Infortelecom

Noticias de euroescepticismo

24-09-2017 | Fuente: elpais.com
Los liberales vuelven como aliados imprescindibles para Merkel
El euroescepticismo de Lindner reducirá el margen de maniobra de la canciller
08-08-2017 | Fuente: elpais.com
Italia chirría en la Europa de Macron
El nuevo eje franco-alemán prescinde de un país sumido en la incertidumbre política y económica. El asilamiento de la tercera potencia europea retroalimenta su euroescepticismo
25-03-2017 | Fuente: abc.es
La Unión Europea intenta superar el Brexit consolidando las dos velocidades
Dirigentes de veintisiete países reunidos sesenta años después en la emblemática ciudad de Roma donde se firmó su tratado fundacional, reafirmaron este sábado su compromiso con el proyecto de unificación europea. Igual que en 1957, la ceremonia estuvo precedida de tensiones y negociaciones sobre los ínfimos detalles de la llamada «Declaración de Roma», pero uno detrás de otro todos los países, además de los presidentes del Consejo, Donald Tusk, de la Comisión, Jean-Claude Juncker y del Parlamento, Antonio Tajani, estamparon su firma para enviar el mensaje de que el proyecto no se va a detener después de la traumática decisión del Reino Unido de abandonarlo. En una exhortación acorde con las circunstancias, Tusk exigió a los presentes que «prueben que son los dirigentes de Europa». Puesto que ya se conoce con exactitud el día en el que será activado el artículo 50 (el 29 de marzo) lo que pondrá en marcha de forma prácticamente irreversible el proceso de separación, esta ceremonia a la que no ha asistido la primera ministra, Theresa May, puede considerarse como la primera de la nueva era que se inicia tras una deserción que ha abierto una herida grave en los cimientos de la Unión. «Permanecer unidos es nuestra mejor posibilidad de influir en el mundo y de defender nuestros intereses y valores comunes», dice la Declaración de Roma, que quiere ser el punto de partida para el futuro del continente. «Vamos a hacer a la UE más fuerte y resistente, mediante una unidad y una solidaridad aún mayores entre nosotros y el respeto a las normas comunes», un párrafo que concentra gran parte de los matices que han tenido que ser negociados al milímetro para contentar las sensibilidades de algunos países como Grecia y enviar el mismo tiempo un mensaje a otros como Polonia, cuyo actual gobierno ha emprendido una peligrosa ruta de euroescepticismo y de tentaciones absolutistas. «Actuaremos juntos, a distintos ritmos y con distinta intensidad cuando sea necesario»Pero, sobre todo, la declaración consagra la voluntad del nuevo núcleo político de la UE para empezar a aplicar sistemáticamente la política de dos velocidades, para que aquellos países que lo deseen puedan avanzar más rápidamente, aunque los otros no sientan todavía la necesidad de hacerlo, siempre que sea dentro de los tratados y que se mantengan las puertas abiertas para que los demás puedan sumarse en el futuro. «Actuaremos juntos, a distintos ritmos y con distinta intensidad cuando sea necesario, mientras avanzamos en la misma dirección, como hemos hecho en el pasado, de conformidad con los Tratados y manteniendo la puerta abierta a quienes quieran unirse más adelante. Nuestra unión es indivisa e indivisible», reza el documento aprobado este sábado. El anfitrión, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, recordó que este ejercicio de refundación «no lo hacemos por nostalgia, sino porque solo unidos podemos hacer frente a nuestros problemas» y se comprometió a que los ciudadanos puedan ver avances en breve. «Dentro de un año ?dijo? espero una definición de la defensa europea. Así como avances en política económica y social, porque es evidente que la recuperación necesita ser acompañada de un impulso creciente en lo social». Tajani asimismo señaló que la UE es un antídoto contra las tensiones nacionalistas que deben ser erradicadas. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que a pesar de su preocupante aspecto envejecido no es lo bastante anciano como para haber sido consciente de lo ocurrido hace 60 años (nació en 1954), quiso utilizar la misma estilográfica con la que firmó el tratado original el entonces representante luxemburgués, el primer ministro Joseph Bech. Tal vez algunos esperaban que el viejo instrumento de escritura no funcionase y que eso acabara siendo el símbolo de las debilidades del proyecto europeo. Sin embargo escribió perfectamente. Y Juncker, el más optimista de todos en sus comentarios, volvió a ser el centro de atención. «Debemos estar orgullosos de Europa -dijo- porque hemos alcanzado logros que pensábamos que no seríamos capaces de tener, hemos logrado unir la historia y la geografía de Europa y lo hemos hechos con paciencia, voluntad perseverancia y determinación que necesitan las grandes ambiciones». Calendario electoral Lo que nadie ignora es que, por encima de los grandes símbolos está la realidad y en este caso, por encima de esta declaración de Roma, está el intrincado calendario electoral, empezando por la elección del presidente francés en mayo, que puede cambiar todo el paradigma. Y por ello se atrevió a aconsejar a los votantes «que no se olviden de que son franceses y de lo que eso significa».
