Infortelecom

Noticias de estados unidos

28-05-2020 | Fuente: abc.es
Menos de 300 muertes y de 17.000 contagios, las claves de la lucha de Israel contra el coronavirus
Desde que el coronavirus traspasó las fronteras de Wuhan y comenzó a expandirse por el mundo, la Humanidad ha sido testigo de cómo se desata uno de esos periodos a los que se hace mención especial en los libros de Historia, de la fragilidad del ser humano y el falso control que tiene sobre su vida, así como de que hay casi tantas formas de enfrentarse a una crisis, en este caso sanitaria, como países existen. Qué método es más apropiado, solo el tiempo lo dirá; no obstante, lo cierto es que hay países que hasta el momento han registrado cifras muy bajas de casos confirmados y muertes en comparación con el resto. Es el caso de Israel, donde se han contabilizado 281 fallecidos, 16.771 contagios y 14.486 curados; unos datos que dejan entrever que han sabido controlar la pandemia y que han permitido la reapertura casi total de la economía. Lea Levi, inmigrante francesa y médica de familia en el hospital Meuhedet, explica que la contención de la Covid-19 se ha sustentado sobre cuatro pilares. El primero es «la precocidad con que se aplicaron las medidas: después del inicio de marzo, el Gobierno israelí empezó a someter a una cuarentena de dos semanas a todos los nacionales que volvían del extranjero; al mismo tiempo, la Maguen David Adom (Estrella Roja de David, el servicio de emergencia y asistencia médica) lanzó una campaña a nivel nacional de test que al principio se hacían a domicilio y después también en unidades móviles a las que los pacientes llegaban en sus vehiculos privados tras solicitar cita por una ?app?. Los resultados de los test llegaban directamente al médico que trataba al paciente, así como a su centro de salud». En segundo lugar la doctora habla de la situación geopolítica de Israel, algo que en principio constituye un hándicap se ha convertido en una ventaja en este caso, muy concreto. «Hay muy pocos desplazamientos, dadas las complejas relaciones diplomáticas con los países vecinos», expone, y añade: «Con respecto a las relaciones con la Autoridad Palestina, parece que israelíes y palestinos hayan llegado a un entendimiento, ?en favor del sentido común?, para evitar la propagación del virus». No solo se frenó la circulación de ciudadanos de una zona a otra, sino que también -como ya explicaba la agencia de noticias Efe dos meses atrás- «los enfrentamientos entre Israel y las milicias de Gaza han disminuido relativamente, del mismo modo que han descendido los sucesos en los territorios palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este, aunque se mantienen las fricciones diarias». El hecho de que hubiese una relativa tranquilidad en la zona no evitó sin embargo que, el pasado 28 de marzo, el Ejército israelí bombardease, como respuesta a un disparo de cohete, puestos del movimiento islamista, Hamás, que controla la bloqueada franja de Gaza. Tampoco ha evitado que hace una semana, el líder palestino, Mahmud Abbas, volviese a anunciar que «la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el Estado de Palestina quedan absueltos de todos los acuerdos y entendimientos con los gobiernos americano e israelí y todas las obligaciones contempladas en estos, incluyendo las de seguridad». Tal y como expuso el correponsal de ABC en Oriente Medio; Mikel Ayestaran, «Abbas mostró de esta forma su malestar con el plan de anexión de Cisjordania que los israelíes pretenden poner en marcha el 1 de julio y que supondrá el final de la solución de los dos Estados en la que trabaja la comunidad internacional, sin éxito, desde hace décadas». Tecnología y sistema sanitario Pero, volviendo al plano sanitario, Levi habla de una tercera razón por la que el virus no se ha cebado con Israel: «el uso de los datos personales de los individuos». «Una app [Hamagen] permite localizar por qué lugares hemos pasado y nos advierte de si hemos estado en contacto con un enfermo de coronavirus, en cuyo caso quedamos confinados», cuenta, y agrega: «A mediados de marzo se aprobó un decreto para utilizar los datos de los servicios secretos con el fin de localizar los casos y poder advertir a los contactos». Una vez que se detecta un caso positivo, «los pacientes reciben un kit de mascarillas, guantes, termómetro y oxímetro (mide la cantidad de oxígeno en sangre), además de llamadas diarias de un médico y del enfermero dedicado a seguir su caso», desgrana, puntualizando que esta sería la cuarta clave en la lucha de Israel contra el coronavirus. A todo ello hay que sumar la organización de la red sanitaria del país. «La situación se tomó muy en serio después del inicio de la crisis en China, cuando seguimos la espectacular construcción del hospital en Wuhan. A finales de enero recibimos las primeras cajas con material y mascarillas para atender a los pacientes que pudieran estar infectados. Desde principios de marzo comprendimos que la situación se agravaba muy rápido, por lo que limitamos la asistencia de pacientes a las consultas y desarrollamos las teleconsultas; se pospusieron las cirugías y consultas médicas no esenciales y se canceló la atención dental no urgente. Ha habido un largo periodo en el que paradójicamente los hospitales han quedado en calma antes que que llegase el pico de la epidemia», dice Levi, quien también explica las medidas que se tomaron, no solo a nivel organizacional, sino desde el punto de vista estructural: «Cada hospital israelí está construido de tal manera que en 24 horas puede desplegar un hospital de campaña bien equipado, se pueden utilizar en caso de guerra biológica u otro tipo de crisis sanitaria para aumentar su capacidad. También en los aparcamientos de los centros de