Infortelecom

Noticias de empresas

01-01-1970 | Fuente: abc.es
El apoyo a May, en mínimos históricos
El apoyo de los votantes británicos a la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, sobre la gestión de las negociaciones del Brexit ha caído al 22%, según una encuesta de ORB publicada este lunes. Se trata de la cifra más baja registrada hasta ahora. La aprobación de cómo May estaba llevando las conversaciones Brexit era de un 55% en la primera mitad del 2017, pero desde entonces ha caído a causa de la lucha del Gobierno para llegar a un acuerdo sobre la futura relación entre Reino Unido y la UE. Según la encuesta, en la cual han participado 2.000 personas, el 60% no está seguro de que May pueda obtener un a cuerdo correcto, frente al 56% del mes pasado que pensaban eso. Mientras, el 22% confía en la primera ministra. A poco más de ocho meses para que Reino Unido abandone el bloque, el Gobierno de May, el Parlamento y las empresas continuan profundamente divididas sobre qué forma debería tomar el Brexit. El plan de May de mantener una estrecha relación comercial con la Unión sobre los bienes empujaron el mes pasado a su Gobierno a una crisis y se especula que podría enfrentarse a un desafío de liderazgo tras la dimisión de dos de sus ministros más antiguos en señal de protesta. El mes pasado la propia Theresa May asumió el liderazgo de las negociaciones del Brexit con su propuesta conocida como el Libro Blanco, en la que suavizaba la postura británica siendo tildada por parte de los más euroescépticos de su partido como «Brexit blando» y criticada también por su ala más proeuropea tras las concesiones que tuvo que hacer a los «brexiters» para conseguir su apoyo. En otra encuesta publicada en «The Times» el 42% de los encuestados querían la repetición de un referéndum frente a un 40% que lo desaprobaba. La encuesta, realizada por YouGov, confirmaba por primera vez desde que los británicos votaron sí al Brexit en junio de 2016 que los partidarios de ese nuevo referéndum superan a los contrarios.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La UE intentará ayudar a las firmas que negocian con Irán
La Unión Europea anunció ayer la entrada en vigor de un paquete de medidas destinadas a limitar el impacto de las sanciones estadounidenses contra Irán, de modo que la decisión de la Administración Trump tenga el menor impacto posible en las empresas europeas. Las medidas europeas abren la puerta a la petición de compensaciones directas por daños y perjuicios que les puedan ocasionar a sus negocios con la República Islámica. Sin embargo, algunas de las más emblemáticas, como la automovilística alemana Daimler ya ha anunciado que ante la situación creada, prefiere salvaguardar sus operaciones en el mercado norteamericano y cesa su actividad en Irán. La Unión Europea quiere enviar un mensaje no solamente a las empresas comunitarias o a Estados Unidos, sino también a Irán y a la comunidad internacional que sigue respaldando los acuerdos por los que el régimen de Teheran se comprometía a detener su programa de fabricación de armas nucleares. La decisión de ayer pretende responder a la preocupación de las empresas europeas con negocios en Irán, para lo que Bruselas ha actualizado su legislación para declarar que las sanciones extraterritoriales y unilaterales adoptadas por Washington no tiene respaldo legal para afectar a las empresas europeas. Otra cosa es que Estados Unidos puede decidir penalizar en su territorio a las empresas que señale por no obedecer sus sanciones contra Irán. La Unión Europea quiere garantizar a los inversores que recuperarán el daño que puedan causar esas sanciones. Fuentes europeas citadas por las agencias de prensa aseguran que «si las sanciones de Estados Unidos tienen como objetivo regular la conducta de las empresas de la Unión Europea aunque ésta no tenga relación con la legislación estadounidense son ilegítimas e ilegales». Lo que significa que alienta a las compañías comunitarias a que rechacen lo que pueda decidir Estados Unidos de sus actividades en territorio iraní, pero no pueden hacer nada por lo que respecta a las consecuencias que ello pueda tener en el mercado estadounidense. Es posible que las empresas tengan que someterse a las sanciones norteamericanas, pero la Comisión puede compensarles en virtud de una legislación conocida como «estatuto de bloqueo», que se diseñó hace casi dos décadas para el caso de que se produjese una situación similar respecto a las sanciones contra el régimen cubano. Sin embargo, en Bruselas reconocen que su capacidad de maniobra para proteger a las empresas con intereses en el mercado estadounidense es más que limitada, por lo que la mayoría de las que se ven afectadas por esta situación concreta, están obligadas a elegir uno de los dos mundos: o quieren hacer negocios en Estados Unidos