Infortelecom

Noticias de estados unidos

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Putin aprovecha un encuentro con directores de medios para atacar a EE.UU
Aunque el presidente ruso, Vladímir Putin, sigue creyendo que es posible recomponer las relaciones con Washington y está convencido de que el «asunto ruso» seguirá marcando la agenda al otro lado del Atlántico porque se utiliza con el objetivo de derribar a su homólogo norteamericano, Donald Trump, Estados Unidos estuvo hoy de nuevo en el centro de sus ataques. «Es absurdo acusarnos de injerencia en las elecciones estadounidenses (..) no ayudamos a Trump ni a nadie a ganar los comicios», aseguró Putin una vez más hoy en la sede del diario «Komsomólskaya Pravda» ante los directores de los principales medios de comunicación del país. Por contra, el jefe del Kremlin, que se presenta como candidato a la reelección dentro de dos meses, sí acusó a EEUU de inmiscuirse en los asuntos de Rusia por apoyar al bloguero anticorrupción, Alexéi Navalni, que, sin embargo, no podrá tomar parte en las elecciones. En Washington «señalan directamente a quién les gustaría ver al frente de Rusia», aseguró Putin sin nombrar a Navalni. «Esto parece revelar las preferencias de la Administración norteamericana», añadió. No obstante, la reunión con los responsables de la prensa rusa giró más bien en torno a lo que está sucediendo en Siria y al reciente ataque con drones perpetrado en la noche del 5 al 6 de enero contra las dos bases que Rusia tiene en el país árabe, Hmeimim y Tartus. De hecho, antes del comienzo del encuentro con los periodistas, el presidente ruso habló por teléfono desde el despacho del director de «Komsomólskaya Pravda» con su colega turco, Recep Tayyip Erdogan. «Turquía no tiene nada que ver con esos ataques», sostuvo Putin. Según sus palabras, «sabemos quiénes fueron y cuánto han pagado por esta provocación». El máximo dirigente ruso cree que quienes emplearon los drones, lanzados desde la región de Idlib, «pretendían torpedear los acuerdos alcanzados entre Rusia, Irán y Turquía y destrozar nuestras relaciones». A su juicio, «fueron ataques bien preparados y perpetrados con drones camuflados como aparatos de fabricación artesanal, pero dotados de alta tecnología». «Sabemos cuándo y cómo fueron transferidos estos sistemas». aseguró. Poco antes, el Estado Mayor del Ejército ruso acusó a Estados Unidos de estar detrás del suministro de los drones a los «terroristas» sirios en Idlib, región bajo el control de fuerzas turcas. Petición de Erdogan Fuentes militares rusas, por otro lado, afirman que los drones iban provistos de explosivos PENT, que se produce en varios países, incluida Ucrania. Washington ha negado toda implicación en los hechos mientras desde Kiev no ha habido ningún pronunciamiento al respecto. Lo que sí le ha pedido Erdogan a Putin es que influya en el régimen de Bashar al Assad para que cesen los ataques del Ejército sirio en Idlib y Ghuta Oriental, junto a Damasco. Hoy ha sido la cuarta vez que Putin visita la Redacción de «Komsomólskaya Pravda». La primera vez lo hizo en julio de 1999, siendo director del FSB (los servicios secretos). Al mes siguiente sería nombrado primer ministro. La segunda vez que estuvo en el periódico fue en febrero de 2000, a un mes de ser elegido presidente por primera vez. Su visita anterior a «Komsomólskaya Pravda» tuvo lugar en mayo de 2005.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump cancela su viaje a Londres
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes en Twitter que ha cancelado la visita que tenía previsto realizar a principios de este año a Reino Unido con el objetivo de inaugurar la nueva embajada estadounidense en Londres. Trump dijo que ha suspendido su viaje porque su antecesor, Barack Obama, malvendió la antigua embajada y no quiere inaugurar una nueva. «La razón por la que he cancelado mi viaje a Londres es que no soy un gran fan de que el Gobierno de Obama vendiera quizás la embajada de mejor calidad y mejor localizada de Londres por "cacahuetes", solo para construir una nueva en una mala localización por 1.200 millones de dólares. Un mal trato. Querían que cortara la cinta. ¡NO!», dijo Trump en Twitter. Reason I canceled my trip to London is that I am not a big fan of the Obama Administration having sold perhaps the best located and finest embassy in London for ?peanuts,? only to build a new one in an off location for 1.2 billion dollars. Bad deal. Wanted me to cut ribbon-NO!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) January 12, 2018En realidad, el presidente que en 2008 tomó la decisión de cambiar la embajada fue George W. Bush (2001-2009), según figura en artículos de la prensa publicados entonces. El diario británico «The Guardian», que cita fuentes gubernamentales, aseguró que Trump ha decidido cancelar su visita a Londres por miedo a ser recibido con grandes protestas y, en su lugar, acudirá el secretario de Estado, Rex Tillerson, que se encargará de inaugurar la nueva misión diplomática. Estados Unidos decidió dejar su antigua embajada en Londres, ubicada en el exclusivo barrio de Mayfair, por razones de seguridad, pues el Ejecutivo gastó durante años gran cantidad de dinero en tratar de asegurar el edificio, pero finalmente decidió que lo mejor era trasladarse al distrito de Nine Elms, en el sur de