Infortelecom

Noticias de elecciones

11-09-2018 | Fuente: elpais.com
La mitad de la cúpula de la SGAE demanda a Sastrón por simular un chantaje del Ministerio de Cultura
Diecisiete miembros del gobierno de la entidad denuncian que el presidente les obligó a convocar las elecciones del 26 de octubre con información falsa y piden anular los comicios
11-09-2018 | Fuente: elpais.com
El avance de la extrema derecha pone en jaque la estabilidad política en Suecia
Los resultados en las elecciones del país escandinavo, en las que la formación xenófoba DS sube posiciones, abren un camino de negociaciones inédito en la primera economía nórdica
11-09-2018 | Fuente: abc.es
Trump da la razón a Stormy Daniels y así evita declarar ante el juez
La actriz porno Stormy Daniels pidió este lunes a través de su abogado, Michael Avenatti, que la causa contra el presidente de EE.UU., Donald Trump, y su exabogado, Michael Cohen, siga su curso, pese a los intentos de ambos de cerrarla. En un escrito ante el juez federal S. James Otero, del Distrito Central de California, Avenatti pidió que Trump y Cohen no «salgan del caso sin afrontar ninguna consecuencia real o una indagación significativa sobre la verdad». Este fin de semana, Cohen primero y Trump después propusieron al magistrado desistir de la demanda dando así la razón a Daniels, en una nueva estrategia para evitar que se les llame a declaración, precisamente lo que pretende Avenatti. El caso tiene su origen en el pago de 130.000 dólares de Cohen a Daniels antes de las elecciones presidenciales de 2016 a cambio del silencio de la actriz porno sobre un presunto idilio que mantuvo con el ahora presidente una década atrás. Al filtrarse ese pago a medios estadounidenses a principios de este año, Daniels llevó el caso a los juzgados para invalidar el pacto, alegando que era nulo porque Trump nunca lo firmó e hizo público el idilio. Cohen, de hecho, se declaró culpable a mediados de agosto de un delito por haber violado las reglas de financiación de campañas políticas por los pagos tanto a Daniels como a la exmodelo de Playboy Karen McDougal, en los que implicó a Trump. El abogado dijo que actuó bajo las órdenes de Trump, aunque el presidente mantiene que se enteró de los pagos después de las elecciones y ha negado cualquier relación con Daniels. «Cohen es un delincuente. Y Trump es su cómplice. Suscribieron el acuerdo y pagaron 130.000 dólares para beneficiar la campaña de Trump y esconder información a los votantes durante las elecciones de 2016», dijo Avenatti en su escrito. «El interés público de seguir con este caso es evidente. Terminar ahora con el caso después de todas las mentiras, engaños y artimañas expuestas anteriormente sería prematuro y erosionaría la confianza pública en los tribunales», esgrimió.
11-09-2018 | Fuente: abc.es
El ataque sufrido por Bolsonaro tiene leve efecto en la disputa electoral
El ataque sufrido por el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro ha tenido leve efecto en la disputa electoral, la cual lidera con el 24 % de intención de voto y un elevado rechazo entre los electores, según un sondeo divulgado este martes. El apoyo del candidato del Partido Social Liberal (PSL), que el pasado jueves fue acuchillado durante un mitin, ha crecido dos puntos porcentuales desde la última encuesta de Datafolha, divulgada el pasado agosto, mientras que el número de personas que no votaría por él en ninguna circunstancia pasó del 39 al 43 %. Bolsonaro, quien se encuentra ingresado en un hospital de Sao Paulo, se ha situado al frente de la disputa electoral después de que la justicia vetara la candidatura del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción, pero perdería ante cualquiera de sus adversarios en una segunda vuelta. La encuesta, publicada este lunes y con un margen de error de dos puntos porcentuales, presenta un escenario indefinido a menos de un mes para los comicios y con un empate técnico en segundo lugar entre cuatro candidatos. Según la nueva encuesta de Datafolha, la primera de esta firma que deja fuera del pleito a Lula, el ultraderechista recibiría la mayor cantidad de sufragios en la primera vuelta de las elecciones de octubre y perdería en la segunda vuelta ante cualquier rival. Bolsonaro, firme defensor de la liberación de las armas en Brasil y con un historial de declaraciones homófobas, machistas y racistas, sería derrotado en la segunda vuelta por seis puntos porcentuales por Marina Silva, por diez puntos porcentuales por Alckmin o Ciro Gomes y por un solo punto porcentual frente Haddad.
