Infortelecom

Noticias de empresas

07-10-2018 | Fuente: abc.es
Jugando con fuego
Afortunadamente, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos sigue siendo una institución respetable. El desnortado Partido Demócrata ha intentado tomarlo al asalto esta semana, pero a diferencia de lo que ocurre en países como España, donde la mentira se ha convertido en un arma política al uso, empleada sin pudor y sin consecuencias negativas para quien hace uso de ella, en la república norteamericana se sigue analizando con todo detalle cualquier afirmación que se haga y si no se demuestra correcta, tiene consecuencias. Como saben senadores demócratas como Joe Manchin de Virginia Occidental. El juez Kavanaugh ha sido sometido a un examen en el Comité Judicial en el Senado que no tiene precedentes. Ha sido durante doce años juez de la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, generalmente reconocido como el segundo tribunal más importante de los Estados Unidos. Se han analizado cientos de sentencias suyas, ha sido unánimemente elogiado por cientos de pleiteadores que concurrieron en su tribunal, algunos de los cuales perdieron sus casos, por no hablar de las múltiples mujeres que han trabajado a sus órdenes. Pero todo eso daba igual a la dirección del Partido Demócrata, porque de lo que se trataba era de hacer cualquier cosa por impedir que se mantenga la mayoría conservadora en el Tribunal Supremo. Y todo el mundo sabe que Kavanaugh es un hombre de ideas conservadoras. El propio Kavanaugh ha explicado que: «Durante los últimos doce años he dictado sentencias a favor de la acusación y de la defensa, a favor de trabajadores y de empresas, a favor de activistas del medio ambiente y de de negocios mineros. En cada caso he seguido la ley. No decido los casos a partir de mis preferencias personales o políticas. No soy un juez pro acusación o pro defensa. Soy un juez pro ley». Nadie ha sido capaz de desmontar esa afirmación. Y como era un juez imbatible en el ámbito judicial, tuvieron que buscar alguna excusa hace casi cuatro décadas. Afortunadamente, la que encontraron los demócratas no tenía sostén posible. Una señora que dice que fue asaltada sexualmente por Kavanaugh hace 36 años. Pero ella decía estar acompañada de unas personas que no recuerdan lo que ella cuenta o directamente lo niegan. Con un caso así, su testimonio ha sido fluctuante y después de una semana de investigación por parte del FBI, el resultado ha sido nulo. Claro que, para la jefa de los demócratas en el Comité Judicial del Senado, «lo más importante del informe del FBI es lo que no dice» porque ésta ha sido una batalla que nada tenía que ver con las virtudes profesionales de Kavanaugh. Y en la última semana el grado de desesperación llegó a tal extremo que se llegó a publicar la grave noticia de que en 1985, cuando tenía 20 años, la policía interrogó a Kavanaugh por una pelea en un bar de estudiantes en la que tiró un hielo a un colega. Eso descalifica a cualquiera. Afortunadamente, en una verdadera democracia, la mentira tiene las patas muy cortas. Y quienes creen que los republicanos van a tener un mal resultado en las elecciones de medio mandato dentro de un mes, pueden llevarse una gran sorpresa. La campaña contra Kavanaugh puede volverse contra el Partido Demócrata, que ha jugado con fuego.
07-10-2018 | Fuente: elpais.com
?No descartaría que algún país use 100 millones de genomas para crear un ?supersoldado?
"Las grandes empresas tecnológicas tienen más poder del que jamás acumularon las petroleras o la banca", asegura el divulgador Gerd Leonhard. Si no se regula la IA o la ingeniería genética, augura, llegarán conflictos internacionales de nuevo cuño
04-10-2018 | Fuente: elpais.com
?Si no conseguimos el tratado UE-Mercosur, EE UU nos arrollará?