Londres. Solo en 2007, Washington gastó 15 millones de dólares en mejoras de seguridad en su antigua embajada, según un artículo de «The New York Times» publicado en junio de 2015. Distanciamiento con Theresa May La primera ministra británica, Theresa May, invitó a Trump a realizar una visita de Estado a Reino Unido cuando visitó la Casa Blanca el 27 de enero de 2017, poco después de que el magnate fuera investido presidente. En un principio, May fue considerada como la «mejor aliada» de Trump en Europa, pero la relación entre ambos líderes se fue deteriorando el año pasado debido a varios polémicos mensajes del mandatario estadounidense en Twitter. En noviembre pasado, Trump despertó especial indignación en el Gobierno británico y en muchos sectores en Reino Unido al compartir en Twitter tres mensajes de una política británica del partido de extrema derecha Britain First, en los que se mostraban actitudes violentas de supuestos musulmanes.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Indignación en Haití por el comentario de Trump sobre «países de mierda»
Los comentarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en los que se refiere a El Salvador, Haití y países africanos como «agujeros de mierda» han desatado la indignación en Haití, así como en políticos tanto demócratas como republicanos del propio país norteamericano, que los consideran «racistas» y «divisivos». El embajador de Haití en Estados Unidos, Paul Altidor, consideró este jueves sus palabras una «agresión» y, según aseguró a la cadena MSNBC, su Gobierno ha presentado una petición formal al Ejecutivo estadounidense para que explique los comentarios que Trump formuló durante un encuentro con legisladores en la Casa Blanca y de los que se hizo eco el diario «The Washington Post». En concreto, Trump dijo: «¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?». Según recoge la cadena MSNBC, Altidor aseguró que su Gobierno condena «vehementemente» los comentarios de Trump al considerar que están «basados en estereotipos» y, en base a ello, el diplomático añadió contundente: «O el presidente ha sido mal informado o no ha sido bien educado». El diplomático aseguró que la embajada de Haití en Washington ha recibido quejas de muchos ciudadanos estadounidenses de ascendencia haitiana que piden a Trump que se disculpe, informa Efe. «Los haitianos luchamos junto a los soldados estadounidenses en la guerra de la independencia de Estados Unidos y seguimos siendo grandes contribuyentes a la sociedad estadounidense», destacó Altidor, según recoge MSNBC. El diplomático condenó así los comentarios que Trump profirió durante un encuentro con legisladores en la Casa Blanca, donde dijo que preferiría recibir en EE.UU. más inmigrantes de Noruega en lugar de ciudadanos de El Salvador, Haití y varios países africanos, según «The Washington Post», que cita a dos fuentes familiarizadas con el encuentro. También la asociación haitiana estadounidense American Haitian Foundation reaccionó a los comentarios de Trump, que tachó de «ignorantes y racistas» y, en su opinión, denotan «una completa desconsideración por la dignidad humana del pueblo haitiano», afirmó Jack Davidson, director ejecutivo de la fundación, con sede en el estado de Tennessee. «Estoy avergonzado de que él sea presidente de Estados Unidos», agregó. Mientras, tanto políticos demócratas como republicanos han condenado y criticado con dureza las palabras del presidente. «Los comentarios (del presidente) son desagradables, divisivos, elitistas y contrarrestan los valores de nuestra nación», consideró en un comunicado la legisladora Mia Love, la primera mujer afroamericana del Partido Republicano en ser elegida para el Congreso y cuyos padres huyeron de Haití en 1973. Love exigió a Trump que emita inmediatamente una disculpa y defendió a sus padres, a los que consideró la encarnación del «sueño americano» y alabó por «haber trabajado duro, pagado sus impuestos y criado desde la nada a sus hijos para darles todas las oportunidades». Dentro del Partido Republicano, también expresaron repulsa el senador por Oklahoma, James Lankford, y el gobernador de Ohio, John Kasich, una figura moderada dentro del partido y que compitió contra Trump en las primarias por la nominación republicana para las elecciones de 2016. «Estados Unidos fue construido sobre la espalda de los inmigrantes de todas partes del mundo. Debemos honrar esa historia, no rechazarla», señaló Kasich en su perfil de Twitter. «Una declaración vil que erosiona la fibra moral» En un comunicado, la presidenta del Caucus Hispano del Congreso, la demócrata Michelle Luján Grisham, llamó al resto de legisladores, demócratas y republicanos, a rechazar con fuerza la declaración «vil» de Trump que «erosiona la fibra moral» que une al pueblo estadounidense. «La declaración del presidente es vergonzosa, abominable, no es una casualidad y merece nuestra más enérgica condena. Debemos usar nuestras voces para garantizar que nuestra nación nunca regrese a los días en que los que la ignorancia, los prejuicios y el racismo dictaban nuestra toma de decisiones», dijo Luján Grisham. En el mismo tono se posicionó el congresista demócrata Luis Gutiérrez, uno de los políticos hispanos más combativos en la defensa de los inmigrantes y que ha surgido como uno de los posibles candidatos para las elecciones presidenciales