Infortelecom

Noticias de euroescepticismo

30-10-2016 | Fuente: elpais.com
La corrupción de las élites aleja a Moldavia de la UE
El país elige este domingo presidente en un clima de euroescepticismo impulsado por la mala gestión y la falta de reformas
21-09-2016 | Fuente: abc.es
Corbyn, favorito absoluto para revalidar su mando como líder laborista
Jeremy Corbyn, el líder laborista, está tan cuestionado que hasta la primera de sus tres esposas, Jane Chapman, ha confesado que no votará por él, porque asegura que lo ve «caótico» y sin habilidad mediática ni flexibilidad: «No ha cambiado mucho políticamente desde 1970». Pero las bases, sobre todo los jóvenes, están encantados con la deriva radical de Corbyn, un veteranísimo apparatchik, que lleva 33 años sentado en los Comunes y nunca ha trabajado fuera de la política. La revuelta palaciega contra Corbyn, de 67 años, iniciada la pasada primavera los diputados laboristas, parece que no va a dar sus frutos. Solo un año después de haber sido elegido, se enfrenta esta semana a unas primarias entre la militancia del partido para revalidar su cargo, en las que se mide con Owen Smith, de 46 años, la esperanza de la bancada moderada para derrocarlo. Pero las encuestas indican que el actual líder arrasará, con 24 puntos de ventaja sobre su adversario, según un sondeo del instituto YouGov. Este miércoles a las doce de la noche se cierran las urnas y el resultado se anunciará el sábado, en el arranque de la conferencia del Partido Laborista en Liverpool. La participación es muy grande, con un censo de 640.000 electores, 80.000 más que hace un año, cuando Corbyn ya arrasó con el 59,5% de los votos de las bases. Esta vez podrán votar 343.000 afiliados, 168.000 sindicalistas y 129.000 simpatizantes que se han apuntado para poder votar pagando 25 libras. En declive El Partido Laborista está totalmente roto. La oposición que ejerce Corbyn es extraña y meliflua, hasta el punto de que algunos analistas apuntan que el Reino Unido va camino de convertirse en un sistema con un único partido de poder, el Conservador. La gran mayoría de los diputados laboristas creen que Corbyn no tiene madera de líder, que resulta inverosímil como primer ministro y que garantiza una derrota segura en las urnas. Ante esas carencias, en primavera abandonaron en masa su Gobierno en la sombra y posteriormente lo derrotaron en una votación de confianza entre los diputados (el 81% lo rechazó). Pero Corbyn, un poco al modo de Pedro Sánchez en España, se ha refugiado en la militancia, el recurso de dar la voz a las bases, que están mayoritariamente con él. La campaña ha sido bronca y dura, debido sobre todo al tono de Momentun, la plataforma de apoyo a Corbyn, nacida en las primarias de hace un año y que hoy cuenta con 17.000 afiliados muy agresivos. Momentun ha acosado a través de las redes sociales a representantes del sector moderado y practica una cierta intimidación en algunas agrupaciones laboristas locales. Corbyn no ha acabado de desmarcarse claramente de esas prácticas. Puntos en común En realidad, el discurso político de Owen Smith y Corbyn no difiere demasiado, ambos practican la habitual crítica a la llamada «austeridad», típica hoy en toda la izquierda populista europea. Sí los diferencia la postura ante el Brexit. Smith aboga por buscar un segundo referéndum, mientras que Corbyn, de corazón euroescéptico, se limita a señalar que hay que buscar un buen acuerdo con la UE y salvar alguna forma de acceso al mercado único. El líder laborista, que hizo una pésima campaña a favor del Remain, tardía y sin pasión alguna, ha sido señalado como una de las cusas del triunfo del Brexit. Hoy ha venido a justificarlo, al decir que el voto de salida de la UE ha sido «un rechazo al status quo», a «las política neoliberales, la pobreza, los contratos de cero horas y las vidas arruinadas por falta de hogares