15-03-2017 | Fuente: elpais.com
Así ha cambiado de color la política holandesa
El euroescepticismo ha ido calando en un parlamento enormemente fragmentado de izquierda a derecha
09-03-2017 | Fuente: abc.es
Alternativa por Alemania propone la expulsión de más de 200.000 inmigrantes al año y prohibir el velo
La formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ha presentado en sociedad el borrador de programa para las elecciones generales de septiembre en las que se juega la reelección la canciller Merkel, y entre cuyas propuestas se encuentra el cierre de las fronteras, «un crecimiento negativo de la inmigración en más de 200.000 personas al año» o prohibir el velo en el servicio público. Lo que la formación ha denominado como «crecimiento negativo» implica devolver a sus países de origen a inmigrantes que viven de manera legal en Alemania pero que, según este partido, «no son de utilidad» para la economía alemana a medio plazo porque se ocupan de trabajos de baja cualificación e incrementan la presión sobre el mercado de la vivienda. Por otra parte, AfD también ha apostado por la supresión completa de la reunificación familiar para refugiados, al tiempo que ha reclamado que una comisión de investigación en el Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán, obligue a rendir cuentas a los responsables de «permitir a partir de 2015 una inmigración masiva». Cierre de fronteras y euroescepticismo El presidente de la comisión encargada del programa electoral de la formación, Albrecht Glaser, ha subrayado que su partido quiere «el cierre inmediato de las fronteras para poner fin de inmediato a la descontrolada inmigración masiva». Por su parte, la copresidenta de la formación, Frauke Petry, ha añadido que la exigencia de «expatriación de los inmigrantes delincuentes» si les convierte en apátridas. En cambio, Alternativa por Alemania (AfD) ha apostado en su programa por la democracia directa y un veto generalizado al velo en los servicios públicos, también en centros educativos tanto para profesoras como para alumnas, y abogado por suprimir las cátedras de Teología Islámica en las universidades alemanes así como de las clases de religión musulmana de las escuelas públicas: «La AfD no permitirá que Alemania pierda su cultura a costa de una tolerancia mal entendida», se puede leer en el borrador del programa. Sobre la Unión Europea, ha apostado por la d evolución de competencias a los estados miembros y rechazado la unión bancaria y promete un referéndum sobre el euro. En materia de política de pensiones, quiere que estas sólo se paguen a partir de un número determinado de años trabajados y rechazan que se apliquen a partir de una edad concreta. Otra política fiscal y apuesta por las nucleares El partido se ha mostrado asimismo contrario a las actuales políticas fiscales y propone una horquilla máxima, ya que, en palabras de su copresidente, Jörg Meuthen, una tasa superior al 40% ya no es «aceptable». Por otra parte, ha exigido un cambio radical en materia de políticas energéticas y frenar el apagón nuclear, previsto para el año 2022. En caso de llegar al gobierno, la formación cancelaría el plan alemán de protección del clima para el año 2050 y el Acuerdo de París para limitar el calentamiento climático global por debajo de los 2 grados centígrados. El borrador de programa electoral, que debe ser aprobado en una convención del partido el próximo 22 de abril en Colonia reúne los resultados de una encuesta por internet en la que han participado apenas un tercio de los más de 23.000 miembros del partido invitados a responder al sondeo.
