Infortelecom

Noticias de elecciones

20-01-2021 | Fuente: abc.es
Trump se despide con una promesa: «Volveremos, de un modo u otro»
A las 08.18 de este miércoles 20 de enero, Donald Trump se ha marchado de forma definitiva de la Casa Blanca, negándose a recibir a su sucesor, pero dejándole una carta en el escritorio del Despacho Oval. Acaba así la era Trump, los que tal vez sean los cuatro años más atribulados de la presidencia moderna. Trump, amonestado dos veces en el proceso del «impeachment» y rotas las relaciones con los líderes demócratas y republicanos por el saqueo del Capitolio, ha abandonado Washington advirtiendo que tiene intención de «volver, de alguna forma». Abordo del helicóptero Marine One, Trump y la primera dama han sobrevolado la capital en círculos a modo de despedida y después se han desplazado a la base aérea de Andrews, donde les esperaba el avión Air Force One para llevarles a su nueva vida en Florida. Acababa de amanecer, y en la base aérea esperaban a su padre todos los hijos del presidente y sus parejas, todos ellos parte de su presidencia y sus campañas electorales, de un modo un otro. Entre el público había unos 300 invitados, en su mayoría empleados del presidente estos pasados cuatro años. «¡Ha sido un honor!» Nada más salir de la Casa Blanca, con su sempiterna corbata roja, marca de la casa, con la primera dama de la mano, Trump hizo lo que siempre ha hecho en el momento previo a subirse al helicóptero, casi un instinto: acercarse a la prensa. La imagen de Trump, gritando para hacerse entender entre el ruido del motor y las hélices, es un clásico de su ya acabada presidencia. No ha tomado preguntas, pero sí ha gritado: «¡Ha sido un honor! ¡Sólo quiero decir adiós! Y espero que no sea un adiós muy largo». El presidente lleva semanas jugando con la idea de presentarse de nuevo a unas elecciones, algo que ha combinado con sus denuncias de fraude electoral. Diez minutos le ha tomado a Trump llegar en helicóptero hasta la base de Andrews. Al llegar le esperaban enfervorecidos sus partidarios, y sonaba la canción «Gloria», de Laura Branigan, que sonó ya en el mitin que dio animando a sus partidarios a marchar al Capitolio el 6 de enero. Después de que se apeara del helicóptero, a Trump lo han recibido 21 salvas de artillería, señal de tributo en grandes acontecimientos, mientras la banda militar tocaba «Hail to the chief», la marcha de honores del presidente de EE.UU. Sin leer su discurso, improvisando una última vez, como le gusta hacer, el presidente Trump, flanqueado por su mujer y 17 banderas americanas, ha glosado los logros de lo que él mismo ha definido como «una Administración inusual»: bajadas de impuestos, la vacuna contra el «virus chino», creación de empleo, nombramiento de jueces conservadores, mejoras en las fuerzas armadas. Añadió que le deseaba lo mejor al nuevo Gobierno, pero sí sugirió que cualquiera de sus logros económicos habrá empezado con sus reformas. «Gracias, Trump», gritaba la muchedumbre, cortándole. «Verán ustedes que suceden cosas increíbles», dijo Trump en su discurso. «Y acuérdense de nosotros cuando vean que suceden esas cosas», pidió. Tras advertir de que volverá «de un modo u otro», Trump acabó con estas palabras: «Que tengan una buena vida. Nos veremos pronto». Así, cogió de nuevo a la primera dama de la mano, besó a sus familiares, se despidió por última vez de su jefe de gabinete Mark Meadows, se subió al avión y despegó según sonaban en los altavoces en la base de Andrews los últimos versos de la canción «My way» («A mi manera»), de Frank Sinatra, medida coreografía del final de una presidencia. De la televisión a la Casa Blanca Trump es un presidente que llegó a la Casa Blanca tras años de experiencia produciendo y presentando un programa de televisión. Él ha marcado los tiempos de todas las televisiones desde que anunció su campaña a la presidencia. Su equipo lo ha preparado todo para que su marcha recibiera toda la atención posible, pero en el momento en que su avión ha alzado el vuelo, eligiendo cuidadosamente el momento, Joe Biden ha salido de Casa Blair, la residencia donde ha pasado la noche enfrente de la Casa Blanca, y se ha ido a misa. La jornada, como la presidencia, ya es suya. Los Trump se han ido con lo puesto, unos asistentes apenas han cargado en el helicóptero unas cajas de cartón con documentos. Los camiones ya se han estado llevando cajas durante días, y las han enviado a la mansión de Palm Beach donde van a vivir a partir de ahora. Trump deja de ser presidente a mediodía, las 18.00 en la España peninsular. En ese momento, el avión con el que ha viajado deja de ser Air Force One (hay una pequeña flota de ellos, de diverso tamaño), y el maletín con el botón nuclear deja se estar activo y se pone a disposición de Biden uno idéntico. Trump aterriza en Palm Beach aún como presidente, pero por unos pocos minutos. Pero esta marcha no quiere decir que Trump haya caído en el olvido inmediato en la capital. Queda su juicio político en el Senado, el final del proceso de «impeachment» tras la recusación del Senado. Ahora su propio partido debe decidir si le considera culpable de incitar a la insurrección el 6 de enero y le inhabilita a futuro. Aun con él fuera de Washington, el presidente número 45 sigue siendo el centro de atención.
