Infortelecom

Noticias de enfermedades

06-06-2020 | Fuente: abc.es
Perros viciosos y armas abominables
Ante la oleada de protestas contra el racismo y la brutalidad policial, Donald Trump responde con su registro favorito, la división y el choque. Su objetivo es vencer contra viento y marea en las elecciones de noviembre y su única preocupación son las encuestas adversas. Un terremoto de protestas inunda las calles a diario en medio de la pandemia. El presidente no puede vender a sus seguidores la buena marcha de la economía y cree que ha dado con un filón. Ley y orden, repite una y otra vez desde las redes sociales, pide mano dura a los gobernadores y tilda de mentiras casi todas las noticias. A los manifestantes que se acerquen a la Casa Blanca, afirma, les esperan perros viciosos y armas abominables. Solo sale de su encierro para hacerse fotos ante iglesias. La más bochornosa, ante la catedral de St. John, una vez le habían despejado el parque de Lafayettte con gases lacrimógenos para no tener que escuchar voces incómodas. Hasta la cúpula actual del Pentágono y su antiguo Secretario de Defensa, Jim Mattis, consideran equivocada su reacción de amenazar a los ciudadanos críticos con desplegar el Éjército contra ellos, un desprecio más de la Constitución y los derechos fundamentales en el haber del neoyorkino. Los conflictos raciales existen en Estados Unidos desde antes de su fundación. La minoría afroamericana es más pobre, con menos acceso a la educación, pasa más tiempo en la cárcel y sufre más que el resto de la población por distintas enfermedades, violencia y drogas. Sin embargo, el cambio incremental hacia la integración y la mejora de sus condiciones de vida no se ha detenido a pesar de Donald Trump, un presidente que alienta el racismo y el odio. Miles de iniciativas sociales, políticas, universitarias, ayudan a diario a cambiar las cosas. Los activistas más radicalizados no se creen la idea de integración y de convivencia pacífica y hacen una enmienda a la totalidad al sistema. Si consiguen convertir la protesta en caos y violencia, estarán ayudando a Trump a pasar cuatro años más tuiteando desde su búnker.
04-06-2020 | Fuente: abc.es
Conservadores alemanes proponen una «OTAN de la salud»
La crisis sanitaria nos ha servido para reflexionar acerca de cómo nos organizamos y salimos adelante en condiciones sanitarias límites, sobre las capacidades de nuestra sociedad, su resistencia y sus limitaciones. Y entre los conservadores alemanes ha surgido la inquietud de canalizar toda esa reflexión, de manera que la pandemia nos sirva de plataforma para repensar un Estado acorde con las necesidades del siglo XXI. Un grupo de 30 diputados de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y 34 expertos en diversas áreas públicas afines al partido, han elaborado una lista de 103 propuestas para una reforma del sistema sanitario, incluso de la política y del Estado. Le han dado forma de libro, titulado «Nuevo Estado» y fue presentado ayer en Berlín. «El Estado se ha vuelto disruptivo consigo mismo», trata de explicar uno de los coautores, Florian Oßner, «antes del coronavirus ya nos preocupábamos por el federalismo, por la efectividad de la administración y por la cooperación internacional. A medida que el mundo cambia a un ritmo muy rápido, el Estado y las estructuras políticas están llegando a sus límites. Los proyectos tardan demasiado o fallan por completo. Estamos atrapados en la trampa de la complejidad y es imprescindible tomar la iniciativa de las reformas necesarias, para que no nos atropellen». «A menudo somos demasiado jerárquicos, demasiado burocráticos y demasiado lentos. Para tener éxito a largo plazo, nuestro Estado debe cambiar más en los próximos 10 años que en los últimos 70 juntos», estima Oßner, que como miembro de la circunscripción de Landshut-Kelheim, ha aportado su experiencia en las áreas de movilidad, planificación de proyectos y gestión de presupuestos. «Debemos hacerlo mejor. La política y la administración deben cambiar», añaden los diputados Nadine Schön y Thomas Heilmann, que subrayan la idea de que miles de millones de dólares no son suficientes para que la economía salga bien de esta crisis. «Será necesario que cambien el Estado, las