asequibles». Con formas de pensar similares, en realidad Smith ha basado todo su discurso en remarcar que Corbyn no es válido como líder de un partido que quiera aspirar al poder, algo con lo que cualquier observador de la política británica concordaría, porque su caótica y dispersa manera de hacer oposición supone una bendición para los tories. Por ejemplo, en lugar de hacer preguntas a la primera ministra en las sesiones de control, le lee correos electrónicos con preguntas que le envían por mail simpatizantes laboristas. Pero a las bases, mucho más ideologizadas y dogmáticas que el conjunto de los votantes, les encanta Corbyn, el viejo pacifista, a quien ven como un político puro, diferente y no contaminado por el «establisment», a pesar de que lleva 30 años viviendo de su escaño en Westminster, su único trabajo conocido. En los debates televisivos se ha impuesto Corbyn, con su tono abacial y calmo, que casi hacía aparecer como radical al más fogoso Smith. También le ayuda su euroescepticismo, porque las bases laboristas de la Inglaterra profunda han votado Brexit (de hecho se ha registrado hasta fuga de voto laborista a UKIP). Corbyn ganará y sumirá al laborismo en una gran paradoja: siguiendo el criterio de las bases, aplicando cada vez mayor democracia interna, se van alejando del triunfo en las grandes votaciones nacionales. May, que no ha sido elegida en las urnas, brindará por el triunfo de Corbyn. No podría soñar rival mejor.
17-09-2016 | Fuente: abc.es
Incendian el coche de la líder del partido ultraderechista alemán AfD
El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ha denunciado este sábado un presunto ataque incendiario contra el coche de su líder, Frauke Petry, cuando estaba aparcado en una calle de Leipzig (este del país). Según una nota difundida por la dirección del partido, la supuesta agresión se produjo anoche, y no se registraron heridos aunque el vehículo quedó totalmente calcinado. En la nota, AfD hace hincapié en las sucesivas situaciones de acoso o ataques que han sufrido sus miembros y colaboradores, especialmente en campaña electoral, como la que se lleva a cabo para los comicios regionales de mañana en la ciudad-estado de Berlín. AfD vive un momento de auge electoral, apuntalada en el voto de protesta contra la acogida de refugiados en Alemania. En 2013 quedó a las puertas de acceder al Bundestag (Parlamento federal), al situarse unas décimas por debajo del 5 %, el mínimo para obtener escaños. Entonces concurría como aglutinante del euroescepticismo, pero a partir de ahí cambió su mensaje para adoptar tintes xenófobos. Actualmente tiene escaños en nueve cámaras del total de 16 «Länder» del país y todos los pronósticos coinciden en apuntar que mañana logrará representación en la de Berlín. Quince días atrás, se colocó como segunda fuerza en el «Land» de Mecklenburgo-Antepomerania, por detrás de los socialdemócratas y con un 20,8 %, superando así a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel.
17-09-2016 | Fuente: abc.es
Los 27 prometen cerrar las fronteras exteriores para salvar a la UE
Casi como si hubiera sido una cumbre como otra cualquiera, la reunión de los 27 dirigentes de los países que permanecerán en la Unión Europea después de la salida de Gran Bretaña ha terminado con una declaración de intenciones que apenas ha servido para disimular que la solución a los principales problemas sigue estando lejos. Sin apenas reproches ni autocrítica, los dirigentes europeos han reconocido implícitamente que la idea de Europa ha perdido el apoyo de muchos europeos con hechos como la alocada política de refugiados del año pasado ?que «no se puede permitir nunca más»? y han prometido poner en marcha mecanismos y decisiones para convertir a la Unión en la garantía de seguridad interior y exterior de los europeos. La declaración final afirma que «aunque un país haya decidido