Infortelecom

Noticias de energia

28-02-2020 | Fuente: abc.es
El Pentágono revela que China atacó con un arma láser un avión militar de EE.UU.
Un buque de guerra de la Armada china disparó la semana pasada con un láser a un avión de reconocimiento de las fuerzas armadas norteamericanas en el mar de Filipinas, 600 kilómetros al oeste de la isla de Guam, que es uno de los territorios de Estados Unidos y sede de diversas bases militares norteamericanas. La Marina estadounidense reveló el incidente el jueves en un comunicado. Los buques de guerra chinos disponen de armas láser de alta energía altamente destructivas y que además pueden cegar a los pilotos. El objeto de ataque fue un un avión militar Boeing P-8 Poseidon de vigilancia que sobrevolaba aguas internacionales, según el Pentágono, y que no fue dañado. Había partido de la base aérea de Kadena, en la ciudad japonesa de Okinawa. La Flota del Pacífico de EE.UU. es responsable de misiones de vigilancia en los mares asiáticos. En su comunicado, la Armada dijo que «los láseres de tipo armamentísticos podrían causar graves daños a las tripulaciones y marineros, así como a los sistemas de barcos y aviones», y calificó la agresión de «muy arriesgada» y «temeraria». Expansionismo naval chino Este incidente llega tras meses de tensiones entre Washington y Pekín en alta mar, por el creciente expansionismo naval de China en Asia. Según dijo hace unas semanas el jefe del Pentágono, Mark Esper, «les hemos visto tomar y militarizar islas en el mar del Sur de China, y modernizar rápidamente sus fuerzas armadas, mientras buscan utilizar tecnologías emergentes para alterar el equilibrio de poder y remodelar el mundo a su favor y a menudo a expensas de otros». Entre esas nuevas armas se encuentran esas potentes pistolas láser usadas la semana pasada.
28-02-2020 | Fuente: abc.es
Carolina del Sur: trampolín o tumba para Joe Biden
El momento más delirante -y no faltaron- del debate entre candidatos demócratas del pasado martes fue cuando Joe Biden, exvicepresidente con Barack Obama, se lanzaba a atacar a Tom Steyer, un multimillonario cuyas aspiraciones presidenciales son irrealizables. Biden fue más duro y directo con Steyer que con Bernie Sanders, el izquierdista que lidera la carrera y que le ha quitado la posición de favorito, o de Michael Bloomberg, el multimillonario que amenaza con llevarse buena parte de su electorado moderado en el «Supermartes», la gran cita electoral del próximo 3 de marzo. La razón es que Steyer ha dedicado muchos recursos y ha conseguido arañar puestos en las encuestas: según el acumulado de RealClearPolitics, consigue el 14% de los apoyos, mientras que en el resto de estados no se acerca a los dos dígitos. Y, sobre todo, que Biden está tan en la cuerda floja en estas primarias, que no se puede permitir nada que no sea una victoria arrolladora en Carolina del Sur este sábado si quiere resucitar su campaña. Biden fue favorito hasta que se empezó a votar. La falta de energía en su campaña y su paso mediocre por los debates no le sacaron del liderato en las encuestas a nivel nacional hasta los «caucus» de Iowa, la cita inaugural de las primarias. Quedó en un sorprendente cuarto puesto, pero aún le iría peor en New Hampshire -quinto- y recuperó alguna posición en Nevada, con un electorado más diverso, lo que le conviene (fue segundo). El suflé se deshinchó y Sanders agarró el liderato y el favoritismo en las primarias. Desde que las cosas empezaron a torcerse para Biden, toda su estrategia se ha basado en obtener un gran resultado en Carolina del Sur. Sería raro que no lo consiguiera. El que fuera segundo de la Administración Obama ha cortejado sin descanso a la minoría racial negra, que en Carolina del Sur supone el 60% del electorado demócrata. Jim Clyburn, el «padrino» de la política en aquel estado, el negro de más alto rango en la Cámara de Representantes, le dio este miércoles su adhesión. Las encuestas le dan una ventaja amplia frente al resto de candidatos en el estado (34,3% para él, 20% para Sanders) y ha concentrado todos sus esfuerzos de campaña en los últimos días, mientras el resto de candidatos se esparcían por todo el país en preparación para el «Supermartes», en el que votan una quincena de estados. Biden necesita esta jugada cortoplacista para seguir vivo. Su idea es que un gran triunfo en Carolina del Sur le proyecte como la alternativa real a Sanders en el sector moderado, fragmentado con candidatos como Bloomberg -que no participa en las cuatro primeras primarias para centrarse en el «Supermartes», con una inversión fabulosa-, Pete Buttigieg -que tiene pocas opciones pero es el moderado con mejores resultados hasta el momento- y