regulaciones administrativas y las estructuras. El coronavirus no será la última de las amenazas y hemos de poner a punto el Estado para los nuevos retos», dice Schön, que propone las siguientes preguntas: ¿Nuestro sistema de financiación hospitalaria ha demostrado su eficacia en esta situación de emergencia? ¿Cómo nos aseguraremos de tener suficiente material de protección y desinfectantes la próxima vez? ¿Cómo pueden las autoridades de Sanidad, los hospitales y el Instituto Robert Koch trabajar juntos aún mejor? «Básicamente, nuestra respuesta es muy clara: no hay forma de evitar la globalización y la cooperación internacional. Necesitamos soluciones globales, como una mayor cooperación en el marco de la OMS, los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas o una conferencia internacional de donantes, y quizás también una especie de "OTAN de salud". Esto podría desarrollarse a partir del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades, ya existente. Sus tareas incluyen la recopilación conjunta de datos, el control y la coordinación de las capacidades de laboratorio, la adquisición conjunta y la distribución de equipos de protección. Dicha estructura no reemplazaría a la OMS, que como institución global permanente tiene muchas tareas que realizar más allá de las pandemias, pero crearía capacidades adicionales para situaciones excepcionales», propone Heilmann. «También en Europa, no debemos dejar a nadie solo, ni persona ni Estado. Tenemos que planificar la recolección e investigación conjunta de datos, coordinar las pruebas y la búsqueda de vacunas y métodos de tratamiento, hacerlo juntos, garantizar la producción, adquisición y distribución conjunta de equipos de protección. No nos ayuda que Mecklenburg-Pomerania Occidental acapare las mascarillas que necesitan las enfermeras italianas. Y tenemos que mantener la autonomía básica en caso de crisis, al menos para Europa. Si toda la producción textil se subcontrata a Asia, nuestras empresas no pueden satisfacer la necesidad de mascarillas a corto plazo. Y si el 80% de nuestros medicamentos se producen en China, habrá escasez en una situación de emergencia, por lo que debemos garantizar un suministro que ningún Estado miembro pueda garantizar por sí solo». «Receta del éxito» Partiendo del hecho de que los países de la región de Asia Oriental han dominado la pandemia mejor que los países de Europa, el libro llama a preguntarnos qué estrategias han llevado al éxito y cuál de estos es compatible con los valores del mundo occidental. «Las pasadas epidemias se han producido con mucha más frecuencia en el este de Asia que en Europa, los MERS y SARS, la gripe aviar y porcina se originaron en Asia. Por lo tanto, tanto los ciudadanos como el estado están allí mucho mejor preparados para una pandemia de lo que Europa ha estado hasta ahora. Podemos aprender de tales experiencias». «Para la "receta del éxito" de Corea del Sur, una combinación de pruebas y seguimiento, el uso de tecnología y datos juega un papel central», apuntan también, «nuestra respuesta europea es la solución DP3T (Protocolo descentralizado de seguimiento de proximidad para preservar la privacidad) desarrollado por una red internacional de investigación. Sobre esta base, el uso de la tecnología Bluetooth permite rastrear los contactos. Si alguien demuestra estar infectado, los contactos de Bluetooth en su teléfono celular de los 14 días anteriores pueden recibir un mensaje de advertencia y pasar a la cuarentena. Es mucho mejor que cualquier toque de queda si las personas usan voluntariamente estas herramientas para romper la cadena de infección». Y ponen todo el énfasis posible en señalar que «la amenaza de pandemia requiere mayor atención y capacidad de respuesta en todos los niveles de las instituciones públicas y sobre la base del estado constitucional democrático». El libro «Neustaat» ha generado generó una gran respuesta, anes incluso de llegar a las librerías. Christian Miele, presidente de Bundesverband Deutsche Startups e.V., cree que «el libro podría ser el comienzo de un tercer período de puesta en marcha de la República Federal». El editor en jefe de Die Welt, Christoph Keese, ha festejado que «estaba esperando este libro».