07-03-2017 | Fuente: abc.es
Nuevo revés en la Cámara de los Lores para el Brexit duro de May
Los lores, la cámara no electa, repleta de ilustres jubilados y casi un florero del pasado, está cobrando un inesperado protagonismo en el proceso del Brexit. La solemne sala de las bancadas rojas, que a veces recuerda más a un distinguido club social que una instancia legislativa, se ha convertido en un inesperado bastión del europeísmo. En la noche de este martes ha provocado la segunda derrota de May en la tramitación de la llamada Ley del Brexit, al aprobar con mayoría de 98 votos (366-268) una enmienda que exige que el Parlamento tenga voz y voto el acuerdo final con la UE y pueda incluso obligar a May a volver a la mesa de negociaciones de Bruselas si no le gusta lo que ha conseguido. El debate de la brevísima Ley del Brexit, de 137 palabras, con la que el Gobierno pide permiso al Parlamento para activar la salida de la UE, resultó un paseo militar para May en los Comunes. Allí no salió adelante ni una sola enmienda de la oposición, en parte por el euroescepticismo del controvertido líder laborista, Corbyn, que obligó a los suyos a apoyar la propuesta del Ejecutivo. Pero al llegar a la cámara alta han comenzado las derrotas para el Gobierno, que no tiene mayoría en ella. La semana pasada los lores aprobaron una enmienda exigiendo al Número 10 que reconozca ya los derechos de residencia de los tres millones de comunitarios que viven en el Reino Unido. Este martes ha llegado el segundo revés, porque tal y como se vaticinaba se aprobó la enmienda que exige un voto final del Parlamento sobre el acuerdo que se alcance con los 27. En la sesión, sin embargo, se rechazó otra enmienda que pedía un segundo referéndum sobre la UE. El varapalo para May debería quedar en una anécdota. El Gobierno confía en revertir el rejón de los lores en los Comunes, donde sí goza de mayoría. Podría hacerlo incluso el próximo lunes. La ley volvería entonces de nuevo a los lores, en lo que la jerga política denomina «un ping pon parlamentario». Aunque la derrota de May es más embarazosa que trascendente, la primera ministra se lo había tomado muy en serio. Cuando comenzaron los debates en los lores, tuvo el gesto insólito de plantarse en las bancadas de la cámara alta a escucharlos, como un modo de presionar. Este martes el vigilante fue su ministro para la Salida de la UE, el eurófobo David Davis, que se tomó muy mal el revés y acusó a los lores de querer torpedear el Brexit: «Es decepcionante. Está claro que algunos aquí buscan frustrar el proceso, pero el Gobierno tiene la intención de que eso no ocurra. Nuestra idea es tumbar esas enmiendas en los Comunes». La enmienda había sido promovida por los liberal demócratas y los laboristas. El ex viceprimer ministro Nick Clegg, portavoz liberal para el Brexit, reprochó al Gobierno que se resista al escrutinio parlamentario: «Estamos ante la Brexit hipocresía. Nos dijeron que teníamos que salir de la UE para restaurar nuestra democracia y lo primero que hacen es tratar de neutralizar al Parlamento». El Gobierno había aceptado ya que el Parlamento vote sobre el acuerdo final con la UE, que en principio llegará dentro de dos años. Pero era un voto de «o lo tomas o lo dejas». Si el Parlamento no aceptaba el convenio presentado por May, ella retiraría al país de la UE incorporándolo al régimen arancelario general de la Organización Mundial de Comercio. Frente a esa ruptura drástica, los lores piden que haya lo que llaman un «voto significativo», que las cámaras puedan vetar el acuerdo con la UE y exigir que se busque uno mejor. May tiene un gran aliado para su tranquilidad política. Se llama Jeremy Corbyn. Según el último sondeo del diario pro laborista «The Guardian», está a la friolera de 16 puntos de May en intención de voto. Su descrédito llega a tal punto que una voz inesperada se ha sumado a las muchas que piden su dimisión: el científico Stephen Hawking. «Considero a Corbyn un desastre. Su corazón está en el lugar correcto y también muchas de sus políticas, pero ha permitido que se le retrate como un extremista de izquierda», dijo a través de su voz artificial el afamado físico de 75 años, simpatizante laborista.