Amy Klobuchar, cuya candidatura es inviable pero insiste en seguir en la carrera. El problema para Biden es que se ha quedado sin recursos. La tesorería de su campaña está bajo mínimos y apenas ha podido invertir en el «Supermartes» y no ha hecho mucha campaña. En las encuestas de California, el estado que más delegados reparte, va tercero. En otros, como Carolina del Norte o Virginia, Bloomberg le ha comido terreno. El mejor escenario es que la victoria probable en Carolina del Sur suponga un tirón mediático y de recursos que, unido a la familiaridad con el electorado por ser el vicepresidente de Obama y las dudas que general Bloomberg -no ha brillado en los debates- y Buttigieg -es inexperto y no tiene tirón en las minorías raciales-, posibilite que se confirme como alternativa al izquierdista Sanders tras el «Supermartes». A partir de entonces, aglutinaría al voto demócrata en el resto de las primarias para remontar la ventaja del candidato socialista. «Si me sacáis de aquí con una victoria, nadie parará esto», dijo Biden esta semana en un mitin. «Ganaremos la nominación. Ganaremos la presidencia». Pero nada está escrito y las expectativas son peligrosas. Una victoria por escaso margen redoblaría las dudas sobre su viabilidad. Una derrota enterraría su aspiración presidencial.
27-02-2020 | Fuente: abc.es
La UE, Rusia y China intentan mantener vivo el acuerdo nuclear con Irán
El acuerdo nuclear agoniza entre las sanciones cada vez más severas de Donald Trump, el alejamiento progresivo de Irán de los puntos acordados y la inoperancia de los firmantes europeos, incapaces de adoptar medidas concretas que hagan frente a los castigos estadounidenses. La Comisión Conjunta del acuerdo, que agrupa a representantes de los países firmantes (Alemania, Francia, Reino Unido, China y Rusia) y a la Unión Europea, se reunió en Viena y reafirmó su intención de mantener vivo el pacto firmado en 2015, pero no anunció medida alguna que permita albergar esta esperanza. Ante las medidas concretas de Trump, que en 2018 se retiró de forma unilateral del que calificó como «peor acuerdo de la historia» y exigió uno nuevo y más amplio que abarque el programa balístico iraní, el resto de firmantes respondió con un nuevo comunicado lleno de buenas intenciones, pero vació de contenido. «Los participantes reconocieron que la reimposición de las sanciones de Estados Unidos no ha permitido a Irán aprovechar al máximo el levantamiento de estas. Todos los participantes reafirmaron la importancia de preservar el acuerdo, recordando que es un elemento clave en la arquitectura global de no proliferación nuclear», informó el Servicio de Acción Exterior de la UE. Este organismo destacó «la importancia de fortalecer el Instex (Instrumento de Apoyo a los Intercambios Comerciales)», lo que sucede es que hasta el momento este mecanismo, ideado como una cámara de compensación que permita a Irán continuar vendiendo petróleo e importar otros productos a cambio, no ha favorecido ninguna transacción. El enviado iraní a la cumbre y número dos de Exteriores, Abas Araqchi, señaló que «seguimos abiertos a toda iniciativa que garantice a Irán las repercusiones positivas del acuerdo» y recordó que «estamos por completo dispuestos a dar marcha atrás en las decisiones que hemos tomado hasta ahora, a cambio del cumplimiento total de los compromisos por las otras partes». Unas decisiones que, como todos los dirigentes han destacado una y otra vez, son reversibles. Ante la falta de medidas concretas, la única nota positiva que pudo destacar Araqchi fue que «todos mostraron su voluntad de proteger el acuerdo y asegurar que el JCPOA (acrónimo de Plan de Acción Global Común, designando el acuerdo) siga vivo». China calificó el momento de «carrera contra el tiempo» y señaló como responsable de esta situación a EE.UU. y su «política de máxima presión» contra la república islámica. Wang Qun, embajador chino ante las organizaciones internacionales en Viena, destacó que «intentamos establecer un mecanismo progresivo basado en la reciprocidad para que Irán logre los beneficios legítimos del acuerdo, y que las otras partes reanuden por completo el respeto del acuerdo». Fue el primer encuentro desde que el 14 de enero los países europeos firmantes del pacto decidieran activar el «mecanismo de arreglo de diferencias» debido a los pasos de alejamiento dados por Teherán, un sistema que plantea la vuelta del caso al Consejo de Seguridad de la ONU, lo que abriría la puerta a volver a imponer sanciones internacionales y enterraría de forma definitiva el pacto. La decisión de los países europeos se produjo bajo la amenaza de Trump de imponer un arancel del 25% a los vehículos importados