04-06-2020 | Fuente: abc.es
El alcalde de Moscú cree que los rusos no dejarán atrás el coronavirus hasta dentro de un año
Los rusos no verán su vida normalizada hasta dentro de un año. Este al menos el pronóstico que hace el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, en una entrevista concedida a la agencia rusa TASS. «El ser humano tiende a olvidar rápidamente lo malo (..) pero no podremos olvidarnos del coronavirus hasta dentro de un año, cuando podremos regresar a nuestra vida habitual», estima Sobianin. Según su opinión, hasta que tal momento llegue, «habrá que seguir ciertas reglas, será necesario continuar utilizando las mascarillas». El regidor moscovita asegura que el punto de inflexión que impulsará el comienzo del cambio será la aparición de una vacuna, algo que, según él, «se espera para este otoño, cuando empiecen a distribuirse las primeras partidas del fármaco a gran escala». Sobianin calcula que el periodo de vacunación podría extenderse «desde el próximo mes de octubre hasta febrero de 2021». El alcalde moscovita ya advirtió con anterioridad que «seguramente habrá que mantener ciertas restricciones hasta que tengamos la vacuna». Por su parte, la directora del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital Clínico Central de Moscú, Yekaterina Trífonova, estima que en el país se desatará una segunda ola del Covid-19: «Debido a la novedad de este virus y a la baja proporción de población inmune a él, es casi imposible evitar una segunda ola (..) pero su intensidad dependerá de cómo sea el verano». Trífonova considera que «habrá un rebrote en otoño o quizá antes, dependerá más de las condiciones climáticas, de cómo sea el verano, fresco o cálido, de con qué rapidez pasemos a un régimen de vida más o menos normal y de cuándo se levanten las restricciones». La responsable sanitaria cree que «debido al hecho de que cierta parte de la población superó ya la enfermedad, la intensidad de la segunda ola será menor». Gran parte de las regiones de Rusia han comenzado ya la desescalada, también en Moscú, el foco principal de la pandemia, aunque más lentamente que en el resto del país. Aunque los moscovitas pueden ya pasear y hacer deporte a determinadas horas y se han abierto los comercios no alimentarios, los centros comerciales y algunos servicios, el régimen de confinamiento seguirá vigente hasta el 14 de junio. La capital rusa ha registrado en las últimas 24 horas 1.998 nuevos contagios por Covid-19, cifra ligeramente superior a la del miércoles, elevando el total a 189.214 infectados. Se han contabilizado además 64 nuevas muertes, tres más que el día anterior, lo que sitúa el total de decesos en Moscú en 2.749. En el conjunto de Rusia ha habido 8.831 nuevos contagios, algo más que el día anterior, situando la cifra total en 441.108 infectados. Las muertes han disminuido al pasar de 178 el miércoles a 169 hoy y dejar el total en todo el país a día de hoy en 5.384.
02-06-2020 | Fuente: abc.es
Otra noche de protestas y disturbios en EE.UU. pese a las amenazas de Trump
Acababan de pasar las once de noche y un grupo de unas doscientas personas procesionaron este lunes hasta la fachada del Barclays Center, en Brooklyn, donde juega el equipo local de la NBA y donde confluyen dos de las principales arterias del distrito, las avenidas Atlantic y Flatbush. Hincaron las rodillas a tierra, levantaron los brazos y entonaron uno de los gritos de las protestas contra los abusos policiales hacia la minoría negra: «Hands up, don?t shoot», «Tengo las manos arriba, no disparéis». Era un momento histórico para la principal ciudad de EE.UU. en medio de la mayor oleada de protestas en el país en lo que va de siglo. Nueva York no conocía un toque de queda desde 1943, cuando lo decretó el entonces alcalde, Fiorello LaGuardia, para calmar protestas en Harlem por los disparos de la policía