20-01-2021 | Fuente: elmundo.es
La Fiscalía apoya la medida cautelar de celebrar las elecciones catalanas en febrero
Cree que es necesario esta suspensión provisional 
20-01-2021 | Fuente: abc.es
El Parlamento chavista pide a la Fiscalía emitir orden de arresto a los diputados de Guaidó
La Asamblea Nacional chavista, encabezada por Jorge Rodríguez, lanzó este martes un ultimátum de 48 horas para arrestar a los diputados opositores del parlamento legítimo de Juan Guaidó, lo que ha impulsado una ola de respaldos y solidaridad de la comunidad internacional, empezando por EE.UU., a favor del gobierno interino opositor. La arremetida del chavismo contra los representantes del parlamento legítimo, elegido en 2015 por 14 millones de votos y reconocido por más de 50 países, se inició en su sesión plenaria este martes en la sede del palacio legislativo nacional donde la dirigencia variopinta sancionada y con recompensas en sus cabezas, dio rienda suelta a su plan de liquidar con el liderazgo de la oposición. En la sesión parlamentaria destacó el verbo agresivo de Iris Varela, vicepresidenta parlamentaria chavista y exministra de Prisiones conocida por sus presuntos vínculos con los «pranes» (jefes del crimen organizado), que acusó a los diputados opositores de supuestos «delincuentes»: «Creo que darle 48 horas es un plazo prudencial, 48 horas para que ellos procedan a emitir la orden de captura contra estas personas, y la comisión sigue en investigación para documentar todos los daños. Uno clarito es la usurpación y todos los demás se irán documentado después», sentenció la jefe de la comisión parlamentaria especial asignada. Comisión especial El chavismo creó una comisión especial para investigar las acciones perpetradas contra la República por los legisladores electos en 2015, a los que acusan de usurpar funciones constitucionales tras declarar la continuidad en el ejercicio de sus cargos, el pasado mes de diciembre, por no reconocer la farsa electoral perpetrada por Nicolás Maduro. Varela señaló que serán invitadas diversas instituciones para que aporten información, como el Ministerio Público y el Poder Judicial; así como también será escuchado el pueblo para evaluar los delitos contra la República. «Se va a garantizar el debido proceso, el derecho a la defensa y vamos a iniciar un ciclo de comparecencias e interpelaciones que inician el venidero día lunes», dijo José Brito, quien fue expulsado del partido Primero Justicia ?del que forma parte Henrique Capriles? y acusado de corrupto por sus antiguos compañeros. El legislador oficialista, elegido en las elecciones del pasado 6 de diciembre a las que no acudió la oposición que lidera Guaidó por considerarlas un fraude, aseguró que la comisión no confundirá odio o venganza con justicia. Lo primero que hizo la Asamblea Nacional legítima fue alertar a la comunidad internacional de las intenciones judiciales y penales de arrestar a los parlamentarios opositores. En su cuenta de Twitter lanzó un SOS de alerta sobre las amenazas del régimen de Maduro contra diputados legítimos. «El parlamento venezolano tiene el mayor número de parlamentarios perseguidos del mundo», denunció. La reacción inmediata de los EE.UU. no se hizo esperar, tanto del Gobierno saliente como del entrante. El secretario de Estado de la Administración Trump, Mike Pompeo, hizo una llamada telefónica a Guaidó para brindarle su apoyo ante la arremetida chavista. Y le anunció una medida de alivio por parte de Trump como la de aprobar el decreto de permiso de visa y trabajo temporal para los venezolanos que se encuentran en los EE.UU. Por su parte, su sustituto, Antony Blinken, ratificó el respaldo de EE.UU. a Juan Guaidó y calificó a Nicolás Maduro de «brutal dictador». Blinken aseguró que EE.UU. seguirá con el reconocimiento al presidente interino Guaidó y a la Asamblea Nacional «como la única institución democráticamente electa en Venezuela». Agregó que la administración Biden seguirá «buscando incrementar la presión sobre el régimen dirigido por el brutal dictador Maduro, así como trabajando con algunos aliados». Orientar las sanciones Asimismo, el nuevo secretario de Estado consideró que «hay algo que podemos mirar, particularmente mejor, una coordinación más fuerte y con países afines, tal vez debamos buscar la mejor manera de orientar las sanciones que tenemos para que los colaboradores del régimen realmente sientan el dolor de esas sanciones y, sin duda, hay más que debemos tratar de hacer en términos de asistencia humanitaria dado el tremendo sufrimiento del pueblo venezolano, así como ayudar a algunos de los países vecinos que han soportado la peor parte».