de Europa si no denunciaban a los iraníes, según confirmó la ministra alemana de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, que calificó el mensaje estadounidense de «amenaza». Este «mecanismo de arreglo de diferencias» prevé inicialmente un plazo de 35 días, ampliable, para encontrar una solución, aunque no está claro si esa cuenta atrás ha comenzado. El pactó firmado en 2015 es papel mojado desde que Estados Unidos decidió salirse de forma unilateral y reimponer castigos a los iraníes, pese a que todos los informes de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), cuyos inspectores siguen trabajando sobre el terreno, revelaban que cumplía todos los puntos acordados. Irán esperó durante más de un año a que el resto de firmantes adoptaran medidas que le ayudaran a superar los castigos de Trump, pero no lo hicieron y por ello comenzó a dar pasos que lo alejan del texto firmado y hasta el momento ha dado cuatro. Según el pacto, Teherán no puede superar un límite de almacenamiento de uranio de 300 kilos y de nivel de enriquecimiento del 3,67%, pero desde la salida unilateral de Trump, los iraníes lo hacen. También han puesto en marcha 40 centrifugadoras de cuarta y sexta generación del tipo IR-4 y 20 de tipo IR-6, mientras que el acuerdo de Viena solo les autorizaba a emplear las de primera generación. A comienzos de mes Josep Borrell, nuevo jefe de la diplomacia europea, viajó a Teherán para transmitir el firme compromiso de UE de «preservar el acuerdo y discutir las relaciones bilaterales y la cooperación con Irán». En su primer viaje oficial a la república islámica como responsable de la diplomacia europea, Borrell se reunió con el presidente Hasán Rohani y el ministro de Exteriores, Javad Zarif, los dos grandes valedores de un acuerdo que cada vez parece más historia.
25-02-2020 | Fuente: abc.es
El primer ministro de Lesoto esquiva ser acusado de asesinato
El primer ministro de Lesoto, Thomas Thabane, ha comparecido el lunes en un tribunal de la capital Maseru donde se esperaba que se le leyeran formalmente los cargos por el asesinato de su primera mujer, Lipolelo Thabane, asesinada en 2017. Sin embargo, después de una breve sesión, el asunto fue dirimido a una corte superior y el primer ministro no fue acusado formalmente. Ahora el Tribunal Superior deberá decidir su pueden juzgar a un primer ministro en funciones o si goza de inmunidad mientras siga en su cargo. La defensa de Thabane lo tiene claro: «Mi cliente no puede ser procesado mientras está en el cargo porque goza de inmunidad, pero no está por encima de la ley», dijo Qhalehang Letsika. Durante la audiencia, el abogado preguntó si un primer ministro en funciones debería estar sujeto a enjuiciamiento penal, ya que esto podría significar que sería puesto bajo custodia. A pesar de que Letsika esperaba que el caso fuera dirimido al Tribunal Constitucional, finalmente será el Tribunal Superior -con un panel de al menos tres jueces- quien decida si Thabane puede ser juzgado mientras siga siendo primer ministro. La semana pasada el líder del partido Convención de Todos los Basothos (ABC, por sus siglas en inglés) anunció en la radio estatal que dejaría su cargo en julio de este año por no disponer «de la energía suficiente para dirigir al país»; evitando pronunciarse sobre la posible acusación por asesinato. Tanto el partido gobernante -quien no tiene un claro candiato a sucederle- como la oposición han pedido a Thabane que dé un paso atrás de manera inmediata. Thabane, de 80 años, es el primer líder africano en funciones a quien los fiscales quieren llevar a juicio por asesinato «doméstico». Él, que niega cualquier implicación en el «asesinato sin sentido» de su primera esposa, no sólo busca su inmunidad si no también la de su actual mujer, Maesaiah Thabane, de 42 años, acusada por el mismo crimen y que se encuentra en libertad bajo fianza. Según la policía, el matrimonio orquestó el asesinato de Lipolelo, dos días antes de que el político tomara las riendas del país. Lipolelo, de 58 años, había ganado una batalla legal contra Maesaiah: un juez había fallado que ella debía ser la primera dama a pesar de encontrarse inmersa en un complicado proceso de divorcio con el líder del ABC. Lesoto es una monarquía constitucional y su Carta Magna recoge que el rey no puede ser acusado de un delito, sin embargo no es tan explícito en el caso del primer ministro. Si Thabane pierde la moción, podría renunciar y pedir al rey Letsie III que disuelva el parlamento y convoque elecciones generales. Este caso, que ha conmocionado al país de poco más de 2 millones de habitantes, pondrá a prueba las leyes de Lesoto y la independencia del poder judicial.