o con Irán. Retirada del acuerdo Esta primavera, Washington ya anunció su decisión de retirarse del pacto apoyado por el Consejo de Seguridad de la ONU y firmado además de por Estados Unidos, por los otros cuatro miembros permanentes (Rusia, China, Francia y Gran Bretaña) y Alemania. La UE invirtió grandes esfuerzos diplomáticos para lograr este acuerdo y sería un gran fracaso para Bruselas si la inesperada decisión de Donald Trump le obligase a renunciar al mismo. Para los iraníes, este acuerdo supuso una bocanada de aire fresco después de más de una década de sanciones económicas, que sumadas a las propias caracteristicas del régimen teocrático habían aplastado la economía. Una vez que las sanciones fueron levantadas, el país vivió un periodo de optimismo e incluso se había iniciado un modesto sector turístico.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El sector hostelero francés pide más facilidades para contratar refugiados
Hoteleros y restauradores franceses han pedido al Gobierno de Emmanuel Macron que les facilite la contratación de inmigrantes, aspirantes a refugiados. Según las asociaciones gremiales Groupement National des Indépendants (GNI, Agrupación Nacional de Independientes) y la Union des métiers de l?hôtellerie (UMIH, Unión de Oficios de la Hostelería), la hostelería y la restauración tienen unos 130.000 puestos de trabajo que no interesan a franceses en el paro. Durante una reunión de trabajo oficial, con el fin de intentar relanzar la industria turística nacional, GNI y la UMIH han pedido al Gobierno que acelere y facilite la concesión de permiso de trabajo y estatutos de refugiados a un número creciente de inmigrantes en situación irregular, para ofrecerles trabajos considerados «duros, mal pagados y poco calificados» por franceses que están ahora mismo en el paro. Didier Chenet, presidente del GNI declaró a la radio y a la televisión francesa: «Tenemos penuria de mano de obra. Tenemos por cubrir más de 130.000 puestos de trabajos. Ningún profesional puede ofrecer trabajo a inmigrantes en situación ilegal o irregular. Si el Gobierno acelerase la concesión de papeles, podríamos trabajar más, en beneficio de la economía nacional». Trabajos para el turismo Un portavoz oficial de la UMIH, por su parte, añadió: «El francés tiene tendencia a pensar que el trabajo en la hostelería o la restauración no tiene futuro, al nivel más modesto. Un error. En nuestros gremios funciona con eficacia el ascenso social. La penuria de mano de obra no beneficia a nadie. A nuestro modo de ver, los inmigrantes podrían ofrecer trabajos útiles para todo el mundo». El GNI y la UMIH coinciden en que todos los gremios podrían comprometerse a ofrecer una formación profesional básica sin costo, con un beneficio práctico inmediato para las empresas y el Estado, que cobraría más cotizaciones de los trabajadores y las empresas. Ambas instituciones han insistido al Gobierno en otro punto, que un portavoz oficial resume de este modo: «Muchos de los inmigrantes que desean instalarse en Francia se adaptan rápido a la clientela turística. Muchos de ellos hablan lenguas útiles para el turismo, como el inglés y el árabe, ofreciendo un servicio que no siempre ofrecen la mano de obra nacional francesa».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El más rico del Reino Unido y «brexiter» se muda a Mónaco
Con una fortuna estimada en más de 23.000 millones de libras, Sir Jim Ratcliffe, el hombre más rico del Reino Unido y uno de los principales impulsores del Brexit, ha decidido abandonar el país para refugiarse en el Principado de Mónaco y beneficiarse así de su generosos sistema fiscal. Una verdadera bomba en el laberíntico debate sobre la salida de la Unión Europea que puede que proporcione algo de munición para los partidarios de permanecer en el club comunitario. Las redes sociales se han llenado en toda Europa de comentarios sobre este nada anodino cambio de domicilio de un personaje que había ayudado a difundir la campaña basada en lo que supuestamente podrían hacer los británicos con el dinero que decía les costaba permanecer en la UE. Ahora este mismo sujeto ha decidido que sus impuestos no serán lo que financiará las escuelas y hospitales de su país natal. A pesar de sus afirmaciones tan categóricas como altisonantes de que el Reino Unido podría ser un país «perfectamente exitoso» cuando abandone la Unión Europea, el multimillonario ha elegido abandonar el país donde nació y en el que fue ennoblecido recientemente, porque no le gustan las reglas fiscales. La decisión de Ratcliffe ilustra en efecto el contorno más discutible del debate sobre el Brexit, que empezó como una reacción de egoísmo nacionalista frente a la inmigración de los europeos de los países del Este y que el populismo vistió de argumentos demagógicos. Para casos como este multimillonario, no se