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Toma de posesión de Biden, en directo | Washington se prepara para la investidura con un gran despliegue de seguridad
Joe Biden se convierte este miércoles 20 de enero en presidente número 46 de Estados Unidos. A mediodía ( las 18.00 en la España peninsular) jura el cargo ante el Capitolio, y de allí se trasladará posteriormente la Casa Blanca. Por primera vez en 150 años, el presidente saliente se niega a recibirle y estar presente en las ceremonias protocolarias. Donald Trump, tras perder las elecciones y no admitir su derrota, se marcha de Washington por la mañana, tras un homenaje de corte militar en una base militar cercana a Washington. En sus últimas horas en la presidencia, Trump sigue emitiendo decretos y tomando decisiones, como una esperada ronda de indultos. Debido a la pandemia y la insurrección violenta del 6 de enero, que provocó cinco muertos, las medidas de seguridad en Washington son excepcionales, con 20.000 soldados desplegados y un perímetro sellado alrededor de la Casa Blanca y el Capitolio. LAS CLAVES Biden asume las riendas de un país dividido Así será la ceremonia de toma de posesión Trump indulta a Bannon en sus últimas horas en el poder
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Toma de posesión de Biden, en directo | Kamala Harris hace historia al jurar omo vicepresidenta de EE.UU.
Joe Biden se convierte este miércoles 20 de enero en presidente número 46 de Estados Unidos. A mediodía ( las 18.00 en la España peninsular) jura el cargo ante el Capitolio, y de allí se trasladará posteriormente la Casa Blanca. Por primera vez en 150 años, el presidente saliente se ha negado a recibirle y estar presente en las ceremonias protocolarias. Donald Trump, tras perder las elecciones y no admitir su derrota. Unas horas antes del comienzo del acto en el Capitolio, el presidente saliente abandonó la Casa Blanca y se dirigió en helicóptero a la base aérea de Andrews, en Maryland, donde pronunció sus últimas palabras en ejercicio del cargo antes de tomar el Air Force One con rumbo a Florida. «Volveré de un modo u otro», aseguró. En sus últimas horas en la presidencia, Trump sigue emitiendo decretos y tomando decisiones, como una esperada ronda de indultos. Debido a la pandemia y la insurrección violenta del 6 de enero, que provocó cinco muertos, las medidas de seguridad en Washington son excepcionales, con 20.000 soldados desplegados y un perímetro sellado alrededor de la Casa Blanca y el Capitolio. LAS CLAVES Biden asume las riendas de un país dividido Así será la ceremonia de toma de posesión Trump indulta a Bannon en sus últimas horas en el poder
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Toma de posesión de Biden, en directo | Biden ya ha entrado en la Casa Blanca con su familia
Joe Biden es ya el presidente número 46 de Estados Unidos. A mediodía ( las 18.00 en la España peninsular) tras jurar el cargo ante el Capitolio. Por primera vez en 150 años, el presidente saliente se ha negado a recibirle y estar presente en las ceremonias protocolarias. Donald Trump, tras perder las elecciones y no admitir su derrota. Unas horas antes del comienzo del acto en el Capitolio, el presidente saliente abandonó la Casa Blanca y se dirigió en helicóptero a la base aérea de Andrews, en Maryland, donde pronunció sus últimas palabras en ejercicio del cargo antes de tomar el Air Force One con rumbo a Florida. «Volveré de un modo u otro», aseguró. En sus últimas horas en la presidencia, Trump sigue emitiendo decretos y tomando decisiones, como una esperada ronda de indultos. Debido a la pandemia y la insurrección violenta del 6 de enero, que provocó cinco muertos, las medidas de seguridad en Washington son excepcionales, con 20.000 soldados desplegados y un perímetro sellado alrededor de la Casa Blanca y el Capitolio. LAS CLAVES Biden se convierte en el nuevo presidente de Estados Unidos Trump se despide con una promesa: «Volveremos, de un modo u otro» Trump indulta a Bannon en sus últimas horas en el poder
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Así será la investidura de Biden: Washington blindado, con escasos invitados y sin Trump