22-11-2016 | Fuente: abc.es
Fillon avanza un plan de choque liberal para ganar el Elíseo
La victoria de François Fillon en la primera vuelta de las primeras elecciones primarias de la historia de la derecha anuncia una reorientación del pensamiento conservador francés, una ruptura con la «gesticulación» de Nicolas Sarkozy y el «inmovilismo» de Jacques Chirac que implicará un plan de choque liberal para relanzar la maltrecha economía gala y recuperar la credibilidad de la política tradicional frente al peligroso avance del populista Frente Nacional. Se trata de recortar en 110.000 millones de euros el gasto público del Estado, liberalizar la jornada laboral para terminar con la de 35 horas semanales, y suprimir nada menos que 500.000 puestos de funcionarios para optimizar el rendimiento de la Administración y reducir sus costes. Estas son las atrevidas medidas con las que el ex primer ministro busca contener al huracán Le Pen. Hasta ahora, el aplastante triunfo de Fillon en todo el país ha sido tan solo la cresta de una ola que ha engullido a todo un peso pesado como Nicolas Sarkozy, que se retira dejando un legado poco glorioso, y ha mermado las esperanzas de Alain Juppé, alcalde de Burdeos, percibido como un conservador tradicionalista por la mayor parte del electorado. Con un programa poco «rupturista», presentado con un «ecumenismo» timorato, Juppé ha convencido a muy pocos de que es el candidato idóneo para afrontar la larga lista de enfermedades que aquejan a Francia, que incluyen el declive de su endeudada economía, la pérdida de influencia en la escena internacional, la desindustrialización, la incapacidad para gestionar la inmigración y un multiculturalismo rampante que tiene al país aturdido y al Frente Nacional desbocado en todas las encuestas que publican los medios de comunicación. Para hacer frente a una angustia social sin precedentes, el programa electoral de Fillon propone una «revolución conservadora» a la francesa, muy alejada de la que capitanearon Margaret Thatcher y Ronald Reagan durante los años 80 del siglo XX. La pareja Thatcher-Reagan consumó una ruptura histórica contra el Estado providencia de su época, en nombre del liberalismo económico más puro. Fillon propone un recorte espectacular en el número de funcionarios franceses, así como «recentrar» y «recentralizar» el poder del Estado frente a las administraciones regionales, devolviendo al Estado competencias e influencias nacionales, europeas e internacionales. Históricamente, Fillon fue hostil al Tratado de Maastricht, ante el que enarboló la bandera de un euroescepticismo moderado. Pero nada de romper con la UE y la zona euro. Él aboga por defender con vigor los intereses nacionales ante la UE y la Organización Mundial del Comercio. Toda esa «renacionalización» de la diplomacia francesa que propone se completa con un reequilibrio de las alianzas internacionales de París. Y si la «revolución conservadora» de la pareja Reagan-Thatcher tuvo una dimensión estratégica y militar frente a la amenaza permanente de la difunta URSS, Fillon propugna recuperar la línea del general De Gaulle y «restaurar» las relaciones privilegiadas con Moscú. Sus adversarios, preocupados ante su avance, intentan difamarlo sugiriendo que «está vendido» a Putin. La realidad quizá sea más prosaica: Fillon considera indispensable negociar con Rusia unas relaciones privilegiadas para combatir la amenaza totalitaria islamista. Se trata de un punto capital de la estrategia internacional de quien se perfila como candidato presidencial de Los Republicanos. Mientras Sarkozy y Juppé no han ocultado una cierta tendencia «acomodaticia» hacia el islam internacional, Fillon considera que la hidra islamista es la gran amenaza totalitaria del siglo XXI y no le dolerán prendas en entenderse con el Kremlin para plantar cara a este desafío global. La matriz última de todo el pensamiento político de Fillon es cultural. Católico practicante, sin estridencias, el candidato conservador