11-09-2018 | Fuente: as.com
Malcom, de vuelta a los entrenamientos
Participó en el rondo después de su esguince en el tobillo derecho. Ter Stegen, Cillessen, Umtiti, Dembélé y Suárez regresaron después de estar con sus selecciones.
11-09-2018 | Fuente: as.com
Amistosos y partidos internacionales de hoy, 11 de septiembre
Hoy martes hay 21 partidos de selecciones programados, de los cuales siete pertenecen a la UEFA Nations League y uno a la Copa de la CONCACAF.
11-09-2018 | Fuente: as.com
El Alavés entrena en cuadro para el partido ante el Valladolid
Cuatro jugadores están fuera de Vitoria en el parón de selecciones y dos se encuentran lesionados.
11-09-2018 | Fuente: as.com
Así están las tablas de clasificación de Nations League
Ya ha comenzado la segunda jornada de la nueva competición de la UEFA y cuatro selecciones han hecho pleno de victorias.
11-09-2018 | Fuente: abc.es
Angela Merkel: la férrea líder de la Europa del siglo XXI
Angela Merkel, la mujer destinada a definir el cambio de siglo en Alemania y la Europa de las primeras décadas del XXI, llegó al poder por una suerte de azar político. Derribado su mentor, Helmut Kohl, por un escándalo de financiación ilegal del partido en el que la propia Merkel le propinó el empujón definitivo, sus colegas de la Unión Cristianodemócrata la vieron como un personaje de transición al que enviar a unas elecciones que no esperaban ganar. No se percataron de ciertas características de su figura política que no solo arrebatarían el poder a los socialdemócratas de Gerhard Schröder, sino que además conectarían con el electorado alemán en una especie de relación materno-filial durante cuatro legislaturas seguidas, características marcadas sin duda por la infancia y juventud de la joven procedente de la Alemania del Este. Su formación científica y pragmática, y su recta moral cristiana, digna de una hija de un pastor protestante que creció en el entorno hostil comunista, proporcionarían a los alemanes una sensación de seguridad política incluso en los momentos de mayor incertidumbre. Angela Merkel se presentó a las elecciones de 2005 en sustitución de Helmut Kohl, descartado por un escándalo de financiación ilegal, y las ganó, como recoge ABC en su portada. Desde entonces no ha abandonado la cancillería.Merkel no tenía anclajes en ninguna de las familias conservadoras alemanas, pero forjó desde el principio una complicidad personal, basada en el respeto mutuo, con el que había sido mano derecha de Helmut Kohl, Wolfgang Schäuble. Resultó un matrimonio político estable. Juntos relanzaron la economía alemana, que en otoño de 2005 llevaba tres años incumpliendo el Pacto de Estabilidad europeo y sobrepasando el límite de déficit del 3% del PIB. Hoy Alemania recibe reprimendas del FMI por su excesivo superávit y disfruta de una de las mejores calificaciones de deuda del mundo. En el plano internacional, la debilidad de Francia catapultó a Merkel a un liderazgo europeo que mantuvo con mano férrea las políticas de austeridad y reformas estructurales incluso en los años más duros de la crisis del euro. En un momento en que la UE se jugaba su existencia, Schäuble mantuvo hasta el final el pulso contra el griego Varoufakis en el Eurofin. La del euro y los rescates, con su «no hay alternativa», fue solo una de las crisis superadas por Merkel. En la financiera de 2008 garantizó a los ahorradores: «Su dinero está seguro en el banco». Tras la de Fukushima, legisló el abandono exprés de la energía nuclear en Alemania. Tras el Brexit, que «significa Brexit», llegaron la del diésel, en la que se puso del lado de las empresas alemanas, y la de los refugiados, en la que convenció al país de que «podemos conseguirlo». Su último reto, todavía por resolver, es el ascenso de un partido populista y antieuropeo que ha devuelto al Bundestag a bochornosos momentos. De momento, Merkel opta por ignorarlos. Galería de imágenes Vea la galería completa (10 imágenes)
11-09-2018 | Fuente: abc.es