trataba de anteponer los intereses de los británicos sino los suyos propios, como se ha visto ahora. Mónaco no forma parte de la Unión Europea y por ello se puede permitir el lujo de ofrecer una residencia a los que no quieren pagar impuestos por sus ingresos, a cambio de que trasladen sus suntuosos intereses a Montecarlo. Hace tiempo que Ratcliffe había trasladado la sede social de sus industrias a Suiza, que tampoco está en la Unión Europea y que también le ofrecía beneficios fiscales. Es posible que la ausencia de costas marítimas para fodnear su yate en Suiza le haya ayudado a decantarse por el enclave de la costa francesa. Los comentarios sobre este original modo de entender su patriotismo han sido recogidos por muchos medios partidarios de que el Reino Unido permanezca en la UE, aunque es poco probable que tengan un efecto como para cambiar la orientación de la opinión pública. Cálculos de interés Los medios económicos tanto de Londres como comunitarios están pidiendo en todas las lenguas posibles que una vez se produzca el Brexit, las relaciones entre Gran Bretaña y la Unión Europea sean «lo más estrechas posible» para evitar perjuicios en el comercio a ambos lados del Canal de la Mancha. Teniendo en cuenta que esas relaciones ya son ahora «lo más estrechas posibles», la integración económica después de 40 años de pertenencia al club comunitario es tan grande que resulta muy difícil para muchos operadores entender de qué modo puede beneficiarles un proceso de divergencia. Otras fortunas y grandes empresas del Reino Unido han empezado a evaluar dónde se pueden trasladar para mantener el acceso al mercado únicos. Para los británicos, Irlanda es una de las opciones más sencillas por su proximidad, mientras que Malta ofrece además de un pasado común y una proximidad lingüística muy acusada, su vocación de paraíso fiscal. Esta isla. miembro de la UE, está siendo el destino de muchos intereses que se habían refugiado en Gibraltar para mantener su acceso al mercado europeo, y que ahora se encuentran ante la certeza de que serán desconectados a plazo fijo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Pekín podría permitir la familia numerosa por miedo al colapso
En 2016 China dio el histórico paso de acabar con la «política del hijo único» y permitir a todas las parejas tener hasta dos vástagos, pero la medida no parece haber bastado para resolver los problemas demográficos, y Pekín ya considera dar un paso más y aprobar la libertad total en el número de hijos. Por paradójico que pueda parecer, China, el país más poblado del mundo, tiene un creciente problema de escasez de mano de obra debido al rápido envejecimiento de su población, que se esperaba frenar con el gran cambio de 2016. De acuerdo con la Comisión Nacional de Salud de China, los chinos en la tercera edad, que actualmente representan un 17,3 % de la población, subirán al 34,9 % en 2050 (487 millones), lo que puede plantear gravísimos problemas para el futuro del país. Al régimen, que en la última década ha dado pasos para restablecer un sistema de seguridad social universal abandonado con el desarrollismo de los 80, no le salen las cuentas sobre cómo pagar los enormes gastos médicos y de pensiones que supondría una China en la que más de la tercera parte de la población sea anciana. Para colmo, se publicó en julio pasado una preocupante cifra: tras un aumento de nacimientos en China en 2016, coincidiendo con el fin de la política del hijo único, en 2017 se registraron 630.000 menos (17,23 millones). Décadas de promoción de la idea de que la «familia perfecta» era de tres, unida al alto coste de criar un niño y la discriminación que muchas empresas chinas ejercen sobre las mujeres embarazadas han contrarrestado la medida tomada hace dos años: muchos jóvenes siguen queriendo tener solo un bebé, o ninguno. Fomentar la natalidad «Vamos a tener dos hijos porque emigramos a Australia, pero si me quedara en China ni me lo plantearía», cuenta a Efe Cui Hongbo, un joven de 31 años recién casado; «es caro si encima hay que pagar hipoteca, y el Gobierno no ayuda en nada». Autoridades, familias y expertos parecen coincidir en que el cambio de 2016 fue puramente cosmético y poco efectivo, por lo que está ganando cada vez más fuerza la idea de que Pekín permita a las familias chinas tener los hijos que quieran, e incluso que les incentive para ello con ayudas económicas. «Va a aprobarse en poco tiempo, quizá incluso el año que viene», vaticina a Efe Lu Jiehua, catedrático de Sociología de la Universidad de Pekín, quien subraya que «se observará durante un periodo si con esa total libertad pueden aliviarse los problemas, y si no se tomarán más medidas para fomentar la maternidad».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El líder supremo de Irán dice que «no habrá guerra ni negociaciones» con EE. UU.