aspira a restaurar las relaciones entre la derecha política y los católicos de Francia, muy deterioradas en la época de Nicolas Sarkozy. Atención a los obispos Fillon es muy sensible a las llamadas de la Conferencia Episcopal y ha pedido un «diálogo franco» con los musulmanes y judíos del país. Pero considera indispensable la defensa más sustancial de los principios cardinales del conservadurismo nacional. Lejos de las estridencias verbales de Sarkozy, pero con una política con «energía». Fillon no se considera un candidato democristiano, pero, a su modo de ver, su programa es el que está más próximo a los católicos franceses. Ante la segunda vuelta, un Juppé, derrotado en la primera ronda, ha insistido en que debe celebrarse un «gran debate» entre dos «alternativas diferentes», aunque lo cierto es que los programas de ambos se asemejan bastante en lo económico. La diferencia está en que el discurso de Juppé es menos rupturista en lo diplomático y lo cultural. A juicio de Juppé, la «revolución conservadora» de Fillon es demasiado «maximalista» y «poco realista» en lo económico. Lo sea o no, es la última esperanza frente a Le Pen.
30-10-2016 | Fuente: elpais.com
La corrupción de las élites aleja a Moldavia de la UE
El país elige este domingo presidente en un clima de euroescepticismo impulsado por la mala gestión y la falta de reformas
21-09-2016 | Fuente: abc.es
Corbyn, favorito absoluto para revalidar su mando como líder laborista
Jeremy Corbyn, el líder laborista, está tan cuestionado que hasta la primera de sus tres esposas, Jane Chapman, ha confesado que no votará por él, porque asegura que lo ve «caótico» y sin habilidad mediática ni flexibilidad: «No ha cambiado mucho políticamente desde 1970». Pero las bases, sobre todo los jóvenes, están encantados con la deriva radical de Corbyn, un veteranísimo apparatchik, que lleva 33 años sentado en los Comunes y nunca ha trabajado fuera de la política. La revuelta palaciega contra Corbyn, de 67 años, iniciada la pasada primavera los diputados laboristas, parece que no va a dar sus frutos. Solo un año después de haber sido elegido, se enfrenta esta semana a unas primarias entre la militancia del partido para revalidar su cargo, en las que se mide con Owen Smith, de 46 años, la esperanza de la bancada moderada para derrocarlo. Pero las encuestas indican que el actual líder arrasará, con 24 puntos de ventaja sobre su adversario, según un sondeo del instituto YouGov. Este miércoles a las doce de la noche se cierran las urnas y el resultado se anunciará el sábado, en el arranque de la conferencia del Partido Laborista en Liverpool. La participación es muy grande, con un censo de 640.000 electores, 80.000 más que hace un año, cuando Corbyn ya arrasó con el 59,5% de los votos de las bases. Esta vez podrán votar 343.000 afiliados, 168.000 sindicalistas y 129.000 simpatizantes que se han apuntado para poder votar pagando 25 libras. En declive El Partido Laborista está totalmente roto. La oposición que ejerce Corbyn es extraña y meliflua, hasta el punto de que algunos analistas apuntan que el Reino Unido va camino de convertirse en un sistema con un único partido de poder, el Conservador. La gran mayoría de los diputados laboristas creen que Corbyn no tiene madera de líder, que resulta inverosímil como primer ministro y que garantiza una derrota segura en las urnas. Ante esas carencias, en primavera abandonaron en masa su Gobierno en la sombra y posteriormente lo derrotaron en una votación de confianza entre los diputados (el 81% lo rechazó). Pero Corbyn, un poco al modo de Pedro Sánchez en España, se ha refugiado en la militancia, el recurso de dar la voz a las bases, que están mayoritariamente con él. La campaña ha sido bronca y dura, debido sobre todo al tono de Momentun, la plataforma de apoyo a Corbyn, nacida en las primarias de hace un año y que hoy cuenta con 17.000 afiliados muy agresivos. Momentun ha acosado a través de las redes sociales a representantes del sector