abandonarla, la UE sigue siendo indispensable para los demás. Después de las guerras y divisiones en nuestro continente, la UE ha garantizado la paz, la democracia y la prosperidad de nuestros países» por lo que se comprometen a «hacer que la UE a 27 sea un éxito construyendo nuestra historia conjunta». Para ello le ofrecerán a los ciudadanos «en los próximos meses una visión mas atractiva de la UE en la que puedan confiar y a la que puedan apoyar». De una forma u otra, la reunión ha sido una especie de reconocimiento indirecto de que las cosas no se han hecho bien, que «no se pueden repetir errores pasados» y que la única salida ahora es tener en cuenta la sensibilidad de los ciudadanos. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha afirmado que uno de los objetivos marcados por la Unión Europea es «nunca más permitir la llegada incontrolada de refugiados». La canciller Angela Merkel dijo que el grueso de las discusiones se había centrado en «la seguridad y la protección de las fronteras exteriores y se ha decidido detener la inmigración irregular» también a través de mecanismos como el acuerdo con Turquía y con otros que se puedan firmar con más países africanos. «Todo el mundo está de acuerdo en que hace falta pasar a la acción para que la gente comprenda para qué sirve la UE». El presidente francés, François Hollande, que ha comparecido ante los periodistas junto a la canciller alemana, también dijo que es primordial «la seguridad, es decir, la protección de fronteras y el respeto a la legalidad» por parte de los inmigrantes. Los cuatro países de Visegrado (Polonia, Hungría, Elovaquia y República Checa) habían planteado una declaración conjunta en la que pedían una «solidaridad flexible» porque mantienen que no pueden hacerse cargo de las cuotas de refugiados que la Comisión les ha atribuido. Y hasta esta lectura «flexible» fue bien interpretada por la canciller Merkel como «síntoma de que están de acuerdo en encontrar una solución». Sin embargo, en el lado opuesto el primer ministro italiano, el socialista Matteo Renzi, considera que el resultado del encuentro de Bratislava ha sido decepcionante. «Si sobre algunos temas Alemania y Francia se ponen de acuerdo y dicen que están satisfechos, yo estoy contento por ellos. Pero yo no estoy contento con las conclusiones sobre migración y crecimiento, así que no puedo hacer una rueda de prensa con Merkel y Hollande. Tengo que poder volver a Italia y decir que en estos puntos ha habido pasos adelante y en estos no. No puedo recitar un papel para hacer ver que estamos todos unidos». Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy ha reiterado el compromiso de España con el proceso de integración europea, y pidió un nuevo impulso para fortalecer la economía de la Unión Europea, con más creación de empleo. El presidente en funciones ha subrayado que es imprescindible recuperar la confianza en el proyecto europeo, y vencer el euroescepticismo y los populismos . Para los análisis más sutiles, las reiteradas -y elogiosas- menciones de la canciller Merkel al discurso del presidente de la Comisión ante el Parlamento este miércoles se pueden interpretar como un apoyo expreso a las instuciones comunitarias, frente a la voluntad de algunos países, sobre todo los del Este, y en parte el propio presidente del Consejo Doinald Tusk, de caminar hacia una UE en la que las capitales vuelvan a tener el control. Ese debate sobre una UE más comunitaria frente a una tentación de volver a convertirla en una entidad intergubernamental está en el núcleo de la discusión futura. Y no ha hecho más que empezar. Quedan las cumbres de octubre y diciembre en Bruselas (todavía con Gran Bretaña) y las de Febrero en Malta (sin) y la celebración del 60 aniversario del Tratado de Roma en marzo en la capital italiana, donde aún no se sabe si habrá un representante de Londres ni en qué condición.