de 2020. «Como estadounidense, me siento avergonzado por el presidente. Sus comentarios son decepcionantes e increíbles, pero no son una sorpresa. Siempre supimos que al presidente Trump no le gusta la gente de ciertos países o personas de ciertos colores», dijo Gutiérrez en un comunicado. «Ahora -continuó- podemos decir con una confianza del 100% que el presidente es un racista que no comparte los valores consagrados en nuestra Constitución o en nuestra Declaración de Independencia». Condena de los defensores de los inmigrantes También condenaron los comentarios de Trump numerosas organizaciones defensoras de los inmigrantes como la Coalición pro Derechos del Inmigrante en Los Ángeles (CHIRLA), que tachó de "inaceptable" la actitud del presidente y consideró que su retórica es "más hiriente" cada día. Además, la asociación haitiana American Haitian Foundation calificó de «ignorantes y racistas» las palabras de Trump. La Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU), uno de los grupos más importantes de EE.UU. en la defensa de los derechos civiles, consideró que Trump ha sido «honesto» a lo largo del tiempo sobre «el nacionalismo blanco que está tras sus políticas migratorias» y llamó al Congreso a actuar. Como otras organizaciones, ACLU aprovechó para pedir al Congreso que de forma «urgente» apruebe una ley para regularizar la situación de los jóvenes indocumentados que llegaron a EE.UU. de niños y consiguieron frenar su deportación gracias a un programa llamado DACA, suspendido por Trump en septiembre. Trump ha instado a los legisladores a encontrar una solución para los beneficiarios de DACA antes de marzo, pero condiciona su apoyo a la aprobación de otras duras propuestas migratorias, como acabar con el sistema de reunificación familiar y fondos para su muro con México.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump tilda de «agujeros de mierda» a El Salvador, Haití y varios países africanos
El presidente estadounidense, Donald Trump, tildó de «agujeros de mierda» a El Salvador, Haití y varios países africanos, y sugirió que preferiría recibir en Estados Unidos más inmigrantes de Noruega en lugar de los de esas naciones, según informa el diario «The Washington Post». «¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?», dijo Trump durante una reunión con legisladores en la Casa Blanca, de acuerdo con el diario, que cita a dos fuentes familiarizadas con el encuentro. Trump reaccionó así cuando dos senadores le plantearon un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), como El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán. El gobernante sugirió entonces que Estados Unidos debería traer a más inmigrantes de países como Noruega, con cuya primera ministra se reunió este miércoles, de acuerdo con el Post. Los comentarios de Trump sorprendieron a los legisladores presentes en la cita, según el diario, que no aclara si el presidente se refería también a Nicaragua con su exabrupto. El proyecto de seis senadores bipartidistas eliminaría la llamada «lotería de visados» que cada año asigna 50.000 visas a ciudadanos de países con una baja tasa de emigrantes a Estados Unidos, un mecanismo que beneficia mayoritariamente a países de África. Según dijo a Efe una fuente del Senado, que pidió el anonimato, la mitad de esos visados beneficiaría a los que hasta ahora estaban protegidos por el TPS, y la otra mitad estaría reservada a inmigrantes que demostraran cualidades profesionales que merecieran su entrada en Estados Unidos, el famoso «mérito» que defiende Trump. El acuerdo también abriría un camino a la ciudadanía para más de un millón de jóvenes indocumentados que llegaron de niños al país, conocidos como «soñadores», y concedería más de 1.000 millones de dólares para proyectar y construir una barrera física en la frontera con México.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los diez países que Trump tacha de «agujeros de mierda» y a los que quiere dejar sin protección
Al preguntarse Donald Trump, tras una reunión con legisladores en el Despacho Oval, por qué tienen los estadounidenses que acoger a gente procedente de «países de mierda», el presidente de EE.UU. se estaba refiriendo, según apuntan las informaciones de los medios de ese país, a los estados incluidos en el llamado estatus de protección temporal (TPS, por sus siglas en inglés). Bajo esta figura, se sitúan países cuyas condiciones impiden temporalmente a sus ciudadanos retornar a ellos con seguridad o en determinadas circunstancias en las que el país es incapaz de gestionar el regreso de sus nacionales adecuadamente. De manera específica, el secretario de Seguridad Nacional puede designar a un país para recibir esta protección en casos de que se vea envuelto en un conflicto armado, sufra un desastre natural (como un terremoto o un huracán) o una epidemia, u otras condiciones extraordinarias y temporales. En la actualidad son diez los países que se encuentran en esa situación: Haití, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Somalia, Siria, Sudán, Sudán del Sur y Nepal. Aspecto de una calle de Puerto Príncipe tras el terremoto que sufrió Haití en 2010 - Reuters Durante el periodo establecido, los individuos que se beneficien del TPS o que cumplan inicialmente los requisitos para acogerse a ella no pueden ser expulsados de Estados Unidos y, en