El líder supremo de Irán, Ali Jameneí, ha asegurado este lunes que «no habrá guerra ni se negociará con Estados Unidos», en respuesta a las declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, de dialogar para llegar a un nuevo acuerdo. El ayatolá Jamenei criticó la postura contradictoria de Washington y subrayó que «en el asunto de las negociaciones, juegan un juego pobre». Trump se mostró la semana pasada «abierto» a un nuevo acuerdo con Irán, después de retirarse el pasado mayo del pacto nuclear multilateral de 2015 e imponer sanciones contra Irán. Además, el líder supremo de Irán ha declarado que la mala gestión es más perjudicial para la economía del país que las sanciones impuestas por Estados Unidos, en lo que ha sido interpretado como una nueva crítica al Gobierno de Hasán Rohani. «La mala gestión económica está ejerciendo más presión sobre los iraníes que las sanciones», ha dicho en su primera reacción a la decisión de la Casa Blanca de reactivar las medidas punitivas contra la nación persa conforme a la retirada estadounidense del acuerdo nuclear. Jamenei ha subrayado que no cree que la mala gestión económica pueda llegar a considerarse «traición», si bien ha indicado que es un «gran error» que debe corregirse. «Con una mejor gestión y planificación, podremos resistir y superar las sanciones», ha aseverado. En las últimas semanas, miles de iraníes se han manifestado en varias ciudades a lo largo de todo el país por la carestía de la vida y la falta de empleo. El Gobierno teme que pueda desembocar en una ola de protestas similar a la vivida a final del año pasado. El Gobierno de Donald Trump reactivó el pasado 7 de agosto las medidas punitivas, que quedaron suspendidas gracias el acuerdo nuclear firmado en 2015 por Irán y las principales potencias mundiales, por considerar que el régimen de los ayatolás no ha cumplido su parte, en contra de lo verificado por la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA). En el mes de mayo, Trump ordenó la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear, por el cual Irán accedió a limitar su industria atómica, para evitar que consiguiera un arma nuclear, a cambio de la retirada progresiva de las sanciones internacionales. Rohani ha pedido a los demás países firmantes -Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China- que suplan la ausencia de Estados Unidos. La UE ha activado el estatuto de bloqueo para proteger a las empresas y los operadores económicos europeos de los efectos de las sanciones norteamericanas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Nicaragua recorta su presupuesto por la crisis y afecta a la inversión pública
Nicaragua recortó este martes en 186,3 millones de dólares su presupuesto de gastos para este año, un 1,3 por ciento de su PIB, en medio de su crisis sociopolítica más sangrienta desde los años 80 del siglo pasado. La enmienda, enviada con carácter urgente por el presidente del país, Daniel Ortega, afecta, principalmente, a los programas de inversión pública, las carteras de salud y de educación, y las trasferencias a los municipios, según el proyecto aprobado por los diputados oficialistas y sus aliados. El recorte presupuestario obedeció a una menor recaudación de los ingresos tributarios de hasta un 9,2 por ciento, y a una reducción de las donaciones y de los desembolsos de préstamos externos, explicó el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, quien hizo una presentación ante el plenario antes de su aprobación. El funcionario indicó que las protestas contra el Gobierno de Ortega, iniciadas el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social que han dejado centenares de muertos, también han ocasionado un grave daño a la economía, sobre todo en sectores de turismo, comercio y transporte. La actividad turística tendrá una reducción de ingresos de 231 millones de dólares este año, dijo. En tanto, hasta ahora registran el cierre de 8.708 empresas, en su mayoría micro y pequeñas que han dejado sin empleo a unos 71.012 trabajadores del sector formal y a 119.567 en total. Asimismo, reportó pérdidas por 525 millones de dólares en el sector transporte, incluyendo infraestructura. Pese al recorte