La cámara que agrupa a más de 20 millones de empresas europeas urge a cerrar un acuerdo que fortalezca las posiciones ante la guerra comercial lanzada por Trump contra China
04-10-2018 | Fuente: abc.es
El fisco investiga si Trump evadió impuestos de su herencia
Las autoridades tributarias abrieron ayer una investigación sobre la supuesta evasión de impuestos por parte de Donald Trump que el diario «The New York Times» reveló el martes. El presidente de EE.UU., el primero en la historia reciente que se ha negado a hacer públicas sus declaraciones de la renta al llegar a la Casa Blanca, pudo haber cometido fraude con maniobras para reducir significativamente tributos sobre donaciones por un importe de 357 millones de euros recibidas de su padre, algo que él niega. El alcalde de Nueva York ordenó ayer al departamento financiero de la ciudad, donde Trump tiene su domicilio fiscal, que investigue esas donaciones. «Vamos a cobrarnos cualquier cantidad que Donald Trump le deba al Ayuntamiento», dijo el demócrata Bill de Blasio. El Gobierno del Estado de Nueva York también anunció a través de un portavoz que está «analizando con detalle todas las líneas de investigación». Si se hubiera producido un delito, con toda probabilidad habría prescrito, pero aquellas maniobras aún pueden estar sujetas a penalización fiscal. La fortuna de Trump se estima en 3.100 millones de dólares, según Forbes. A diferencia de sus antecesores en el cargo, la familia del presidente no se ha desvinculado de sus empresas, que gestionan sus dos hijos, Donald Jr. y Eric. Los demócratas prometieron ayer una investigación en el Congreso si logran mayoría en las elecciones legislativas del 6 de noviembre. «Ya sospechábamos que había razones de peso para que este presidente no quisiera hacer públicas sus declaraciones de la renta», dijo el senador demócrata Richard Durbin. El clan Trump La investigación del «Times» revela que el presidente recibió de su padre, Fred Trump, hasta 295 donaciones diferentes. En total, el patriarca del clan Trump derivó a sus hijos más de 1.000 millones de dólares, por los que estos pagaron apenas un 5% de impuestos, en lugar de los 55% aplicados a herencias. Para ello crearon empresas pantalla y recurrieron a una compleja serie de maniobras. El principal beneficiario de esas donaciones fue el actual presidente, que tiene tres hermanos. Su hermano mayor Fred Jr. murió en 1981 tras una larga batalla con el alcoholismo. El presidente negó las acusaciones tras la publicación de la investigación, que calificó de «anticuada, aburrida y ya sabida». Del «Times» dijo: «un 97% de las noticias que publican sobre mí son malas. No se han recuperado de sus fallidas predicciones en las elecciones». El abogado de Trump, Charles Harder, añadió que «el presidente no tuvo papel alguno en esos asuntos», que en todo caso «no demuestran ningún fraude o evasión de impuestos». Los 100.000 documentos a los que ha tenido acceso el «Times» revelan, sin embargo, que Trump se benefició abundantemente de esas maniobras. A finales de los años 80 varias de sus empresas inmobiliarias se declararon en suspensión de pagos y el padre le cedió 8,3 millones de dólares. Fred Trump compró 3,5 millones en fichas de apuestas de un casino de su hijo sin utilizarlas, justo cuando vencía el plazo de un crédito millonario. Incluso llegó a adquirir un 7,5% del edificio Trump Palace por 15,5 millones, que le vendió a su hijo años después por 10.000 dólares, un 0,06% del importe inicial. Cuando Fred Trump murió en 1999, a los 93 años, el mayor importe en deducciones de su declaración de la renta eran 10,3 millones que le había prestado a su hijo Donald el año anterior.