cambio, pueden obtener una permiso para trabajar y autorización para viajar. Además, una vez que se le ha concedido ese estatus, el individuo en cuestión no puede ser detenido por el Deparamento de Seguridad Nacional por su condición de inmigrante. Por otra parte, el TPS no lleva a la obtención del estatus de residente permanente ni proporciona otro estatus migratorio, si bien el beneficiario puede solicitar un estatus de no inmigrante, un ajuste del estatus que tenga u otros beneficios o protección para los que sea apto. Según la cadena CNN y «The Washington Post», cuando Trump hizo su comentario sobre «países de mierda», respondía a un plan que le presentaban el senador demócrata Dick Durbin y la republicana Lindsey Graham para suprimir la actual lotería anual de 50.000 visados y emplear parte de estos en el programa para proteger a poblaciones vulnerables, el TPS. Además de Haití y El Salvador, a los que Trump se refirió de manera concreta en sus polémicos comentarios, hay otros ocho países bajo el paraguas del estatus de protección temporal. Se detallan a continuación. Haití Haití se encuentra incluido en el estatus de protección temporal desde 2010, tras el terremoto de magnitud 7.0 que devastó el país caribeño, acabó con la vida de 300.000 personas y forzó el desplazamiento de más de un millón. Entidades de EE.UU. lideró las labores para la recuperación tras el desastre, aunque recibieron numerosas críticas por su falta de eficacia. La protección a los haitianos se mantendrá hasta el 22 de julio de 2019. El Salvador Otro terremoto, en este caso ocurrido en 2001 y de magnitud 7.7, es la causa de que El Salvador figure en la lista de países del TPS. Aquella catástrofe mató a cientos de personas y causó daños en más de 220.000 casas. El Departamento de Seguridad Nacional considera que, después de 17 años, ya no se dan las condiciones que llevaron a incorporar al pequeño país centroamericano en esta protección, de modo que saldrá de la lista en septiembre de 2019. Honduras En Honduras, el desastre que llevó a Estados Unidos a garantizar a sus ciudadanos protección temporal fue el huracán Mitch, de categoría 5, que asoló el país en octubre de 1998 y acabó con la vida de unas 11,000 personas en Centroamérica. Este país sufre con asiduidad el azote de tormentas y huracanes, además de graves problemas económicos y de violencia. Nicaragua El huracán Mitch también llevó a incluir a Nicaraguas en el listado de países protegidos. No obstante, el Departamento de Seguridad Nacional considera que en este caso ya no se da la condición de falta de capacidad para gestionar adecuadamente el retorno de sus ciudadanos. El TPS estará en vigor para los nicaragüenses hasta enero del próximo año. Nepal El seísmo de 2015, de magnitud 7.8, se cobró más de 8.000 vidas y ocasionó daños en millones de viviendas. A ello siguieron problemas de pobreza, que afectó a un 3% de la población, según el Banco Mundial. Esa catástrofe motivó que los nepalíes se añadieran a los ciudadanos que gozan de protección de EE.UU. Somalia La guerra civil que siguió al derrocamiento del dictador Siad Barre en 1991 fue el motivo para que EE.UU. decidiera dar protección a los somalíes. Casi tres décadas después, tanto en andamiaje institucional como las infraestructuras económicas están en ruinas. En este sentido, el Departamento de Seguridad Nacional reconoce que «la situación de seguridad en Somalia permanece frágil y volátil». Siria Los sirios adquirieron el estatus de protección temporal de EE.UU. en 2012 a raíz de la guerra civil que se desató en su país al calor de la llamada Primavera Árabe. Se calcula que 400.000 ciudadanos perdieron la vida y millones de ellos fueron desplazados, según la ONU, en ese enfrentamiento. Aunque Estados Unidos apoyó a los rebeldes que combatían contra el gobierno de Bashar al Assad y contra Daesh y otros grupos yihadistas, ha sido Rusia la potencia que, apoyando al régimen, ha que cobrado más protagonismo y prácticamente ha resuelto en conflicto. El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. decía en 2016 que «el conflicto violento y el deterioro de la crisis humanitaria sigue suponiendo un riesgo significativo por toda Siria». Yemen Se concedió protección a los yemeníes en septiembre de 2015 tras el estallido de la guerra civil entre los rebeldes hutíes y los partidarios del presidente Abdu Rabu Mansuour Hadi, no elegido democráticamente y respaldado por EE.UU. La crisis ha ido a más desde entonces y han perdido la vida al menos 10.000 personas. A ello se añaden millones de personas desplazadas y en riesgo de hambruna y cólera. Sudán Las guerras azotan Sudán del sur, en especial desde 2003 con el levantamiento en armas de los rebeldes en la región de Darfur contra el gobierno de Jartum. Se concedió a sus ciudadanos la protección del TPS por el conflicto armado y las «condiciones extraordinarias y temporales» que sufría. Sudán del Sur Tras décadas de violencia y lograr su independencia en 2011, las tensiones entre el norte y el sur han continuado. En 2013 Sudán del Sur se sumió en la guerra civil, con cientos de muertos y más de un millón de desplazados. El Banco Mundial advierte de que el conflicto en este país está socavando los logros conseguidos desde que se independizó y ha agravado la situación humanitaria.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Donald Trump cancela su viaje a Londres