a un soldado negro. La historia se repite ahora con la muerte de George Floyd, el hombre negro que murió a manos de un policía en Mineápolis la semana pasada. Quienes llegaban al Barclays Center eran los primeros en desafiar un toque de queda en Nueva York en mucho tiempo. La Policía, que trata de de ofrecer una respuesta mesurada en un momento de alta tensión social y política, dejó las cosas estar. Había congregados más agentes que manifestantes y no trataron de imponer el toque de queda. Varios coches y furgones policiales escoltaron al grupo en su marcha pacifica camino del puente de Manhattan, uno de los tres que une Brooklyn con la isla neoyorquina. Los pocos coches que pasaban por la calle les felicitaban con bocinazos mientras el grupo se disgregaba con el paso de las manzanas. Los manifestantes ocuparon y cruzaron uno de los carriles del puente, el grupo cada vez más delgado, casi en silencio, con la ciudad apagada por el toque de queda, hasta que llegaron a Manhattan, sin provocar a la policía ni hacer destrozos. La mayoría de las protestas ayer en Nueva York y en el resto del país fueron pacíficas, aunque la violencia, en medio de amenazas de Donald Trump de usar más mano dura, no desapareció. La Gran Manzana no fue una excepción y los saqueos que había vivido el domingo el Soho -una de las zonas comerciales más exclusivas de Nueva York- se trasladaron el lunes al Midtown. Hordas de jóvenes, muchos de ellos menores, asolaron tiendas y negocios. La mayor parte del pillaje ocurrió antes de que empezara el toque de queda, por lo que las autoridades lo han adelantado para este martes a las ocho de la tarde. Las protestas más tardías en Manhattan fueron en Times Square, donde al filo de la medianoche hubo enfrentamientos con la policía y arrestos. Gases lacrimógenos en la visita de Trump Las manifestaciones se repitieron en el resto de las grandes ciudades del país, como lleva ocurriendo desde el fin de semana. Los disturbios fueron abundantes en Washington, la capital, en un día en el que la policía lanzó gases lacrimógenos a manifestantes pacíficos para que Trump visitara una iglesia cercana a la Casa Blanca que había sido atacada en la víspera. La decisión de hacer hueco con el uso de la fuerza para sacarse una foto le cubrió de críticas, después de que por la tarde exigiera a los gobernadores de los estados más dureza contra los manifestantes, les calificara de «débiles» y amenazar con desplegar al ejército. Los disturbios también fueron graves ciudades como Los Ángeles, donde una protesta pacífica acabó con violencia y pillajes; Chicago, donde se vivieron duros enfrentamientos con la policía, o Buffalo, en el estado de Nueva York, donde un coche de manifestantes embistió a un grupo de policías y dejó varios heridos. La necropsia de la familia incide en que murió por asfixia. La oficial alude a enfermedades cardiacas y el uso de drogas En Mineápolis, la situación avanzaba hacia la calma el lunes después de que partes de la ciudad fueran incendiadas y destrozadas en los disturbios posteriores a la muerte de Floyd. Las horas del toque de queda se redujeron, parte del operativo de la Guardia Nacional fue replegado y la atención se concentró en la autopsia de Floyd. Se conocieron dos informes forenses sobre el fallecimiento, uno pedido por la familia de Floyd y otro por las autoridades del condado de Hennepin. Ambas autopsias coinciden en que fue un homicidio pero difieren de su causa. Según el informe solicitado por la familia, murió por asfixia, después de que el agente involucrado, Dereck Chauvin, apretara con su rodilla contra el cuello durante casi nueve minutos. La autopsia de las autoridades, sin embargo, asegura que murió por una «parada cardiopulmonar al ser sujetado por un agentes del orden» y mencionó la influencia de enfermedades cardiacas previas y el uso de drogas.