03-10-2018 | Fuente: abc.es
May pide unidad a los «tories» con duras críticas a Johnson y Corbyn
Más cercada que nunca por el bando euroescéptico y con la sombra del radicalismo de Boris Johnson muy cerca de ella, Theresa May apeló ayer al «patriotismo» y a la «moderación» dentro del Partido Conservador para pedir «unidad» en su plan para el Brexit. La primera ministra británica, que no se salió del guion que viene repitiendo en las últimas semanas cuando lo defiende, sí dejó un mensaje claro a su formación: o remamos todos juntos o estamos abocados al fracaso. May compareció en Birmingham para cerrar la conferencia anual que celebra su partido, y lo hizo intentando cerrar las heridas que abren en canal a los «tories» cuando se trata el proceso de salida de la Unión Europea. Que lo consiguiera es otra cosa, pero nadie la puede acusar de no intentarlo hasta la extenuación. La primera ministra comenzó levantando una sonora ovación al entrar a un auditorio repleto bailando la canción «Dancing Queen» de ABBA con movimientos que recordaron a la danza que se marcó en Sudáfrica este verano y que fue muy comentada, en las redes sociales, a nivel mundial. Londres, sin miedo En un estilo completamente diferente al grandilocuente y repleto de espectáculo que utilizó Johnson ayer, May ofreció un discurso sin grandes titulares, pero en el que volvió a reafirmar que está dispuesta a marcharse de la UE sin acuerdo alguno: «Reino Unido no tiene miedo», repitió. Todo después de asegurar que ella es la primera interesada en llegar a un pacto con Bruselas: «Nadie quiere un buen acuerdo más que yo, pero eso no significa tener un acuerdo a cualquier coste», admitió. Atacando a Jeremy Corbyn durante la casi hora y media que duró su discurso, May dejó claro a los rebeldes «tories» que quieren derribarla que la opción contraria a apoyarla es caer en el caos que propone el líder de la oposición, al que catalogó como «una tragedia para el laborismo». Si no se unen, señaló, «corremos el riesgo de terminar sin Brexit». Como ya hizo hace unas semanas tras ser humillada en Salzburgo, May pidió de nuevo respeto a Bruselas en las negociaciones y rechazó, en un claro portazo a los brexiters de su partido, un acuerdo al estilo del de la UE con Canadá (como pide el propio Johnson) o Noruega. Aprovechó, de paso, para recordar a Bruselas que es momento de que mueva ficha y aporte una propuesta alternativa a la que Reino Unido ha puesto sobre la mesa. «Estamos actuando en el interés nacional y podemos obtener un acuerdo que satisfaga a todo el país», añadió una May que se mostró optimista con el futuro de Gran Bretaña: «Los mejores días están por llegar». Aunque, eso sí, admitió que, si no se llega a un buen pacto, habrá «un mal resultado para ambas partes». Contra sus oponentes Tres fueron los destinatarios de sus principales críticas. A la UE o Corbyn fueron evidentes y cristalinas, pero al que ya parece su tercer oponente más claro, Johnson, también le tocó algún reproche por parte de la primera ministra tras el incendiario discurso que dio este el día anterior. Aparte de pedir «moderación frente a radicalidad» en clara alusión a sus políticas, May dejaba claro que ella si apoya a las empresas británicas (que no están muy contentas con el brexit que pretende llevar a cabo), no como el exministro de exteriores que antes de verano se atrevió a espetar un «fuck business» (por decirlo suave «que les den a las empresas») a aquellas que no apoyan una salida abrupta del club comunitario. May también confirmó que tras el Brexit se «acabará el libre movimiento de personas», algo que, con la nueva política migratoria que va a acometer su Gobierno, permitirá a Reino Unido preservar sus fronteras «como nunca antes lo ha conseguido un gobierno británico». Por tanto, la jefa del Gobierno salva así este peligroso congreso «tory» y pospone un poco más la guerra abierta por el liderazgo de la formación conservadora que, según parecen apuntar todos los indicios, se avecina en su partido si no consigue encauzar el Brexit. Consigue, parece, una tregua que puede durar muy poco, exactamente lo que Johnson y sus compañeros euroescépticos permitan.