moderado y practica una cierta intimidación en algunas agrupaciones laboristas locales. Corbyn no ha acabado de desmarcarse claramente de esas prácticas. Puntos en común En realidad, el discurso político de Owen Smith y Corbyn no difiere demasiado, ambos practican la habitual crítica a la llamada «austeridad», típica hoy en toda la izquierda populista europea. Sí los diferencia la postura ante el Brexit. Smith aboga por buscar un segundo referéndum, mientras que Corbyn, de corazón euroescéptico, se limita a señalar que hay que buscar un buen acuerdo con la UE y salvar alguna forma de acceso al mercado único. El líder laborista, que hizo una pésima campaña a favor del Remain, tardía y sin pasión alguna, ha sido señalado como una de las cusas del triunfo del Brexit. Hoy ha venido a justificarlo, al decir que el voto de salida de la UE ha sido «un rechazo al status quo», a «las política neoliberales, la pobreza, los contratos de cero horas y las vidas arruinadas por falta de hogares asequibles». Con formas de pensar similares, en realidad Smith ha basado todo su discurso en remarcar que Corbyn no es válido como líder de un partido que quiera aspirar al poder, algo con lo que cualquier observador de la política británica concordaría, porque su caótica y dispersa manera de hacer oposición supone una bendición para los tories. Por ejemplo, en lugar de hacer preguntas a la primera ministra en las sesiones de control, le lee correos electrónicos con preguntas que le envían por mail simpatizantes laboristas. Pero a las bases, mucho más ideologizadas y dogmáticas que el conjunto de los votantes, les encanta Corbyn, el viejo pacifista, a quien ven como un político puro, diferente y no contaminado por el «establisment», a pesar de que lleva 30 años viviendo de su escaño en Westminster, su único trabajo conocido. En los debates televisivos se ha impuesto Corbyn, con su tono abacial y calmo, que casi hacía aparecer como radical al más fogoso Smith. También le ayuda su euroescepticismo, porque las bases laboristas de la Inglaterra profunda han votado Brexit (de hecho se ha registrado hasta fuga de voto laborista a UKIP). Corbyn ganará y sumirá al laborismo en una gran paradoja: siguiendo el criterio de las bases, aplicando cada vez mayor democracia interna, se van alejando del triunfo en las grandes votaciones nacionales. May, que no ha sido elegida en las urnas, brindará por el triunfo de Corbyn. No podría soñar rival mejor.
17-09-2016 | Fuente: abc.es
Incendian el coche de la líder del partido ultraderechista alemán AfD
El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ha denunciado este sábado un presunto ataque incendiario contra el coche de su líder, Frauke Petry, cuando estaba aparcado en una calle de Leipzig (este del país). Según una nota difundida por la dirección del partido, la supuesta agresión se produjo anoche, y no se registraron heridos aunque el vehículo quedó totalmente calcinado. En la nota, AfD hace hincapié en las sucesivas situaciones de acoso o ataques que han sufrido sus miembros y colaboradores, especialmente en campaña electoral, como la que se lleva a cabo para los comicios regionales de mañana en la ciudad-estado de Berlín. AfD vive un momento de auge electoral, apuntalada en el voto de protesta contra la acogida de refugiados en Alemania. En 2013 quedó a las puertas de acceder al Bundestag (Parlamento federal), al situarse unas décimas por debajo del 5 %, el mínimo para obtener escaños. Entonces concurría como aglutinante del euroescepticismo, pero a partir de ahí cambió su mensaje para adoptar tintes xenófobos. Actualmente tiene escaños en nueve cámaras del total de 16 «Länder» del país y todos los pronósticos coinciden en apuntar que mañana logrará representación en la de Berlín. Quince días atrás, se colocó como segunda fuerza en el «Land» de Mecklenburgo-Antepomerania, por detrás de los socialdemócratas y con un 20,8 %, superando así a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel.