Infortelecom

Noticias de europa occidental

12-10-2016 | Fuente: abc.es
Un estudio de FAES culpa a Bruselas de la ineficiencia en la acogida de refugiados entre los Estados miembros
Un estudio de la Fundación FAES, hasta ahora ligada al PP, culpa a la las instituciones europeas de la ineficiencia a la hora de acoger refugiados en sus Estados miembros. En un informe, elaborado por diferentes expertos en la materia, FAES señala que «los pobres resultados» en cuanto a acogida se deben «a la falta de coordinación entre los socios europeos y la complejidad del reparto establecido por la UE». El director del área de Internacional de la fundación, José Herrera, ha centrado su análisis en el programa de acogida y redistribución de refugiados puesto en marcha desde las instituciones europeas, del que afirma «adolece de la claridad y el liderazgo necesarios para ser creíble». «La dificultad para distinguir entre refugiados e inmigrantes, los aspectos demográficos y económicos aducidos por los países miembros y el evidente sesgo moral de lo que se reclama ha terminado por generar un conjunto argumental difícilmente abarcable por los ciudadanos», ha apuntado. El documento elaborado por FAES recoge una triple perspectiva de las experiencias del Reino Unido, Alemania y España, a través de un documento que analiza los modelos migratorios de dichos países y sus consecuencias sociales y políticas internas, y que subraya las diferentes aproximaciones a la cuestión y los primeros resultados de la política de cuotas de la UE. Sobre España, Herrera ha criticado que «la Comisión Europea haya reprochado al Ejecutivo su falta de compromiso para con los refugiados». A su juicio, «España se ha mostrado como un país abierto a la inmigración y se encuentra de momento al margen de la ola de xenofobia, racismo y rechazo» que se ha podido ver en otros países europeos. Abrir las puertas En este sentido, Herrera ha defendido que «Europa necesita afrontar seriamente y sin demagogias su futuro». «Si las naciones europeas continúan envejeciendo y pretenden mantener sus sistemas de bienestar, necesitarán incorporar a millones de inmigrantes para evitar el estancamiento, cuando no el colapso», ha señalado. Del mismo modo, ha indicado que «las políticas migratorias del pasado son mecanismos obsoletos frente a la creciente presión migratoria» y que «la sostenibilidad del modelo europeo de 'economía social de mercado' pasa necesariamente por abrir las puertas a nuevas personas». Sobre Reino Unido, el director de Demografía, Inmigración e Integración del 'think tank' Policy Exchange, David Goodhart, defiende que «mantener los flujos migratorios en niveles moderados y centrarse en integrar a las personas cuando llegan» es una de «las tareas fundamentales del Estado moderno». En este sentido, precisa que «la idea de que 1,5 millones de refugiados al año son triviales para un continente de 500 millones no solo ignora el efecto acumulativo, sino también el hecho de que no se distribuyen de forma equilibrada y se están concentrando en 30 o 40 zonas urbanas del norte de Europa occidental». Alemania: gestión eficaz Por su parte, Benedict Göbel y Karlies Abmeler, de la Fundación Konrad Adenauer, analiza la «crisis europea de los refugiados» desde el punto de vista alemán. A su juicio, la situación en el país tuvo su punto de inflexión el 4 de septiembre de 2015, fecha en que los cancilleres de Alemania y Austria, Angela Merkel y Werner Faymann, «deciden conjuntamente abrir las puertas de sus respectivos países a los refugiados para evitar un desastre humanitario». El resultado, «a pesar de las críticas de la extrema derecha y de la extrema izquierda, es que Alemania ha demostrado ser capaz de gestionar con eficacia el flujo de refugiados, y con ayuda de voluntarios y la colaboración de todos los actores públicos y privados que forman parte del proceso, dio refugio a 890.000 personas en 2015». Göbel y Abmeler señalan que «Alemania, Hungría y Suecia recibieron el 62 por ciento de todas las solicitudes de asilo presentadas en la UE en 2015» lo que, a su juicio, explica por qué Alemania «concede tanta importancia a una solución común, en la que se impliquen los 28 Estados miembros».
02-10-2016 | Fuente: abc.es
Viktor Orban se declara vencedor en un referéndum que carece de validez jurídica
El referéndum sobre las cuotas de inmigración no alcanzó en Hungría ayer el 50% de participación necesario para ser jurídicamente válido. Votó en torno al 42,4% del censo con un abrumador 98% de votos de rechazo a las cuotas de inmigrantes que pueda imponer la Unión Europea. Sin embargo, nada estaba ayer más fuera de lugar que las campanas triunfales procedentes de Europa occidental, y Berlín y Bruselas en especial, muy hostiles a la política del Gobierno húngaro que al saberse que no se alcanzaba el 50% daban por nula y sin ningún efecto a la consulta. Porque el primer ministro Viktor Orban anunciaba que el resultado es suficiente para emprender un cambio constitucional que sancione la opinión masivamente mayoritaria de rechazo frontal a toda inmigración impuesta. Interpretación libre: Orban entiende el resultado como un mandato político para no aceptar refugiados «Es un gran acuerdo nacional en el que nueve de cada diez húngaros que han votado han optado por nuestra voluntad soberana en una cuestión capital para el futuro de nuestros hijos. La cuestión era quién va a decidir quienes van a vivir en el futuro con los húngaros, Bruselas o Budapest. Y la respuesta esta clara, Budapest. Este era un paso capital. Ahora hay que dar forma legal a esta decisión del pueblo húngaro. En los próximos días presentaré una propuesta de cambio constitucional en la que se plasme la decisión del pueblo. Bruselas tendrá que entender que no puede imponerse contra la voluntad de una opinión como la hoy expresada», aseguró ayer el primer ministro. Orban ya había anunciado por la mañana cuando votaba y parecía asumir ya que no alcanzaba la mitad del censo, que no necesitaba una validez jurídica de un referéndum que iba a interpretar como mandato político. Y nada más cerrar los colegios, el vicepresidente de Fidesz, el partido de Orban y vicepresidente del Parlamento Gergely Gyulas informó a ABC que «en cuestión de días su gobierno presentará un proyecto legislativo para anclar legalmente la voluntad expresada por los húngaros». Medidas legisaltivas Fuentes de Fidesz reafirmaban esta línea argumental de que no se llegara al 50 por ciento lo que se había comenzado a estimar probable en las últimas semanas. «Más de 3.200.000 votantes han expresado su temor a que, desde el exterior y en contra de la voluntad de los húngaros, se tomen medidas que puedan cambiar dramáticamente la vida en Hungría como sucede en otros países». Por ello se van a tomar, y con carácter urgente según reafirmaba el vicepresidente del parlamento, medidas legislativas para blindar la prohibición de aceptar cuotas obligatorias de refugiados. Declaración de guerra Estas serán recibidas por Bruselas previsiblemente como una declaración de guerra. Lo cierto es que el gobierno contará con una amplia mayoría para aprobar tanto leyes como la reforma constitucional. Le sobrarán votos porque el partido ultraderechista Jobbik que también había pedido el No en el referéndum, difícilmente podría negárselo en el parlamento para dicha reforma constitucional. Este partido había anunciado que pediría la dimisión de Orban si no alcanzaba el 50%, como ha sido el caso. La ultraderecha es el único partido de la oposición que puede realmente hacer daño a Orban que sin duda intenta fortalecer su plataforma electoral de cara a las elecciones de 2018 en que ambiciona repetir por tercera vez consecutiva su mayoría absoluta. Los demás partido de la oposición, salvo el minúsculo partido liberal, no se atrevieron a pedir al Sí a los refugiados ante el masivo rechazo popular a tal opción. El habitual cuerpo electoral está entre el 65 y 70%. Un 20% ha dado la espalda a la consulta por diversas razones. Por rechazo al obvio uso de la consulta para la reafirmación del poder político de Orban o por saber que la opción de rechazo estaba asegurada. Un mero 1,8% de los participantes ha votado a favor de las cuotas y de las tesis de Bruselas sobre el reparto obligatorio. Otras votaciones: En otras elecciones, en el país votó entre el 65 y el 70%; Ayer un 20% prefirió quedarse en casa Gyulas ya había manifestado a este periódico dos días antes que era improbable que se lograra ese 50% y recordó que ni en el ingreso de Hungría en la UE ni en su entrada en la OTAN hizo falta esa mitad del censo y en ambos casos estuvo por debajo. Quitó importancia a los entusiasmos de los medios de Europa occidental ante la noticia de que no se había alcanzado el quórum. «Lo importante es nuestra labor legislativa al respecto que se iniciará en los próximos días. Este resultado es un voto muy contundente para tomar medidas que impidan peligros para Hungría». Para quienes desde la Unión Europea vayan a poner en duda el peso político de un voto como el habido ayer en Hungría del 95% del 45% del electorado, Budapest puede recordar que también ayer se celebró un referéndum apoyado por Bruselas en Colombia para el llamado «Acuerdo de paz de La Habana» con las guerrillas narcoterroristas de las FARC. En este referéndum, que la Unión Europea celebra con entusiasmo, la aprobación de la tesis oficial no exigía más que el Sí del 13% del electorado.
