Infortelecom

Noticias de estados unidos

25-03-2020 | Fuente: as.com
El USOPC anima a atletas estadounidenses a que se preparen para Tokio 2021
Sarah Hirshland, CEO del Comité Olímpico de Estados Unidos y Paralímpico, lamentó el aplazamiento de los Juegos Olímpicos: "Mi corazón se rompe por ti".
25-03-2020 | Fuente: abc.es
Boti existía antes de que el coronavirus llegara a la Argentina pero ahora se ha convertido en el primer y único robot del mundo que realiza test por WhatsApp para identificar y derivar a los posibles contagiados. El invento es de la ciudad de Buenos Aires. A ninguna otra se le ocurrió todavía aprovechar el principal canal de comunicación de la sociedad, whatsApp, para prevenir el Covid-19. Dudaba de la eficacia y decidí probarlo desde Madrid. Marqué el +549 11 5050 0147 y? funciona. Me salió negativo. En Argentina la pandemia llega tarde pero llega. De momento, son menos de 300 contagiados y cuatro muertos. La enfermedad se suma a las de siempre, el dengue y la tuberculosis. El Gobierno tomó conciencia de la dimensión y gravedad del problema y, como el resto de los países de la región, con sus matices, confinó hace tiempo a la población. La mayor preocupación ahora es el futuro de las villas miserias y en especial, de la provincia de Buenos Aires. Los pobres no tienen presente y se les acelerará la ausencia de futuro porque el sistema sanitario es el que es. A Bolsonaro le puede pasar lo mismo o parecido con las favelas Por suerte, existen los gobernadores en Brasil. En Perú, el presidente Vizcarra recupera respeto por su gestión de la crisis (dos muertos y algo más de trescientos contagiados). Algo similar le sucede a Jeanine Añez (ningún muerto y 27 tocados) que suspendió las elecciones del 3 de mayo donde el MAS de Evo Morales, iba en cabeza. En su caso, no hay mal que por bien no venga. Lo de Ecuador (15 muertos y 790 contagiados), es diferente. Lenín Moreno se desespera con los ricos de Guayaquil (concentra el mayor número de contagios), «Basta de irresponsabilidad», bramó. Según la OMS, en las Américas, los muertos son 504 (con las horas varia el número) y el líder es Estados Unidos con.. 415 fallecidos y 33.337 contagiados. Quizás, sólo quizás, un Boti para los estadounidenses sería un buen regalo.
25-03-2020 | Fuente: abc.es
Estados Unidos retira una ayuda millonaria a Afganistán por la falta de un gobierno de unidad
Mike Pompeo fracasó en su intento de lograr un acuerdo de gobierno de unidad entre Ashraf Ghani y Abdula Abdula. El secretario de Estado estadounidense viajó por sorpresa a Kabul el lunes para intentar forjar un acuerdo que permita poner en marcha el pacto alcanzado en Doha entre Estados Unidos y los talibanes, pero no lo consiguió y castigó a sus aliados afganos con un castigo millonario. «La reducción en la asistencia de los Estados Unidos no tendrá efectos directos en los sectores clave del gobierno», aseguró el presidente Ghani, quien tratará de buscar «fuentes alternativas» para suplir los 1.000 millones de dólares que dejará de aportar Washington. En Kabul se repite la crisis política que se vivió en 2014, pero esta vez Pompeo no ha sido capaz de que Ghani y Abdula, que se autoproclaman ganadores de las últimas elecciones, vuelvan a trabajar juntos. Esto es imprescindible para que se pueda ejecutar la hoja de ruta pactada en Doha el 29 de febrero con los insurgentes, cuyo primer punto es un intercambio de prisioneros que Kabul se resiste a aceptar si los talibanes no renuncian antes a la violencia. Tras el fracaso en la capital afgana, Pompeo viajó a Qatar para reunirse con el jefe adjunto de la oficina política de los talibanes, mulá Abdul Ghani Baradar. El jefe de la diplomacia estadounidenses destacó que «no ha habido ataques contra las fuerzas estadounidenses desde el acuerdo de paz» y aseguró que «la reducción de la violencia es real». El problema es que los talibanes han intensificado sus operaciones contra las fuerzas afganas en todas las provincias del país y en este mes ha habido decenas de muertos, este el argumento clave de Ghani para no aceptar la liberación de 5.000 talibanes recogida en el texto de Doha como paso previo al diálogo entre Kabul y la insurgencia.
