el Alto Representante constataba que «no se dan las condiciones, en esta etapa, para un proceso electoral transparente, inclusivo, libre y justo». Borrell afirmaba haber pedido a la dictadura un aplazamiento de las elecciones como demanda la oposición pero «como respuesta he recibido una carta del ministro de Asuntos Exteriores informándome de un acuerdo sobre ese tema con un sector de la oposición. Es un paso en la dirección correcta, pero no suficiente para que la Unión Europea pueda desplegar una Misión de Observación Electoral. Para ello, necesitamos una respuesta precisa y ampliamente positiva a los requisitos mínimos definidos por la oposición». Las relaciones entre la UE y Turquía no atraviesan su mejor momento y en estas últimas semanas la tensión se ha agravado considerablemente debido a la disputa territorial con Grecia y Chipre en el Mediterráneo Oriental. Ante las presiones de países como Francia, la diplomacia europea ha considerado incluso la posibilidad de decretar sanciones contra responsables turcos. Por otro lado, hoy tendrá lugar en Luxemburgo la vista del recurso de los miembros de la dictadura venezolana contra las sanciones que le impuso la UE. Se trata de una etapa necesaria en el proceso de imposición de sanciones. Raramente los jueces han revocado lasa sanciones impuestas por el Consejo.