01-10-2016 | Fuente: abc.es
La abstención amenaza el referéndum húngaro sobre los refugiados
El Gobierno húngaro reconoce dificultades para movilizar al electorado a acudir al referéndum de mañana, en el que pide el rechazo a las cuotas de inmigrantes que pudiera imponer la Unión Europea. El resultado será abrumador a favor del rechazo a las cuotas, tal como pretende el Gobierno. La única duda está en esa participación. Salvo pequeños grupos de oposición de la izquierda liberal urbana no hay partidarios de una acogida de refugiados. Ayer, los citados grupos de artistas e intelectuales de izquierdas que defienden ese «welcome refugees» apenas reunieron en un mitin fin de campaña a cinco mil personas en una Budapest de mas de dos millones. El Partido Liberal tiene 5 escaños; los cristianodemócratas, 16; el ultraderechista Jobbik, 23; los socialistas, 29, y Fidesz, 119. Como la oposición socialista se ha refugiado en el boicot al referéndum, los partidarios de dar un «sí» a posibles cuotas europeas son una minúscula minoría en el Parlamento como en la calle. La actitud general entre la población, incluida la gente joven, está marcado por un rechazo contundente a una inmigración que se relaciona directamente con el islamismo. «No podemos correr el riesgo», dicen los carteles oficiales que invitan a votar «no» el domingo. Y la propaganda sobre los problemas generados por la inmigración musulmana en Europa occidental es constante. El vicepresidente del Parlamento y del partido gubernamental Fidesz, Gergely Gyulas, en conversación ayer con ABC en el Parlamento quitó importancia a alcanzar el 50% que convierte en vinculante este referéndum y dijo que cualquier cifra similar a la que aprobó la entrada en la UE o la OTAN, unos tres millones y ambos por debajo de la mitad del electorado, cumple no la obligación legal pero sí el papel político que el primer ministro, Viktor Orban, confiere a la consulta. Como arma frente a la UE, que podría pretender imponer unas cuotas permanentes de refugiados. A esto se niegan rotundamente el Gobierno húngaro y también la población. Nadie duda de que el voto emitido será de rechazo. Pero con una participación electoral que nunca pasa del 65%, la movilización del 50% del electorado para votar sobre un resultado que se da por hecho está costando mucho. Denuncias de la oposición Fuentes de la muy débil oposición liberal de izquierdas señalan que el Gobierno ha advertido a los ayuntamientos que aquellos que no logren una alta participación serán los primeros candidatos a recibir refugiados en cualquier reparto. Y también hay instrucciones a los empleados públicos de acudir a las urnas. Al igual que el primer ministro Orban, en una larga entrevista en Radio Kossuth, el vicepresidente Gyulas, a sus 35 años hombre fuerte en el partido, dejó claro que su Gobierno va a impedir en todo caso que una decisión tan terriblemente transcendental como unos flujos migratorios que determinarían la composición étnica, religiosa y cultural de Hungría se tome fuera de sus fronteras. Budapest está dispuesta a la ayuda exterior con la UE y a una mayor cooperación, pero rechaza radicalmente una inmigración que construye sociedades paralelas como las que existen en países con pasado colonial o mucha inmigración laboral como Francia, Reino Unida, Bélgica, o Alemania. «Aceptamos de buena gana que favorezcan ese tipo de sociedad pero deben respetar nuestra decisión de no hacer lo mismo. Bruselas no puede decidir en contra de las voluntades nacionales estas cuestiones». Gyulas dijo que catastróficas actitudes recientes de gobernantes occidentales y de Bruselas son culpables del Brexit. Este no se habría producido, señala, sin el caos migratorio del pasado año, «en el que las élites dirigentes europeas aplaudían la anarquía en las fronteras y nos demonizaban a los únicos que cumplíamos las leyes».
30-09-2016 | Fuente: abc.es
Hungría vota contra la cuota de refugiados impuesta por Bruselas
El próximo domingo los húngaros acudirán a las urnas en referéndum para decir sí o no a la siguiente frase: «Quiere usted que la Unión Europea imponga la residencia en Hungría de ciudadanos no húngaros incluso sin permiso del Parlamento (húngaro)». Es muy probable que en muchos países europeos el resultado de una encuesta con esa pregunta fuera tan rotundo como se espera lo será aquí. La única duda para el domingo está en la participación. La oposición, incapaz de hacer campaña en favor de la inmigración, ha optado por la abstención. A favor de esta juega la certeza del resultado favorable a las tesis del gobierno. Carreteras y ciudades están jalonadas por carteles que llaman a dejarle claro a Bruselas que a Hungría llegarán los inmigrantes que los húngaros y solo los húngaros quieran. Todos saben que estos serán pocos, serán occidentales y desde luego no musulmanes. Orban quiere parar de raíz el intento de imponer a Hungría cuotas para repartir la inmigración que en un futuro llegue a Europa. El primer ministro húngaro ya avisó hace años que la lucha contra el multiculturalismo y contra la inmigración no europea era más que una prioridad, el eje de su política. El referéndum es una pieza clave en esta política. Basta con evocar el Brexit para entender el nerviosismo cuando alguien consulta al electorado sobre cuestiones relacionadas con la Unión. Lo cierto es que no solo Viktor Orban considera que Europa es escenario ya de una guerra cultural en la que se dirime la supervivencia de la sociedad abierta. Las reservas y los temores ante el imparable avance de la presencia musulmana en los espacios públicos en Europa occidental no dejan de aumentar y se han intensificado dramáticamente en los últimos tiempos tanto por los flujos masivos de inmigrantes como por el debate cultural y político que ha traído grandes transformaciones políticas en todos los países y ha dinamitado escenarios políticos de larga tradición. Países que por razones históricas han llegado al siglo XXI con homogeneidad cultural y son testigos de los inmensos problemas de las sociedades europeas occidentales con gran inmigración como el Reino Unido, Francia, Bélgica o Alemania, han decidido hacer lo posible por no correr la misma suerte. La inmigración es el fenómeno político más poderoso y profundo en Europa. El hecho de que la inmigración al territorio Schengen estuviera bastantes meses totalmente fuera de control ha tenido unos efectos políticos colosales que determinarán en gran medida el futuro de la UE. Ninguna crisis financiera ni de otro tipo había puesto tan en evidencia el peligro del fracaso del proyecto común. Cuando centenares de miles de refugiados tomaron al asalto las fronteras exteriores europeas ante la impotencia general todos se alarmaron. Pero cuando Angela Merkel, líder del país más poderoso de la Unión, decidió ante la situación dramática creada en la Ruta de los Balcanes olvidarse de las leyes, del Tratado de Dublín en concreto, y aceptar sin límite a los refugiados en Alemania, solo hubo una voz que advirtió sobre la ilegalidad y sus consecuencias. Era la de Orban. Aunque la decisión de Merkel le beneficiaba directamente porque vaciaba rápidamente Hungría de refugiados. Entonces Hungría se alzó contra el espectáculo jaleado por los medios de todo el mundo del asalto de fronteras que destruía toda legalidad y soberanía y anunció que construía una valla. Las acusaciones contra Orban fueron terribles. Pero lo cierto es que a lo largo del año todos los demás países tan críticos con Hungría acabaron imitándola. La restauración de la ley y del control de las fronteras era absolutamente necesario para evitar situaciones de descontrol y riesgo como bien demostraron después los zarpazos del terrorismo islamista.