24-03-2020 | Fuente: abc.es
Biden critica que Trump quiera reabrir Estados Unidos en Semana Santa
EE.UU. vive estos días realidades paralelas. Por un lado, la expansión de la epidemia del coronavirus avanzaba con fuerza, con más de 50.000 casos este martes y cerca de 650 fallecidos, con el estado de Nueva York convertido en el peor foco del mundo y abocado al colapso hospitalario en cuestión de días. Por otro lado, los estadounidenses veían al presidente de su país en sus televisores apostar por priorizar la economía y volver a poner a la gente a trabajar a corto plazo. «Me gustaría que el país estuviera en marcha el domingo de Pascua», dijo Trump este martes desde la Casa Blanca, acompañado de miembros del grupo de trabajo contra el coronavirus, en una comparecencia en Fox News dedicada a tranquilizar a la sociedad y, sobre todo, a los mercados (ayer la bolsa de Nueva York consiguió la mayor subida en un día desde 1933). Una quincena de estados han impuesto el confinamiento generalizado de sus ciudadanos, aunque con una versión más laxa que en Italia o España: se puede salir a pasear o hacer ejercicio si se mantiene la distancia. «¿No sería fantástico tener las iglesias llenas el domingo de Pascua?», dijo Trump al entrevistador. «Habrá iglesias hasta arriba en todo el país». Trump redobló su apuesta por la nueva postura que defiende desde el domingo de medianoche, cuando anunció que «la cura no puede ser peor que el problema». La idea de Trump es evaluar las directrices de distanciamiento de la Casa Blanca cuando acabe el periodo de quince días que estableció el 16 de marzo, es decir, el próximo lunes. «Esto ha sido muy duro y desestabilizador», dijo sobre el establecimiento de medidas de distanciamiento, trabajo desde casa o cierre de colegios. «Pero tenemos que volver al trabajo y la gente puede volver a sus trabajos y hacerlo con cabeza», añadió el multimillonario neoyorquino, que apunta a preferir que el confinamiento solo afecte a la población vulnerable y que el resto vuelva a trabajar manteniendo distancia física y precauciones como el lavado habitual de manos. Más tarde, en rueda de prensa, el presidente de EE.UU. dio una marcha atrás parcial y dijo que la vuelta al trabajo sería para «grandes áreas del país», y citó algunas, como zonas rurales del Medio Oeste o condados de Texas, con muy impacto actual del coronavirus. Anthony Fauci, la autoridad en enfermedades infecciosas del Gobierno de EE.UU., compareció por primera vez desde el cambio de postura de Trump y corrigió el mensaje asegurando que la toma de decisiones será «flexible» y que en algunos sitios no hay que ser «duros», pero en otros, como Nueva York, no se puede bajar el tono. La situación es tan grave en la principal ciudad del país y en el estado al que da nombre, que Fauci y la otra experta en coronavirus de la Casa Blanca, Deborah Birx, pidieron a cualquier persona que haya estado en Nueva York y hayan ido a otra parte del país que hagan una cuarentena de catorce días. Incremento dramático La realidad es que en Nueva York el escenario es dramático y cualquier plan de vuelta a la normalidad de Trump suena irrealizable. El estado acumula la mitad de los casos del país, con solo un 6% de la población. Este martes, contaba con 25.655 casos, en un salto de más de cinco mil positivos en un solo día. La peor parte se la llevaba la ciudad de Nueva York, con casi 15.000 casos y un aumento de 2.599 en 24 horas. Este martes, el estado de Nueva York, que tiene casi 20 millones de habitantes, superó en número de casos por millón de personas a Italia: el país transalpino tiene poco más de 1.000 mientras que el estado de EE.UU. se ha disparado hasta cerca de 1.300. Los datos los ofreció el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en una rueda de prensa emotiva en la que defendió que «no hay partido» si hay que elegir entre salud pública y economía. «Mi madre no es prescindible, tu madre no es prescindible», dijo sobre la población más vulnerable y reconoció un «incremento dramático» de la epidemia. «No estamos aplanando la curva, se está empinando», dijo sobre el ritmo de contagios, cuyo número se duplica cada tres días. Cuomo advirtió que el pico de contagios, en el que los sistemas hospitalarios habrán colapsado, será más alto de lo que se creía y llegará antes de lo previsto. Lo situó en 15 días. Cuomo detalló la situación «crítica y desesperada» que enfrenta