presupuestario, el ministro de Hacienda aseguró que están seguros los 130.000 empleos del sector público que incluyeron en el presupuesto inicial. El presupuesto general de gastos de 2018 pasó de 2.745,8 millones de dólares a 2.559,5 millones de dólares, 186,3 millones de dólares menos y apenas un 0,9 por ciento más respecto al de 2017. En tanto, el presupuesto general de ingresos se redujo en 235,2 millones de dólares, un 9,2 por ciento menos del presupuesto inicial aprobado y menor en un 0,7 por ciento al de 2017. El nuevo déficit presupuestario es de 48,8 millones de dólares, detalló el funcionario. Algunos de los sectores más perjudicados son el Programa de Inversión Pública, con 129,5 millones de dólares menos; el sanitario, que perderá 26,6 millones de dólares; la transferencia a los municipios, con 23,6 millones de dólares; y la educación, cuyos ingresos mermarán en 19,7 millones. Para «compensar en parte la caída de los ingresos de recaudación y la política de protección del empleo», y apoyar el déficit de liquidez que enfrenta el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), el Parlamento autorizó a Hacienda a buscar mayores fuentes externas de financiación y a emitir bonos hasta por un monto de 280 millones de dólares. Ortega reconoció ayer el «enorme daño a la economía» por las protestas iniciadas el 18 de abril pasado, que le obligó a presentar el recorte. Nicaragua está sumida en una crisis sociopolítica que ha dejado, según diferentes organizaciones de derechos humanos, entre 317 y 448 muertos, pero el Gobierno cifra las víctimas en 198, lo que la convierte en la más sangrienta desde la década de los 80. Las protestas contra Ortega se iniciaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos 29 muertos al desplomarse el puente de una autopista en Génova
Génova vive una gran tragedia. Su puente símbolo, el Morandi, se ha hundido y hay al menos 29 muertos, según los datos comunicados a medianoche por los socorristas, aunque las cifras oficiales indicaban antes que eran 26 los cadáveres ya identificados que se encuentran en la cámara mortuoria instalada en el Policlínico San Martino de Génova. Es el balance provisional del derrumbe de ambas vías del puente de la autopista A-10 en la zona de Sampierdarena de la ciudad de Génova, a las 11,50 de la mañana del martes. «Tememos que el número de las víctimas y de los heridos pueda aumentar, porque continúan las tareas de desescombro y remoción de los bloques de cemento», dijo el jefe de Protección civil, Angelo Borrelli. Unos 100 metros de la estructura se derrumbó, justo en el momento en que por ese tramo transitaban 35 coches y tres camiones, que hicieron un vuelo de 80 metros. En primer lugar se derrumbó el pilón central del puente, arrastrando parte del viaducto. Las causas precisas no se han determinado, pero la hipótesis en la que coinciden los expertos es que se ha producido un hundimiento estructural. La circulación ferroviaria tuvo que ser suspendida y se teme que puedan hundirse otras partes del puente, que tiene una longitud de 1.182 metros y está sostenido en tres pilones de cemento armado con una altura de 90 metros. Galería de imágenes Vea la galería completa (18 imágenes) «Por temor a que se produzca algún derrumbe más, hemos evacuado las personas de todos los edificios próximos al puente», precisó. Las víctimas se han producido solamente entre los pasajeros de los vehículos que quedaron atrapados entre escombros y bloques de cementos. Bajo el puente hay dos naves industriales, que, por fortuna, estaban cerradas al ser época de vacaciones. Son propiedad de Ansaldo Energía, una de las principales industrias de plantas de producción de energía en Italia. Protocolo de terremotos«Esto es el infierno», era la expresión que más repetían ayer los socorristas, que en total eran 1.000, entre bomberos, sanitarios, protección civil, policías y voluntarios. Un testigo, Alberto Lercari, filmó el desastre y lo publicó en Facebook, explicando que vio «personas aterrorizadas, ha sido horrible». «Oh, Dios mío», se siente gritar en el vídeo. Las autoridades pusieron en marcha el mismo protocolo que se utiliza en los terremotos, para la búsqueda de las personas que habían quedado atrapadas entre escombros y bloques de cemento. En el momento de la catástrofe llovía torrencialmente en Génova y hubo quien pensó, erróneamente, que el agua podía haber contribuido al derrumbe. Por fortuna, poco después cesó el diluvio, lo que favoreció las tareas de rescate de las víctimas. Sto seguendo con la massima apprensione ciò che è accaduto a #Genova e che si profila come immane tragedia. Siamo in stretto contatto con Autostrade e stiamo andando sul luogo con il viceministro Rixi. La mia totale vicinanza in queste ore alla città? Danilo Toninelli (@DaniloToninelli) 14 de agosto de 2018El viaducto era conocido como puente Ricardo Morandi, nombre del arquitecto que lo proyectó. Se le denominaba también el puente de Brooklyn, porque se parecía vagamente al famoso puente neoyorquino. El Morandi es uno de los puntos neurálgicos para el tráfico de la capital de la Liguria, al unir la salida de la autopista A-10 con el puerto comercial. El viaducto fue construido en cuatro años, entre 1963 y 1967. A su inauguración acudió el entonces presidente de la República, Giuseppe Saragat, para dar solemnidad a un acto con el que se pretendía resaltar lo se consideraba que era una obra maestra de la ingeniería italiana. Un elogio que fue puesto en duda por algunos expertos; uno de ellos, el ingeniero Antonio Brencich, profesor de Construcciones de cemento armado de la Universidad de Génova. Afirmó incluso que se trató de «un fracaso de la ingeniería». Desgraciadamente, el tiempo le dio la razón. El puente Morandi será derribado completamente, según ha anunciado el subsecretario de Infraestructuras, Edoardo Rixi: «La demolición del viaducto tendrá graves repercusiones para el tráfico y problemas para los ciudadanos y las empresas». La fiscalía de Génova indaga por «desastre culposo y homicidio culposo múltiple». El derrumbe del viaducto ha tenido un gran impacto en Italia. Entre los genoveses e italianos el grito es unánime: «No es posible que esta tragedia pueda ocurrir en el 2018, en un país desarrollado como Italia». El presidente de la República, Sergio Mattarella, ha definido la catástrofe como una «desgracia absurda», porque es muy difícil entender. Aunque, por desgracia, son numerosos los precedentes de hundimientos de puentes en Italia: Nada más y nada menos que 10 puentes se derrumbaron en los últimos cinco años. Responsabilidades De la conmoción de Génova y del país da buena prueba el mensaje del jefe del Estado, Sergio Mattarella: «Es una catástrofe que ha golpeado a Génova y a Italia entera. Sobre personas y familias inermes se ha abatido una desgracia terrible y absurda. Mi primer pensamiento, como el de todos los italianos, se dirige a las víctimas, a los heridos, a los sufrimientos y angustias de sus familiares. Este es el momento -prosiguió el mensaje de Mattarella- para un compromiso común con el fin de afrontar la emergencia, asistir a los heridos y apoyar a los que sufren, tras lo cual se debe realizar un examen serio y severo de las causas de lo que ha sucedido», escribió Mattarella. De inmediato, varios miembros del gobierno populista y antisistema, en especial el ministro de Infraestructuras, Danilo Toninelli, culparon de la tragedia a la «negligencia de los últimos decenios, por no hacer inversiones en la manutención». El ministro destaca que «casi todos los puentes construidos entre los años 1950 y 1970 tienen necesidad de manutención ordinaria», y advierte que quienes sean culpables de la tragedia, «pagarán totalmente por su responsabilidad». El vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, afirmó que, como italiano, hará «todo lo posible para tener los nombres de los culpables pasados y presentes. Es inaceptable que en Italia se muera así». Teléfonos informativos Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación de España ha habilitado este martes una serie de números de teléfono para atender a aquellos españoles que se encuentren en las inmediaciones en Génova después del derrumbe. Según ha informado Exteriores, los teléfonos disponibles son los del Consulado General en Milán (+39026328831; +39335265959) y del Consulado General en Génova (+39010562669; +393489116093; +393463183307).
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Italia arde al saberse que Salvini se fue de fiesta el día de la tragedia de Génova
Como suele ocurrir en Italia después de una tragedia, como la del puente Morandi de Génova que ha causado al menos 39 muertos, se ha desatado en el país una furibunda campaña de todos contra todos, sin que nadie asuma responsabilidad alguna. Y la conducta del vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini, el día de la tragedia, ha avivado aún más las disputas. El martes del derrumbe del puente en Génova, Salvini se felicitaba a sí mismo porque al menos en ese día «triste» se había producido la «buena noticia» de que el barco Aquarius, con 141 inmigrantes a bordo, se había dirigido a Malta para atracar, porque todos los puertos italianos seguían cerrados. Para celebrarlo, Salvini tuvo una suculenta cena, a base de pescado, con 260 personas miembros de la Liga y organizada por la directiva local del partido en Furci Siculo, municipio de 3.500 habitantes de la provincia de Mesina (Sicilia). «Salvini ha dado un bofetón al dolor del país», afirmó Matteo Orfini, presidente del Partido Democrático. Ante tal desparpajo, dirigentes de la oposición han exigido a Salvini que pida discupas y dimita. Por las redes sociales llueven las críticas, preguntándole por qué esa noche, en lugar de festejar, no estuvo en Génova al frente de las fuerzas del orden dependientes de su ministerio que luchaban entre los escombros por salvar vidas. Aún continúan los trabajos de excavación bajo los cascotes y bloques de cemento del viaducto, porque, según el fiscal jefe de Génova, Francesco Cozzi, podría haber aún allí entre 10 y 20 personas. Se habla de desaparecidos, aunque no hay ningún familiar o allegado que haya reclamado la falta de alguna persona. Los funerales de Estado serán el sábado, y ni siquiera el dolor y luto por las víctimas logra moderar un debate público que alcanza niveles pocas veces visto en Italia. Respuesta populista El presidente de la República, Sergio Matarella, hizo un llamamiento para que se hiciera «un examen serio y severo de las causas de lo que ha sucedido». Sin embargo, el Gobierno populista y antisistema se lanzó de inmediato a hacer declaraciones dirigidas a la «pancia» (barriga) del país, como se suele hacer en las más agresivas campañas electorales. Así, el jueves el Gobierno decidió proceder a quitar la licencia de concesión de la autopista a Atlantia-Autostrade, porque, según manifestó el primer ministro, Giuseppe Conte, no se puede «esperar a los tiempos de la Justicia, que es demasiado lenta». Una decisión que hoy contestan los expertos, porque como ha declarado a ABC el ingeniero Antonio Brencich, tendrá que pronunciarse una comisión técnica y la magistratura, ya que en un Estado de derecho se investigan las causas y se concretan las responsabilidades civiles y penales para adoptar las decisiones. El exministro de Transportes y célebre exfiscal Antonio Di Pietro, manifestó que «el desplome del puente no es suficiente para disponer la cancelación de la licencia de explotación de una autopista». Diversos medios, como el diario económico «Il Sole 24 Ore», apuntan que revocar la concesión lleva tiempo y «supondría un coste para el Estado de entre 15.000 y 20.000 millones de euros». Enfrentamientos El vicepresidente del Gobierno y titular de Trabajo y Desarrollo Económico, Luigi Di Maio, ya dictó sentencia: «Todos hablan hoy de la indemnización de 20.000 millones de euros por revocar la concesión de la autopista. Estoy convencido de que existen todas las motivaciones para que el Estado no pague indemnizaciones. Frente a 40 muertos no hay cláusulas que valgan», dijo Di Maio, metiendo una puya a la empresa concesionaria. Con respecto al principal accionista, la familia Benetton, señaló: «Los encontraremos cuando les revoquemos la concesión». Concluye Di Maio que «el Estado tendrá que tomar el control de las autopistas si las empresas concesionarias no hacen su trabajo». Se pone así en el punto de mira a Atlantia, que controla la concesionaria de autopistas Autostrade per l?Italia: «Autostrade se controla sola, sin ningún papel sobre ello por parte de los organismos públicos. Esto es desconcertante