24-02-2020 | Fuente: abc.es
Biden, Bloomberg, Buttigieg: las tres «B» para una remontada centrista
Las primarias demócratas solo han pasado por tres estados -Iowa, New Hampshire y Nevada- que reparten muy pocos delegados (los encargados de ungir al nominado del partido en la convención de julio), pero el escenario de fragmentación demócrata favorece al izquierdista Bernie Sanders. Cualquier posibilidad de remontada para los candidatos moderados pasa por aglutinar el voto y concentrar esfuerzos. El primer paso necesario es la retirada de pretendientes que apenas tienen opciones, pero que arañan votos que pueden ser decisivos: los principales son la senadora Amy Klobuchar -su mejor resultado ha sido un tercer puesto en New Hampshire- y el multimillonario Tom Steyer, que aunque todavía no ha conseguido ningún resultado significativo, ha hecho grandes esfuerzos en estados como Carolina del Sur -el próximo en votar- o Virginia. Sus recursos podrían además ser utilizados en ayudar a otros candidatos. La principal cuestión, sin embargo, es qué candidato está mejor armado para aglutinar el voto demócrata. Para desesperación del ?establishment? del partido -y gozo de la campaña de Sanders- la respuesta no es evidente. El favorito aparente durante casi toda la campaña fue Joe Biden, un político querido en EE.UU., de amplia experiencia y con las credenciales de haber sido vicepresidente en la presidencia histórica de Barack Obama. A pesar de que su desempeño en los debates ha sido mediocre, fue líder en todas las encuestas casi hasta que se empezó a votar. Su posición está ahora deteriorada, su campaña parece falta de energía y solo un gran resultado en Carolina del Sur podría conseguir su rehabilitación. Pete Buttigieg, el moderado que ha conseguido los mejores resultados hasta el momento y que ha brillado en los debates, ha sido siempre un candidato improbable: sin más experiencia que su etapa como alcalde de una pequeña ciudad de Indiana, sería el presidente más joven de la historia de EE.UU. (tiene 38 años). Su principal inconveniente, sin embargo, es su falta de tirón en las minorías raciales, como quedó comprobado este sábado en Nevada. Y sin ese electorado, es casi imposible llevarse la nominación. Michael Bloomberg se presentó a última hora para tratar de evitar precisamente ese escenario: que no hubiera ningún moderado de entidad suficiente como para evitar que Sanders ganara la nominación, lo que, en su opinión y la del ?establishment?, facilitaría la reelección de Donald Trump en noviembre. El multimillonario neoyorquino ha crecido como la espuma en las encuestas a golpe de talonario, pero su principal enemigo han sido el resto de moderados: en el último debate, le atacaron más a él que a Sanders. Bloomberg, Biden y Buttigieg han intensificado los ataques contra el líder socialista en los últimos días. El multimillonario neoyorquino dijo que sería un «error fatal» que ganara la comunicación, Biden recordó las revelaciones de la inteligencia del apoyo de Rusia a Sanders -en teoría, porque facilitaría la victoria de Trump- y Buttigieg cargó contra el favorito porque «su revolución ideológica e inflexible deja fuera a la mayoría de los demócratas». Pero mientras los tres sigan en la carrera, solo facilitarán su nominación.