01-07-2016 | Fuente: abc.es
Norbert Hofer, la cara amable de la derecha radical austriaca
«Los austriacos primero» fue el lema con el que Norbert Hofer casi gana las elecciones presidenciales del pasado 22 de mayo pasado y con el que se refería a un abierto rechazo a los musulmanes, a los extranjeros y muy especialmente a los refugiados. A todos ellos asocia sin complejos con la criminalidad y la inseguridad ciudadana que vive Austria. En la repetición de la jugada, sin embargo, pasará a primer plano sin duda tras los resultados del Brexit su nivel de euroescepticismo. Hasta ahora no ha pedido la salida de Austria de la Unión Europea, pero sí ha sido muy crítico con la excesiva injerencia de las instituciones europeas, desea la devolución de competencias al Parlamento nacional austriaco y ha manifestado su rechazo a la entrada de Turquía en la Unión. No está de acuerdo con los rescates financieros, muy concretamente rebatió el rescate a Grecia, y en reiteradas ocasiones se ha declarado partidario de una mayor participación de los ciudadanos en las decisiones del país a través de referendos. Joven y buen comunicador, Hofer es considerado la «cara amable» del populista FPÖ . Deplora el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, está a favor de ofrecer la nacionalidad austríaca a los tiroleses del sur, que desde 1919 son italianos, y desea abolir el matrimonio homosexual y el derecho de los homosexuales a adoptar hijos. No es un nazi, pero juega con la posibilidad para hacerse con el voto situado más a la extrema derecha. Ha asegurado, por ejemplo, que el 8 de mayo, el día de la capitulación del Tercer Reich, «no fue un día de alegría». En 2013, cuando tomó posesión de su acta de diputado, lo hizo con una flor de aciano en la solapa, el símbolo que utilizaban los nazis en Austria cuando entre 1933 y 1938 su partido estaba prohibido. Es un gran defensor de las armas en casa y se nutre del voto rural, pero también de voto obrero e inmigrante de barrios obreros urbanos como el de Simmering en Viena.
01-07-2016 | Fuente: abc.es
Visegrado: el club de los euroescépticos
La Union Europea necesita un nuevo rumbo después de la salida de Gran Bretaña, pero probablemente no será el que esperaban los espíritus mas europeístas. Si hay que hacer caso al primer ministro eslovaco, el socialista Robert Fico, hay una masa crítica, políticamente hablando, de países que creen que la situación aconseja que sean los Estados los que asuman el timón del proyecto europeo, ignorando a la Comisión. El grupo de Visegrado (Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia) se ha ido perfilando como un polo de euroescepticismo pragmático, porque todos ellos se han visto masivamente beneficiados por las políticas comunitarias. Pero ha sido en la crisis de los refugiados en la que se han encontrado más unidos que nunca, independientemente de las ideologías, a la hora de negarse a acoger a nadie. Fico está seguro de que la llegada masiva de demandantes de asilo tal como la ha gestionado la Comisión, con el reparto obligatorio de cuotas, es una equivocación: «Las encuestas -dice- demuestran que la inmensa mayoría de los ciudadanos europeos de oponen a esta política de inmigración» y a su juicio si no se cambia «vamos a tener gobiernos fascistas en una docena de países». Polonia y Chequia tampoco aceptan refugiados y el primer ministro húngaro, Viktor Orban afirmó en Bruselas el miércoles que, si no se pone remedio a la crisis de los inmigrantes, «Gran Bretaña no será el único país que abandonará la UE». En efecto, el rechazo a los inmigrantes -muchos de ellos polacos- ha tenido un efecto devastador en el referéndum que determinó la salida del Reino Unido de la UE.
24-06-2016 | Fuente: abc.es
Merkel: «El Brexit es un punto de inflexión para el proyecto europeo»
La canciller alemana, Angela Merkel, lamentó hoy el resultado del referéndum en Reino Unido, que tildó de «punto de inflexión» para Europa, y pidió "calma" y «moderación» para las negociaciones que comenzarán en breve entre la Unión Europea y Londres. «No hay nada de lo que hablar. El día de hoy supone un punto de inflexión para Europa y para el proyecto europeo», aseguró Merkel, que recalcó que «Alemania tiene un interés especial y una responsabilidad especial» por que prospere el proyecto comunitario. Merkel abogó por que las relaciones futuras con Reino Unido sean «estrechas» y amistosas, y aseguró que en las negociaciones defenderá los intereses de los ciudadanos alemanes y de la industria nacional. La jefa del gobierno alemán llamó de seguido a la unidad de los restantes 27 países miembros de la UE porque «los retos» derivados de la globalización «son demasiados grandes para superarlos solos» y apostó por mantener una «unión solidaria y de valores» que aporte a los ciudadanos «paz, bienestar y estabilidad». También pidió a los restantes miembros de la UE que no busquen ahora «decisiones rápidas» con respecto a la futura relación de Reino Unido con el bloque, ya que, a su juicio, esto sólo «dividirá Europa» , y pidió calma para «tomar juntos las decisiones correctas». Merkel instó asimismo a acercar el proyecto europeo a los ciudadanos, teniendo en cuenta que Europa es «diversa» y, en consecuencia, las «expectativas» de sus habitantes también lo son. En este sentido, advirtió contra el euroescepticismo, indicando que las «dudas fundamentales» en torno al proceso europeo crecen «no sólo en Reino Unido», sino «en todos los países». A su juicio, es clave asegurar que todos los ciudadanos perciban que la UE contribuye a la mejora de sus vidas a nivel individual. Merkel anunció asimismo que ha invitado a una cumbre extraordinaria prevista para este lunes en Berlín al presidente francés, François Hollande, al primer ministro italiano, Matteo Renzi, y al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Hoy, además de la intervención de Merkel, se produjeron de forma unánime en Berlín llamamientos en favor de la unidad de los restantes 27 países y se abogó por una estrategia de futuro común para la UE. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, lamentó el resultado del referéndum y se mostró convencido de que la UE debe permanecer ahora unida y mirar hacia adelante. El presidente del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) y vicecanciller en la gran coalición, Sigmar Gabriel, pidió más inversiones como estrategia para combatir el desempleo en el sur de Europa y como parte de la lucha contra el euroescepticismo tras el resultado del referéndum.