para encontrar el equipamiento médico que necesitará en pocos días, cuando se dispare todavía más el número de contagios y los hospitales no den abasto. Hace unos días, la necesidad de camas hospitalarias es ahora de 140.000 -el estado dispone de unas 55.000 y al principio se creía que se necesitarían 110.000- y solo cuenta con 7.000 respiradores, frente a los 30.000 que requerirá para casos graves. Cuomo habló desde el Javits Center, un centro de convenciones en Manhattan, el mayor de EE.UU., que está siendo habilitado como hospital temporal, entre cajas de mascarillas. Muertes por gripe «Necesitamos ayuda federal, no hay otra manera de hacerlo», dijo el gobernador sobre la urgencia de que la Administración de Donald Trump invoque la ley de Producción de Defensa y obliga a las empresas a fabricar ventiladores con urgencia. «FEMA ha dicho que nos va a mandar 400 ventiladores», dijo sobre la agencia federal de gestión de emergencias. «¿400? ¡Necesitamos 30.000! No están entendiendo la magnitud del problema», protestó. Más tarde, Trump le respondió que tuvo la posibilidad de comprar 16.000 ventiladores en 2015 y no lo hizo sobre. «Se supone que él debe comprar sus propios ventiladore»?, dijo el presidente. Cuomo advirtió que la situación de Nueva York se trasladará a otros estado, algo que no convence al presidente de EE.UU., decidido a no apostar por el confinamiento. «¿Cómo vas a parar al país más exitoso del mundo?», se preguntó Trump. «Todos los años perdemos miles y miles de personas por la gripe y no paramos el país. Perdemos más gente en accidentes de tráfico y no decimos a las compañías que dejen de fabricar coches». La nueva postura de Trump ha sido combatida por la oposición demócrata y por buena parte de la comunidad médica. «Hablar de abandonar las restricciones solo tras una semana es irresponsable y peligroso», aseguró Tom Inglesby, director del Johns Hopkins Center for Health Security. «Va a morir más gente si ponemos al país en recesión o en depresión», defendió Trump y citó la posibilidad del aumento de suicidios, aunque no dio ningún dato para respaldar esa afirmación. Críticas de Biden El exvicepresidente Joe Biden cargó el martes contra Trump por afirmar que quiere tener el país abierto antes del 12 de abril y consideró que el mandatario tendría que «dejar de hablar» y «empezar a escuchar a los expertos» en coronavirus. «Me encantaría tener el país abierto y ansioso para Pascua», dijo el inquilino de la Casa Blanca en una entrevista concedida a Fox News. Según sus cálculos, en «dos semanas», a contar desde «el lunes o el martes», Estados Unidos podría recuperar el «statu quo».
24-03-2020 | Fuente: abc.es
Muere un hombre en Arizona tras consumir un limpiador de acuarios con fosfato de cloroquina
Un hombre de Arizona ha muerto y su mujer se encuentra en estado crítico después de que ambos consumieran fosfato de cloroquina, una sustancia que se utiliza para limpiar acuarios y que también contiene el medicamento que ha sido recomendado por el presidente de EE.UU., Donald Trump, para tratar el coronavirus. La pareja, de unos 60 años, experimentó un malestar inmediato después de tomar la sustancia, utilizada en los acuarios para limpiar sus cisternas, según el Hospital Banner Health de Phoenix. El fosfato de cloroquina forma parte de la composición del medicamento contra la malaria que Trump sostiene que es el probablemente el más efectivo contra el Covid-19, la enfermedad provocada por el coronavirus. Cuestionado por los expertos El sábado, Trump tuiteó sobre la combinación de hidroxicloroquina y azitromicina, señalando que puede cambiar la historia de la medicina. Uno de los mayores expertos en enfermedades contagiosas de Estados Unidos, Anthony Fauci, negó las afirmaciones del presdiente, añadiendo que la terapia debe ser probada para garantizar su seguridad y eficacia. «La cloroquina, un medicamento para la malaria, no debería tomarse para tratar o prevenir este virus», explicó Banner Health en una declaración publicada este lunes, por su parte. El nuevo coronavirus, que causa una enfermedad llamada Covid-19, una infección respiratoria, surgió el pasado diciembre en la ciudad china de Wuhan, y se ha reproducido a lo largo del mundo. Actualmente, no existen vacunas o tratamientos oficiales para combatir la enfermedad, pero los investigadores están estudiando los tratamiento existentes y trabajando en otros experimentales.