24-09-2016 | Fuente: abc.es
Corbyn promete unificar el laborismo tras arrasar en las primarias
Tal y como se esperaba, Jeremy Corbyn ha derrotado este sábado a los moderados sublevados contra su liderazgo, que lo ven incapaz de llegar algún día a primer ministro. Según se ha anunciado este mediodía en la conferencia del Partido Laborista en Liverpool, el veterano dirigente, de 67 años, ha vencido al moderado Owen Smith, con un 61,8% de los votos frente a un 38,2%. Corbyn logra una holgada victoria por 23,6 puntos, en la línea de lo que auguraban las encuestas. La participación ha sido muy alta, del 77,6%, y el ganador ha obtenido 313.209 votos de los 506.438 emitidos. Corbyn ha superado su ya contundente victoria en las primarias de hace un año, cuando llegó al liderazgo con el 59,5% de los votos. Ahora, justo cuando más cuestionado está dentro del aparato del partido, las bases lo refuerzan con un respaldo del 61,8%. La revuelta contra Corbyn, que perdió una moción de confianza en su bancada parlamentaria, fue auspiciada por los diputados laboristas críticos, que son mayoría, y tomó forma en la candidatura alternativa del galés Owen Smith, de 46 años, que no ha podido con Corbyn, un izquierdista clásico, socialista y pacifista, que ha escorado al partido al radicalismo y está a once puntos de los conservadores en las encuestas electorales. Corbyn y Smith, vestidos con trajes elegantes, se saludaron con afabilidad, pese a su bronca campaña. El ganador, que es normalmente un hombre de expresión parca, no podía ocultar su dicha y su discurso fue una llamada a la unidad. Ataviado con su corbata roja habitual, arrancó felicitando a Owen y sus voluntarios por su campaña y destacó que «acabo de recibir el segundo mandato en un año para dirigir al partido», en claro aviso a los críticos. La última frase de su discurso fue en la misma línea: «Mi deber ahora es reunir al partido, tenemos que trabajar juntos y respetar la decisión democrática». El cisma en el laborismo es tal que se ha llegado a hablar hasta de una posible escisión del sector moderado. Corbyn quiere evitarla desde ya: «Tenemos mucho más en común de lo que nos separa». Reconoció que la campaña con Smith fue «muy apasionada», pero le quitó hierro: «Estamos orgullosos de discutir abiertamente y poder estar en desacuerdo». Por vez primera condenó expresamente los momentos de acoso a los moderados que se han registrado, aunque sin reconocer que partieron de sus filas, sobre todo de la plataforma Momentum que lo apoya, donde incluso hay un sector troskista. «Hay que acabar con los abusos contra las personas. Ese no es mi estilo ni el del laborismo, ni nunca lo será». Corbyn se jactó de que su formación tiene medio millón de afiliados, «la mayor base de un partido en toda Europa occidental». Como siempre, incidió en sus temas habituales de justicia social: «Aquí en el Reino Unido, la sexta economía del mundo, hay cuatro millones de niños pobres». Anunció que la próxima semana el Partido Laborista lanzará una campaña contra el plan de Theresa May de relanzar las escuelas selectivas, prohibidas en 1998 por Blair. Calificó la reforma de May de «segregación escolar». Una vez más, pasó por alto sobre el tema más importante de la política británica hoy, el Brexit. Corbyn es euroescéptico y nunca estuvo cómodo haciendo campaña por el Remain. De hecho, muchos achacan parte del triunfo del Leave a su abulia. Owen Smith reclamaba un segundo referéndum, pero el líder sostiene que hay que respetar el mandato del pueblo británico y buscar un buen acuerdo con Europa. En su discurso replicó también a la mayor crítica que se le hace, la de que no da el perfil de primer ministro y jamás ganará unas elecciones: «No dudo que este partido podrá ganar las siguientes elecciones». Los conservadores han respondido a su elección afirmando que «la victoria de Corbyn deja a su partido dividido, distraído y demasiado incompetente como para construir un país que funcione para todos los británicos». Chuka Umunna, uno de los diputados críticos destacados, ha reconocido que «el problema del liderazgo queda zanjado y ahora debemos mirar adelante». Será muy difícil continuar cuestionando al peculiar Corbyn tras el doble respaldo que ha recibido de las bases en menos de un año. La paradoja es que sus éxitos ante la militancia pueden convertirse en fiascos cuando se enfrente al electorado del país, mucho más moderado que los afiliados laboristas, infiltrados cada vez más por grupos de extrema izquierda. Si es cierto el aserto que sostiene que las elecciones se ganan desde el centro, y la experiencia apunta que así es, Corbyn lo tendrá muy difícil para llegar al Número 10.
18-07-2016 | Fuente: abc.es
Fernando Reinares: «En Niza hubo un atronador fallo de seguridad; hay que extraer lecciones»
Fernando Reinares, director del programa de Terrorismo Global del Real Instituto Elcano y recientemente nombrado «Riojano ilustre» en reconocimiento a su lucha contra el terrorismo y la defensa de los valores democrátos, y Carola García Calvo, investigadora del mismo instituto y colaboradora suya, presentaron el martes pasado su estudio «Estado Islámico en España», una radiografía del terrorismo islamista en nuestro país a partir del análisis de todos los individuos puestos a disposición judicial desde 2013. En esta entrevista Reinares analiza este documento y da las claves que, en su opinión, explican el brutal atentado ocurrido el pasado jueves en Niza. -¿Es de los que creen que la matanza es consecuencia de fallos en las medidas de seguridad? -El atentado de Niza es una de las expresiones posibles del terrorismo yihadista en Europa Occidental. Por lo común, los atentados múltiples y complejos, preparados por varios terroristas actuando al mismo tiempo, como ocurrió el pasado noviembre en París, son mucho mas letales que los perpetrados por individuos que actúan solos. En el caso de Niza, la inusual elevada letalidad está relacionada tanto con la voluntad mortífera del terrorista, que utilizó un vehículo pesado tal y como han sugerido tanto Estado Islámico como Al Qaida en la Península Arábiga, como sobre todo con el atronador fallo en las medidas de protección, que no impidieron el acceso del camión a un paseo ampliamente concurrido y en un día festivo tan señalado para los franceses. De este terrible fallo hay que extraer las debidas lecciones. «Encontró en su muy rápida y tópica radicalización una fórmula expeditiva para solventar las dificultades de su atribulada existencia» -¿El perfil del terrorista aporta claves en este caso? -Evidentemente. Si tuviese que destacar algo, solo una cosa, en relación con lo sucedido en Niza, me detendría en la figura del terrorista. Un individuo de origen cultural y familiar musulmán debido a su procedencia tunecina, pero no practicante, con muy serios problemas personales y además mentalmente inestable. Un individuo que, debido a que la actual movilización yihadista promovida por Estado Islámico es inclusiva y está en boga entre muchos jóvenes musulmanes de ascendencia islámica en Europa Occidental, encontró en su muy rápida y por consiguiente cabe suponer que tópica radicalización, así como en su inmediata implicación terrorista, una fórmula expeditiva para solventar las dificultades de su atribulada existencia y redimir sus pasadas transgresiones de la religión a un mismo tiempo. -En su estudio presentado la semana pasada retratan casi científicamente el mapa del yihadismo en España. ¿Cuántos falsos mitos destruye? -Yo hablaría de tres, fundamentalmente. En primer lugar, sería muy simplista hablar de los individuos que se radicalizan como jóvenes que proceden de los ámbitos de la marginación social y la exclusión, porque los datos relativos a sus niveles educativos no revelan esto. Además, se tiende a dar por descontado que los procesos de radicalización son «online» y hemos demostrado no solo que son mixtos en la gran mayoría de los casos, sino que cuando no lo son, los individuos radicalizados «offline» (de persona a persona) son más que los radicalizados en las redes. Y habría un tercer mito: el de los lobos solitarios. No hay que negar que son una amenaza, pero la más peligrosa procede de las «manadas de lobos»; es decir, células, grupos o redes de los que formaban parte nueve de cada diez individuos radicalizados en favor del Estado Islámico. -Llama la atención la situación en Cataluña. ¿Hay razones políticas que han contribuido a que sea el foco principal de la movilización yihadista? -Esa parte no la hemos podido tratar en nuestro estudio. Pero hay dos datos objetivos. Por una parte, la provincia de Barcelona es el principal escenario de terrorismo yihadista asociado a Estado Islámico de toda España, aunque Ceuta junto con la provincia de Barcelona son los principales escenarios de radicalización. ¿Qué se da en Barcelona? Al igual que en Ceuta y Melilla hay un segmento muy importante de segundas generaciones en el conjunto de la población musulmana y sabemos por la experiencia de otros países europeos que ese es el segmento más vulnerable al actual proceso de movilización yihadista. Segundo, la provincia de Barcelona tiene una concentración de lugares de culto y centros culturales salafistas que no se da en otro lugar de España, salvo en Ceuta. Son ámbitos que facilitan la actuación de agentes de radicalización. Ahora, que se haya producido una mayor tolerancia hacia estos sectores salafistas en el contexto de la actual disputa o conflicto independentista es algo sobre lo que hay indicios interesantes, pero no es algo que pueda derivarse de nuestro estudio. «Desde 2013, y