24-06-2016 | Fuente: abc.es
¿Qué país podría ser el próximo Brexit?
Los británicos han escogido salir de la Unión Europea. Lo que comenzó como una especie de chantaje de David Cameron para satisfacer las demandas de Reino Unido en Bruselas, es hoy una realidad y amenaza con extenderse por el resto de países del bloque comunitario. Los líderes de las fuerzas ultraconservadoras y nacionalistas han aprovechado el triunfo del Brexit para exigir las mismas consultas en sus respectivos países. Al mismo tiempo, el euroescepticismo parece crecer entre los ciudadanos europeos. Estos son los países con más posibilidades de celebrar un referéndum para su salida de la Unión. Francia Uno de los primeros partidos en celebrar la salida de Reino Unido de la Unión Europea ha sido el Frente Nacional. La líder de la formación de extrema derecha francesa, Marine Le Pen, no ha tardado en festejar el triunfo del Brexit, resultado que ha definido como «victoria de la libertad» y pedido un mismo referéndum para Francia. Según un estudio llevado a cabo por el Pew Research Center llamado «Euroescepticismo más allá del Brexit», el 61% de los franceses tiene una opinión desfavorable de la UE. Los ataques terroristas que ha sufrido Francia últimamente han hecho evidentes los problemas de integración del país y han aumentado al miedo hacia los inmigrantes y refugiados. Además, el estancamiento de su economía, que no termina de despegar a pesar de las políticas de austeridad, ha hecho que muchos vean a la UE como el origen de estos problemas. De continuar su débil crecimiento económico y las altas tasas de paro, la coyuntura podría beneficiar al Frente Nacional, que ya ha dejado claro que convocaría un referéndum para la salida de Francia del bloque comunitario. Países Bajos En la misma línea, el político ultraconservador neerlandés Geert Wilders, líder del Partido de la Libertad, se ha sumado a la petición de un referéndum para la salida de los Países Bajos del bloque comunitario. «¡Hurra por los británicos! Ahora es nuestro turno. Es hora de un referéndum neerlandés», ha escrito Wilders a través de su cuenta oficial en Twitter. Actualmente su partido es la tercera fuerza política en el parlamento, constituido tras las elecciones de 2012. Sin embargo, en las últimas encuestas el partido de extrema derecha encabeza todas las encuestas de intención de voto en Holanda. Suecia y Dinamarca Tanto Dinamarca como Suecia han tenido una evolución muy similar a la de Reino Unido. En 2002 los tres países rechazaron usar la moneda común. El ultraderechista Demócratas de Suecia (SD), tercera fuerza parlamentaria, ha pedido al Gobierno que tome la iniciativa para entablar discusiones con Bruselas y que se convoque luego una consulta sobre el resultado. Por su parte, los ultranacionalistas daneses, segunda fuerza parlamentaria y aliados externos del Gobierno liberal en minoría, han celebrado este viernes el triunfo del Brexit en el Reino Unido, mientras que los rojiverdes han pedido una consulta similar para Dinamarca. «Felicidades a los británicos, han tomado su decisión. La conclusión es clara: la UE ha subestimado completamente el escepticismo de la gente. La UE ha tomado demasiado poder de los estados nacionales y ahora paga el precio», ha indicado el líder del ultranacionalista Partido Popular Danés, Kristian Thulesen Dahl. En el pasado mes de diciembre, el 53.1% de los daneses votaron «no» a un acercamiento a las políticas de seguridad interior de la UE. Copenhague no ha cedido competencias en esta materia, después de que el país votara «no» al Tratado de Maastricht de 1992 y se le concediera un protocologo especial, el conocido como «opting out» o cláusulas de exención. Países del este En los países