24-03-2020 | Fuente: abc.es
El principal adversario de Putin denuncia que Rusia oculta las cifras reales de afectados por el coronavirus
El abogado y activista anticorrupción ruso, Alexéi Navalni, principal adversario político del presidente Vladímir Putin, cree que en Rusia hay muchos más casos de coronavirus que lo que indican las cifras oficiales, muy bajas para una población de casi 146 millones de habitantes. Según asegura a través de su cuenta de Telegram, tal desfase se debe al hecho de que «nuestros test para detectar el virus son 10-16 veces menos sensibles que los que se emplean en Europa y Estados Unidos». Navalni explica que los fármacos para descubrir la presencia de COVID-19 en las personas se elaboran en Rusia en un único lugar, en el Centro de Virología «Véctor» de Novosibirsk (Siberia), el mismo que, según el órgano de control ruso, Rospotrebnadzor, está probando ya en primates una vacuna contra la enfermedad que podría estar lista hacia el otoño. David Biérov, el primer caso confirmado de coronavirus en Moscú, escribió en Instagram a comienzos de de marzo que su primera prueba dio positivo, la segunda negativo y la tercera volvió a dar positivo por coronavirus. Según sus palabras, «no detectaron el virus en mi sangre, pero sí en mi saliva». Por eso Navalni y su equipo están convencidos de que las pruebas no son del todo fiables. A día de hoy y a la espera de que se actualicen los datos facilitados ayer lunes por primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, hay 438 infectados, de los que 191 corresponden a Moscú, el centro de población más afectado del país. Efectivamente, la tasa de infecciones es muy baja para un país de las dimensiones de Rusia. De ahí las sospechas en cuanto a que las cifras reales podrían ser más abultadas. Tradición de maquillar datos De hecho, con un pasado de flagrantes ausencias de transparencia como sucedió cuando se trató de ocultar a la población la envergadura de la catástrofe de Chernóbil, en 1986, o maquillando los espeluznantes datos sobre la incidencia de la epidemia de SIDA en la década de los 80, los rusos tienden a desconfiar de sus dirigentes. Lo cierto es que las autoridades rusas están habilitando cada vez más hospitales para recibir enfermos de coronavirus y se está levantando uno nuevo según el esquema chino de construcción acelerada en la periferia suroeste de la capital rusa. Estas medidas junto a otras tan tajantes como cerrar el país a los extranjeros, suspender los eventos públicos, incluidas las competiciones deportivas, cerrar teatros y museos y castigar con hasta cinco años de cárcel a quienes se salten una cuarentena, son las que hacen sospechar a la población que los casos de COVID-19 en el país están muy por encima de lo que indican la cifras oficiales. Por otro lado, se observa un afán desmedido de la cúpula rusa por perseguir lo que consideran «noticias falsas» sobre el coronavirus. Cualquier pronóstico no en la línea que marca el Gobierno del país puede ser tachado de alarmista. La Fiscalía General de Rusia se propone adoptar medidas por la publicación de una entrevista con un politólogo que vaticinaba como «inevitable» que se terminen produciendo centenares de muertos en el país como consecuencia de la pandemia. La lucha de las autoridades rusas por contrarrestar lo que califican de «bulos» ha llevado a que los servicios secretos, el FSB, y Rospotrebnadzor, tomen cartas en el asunto en relación con todo lo que aparece en Internet. Por ejemplo, fue eliminada una publicación que aseguraba que los casos reales de coronavirus en Rusia superan los 20.000.