salud hay marcas en el suelo de líneas telefónicas y de acceso a internet que permiten abrir rápidamente nuevos servicios». Esta forma de anticiparse a lo que pueda venir es quizás una muestra de lo que Rafael Dezcallar, diplomático español que vivió en el estado hebreo entre 1989 y 1992, llama en su obra «Entre el desierto y el mar» el síndrome de la seguridad: «Hasta que llegue la paz, las gentes de esta ciudad [Tel Aviv] grande y próspera seguirán sintiéndose vulnerables y frágiles. Miran el mapa y, a pesar de su fortaleza militar y de sus bombas atómicas ven a Israel como un país muy pequeño en medio de un mar árabe, en el que viven cientos de millones de persona, en su mayoría hostiles». Piedras en el camino No obstante, los buenos resultados que los israelíes han registrado hasta el momento en su lucha contra el coronavirus no implican que haya sido un camino de rosas. Levi califica la situación provocada por la pandemia de «una mala película histórica sobre la epidemia de la gripe de 1918 o la de la peste» y asegura que jamás se había topado con una patología con tanta variedad en el cuadro clínico: «Va desde personas mayores con paperas o diarrea hasta otros pacientes con dificultad respiratoria.. Además, nunca habíamos conocido una patología tan contagiosa». Aunque afirma que lo que más le sorprendió es «la larga duración de la incubación, de varias semanas, lo que hace imposible saber si las medidas tomadas eran las acertadas hasta entre dos semanas y un mes después». Al igual que el resto de la comunidad médica internacional, ella y sus compañeros se han visto obligados a aprender acerca de la Covid-19 a marchas forzadas; también se han enfrentado a momentos de tensión. «Para mí la semana más difícil fue la primera de abril por la cantidad de casos que saturaban los servicios de urgencias, las dificultades para que el personal se quedase en casas de retiro y, sobre todo, el tener que convencer a muchas familias de que tenían que separarse: por un lado, los miembros que habían dado positivo y que eran enviados a hoteles medicalizados y, por otro, los miembros que habían dado negativo; había que evitar la propagación del virus en el seno de la unidad familiar en el periodo de celebración de las fiestas de Pessah, la Pascua judía [conmemoración de la liberación del pueblo hebreo de la esclavitud de Egipto]». Además, en medio de un contexto incierto en el que la política ha creado inesperadas alianzas -el conservador Benjamin Netnyahu y el centrista Benny Gantz han formado un Gobierno de coalición tras 16 meses de bloqueo político y tres elecciones infructuosas-, el estado se ha tenido que emplear a fondo para vigilar más de cerca a ciertos sectores de la población, que se han mostrado más díscolos a la hora de seguir el confinamiento. La ciudad en que vive Levi con su familia -tiene cinco hijos- es ejemplo de ello: Bnei Brak es una localidad judía ortodoxa de las afueras de Tel-Aviv; de sus 195.000 habitantes, 2500 se infectaron, convirtiéndola en la ciudad más afectada por la enfermedad en el país. El desconocimiento de las medida tomadas por el Gobierno, la invitación de algunas voces fuertes de la comunidad a seguir rezando en sinagogas y escuelas talmúdicas y la celebración de funerales masivos hicieron que las fuerzas del orden tuvieran imponer el confinamiento, lo que desató la indignación de los jaredíes (temerosos de Dios). Levi cuenta que en su ciudad hubo «un dispositivo de urgencia excepcional: una intervención del Ejército a tiempo para establecer un confinamiento militar con una limitación de desplazamiento de cien metros y bloqueos en la entrada de la ciudad. También se desplegó un centro detección accesible para todos, centro de manejo de pacientes ambulatorios y, como en las otras ciudades, el Ejército entregaba materiales médicos y paquetes de alimentos a los pacientes confinados». Lucha desde los laboratorios El ambiente de los barrios y las ciudades ultraortodoxos contrasta con el de Tel Aviv, ciudad improvisada, atestada de terrazas en las que se puede observar el carácter y estilo de vida mediterráneo de sus habitantes, «capital de gay» de Oriente Medio. También contrasta con Haifa, al norte de Tel Aviv, imán para los desarrolladores de startups y centro de innovación tecnológica mundial. En su polo científico se ubica el laboratorio de Bonus BioGroup, que desarrolla un medicamento (MesenCure) para tratar a pacientes de coronavirus y neumonía. Su proyecto tiene unas claras protagonistas: las células mesenquimáticas del tejido conjuntivo (MSCs), con las que la compañía ya tiene experiencia trabajando. Según explica en su nota de prensa, estas células se extraen del tejido adiposo de donantes sanos para someterlas a «una innovadora combinación de condiciones químicas, biológicas y físicas» y aumentar así su eficacia terapéutica. Se introducen en el cuerpo del paciente por vía intravenosa y ellas, activadas, se encargan de «alcanzar los pulmones y reducir su inflamación, regenerar los tejidos pulmonares deteriorados y mejorar la respiración y otros síntomas». Liad Vaknin, portavoz de la empresa, explica que «alrededor de 35 personas» trabajan en el proyecto y que lo hacen más rápido de lo normal, debido a la urgencia de la crisis: «Normalmente, el desarrollo de este tipo de medicinas dura entre tres y cuatro años. En las circunstancias actuales y con la aceleración del proceso, basado en tecnologías ya desarrolladas por la compañía, además de nuestra vasta experiencia en este campo y nuestra capacidad de fabricación, la empresa planea tratar a pacientes en seis meses», momento en que se espera que el fármaco ya esté disponible en hospitales y farmacias. Vislumbrando el día en el el producto salga al mercado, Liad afirma que, «sin