Infortelecom

Noticias de estados unidos

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Una alerta por ataque de misiles desata el terror en Hawái
Los ciudadanos de Hawái recibieron este sábado una alerta en sus teléfonos móviles que indicaba que un misil balístico se dirigía hacia ese estado estadounidense de forma inminente, una alarma que resultó ser falsa, según aseguraron más tarde las autoridades estatales. El senador demócrata por Hawái Tulsi Gabbard aseguró a través de su cuenta de Twitter que no había «ningún misil llegando Hawái» y aseguró que había confirmado dicha información con el Gobierno hawaiano. HAWAII - THIS IS A FALSE ALARM. THERE IS NO INCOMING MISSILE TO HAWAII. I HAVE CONFIRMED WITH OFFICIALS THERE IS NO INCOMING MISSILE. pic.twitter.com/DxfTXIDOQs? Tulsi Gabbard (@TulsiGabbard) 13 de enero de 2018La Agencia de Manejo de Emergencias de Hawái (EMA) también confirmó en Twitter que no había amenaza. El portavoz del Comando del Pacífico de Estados Unidos, el comandante David Benham, dijo en un comunicado que nos se ha detectado «ninguna amenaza de misiles balísticos a Hawái», y que el mensaje «se envió por error». «El estado de Hawái enviará un mensaje de corrección lo más pronto posible», agregó. La falsa alarma se produce en medio de las tensiones entre EEUU y Corea del Norte tras las continuas pruebas de misiles balísticos y el desarrollo del programa nuclear que está llevando a cabo Pyongyang.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
África exige disculpas a Washington por el «racismo» del presidente
La cascada de reacciones críticas a la soez referencia de Trump a los países que envían inmigrantes a Estados Unidos no se detiene. Tras la reacción individual de algunos de ellos, como El Salvador, Haití y Botsuana, que exigieron aclaraciones desde el primer momento, los países africanos han decidido pasar a la acción de forma conjunta. Embajadores de los 55 países que integran la Unión Africana aprobaron una declaración de condena en la que exigen una disculpa del presidente estadounidense y tildan sus afirmaciones de «racistas, escandalosas y xenófobas». La tormenta política estalló cuando el pasado viernes un periódico reveló que Trump, durante un duro discurso ante una veintena de congresistas republicanos y demócratas, despreció verbalmente a los países pobres que envían inmigrantes a Estados Unidos cuando se produce algún tipo de catástrofe natural. Durante su intervención en la Casa Blanca, después de preguntarse por qué su país tenía que acoger a tantos haitianos, lanzó está pregunta: «¿Por qué tenemos que seguir acogiendo a toda esa gente de países que son un pozo de mierda?». Y a continuación, se mostró partidario de que el país «reciba a noruegos» en lugar de hacerlo con personas de baja cualificación. Desde entonces, además de una indignación generalizada en la comunidad internacional, la lluvia de críticas a Trump ha sido casi unánime por parte de los legisladores de ambos partidos. A excepción de dos congresistas republicanos que afirmaron no recordar si el presidente se había expresado exactamente en esos términos. Después del desmentido de Trump, que reconocía un «duro lenguaje» pero negaba haber pronunciado esas palabras, el senador demócrata John Durbin, primero, y el conservador Lindsey Graham, después, aseguraron que sí había pronunciado la expresión, que el propio Graham afeó al presidente minutos después de pronunciarlas. Horas después, Naciones Unidas, que ya había criticado también como institución las palabras del ocupante del Despacho Oval, albergó el encuentro de embajadores africanos, que, además de solidarizarse «con el pueblo haitiano», mostraron su «preocupación por la creciente y continua tendencia del Gobierno estadounidense de denigrar a su continente y a las personas de color». Solución para los «dreamers» Las agresivas afirmaciones de Donald Trump tienen lugar en un momento en que el Congreso busca una solución legal definitiva que proteja de la deportación a los «dreamers», los jóvenes inmigrantes que entraron en el país como menores. A esa necesidad se ha sumado un nuevo desafío para los legisladores, después de que la Administración Trump decidiera cancelar los programas de acogida de refugiados de Haití y de El Salvador, una decisión que podría afectar a otros países próximamente. La decisión de Inmigración de poner fin a los llamados TPS se basa en que los motivos por los que Estados Unidos recibió a miles de personas, afectados por los terremotos ocurridos en ambos países, ya no se mantienen, al haberse solucionado la falta de recursos en su naciones de origen. Se calcula que son casi 50.000 haitianos y más de 250.000 salvadoreños los que están obligados a buscar un nuevo estatus legal en un año y medio, para eludir su salida del país. Ciudadanos de algunos países africanos que viven hoy en Estados Unidos podrían verse afectados próximamente por una medida similar. Se trata de uno de los puntos del debate en el que Trump exige un endurecimiento de las condiciones de acogida a extranjeros, que incluye la construcción del muro con México, así como el fin de la lotería de visados y de la llamada cadena de inmigración (entre generaciones). Condiciones que ha puesto como precio para salvar a los «dreamers».