24-03-2020 | Fuente: marca.com
Estados Unidos pide al COI el aplazamiento de los Juegos
  Leer
24-03-2020 | Fuente: abc.es
Demasiado pequeño para quebrar
El hecho que las primarias hayan quedado forzosamente congeladas en Estados Unidos no quiere decir que el debate político se encuentre también sometido a cuarentena. Demócratas y republicanos se enfrentan esta semana en la colina del Capitolio al gran dilema sobre prioridades, ya planteado por la crisis financiera del 2008, y ahora resucitado al hilo de la respuesta fiscal de Washington a la debacle económica provocada por la pandemia del coronavirus. El debate legislativo por la vía de urgencia se centra en un paquete de estímulo que se aproxima a los dos billones de dólares. La astronómica cantidad realmente no es objeto de discusión ante los ingentes daños que va a suponer paralizar durante semanas (con suerte) la mayor economía del mundo. De hecho, ante la magnitud e implicaciones de este parón, el presidente Trump ha empezado a cuestionar si el remedio no va a resultar peor que la enfermedad. El consenso sin embargo se ha esfumado ante las prioridades que deben regir este paquete de rescate económico. La lógica de las medidas planteadas en 2008, durante la recta final de la Administración de Bush hijo, fue dar preferencia a grandes compañías consideradas como «demasiado grandes para quebrar». Con la cruel paradoja de empresas rescatadas con dinero público cuya prioridad parecía limitarse a mantener los salarios privilegiados de sus irresponsables ejecutivos. En el mundo profundamente trastocado por el coronavirus, la bronca en Washington pasa por incluir como prioritarios a todos esos trabajadores y negocios sin recursos para afrontar un mes de parón e incapaces de competir con grandes corporaciones a la hora de ejercer influencia sobre el gobierno federal. Ante el triaje fiscal planteado, utilizan la irónica consigna de «demasiado pequeño para quebrar». Del porcentaje que se destine a su rescate en el paquete discutido en el Congreso va a depender la respuesta a la gran pregunta de las elecciones de noviembre. Especialmente en un contexto político donde más que nunca ya no vale aquello de «bussiness as usual».
24-03-2020 | Fuente: abc.es
Se cumple un año de la caída del Estado Islámico, con un líder cinco veces más barato
Amir Mohammed Abdul Rahman Al Mawli ya se ha ganado la etiqueta de «terrorista global». Estados Unidos ha incluido al «califa» del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en su lista negra y ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por su cabeza, cinco veces menos de lo que ofreció por su antecesor. El secretario de Estado, Mike Pompeo, recordó que «Al Mawli fue designado nuevo jefe del grupo en octubre tras la operación que acabó con Abu Baker Al Bagdadi» e hizo pública su designación como «terrorista global» en la misma semana en la que se cumple el primer aniversario de la derrota militar del califato. El EI llegó a gobernar en un territorio equivalente al Reino Unido, que se extendió entre Siria e Irak durante cuatro años y ocho meses. Los islamistas pasaron de controlar grandes urbes como Raqqa o Mosul a quedar rodeados en una pequeña franja de tierra junto al Éufrates en Baghouz, ciudad siria situada en plena frontera que se convirtió en el último punto bajo control del EI. Después de dos meses de combates, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), milicia liderada por los kurdos, y la coalición internacional dirigida por Estados Unidos proclamaron su victoria y los kurdos sustituyeron la enseña negra yihadista por su bandera amarilla. Coches calcinados, tiendas y alfombras destrozadas, basura y barro formaban el paisaje final del «califato» y es el paisaje que sigue dominando Baghouz, según la descripción del canal kurdo Rudaw, que ha regresado al lugar un año después de su liberación. Las FDS están al mando y uno de sus portavoces confirmó a este medio que «células del EI siguen activas en poblados cercanos como Al Shaafa o Al Sousa y cometen ataques diarios». En opinión de este miembro de la milicia kurda los yihadistas «buscan venganza», sobre todo desde la muerte de Al Bagdadi. «Un año después de la batalla de Baghouz, de la derrota del territorio físico bajo control del EI, nuestros aliados en Siria e Irak aplican una estrategia de presión constante en los restos del grupo para prevenir que resurja», declaró la coalición internacional en un comunicado con motivo del aniversario en el que anunció un reposicionamiento de sus tropas. Como ocurre en Afganistán, Estados Unidos tiene en marcha la retirada de sus fuerzas, pero mantiene su compromiso de colaborar «hasta la derrota final» de los yihadistas, aunque sea desde la distancia, porque siguen siendo «una amenaza». Una de las herencias del «califato» sin resolver son los miles de prisioneros que hicieron los kurdos y que siguen en su territorio en un limbo legal. Miles de combatientes de más de 50 países se hacinan en prisiones kurdas y sus familiares están encerrados en campos como el de Al Hol, donde hay 68.000 personas. Los países de origen no parecen dispuestos a aceptarlos de regreso pese a las amenazas de Donald Trump.