hasta ahora, en torno a cinco individuos al mes han partido para incorporarse a Estado Islámico en Siria e Irak» -¿La radicalización en España va a más o a menos? -Tanto el número de detenidos como de combatientes que han salido de España hacia Siria e Irak todavía no muestra signos de estabilizarse y remitir. Desde 2013, y hasta ahora, en torno a cinco individuos al mes han partido para incorporarse a EI en Siria e Irak. Cabe anticipar que, en la medida en que se degrade EI en Siria e Irak y se pierda territorio y capacidad económica, eso va a reducir el reclutamiento de combatientes. También incidirá el hecho de que las fronteras de Turquía resulten menos porosas de lo que lo han sido hasta el año pasado. En conclusión, si las cosas continúan como están en este momento, con mayores controles fronterizos en Turquía y pérdidas para EI en Siria e Irak territoriales y económicas, cabría prever que empecemos a ver un estancamiento, incluso un descenso en el flujo de combatientes terroristas extranjeros hacia Siria e Irak. -¿Esa pérdida de vigor del EI dentro, en sus territorios, aumenta el riesgo de que la yihad ataque fuera? -Yo no soy de los que asocia los ataques en el exterior con las pérdidas de EI; esa asociación es fatua, está derivada de la oportunidad y pierde de vista la trayectoria de la organización. Muy al poco de erigirse como tal y de proclamar su califato, Estado Islámico decidió articular una red operativa para Europa Occidental, del mismo modo que decidió deliberadamente introducirse en Libia, negoció su presencia en el Sinaí con los yihadistas locales o ha ido indoctrinando y capacitando seguidores en otros lugares, como el sureste asiático. Por tanto, la ejecución de atentados en territorios fuera de su control forma parte de la estrategia de EI desde el mismo momento de su configuración como tal. Sí puede haber algunos casos en los que se haya tratado de una acción deliberada para proteger determinados flancos de los territorios bajo su control, como en el caso de las actuaciones en Turquía. Pero toda esta cadena de hechos ha ocurrido de un modo que el EI ya había previsto, dentro de un edicto del Ramadán, que decía que iba a ser un Ramadán de yihad. -Su informe revela que uno de cada tres yihadistas en España tenía voluntad de atentar.. -Un tercio de los detenidos por actividades terroristas relacionadas con EI formaba parte de células grupos o redes con voluntad de atacar en España. -..Y ustedes añaden que disponían de capacidad operativa. -Eso significa desde llevar a cabo tareas de entrenamiento, contar con algún tipo de armamento, disponer de los manuales para fabricar explosivos, haber establecido contactos con traficantes de armas o estar pensando en ir a Siria e Irak y volver suficientemente capacitado para ejecutar actos de terrorismo del estilo de lobo solitario o lo que es mucho más preocupante, atentados en manadas de lobos. Subrayo esto por que estamos viendo realmente ataques en manada. Es una forma de actuar que procede de los atentados de Bombay de 2008 y que es cierto que está asumiendo el propio EI como si fuera su modus operandi más significativo. Es la imagen de la manada de lobos que va a atacar.. van bien armados, con rifles automáticos, pistolas, granadas, explosivos. y actuando en una zona de forma simultánea. Se produce ese ataque directo, que no es el de quien pone la bomba y se va a esperar los resultados o el terrorista suicida que se inmola sin más.. Saben que van a morir, pero se muere en el curso de un ataque colectivo. «La actuación española frente a la actividad yihadista es extraordinariamente eficaz» -¿Hay mayor riesgo en España de un ataque de ese tipo que de un gran atentado de alta letalidad? -De las expresiones posibles de la amenaza terrorista de EI para un país como España, la más seria sería la de un ataque de lobos en manada, efectivamente. Como por otra parte ya vimos en París de manera planificada y algo más improvisada en Bruselas. Los ataques de estas características suelen estar dirigidos centralizadamente, al contrario que los de los lobos solitarios que suelen estar estimulados de modo genérico, pero no dirigidos. Hay gente que puede preguntarse que un lobo solitario inspirado por el EI, como en Orlando, puede causar tantos muertos como un ataque de lobos en manada, pero es que ese tipo de actuaciones son menos fáciles en Europa, fundamentalmente porque no existe la misma facilidad de acceso al armamento que en EE.UU. -¿Cuál es el vínculo real de esas manadas con la organización? -Es otro mito a desmontar: tres de cada cuatro detenidos en España por actividades relacionadas con EI pertenecen a células, grupos o redes con vínculos organizativos con EI y solo una cuarta parte estaban integrados en células grupos o redes independientes. Es importante tenerlo en cuenta por que con frecuencia se habla de lo desarticulado, de lo horizontal que es este fenómeno, cuando a lo largo de los últimos 25 años se ha ido adaptando dependiendo de las circunstancias. Los vínculos con la organización son de muy distinto tipo: hemos visto vínculos con facilitadores designados de EI que operan en Turquía, que son los que tienen el contacto, reciben y llevan al territorio. Hemos visto individuos que tenían vínculos con notables miembros de EI que ocupan diversos niveles de intermedio a alto y individuos con vínculos directos con el mando de Operaciones Externas de Al Qaida en Siria, que está en Raqqa. -¿Por qué no han actuado? -La actuación española frente a la actividad yihadista en general está resultado extraordinariamente eficaz y ojalá que continúe así. Comparémoslo con actuaciones típicas hasta hace bien poco de la policía belga, en las que siempre había o un huido o un muerto. Cuando llevan a cabo la operación de Verviers en enero de 2015 se les escapa Abdelhamid Abaaoud, pero tenían el piso establecido desde meses antes, con los kalashnikovs que después usan en noviembre en París. Y sabemos desde esta semana pasada que su objetivo primero, su atentado primero en Europa iba a ocurrir en el aeropuerto de Bruselas a inicios del año 2015. Después vino toda una serie de incidentes ocurridos en el tren de alta velocidad en agosto.. eran miembros de la red actuando en solitario.
22-05-2016 | Fuente: abc.es
Nortbert Hofer, el candidato de la derecha populista austriaca: «Espero y deseo ganar»
Los dos candidatos que concurren este domingo a las elecciones presidenciales en Austria, un ultraderechista y un ecologista, se han mostrado optimistas y confiados en obtener la victoria. El candidato de la derecha populista, Norbert Hofer , de 45 años, declaró que «espera y desea» alcanzar un 52 % de los votos, aunque reconoció que posiblemente sea un resultado muy ajustado. Hofer hizo esas declaraciones a la prensa cuando acudió a votar a su colegio electoral en Pinkafeld, en la región de Burgenland. Galería de imágenes Vea la galería completa (0 imágenes) El candidato ultraderechista aseguró a un grupo de periodistas extranjeros que no era «una persona peligrosa», cuando le preguntaron sobre las acusaciones de flirtear con referencias nazis. Las elecciones presidenciales han despertado mucho interés porque pueden suponer la llegada de la extrema derecha a la jefatura de un Estado de Europa Occidental por primera vez desde el final de la II Guerra Mundial. La posible elección de un ultranacionalista euro-escéptico ha despertado preocupación también en la Comisión Europea porque puede alentar a la derecha populista en otros países comunitarios, como en Francia y Alemania. Por su parte, Alexander Van der Bellen, un ecologista de 72 años, declaró al votar en un colegio electoral en Viena que era «cautelosamente optimista» sobre una victoria y pidió que la gente se movilizara para apoyarle y frenar al candidato ultra. Algunos medios señalan que el resultado puede ser tan ajustado que lo podrían decidir los votos por correo, cuyo recuento terminaría el lunes. Los locales electorales cerrarán a las 15.00 GMT y se espera que los primeros resultados provisionales se anuncien poco después. Hofer, candidato del ultraderechista Partido Liberal (FPÖ), parte con ventaja debido a su clara e inesperada victoria en la primera vuelta del pasado 24 de abril con un 35 % de los votos, mientras que Van der Bellen recibió el 21,3 %. Los principales partidos, a un lado Por primera vez desde el final de la II Guerra Mundial los candidatos de la segunda vuelta no pertenecen a ninguno de los dos grandes partidos tradicionales, el socialdemócrata y el conservador. Hofer ha subrayado que en caso de ganar no se limitará al papel tradicional del presidente, un referente moral que representa al país en el exterior, sino que usará todas sus atribuciones, como la posibilidad de destituir al Gobierno, actualmente una gran coalición entre socialdemócratas y conservadores. El candidato ultra ha hecho del rechazo a los refugiados, a los que define como «inmigrantes económicos», un eje de su campaña, y los ha vinculado con el aumento del paro y la criminalidad. El mensaje de «Austria y los austríacos primero», tanto para acceder al mercado laboral como a los servicios sociales, ha sido una de sus ideas recurrentes durante la campaña. La insatisfacción con la gestión de la crisis de los refugiados y el aumento del desempleo ha llevado a votantes descontentos a abandonar los partidos mayoritarios y apostar por el populista FPÖ. Austria acogió en 2015 a 90.000 solicitantes de asilo, más del 1 % de la población del país, y, según diferentes encuestas, una parte significativa de la ciudadanía está descontenta con esa decisión.