23-02-2020 | Fuente: abc.es
¿Quién parará a Sanders? A los demócratas moderados se les acaba el tiempo
La revolución de Bernie Sanders ha llegado. Y, si la dinámica de las primarias demócratas no cambia, el veterano senador por Vermont apunta a una realidad improbable hasta hoy para los demócrata: un socialista podría ser el nominado del partido para pelear por la presidencia de EE.UU. Este sábado, los«caucus» de Nevada, la tercera cita de las primarias, cimentaron la condición de favorito del líder izquierdista, con una victoria inapelable que ha puesto a temblar los cimientos del partido. Sanders venía de ganar en New Hampshire la semana pasada y de un aparente empate técnico con Pete Buttigieg en los «caucus» de Iowa, que inauguraron las primarias. En los tres estados ha sido el candidato que más votos ha conseguido -es posible que Buttigieg obtenga más delegados cuando acabe el recuento en Iowa, atrasado por problemas técnicos- y en Nevada, el primer estado con diversidad racial en votar, ha demostrado que su dominio se puede extender a casi cualquier estado. En Nevada, el recuento de los votos de los «caucus» -reuniones vecinales en las que se muestra el apoyo a los candidatos formando grupos- avanzaba ayer a ritmo muy lento, pero el triunfo aplastante de Sanders era un hecho. Sanders conseguía el 47,1% de los apoyos, a mucha distancia de los tres rivales que se peleaban por el segundo puesto: Joe Biden (20,9%), Pete Buttigieg (13,6%) y Elizabeth Warren (9,7%). Victoria en todos los grupos Incluso más significativo que la diferencia en votos, es el dominio de Sanders en casi todos los grupos demográficos. Según las encuestas a pie de urna, se impuso entre los votantes con estudios universitarios y sin ellos; entre quienes pertenecen a sindicatos y quienes no; en todos los grupos de edad, excepto entre los mayores de 65 años; entre los votantes hispanos, que le votaron de forma masiva; e incluso ganó por la mínima entre quienes se identifican como moderados o conservadores (extraordinario si se tiene en cuenta su ambicioso programa económico de corte socialista). «En Nevada hemos formado una coalición multigeneracional y multiracial, que no solo ha ganado en Nevada, sino que va a barrer en todo el país», dijo Sanders con euforia el viernes por la noche cuando su triunfo ya era un hecho. Uno de los pocos electorales que escaparon al dominio de Sanders fue el de la minoría negra. Es el punto fuerte de Biden, y la esperanza para que el que fuera favorito durante buena parte de la campaña pueda remontar. El 39% de los votantes negros se inclinaron por el que fuera vicepresidente por Barack Obama, mientras que el 27% optó por Sanders. Esto será determinante en la siguiente cita electoral, el próximo sábado 29 de febrero en Carolina del Sur, un estado donde la minoría negra representa el 60% del electorado demócrata. Pero más decisivo para la suerte electoral será el voto hispano, que es una de las claves del «Supermartes», el 3 de febrero, el día en el que una quincena de estados acudirá a las urnas y que podría aclarar quién será el nominado. El «Supermartes» incluye a California y a Texas, los estados que más delegados repartes y que más voto hispano contienen. Sanders logró este sábado en Nevada más de la mitad de los apoyos de los hispanos, un electorado en el que ha puesto muchos esfuerzo desde las primarias históricas contra Hillary Clinton en 2016, en las que estuvo a punto de dar la sorpresa. Si los hispanos le conceden un apoyo similar al de Nevada en California, Texas y otros estados donde tienen una presencia significativa, Sanders podría emerger del ?Super martes? con una ventaja difícil de remontar. Fragmentación Sanders tiene mucho a su favor para la nominación: un movimiento de base con mucha energía juvenil heredado de las primarias de 2016, una maquinaria de campaña bien engrasada y más dinero de donaciones que ningún otro candidato (a pesar de no aceptar contribuciones de multimillonarios o compañías). Pero, sobre todo, se beneficia de la fractura del voto entre sus contrincantes. La paradoja es que la mayoría del electorado demócrata opta por posiciones moderadas, pero Sanders aglutina las bases izquierdistas (solo le quita una parte la senadora Elizabeth Warren, cuya campaña no coge vuelo). Biden, Buttigieg y la senadora Amy Klobuchar han fragmentado el voto demócrata, y lo que es más peligroso para el ?establishment? centrista del partido, no han dado señales de dar un paso al costado. Todos esgrimen razones, con más o menos base, para creer que tienen opciones para la nominación. Todos ven posibilidades de ganar apoyos a corto plazo, y obvian la realidad de que su competencia favorece a Sanders a largo