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes en Twitter que ha cancelado la visita que tenía previsto realizar a principios de este año a Reino Unido con el objetivo de inaugurar la nueva embajada estadounidense en Londres. Trump dijo que ha suspendido su viaje porque su antecesor, Barack Obama, malvendió la antigua embajada y no quiere inaugurar una nueva. «La razón por la que he cancelado mi viaje a Londres es que no soy un gran fan de que el Gobierno de Obama vendiera quizás la embajada de mejor calidad y mejor localizada de Londres por "cacahuetes", solo para construir una nueva en una mala localización por 1.200 millones de dólares. Un mal trato. Querían que cortara la cinta. ¡NO!», dijo Trump en Twitter. Reason I canceled my trip to London is that I am not a big fan of the Obama Administration having sold perhaps the best located and finest embassy in London for ?peanuts,? only to build a new one in an off location for 1.2 billion dollars. Bad deal. Wanted me to cut ribbon-NO!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) January 12, 2018En realidad, el presidente que en 2008 tomó la decisión de cambiar la embajada fue George W. Bush (2001-2009), según figura en artículos de la prensa publicados entonces. El diario británico «The Guardian», que cita fuentes gubernamentales, aseguró que Trump ha decidido cancelar su visita a Londres por miedo a ser recibido con grandes protestas y, en su lugar, acudirá el secretario de Estado, Rex Tillerson, que se encargará de inaugurar la nueva misión diplomática. Estados Unidos decidió dejar su antigua embajada en Londres, ubicada en el exclusivo barrio de Mayfair, por razones de seguridad, pues el Ejecutivo gastó durante años gran cantidad de dinero en tratar de asegurar el edificio, pero finalmente decidió que lo mejor era trasladarse al distrito de Nine Elms, en el sur de Londres. Solo en 2007, Washington gastó 15 millones de dólares en mejoras de seguridad en su antigua embajada, según un artículo de «The New York Times» publicado en junio de 2015. Distanciamiento con Theresa May La primera ministra británica, Theresa May, invitó a Trump a realizar una visita de Estado a Reino Unido cuando visitó la Casa Blanca el 27 de enero de 2017, poco después de que el magnate fuera investido presidente. En un principio, May fue considerada como la «mejor aliada» de Trump en Europa, pero la relación entre ambos líderes se fue deteriorando el año pasado debido a varios polémicos mensajes del mandatario estadounidense en Twitter. En noviembre pasado, Trump despertó especial indignación en el Gobierno británico y en muchos sectores en Reino Unido al compartir en Twitter tres mensajes de una política británica del partido de extrema derecha Britain First, en los que se mostraban actitudes violentas de supuestos musulmanes.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La ONU califica de «racistas» los comentarios de Trump sobre «países de mierda»
Los comentarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en los que se refiere a El Salvador, Haití y países africanos como «agujeros de mierda» han desatado la indignación internacional, desde la propia ONU hasta la propia Haití, así como en políticos tanto demócratas como republicanos del propio país norteamericano, que los consideran «racistas» y «divisivos». La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos califica de «racistas» las palabras de Trump. «Estos comentarios del presidente de Estados Unidos son sorprendentes y vergonzosos. Lo siento, pero no pueden ser definidos de otra manera que como racistas», afirmó en una rueda de prensa el portavoz de la Oficina, Rupert Colville. «No se puede rechazar un país entero o un continente como "agujeros de mierda", cuyas poblaciones enteras, que no son blancas, no serán bienvenidas», agregó. «El comentario positivo sobre Noruega subraya el sentimiento (racista) muy claramente», puntualizó el portavoz del Alto Comisionado. Según Colville, estos comentarios de Trump no son aislados y se enmarcan en un posicionamiento claramente xenófobo del presidente estadounidense. «Como los anteriores comentarios sobre los mexicanos o los musulmanes, las propuestas políticas contra grupos enteros en base a la nacionalidad, la religión, y su rechazo a condenar claramente las acciones antisemitas y racistas de los supremacistas blancos en Charlottesville, todo esto va contra los valores universales que el mundo tanto ha luchado por establecer desde la Segunda Guerra Mundial». El portavoz continuó explicando que los comentarios de Trump no se refieren a un tema de falta de respeto y de mal gusto sino «de abrir la puerta a la peor parte de la humanidad». «Se trata de aceptar y apoyar el racismo y la xenofobia que potencialmente destruirán la vida de muchas personas. Esta es la consecuencia más peligrosa de este tipo de lenguaje usado por una importante figura política», añadió. En el mismo contexto, Colville recordó que el máximo responsable de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Hussein, ha pedido al Congreso de Estados Unidos que ofrezca una solución legal duradera a los llamados "Dreamers", inmigrantes que llegaron a Estados Unidos de forma irregular cuando eran niños y que no cuentan con documentos en regla. Queja de Haití El embajador de Haití en Estados