18-05-2016 | Fuente: abc.es
La OTAN ante un viejo conocido: otra Guerra Fría en el Este
Varsovia se prepara ya para acoger en dos meses, los próximos 8 y 9 de julio, la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN a la cual acudirán los países del Este -con Polonia, Estonia, Letonia y Lituania a la cabeza, pero también Rumanía y Bulgaria- con un mensaje inequívoco: su preocupación «existencial» por la Rusia de Vladimir Putin y su hiperactividad militar al otro lado de la frontera, sobre todo, tras la guerra en Ucrania y su anexión de Crimea. Desde Polonia, el mensaje que transmite su Gobierno es claro: «Necesitamos tropas de la OTAN con bases permanentes en el Este. ¿Cómo? Es un asunto aún en debate. Pero queremos que estén presentes cada día del año», afirmó su ministro de Defensa, Antoni Macierewicz, en una comida con periodistas extranjeros a la que asistió ABC. En ese mismo encuentro también estuvieron presentes la primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, y el ministro de Asuntos Exteriores, Witold Waszczykowsk.«Rusia es un estado agresivo, las tropas rusas se despliegan cada vez más junto a nuestras fronteras, las vemos también con su aviación en el Báltico. Además, sus misiles balísticos Iskender están cerca de nuestras fronteras, en Kaliningrado. Queremos estar preparados para la reacción. Es por eso que necesitamos la presencia militar de la OTAN todos los días », enfatizó el ministro de Defensa. La primera ministra polaca, Beata Szydlo, y el ministro de Asuntos Exteriores, Witold Waszczykowski, también subrayaron que la Cumbre de Varsovia debe concluir con «soluciones concretas» para hacer frente a una amenaza (Rusia) que podría «destruir» a Polonia y los estados bálticos. En febrero, los ministros de Defensa de los 28 países de la OTAN ya acordaron fortalecer la presencia militar de la Alianza en el flanco oriental. Tal presencia sería «multinacional, para dejar claro que un ataque contra un aliado es un ataque contra todos los aliados», subrayó entonces el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg. Próximos ejercicios ¿Entre los planes? Un batallón en Polonia y en cada uno de los tres estados bálticos (aproximadamente de 800 a 1.000 militares en cada país); o, una versión más modesta, un batallón de la OTAN para toda la zona. Esas tropas podrían desplegarse de modo rotatorio (cada seis meses) como ya se hace en el caso de la misión de la Policía Aérea del Báltico desde 2004, aunque aquí los periodos son de cuatro meses. Toda esta nueva arquitectura de defensa de la OTAN en el Este deberá compatibilizarse con la recién creada Fuerza de Muy Alta Disponibilidad (VJTF, en sus siglas inglesas) cuya «punta de lanza» terrestre lidera este año España desde el cuartel general terrestre de alta disponibilidad de la OTAN de Bétera (Valencia). Sin ir más lejos, 1.326 militares españoles, 480 vehículos y 70 contenedores con material de la Brigada Ligera Aerotransportable «Galicia» VII (Brilat) y de Bétera empezarán a llegar a partir del próximo martes a Szczecin, la ciudad portuaria en la que Winston Churchill situó, en el norte de Polonia y hacia el sur en la italiana Trieste, el inicio del Telón de Acero. Estas tropas españolas participarán en dos ejercicios militares de la OTAN -«Brilliant Jump» y «Valiant Falcon»- y en unas terceras maniobras junto a tropas estadounidenses y polacas en el que será la mayor exhibición de fuerza militar que se recuerda en los últimos años en Polonia: 25.000 efectivos, con carros de combate M-1 Abrams, participación de la mítica 82º División Aerotransportada que llegará directamente desde EE.UU. y con un escenario ficticio pero que geográficamente tendrá el enclave ruso de Kaliningrado como referente. Es precisamente en este territorio ruso limítrofe con el norte de Polonia y el oeste de Lituania, donde Rusia instaló el pasado año sus misiles balísticos Iskander como medida ante el desarrollo del denominado «escudo antimisiles» de la OTAN. El jueves pasado el secretario general de la Alianza Atlántica inauguraba las instalaciones de defensa antimisiles en Deveselu (Rumanía), mientras que el viernes se dieron inicio a las obras para su futura activación desde Polonia. Son indicios de la nueva Guerra Fría que se avecina en el flanco Este. Esfuerzo solidario Sin embargo, a nivel político o militar no quieren oír ni hablar de esta vieja terminología histórica que definió el periodo entre 1945 y 1989. Son partidarios de otros términos como «medidas de reaseguramiento. «No utilizaría ese tipo de etiquetas [..] Estamos en un tiempo de paz. Aunque, eso sí, hay preocupación por la creciente actividad militar de Rusia durante los dos últimos años», reconoce a ABC el general estadounidense Frank Tate, segundo mando del Cuerpo Multinacional del Noreste (400 militares), con base en Szczecin y única instalación militar de la OTAN con base permanente en el antiguo territorio del Pacto de Varsovia.Junto a ella, la OTAN diseñó tras la Cumbre de Gales de 2014 las pequeñas «Unidades de Integración de la Fuerza» (42 efectivos) en Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía, Bulgaria, Hungría y Eslovaquia. Estas instalaciones tiene como objetivo garantizar los trámites logísticos de la llegada de las tropas de la OTAN en caso de activación del Artículo 5 del Tratado por el cual un Estado miembro pida auxilio a la Alianza Atlántica. «Es obvio que nos encontramos ante un incremento de fuerzas estadounidenses en el Este de Europa pero como un país miembro de la OTAN. Es papel de la Alianza Atlántica y todos sus aliados garantizar la defensa de su territorio», explica el general Tate cuando es preguntado por la reorientación militar del Pentágono hacia una Europa que ya le parecía lejana a su ámbito de influencia. EE.UU. desplegará a partir de febrero de 2017 una brigada de blindados de manera permanente, por rotación, en Europa del Este. Un despliegue que tendrá obviamente su respuesta por parte de Moscú. Regresamos a las preocupaciones del Gobierno polaco, anfitrión de la próxima Cumbre de la OTAN, cuyo acto principal tendrá lugar en el Estadio Nacional donde tuvo lugar el partido inaugural de la Eurocopa de 2012, coorganizada con Ucrania. Preguntamos al ministro de Defensa, Antoni Macierewicz: ¿Cómo explicaría a un ciudadano español que Rusia es una amenaza que puede destruir Polonia? "En los años 90 Rusia llevó a cabo dos guerras en Chechenia. En 2008, Georgia; en 2014, Crimea y su apoyo a los separatistas en Donbass" ¿Qué más evidencias necesitan?. ¿Cree que tropas de los países de Europa occidental morirían por un país como Estonia? (pregunta un periodista holandés). "Yo lo haría por Amsterdam" (responde Macierewicz).
17-05-2016 | Fuente: abc.es
La OTAN ante un viejo conocido: otra Guerra Fría en el Este
Varsovia se prepara ya para acoger en dos meses, los próximos 8 y 9 de julio, la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN a la cual acudirán los países del Este -con Polonia, Estonia, Letonia y Lituania a la cabeza, pero también Rumanía y Bulgaria- con un mensaje inequívoco: su preocupación «existencial» por la Rusia de Vladimir Putin y su hiperactividad militar al otro lado de la frontera, sobre todo, tras la guerra en Ucrania y su anexión de Crimea. Desde Polonia, el mensaje que transmite su Gobierno es claro: «Necesitamos tropas de la OTAN con bases permanentes en el Este. ¿Cómo? Es un asunto aún en debate. Pero queremos que estén presentes cada día del año», afirmó su ministro de Defensa, Antoni Macierewicz, en una comida con periodistas extranjeros a la que asistió ABC. En ese mismo encuentro también estuvieron presentes la primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, y el ministro de Asuntos Exteriores, Witold Waszczykowsk.