plazo. «Estamos vivos y vamos a remontar», dijo Biden tras los resultados y con la perspectiva de una victoria en Carolina del Sur. Buttigieg puede presumir de victoria en Iowa -es probable que se lleve más delegados que Sanders, a pesar de que quede por debajo en el voto popular-, y de un segundo puesto en New Hampshire, credenciales suficientes para mantenerse en la carrera hasta al menos el «Supermartes». Klobuchar, que de momento no llega ni al 5% de los apoyos en Nevada, aseguró que su campaña «ha superado todas las expectativas» y no dio señales de retirada. Y todavía falta por ingresar en las primarias Michael Bloomberg, que también va a por el voto moderado. El nombre del multimillonario no estará en las papeletas hasta el «Supermartes», pero ha ascendido en las encuestas a golpe de talonario y sin duda dividirá todavía más el voto moderado. La fractura se dibujó mejor que nunca en Nevada entre los votantes de más de 45 años, un electorado que tiende a la moderación: seis candidatos tenían al menos el 12% de los votos. El escenario es una pesadilla para el «establishment» centrista: muchos consideran a Sanders un regalo para la reelección de Donald Trump, porque sus propuestas revolucionarias animarán a sus bases a votar y alejarán a los independientes y a los moderados de ambos partidos. Además, temen que llevar a Sanders como candidato a la presidencia perjudique al resto de candidatos demócratas al Congreso y sea imposible recuperar el Senado. Las primarias avanzan, el «Supermartes» está a la vuelta de la esquina y los moderados se quedan sin tiempo para aglutinar esfuerzos y apoyos en torno a un candidato que pueda frenar a Sanders.
22-02-2020 | Fuente: abc.es
El primer ministro de Lesotho no acude ante el tribunal para enfrentar cargos de asesinato
El primer ministro de Lesoto, Thomas Thabane, debía comparecer esta mañana ante el Tribunal de Maseru para enfrentar cargos de asesinato de su primera mujer, Lipolelo Thabane. Sin embargo, el veterano líder no ha aparecido hasta el momento por encontrarse en Sudáfrica donde se estaría sometiendo a un «chequeo médico rutinario». Su actual esposa, Maesaiah Thabane, también está acusada por el mismo crimen y se encuentra en libertad bajo fianza; su juicio fue aplazado hasta marzo. Había gran expectación para ver al primer ministro de Lesoto entrar en la corte de la capital para recibir la acusación oficial contra él por el asesinato de Lipolelo, asesinada a las puertas de su casa apenas dos días antes de que Thabane accediera al poder en 2017. Thabane debía presentarse a las 9:00 hora local (07:00 GMT). Sin embargo, el veterano líder, de 80 años, no acudió a su cita con la justicia por encontrarse fuera del país, concretamente en la vecina Sudáfrica por motivos médicos, según confirmó un asistente suyo a AFP: «No ha asistido a la corte, porque se ha sometido a un chequeo médico en Sudáfrica», dijo su secretario personal, Thabo Thakalekoala. Su oficina se vio obligada a emitir un comunicado ante los rumores sobre el paradero del primer ministro: Thabane «no está evandiendo la justicia» si no que «comparecerá tan pronto como regrese a Lesoto», rezaba el documento. La policía deberá determinar si el abogado de éste, Qhalehang Letsika, los engañó intencionalmente cuando dijo el jueves que su cliente se presentaría al día siguiente en la corte. Si lo hizo, será acusado de obstrucción a la justicia. Licencia por enfermedad Tras el «plantón» de Thabane el viernes, la policía amenazó con emitir una orden de arresto si había evidencia de que el primer ministro estaba tratando de evadir la justicia. Sin embargo, fuentes policiales anunciaron el sábado que le habían concedido una licencia por enfermedad hasta el 27 de febrero. «Se harán nuevos arreglos para que comparezca ante el tribunal, ya que tiene que estar en condiciones de hacerlo», dijo a Reuters el comisionado adjunto de policía Paseka Mokete. «Por lo tanto, todavía no hay una orden de arresto emitida. Su baja por enfermedad comienza desde ayer y termina el 27 de febrero». Falta de energía Su partido, Convención de Todos los Basothos (ABC, por sus siglas en inglés) le había dado hasta el jueves para que renunciase a su cargo. Sin embargo, el primer ministro anunció ese mismo día en la radio estatal que abandonaría el poder a finales de julio de 2020 debido a su «vejez» y «falta de energía» para seguir cumpliendo su cometido, sin hacer mención a su inminente acusación por asesinato. La Asamblea Nacional es el único órgano que puede decidir si Thabane se queda o se marcha. El partido gobernante no dispone de candidato claro para suceder a Thabane por lo que los analistas políticos esperan que se convoquen elecciones generales.