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El presidente de Irán: «Trump, a pesar de sus repetidos esfuerzos, ha sido incapaz de dañar el acuerdo nuclear»
El presidente de Irán, Hasán Rohani, ha replicado este domingo a su homólogo estadounidense, Donald Trump, que su última amenaza de suspender la participación de Estados Unidos en el acuerdo nuclear firmado entre la República Islámica y las principales potencias mundiales no ha conseguido invalidar «la victoria duradera» que ha sido la firma del pacto. «La administración norteamericana ha fracasado a la hora de dañar el acuerdo. Trump, a pesar de sus repetidos esfuerzos, ha sido incapaz de dañar el acuerdo. El acuerdo es una victoria duradera para Irán», ha declarado Rohani durante un discurso emitido por la televisión estatal. El acuerdo reintegra a Irán en la comunidad económica internacional a cambio del permiso para verificar el carácter pacífico de su programa nuclear. Para Trump, no es suficiente y, tras deslegitimar el acuerdo a título personal, amenazó el viernes con dejar de revalidarlo formalmente y retirar a su país del grupo de firmantes. Trump instó a sus socios internacionales -con una alusión explícita a los europeos- a renegociar el acuerdo para incluir nuevos requisitos que, en caso de incumplimiento activarían de nuevo los castigos paralizados. El mandatario estadounidense aseguró que tomará medidas «si otros países no actúan» y avisó de que los gobiernos que opten por no colaborar con Washington «se estarían posicionando del lado de las ambiciones nucleares del régimen iraní y en contra del pueblo de Irán y de las naciones pacíficas del mundo».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Donald Trump: «No soy racista»
El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha negado que sea racista al ser preguntado en Florida por periodistas tras la polémica originada por sus declaraciones en las que llamó «países de mierda» a naciones como Haití y de África. «Yo no soy un racista. Soy la persona menos racista que has entrevistado. Qué te puedo decir», respondió Trump brevemente al ser cuestionado este domingo cuando llegaba a cenar en uno de sus clubes de golf de la Florida. El presidente estadounidense desmintió el viernes una información de The Washington Post según la cual dijo en una reunión sobre inmigración que Haití, El Salvador y los países africanos son «países de mierda». Un legislador demócrata presente en la reunión confirmó al diario Los Angeles Times las declaraciones de Trump. Sin embargo, Trump escribió después en su cuenta de Twitter que «el lenguaje que usé en la reunión de DACA (programa para los inmigrantes llegados en la infancia a EE.UU.) fue duro, pero este no es el lenguaje que usé». Pese a su desmentido, el presidente estadounidense recibió duras críticas de los países aludidos, entre otros. El Gobierno haitiano se mostró «indignado y conmocionado» por unas declaraciones que, «de ser ciertas (..), reflejarían una visión simplista y racista totalmente equivocada de la comunidad haitiana y su contribución a los Estados Unidos». El Gobierno de El Salvador anunció que había enviado una nota de protesta a Estados Unidos y exigió «respeto» para los ciudadanos salvadoreños. La Unión Africana (UA), que congrega a 55 Estados, y varios Gobiernos de ese continente, tachó de «racistas» los comentarios atribuidos a Trump. Una portavoz de la UA indicó que, incluso aunque el mandatario los haya negado, no dejan de ser «preocupantes» porque «hay un patrón de declaraciones y actos previos». Además, los embajadores ante la ONU de 54 países africanos exigieron a Trump una disculpa por los comentarios «racistas» que expresó el jueves. Condenaron también los «escandalosos, racistas y xenófobos» comentarios del gobernante, y aseguraron sentirse «preocupados por la continúa y creciente tendencia dentro del Gobierno estadounidense hacia África y hacia los afrodescendientes denigrando al continente y a las personas de color».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump acusa al WSJ de falsear sus palabras sobre su «buena relación» con Kim Jong-un