duda», él y el resto del equipo sentirán «una gran satisfacción y un sentimiento de plenitud»: «Después de todo, la biotecnología no es una alta tecnología. La mayoría de nosotros podríamos haber ganado más dinero probablemente si hubiéramos elegido una profesión relacionada con las altas tecnologías. Sin embargo, escogimos la biotecnología para ayudar a quienes lo necesitan y mejorar las condiciones humanas. ¿Y que mejor oportunidad que esta?». Un mundo cambiante De lo que nadie duda ya es de que la crisis del coronavirus cambiará, si no lo ha hecho ya, algunas de nuestras costumbres y formas de ver la vida. «Como el mundo del trabajo, el de la medicina también se ha pasado al universo de los vídeos. En mi centro de salud, el Mehuredet, hemos tenido un aumento de las teleconsultas por teléfono y, especialmente, por vídeo. Creo que esto va a modificar completamente el comportamiento del paciente hacia su médico», expresa Levi. También hay voces que van más allá y hablan de cambios en el Nuevo Orden Mundial y del ascenso de los nacionalismos. Gadi Taub, historiador y columnista en el diario Haaretz, es un firme defensor de ello. Considera que las instituciones internacionales han fallado, lo que hará que la gente recurra instintivamente al estado nación, «que los internacionalistas han estado interpretando como villano desde el final de la Segunda Guerra Mundial». Según su parecer, hay dos razones: «la solidaridad que solo las sociedades nacionales pueden evocar entre sus ciudadanos (?), algo que no logran marcos más grandes como "Humanidad" o "Europa" , y la democracia», ya que, explica, «hasta ahora, los estados nacionales han demostrado ser el vehículo más efectivo para que las personas ejerzan control sobre su destino común». El historiador opina que es más fácil alcanzar la libertad en una «familia de naciones libres e independientes» que en una «Humanidad uniforme bajo una única élite». Para ilustrar su posición, que choca de plano con la de los internacionalistas, utiliza como metáfora los videos de seguridad que ponen en los aviones de pasajeros antes de despegar, que dicen «cuando viaje con una persona que necesita ayuda, primero póngase su propia máscara de oxígeno..», porque «está claro que, de lo contrario, reduciría su capacidad de ayudar a los otros. Si queremos someter esta enfermedad y salir de la crisis en forma razonable, es mejor que esperemos que Donald Trump, por poner un ejemplo, se ocupe primero de la economía de Estados Unidos. A menos, por supuesto, que Europa se contente con ver que el próximo plan Marshall provenga de China». También piensa que los datos registrados por Israel en su lucha contra el coronavirus no son casualidad, ya que «en comparación con Europa, ha batallado contra la crisis sanitaria» y ha salido más airosa. «Israel tiene una cultura ruidosa de desacuerdo, un desprecio por el orden y un número desproporcionado de individualistas inconformistas. Aunque los israelíes no son reacios ?per se? a establecer reglas, todos se inclinan a verse a sí mismos como la excepción. Aun así, la sociedad israelí ha conservado un fuerte sentido instintivo de solidaridad. Y esto puede explicar, al menos en parte, nuestro relativo éxito en el manejo de la crisis: cuando una sociedad está vinculada por la solidaridad, puede exigir a las personas que tengan precaución no solo para protegerse, sino también para proteger a los demás», expone. Y compara: «La UE no ha podido producir tales lazos de lealtad mutua. Y esta es la razón por la cual sus diversos estados miembros no tardaron mucho en volver a cerrar sus fronteras nacionales».
28-05-2020 | Fuente: abc.es
Un rebrote de anarquía
Un solo cuatrimestre puede dar para mucho. Entre enero y febrero, la Administración Trump celebraba como una especie de triunfo propio el brote de coronavirus originado en Wuhan. A los múltiples frentes abiertos con China ?comercial, geopolítico, tecnológico? se había sumado el Covid-19. Y de forma precipitada, Washington creyó que la balanza se inclinaba providencialmente a su favor. La idea inicial de los americanos es que los comunistas chinos, precisamente por su propia inclinación hacia el secretismo y a no quedar en evidencia, estaban fracasando calamitosamente en la respuesta al coronavirus. Y que al desprestigio del régimen de Xi Jinping habría que sumar un desastre económico sin precedentes. Hasta Wilbur Ross, el creepy secretario de Comercio de Trump, se atrevió a pronosticar que el terrible problema sanitario de China era una buena noticia para los trabajadores americanos, víctimas de la competencia desleal de la globalización. Por supuesto, este júbilo muy poco racional resultó ser pasajero. Conforme el virus empezó a expandirse por Occidente, la marea viral empezó a cambiar. Beijing quería demostrar que su creciente autoritarismo era la más efectiva receta contra la pandemia, que ellos no tenían responsabilidad alguna en el origen de la pandemia y que China saldría reforzada de esta crisis. Para que ese relato cuajase, se ha empleado más palo y zanahoria que nunca. Y tampoco ha venido mal para ese giro copernicano la demencial gestión de la Administración Trump frente al coronavirus. La incómoda verdad detrás de esta montaña rusa, según ha explicado el ex primer ministro australiano Kevid Rudd en la revista Foreign Affairs, es que tanto Estados Unidos como China tienen todas las papeletas para salir de la pandemia significativamente debilitados dentro y fuera de sus fronteras. Con el resultado de mayor anarquía y caos en el orden internacional en perjuicio de todos. Es lo que pasa cuando el nacionalismo avanza posiciones frente a la cooperación para perjuicio del comercio, la seguridad o cuestiones de vida o muerte como la gestión de pandemias.