Unidos, Paul Altidor, consideró este jueves sus palabras una «agresión» y, según aseguró a la cadena MSNBC, su Gobierno ha presentado una petición formal al Ejecutivo estadounidense para que explique los comentarios que Trump formuló durante un encuentro con legisladores en la Casa Blanca y de los que se hizo eco el diario «The Washington Post». En concreto, Trump dijo: «¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?». Según recoge la cadena MSNBC, Altidor aseguró que su Gobierno condena «vehementemente» los comentarios de Trump al considerar que están «basados en estereotipos» y, en base a ello, el diplomático añadió contundente: «O el presidente ha sido mal informado o no ha sido bien educado». El diplomático aseguró que la embajada de Haití en Washington ha recibido quejas de muchos ciudadanos estadounidenses de ascendencia haitiana que piden a Trump que se disculpe, informa Efe. «Los haitianos luchamos junto a los soldados estadounidenses en la guerra de la independencia de Estados Unidos y seguimos siendo grandes contribuyentes a la sociedad estadounidense», destacó Altidor, según recoge MSNBC. El diplomático condenó así los comentarios que Trump profirió durante un encuentro con legisladores en la Casa Blanca, donde dijo que preferiría recibir en EE.UU. más inmigrantes de Noruega en lugar de ciudadanos de El Salvador, Haití y varios países africanos, según «The Washington Post», que cita a dos fuentes familiarizadas con el encuentro. También la asociación haitiana estadounidense American Haitian Foundation reaccionó a los comentarios de Trump, que tachó de «ignorantes y racistas» y, en su opinión, denotan «una completa desconsideración por la dignidad humana del pueblo haitiano», afirmó Jack Davidson, director ejecutivo de la fundación, con sede en el estado de Tennessee. «Estoy avergonzado de que él sea presidente de Estados Unidos», agregó. Mientras, tanto políticos demócratas como republicanos han condenado y criticado con dureza las palabras del presidente. «Los comentarios (del presidente) son desagradables, divisivos, elitistas y contrarrestan los valores de nuestra nación», consideró en un comunicado la legisladora Mia Love, la primera mujer afroamericana del Partido Republicano en ser elegida para el Congreso y cuyos padres huyeron de Haití en 1973. Love exigió a Trump que emita inmediatamente una disculpa y defendió a sus padres, a los que consideró la encarnación del «sueño americano» y alabó por «haber trabajado duro, pagado sus impuestos y criado desde la nada a sus hijos para darles todas las oportunidades». Dentro del Partido Republicano, también expresaron repulsa el senador por Oklahoma, James Lankford, y el gobernador de Ohio, John Kasich, una figura moderada dentro del partido y que compitió contra Trump en las primarias por la nominación republicana para las elecciones de 2016. «Estados Unidos fue construido sobre la espalda de los inmigrantes de todas partes del mundo. Debemos honrar esa historia, no rechazarla», señaló Kasich en su perfil de Twitter. «Una declaración vil que erosiona la fibra moral» En un comunicado, la presidenta del Caucus Hispano del Congreso, la demócrata Michelle Luján Grisham, llamó al resto de legisladores, demócratas y republicanos, a rechazar con fuerza la declaración «vil» de Trump que «erosiona la fibra moral» que une al pueblo estadounidense. «La declaración del presidente es vergonzosa, abominable, no es una casualidad y merece nuestra más enérgica condena. Debemos usar nuestras voces para garantizar que nuestra nación nunca regrese a los días en que los que la ignorancia, los prejuicios y el racismo dictaban nuestra toma de decisiones», dijo Luján Grisham. En el mismo tono se posicionó el congresista demócrata Luis Gutiérrez, uno de los políticos hispanos más combativos en la defensa de los inmigrantes y que ha surgido como uno de los posibles candidatos para las elecciones presidenciales de 2020. «Como estadounidense, me siento avergonzado por el presidente. Sus comentarios son decepcionantes e increíbles, pero no son una sorpresa. Siempre supimos que al presidente Trump no le gusta la gente de ciertos países o personas de ciertos colores», dijo Gutiérrez en un comunicado. «Ahora -continuó- podemos decir con una confianza del 100% que el presidente es un racista que no comparte los valores consagrados en nuestra Constitución o en nuestra Declaración de Independencia». Condena de los defensores de los inmigrantes También condenaron los comentarios de Trump numerosas organizaciones defensoras de los inmigrantes como la Coalición pro Derechos del Inmigrante en Los Ángeles (CHIRLA), que tachó de "inaceptable" la actitud del presidente y consideró que su retórica es "más hiriente" cada día. Además, la asociación haitiana American Haitian Foundation calificó de «ignorantes y racistas» las palabras de Trump. La Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU), uno de los grupos más importantes de EE.UU. en la defensa de los derechos civiles, consideró que Trump ha sido «honesto» a lo largo del tiempo sobre «el nacionalismo blanco que está tras sus políticas migratorias» y llamó al Congreso a actuar. Como otras organizaciones, ACLU aprovechó para pedir al Congreso que de forma «urgente» apruebe una ley para regularizar la situación de los jóvenes indocumentados que llegaron a EE.UU. de niños y consiguieron frenar su deportación gracias a un programa llamado DACA, suspendido por Trump en septiembre. Trump ha instado a los legisladores a encontrar una solución para los beneficiarios de DACA antes de marzo, pero condiciona su apoyo a la aprobación de otras duras propuestas migratorias, como acabar con el sistema de reunificación familiar y fondos para su muro con México.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Washington no sanciona a Irán pero avisa que «es la última vez»
