Infortelecom

Noticias de europa occidental

08-07-2019 | Fuente: abc.es
La «OTAN de las Américas»
En sus 70 años de vida paralela, ni la OTAN ha aplicado nunca su famoso artículo 5, que obliga al resto de países a acudir en defensa de un Estado miembro atacado, ni la «OTAN de las Américas» ha aplicado su correspondiente artículo 3. Si el mismo Donald Trump ha cuestionado el automatismo de esa disposición del Tratado del Atlántico Norte, ¿por qué ahora debería defenderlo, en el contexto de la crisis venezolana, en el caso del TIAR, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca? Juan Guaidó y la Asamblea Nacional de Venezuela pueden promover la reincorporación de ese país al TIAR, del que fue sacado en 2012 por el chavismo, pero invocar la ayuda militar exterior para acabar con la «usurpación» de Nicolás Maduro ¿realmente haría que el resto de países signatarios avalaran una intervención de Ejércitos vecinos, cuando el propio concepto de «agresión» puede ser discutible, aunque quepa denunciar una «invasión selectiva» cubana? El artículo 3.1 del TIAR dice los siguiente: «Las Altas Partes Contratantes convienen en que un ataque armado por cualquier Estado contra un Estado Americano, será considerado como un ataque contra todos los Estados Americanos, y en consecuencia, cada una de las Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de las Naciones Unidas». Tratado con poca fuerza El TIAR, también llamado Tratado de Río de Mutua Defensa, se concluyó en Río de Janeiro en 1947, casi dos años antes de que se constituyera la OTAN, y su vida está ligada a la Guerra Fría. La URSS dejó de ser una amenaza para Latinoamérica mucho antes que para Europa Occidental, así que el Tratado americano comenzó a perder sentido mucho antes del debate que luego se ha abierto sobre la vigencia del papel de la OTAN. En 1962 el TIAR sirvió para suscitar consenso en torno a las sanciones contra Cuba, aunque sin llegar a pedir la invasión que Estados Unidos haría por su cuenta en Bahía Cochinos. Sin embargo, en 1982 se puso en evidencia que el tratado era ya papel mojado: Argentina solicitó activar la mutua defensa en su enfrentamiento con el Reino Unido por las Malvinas, pero Washington se puso del lado de Londres y además Chile y Colombia observaron que los argentinos podían verse como los iniciadores del conflicto. En 2001 Estados Unidos pidió la ayuda continental tras el ataque del 11-S, pero algunos países latinoamericanos le negaron su asistencia en el largo proceso de las invasiones de Afganistán y sobre todo de Irak. Si la OTAN ha ido aumentando sus miembros desde la caída del Telón de Acero, el TIAR los ha ido perdiendo. La primera baja significativa se produjo en 2002, cuando México abandonó el tratado buscando liderar un replanteamiento de la seguridad regional para hacerla más inclusiva y no solo ligada a los intereses geopolíticos de Estados Unidos. No fue la decisión de un gobierno del PRI que pudiera etiquetarse de izquierda o procubano, sino del presidente Vicente Fox, del conservador PAN. México fue el país anfitrión de la Conferencia Especial de Seguridad 2003, encargada por la Cumbre de las Américas, que sirvió para poner en marcha un enfoque más multidimensional en los trabajos de la Comisión de Seguridad Hemisférica de la Organización de Estados Americanos (OEA). Los intereses políticos bolivarianos, por otro lado, llevaron a Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador a plantear su salida en 2012, momento en que Cuba también hizo efectiva su baja. Ataque contra la soberanía Si un país miembro del tratado invoca formalmente el artículo 3.1, el Consejo Permanente de la OEA tiene que evaluar si existen las condiciones requeridas para convocar una reunión de consulta de los integrantes del TIAR. Dada la correlación de fuerzas que existe hoy en la OEA, no sería difícil que el Consejo Permanente convocara esa sesión, aunque el resultado de la misma es más dudoso. Si bien el artículo 3.1 habla de «ataque armado» y el 3.2 se refiere a la solicitud planteada por Estados «directamente atacados», el artículo 6 contempla «una agresión que no sea ataque armado» contra la «soberanía o la independencia política» de un Estado. De acuerdo con ello, la Venezuela de Guaidó podría denunciar la actividad cubana en el país. Las medidas que se aprobaran no tendrían por qué llegar al envío de tropas. Lo que ocurre es que varias de las acciones que se contemplan ya se están aplicando, sin que el régimen de Maduro haya caído; además se supone que el objetivo de recurrir al TIAR es para desencadenar algún tipo de uso de fuerza. Según el artículo 8, «para los efectos de este Tratado, las medidas que el Órgano de Consulta acuerde comprenderán una o más de las siguientes: el retiro de los jefes de misión; la ruptura de las relaciones diplomáticas; la ruptura de las relaciones consulares; la interrupción parcial o total de las relaciones económicas, o de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, telefónicas, radiotelefónica o radiotelegráficas, y el empleo de la fuerza armada». El texto indica que las medidas que se acuerden «serán obligatorias para todos los Estados signatarios del presente Tratado que lo hayan ratificado, con la sola excepción de que ningún Estado estará obligado a emplear la fuerza sin su consentimiento». Bastaría, así, que Estados Unidos y algún otro país enviara tropas o que apoyara con el envío de material cualquier operación militar interna que pueda suceder. La clave es que se lograran suficientes votos para activar la cláusula, y hasta ahora una mayoría de países, como se ha visto entre los integrantes del Grupo de Lima, no están por soluciones militares.