Luiz Inácio Lula da Silva lleva 43 años en la vida pública brasileña, desde que en 1975 se convirtió en presidente del sindicato de obreros metalúrgicos. Lidera el Partido de los Trabajadores desde hace 38 años (ahora desde una presidencia honorífica, pero igualmente influyente) y ha sido ya candidato a la presidencia en cinco ocasiones (fracasó en 1989, 1994 y 1998; ganó en 2002 y 2006). Que Lula haya querido ser candidato en 2018, como principal dirigente del PT, muestra el patrimonialismo con que muchas veces en Latinoamérica se desempeñan los liderazgos políticos y los cargos públicos (y del que se deriva una imponente corrupción que ha engullido al propio Lula). En prisión desde el pasado abril para cumplir una condena de doce años por delitos de corrupción, Lula ha visto cómo este mes el Tribunal Electoral ha anulado su candidatura para las elecciones presidenciales, que se desarrollarán en dos vueltas el 7 y el 28 de octubre. Si fracasa el recurso ante el Tribunal Supremo planteado por Lula, este podría ceder el puesto a su candidato a vicepresidente, Fernando Haddad, exalcalde de Sao Paulo. Quizás esperando algún resquicio legal que le permitiera seguir en su huida hacia adelante, buscando probablemente una inmunidad que le sacara de la cárcel, la actitud del expresidente ha podido dar impulso a la campaña del ultraderechista Jair Bolsonaro, por la falta de una renovación efectiva al frente del Partido de los Trabajadores y la incertidumbre sobre la propia candidatura de Lula. Ascenso de Bolsonaro Desde el PT se lamentan que alguien con un discurso tan extremo siga creciendo en las encuestas (a finales de agosto Bolsonaro tenía una intención de voto del 19%, frente al 39% de Lula, aunque se supone que aumentará debido a la ola a su favor levantada por el atentado que sufrió el viernes), cuando en realidad la cuestión del «tapón Lula» ha propiciado en parte esa situación. Lo normal en una democracia saludable es que Lula hubiera propiciado hace ya tiempo un recambio. La ley obligó a Lula a no estar más de dos mandatos seguidos como presidente (2003-2010); entonces designó una sucesora (Dilma Rousseff) con suficiente falta de carisma político como para permitir luego el regreso de él mismo. Los medios informaron que Lula estuvo tentado de presentarse a las elecciones cuatro años después, pero lo dejó para cuando Rousseff concluyera su segundo mandato.. solo que Rousseff se vio apeada del poder en 2016 en un «impeachment» enmarcado en la corrupción de los casos Petrobras y Odebrecht que también ha arrollado a Lula. Personalismos El deseo de perpetuarse como máximo líder político es un mal que se ha extendido en Latinoamérica, donde inicialmente las constituciones nacionales prohibieron la reelección presidencial y donde la ola democratizadora que arrancó en la década de 1980 permitió la reelección pero con limitaciones. Fue sobre todo el bolivarianismo el que rompió con estas últimas, propiciando liderazgos a perpetuidad, como en Venezuela, Nicaragua y Bolivia. Como advierte un amplio estudio sobre la reelección presidencial en Latinoamérica, esos cambios han perjudicado la salud democrática en la región. Lula no trató de cambiar las leyes para permanecer un tercer mandato, pero sí ha ido contra la ley electoral para intentar volver a la presidencia. Si ya los poderes de los presidentes latinoamericanos son especialmente fuertes («reyes con el nombre de presidentes», decía Bolívar, como recuerda un reciente artículo de la Revista de Pensamiento Iberoamericano, donde se indica que son sistemas con «forma presidencialista, fondo monárquico»), qué cabe esperar de presidencias especialmente prolongadas o reincidentes. Por lo demás, la vida política brasileña está especialmente llena de personalismos, con una sopa de letras de partidos a la medida de múltiples candidatos, prontos al transfuguismo en función de pactos políticos y posibles financiaciones. [El autor es director del centro de estudios estratégicos Global Affairs de la Universidad de Navarra]