30-05-2020 | Fuente: abc.es
Italia reabre totalmente el 3 de junio porque el coronavirus se ha debilitado
El virus se ha debilitado y permite a Italia volver a unirse; es decir, desde el 3 de junio se podrá circular libremente entre todas las regiones. Se reabren también las fronteras para todos los países del área Schengen, sin necesidad de que se deba hacer cuarentena. Incluso Lombardía, la región más afectada por el coronavirus, con 16.012 muertos, la mitad de todo el país (32.29 hasta el viernes), podrá reabrir sus confines, para entrar y salir. Los científicos del comité que asesora al gobierno se mostraron recelosos y algunos poco conformes con la reapertura de Lombardía, porque en esta región hay 22.000 contagiados curándose en sus casas (en todo el país los aislados en domicilios son 38.606). El viernes, los nuevos infectados en Lombardía fueron 382, el 70 % de los casos nacionales. Pero el primer ministro, Giuseppe Conte, consideró que era inútil aplazar la reapertura total interregional: «El bloqueo total no tiene ya sentido, no se puede tener prisioneros a diez millones de lombardos por veintidós mil infectados, que representan el 0,2 por 100». Giuseppe Conte ha tenido en cuenta la urgente necesidad de relanzar la economía y el sector del turismo, el más castigado, sin olvidar los aspectos sanitarios. Decisiva ha sido la alarma lanzada este viernes por el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco: «Se corre el riesgo de que el Producto Interior Bruto (PIB) caiga al 13 %, sirve un pacto social entre gobierno, empresas, sindicatos e instituciones». Un confinamiento eficaz La decisión de la reapertura total interregional y de las fronteras se ha adoptado tras valorar los datos del ministerio de Sanidad, que no señalan situaciones críticas en ninguna región: El índice de transmisión del contagio (RT) es inferior a 1, es decir, bajo el nivel de alarma en todo el país. Se ha podido comprobar que tras la reapertura de prácticamente todas las actividades el pasado 18 de mayo, no ha habido un incremento de la curva epidémica, que ni siquiera se ha visto afectada por la movida desencadenada en muchas ciudades italianas, un clima de fiesta en bares, a menudo sin respetar la distancia social y sin mascarilla, que creó alarma. Pero se ha comprobado que el confinamiento de casi tres meses ha sido eficaz y el próximo miércoles habrá libertad total, con respeto de la distancia de seguridad interpersonal, la mascarilla y prohibición de formar grupos. Algunas presidentes de las regiones del sur, como Apulia, Campania, además del Lazio y las islas, Sicilia y Cerdeña, muestran temores por la llegada de italianos de algunas regiones del norte con más contagiados. El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, ha garantizado que el sistema sanitario está en grado de actuar si resurgen nuevos focos, con posibilidad de establecer alguna zona roja limitada. Además, permanece el compromiso de reforzar los sistemas sanitarios ante un eventual crecimiento de los contagios en otoño. Los expertos se dividen A propósito de una eventual ola del coronavirus después del verano, los expertos se dividen. El presidente del Instituto Superior de Sanidad (ISS), Silvio Brusaferro, se muestra seguro: «Para los escenarios que imaginamos, en otoño, una patología como Sars-cov-2, que se transmite por gotitas de saliva, puede propagarse más y confundirse con otros síntomas respiratorios. La famosa hipótesis de la segunda ola ?añadió el profesor Brusaferro- está conectada a esto, que, desde un punto de vista técnico-científico, es un dato objetivo: En otoño, las infecciones respiratorias se extienden, se reducen las horas de sol y actividades al aire libre y aumenta la circulación». Mientras, el presidente ISS está convencido de que nos tenemos que «preparar para la llegada de la nueva ola que se difundirá muy rápidamente», en cambio, la famosa viróloga italiana Ilaria Capua, directora del One Health Center de la Universidad de Florida, se muestra optimista: «Os garantizo que si continuamos a observar algunos comportamientos ?distancia, mascarilla, higiene- la segunda ola del coronavirus podría no llegar», afirmó la virolota Capua, cuya presencia es habitual en la televisión italiana. Por el momento, la realidad es que el coronavirus se aleja y se debilita, algo en lo que coinciden muchos expertos. El profesor Giuseppe Remuzzi, director del Instituto de investigaciones farmacológicas Mario Negri de Milán, aporta datos concretos: «Hemos pasado de 80 a 120 hospitalizaciones por día, todas con grandes dificultades respiratorias, a cero recién llegados para Covid-19 en hospitales. La forma en que se manifiesta el coronavirus ha cambiado. Tal vez nos enfrentamos a una reducción en la carga viral. Cuando es muy alto, la enfermedad suele ser grave. Ahora ya no sucede, al menos no como antes», explica el profesor Remuzzi al Corriere. Por su parte, Francesco Le Foche, jefe del departamento de enfermedades infecciosas del Policlínico Umberto I de Roma afirma que si la evolución de la epidemia sigue como en las últimas semanas, pronto llegará la normalidad: «El virus está perdiendo fuerza, dentro de no mucho podremos volver a la vida más o menos normal, a nuestra vida social, si este virus se comporta como indica la historia de los coronavirus; no creo que tendremos que restringir mucho nuestra libertad y nuestra autonomía».