24-03-2020 | Fuente: abc.es
Revuelta negacionista en la América profunda
Cabeza de toda una dinastía política, diputado por Texas durante 22 años y candidato en las primarias presidenciales republicanas en 2008 y 2012, Ron Paul publicó hace una semana una tribuna en la que denunciaba «la farsa del coronavirus», para él una excusa perfecta para «unos gobiernos que sólo quieren crisis en las que el pueblo, asustado, renuncia a sus libertades bajo la promesa de que el gobierno ya se encargará de todo». Bajo la excusa de que no había ni un centenar de muertos en Estados Unidos, Paul animaba a la ciudadanía a hacer vida normal. Una semana después hay 400 muertos y 33.500 diagnosticados con el virus. Y uno de ellos es su propio hijo, el senador por Kentucky Rand Paul, que al ser informado de su positivo por coronavirus entró en régimen de aislamiento, y con él otros dos senadores con los que había mantenido contacto, Mitt Romney y Mike Lee, ambos de Utah. Mensajes como los de Ron Paul, en consonancia con la línea que mantuvo Donald Trump hasta hace aproximadamente dos semanas (el presidente también se refirió al coronavirus como «una farsa», pero montada por los demócratas), han sembrado el escepticismo entre una buena parte de la sociedad estadounidense, ya de por sí celosa de su independencia y suspicaz ante cualquier incremento del poder del estado federal. Playas y bares En clara rebeldía, cientos de grupos de jóvenes han mantenido sus viajes a Miami y otros puntos de playa en Florida en lo que en principio iba a ser un receso primaveral. Han cerrado los bares y hasta las playas, pero las autoridades municipales han denunciado que los chavales han mantenido las fiestas en las habitaciones de sus hoteles y en la calle. En el resto de Florida, aquellas localidades que viven del turismo, como Key West, se resistieron a cerrar hasta que el gobernador lo ordenó por decreto. Y aun así, ante los casos, comunes, de bares que simplemente cerraban la verja pero seguía sirviendo alcohol de puertas adentro para eventos en apariencia privados, el gobernador, Ron DeSantis creó un grupo policial de 150 inspectores que se dedican ya a multar a los infractores. Y de entre los estados del sur del país, Florida es el que más contundente y rápido ha sido con las medidas a tomar. La semana pasada, justo cuando tanto Ron Paul como Trump hablaban de «farsa», el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, publicaba en sus redes sociales una foto con sus hijos menores en un bar en la que animaba a todos los ciudadanos a hacer lo propio para que no decayera la economía. La borró en dos días. Ayer informó de que hay 70 casos y dos muertos en un estado con 3,9 millones de habitantes. En Virginia Occidental, uno de los estados más pobres y más aislados del resto del país, el escepticismo ha engendrado rebeldía, y este pasado fin de semana la vida siguió como siempre, con iglesias repletas en hora de culto, mercadillos abarrotados de gente en las calles y restaurantes abiertos en varios condados. El gobernador, el republicano Jim Justice, se ha enfrentado a críticas furibundas por decretar el cierre de colegios. Como muchos creen que esto del coronavirus es, como decía el presidente, «una farsa», la cantidad de personas que se ha sometido a la prueba es mínima, por lo que Virginia Occidental fue el último de todos los estados en informar de infectados. Lleva sólo 16 casos. Eso sí, muchos residentes de Washington, la capital federal, han decidido huir de la cuarentena recomendada por la alcadesa a sus casas de vacaciones en Virginia Occidental. Es muy probable que con ellos viaje también el virus.