05-06-2019 | Fuente: abc.es
Portsmouth inicia los actos del 75 aniversario del Día D con Trump como gran protagonista
Los líderes mundiales se reúnen en la costa del sur de Inglaterra hoy miércoles para conmemorar el 75 aniversario del Día D, la invasión marítima más grande de la historia y la hazaña que ayudó a poner fin a la Segunda Guerra Mundial. Pese a la polémica visita de Estado de Donald Trump, la reina Isabel II y la primera ministra Theresa May se unirán al presidente de los Estados Unidos en los eventos conmemorativos en Portsmouth. También participarán el presidente francés, Emmanuel Macron, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el primer ministro australiano, Scott Morrison, la canciller alemana, Angela Merkel, entre otros líderes. «Nos unimos para rendir homenaje a aquellos que marcaron un giro decisivo en la Segunda Guerra Mundial en en las playas de Normandía y prometeremos nunca olvidar la deuda que tenemos con ellos», dijo May en un comunicado. «Su solidaridad y determinación en la defensa de nuestra libertad sigue siendo una lección para todos nosotros», aseguró. En las primeras horas del 6 de junio de 1944, más de 150.000 aliados partieron de Portsmouth y sus alrededores para comenzar el ataque aéreo, marítimo y terrestre en Normandía, que finalmente condujo a la liberación de Europa occidental del régimen nazi. La invasión, con nombre en código Operación Overlord, sigue siendo el asalto anfibio más grande de la historia e involucró a casi 7.000 naves y lanchas de aterrizaje a lo largo de un tramo de 80 kilómetros de la costa francesa. Miles fueron asesinados en ambos lados. Aunque el programa empieza este miércoles con un homenaje a la Resistencia normanda, el acto más simbólico llegará el jueves, cuando Trump y Macron acudan al cementerio franco-estadounidense de Colleville sur Mer, a pocos metros de Omaha Beach, una de las cinco playas en las que desembarcaron las tropas aliadas. Allí pronunciarán unas palabras antes de desplazarse a Caen, capital de Normandía, para mantener una entrevista bilateral.