29-05-2020 | Fuente: abc.es
La situación de los inmigrantes venezolanos podría empeorar por la llegada del invierno, según Acnur
Los migrantes y refugiados venezolanos en Sudamérica podrían enfrentarse a las bajas temperaturas del invierno que se aproxima en la región, lo que supone una nueva amenaza para los más de 1,5 millones de personas que se encuentran distribuidos en Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay. Así lo ha advertido el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) este viernes, que también teme por el aumento «considerado» de las necesidades humanitarias y sanitarias, también por los efectos de otras enfermedades de tipo respiratorio como la gripe. Además, ha mostrado preocupación por los daños colaterales que les ha ocasionado el brote de la pandemia del Covid-19 que ha ubicado a la región sudamericana como el epicentro del virus, y que ha afectado a la población migrante y refugiada por las medidas de restricción de movimientos, los cierres de fronteras y suspensión de vuelos, decretados en los países de la zona. Acnur, a través de un comunicado, explica que «muchos se han quedado sin su forma de vida y deben hacer frente a la pobreza, indigencia, desahucios, hambre e inseguridad alimentaria, así como a mayores riesgos a nivel de protección». La organización también prevé que se dupliquen las ayudas por las precariedades de los venezolanos, por lo que cree que haya «un aumento de las personas que requerirán refugio de emergencia y útiles de invierno como mantas, ropa caliente, medicamentos y combustible para calentar sus casas». Maltratados en Venezuela En varias alocuciones, Nicolás Maduro ha despotricado a los países que han recibido a los migrantes y ha denunciado el maltrato de los gobiernos a sus connacionales que han retornado. Pero, quienes han vuelto a su patria se han visto expuestos a tratos crueles, según ha denunciado David Smolansky, comisionado de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos: «Muchos venezolanos han retornado a su país y son expuestos a tratos crueles y degradantes e, incluso, son víctimas de segregación cuando el régimen los tilda de arma biológica, amenazándolos con hacer cuarentena en una celda y marcando sus casas». El régimen de Maduro ha hecho propaganda con el retorno de venezolanos en plena crisis del coronavirus. Según los reportes del chavismo, más de 50.000 personas han regresado, sin embargo desde varias organizaciones no gubernamentales, como el Observatorio Venezolano de Migración de la Universidad Católica Andrés Bello, han cuestionado la credibilidad de la información, y por lo tanto, asegura que el retorno no es masivo como lo hacen creer y que se trata de «un show mediático». De Venezuela han salido más de cinco millones de personas en el último lustro por la agudizada crisis alimentaria y económica, convirtiéndose en la segunda población más desplazada del planeta después de Siria.
26-05-2020 | Fuente: as.com
La crisis por el coronavirus hace a las ratas de Nueva York más agresivas y hambrientas
El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU ha advertido sobre el comportamiento agresivo de las ratas como consecuencia del confinamiento.