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha negado haber dicho que tiene una «buena relación» con el líder norcoreano, Kim Jong-un, en una entrevista con el diario The Wall Street Journal, al que acusó de «falsear» esa cita. «The Wall Street Journal publicó falsamente que les dije 'Tengo una buena relación con Kim Jong-un' (de Corea del Norte)», escribió este domingo Trump en su cuenta de Twitter, donde aseguró que «obviamente» no había manifestado eso al diario. «Dije: 'Tendría una buena relación con Kim Jong-un', una gran diferencia», matizó el mandatario, quien acusó al WSJ de crear «noticias falsas» y «simplemente buscar una historia». Según la entrevista publicada por el periódico neoyorquino, que versaba sobre su primer año de presidencia y se realizó en el Despacho Oval, Trump declaró: «Probablemente tengo una muy buena relación con Kim Jong-un». «Afortunadamente ahora grabamos conversaciones con periodistas, y ellos sabían exactamente lo que dije y quería decir», agregó. En este sentido, el WSJ aseguró que mantenía la cita y, tras la disputa acerca de la precisión de su transcripción, divulgó el texto de la entrevista y la grabación en la que Trump se refiere a su relación con el líder norcoreano. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ya había tuiteado el sábado por la noche que el WSJ había «falseado» la cita, alegando que Trump utiliza el condicional en lugar del presente, y divulgó otro documento de audio con el segmento de la entrevista. Desde entonces, se ha desencadenado un debate sobre si Trump pronuncia «I have» (Yo tengo) o «I'd have» (Yo tendría). Por su parte, el WSJ señala que su transcripción de la entrevista, creada por un «servicio independiente» identifica «Yo tengo», lo que contradice la versión de la Casa Blanca.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Se busca responsable de la misteriosa «falsa alarma» de ataque con misil balístico en Hawái
La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos ha afirmado este domingo que Hawái «parece no contar con las garantías razonables» para evitar la comunicación de una falsa alarma, un día después de que una falsa alerta causara el pánico en el estado. «La falsa alarma enviada ayer (por el sábado) en Hawái es absolutamente inaceptable», ha dicho el presidente de la FCC, Ajit Pai, en un comunicado publicado en la página web del organismo. «Provocó una oleada de pánico en el estado que fue empeorada por los 38 minutos de retraso antes de que se enviara una alerta de corrección», ha señalado, resaltando que «las falsas alarmas minan la confianza pública en el sistema de alerta y reducen su efectividad durante emergencias reales». Así, ha agregado que la investigación está en marcha y «se centrará en qué pasos se deben dar para evitar incidentes similares en el futuro». «Debemos garantizar que se emiten correcciones inmediatamente en caso de que salte una falsa alarma», ha remachado. La FCC tiene competencia sobre el sistema de alertas, cuya última versión está en funcionamiento desde 2012. El propio Pai había expresado ya su intención de impulsar una revisión del sistema. Los hawaianos recibieron un aviso en sus móviles poco después de las 8.00 horas (19.00, hora peninsular española): «Amenaza de misil balístico dirigido a Hawái. Busque refugio inmediato. Esto no es un simulacro». La captura de pantalla enseguida fue publicada en redes sociales y cundió el pánico. «Error humano» La Agencia de Gestión de Emergencias de Hawái más tarde, sobre las 8.20 horas, publicó un mensaje escueto en Twitter: «NINGUNA amenaza de misil sobre Hawái». La Marina más tarde también desmintió la información: «USPACOM no ha detectado ninguna amenaza de misil balístico en Hawái», ha subrayado un portavoz militar, el comandante Dave Benham, en declaraciones a la prensa. Benham ha atribuido el mensaje original a un «error» que sería corregido y a las 8.45 un segundo mensaje oficial ha desmentido la información original. «No hay ninguna amenaza de misil o peligro para el Estado de Hawái», indica la segunda misiva. "Repetimos. Falsa alarma", prosigue. Por el momento se desconoce el origen de la alerta original o a cuántas personas llegó, aunque el senador Brian Schatz lo ha atribuido a un «error humano». «No hay nada más importante para Hawái que profesionalizar y evitar problemas en este proceso», ha argumentado Schatz en un mensaje en Twitter. También el gobernador de Hawái, David Ige, ha prometido "llegar al fondo de este asunto" para evitar que se pueda volver a producir este error y ha emplazado a la población a seguir confiando en el sistema de alertas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump intenta sacudirse el estigma de «racista» en el Día de Luther King
¿Tiene Estados Unidos un presidente racista? Los medios de comunicación norteamericanos pusieron ayer toda la carne en el asador para confirmar el estigma que persigue a su gobernante más provocador de la era moderna. Aún no ha remitido el incendio nacional e internacional que causó su alusión a los países americanos y africanos emisores de inmigrantes como «pozos de mierda». Pese a que el pirómano se esfuerza por apagarlo, embutido ahora en traje de bombero: «No soy racista. Soy el menos racista de todos los que han entrevistado», se defiende ante los periodistas. Trump, el presidente que dedica más tiempo a reparar sus averías que a impulsar proyectos, se exhibe otra vez en estado puro. La celebración del Día de Martin Luther King no detuvo la lluvia de críticas, pero sirvió para que Estados Unidos vuelva a mirarse en el espejo de la reconciliación racial, hoy más roto que nunca. La Casa Blanca no ha llegado a desmentir una de sus expresiones más repudiadas, pese a que Trump negó la mayor en Twitter. Dos senadores republicanos aseguran no recordar lo que su compañero demócrata John Durbin reitera una y otra vez. El conservador Lindsey Graham ratifica la veracidad de la expresión. La también republicana Mia Love, hija de inmigrantes haitianos, pese a no estar en el encuentro, cree que su presidente pronunció esas palabras: «No puedo defender lo indefendible». Quizá el problema de Trump sea más de credibilidad que de contrastar frases concretas. Su pasado lejano y reciente no juega a su favor. Según una de las últimas encuestas que preguntó a los estadounidenses sobre su racismo, elaborada por Quinnipiac, el 57% cree que no respeta a la gente de color igual que a los blancos. Cuando los preguntados son de raza negra, casi nueve de cada diez denuncian su comportamiento discriminador. Entre los hispanos, son el 70% los que están convencidos de su actitud racista. Un largo historial Un repaso al historial de Trump ayuda a explicar este estado de opinión. El promotor que se estrenó levantando edificios de apartamentos en el neoyorquino barrio de Queens, en compañía de su padre y mentor, Fred Trump, habría de afrontar una denuncia por «discriminación racial» a principios de los años 70. Según la investigación oficial, el padre y el hijo se #negaban por sistema a alquilar apartamentos a negros y latinos. Incluida una suerte de segregación consistente en encabezar con códigos especiales aquellas solicitudes de aspirantes de minorías raciales. El exempleado de uno de sus casinos, en los pujantes años 80, recordaría durante la pasada campaña electoral una frase que su empleador acostumbraba a utilizar a modo de orden: «No me gusta que los chicos negros cuenten mi dinero. Son muy dejados. Seguramente no es su culpa, porque la desidia es un rasgo de los negros». «No me gusta que los chicos negros cuenten mi dinero. Son muy dejados. Seguramente no es su culpa, porque la desidia es un rasgo de los negros» El Trump candidato y presidente, que irrumpió en 2015 con un vendaval de insultos a las minorías, se estrenó tachando de «violadores y drogadictos» a los mexicanos que cruzan la frontera. Su estancia sobre la moqueta oficial no ha moldeado la personalidad de Trump. Siempre con una agresiva apelación a la restricción de entrada de inmigrantes, la Justicia frenó inicialmente por «discriminación» su prohibición de acceso a ciudadanos procedentes de países musulmanes. Aún no se ha olvidado la rotunda afirmación en la que aseguraba que miles de árabes habían celebrado en las calles de Nueva York los ataques del 11 de septiembre. Imagen que nadie recuerda. Su año de mandato se ha visto jalonado por continuas declaraciones tildadas de racistas, que el intuitivo comunicador siempre intenta modular con una de cal y otra de arena. Todo con tal de mantenerse conectado a su núcleo duro de votantes, que ratificó en la elección presidencial la descarada apuesta de Trump por el estadounidense tradicional blanco. El día en que el destino presidencial le convocó a su primera encrucijada racial, tras la muerte de una joven a manos de un neonazi, en Charlottesville (Virginia), el 45 presidente de Estados Unidos consolidó su estigma. Su alusión a «algunos neonazis» como «gente buena» no pudo ser reparada al día siguiente con una proclama institucional que comparaba el racismo con el «diablo». Otra vez la credibilidad perdida.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Lavrov apunta a Trump como el causante de las  tensiones que hay en el mundo