e inaceptable», afirmó Ugo Arrigo, profesor de Economía de Transportes en la Universidad Bocconi de Milán. A propósito de seguridad e inversiones en autopistas, el periodista Mario Giordano, autor del libro «Italia muere, ellos se enriquecen», recoge estos datos en su libro-denuncia: «En toda la red de autopistas faltan 1.500 millones de euros de mantenimiento, pero a pesar de ello se han distribuido 6.500 millones de euros en inversiones». El papel de la familia Benetton y su poder económico está siendo también motivo de una durísima batalla personal entre el vicepresidente Luigi Di Maio y el exprimer ministro Matteo Renzi. Respaldos de otros gobiernos El líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, manifestó que la sociedad Autostrade ha estado políticamente cubierta por los gobiernos precedentes. «Por primera vez hay un gobierno que no ha cogido dinero de los Benetton y estamos aquí para deciros que revocaremos los contratos y que habrá multas por valor de 150 millones de euros. Además, Autostrade tiene la sede financiera en Luxemburgo, por tanto ni siquiera pagan los impuestos», dijo. La respuesta del ex primer ministro Mateo Renzi, exsecretario del PD, fue: «Quien como Luigi Di Maio dice que mi gobierno ha cogido dinero de Benetton o de Autostrade es un mentiroso. Si lo dice por motivos políticos, es un buitre. La verdad es que mi gobierno no ha cogido ni un céntimo de estos señores. Utilizar la tragedia para atacar a los adversarios, mintiendo, da el calibre moral y político del vicepresidente del gobierno Di Maio». En este clima de cierta exasperación, están ajenos los vecinos que vivían bajo el puente y que han sido desalojados definitivamente de sus casas. Casi 700 personas, gente modesta, barrio de obreros y de algunos hispanoamericanos, sobre todo de Ecuador y Republica Dominicana, vivieron la angustia por la posibilidad de morir bajo el puente Morandi y ahora viven una pesadilla porque han perdido todo. Reina la rabia, pero también hay cierta resignación, como dice a ABC Patrizia Salmonesi, que vivía en Enrico Porro número 7, justo bajo el puente: «Al menos estoy viva».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU. denuncia a Facebook por desacato al denegarle acceso completo a su aplicación Messenger
El Gobierno de Estados Unidos estaría intentando presionar a Facebook para que le conceda acceso a su aplicación de mensajería instantánea y llamadas de voz, Messenger, de manera que los agentes de la ley norteamericanos podrían escuchar conversaciones de voz de sospechosos envueltos en investigaciones criminales, de acuerdo con fuentes cercanas a la negociación citadas en exclusiva por la agencia de noticias Reuters. El caso ante un tribunal federal de California ha reavivado el debate acerca de si las empresas pueden ser obligadas a alterar sus productos para permitir que las autoridades accedan a su información en pos de «la seguridad nacional», avanza de forma confidencial, por lo que no hay registros públicos disponibles, pero las tres personas citadas por Reuters han afirmado que Facebook está recurriendo las exigencias del Departamento de Justicia. El juez del caso escuchó este martes los argumentos sobre una moción del Gobierno para denunciar a Facebook por desacato, ya que se habría negado a cumplir la solicitud de vigilancia, según las fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato. Facebook y el Departamento de Justicia han decidido no hacer declaraciones. Las empresas de tecnología, que se ven a sí mismas como defensoras de la privacidad individual y son presionadas por la policía y legisladores, enfrentarían grandes consecuencias si las agencias de la ley las obligan a reescribir su software para registrar y transmitir datos previamente cifrados. Facebook ha alegado en el tribunal que las llamadas de voz de Messenger están cifradas de extremo a extremo, lo que significa que sólo las dos partes tienen acceso a la conversación. Los mensajes de texto comunes en Facebook, Gmail y otros servicios son descifrados por los proveedores del servicio durante la transmisión para propósitos de publicidad especializada o de otro tipo, lo que hace que puedan ser interceptados bajo una orden judicial.