26-05-2020 | Fuente: abc.es
La extrema izquierda alemana acelera el salto a la normalidad total
Alemania mantiene ya solamente unas cuantas restricciones, relacionadas con las fronteras, del cierre de teatros, cines y gimnasios, además de la limitación de aforos en los establecimientos, la distancia social de metro y medio y el uso obligatorio de mascarilla en interiores. Pero en el este del país hay estados federados impacientes y cuyos gobiernos no consideran necesario prolongar más las medidas. Uno de ellos, el presidente de Turingia, Bodo Ramelow, del partido de extrema izquierda Die Linke, ha anunciado que a partir del 6 de junio quedarán levantadas todas las restricciones, que serán sustituidas por recomendaciones y recordatorios. Con 2.882 casos, apenas 118 nuevos en la última semana, y un total de 154 muertes, Ramelow justifica que «hemos demostrado el éxito de nuestra estrategia contra el virus y ahora el éxito radica en tomar medidas realistas y actuar cuanto antes». Su tesis es que los más desfavorecidos son también los más perjudicados por las restricciones y califica la limitación a la libertad de movimientos de la población como un «experimento de masas» por parte del Estado. Turingia tiene 2,15 millones de personas. Es el quinto estado alemán menos poblado y apenas ha sufrido los efectos del COVID-19. Hajo Zeeb, del Instituto de Investigación de Prevención y Epidemiología de Leibniz, considera que uno de los factores decisivos han sido la edad, ya que casi una cuarta parte de la población de Turingia tiene más de 65 años. «A menudo asumimos que la edad es un factor de riesgo de enfermedades graves», explica, «pero al principio la propagación tendía a ser entre personas más jóvenes mientras que las personas mayores y menos móviles permanecían más fácilmente fuera de contacto». La pobre economía de Turingia y su carácter rural también han supuesto una ventaja. Con solo 132 habitantes por kilómetro cuadrado, se encuentra entre los menos densamente poblados de Alemania y, mientras en regiones más ricas, como Baviera, Baden-Wurtemberg y Hamburgo, los turistas alemanes trajeron el virus de estaciones de esquí de Austria, como Ischgl, en las vacaciones de invierno, Turingia quedó a la cola de las cadenas de contagio. «Pero nada de esto justifica ahora abandonar las restricciones», critica el diputado socialdemócrata y epidemiólogo Karl Lauterbach, «Turingia está cuestionando las medidas a las que debemos todo el éxito en este momento y ese sí que es un experimento altamente peligroso». Florian Hermann, conservador, reprocha que Turingia vaya ahora a poner en peligro con su decisión a otros Bundesländer como Baviera, con un çinidce de infecciones significativamente más alto, pero Sajonia, la vecina oriental de Turingia, parece dispuesta a moverse en similar dirección. «Si el número de nuevas infecciones se mantiene estable en un nivel bajo, estamos planeando un cambio de paradigma a partir del 6 de junio», ha anunciado la ministra de Salud de Sajonia, la socialdemócrata Petra Köpping, siguiendo los pasos de Turingia, aunque reconoce que la decisión final no debería depender de los estados federados individualmente, sino que «debería decidirse conjuntamente a nivel nacional». Puñetazo en la mesa Durante toda la crisis sanitaria, el Gobierno ha mantenido videoconferencias semanales con los presidentes de los Bundesländer para unificar criterios y decisiones. En varias ocasiones, Merkel ha debido dar un puñetazo sobre la mesa para poner fin a tensas discusiones sobre el ritmo de la desescalada, pero ahora que Turingia anuncia que actuará por su cuenta, o quizá precisamente por eso, la canciller alemana ha suspendido esas reuniones virtuales, de manera que el desafío a la autoridad central no podrá ser escenificado en ese contexto. «Para los ricos es fácil renunciar a ir a España o a Grecia este verano, porque podrán permitirse ir a las costas francesas del Mediterráneo, pero quienes no tenemos tanto dinero, nos quedaremos sin vacaciones y eso es injusto», dice Helga, jubilada de Jena que apoya la decisión de su presidente regional. Su hija, que vive en Erfurt y tiene tres hijos, ha aumentado su presupuesto familiar en unos 300 euros mensuales para la compra de mascarillas y geles desinfectantes obligatorios. «Esa cantidad no es nada para mucha gente, pero para ella es inalcanzable», se queja Helga, que protesta también en la radio local MDR por las trabas que se están poniendo a las empresas. «Amazon no tiene problemas, se está haciendo de oro, lo mismo que todas las grandes compañías que pueden vender por internet o que serán rescatadas por el Estado, pero en las pequeñas y medianas empresas está habiendo muchos despidos y hay ya mucha gente que no sabe cómo saldrá adelante», lamenta, «después de esta crisis los ricos serán más ricos y los pobres más pobres».