27-05-2019 | Fuente: abc.es
«Me quedo sin comer para que mi hija pueda hacerlo»: los efectos de la austeridad en el Reino Unido
Los recortes gubernamentales en el gasto social durante la última década han provocado que decenas de miles de familias pobres en Inglaterra se queden sin alimentos suficientes para comer, una «clara violación del deber del gobierno de garantizar una alimentación adecuada», según recoge un informe de la Oenegé Human Rights Watch (HRW) publicado la semana pasada. El informe, de 115 páginas, destaca cómo los grandes recortes en el gasto social, motivados por la austeridad y exacerbados por varias reformas, han dado lugar a que muchas familias con niños en Inglaterra pasen hambre y dependan de la ayuda alimentaria de organizaciones benéficas. Muchas de estas familias son monoparentales y están encabezadas por mujeres. En este sentido, HRW descubrió que el gobierno del Reino Unido no está cumpliendo con su deber en virtud de la ley de derechos humanos de garantizar el derecho a una alimentación adecuada. «La forma en que el gobierno del Reino Unido ha gestionado su reducción en el gasto de asistencia social ha hecho que los padres se vean incapaces de alimentar a sus hijos en la quinta mayor economía del mundo», apuntó Kartik Raj, investigador de Europa Occidental de HRW. «El gobierno del Reino Unido debería garantizar el derecho a la alimentación de todos en lugar de esperar que sean las organizaciones benéficas las que intervengan y llenen el vacío». La Oenegé se concentró en tres áreas de Inglaterra con altos niveles de precariedad en Hull, Cambridgeshire y Oxford. En esas zonas llevó a cabo 126 entrevistas a familias afectadas por la pobreza alimentaria, voluntarios y personal de bancos y despensas de alimentos y personal de centros comunitarios y escuelas. Como parte de su investigación, también analizó datos oficiales y estadísticas, y revisó información del gobierno del Reino Unido y las autoridades locales. Precariedad extrema «A menudo, no me queda nada al final de la semana», dijo una madre de 23 años de Hull con una hija de cuatro años que no pudo encontrar un empleo que se ajustara al horario escolar de su hija. Por eso, recurre a una despensa comunitaria de bajo costo que redistribuye el excedente de alimentos de los supermercados. «Cuando eres madre soltera, hay muy pocos trabajos que puedes hacer que te permitan dejar a tu hijo en la escuela por la mañana, luego ir a trabajar y regresar a las 14.30 para recogerlos. Me salto comidas, para que mi hija pueda comer». La organización apunta tres motivos fundamentales como los responsables del repunte. En primer lugar, HRW destaca la drástica reducción del gasto en asistencia social desde 2010, lo que ha afectado de severamente a las ayudas para familias y niños. En segundo lugar, el informe señala la implementación de una reforma importante al sistema de asistencia social, conocido como Crédito Universal, que ha exacerbado la crisis del hambre al retrasar el acceso a los pagos iniciales. Por último, la Oenegé apunta a la falta de intervención gubernamental ante la creciente evidencia de un deterioro en el nivel de vida de los residentes más pobres del país. Esto incluye un vertiginoso aumento en el uso de los bancos de alimentos, que han registrado una subida del 50 por ciento en la entrega de paquetes de comida en los últimos cinco años.
25-05-2019 | Fuente: abc.es
Chipre, la baza turca para el Parlamento Europeo
Turquía podría tener por primera vez representación en el Parlamento Europeo. Chipre vota en las próximas elecciones europeas este 26 de mayo, como en muchos otros países europeos como España. Sin embargo, las divisiones entre grecochipriotas y turcochipriotas son evidentes a pocos días de los comicios. Los ciudadanos de la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre -solo reconocida por Turquía- podrán pasar la línea verde que separa en dos la isla y su capital, Nicosia, para votar en el sur de la ciudad en estos comicios comunitarios. Aunque esto no acaba de gustar a los grecochipriotas ni a la amplia comunidad armenia en el país. Niyazi Kizilyurek, candidato del Partido Progresista del Pueblo Obrero, podría ganar un asiento en la cámara de representación europea. Kizilyurek promueve un acercamiento a la República Turca del Norte de Chipre y para los más críticos, su elección como eurodiputado supondría «normalizar la ocupación turca de la isla de Chipre». Además, el candidato defiende que, desde las primeras elecciones en el país, así como al Parlamento Europeo, «no ha habido ningún representante turcochipriota» en la República de Chipre, la zona dominada por los grecochipriotas. Por su parte, Nicos Anastasiades, presidente de la República de Chipre, remarcó en la cumbre de Sibiu, Rumanía, hace unas semanas, que la Unión Europea «se mantiene unida detrás de Chipre» y, por ende, espera que «Turquía respete los derechos soberanos de los Estados miembros de la UE». El presidente marcó distancias con sus compatriotas turcos, especialmente en la zona ocupada, con un claro mensaje a futuro por la posible entrada de Kizilyurek en las instituciones europeas. Por primera vez la isla entera podrá votar como una sola comunidad, un solo pueblo, donde griegos, armenios y turcos conviven en un día de elección democrática, sin votar de forma dividida como ha sucedido desde la ocupación del norte de la isla por Turquía en 1974. Este gran avance enturbia el sur de la capital, donde los turcochipriotas deben pasar para poder echar su papeleta electoral