A juicio del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, la actual política de Estados Unidos en el mundo es la causa de las «tensiones» que sufre el planeta. Washington «rechaza reconocer la realidad de un mundo multipolar (..) se niega a escuchar las opiniones de otros centros de la política internacional», afirmó este lunes Lavrov durante la gran rueda de prensa que ofrece cada año a periodistas rusos y extranjeros. El jefe de la Diplomacia rusa denunció los «métodos» empleados por EE.UU., «desde el despliegue de un sistema integral de defensa antimisiles hasta las sanciones unilaterales, pasando por la extraterritorialidad de su propia legislación y las amenazas para resolver cualquier problema internacional por la fuerza y únicamente según su propio punto de vista». Resumiendo los sucesos de ámbito internacional acaecidos en 2017, Lavrov enumeró los «focos de tensión» en los que, según él, Washington no cesa de echar leña al fuego. En primer lugar Irán, cuyo pacto nuclear ha sido cuestionado por el presidente norteamericano, Donald Trump, que exige su revisión bajo la amenaza de retirarse del acuerdo en cuatro meses. «EE.UU. intenta modificar el texto del documento para incluir aspectos inaceptables para Irán y nosotros no lo vamos a apoyar», advirtió el ministro de Exteriores ruso, refiriéndose a las nuevas demandas de Washington de agilizar las inspecciones de la OIEA en las instalaciones atómicas iraníes y la exigencia de que Teherán renuncie a desarrollar su programa de misiles balísticos. Moscú cree que, si Trump cumple su amenaza de abandonar el JCPOA (el pacto alcanzado en 2015 entre Irán y EE.UU., Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania), Teherán -aseguró Lavrov- «dejará también de sentirse vinculado (..) lo que puede acarrear consecuencias imprevisibles». El ministro ruso, no obstante, dijo tener confianza en que los europeos respeten el acuerdo con Irán y «no se dejen llevar al terreno de EE.UU.». Según sus palabras, el fracaso del pacto con Irán influiría negativamente sobre el dictador norcoreano, Kim Jong-un, «quien comprendería que no se puede confiar en Estados Unidos». Rusia sostiene que Corea del Norte es otra de sus preocupaciones y, pese a que está habiendo avances y Trump se muestra proclive a una negociación, Lavrov criticó la convocatoria para este martes y miércoles en Vancouver de una conferencia de ministros de Exteriores para «la seguridad y la estabilidad en la península de Corea». El evento ha sido organizado por EE.UU. y Canadá, pero Rusia y China no han sido invitadas. «No espero ningún avance de esa reunión, me conformaría con que por lo menos no sea contraproducente», aseguró el jefe de la Diplomacia rusa. Siria En relación con Siria, Lavrov cree que Estados Unidos quiere provocar su desintegración con la iniciativa de desplegar una fuerza bajo su mando, aunque liderada por unidades kurdas, para controlar las fronteras. «Se trata de crear un enorme territorio separado en las fronteras con Turquía e Irak y al este de río Éufrates (..) esto nos hace temer una división de Siria», afirmó. Según su opinión, «Estados unidos no busca la paz en Siria, sino cambiar el régimen». Las sanciones estadounidenses contra Rusia, por la anexión de Crimea y la ayuda a los separatistas del este de Ucrania, también fueron objeto de las críticas del titular de Exteriores ruso, quien opina que el objetivo real consiste en «apartar a Rusia» de los mercados de la energía y las armas. Lavrov considera que se trata de una forma de «competencia desleal». El ministro arremetió incluso contra el sistema de defensa antimisiles Aegis, que Japón ha comprado a Estados Unidos, señalando que «puede ser también utilizado para atacar». Advirtió que esta decisión de Tokio «ensombrece la relación con Rusia».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Así atrapa un bombero de Estados Unidos a una niña lanzada desde un segundo piso en llamas