del este los partidos ultranacionalistas y conversadores han ganado fuerza. A pesar de ser críticos con la Unión, especialmente en materia de inmigración y refugiados? sus gobiernos se han mostrado en contra de la salida de Reino Unido. Además, el europeísmo de los países del este es bastante palpable. Por mencionar un dato, en el mismo estudio del Pew Research Center, el 72% de los polacos y el 61% de los húngaros tienen una opinión favorable a la UE. Sin embargo, confirmado el Bretix, los Gobiernos de estos países están ejerciendo presión para que la UE cambie sus políticas en contra de la entrada de refugiados en suelo europeo. El primer ministro de Hungría, Víctor Orban, del partido ultraconservador y nacionalista Fidesz, ha afirmado que la principal lección que debe sacarse del referéndum en Reino Unido es que Bruselas «debe escuchar la voz de la gente». En declaraciones a la emisora húngara InfoRadio, Orban ha recalcado que la inmigración ha sido uno de los puntos principales durante la campaña, agregando que la población británica no estaba satisfecha con las políticas del país en este sentido. «Debe respetarse la decisión británica, porque todas las naciones tienen derecho a decidir su destino», ha remachado. El ministro de Asuntos Exteriores de Polonia ha afirmado que el Brexit es una prueba de que la Unión Europea necesita cambios. Si continúa la escalada de tensión en el ámbito migratorio, en un hipotético caso se podría extender una consulta en estos países, aunque resulta bastante improbable dada la gran cantidad de fondos de los que se benefician estos países. El partido ultranacionalista y euroescéptico austríaco FPÖ, cuyo líder Norbert Hofer se quedó a las puertas de conseguir la presidencia el pasado mes ?solo le separaron 144.000 votos de su contrincante, el ecologista Alexander van der Bellen?, felicitó este viernes a los británicos por «recuperar» su soberanía. La formación asegura que la decisión de su salida se debe a la «locura migratoria».
22-06-2016 | Fuente: abc.es
Populistas de todas las ideologías en torno al Brexit
Algunos mitos son muy reales. Recuerdan aquel según el cual un diario británico -que nadie encuentra en las hemerotecas- habría titulado en portada, en los albores del siglo XX: ?Niebla en el Canal; el continente aislado?. Algo parecido es lo que se ha dicho en esta campaña del referendo que se celebra hoy en el Reino Unido. El populismo eurófobo intenta hacer creer que quien más va a perder con la salida del Reino Unido de la Unión es la propia UE. El diario campeón del euroescepticismo, «The Daily Telegraph», publicaba el martes un editorial pidiendo el «Leave» en el que se recuperaba perfectamente el espíritu del titular apócrifo: «Los defensores de la permanencia sostienen que (si salimos) perderemos influencia en el mundo y menosprecian a los partidarios del abandono como «Pequeños Ingleses». Pero lo cierto es lo contrario: es la UE la que es insular y está ensimismada, limitada a los estrechos confines de monótonas cumbres y la eterna elaboración de tratados. Gran Bretaña, en cambio, siempre ha sido un jugador global, con sus conexiones a la Commonwealth, la ONU y la OTAN. Y volverá a serlo». Lo dicho: el continente aislado. Personajes como Boris Johnson, cabeza visible de esa ruptura, juegan con un elemento a su favor, que se pone de manifiesto en ese editorial: empleemos sentimientos, que son mucho más difíciles de derrotar. Esta campaña ha sido mucho mejor llevada por los partidarios del Brexit porque saben que los argumentos racionales no están con ellos. Así que han jugado la carta de lo sentimientos. Y en este país, por increíble que pueda parecer a algunos españoles, la mayoría de la población se conmueve