y la República de Chipre podría no permitir su libre acceso, como impide el paso a la parte griega a los ciudadanos de Turquía. No obstante, cabe resaltar que legalmente toda la isla pertenece a la Unión Europea, incluida la autoproclamada república del norte. El rencor vuelve a la capital A tan solo una semana de las elecciones europeas, el pasado domingo, centenares de personas se congregaban en la plaza Elefhtherias, junto al ayuntamiento de Nicosia -conocido como el Bastión D?Avila-, con banderas griegas y chipriotas, vistiendo camisetas a juego con un único mensaje: ?Genocidio, 100 años: 1919-2019?. La manifestación continuó por las calles Ledras y Onasagorou, aproximándose al concurrido paso protegido por la ONU a la zona turca, la línea verde, para acabar dando media vuelta y volviendo al consistorio, donde las banderas llevan todo el mes a media asta. Muchos ciudadanos de origen armenio también se sumaron a la reivindicación que se fundamenta en el odio hacia los turcos tras el inicio de la guerra entre Grecia y Turquía en mayo de 1919. Un mes para recordar a sus ancestros, padres y abuelos, por el daño causado a grecochipriotas y armenios, pero con la vista puesta en unas elecciones que permitirán votar a los que parte de la población chipriota llama ?genocidas?. Este sentimiento anti-turco se ve plasmado en el pensamiento chipriota. El sábado era asesinado en el centro de Nicosia Mbah Franklin Mbah, camerunés de 28 años, que según medios chipriotas había venido pidiendo asilo al país. Los hechos sucedieron pasada la media noche del sábado, hacia las 2:30 horas en el Club Nocturno OXI, donde Mbah se vio implicado en una pelea con tres chicos de la zona sur de la isla, quiénes lo agredieron con botellas y objetos punzantes. Herido, fue perseguido hasta la antigua estación central de autobuses, en la Plaza Solomos, donde pidió auxilio, desplomándose poco después junto al primer andén. A la mañana siguiente, el domingo, poco antes de la manifestación contra el ?genocidio? turco, la policía de la ciudad acordonaba la estación donde un gran charco de sangre evidenciaba que el joven camerunés había muerto desangrado. Los vecinos de la zona se acercaron a ver qué sucedía. La mayoría coincidían en decir ?musulmanes?. El pueblo había dado su veredicto. Aunque la investigación ha desvelado que no hay una conexión, al menos directa, entre los musulmanes suníes de la zona turca y la muerte del joven africano. Solo los turcochipriotas pasan la línea verde Convertido en un reclamo turístico, la frontera entre ambos países hace todavía más complicada esta reconciliación y reunificación de la isla, a pesar de la apertura en estos comicios europeos. Licomedes K., empleado hostelero de la capital, responde contundente al preguntarle sobre el paso fronterizo de Nicosia: «No existe frontera, simplemente es un paso. Entre España y Francia hay frontera, pero entre Cataluña y España no, ¿verdad? Pues esto es lo mismo». El grecochipriota remarca que «no existen dos países», porque según K. son un solo país, pero «el norte está ocupado ilegalmente por los turcos». Ante esto, cabe recalcar que la mayoría de los armenios y grecochipriotas no suelen pasar a la zona turca, de hecho, la ciudad ha crecido hacia el sur mientras la zona turca se ha estancado. Fuera de las murallas venecianas que rodean de forma circular el casco histórico de la ciudad -partiendo la línea verde de la ONU el círculo en dos- los edificios de la zona turca del norte caen prisioneros del tiempo junto a una población empobrecida y con servicios casi inexistentes. Los turcochipriotas pasan a la República de Chipre por necesidad. La calle Ledras o la avenida del archiduque Makarios III -arteria principal de la capital- cuentan con establecimientos de grandes cadenas norteamericanas y de Europa Occidental como Bershka, Pull & Bear, Starbucks o McDonald?s. En cambio, en el lado norte de la ciudad tan solo existe un núcleo de tiendas turísticas, sin grandes marcas comerciales, y una demanda que solo puede satisfacerse pasando a la zona griega. Los turbantes y la comida turca conviven en el sur mientras en el norte tan solo se relacionan turistas y turcochipriotas. «Los chipriotas no solemos pasar al norte de la ciudad, a la zona ocupada, de hecho, yo no he estado nunca», nos explica Anastasia quien ha venido a la capital a promocionar la riqueza natural de los montes Troodos, al suroeste de la isla. ¿Dónde está la campaña europea? Más allá de los vaivenes entre las tres principales comunidades de la isla, de la ocupación de Turquía o del sentimentalismo hacia Grecia, llegan las elecciones europeas. Resulta curioso no ver ninguna pancarta electoral por las calles de Nicosia, ni por la ciudad vieja ni por la novísima ampliación que recuerda más a las ciudades occidentales que a las del oriente mediterráneo. La política europea no entra en campaña en Chipre. Los grecochipriotas hablan poco de sus políticos, lo hacen más de Grecia y contra Turquía. En la parte turcochipriota, el ciudadano medio ha decidido hacer oídos sordos a la situación política actual traspasando sin reparo los controles de la línea verde. ¿Dónde está la campaña? Se juega en los medios de comunicación, en las redes y en los sentimientos étnicos, históricos, religiosos y culturales, pero no en las calles. Muchos carteles con la bandera de la Unión Europea están pintados en acto de protesta junto a la línea verde de la ONU. No se oye opinar sobre las elecciones al Parlamento Europeo, no se escucha hablar de Europa en Nicosia.
20-03-2019 | Fuente: elpais.com
Creaven (Mastercard): ?No vemos a Google o Apple como competencia... de momento?
La presidenta de Mastercard para Europa Occidental, Eimear Creaven, nos habla sobre pagos invisibles, 'tokenización' de objetos y la competencia china.
28-10-2018 | Fuente: elpais.com
El apetito voraz de La Tagliatella
La cadena AmRest, dueña de la marca, traslada su sede a España con la intención de expandirse en Europa Occidental a través de franquicias y restaurantes propios
25-10-2018 | Fuente: abc.es
La Administración de Trump quiere eliminar la palabra «género» de los documentos de la ONU
La misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas está tratando de eliminar la palabra «género» de los documentos de derechos humanos de la Organización, según ha informado «The Guardian». Como parte de la campaña de la administración Trump para definir a las personas transgénero como inexistentes, se quiere reemplazar la palabra género por «mujer». En reuniones recientes del Tercer Comité de la ONU, que se ocupa de los derechos sociales, humanitarios y culturales, los diplomáticos estadounidenses han estado presionando para que se vuelvan a escribir las declaraciones de política de la Asamblea General para eliminar lo que la administración argumenta es un lenguaje vago y políticamente correcto, que refleja lo que ve como una «ideología» de tratar el género como una elección individual en lugar de un hecho biológico inmutable. Por ejemplo, en un borrador de documento sobre la trata de mujeres y niñas presentado por Alemania y Filipinas a principios de este mes, los Estados Unidos quieren eliminar frases como «violencia de género» que se reemplazaría por «violencia contra las mujeres». «Estamos viendo esto cada vez más en la Tercera Comisión, y esta será una batalla en las próximas semanas», dijo un diplomático de la ONU. El diplomático señaló que la política de Estados Unidos sobre la palabra no es del todo coherente. Para tener éxito en su campaña, los Estados Unidos tendrán que forjar alianzas inusuales, con Rusia y los estados islámicos conservadores, contra sus socios de Europa occidental. «Si solo se dice violencia contra las mujeres, realmente no cuenta toda la historia», dijo un diplomático de alto nivel en la ONU. «No deberíamos estar de acuerdo con alentar a su sociedad a ser regresiva. Y si eso significa una fila ardiente en el Tercer Comité, tendría una fila ardiente en el comité porque creo que vale la pena mantener algunas cosas y que vale la pena mantenerlas», apuntó.
31-07-2018 | Fuente: abc.es
Salud quebradiza y voluntad de hierro
Nació en Denison, una pequeña ciudad rural del estado de Texas, en el seno de una familia humilde y de origen alemán; pero esto no frenó su ambición ni le impidió convertirse en el trigésimo cuarto presidente de Estados Unidos. Disciplinado desde la niñez y con fuertes convicciones religiosas, Dwight David «Ike» Eisenhower hizo carrera en el Ejército desde muy joven: a los 21 años entró ?con el respaldo de una beca? en la academia militar de West Point, un logro que jamás habría conseguido si no fuera por sus dotes como estudiante y como deportista. Galería de imágenes Vea la galería completa (13 imágenes) Portada de 1944 después de que Eisenhower se convirtiese en héroe americano tras el Desembarco de Normandía - ABC Tras graduarse, a lo largo de la Primera Guerra Mundial, quedó relegado a labores burocráticas y organizativas, permaneció encerrado en una oficina y rodeado de una maraña de papeles. Sin embargo, años más tarde, tuvo la oportunidad de pisar el campo de batalla y demostrar su aplomo en las trincheras, un lugar en el que ?afirmaba? era imposible encontrar «ateos». El estallido de la Segunda Guerra Mundial le garantizó su ascenso a puestos de responsabilidad y la confianza de sus superiores para ponerlo al frente de delicadas acciones militares. En 1944, en el marco de la operación Overlord, se puso a los mandos del desembarco de Normandía; logró liberar a los territorios de la Europa occidental del dominio nazi y se consagró como experimentado estratega militar. Su salto a la fama lo convirtió en un jugoso trofeo para los partidos políticos, que ansiaban tenerlo entre sus filas. Defensor de un Ejército neutro y apolítico, esquivó las ofertas de las formaciones hasta que, en 1948, Harry S. Truman, a la cabeza del Partido Demócrata, ganó las elecciones; un hecho inesperado que llevó a Eisenhower, conservador convencido, a cambiar el rumbo de su vida castrense y a liderar el bando de los republicanos. En 1953 ?y hasta 1961?, bajo el lema «I like Ike», se convirtió en el inquilino de la Casa Blanca y, en uno de sus jardines, mandó cavar unos hoyos para poder jugar al golf, su gran pasión, cada mañana. Pero, durante sus años de mandato, su salud se fue resquebrajando. En septiembre de 1955, sufrió un ataque cardiaco. En junio del año siguiente, se sometió a una operación quirúrgica tras conocer que padecía la enfermedad de Crohn: su sistema inmunitario atacaba a su propio intestino y hacía que se le inflamase. Más tarde, en noviembre de 1957, tuvo un derrame cerebral. Sin embargo, su salud quebradiza no le hizo mostrar debilidad ni lo apartó del poder: murió en 1969, ya jubilado.
31-07-2018 | Fuente: abc.es
Eisenhower: salud quebradiza y voluntad de hierro
Nació en Denison, una pequeña ciudad rural del estado de Texas, en el seno de una familia humilde y de origen alemán; pero esto no frenó su ambición ni le impidió convertirse en el trigésimo cuarto presidente de Estados Unidos. Disciplinado desde la niñez y con fuertes convicciones religiosas, Dwight David «Ike» Eisenhower hizo carrera en el Ejército desde muy joven: a los 21 años entró ?con el respaldo de una beca? en la academia militar de West Point, un logro que jamás habría conseguido si no fuera por sus dotes como estudiante y como deportista. Galería de imágenes Vea la galería completa (13 imágenes) Portada de 1944 después de que Eisenhower se convirtiese en héroe americano tras el Desembarco de Normandía - ABC Tras graduarse, a lo largo de la Primera Guerra Mundial, quedó relegado a labores burocráticas y organizativas, permaneció encerrado en una oficina y rodeado de una maraña de papeles. Sin embargo, años más tarde, tuvo la oportunidad de pisar el campo de batalla y demostrar su aplomo en las trincheras, un lugar en el que ?afirmaba? era imposible encontrar «ateos». El estallido de la Segunda Guerra Mundial le garantizó su ascenso a puestos de responsabilidad y la confianza de sus superiores para ponerlo al frente de delicadas acciones militares. En 1944, en el marco de la operación Overlord, se puso a los mandos del desembarco de Normandía; logró liberar a los territorios de la Europa occidental del dominio nazi y se consagró como experimentado estratega militar. Su salto a la fama lo convirtió en un jugoso trofeo para los partidos políticos, que ansiaban tenerlo entre sus filas. Defensor de un Ejército neutro y apolítico, esquivó las ofertas de las formaciones hasta que, en 1948, Harry S. Truman, a la cabeza del Partido Demócrata, ganó las elecciones; un hecho inesperado que llevó a Eisenhower, conservador convencido, a cambiar el rumbo de su vida castrense y a liderar el bando de los republicanos. En 1953 ?y hasta 1961?, bajo el lema «I like Ike», se convirtió en el inquilino de la Casa Blanca y, en uno de sus jardines, mandó cavar unos hoyos para poder jugar al golf, su gran pasión, cada mañana. Pero, durante sus años de mandato, su salud se fue resquebrajando. En septiembre de 1955, sufrió un ataque cardiaco. En junio del año siguiente, se sometió a una operación quirúrgica tras conocer que padecía la enfermedad de Crohn: su sistema inmunitario atacaba a su propio intestino y hacía que se le inflamase. Más tarde, en noviembre de 1957, tuvo un derrame cerebral. Sin embargo, su salud quebradiza no le hizo mostrar debilidad ni lo apartó del poder: murió en 1969, ya jubilado.
1