28-05-2020 | Fuente: abc.es
China enseña los dientes a EE.UU. por la ley de seguridad de Hong Kong
Escalada retórica de China antes de desvelar este jueves la controvertida Ley de Seguridad Nacional que le quiere imponer a Hong Kong sin pasar por su Parlamento autónomo, lo que ha reactivado la revuelta reclamando democracia en la excolonia británica. Ante las represalias de Estados Unidos por esta nueva ley, que considera una violación del principio de «un país, dos sistemas» que rige en Hong Kong, Pekín enseña los dientes. Demostrando que ambas superpotencias viven el peor momento de sus siempre difíciles relaciones, agravadas por la catástrofe del coronavirus, el ministro de Defensa chino, el general Wei Fenghe, advirtió este miércoles de que «EE.UU. ha intensificado nuestra supresión y contención desde la epidemia y la confrontación estratégica ha entrado en un periodo de alto riesgo», informa el periódico «South China Morning Post». Avisando al Ejército Popular de Liberación de que «debemos fortalecer nuestro espíritu de lucha, atrevernos a pelear y ser buenos en el combate», así lo dijo en la Asamblea Nacional Popular, la reunión anual del Parlamento orgánico del régimen, que concluye este jueves. Su llamamiento se une al de otros altos cargos militares e incluso al del presidente Xi Jinping, quien el miércoles ordenó al Ejército estar preparado para el combate. «Es necesario explorar modos de entrenamiento y prepararse para la guerra porque los esfuerzos para controlar la epidemia se han normalizado», señaló Xi en un encuentro con oficiales durante la Asamblea, según recoge la agencia estatal Xinhua. En su caso se refería a las «amenazas para la seguridad por parte de las fuerzas independentistas de Taiwán», la isla separada de China cuya soberanía reclama Pekín, pero sus palabras revelan el endurecimiento de su discurso por las crecientes tensiones con la Casa Blanca. Aunque el régimen ha renunciado a fijar su habitual objetivo de crecimiento económico por culpa del coronavirus y ha metido tijera a sus presupuestos, los gastos militares han subido este año un 6,6 por ciento. Con una dotación oficial de 1,17 billones de yuanes (163.000 millones de euros), es la partida más baja desde hace dos décadas, pero sigue siendo considerable en medio de los actuales recortes por la epidemia. Pekín lo justifica por la arrolladora reelección en Taiwán de la presidenta Tsai Ing-wen, cuyo discurso soberanista y sus compras de armamento a EE.UU. son aprovechadas por el régimen del Partido Comunista para elevar su retórica militar. A Taiwán, las disputas territoriales en el Mar del Sur de China y la guerra comercial con EE.UU. se suma ahora la Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong, que penará la subversión, la secesión, el terrorismo y las injerencias extranjeras. Con la revuelta en la antigua colonia británica avivada por dicho proyecto de ley, este miércoles se vivió una nueva jornada de incidentes. El motivo fue otra ley, la de respeto al himno chino, que empezó a debatirse en el Parlamento de Hong Kong para acabar con los cada vez más frecuentes agravios que sufre, sobre todo en los partidos de fútbol. Dicha normativa prevé penas de hasta tres años de cárcel y multas de 50.000 dólares de Hong Kong (5.800 euros) para quien insulte o silbe la «Marcha de los Voluntarios». Incidentes y detenidos Con 3.000 antidisturbios y la sede del Consejo Legislativo (Legco) fortificada con pesadas barreras de dos metros llenas de agua, el fuerte despliegue policial abortó el cerco al que había llamado la oposición demócrata para sabotear la tramitación de la ley, que se desarrollará durante cuatro sesiones. Pero la presencia de los agentes no impidió que hasta el anochecer estallaran incidentes en varios puntos de la ciudad, desde el distrito Central hasta la zona comercial de Causeway Bay y el barrio popular de Mong Kok. En total, y según la radiotelevisión pública RTHK, hubo más de 360 detenidos, entre los que figuran hasta escolares uniformados, ya que este miércoles era el primer día de clase en los institutos después de cuatro meses suspendidas por el coronavirus. Tal y como mostraron sus imágenes, durante todo el día se repitieron los incidentes y los antidisturbios dispersaron las concentraciones con pelotas de espray de pimienta y practicando numerosos arrestos. Con edades comprendidas entre los 14 y los 40 años, algunos de los detenidos portaban cócteles molotov, palos o barras que podían usar como armas, cascos, gafas y máscaras. Además de protestas callejeras, los manifestantes intentaron ralentizar el tráfico conduciendo muy despacio en uno de los túneles que conecta la isla de Hong Kong con la península de Kowloon y bloquearon las puertas del metro para interrumpir su servicio. Tras la vuelta de las protestas, prosigue otra semana de lucha que continuará el domingo con la manifestación en recuerdo de la matanza de Tiananmen, que no ha sido autorizada por la Policía pero volverá a sacar a la multitud a la calle. Mientras tanto, y a pesar de los intentos de la oposición por retrasar el debate con varias mociones que fueron rechazadas, el Parlamento empezó a discutir la ley para prohibir que los hongkoneses silben el himno nacional de China. Gracias a la mayoría del Gobierno, se espera su aprobación para el 4 de junio, que será otra jornada movida porque se cumplen 31 años de Tiananmen.
27-05-2020 | Fuente: abc.es
Cilia Flores, ferviente chavista, esposa de Maduro y en la mira de EE.UU. por narcotráfico
Si la Fiscalía de EE.UU. sigue el guion avanzado por la agencia Reuters, Cilia Flores se incorporará a la lista de jerarcas chavistas a los que Estados Unidos acusa de narcotráfico, en la que figura ya su propio esposo, Nicolás Maduro . La primera dama del régimen o, en la jerga del chavismo, «la primera combatiente de la patria», es una abogada de 63 años que antes de que su pareja se convirtiera en presidente de Venezuela ya había ejercido destacados puestos, como presidenta del Parlamento (2006-2011) y procuradora general (2012-2013). Aunque en 2015 fue elegida para un escaño en la Asamblea Nacional, el parlamento de Venezuela, en 2017 pasó a formar parte de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente creada por su esposo para arrinconar a la oposición. Ferviente militante, llegó a defender al propio Hugo Chávez tras su fallido golpe de Estado de 1992. Hizo carrera en el régimen desde unos orígenes humildes, según ha contado en alguna ocasión Maduro, según el cual procede de «un rancho con piso de tierra» en Tinaquillo, en el estado Cojedes, y a los cuatro años se trasladó con su familia a Caracas. Ella y Nicolás Maduro llevan juntos más de dos décadas, aunque no tienen hijos en común. El nombre de Cilia Flores saltó a la palestra internacional a raíz de la detención de dos sobrinos, Efraín Antonio Campo Flores -además ahijado de Maduro- y Franqui Francisco Flores de Freites, en una operación en Haití de la agencia antidroga de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). Ambos fueron acusados y luego condenados a 18 años de prisión por un tribunal federal de Nueva York por tratar de introducir en ese país 800 kilos de cocaína. Cargos contra la «primera combatiente» En las conversaciones que se les grabaron, Campo y su primo Flores explicaban que tenían acceso a droga producida por las FARC, la guerrilla colombiana. El primero de ellos indicaba que parte de los beneficios estarían destinados a las necesidades electorales de su tía, ya que poco después se celebrarían las elecciones legislativas en las que Cilia Flores obtuvo su escaño en la Asamblea por su estado natal. Ahora la Fiscalía estadounidense se propone presentar cargos contra la propia esposa de Maduro por narcotráfico tras las pruebas que ha recabado de que se habría lucrado de la venta de cocaína, gracias al arresto de uno de sus guardaespaldas en Colombia.
27-05-2020 | Fuente: abc.es
La Fiscalía de EE.UU. presentará cargos por narcotráfico contra Cilia Flores, la esposa de Maduro
El Ministerio Fiscal de Estados Unidos prepara cargos contra Cilia Flores, la mujer de Nicolás Maduro, por narcotráfico, según ha anunciado este miércoles la agencia Reuters tras una exhaustiva investigación. El arresto en Colombia en 2016 y posterior extradición a EE.UU. de uno de los guardaespaldas de Flores, llamado Yazenky Lamas, le ha permitido a la fiscalía estadounidense recabar pruebas sobre lucro por venta de cocaína de la primera dama del régimen chavista. Reuters cita al menos cuatro fuentes con conocimiento de la causa y los cargos, entre los que se incluye el narcotráfico y la corrupción. En 2017, dos sobrinos de Cilia Flores, Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, conocidos comúnmente por la oposición venezolana como los «narcosobrinos», fueron condenados a 18 años de prisión en Nueva York por tráfico de cocaína. Los dos fueron detenidos en 2015 en Haití por agentes encubiertos de la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, y trasladados a Nueva York para ser juzgados. Los dos sobrinos de Flores viajaron a Haití en un jet privado y en el momento de su detención estaban en posesión de pasaportes diplomáticos venezolanos. Ahora, siempre según Reuters, el guardaespaldas Lamas, que está colaborando con la justicia estadounidense, ha declarado que la mujer de Maduro estaba al tanto de todos los negocios de sus sobrinos. El guardaespaldas dijo a Reuters que está declarando contra Flores y ofreciendo pruebas incriminatorias porque se siente abandonado a su suerte por el chavismo. «Me siento traicionado», dice a la agencia desde prisión. El régimen «inunda» EE.UU. de cocaína Hace dos meses, la fiscalía de Estados Unidos ya presentó cargos por narcotráfico contra Maduro, 11 colaboradores suyos y dos dirigentes de la guerrilla colombiana de las FARC. También ofreció hasta 50 millones de dólares (45 millones de euros) por información que permita la captura de cualquiera de los imputados, 15 millones por Maduro y 10 por algunos de los demás, como el ?número dos? Diosdado Cabello. Según la fiscalía el régimen venezolano ha inundado EE.UU. de cocaína en las pasadas dos décadas. Estiman los fiscales que las rutas abiertas por el régimen que hoy preside Maduro con asistencia de la guerrilla colombiana de las FARC han servido para inyectar en el mercado de la droga estadounidense hasta 250 toneladas métricas de cocaína. Si Maduro llegara a ser extraditado, se enfrenta a un juicio y una pena máxima de 50 años en caso de ser declarado culpable. Uno de los fiscales norteamericanos que han trabajado en este caso durante cinco años, Geoffrey Berman, dijo que «el alcance y la magnitud de esta supuesta trama de narcotráfico fue posible solo porque Maduro y otros corrompieron las instituciones de Venezuela y proporcionaron el amparo político y militar necesario para los crímenes de narcotráfico descritos en nuestros cargos».
27-05-2020 | Fuente: abc.es
Trump anuncia una respuesta contundente a la injerencia de China en Hong Kong
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está preparando una respuesta que su Gobierno califica de contundente a las nuevas leyes de seguridad nacional que China se dispone a aplicar sobre Hong Kong. Esas represalias se conocerán, según la Casa Blanca, esta misma semana. El régimen chino prevé aprobar el jueves una ley de seguridad que reduciría la autonomía de Hong Kong, algo que pone en grave riesgo el régimen económico especial del que el territorio disfruta actualmente. El Gobierno de EE.UU. respalda la posición financiera de Hong Kong por medio de un tratamiento económico especial, distinto al del resto de China. En una conferencia de prensa en el rosal de la Casa Blanca, y preguntado por si prepara una respuesta a China, Trump dijo: «Estamos preparando algo ahora mismo. Creo que les va a parecer muy interesante. Lo anunciaré en los próximos días». Preguntado por si lo que prepara son sanciones, Trump respondió: «No, es algo de lo que van a saber pronto, antes del fin de semana, creo que va a ser algo muy contundente». El presidente no quiso dar más detalles. Más presión La nueva portavoz de la presidencia estadounidense, Kayleigh McEnany, dijo también en rueda de prensa en la Casa Blanca que, con la nueva ley de seguridad, es «difícil que Hong Kong pueda seguir siendo un centro financiero si China interfiere». Preguntada por si esa respuesta puede ser el fin del tratamiento económico especial que Washington le brinda a Hong Kong, McEnany respondió que no tenía nada que anunciar de momento, y que en todo caso sería el Presidente quien comunicara su decisión final. China respondió después, advirtiendo de graves consecuencias, según Reuters. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, dijo: «No aceptaremos ninguna interferencia extranjera, y ante las acciones equivocadas de las potencias externas al interferir en Hong Kong, tomaremos las medidas necesarias para responder».
27-05-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. ya no considera Hong Kong autónomo de China y sopesa retirarle su régimen económico especial
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha certificado este miércoles que Hong Kong ya no es un territorio autónomo dentro de China, lo que permitirá privarle del régimen económico especial del que ahora goza dentro de las leyes fiscales estadounidenses. «Hoy certifico ante el Congreso que Hong Kong no sigue mereciendo el mismo tratamiento bajo las leyes de EE.UU. que las leyes estadounidenses le aplicaron antes de julio de 1997», dijo Pompeo en un comunicado, en referencia a la fecha en que el territorio fue devuelto de Reino Unido a China, con una serie de condiciones de autonomía. El régimen chino prevé aprobar el jueves una ley de seguridad que reduciría la autonomía de Hong Kong, algo que pone en grave riesgo el régimen económico especial del que el territorio disfruta actualmente. El Gobierno de EE.UU. respalda la posición económica de Hong Kong por medio de un tratamiento económico especial, distinto al del resto de China. «Nadie en su sano juicio puede afirmar hoy que Hong Kong mantenga un alto grado de autonomía de China, dados los hechos a pie de calle», agregó Pompeo. Una ley aprobada por el Capitolio el año pasado obliga a la Casa Blanca a certificar si el territorio aún es autónomo para disfrutar de su estatus comercial preferente con los Estados Unidos. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que estaba preparando una respuesta que su Gobierno calificó de contundente a las nuevas leyes de seguridad nacional que China se dispone a aplicar sobre Hong Kong. Más presión La nueva portavoz de la presidencia estadounidense, Kayleigh McEnany, dijo también en rueda de prensa en la Casa Blanca que, con la nueva ley de seguridad, es «difícil que Hong Kong pueda seguir siendo un centro financiero si China interfiere». China respondió después, advirtiendo de graves consecuencias, según Reuters. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, dijo: «No aceptaremos ninguna interferencia extranjera, y ante las acciones equivocadas de las potencias externas al interferir en Hong Kong, tomaremos las medidas necesarias para responder».
27-05-2020 | Fuente: abc.es
El ministro de Defensa chino advierte: «La confrontación con EE.UU. es de alto riesgo»
El ministro de Defensa chino, Wei Fenghe, afirmó durante un panel de discusión paralelo a la Asamblea Popular Nacional (ANP, Legislativo) que «la confrontación estratégica entre China y Estados Unidos ha entrado en un periodo de alto riesgo». «Estados Unidos ha intensificado su política de contención frente a China desde que comenzó el brote de coronavirus. La confrontación estratégica entre ambas partes ha entrado en un periodo de alto riesgo», dijo Wei -también general del Ejército Popular de Liberación (EPL)- en una reunión celebrada en los márgenes de la ANP, recoge hoy la prensa local. Por ello, agregó Wei, China debe fortalecer su espíritu de lucha, atreverse a luchar y ser bueno luchando, e instó a «usar esta batalla para promover la estabilidad». Entretanto, el jefe de la división de armamento de las Fuerzas Aéreas del EPL, Zhu Cheng, aseguró en el mismo panel que «la rivalidad entre China y Occidente se está intensificando en la esfera cibernética, la espacial, la de aguas profundas y la biológica», y que China debe alcanzar el nivel de los países occidentales. «Sugiero acelerar la puesta en marcha de tecnologías innovadoras y revolucionarias de fabricación propia», señaló Zhu, según informó el diario South China Morning Post. Otro miembro del Ejército chino, Miao Hua, también mencionó a EE.UU. en sus comentarios: «En este último año, frente a la confrontación obstinada de EE.UU. y el repentino golpe de la pandemia de coronavirus, el presidente (de China), Xi Jinping, nos ha llevado a superar las dificultades y a convertir el peligro en una oportunidad». Las relaciones entre Washington y Pekín atraviesan su momento más bajo en décadas, y los funcionarios del país asiático han advertido repetidamente del riesgo de que las dos partes se vean involucradas en un «conflicto accidental» en zonas de tensión habitual como el Mar de China Meridional. Nueva advertencia a Taiwán Las tensiones también alcanzan a Taiwán, sobre la que Pekín reclama su soberanía: el martes, un portavoz de la cartera china de Defensa reiteró que «cualquier intento por parte de la isla de buscar la independencia o de resistirse a la reunificación por medio de la fuerza están llamados al fracaso». El portavoz, Wu Qian, aseguró que Estados Unidos «no deja de interferir en los asuntos internos de China, lo cual perjudica el desarrollo de las relaciones entre ambos países y ejércitos, y menoscaba la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán». El Gobierno chino anunció el pasado viernes que su presupuesto para Defensa de 2020 crecerá hasta los 1,27 billones de yuanes (178.331 millones de dólares, 163.226 millones de euros), un 6,6 % más que en 2019. Será el quinto año consecutivo en el que el presupuesto de Defensa crece a un ritmo de un solo dígito, mientras que en los cinco años anteriores subió a dos. El portavoz de Defensa aseguró que el presupuesto es «razonable», y que está «en consonancia con el nivel de desarrollo» del país. «China se ha enfrentado a nuevos riesgos y desafíos en el campo de la seguridad nacional y, desde una perspectiva internacional, el hegemonismo y el unilateralismo prevalecen en algunos países. Los riesgos geopolíticos han aumentado, y la seguridad global se ha visto afectada. Se puede decir que el mundo no es pacífico», afirmó Wu. Por su parte, el portavoz de la ANP, Zhang Yesui, afirmó el pasado jueves que el gasto en Defensa chino es «transparente» y que «no hay gastos escondidos», y destacó que se mantiene alrededor del 1,3% del PIB del país, «por debajo de la media mundial del 2,6%». Añadió que «la política de Defensa de China es defensiva en su naturaleza» y que el gasto militar es «proporcional y contenido».
27-05-2020 | Fuente: abc.es
Tensión en Hong Kong por la ley de respeto al himno chino
En plena reactivación de la revuelta en Hong Kong por la Ley de Seguridad Nacional que China planea imponer sin pasar por el Parlamento local, que desató violentas protestas el domingo, este miércoles se vive una nueva jornada de tensión en la ciudad. El motivo es otra ley, la de respeto al himno chino, que el Parlamento debate hoy para acabar con los cada vez más frecuentes agravios que sufre, sobre todo en los partidos de fútbol. Dicha normativa prevé penas de hasta tres años de cárcel y multas de 50.000 dólares de Hong Kong (5.800 euros) para quien lo insulte o silbe la «Marcha de los Voluntarios». Siguiendo con sus movilizaciones para reclamar democracia al autoritario régimen de Pekín, la oposición había llamado a sabotear dicha sesión del Consejo Legislativo (Legco), como ya hiciera en junio del año pasado contra la ley de extradición a China, que fue finalmente retirada. Pero el blindaje policial del Parlamento, con 3.000 agentes antidisturbios y barreras de agua de dos metros en las calles de alrededor, ha disuadido a los manifestantes de intentar un cerco al edificio. Centenares de detenidos En cambio, sí ha habido incidentes en varios puntos de la ciudad, desde el distrito Central hasta la zona comercial de Causeway Bay y el barrio popular de Mong Kok, que se han saldado con al menos 240 detenidos hasta las cuatro de la tarde (diez de la mañana, hora peninsular española), según informa la radiotelevisión pública RTHK. Tal y como muestran sus imágenes, los antidisturbios han dispersado las concentraciones de protesta con pelotas de espray de pimienta y practicando numerosos arrestos. Con edades comprendidas entre los 14 y los 40 años, algunos de