Donald Trump respetó hoy por «última vez» el acuerdo nuclear con Irán, si dentro de cuatro meses cumple la amenaza que hizo pública horas antes de revalidar el pacto. El presidente de EE.UU. volvió a ajustarse a las demandas de la comunidad internacional, especialmente de Francia, Reino Unido y Alemania, que presionan una y otra vez en defensa del compromiso suscrito con el régimen persa. Ayer, Trump avaló el acuerdo y eludió nuevas sanciones, pero dejó claro que si los firmantes no endurecen su contenido, la Casa Blanca cambiará su postura cuando el ocupante del Despacho Oval vuelva a pronunciarse, en 120 días. Desde que asumiera el cargo hace casi un año, como hiciera durante la campaña electoral, Trump no ha dejado de cuestionar el pacto que suscribieron en 2015 el régimen iraní y todos los grandes países y organismos internacionales, incluido Estados Unidos, entonces bajo la presidencia de Barack Obama. El llamado acuerdo nuclear, que expira en 2025, se concretó en una renuncia del país de los ayatolás a seguir utilizando sus centrales para el enriquecimiento de uranio. Un parón a la frenética actividad protagonizada hasta entonces, en busca de la construcción de la bomba atómica. A cambio, la comunidad internacional se comprometía a levantar las sanciones que habían estrangulado la economía iraní durante un decenio de desencuentros. Una recuperación de ingresos no menor de 100.000 millones de euros. Programa de misiles Pese a que la Agencia Internacional para la Energía Atómica ha avalado estos años que el régimen persa está cumpliendo con las condiciones del pacto, Trump clama por su endurecimiento con el argumento de que la Administración Obama y el resto de países hicieron «una mala negociación». En el caso de Estados Unidos, el seguimiento legal del pacto nuclear consiste en una revisión periódica a cargo del presidente, que hasta ahora ha respetado las condiciones del acuerdo y ha evitado la imposición de sanciones vinculadas con él. Sin embargo, Trump ha afirmado también que confía en que el Congreso tome la iniciativa, incluido un mayor control del programa de misiles balísticos desarrollado por Irán. Aunque el castigo directo a aquel país por el acuerdo nuclear se mantiene intacto, la Administración Trump sí aprobó hoy sanciones contra autoridades y particulares a los que responsabiliza de la represión contra los iraníes durante las últimas revueltas, en las que murieron 21 personas y miles fueron encarceladas. Entre los afectados se encuentra el juez Sadeq Larijani, considerado uno de los principales responsables de la represión de ciudadanos en las calles. Junto a otros miembros de la administración persa, EE.UU. ha sancionado a catorce instituciones y particulares, entre ellos la unidad cibernética de la conocida Guardia de la Revolución Islámica, que se encargó de restringir el acceso a las redes sociales durante los días de protestas antigubernamentales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump, repudiado por llamar «países de mierda» a los que envían inmigrantes
La vuelta a escena del Trump más agresivo y vulgar ha desencadenado otra tormenta política. Es la constatación de que el «outsider» que desembarcó en el Washington más políticamente correcto nunca va a adaptarse a la presidencia, sino que la presidencia tendrá que adaptarse a él. La expresión de Michael Wolff, el exitoso autor del terremoto editorial de la temporada, «Furia y Fuego: En la Casa Blanca de Trump», adquirió todo su sentido al conocerse que el ocupante del Despacho Oval había despreciado como «países de mierda» a aquellas naciones pobres que llaman a la puerta de Estados Unidos para la acogida de víctimas de catástrofes naturales. Un acalorado comentario en una reunión con congresistas para debatir la política de inmigración. Y un «déjà vu» de la escena con la que el controvertido magnate irrumpió en 2015 en la precampaña presidencial comparando a los mexicanos con «violadores y drogadictos». Ni un año de estancia entre paredes presidenciales ha amansado a la fiera, de nuevo rechazada con unanimidad. Republicanos y demócratas coincidieron en las duras críticas con los gobiernos de los países aludidos, Haití, El Salvador y algunas naciones africanas, que exigieron a Trump aclaraciones por su «racismo». Desmentido con la boca pequeña El desmentido con la boca pequeña del presidente y el comunicado oficial de la Casa Blanca, que no aludía a la cita, apenas calmaron los ánimos. Tampoco, que Trump firmara este viernes la declaración oficial del Día de Martin Luther King, festividad que celebra este lunes un país atónito por el trepidante tránsito de un presidente negro a otro enemigo de las minorías. Durante el simbólico acto, la insistente pregunta sin respuesta de varios periodistas tronó con estrépito: «Presidente, ¿es usted racista?». Aunque asumió haber sido «duro en