«Rusia es un estado agresivo, las tropas rusas se despliegan cada vez más junto a nuestras fronteras, las vemos también con su aviación en el Báltico. Además, sus misiles balísticos Iskender están cerca de nuestras fronteras, en Kaliningrado. Queremos estar preparados para la reacción. Es por eso que necesitamos la presencia militar de la OTAN todos los días », enfatizó el ministro de Defensa. La primera ministra polaca, Beata Szydlo, y el ministro de Asuntos Exteriores, Witold Waszczykowski, también subrayaron que la Cumbre de Varsovia debe concluir con «soluciones concretas» para hacer frente a una amenaza (Rusia) que podría «destruir» a Polonia y los estados bálticos. En febrero, los ministros de Defensa de los 28 países de la OTAN ya acordaron fortalecer la presencia militar de la Alianza en el flanco oriental. Tal presencia sería «multinacional, para dejar claro que un ataque contra un aliado es un ataque contra todos los aliados», subrayó entonces el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg. Próximos ejercicios ¿Entre los planes? Un batallón en Polonia y en cada uno de los tres estados bálticos (aproximadamente de 800 a 1.000 militares en cada país); o, una versión más modesta, un batallón de la OTAN para toda la zona. Esas tropas podrían desplegarse de modo rotatorio (cada seis meses) como ya se hace en el caso de la misión de la Policía Aérea del Báltico desde 2004, aunque aquí los periodos son de cuatro meses. Toda esta nueva arquitectura de defensa de la OTAN en el Este deberá compatibilizarse con la recién creada Fuerza de Muy Alta Disponibilidad (VJTF, en sus siglas inglesas) cuya «punta de lanza» terrestre lidera este año España desde el cuartel general terrestre de alta disponibilidad de la OTAN de Bétera (Valencia). Sin ir más lejos, 1.326 militares españoles, 480 vehículos y 70 contenedores con material de la Brigada Ligera Aerotransportable «Galicia» VII (Brilat) y de Bétera empezarán a llegar a partir del próximo martes a Szczecin, la ciudad portuaria en la que Winston Churchill situó, en el norte de Polonia y hacia el sur en la italiana Trieste, el inicio del Telón de Acero. Estas tropas españolas participarán en dos ejercicios militares de la OTAN -«Brilliant Jump» y «Valiant Falcon»- y en unas terceras maniobras junto a tropas estadounidenses y polacas en el que será la mayor exhibición de fuerza militar que se recuerda en los últimos años en Polonia: 25.000 efectivos, con carros de combate M-1 Abrams, participación de la mítica 82º División Aerotransportada que llegará directamente desde EE.UU. y con un escenario ficticio pero que geográficamente tendrá el enclave ruso de Kaliningrado como referente. Es precisamente en este territorio ruso limítrofe con el norte de Polonia y el oeste de Lituania, donde Rusia instaló el pasado año sus misiles balísticos Iskander como medida ante el desarrollo del denominado «escudo antimisiles» de la OTAN. El jueves pasado el secretario general de la Alianza Atlántica inauguraba las instalaciones de defensa antimisiles en Deveselu (Rumanía), mientras que el viernes se dieron inicio a las obras para su futura activación desde Polonia. Son indicios de la nueva Guerra Fría que se avecina en el flanco Este. Esfuerzo solidario Sin embargo, a nivel político o militar no quieren oír ni hablar de esta vieja terminología histórica que definió el periodo entre 1945 y 1989. Son partidarios de otros términos como «medidas de reaseguramiento. «No utilizaría ese tipo de etiquetas [..] Estamos en un tiempo de paz. Aunque, eso sí, hay preocupación por la creciente actividad militar de Rusia durante los dos últimos años», reconoce a ABC el general estadounidense Frank Tate, segundo mando del Cuerpo Multinacional del Noreste (400 militares), con base en Szczecin y única instalación militar de la OTAN con base permanente en el antiguo territorio del Pacto de Varsovia.Junto a ella, la OTAN diseñó tras la Cumbre de Gales de 2014 las pequeñas «Unidades de Integración de la Fuerza» (42 efectivos) en Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía, Bulgaria, Hungría y Eslovaquia. Estas instalaciones tiene como objetivo garantizar los trámites logísticos de la llegada de las tropas de la OTAN en caso de activación del Artículo 5 del Tratado por el cual un Estado miembro pida auxilio a la Alianza Atlántica. «Es obvio que nos encontramos ante un incremento de fuerzas estadounidenses en el Este de Europa pero como un país miembro de la OTAN. Es papel de la Alianza Atlántica y todos sus aliados garantizar la defensa de su territorio», explica el general Tate cuando es preguntado por la reorientación militar del Pentágono hacia una Europa que ya le parecía lejana a su ámbito de influencia. EE.UU. desplegará a partir de febrero de 2017 una brigada de blindados de manera permanente, por rotación, en Europa del Este. Un despliegue que tendrá obviamente su respuesta por parte de Moscú. Regresamos a las preocupaciones del Gobierno polaco, anfitrión de la próxima Cumbre de la OTAN, cuyo acto principal tendrá lugar en el Estadio Nacional donde tuvo lugar el partido inaugural de la Eurocopa de 2012, coorganizada con Ucrania. Preguntamos al ministro de Defensa, Antoni Macierewicz: ¿Cómo explicaría a un ciudadano español que Rusia es una amenaza que puede destruir Polonia? "En los años 90 Rusia llevó a cabo dos guerras en Chechenia. En 2008, Georgia; en 2014, Crimea y su apoyo a los separatistas en Donbass" ¿Qué más evidencias necesitan?. ¿Cree que tropas de los países de Europa occidental morirían por un país como Estonia? (pregunta un periodista holandés). "Yo lo haría por Amsterdam" (responde Macierewicz).
28-03-2016 | Fuente: abc.es
Las canteras europeas de la yihad
Terror, solo terror. El impacto de los ataques de París del 13 de noviembre no se puede medir únicamente con cifras de muertos y heridos. Dejaron tras de sí un rastro de sospecha hacia los franceses de confesión musulmana. Primero se estigmatizó un barrio de los suburbios parisinos, Saint-Denis, donde sus vecinos se despertaron de madrugada el martes 18 entre los tiros y explosiones de la operación antiterrorista para capturar al presunto cerebro de los atentados, Abdelhamid Abaaoud. Una conexión de la matanza con Bélgica apuntó igualmente al barrio de Molenbeek, cuna de la mayoría de belgas que combaten en el autodenominado califato. Otros como el británico Luton, o El Príncipe en España, llevan marcados igualmente desde hace años. La pobreza, delincuencia y desesperanza tiñen de gris sus calles, también el fracaso de una convivencia que permite el arraigo del fanatismo. Mohamed Merah, Mehdi Nemmouche y Amedy Coulibaly, nacidos en Francia, son asesinos en nombre de un dios. Pero una minoría cada vez más ruidosa los llama mártires por desestabilizar un país que no les representa. Todos estos hombres eran criminales comunes que comenzaron como pequeños delincuentes de barrio y se radicalizaron religiosamente en la cárcel. Algunos como Samy Amimour, uno de los kamikazes de la sala Bataclan, fueron durante casi toda su vida musulmanes no practicantes que no habían hablado nunca árabe, la lengua del Corán. Los lobos solitarios han dado paso a auténticos comandos como el de los últimos ataques de París. A medio camino estuvo el asalto de los hermanos Kouachi a la sede de la revista Charlie Hebdo, que recordó al atentado de la maratón de Boston: inmigrantes de segunda y tercera generación, inadaptados en el país de acogida y sin esperanza en el futuro. Mercado de Molenbeek (Bélgica)El autor del atentado en el Museo Judío de Bruselas (en mayo de 2014, antes de la proclamación del califato), Mehdi Nemmouche, de ascendencia argelina, provenía de Roubaix, la zona con mayor tasa de pobreza de Francia con un 45%. En esta localidad fronteriza con Bélgica cometió su primer delito a los 14 años: un atraco. A los 17 agredió a una profesora. Y a los 19 fue condenado a tres meses de prisión por robo con violencia. Salah Abdeslam, supuestamente el único de los terroristas que atacaron París que sigue con vida, residente en Molenbeek, estaba fichado por delitos de tráfico de estupefacientes, tenencia de armas y violencia. Bélgica es el país con mayor proporción de yihadistas de Europa Occidental. «Suponemos que Daesh está captando a estos jóvenes y no, más bien ellos llaman a la puerta de Estado Islámico. Buscan un sentido a su vida para acabar con el vacío existencial marcado por la pequeña delincuencia y la exclusión», explica Barah Mikail, especialista en Oriente Medio del think tank Fride. Mikail, de origen franco-sirio, ejerció de profesor durante varios años en la Universidad de Saint-Denis. «Este barrio refleja una parte de la realidad francesa, la de suburbios con gente pobre, que se siente excluida de las percepciones republicanas». Según el analista de Fride, los franceses de ascendencia magrebí o subsahariana de condición modesta no creen que deban asimilar tanto los valores de la República como que esta respete su identidad. «En estos guetos que desarrollan la pertenencia a la identidad francesa es mucho mas frágil». Hollande instó a los parisinos a colgar banderas francesas en sus balcones como homenaje a las víctimas. En Saint-Denis no se vio ninguna. «La mayoría de sus gentes no justifican los atentados, pero sí consideran que hay que defender sus propios orígenes, importar la religión y en este sentido yo creo que el respeto de la cultura de origen acaba a veces en unas interpretaciones radicales del islam». Barrios europeos de la sharía: ¿mito o realidad? El converso Jordan Horner es uno de los líderes de las patrullas de la sharia- EFE Una grabación resuena llamando al rezo del almuédano y los musulmanes caminan, cumplidores hacia alguna de las 25 mezquitas repartidas por sus calles. Las mujeres se esconden tras el riguroso negro de sus niqab; los hombres llevan gorro de algodón blanco o casquillo paquistaní, y casi todos visten chilaba. Aunque no es Islamabad, El Cairo o Medina, tiene algo de todas ellas. Bury Park, en Luton, es un barrio europeo. Caminar por esta pequeña localidad aeroportuaria de 250.000 habitantes es como viajar a Asia sin billete ni avión, sumergirse en una atmósfera paralela al país que la acoge, una oriental donde el comercio local se nutre de negocios halal, tiendas de kebabs, Haji Foods o venta de alfombras de Cachemira. Algunos autores, haciendo referencia a las similitudes, lo llaman simplemente «Londonistan». Situado a 40 kilómetros al norte de la capital de Inglaterra, Bury