03-10-2018 | Fuente: elpais.com
Sánchez planea que las empresas paguen más impuestos por los beneficios de sus filiales extranjeras
El Gobierno pretende recaudar unos 1.000 millones más en el impuesto de sociedades con esta medida
03-10-2018 | Fuente: elpais.com
Las empresas buscan consejeros novatos con dotes directivas
De los 277 nombramientos que se produjeron en las empresas de la Bolsa, 98 fueron de perfiles noveles. Un informe de la consultora Korn Ferry analiza el perfil de estos profesionales en España
03-10-2018 | Fuente: abc.es
Trump evadió impuestos por 413 millones heredados
El presidente de EE.UU., Donald Trump, amasó su fortuna con al menos 413 millones de dólares (357 millones de euros) recibidos de su padre por los que evadió una considerable cantidad de impuestos, según una serie de documentos fiscales que reveló ayer el diario ?The New York Times?. El actual inquilino de la Casa Blanca es el primer presidente en la historia reciente del país que se ha negado a hacer públicas sus declaraciones de la renta. Según la mencionada investigación, los padres de Trump donaron aún en vida a sus hijos más de 1.000 millones de dólares, por los que deberían haber pagado unos 550 millones de dólares en impuestos. Según los varios informes del fisco hechos públicos ahora, la familia Trump se benefició de una serie de maniobras para evitar la tasa del 55% aplicada a las herencias, y acabó pagando apenas 52 millones, un 5% de lo que marca la ley. El presidente tiene tres hermanos. Otros dos fallecieron en 1981 y 1985. El padre del actual presidente, Fred Trump, murió en 1999 dejando una fortuna a sus descendientes. Cuando su hijo Donald se lanzó al negocio inmobiliario en los años 70, y necesitaba dinero en líquido, el padre le derivó decenas de millones de dólares. Esto contradice la versión de Trump de que lo único que recibió de su familia fue un millón de dólares parea comenzar su andadura empresarial. En realidad, esa cifra es de al menos 60 millones, según la investigación del ?Times?. El diario incluso revela que Fred Trump llegó a entregarle 3,5 millones a su hijo comprando fichas de apuestas en uno de sus casinos. Aquello ocurrió en los años 80, cuando varias de las empresas de Trump, incluida su línea aérea y sus casinos en Atlantic City, entraron en suspensión de pagos. Durante aquella época, difícil para el ahora presidente, el padre echó mano de sus ganancias para rescatar los negocios de su hijo. En 1987 Donald Trump debía a su padre 11 millones de dólares. Si se hubieran condonado como una donación, debería haber pagado una considerable cantidad de impuestos. En lugar de eso, Fred Trump invirtió 15 millones en uno de los edificios de Donald y en cuatro años vendió sus participaciones por 10.000 dólares a su propio hijo. De ese modo, un regalo millonario quedó maquillado como una compra-venta ciertamente ruinosa para el padre. El abogado del presidente, Charles J. Harder, negó ayer las acusaciones de fraude. «Son 100% falsas y altamente difamatorias», dijo en un comunicado al Times. «No hubo fraude ni evasión fiscal por parte de nadie. Los hechos sobre los cuales el Times basa sus falsas acusaciones son extremadamente inexactos». Es imposible que estas revelaciones lleven a ninguna causa judicial porque los posibles delitos fiscales habrían prescrito ya. Sí que pueden derivar en una multa por parte del fisco que, cuando Trump hizo las maniobras para no pagar impuestos, no tomó medida alguna. Una de las principales preocupaciones de Trump ha sido que durante la investigación de las conexiones de su campaña con el Gobierno ruso el fiscal especial Robert Mueller se centre también en las finanzas de su imperio empresarial. El presidente trató durante años de abrir un hotel Trump en Rusia e intentó encontrarse a solas con Vladímir Putin durante una visita a Moscú en 2013. La fortuna personal de Trump se estima en 3.100 millones de dólares, según Forbes.
02-10-2018 | Fuente: elpais.com
Hipotecas que se contratan sin pisar el banco
La forma en la que se contratan estos préstamos empieza a cambiar gracias a empresas que aplican tecnología para que el cliente reciba ofertas personalizadas, las negocie y se hipoteque sin ir al banco
01-10-2018 | Fuente: abc.es
El ministro de Finanzas británico descarta a Boris Johnson como negociador del Brexit
El ministro de Finanzas británico, Philip Hammond, ha afirmado que el conservador Boris Johnson es un «gran tipo», cuestionando sin embargo su capacidad para gestionar las negociaciones del Brexit. «La negociación es detallada y compleja», ha matizado Hammond, según informa Reuters, durante el segundo día del congreso anual del Partido conservador. Hammon también ha asegurado este lunes que el país tiene la capacidad fiscal para hacer frente a una posible salida de la Unión Europea sin que las partes hayan llegado a un acuerdo sobre el Brexit. «Tendremos la capacidad fiscal para apoyar a la economía británica si, desafortunadamente, nos encontramos ante un Brexit sin acuerdo», ha dicho Hammond en declaraciones a Sky News. El responsable de las cuentas públicas ha reconocido que la incertidumbre acerca de si Londres y Bruselas serán capaces de pactar el divorcio ha alcanzado ya a la economía británica. «Muchas empresas están cruzadas de brazos esperando a ver cuál es el resultado de estas negociaciones antes de confirmar sus planes de inversión», ha afirmado.