25-05-2020 | Fuente: abc.es
Más de la mitad de las regiones de Rusia intensifican hoy la desescalada
Junto con un gran número de países europeos y de la antigua Unión Soviética, más de la mitad de los 85 entes territoriales que constituyen la Federación de Rusia levantan hoy las medidas de confinamiento obligatorio, muchas otras restricciones dictadas para combatir el coronavirus y pasan a la llamada «segunda fase», algunas incluso a la «tercera», la última antes de acometer la normalización completa. Así lo aseguró ayer la directora del órgano de control Rospotrebnadzor, Anna Popova, en declaraciones a los medios de comunicación. La provincia de Moscú, según su gobernador, Andréi Vorobiov, es una de las regiones que hoy estrenan «segunda fase», tras permanecer tan sólo una semana en la primera. Vorobiov dijo que abrirán restaurantes pequeños y cafeterías, negocios de servicios, como peluquerías y salones de belleza, además de tintorerías y algunos locales comerciales, pero controlando estrictamente el aforo. Sin salvoconducto Desde el sábado en la región de Moscú tampoco hacen falta los salvoconductos QR para poder circular en coche o utilizar el transporte público. Se podrá salir a la calle para dar paseos o practicar deporte. Lo que sí se sigue exigiendo es guardar la distancia social y utilizar guantes y mascarilla. Al igual que en la capital, en la región moscovita funcionan desde el 18 de mayo la industria y las obras de construcción de edificios. En Siberia muchas regiones, especialmente las menos densamente pobladas, pasan a la «tercera fase» y permitirán la circulación completa de personas, abrirán los parques y hasta los grandes centros comerciales. Sin embargo, en la ciudad de Moscú, epicentro de la epidemia dentro de Rusia por tener la mayor densidad de población, las medidas de confinamiento continuarán vigentes por lo menos hasta el 31 de mayo y seguirá siendo necesario tramitar los códigos QR para utilizar cualquier tipo de transporte, incluido el particular. La única suavización de las restricciones que hoy comienza en la capital rusa es la reanudación de la actividad de la mayor parte de los Centros Multifuncionales de Servicios Estatales (MFTs en sus siglas en ruso) para la tramitación de una gran gama de gestiones oficiales y el alquiler de vehículos de uso compartido (car sharing). Inquietud por Daguestán Mientras tanto, sigue suscitando preocupación la situación en la república caucásica de Daguestán por el importante incremento de contagios registrados en los últimos días. Se ha enviado desde Moscú a la zona refuerzos de médicos y fuerzas del Ministerio de Protección Civil con equipos de desinfección. Daguestán ocupa el quinto lugar en Rusia en número de casos confirmados por contagio de COVID-19. La desescalada que hoy se intensifica en Rusia, según la especialista en enfermedades infecciosas del Ministerio de Sanidad ruso, Elena Malínnikova, «puede provocar una segunda ola de contagios, pero estamos preparados para ello». En entrevista al rotativo «Parlámentskaya Gazeta», Malínnikova sostiene que, de producirse, «un rebrote de los casos de COVID-19 no tendría la gravedad que antes, ya que se ha creado una cierta inmunidad colectiva y el virus se está debilitando». Rusia tiene ya 353.427 infectados, tras registrar en las últimas 24 horas 8.946 nuevos casos, 347 contagios más que los registrados el domingo. Anota además un total de 3.633 decesos, después de experimentar desde ayer un incremento de 92, que supone 61 menos que el día anterior. En Moscú los contagios han aumentado en 2.560, lo que supone un incremento de 44 con respecto al domingo, sumando en total 166.473 infectados. Los decesos se han incrementado en 41, siendo 18 menos que el día anterior, con lo que eleva el total a 2.034 muertos.
22-05-2020 | Fuente: as.com
"El contagio en España será casi cero en unas pocas semanas"
El jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Benito Almirante, opina que en poco tiempo habrá 0 casos.
1
...