El vídeo está grabado por una cámara instalada en el casco de un bombero de Georgia, en Estados Unidos. Dura apenas 45 segundos en los que quedan perfectamente retratados los peligros que conlleva está profesión de riesgo y, sobre todo, las vidas que se salvan con sus actuaciones. En la imágenes puede verse un edificio de apartamentos en llamas. En su interior, según se puso saber posteriormente, se encontraban aún atrapadas 12 personas. De ellas, ocho eran niños, como se puede desprender de los gritos que llegan desde el interior del inmueble absolutamente carbonizado. En ese momento, uno de los compañeros del bombero que lleva instalada la cámara aparece en escena corriendo para atrapar al vuelo a una de las niñas que es lanzada desde el segundo piso por su propio padre, al tiempo que desciende por unas escaleras. Lo hace con las llamas pisándole los talones en una especie del acto reflejo para salvar la vida de su pequeña. El vídeo ha sido subido a las redes por los propios bomberos que decían «haber estado atrapando niños al vuelo, como si de fútbol se tratase». Por fortuna, no hubo que lamentar ninguna muerte. Solo los daños en inmuebles de 80 personas que ya han sido evacuadas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un matrimonio esclavizó durante años a sus trece hijos en su casa de California
«¡Tenemos hambre!» «¡Por favor, queremos comer!». Los agentes que se presentaron con urgencia en el número 100 de Muir Woods Road difícilmente olvidarán la espantosa escena: niños en pijama, atados a sus camas con cadenas y candados, pálidos y desnutridos, clamando por algo de comida con que reponer sus disminuidos cuerpos. La fortuna quiso que uno de los trece vástagos lograra escapar de la casa con un teléfono móvil y llamara al número de emergencias, 911. La feliz ocurrencia de una de las diez hermanas puso fin la mañana del domingo al calvario, a la continuada tortura a la que David y Anna Turpin habían sometido durante años a sus hijos, de edades comprendidas entre los 2 y los 29. Aunque los asombrados policías no daban crédito a que siete de ellos fueran mayores de edad, ni a que la autora de la feliz llamada tuviera 17 años, dada su extrema debilidad y apocamiento, después de la prolongada muerte en vida impuesta por sus padres, erigidos en carceleros. Desde que se instalaran en el barrio residencial en 2010, los Turpin habían logrado pasar desapercibidos. Ninguno de los vecinos interrogados por la policía y los periodistas reconoció haber visto nunca a los hijos del matrimonio. Pese a que era sabido que se trataba de una familia numerosa, a nadie extrañó que ninguno de ellos se dejara ver nunca en el exterior de la casa. En realidad, la pareja imponía una férrea vigilancia a sus descendientes, que, supuestamente, estudiaban en la misma vivienda. El matrimonio Turpin había registrado la casa como escuela privada, la Sandcastle Day School, desde el curso 2014-2015. Actualmente, mantenía matriculados en diferentes cursos a sus seis hijos menores. Una forma de evitar cualquier problema con las autoridades, que en Estados Unidos permiten que los que padres que prefieran educar a sus hijos en casa establezcan oficialmente el domicilio como centro de estudios. Es el llamado «homeschool». Detenidos y puestos a disposición judicial, en el Centro de Detención Robert Presley, David Allen y Louise Anne Turpin, de 56 y 49 años, afrontan, entre otros, los cargos de tortura y de poner en peligro la salud de sus hijos. La primera decisión del juez fue la de imponer a cada uno una fianza de nueve millones de dólares, según informó la Oficina del Sheriff del Condado. Mientras eso ocurría, sus trece hijos permanecían ingresados en distintos centros médicos de la zona. James y Betty Turpin, los padres de David, que viven en West Virginia, reconocieron no haber visitado al matrimonio «durante los últimos cinco años» y que su contacto con la pareja se había limitado a algunas llamadas telefónicas cada cierto tiempo. Según su testimonio, durante los pocos contactos mantenidos, nunca llegaron a hablar con alguno de sus nietos. Una cárcel Las palabras de los abuelos apuntaron también a una cierta obsesión de los Turpin por vestir a todos sus hijos e hijas de forma idéntica, además de colocarlos siempre en orden, de mayor a menor edad. Manías que la madre de David atribuye a «razones de seguridad». Pese a asumir que era «muy protector de sus hijos», Betty Turpin defendió al matrimonio por haber logrado conformar «una familia respetable». El aspecto exterior de la última casa de los horrores descubierta por la policía apenas muestra diferencias con las decenas de chalés que se distribuyen por la calle, dispuestas en hilera como en tantos otros barrios residenciales de clase media en Estados Unidos. La localidad de Perris, en el condado de Riverside, se encuentra a algo más de cien kilómetros al sureste de la ciudad de Los Ángeles (California). El matrimonio Turbin se instaló en el vecindario en 2014, después de adquirir por 350.000 dólares la vivienda que posteriormente convirtió en una suerte de cárcel para sus desatendidos vástagos. .