los detenidos portaban cócteles molotov, palos o barras que podían usar como armas, cascos, gafas y máscaras. Además de concentraciones callejeras, los manifestantes han intentado ralentizar el tráfico conduciendo muy despacio en uno de los túneles que conecta la isla de Hong Kong con la península de Kowloon y han bloqueado las puertas del metro para interrumpir su servicio. Durante los últimos días, por las redes sociales han circulado numerosos llamamientos a la huelga y a paralizar tanto los transportes públicos como las clases, que hoy empiezan para 150.000 alumnos de instituto después de cuatro meses de suspensión por la epidemia del coronavirus. Como los jóvenes y adolescentes han estado en primera línea de las protestas desde el estallido de la revuelta, las autoridades se han preparado para una nueva jornada de agitación social. Al igual que viene ocurriendo desde hace ya un año, el objetivo de los manifestantes es poner contra las cuerdas al Gobierno local y al régimen chino en sus demandas de sufragio universal para elegir al jefe ejecutivo. Mano dura Pero Pekín ha respondido con más mano dura. Aprovechando la conmoción internacional por la pandemia del coronavirus, la Asamblea Nacional Popular (Parlamento orgánico del régimen) aprobará mañana jueves una moción instando a su Comité Permanente a redactar una Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong. Sin ser debatida por su Parlamento autónomo, dicha ley será promulgada entre junio y agosto y penará la subversión, la secesión, el terrorismo y las injerencias extranjeras. Una normativa que, según teme la oposición demócrata, podría acabar con las libertades políticas que tiene Hong Kong, mayores que en el resto de China, y con la autonomía que le brinda el principio de ?un país, dos sistemas, vigente en teoría hasta 2047. Dicha ley no solo ha avivado las protestas, que se habían interrumpido con el coronavirus, sino que ha sido muy criticada por otros países, ya que la consideran una violación del acuerdo de devolución a China de esta antigua colonia británica. Mientras Estados Unidos se plantea retirarle a Hong Kong su estatus económico especial como castigo al régimen, el Reino Unido planea darle el permiso de residencia a los miles de ciudadanos que poseen el pasaporte de británicos de ultramar, concedido tras el traspaso de la soberanía en 1997. Temiendo una fuga de capitales en este centro financiero global, la Bolsa se ha resentido con sus mayores pérdidas en cinco años y el Colegio de Abogados ha emitido un comunicado desmontando jurídicamente la potestad de Pekín para imponer su legislación saltándose al Parlamento local. Pero el régimen chino está decidido a atajar la revuelta antes de las elecciones legislativas previstas para septiembre, en las que la oposición demócrata podría hacerse con el control de la cámara y bloquear así al Gobierno local. Tras la vuelta de las protestas, prosigue así otra semana de lucha que continuará el domingo con la manifestación en recuerdo de la matanza de Tiananmen, que ya ha sido prohibida por la Policía pero volverá a sacar a la multitud a la calle. Mientras tanto, y a pesar de los intentos de la oposición por retrasar el debate con varias mociones que han sido rechazadas, el Parlamento discute la ley para prohibir que los hongkoneses silben el himno nacional de China.
27-05-2020 | Fuente: abc.es
Trump quiere retirar sus tropas de Afganistán antes de las presidenciales
El presidente de EE.UU., Donald Trump, quiere concluir la retirada de tropas de Afganistán antes de las elecciones presidenciales que tendrán lugar el próximo 3 de noviembre, según indicó el The New York Times. Esta es una de las opciones con las que trabaja el Pentágono para completar la retirada de tropas pactada con los talibanes en el acuerdo de paz de febrero. Ese pacto estipula que, de cumplirse ciertas condiciones, Estados Unidos retirará sus tropas en un periodo de entre 12 y 14 meses, aunque Trump, que se ha manifestado opuesto a las «guerras interminables» preferiría adelantar la fecha y utilizar la vuelta de tropas como arma electoral. Otro de los factores que Trump sopesa, según el rotativo, es que los entrenamientos conjuntos con fuerzas locales estén suspendidos hasta nueva orden a causa de la pandemia, ya que el Pentágono calcula que la mitad de los soldados afganos estarían contagiados. Según cinco fuentes conocedoras de la cuestión que hablaron con el Times bajo condición de anonimato, el Pentágono teme que una retirada prematura provoque el caos en Afganistán y el fracaso del acuerdo de paz con los talibanes. Actualmente y en virtud de ese acuerdo, EE.UU. está reduciendo su contingente de 12.000 a 8.600 militares. Intercambio de presos Al tiempo, EE.UU. está presionando a Kabul para que acelere la liberación de los 5.000 prisioneros talibanes a cambio de 1.000 miembros de las fuerzas afganas pactados en el acuerdo de paz, del que el Gobierno afgano no fue parte. El Gobierno liberó este martes a un grupo de 900, con lo que ya son cerca de 2.000 los prisioneros talibanes puestos en libertad. El intercambio de presos, que los talibanes consideran condición previa a las negociaciones, había sido paralizado por el Gobierno ante el aumento de los actos violentos perpetrados por los insurgentes desde que firma del acuerdo con EE.UU. El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, celebró este domingo el alto al fuego de tres días decretado por el Gobierno afgano y los talibanes con motivo de la festividad Eid al-Fitr y animó a las partes a avanzar «hacia un futuro de paz».