cuando se iza la bandera nacional -y casi no hay una bandera europea en ninguna parte. Lo más inteligente que ha hecho el «Remain» en este final de campaña ha sido colocar entre los intervinientes del debate de Wembley a Ruth Davidson, la líder conservadora escocesa, que fue capaz de acallar a Boris Johnson , porque frente al populismo secesionista del «Leave» ella personificaba que el referéndum de Escocia se ganó, entre otros, con el argumento de que si se independizaba Escocia, sería expulsada de la UE. Y si se impone hoy este nacionalismo populista, el resultado puede ser que Escocia pida la independencia para volver a entrar en la UE. Y poniendo esto de manifiesto se conjugan sentimientos con hechos prácticos. El populismo que representa el Brexit tiene mucho en común con el del Frente Nacional en Francia o Podemos en España. Porque, como casi todos los populismos, no apela a una ideología concreta, sino a sentimientos. Boris Johnson, como Pablo Iglesias, necesitan que se hable de ellos constantemente. Y empiezan por conseguir que se comente su peinado. Coleta en el caso de uno, despeine fruto de largo rato de peine el otro. Y al final, los populistas tienden a apoyarse entre sí porque sus vínculos están bajo la superficie. Donald Trump apoya el Brexit y se le espera aquí mañana viernes para reinaugurar uno de sus campos de golf y -él cree- celebrar la victoria del Brexit. Movimiento que tiene el apoyo sin vacilación de Marine Le Pen, que al mismo tiempo apoya al Gobierno de Tsipras en Atenas, de cuya relación con Pablo Iglesias ya no quiere acordarse nadie. Lógico. Y Tsipras cuenta con el respaldo de Vladimir Putin, que ¡oh, casualidad! ¡también defiende el Brexit! Pero cuando Boris Jonhnson habla de mantener su defensa autónoma de Europa, nunca menciona el apoyo que les da Putin.
22-06-2016 | Fuente: abc.es
Tsipras, sobre el Brexit: «Es una solución conservadora y negativa»
El primer ministro griego Alexis Tsipras, aseguró hoy ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa que si los británicos eligen mañana la opción del brexit en el referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea (UE) será «una solución conservadora y negativa». En su primer discurso ante la Cámara europea en Estrasburgo, en el noroeste de Francia, Tsipras dijo que «Europa está en crisis y el referéndum británico muestra que la crisis es profunda» e incidió en lanecesidad de que el Reino Unido siga en la UE. «Pase lo que pase mañana, las consecuencias serán muy importantes», señaló. El primer ministro griego afirmó que el modelo social europeo «se ha convertido en neoliberal» y, tras su «fracaso», animó a aprovechar esta crisis «para reorientar el curso de Europa». Ante los legisladores de los 47 Estados miembros, Tsipras declaró que las diferencias entre el norte y el sur de Europa «se intensifican cada vez más» y esto hace «aumentar el euroescepticismo en el sur y los movimientos populistas y de separación en el norte». Para Tsipras, la crisis «no ha cesado, sino que pervive en Europa», y recordó los 22 millones de parados que en la UE, la mitad de ellos de larga duración. «Esto es un país entero que queda borrado del mapa de Europa», dijo. Respecto a las sanciones de la UE a Rusia, dijo que «no han sido eficaces» y añadió que «no se puede hablar de arquitectura común de seguridad en Europa sin incluir a Rusia». El mandatario griego se mostró a favor de que se cumpla el derecho internacional «a través del diálogo», pero «no podemos avanzar si volvemos a la Guerra Fría». Apostó Tsipras por el cumplimiento del Acuerdo de Minsk de 2015 sobre el fin de las hostilidades en el este de Ucrania «para abandonar la política de sanciones y mejorar las relaciones diplomáticas».