Park poco tiene que ver con la fama de esta, aunque sí puede permitirse disputarle lo de cosmopolita. Bengalíes, paquistaníes o «negros de islas caribeñas que abandonan el cristianismo en este tipo de barrios», describía el actual director de Innovación de Vocento, Borja Bergareche, durante su etapa como corresponsal en Londres. Razas y religiones se congregan en esta localidad británica y muchos locales de clase media se sienten cada vez más arrinconados por la concentración de extremistas tanto islámicos como los propios anglicanos. De hecho, una semana después de los atentados de París los crímenes de odio contra británicos de confesión musulmana se habían incrementado un 300%, informó «IBI Times». Aunque no todo es violencia física, El extremismo lleva al éxodo, y esta progresiva huida, a su vez, levanta más y más guetos. Según un estudio de la Universidad de Manchester, la proporción de «británicos blancos» ya «es oficialmente inferior al 50 por ciento». Señalada en rojo como epicentro de los cuatro kamikazes que atentaron contra el suburbano londinense en 2005, provocando la muerte de 56 ciudadanos, Bury Park se ha convertido en un polvorín donde imperan el extremismo, el desempleo y el tráfico de drogas. En el reportaje de la BBC «Pelearía en Siria si pudiera» indican que del avispero de Luton han salido al menos dos docenas de yihadistas que se han unido a las filas de Estado Islámico en Siria e Irak. «Aviso: está entrando en una zona controlada por la sharía, leyes islámicas obligatorias», rezan varios carteles a la entrada de Tower Hamlets, un área al este de Londres también conocida como «República Islámica de Tower Hamlets». A una hora en coche de Luton, en este barrio, calificado por los más radicales como «no-go zone (zona prohibida)», han llegado a producirse amenazas de muerte a mujeres que se negaban a llevar velo. «The Sunday Telegraph» reveló más de una docena de casos en los que tanto musulmanes como no musulmanes han sido amenazados por un comportamiento que los más radicales consideraban una violación de las normas islámicas fundamentalistas. «Alguna de las víctimas acusó a la Policía de ignorar los crímenes de odio perpetrados en el barrio, suprimiendo o minimizando pruebas que implican a musulmanes, por temor a que sospechas de racismo recayesen sobre ellos», recoge el diario. Uno de los carteles que han ciculado por la red de los barrios de la sharíaEn enero de 2014, el inspector jefe de las fuerzas policiales en Inglaterra y Gales, Sir Tom Winsor, admitió en el «London Times» que «algunas partes de Gran Bretaña tienen su propia forma de justicia» y que delitos como los crímenes de honor, la violencia doméstica, el abuso sexual a niños o la mutilación genital femenina no suelen denunciarse. Y explica: «Hay comunidades de otras culturas que prefieren tener su propia policía. En zonas como Midlands, los agentes nunca entran no porque se les prohíba el acceso o tengan miedo, sino porque nunca requieren su presencia, resuelven sus problemas con sus propias leyes». El analista del think tank británico Chatham House, Hayder al Khoei, avisa de que ciertos reportajes nutren la propaganda de la extrema derecha xenófoba del país. «Reino Unido ha sido acusado de albergar mini estados islámicos, incluso algunas agencias de inteligencia europeas hablan de un Londonistan. Eso es cierto, como también que hay patrullas de jóvenes radicales que se dedican a vigilar las calles de algunos suburbios para garantizar el cumplimiento de la sharía. Pero hay que tener cuidado con los vídeos que circulan, no reflejan la realidad, son basura y solo generan más odio. La ley islámica no gobierna estos barrios», insiste. España no se libra del caldo de cultivo que se está gestando en Europa. Cada vez aparecen más focos de islamismo radical. El más conocido es el del barrio ceutí El Príncipe, récord nacional de paro, donde la convivencia agoniza. «El modelo de Ceuta como crisol de culturas y religiones está cada vez más lejos. Las comunidades mayoritarias, la cristiana y la musulmana, viven cada vez más separadas y no se vislumbra un acercamiento a corto plazo. A los tradicionales problemas sociales y económicos hay que unir el agravamiento de otro, el religioso. De unos 12.000 vecinos (calculan que, aparte, se han instalado unos 3.000 marroquíes) solo queda una familia cristiana. Cristianos y musulmanes se alejan en medio de altas tasas de paro, delincuencia y un creciente yihadismo», relataba el periodista de ABC Luis de Vega desde el terreno. Redada en El Príncipe- Ángel de Antonio Otros embriones de radicalismo que preocupan en España se hallan en Cataluña. También en la Península algunos grupúsculos tratan de imponer los preceptos de la sharía mediante la violencia física o la intimidación. En diciembre de 2009, Los Mossos detuvieron en Reus (Tarragona) a nueve hombres después de organizar un juicio islamista en una masía acusando de adulterio a una mujer marroquí y condenándola a la lapidación. «El problema base es el de la desigualdad y en este capítulo las culpas hay que repartirlas a todos los ámbitos implicados: Estado, ciudadanos, comunidades minoritarias, etc.», asegura Sergio Príncipe, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y experto en temas de la Unión Europea. 750 «zonas urbanas sensibles» en Francia Las supuestas «zonas no-go», tristemente de actualidad después de la masacre cometida por terroristas yihadistas en París el pasado viernes 13, cuando truncaron la vida de 130 personas atacando el corazón de la capital gala, son un tabú en el país de la «liberté, egalité, fraternité». Lo pudo comprobar un analista de «Fox News», demandado por supuestamente mal informar sobre la existencia de zonas prohibidas, regidas por preceptos islámicos y donde se impide la entrada a los no musulmanes. «No acepto los insultos a nuestra ciudad y sus habitantes», argumentó la alcaldesa Anne Hidalgo, impulsora de las acciones judiciales contra el medio estadounidense. La República francesa reconoce la incidencia de distritos donde los hábitos y costumbres occidentales son mal vistos, pero todos los parisinos pueden acceder con libertad a cualquier zona del país, si así lo desean. El Gobierno galo califica estas zonas, casi siempre en los suburbios o «banlieues», como Zonas Urbanas Sensibles (ZUS) e identifica 750 barrios donde se necesitan mayores medidas de seguridad. Algunos de sus habitantes se esfuerzan por huir de las elevadas tasas de desempleo que asuelan sus barrios, y utilizan artimañas para no caer en la discriminación de algunos trabajos. Se cambian los apellidos árabes por franceses, occidentalizan su forma de vestir? Algunos ni siquiera son musulmanes, aunque vivan en zonas donde estos predominan. Redada en Saint-Denis«Los barrios del municipio de París no-go son falsos, nos hace mucha gracia estar tomándonos copas en zonas consideradas sensibles. Ningún alcalde local va a tolerar ni un minuto algo así. Es cierto que puede haber patrullas de jóvenes fanáticos que se dedican a vigilar las zonas o que episódicamente salafistas de Saint-Denis amenacen especialmente a las chicas por su atuendo: de vez en cuando se escuchan insultos del estilo 'eres una puta por fumar', pero esto ocurre desde hace 20 años», describe el prestigioso periodista especializado en geopolítica Hyman Harold. «Antes de internet, tuvimos la guerra civil argelina en los noventa, en ese momento, la gente de la rebelión islamista vino aquí para reclutar a jóvenes delincuentes, pero desde internet ahora se radicalizan en su propio cuarto». La conversación telefónica discurre mientras que este especialista en suburbios se toma una copa en pleno centro de «Bobolandia» (apelativo para los burgueses bohemios), cerca del lugar donde atentaron la noche del viernes 13. «A 400 metros de aquí tenemos la mezquita Omar, una de las más radicales de Francia». Es por tanto este fracaso en la convivencia entre dos formas de vivir opuestas lo que alimenta el odio y el fanatismo: «Ellos ven de manera cotidiana a mujeres que beben a pocos metros de la mezquita. No hay integración y los comerciantes de las tiendas, unas occidentales y otras islámicas, no se dirigen entre ellos la palabra», añade. «Por unos cuantos cientos de euros se pueden comprar fusiles de asalto. ¡El precio de un iPhone!»Sebastien Roché Pero hay distritos más conflictivos que otros, y existen opiniones de todo tipo al respecto de su radicalización. El diario galo «Le Figaro» se hizo eco del gran flujo de kalashnikov que entran y salen de los suburbios franceses. «Por unos cuantos cientos de euros se pueden comprar fusiles de asalto. ¡El precio de un iPhone!», reflexionaba el politólogo Sebastien Roché en la publicación. El suburbio marsellés de La Castellane (7.000 habitantes) es uno de los epicentros del tráfico de armas y drogas de Francia. Con uno de cada dos vecinos en paro y el 40% por debajo del umbral de pobreza, los tiroteos entre gangsters y bandas de todo tipo están a la orden del día. Franceses de origen magrebí, esencialmente de ascendencia argelina, conforman un caladero de delincuentes señalado continuamente por el Gobierno. De hecho, poco después de los atentados de Charlie Hebdo, durante la visita de Manuel Valls, un ataque a tiros contra la policía encendió de nuevo la psicosis. Precisamente, con estos fusiles de asalto los terroristas atacaron diferentes puntos de París en el peor atentado sufrido por el país. Muchos de estas «banlieues», pero no todas, se han convertido en cuna de muyahidines. Uno de las más señaladas es Saint-Denis. Ahí fue donde dos terroristas iniciaron el viernes negro inmolándose a las puertas del Estadio de Francia y también donde una operación antiterrorista posterior se saldó con ocho detenidos y tres muertos que planeaba otro ataque. Saint-Denis es uno de los suburbios con más población musulmana de Francia: lo son alrededor de 600.000 de sus habitantes, procedentes del norte y este de África, de una población total de 1,4 millones. Saint-Denis está dividido en 40 distritos administrativos, conocidos como «communes», de los cuales 36 aparecen en la lista oficial de ZUS. Conocido localmente como «noventa y tres» o «nueve tres», los dos primeros dígitos del código postal de este suburbio, Saint-Denis tiene una de las tasas más altas de desempleo en Francia: 24% frente al 10,3% de la media nacional, porcentaje del que más del 40% representa a menores de 25 años. El tráfico de drogas y los crímenes violentos son la norma en esta especie de «ciudad sin ley». Como respuesta a los reportajes sobre barrios de la sharía en Francia y una posible estigmatización, surgieron respuestas de todo tipo, desde las ofendidas hasta las solidarias. Un fotógrafo amateur Julian Bottriaux que frecuenta estas zonas señaladas ha creado un blog donde da la palabra a los vecinos de estos barrios, acompañando la entrevista con un retrato. Derniers préparatifs avant le vernissage de l'expo Portraits de #NoGoZones? jeudi ! https://t.co/xfLIM59Yk6 pic.twitter.com/gu6967zFws? Portraits NoGoZones (@FromNoGoZones) noviembre 2, 2015 «Daesh no quiere grises, solo blancos y negros, malos y buenos, infieles y fieles»Hayder al Khoei, especialista de Chatham House «El problema de bombardear Raqqa o Mosul (capitales del autodenominado califato) es que aunque acabes con el último yihadista de Daesh sobre la faz de la tierra, su narrativa es tan fuerte? Esta ideología existe desde mucho antes de Daesh, y seguirá después de Daesh», subraya el especialista de Chatham House, británico de confesión musulmana. Al final de la entrevista dice sentirse uno más en Reino Unido, nunca un extraño: «En Francia, cuando he ido con mi mujer, al ir con su velo notaba miradas diferentes que las que siento en mi país. En esto nos diferenciamos mucho británicos y franceses, muchos de allí hablan de musulmanes y no de franceses, y en Inglaterra, somos británicos de confesión musulmana, no musulmanes», agrega. Daesh no necesita mandar a yihadistas desde el califato cuando tienen una cantera en ciernes en Europa dispuesta a atentar. Al Khoei concluye que el propósito del grupo yihadista es la polarización de Europa. «Lo hacen público ellos mismos. No quieren grises, solo blanco y negro, fieles e infieles, que unos odien a los otros y que los musulmanes sientan que no les queda otro camino que su violencia». Los terroristas atacaron el centro de la fiesta parisina donde la juventud bohemia y acomodada se entremezcla con los nietos de argelinos y marroquies emigrados. «Para ellos, es o vivir con los 'bobos' o en un gueto», concluye Harold. Más allá, por ahora, parece poco posible. La plaza de la República de París- AFP Ataque al París joven y bohemio («Bobo») SILVIA NIETO Sin el trasiego comercial de los Campos Elíseos, a salvo de los visitantes que desfilan cámara en mano y protegidos de los restaurantes de comida rápida y tiendas de recuerdos que invaden parte del Barrio Latino. En París, los distritos diez y once conservan su singularidad porque permanecen al margen del circuito turístico: en sus calles no hay un Sagrado Corazón, esa basílica de finales del XIX levantada con una piedra blanca que lava la lluvia, ni una Torre Eiffel, fruto de la Exposición Universal de 1889 y de la pericia en la ingeniería del hierro. En sus calles, el patrimonio se encuentra en la vida que albergan los cafés, los teatros y los cines. Esos lugares que se convirtieron en diana de los atentados terroristas que costaron la vida a 130 personas e hirieron a 350 durante la noche del viernes 13 de noviembre. «Nos sentaremos de nuevo en las terrazas del este parisino, en esos barrios mestizos y abigarrados que son lo mejor que tenemos», escribió el periodista Luc Le Vaillant en el diario «Libération» dos días después de los ataques. «Mañana, volveremos a juntarnos los unos con los otros, con los puños cerrados, con los codos en el cuerpo, sobre esta explanada que se está convirtiendo en la más bella y la más triste de París, en la más conmovedora y la más significativa», añadió en referencia a la plaza de la República. Allí nacen las calles y los bulevares en los que murieron las víctimas y donde los ciudadanos ahora las homenajean, como ya homenajearon en enero a los dibujantes de la revista satírica «Charlie Hebdo». Por segunda vez en un año, la violencia sacudió la capital y el terror irrumpió en la vida cotidiana: actos tan banales como beber con los amigos, asistir a un concierto o salir a cenar continúan enrarecidos por el miedo. Con instinto de resistencia, algunos vecinos de la ciudad se adhirieron a la campaña de la red social Twitter #JeSuisEnTerrasse ?literalmente, estoy en la terraza? y subieron fotos propias disfrutando de una jarra de cerveza o una copa de vino en restaurantes o bares. Esos lugares que abundan en la rue Oberkampf o en la plaza de la Bastilla, situadas en las inmediaciones de los atentados. «El triángulo de oro de la cultura joven y parisina ha sido cubierto de sangre», indicó el periodista Manu Saadia en el medio estadounidense «Fusion». Cultura y juventud son dos rasgos que definen con precisión los barrios atacados. Los habitantes de los distritos diez y once son conocidos, no sin mala leche, como los «bobos»: esos chicos algo burgueses y un poco bohemios, con estudios universitarios e ideología próxima a la izquierda y poseedores de «un capital cultural y económico elevado», como explicó el sociólogo Bernard Lahire a la revista francesa «Les Inrocks» en abril de 2010. Pero también abiertos a la convivencia multiétnica. «Han disparado sobre mi generación. Han golpeado nuestra juventud. La cosmopolita, la tolerante, la generación sin nación, la generación sin barreras, la generación sin ejército, ¡la generación de la paz!», publicó «Le Monde» el 26 de noviembre en un artículo titulado «¡Sí, la generación Bataclan ha nacido!». Ubicado en el distrito once, el atentado contra el teatro Bataclan se cobró la vida de 90 personas. La sala de espectáculos posee una arquitectura que recoge esa pulsión «cosmopolita». La fachada imita un templo chino, en recuerdo del compositor francés Jacques Offenbach y de su obra «Ba-Ta-Clan», ambientada en un oriente exótico y a la que debe su nombre. Los paseos no solo desvelan los misterios de una ciudad, sino también el carácter de sus habitantes. París no es una excepción. Una caminata de quince minutos desde la plaza de la República conduce al Canal Saint-Martin, ubicado en el distrito once, abrigado por los árboles que recorren su orilla y sumergido en la parsimonia propia de un lugar medio descubierto por el turismo. El quai de Jemmapes ?«quai» se llaman las avenidas situadas junto al agua? recorre sus márgenes. En el número 80, el bar «Le Comptoir Général» acumula trastos de todas partes del mundo y recuerda a una tasca perdida en una colonia del África francesa en algún momento del siglo pasado. En el 43, el Centro Cultural Pouya enseña a los curiosos los entresijos de la cultura iraní y permite consultar libros en persa mientras se disfruta de un té con dátiles. Los restaurantes Le Carrillon y Le Petit Cambodge, ubicados en la intersección entre la rue Alibert y la rue Bichet, se encuentran a menos de cinco minutos a pie. Un total de catorce personas murieron tiroteadas en sus terrazas, que ahora cubren las flores y los mensajes de condolencia. «París no se acaba nunca, y el recuerdo de cada persona que ha vivido allí es distinto del recuerdo de cualquier otra. Siempre hemos vuelto, estuviéramos donde estuviéramos, y sin importarnos lo trabajoso o lo fácil que fuera llegar allí. París siempre valía la pena, y uno recibía siempre a trueque de lo que allí dejaba. Yo he hablado de París según era en los primeros tiempos, cuando éramos muy pobres y muy felices», escribió Ernest Hemingway al final de su obra «París era una fiesta» (1964), donde recogió sus recuerdos sobre la ciudad en la década de los años 20. Como señaló la cadena de radio «France Culture», tanto ese libro como el cartel de la película «París nos pertenece» (Jacques Rivette, 1960), donde el actor Giani Esposito pasea por uno de los tejados de la capital, se reivindicaron como símbolos de resistencia contra el terror causado por los atentados. La ciudad lucha ahora por volver a la normalidad.