20-02-2020 | Fuente: abc.es
El primer ministro de Lesoto será acusado de asesinar a su esposa
El primer ministro de Lesoto, Thomas Thabane, será acusado del asesinato de su primera esposa Lipolelo Thabane, anunció el jueves la policía. De confirmarse esta información, se convertiría en el primer líder en el sur de África en ser acusado de asesinato estando en el poder. Está previsto que el dirigente del pequeño reino montañoso acuda mañana a la corte. «El primer ministro será acusado del asesinato», dijo el jueves Reuters citando al comisionado adjunto de policía Paseka Mokete. Además, apuntan que será acusado «probablemente este mismo viernes». Tanto la oposición como su partido, ABC, han presionado al veterano líder para que dimita desde que se destapara su supuesta implicación en el asesinato de Lipolelo Thabane. El primer ministro anunció el jueves que renunciaría a su cargo en julio pero no dijo nada de su acusación: «He servido a mi país diligentemente. He trabajado para una Lesoto pacífica y estable . Hoy a mi edad, he perdido la mayor parte de mi energía. Por la presente me retiro como primer ministro a partir de finales de julio (de 2020)», dijo el Thabane en la radio estatal. Libertad bajo fianza para su actual mujer El caso conmocionó al país de poco más de dos millones de habitantes. La que iba a ser primera dama, Lipolelo Thabane, fue asesinada a tiros cerca de su casa, dos días antes de que Thabane se convirtiera en primer ministro en junio de 2017. Lipolelo, de 58 años, y Maesaiah, de 42 años, habían protagonizado una ardua batalla legal para esclarecer quién debía ejercer como primera dama. Los tribunales dieron entonces la razón a la entonces mujer del político, a pesar de que se encontraba en pleno proceso de divorcio y que el líder ya vivía con su actual mujer. Dos meses más tarde del asesinato, Maeaiah y Thomes se casaron en una ceremonia católica celebrada en un estadio repleto en Maseru, la capital del país. Thabane describió el asesinato de su primera esposa como un «sin sentido» en su discurso de coronación. Sin embargo, en los últimos meses la Policía ha reunido pruebas sobre la posible implicación del matrimonio en el asesinato de Lipolelo. Entre ellas, una supuesta llamada de los asaltantes al móvil de Maeaiah desde el lugar y en el momento del crimen. La policía dice que Maesaiah Thabane contrató a ocho asesinos para matar a la ex primera dama, pero no estuvo presente en el tiroteo. Cuando fue llamada para ser interrogada, ésta no solo no se presentó si no desapareció y estuvo en búsqueda y captura durante varias semanas; a principios de mes se entregó. Maesaiah fue acusada del asesinato de su rival el 5 de febrero y actualmente, se encuentra en libertad bajo fianza, en contra de la recomendación de las fuerzas de seguridad quienes ven un alto riesgo de fuga. Su juicio fue aplazado hasta marzo. El Estado solicitó el aplazamiento del tribunal de primera instancia de Maseru hasta marzo para completar su investigación.
20-02-2020 | Fuente: as.com
Por qué hay que cargar siempre los híbridos enchufables
Un estado bajo de energía provoca que elementos de la batería se oxiden, perdiendo más rápidamente su vida útil.
19-02-2020 | Fuente: elpais.com
Leroy Merlin crea un ?airbnb? para las reformas y servicios del hogar
La empresa de bricolaje busca diversificar ingresos con servicios a empresas, energías renovables y un marketplace para unir a clientes con profesionales
1
...