el lenguaje», el aludido negó que pronunciara la expresión desvelada por The Washington Post, que citaba distintas fuentes presentes en la reunión. Ante una veintena de legisladores, en medio de un largo discurso que apelaba a un acuerdo en el Congreso, Trump se habría preguntado: «¿Por qué necesitamos a tantos haitianos?». Después, siempre en cerrada defensa de un endurecimiento en la política de inmigración, concluía: «Échenlos». Para culminar su aserto con una severa pregunta: «¿Por qué querríamos nosotros a toda esa gente de países que son pozos de mierda?». El senador demócrata Dick Durbin, testigo del encuentro, se apresuró a confirmar la exactitud de sus palabras. Para probarlo, relató que el senador republicano Lindsey Graham le había afeado al presidente su expresión. La supuesta alusión de Trump venía a justificar su reciente decisión de cancelar progresivamente todos los acuerdos temporales de acogida de inmigrantes, los llamados TPS. Primero, el de Haití, que deja a la intemperie a 45.000 acogidos tras sus terremotos. Hace unos días, el de El Salvador, que obliga a 200.000 personas a abandonar el país, también en año y medio. Además de un debate periodístico en los medios sobre la idoneidad de repetir al público expresiones tan soeces, incluso aunque procedan del hombre más poderoso de la nación, las afirmaciones de Trump han abierto un nuevo frente de choques diplomáticos. El Gobierno de El Salvador, a través de su cancillería, exigía «aclaraciones» al Departamento de Estado, mientras las portadas de algunos periódicos protestaban por el «insulto». El Ejecutivo de Haití tildaba el comentario de «racista» y defendía su país con «orgullo». Entre los países africanos englobados en el grupo de emisores de inmigrantes, el Gobierno de Botsuana requirió al embajador estadounidense para preguntarle que aclarara si «está incluido entre los países de mierda». Dimite un embajador En Estados Unidos, como en una catarata de reacciones monotemáticas, el mismo «establishment» que sucumbió a su empuje electoral volvió a lanzar todas sus críticas contra el presidente más polémico en décadas. Para el líder de la mayoría republicana, Paul Ryan, los comentarios son «desafortunados y poco útiles». Es sintomático que la dirección del partido asumiera que Trump pronunció esas palabras, pese a que sus senadores dijeran no recordar si las pronunció o no. La afirmación de Ryan tenía lugar minutos después de que el embajador de Estados Unidos en Panamá, John Feeley, anunciara su renuncia a «seguir sirviendo en una Administración como ésta, por una cuestión de principios».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
¿Por qué Estados Unidos cambia su embajada en Londres?
Donald Trump ha vuelto a hacer de las suyas con un nuevo desaire al Gobierno de Reino Unido al cancelar su visita que estaba prevista para principios de este año y en la que inauguraría la nueva embajada de Estados Unidos en Londres. El presidente norteamericano ha asegurado que no acudirá a la apertura en protesta porque la administración Obama «malvendió por cacahuetes». Lo primero es la decisión del cambio de sede ¿Quién la toma y por qué? Según Donald Trump lo hace Obama pero en realidad no es verdad, ya que fue el expresidente George W. Bush en el año 2008 el que acomete este cambio ante la sucesión de amenazas terroristas contra la anterior embajada, situada en uno de los barrios más exclusivos de Londres, Mayfair desde el siglo XVIII. Esta, ya antigua embajada, es una de las más grandes situadas en Europa y desde 2009 fue nombrada edificio de interés arquitectónico, lo que su reforma habría supuesto cientos de millones de euros. Tiene 3.740 metros cuadrados y una superficie total de 25.200 metros y fue vendida a la empresa Qatari Diar Real Estate Investment Co., que forma parte del fondo soberano de Qatar. La cifra nunca salió a la luz, aunque los medios británicos hablaban de aproximadamente unos 500 millones de libras. La administración Bush se tuvo que gastar 15 millones de euros para reformarla en materia de seguridad ante esos avisos terroristas. Por eso se decide construir la nueva embajada y trasladarla al barrio de Vauxhall, en la zona de Nine Elms, también centro de Londres, pero al sur del rio Támesis. Una zona en la que según los expertos prima la seguridad, no en vano allí están situadas las sedes de los servicios de inteligencia y espionaje británicos, el MI5 y el MI6. ¿Cómo es la nueva embajada? El edificio que ha costado unos 750 millones de libras, unos 1.100 millones de euros, ha sido construido en 4 años y desde el exterior da la impresión más que de embajada de fortaleza, con su forma de cubo acristalado y su foso de seguridad. Por supuesto la seguridad, situada en cada una de las 12 plantas del edificio donde trabajaran 800 personas a diario, es su punto fuerte. Con todas las comodidades para los trabajadores, desde jardines hasta bares y restaurantes, en definitiva, una pequeña ciudad. Infografia de la nueva embajada de EE.UU. en Londres Estará abierta al público desde el próximo 16 de enero siendo la embajada más cara de la historia. Y lo hará sin la presencia del presidente Donald Trump. En su lugar acudirá al acto de apertura el secretario de estado norteamericano Rex Tillerson. Un acto al que aún no hay confirmada la presencia de ningún miembro del Gobierno británico.