Por primera vez desde marzo de 1869, las puertas de la Casa Blanca se abrirán hoy miércoles para recibir a su nuevo ocupante, y su predecesor se habrá marchado antes, sin decir ni «bienvenido» ni «adiós». Donald Trump, iconoclasta donde los haya, rompe costumbres y protocolos hasta el instante mismo de su marcha. Al alba, se subirá en el helicóptero Marine One, y se marchará a que le despidan con honores militares en la base aérea de Andrews, 21 salvas de artillería sin que al presidente número 45 de la nación se le hayan oído las palabras «he perdido las elecciones, le deseo buena suerte a mi sucesor». Trump, según quienes le han visitado estos días de ocaso presidencial, se marcha apagado, abatido, incapaz de procesar su derrota, que aun a día de hoy atribuye a un fraude que no le ha creído ni una sola corte de Justicia. Recusado en dos ocasiones en el proceso del «impeachment», expulsado de las redes sociales, repudiado por no pocos líderes de su partido y con la popularidad por los suelos; Trump ni siquiera se ha tomado la molestia de tratar de explicarle a la nación cuáles han sido sus principales logros, aparte de una breve vista al muro la semana pasada, que pasó desapercibida, ya que ni la emitió ninguna de las grandes cadenas en directo, todo un drama para el presidente que llegó a la política de la telerrealidad. No ha dado entrevistas ni ruedas de prensa. Estos días, sólo silencio ha emanado de la residencia del presidente más locuaz de la historia reciente. Lo tradicional es que los presidentes salientes, aun los que se presentaron a la reelección y perdieron, reciban en la Casa Blanca a sus sucesores, les den un paseo por la mansión, les ofrezcan un café, se monten con ellos en la limusina, les lleven al Capitolio y allí ya lo dejen todo en sus manos. A las doce, ya nada en la Casa Blanca es suyo. Los camiones de mudanza También es costumbre que faciliten la mudanza, y que permitan que los camiones con los enseres del nuevo presidente descarguen antes de la jura oficial. Nada de eso ha salido de Trump. Se marcha sin ni siquiera haber llamado a Biden para felicitarle o preguntarle si necesita algo. La última vez en que ocurrió fue en 1869, después de que el demócrata Andrew Johnson, sometido también al «impeachment», perdiera las primarias de su partido. Las elecciones las ganó después el republicano Ulysses S. Grant. Otra tradición es que el presidente saliente deje una carta a su sucesor en el escritorio del Despacho Oval, un mensaje personal de apoyo, con algún consejo. Uno de los escritos más emotivos fue el de George Bush padre, que perdió la reelección, en el que le deseaba suerte a Bill Clinton y le decía, con elegancia: «Cuando leas esta nota serás nuestro presidente. Te deseo lo mejor. Le deseo lo mejor a tu familia. Tu éxito es ahora el éxito de nuestra nación. Te apoyo con toda mi fuerza». Tampoco ha dicho Trump si dejará carta alguna en el despacho, aunque todo parece apuntar a que no. Y no es sólo el presidente. Su mujer, a la que los Obama recibieron amablemente en el periodo de transición, se ha negado a llamar o invitar a Washington a Jill Biden, la nueva primera dama. Desde tiempos inmemoriales era tradición que ambas mujeres se vieran en la Casa Blanca, para que la nueva inquilina de la residencia presidencial comenzara a hacerse una idea del espacio y las necesidades de decoración. En ese paseo, ambas se solían detener en una ventana del segundo piso de la residencia que da al Ala Oeste y al Despacho Oval, desde la que se puede ver al presidente trabajar, un pequeño detalle sentimental. Melania Trump no lo ha creído necesario, y se ha despedido con un discurso grabado en vídeo ante un atril en que pedía a la nación paz y concordia. Homenaje en Arlington Biden jurará el cargo a mediodía, las 18.00 en la España peninsular, y solo entonces entrarán los camiones, y los equipos de limpieza desinfectarán la residencia, con todos los protocolos que manda la pandemia de coronavirus. Mientras, a las 15.00, el presidente entrante se irá al cementerio de Arlington con Bill Clinton, George Bush y Barack Obama y sus mujeres a un homenaje ante la tumba al soldado desconocido. Están todos los presidentes vivos menos Trump, y Jimmy Carter, que está delicado de salud y se queda en Georgia. Tras las 15.30, al llegar a su nueva residencia, a los Biden les recibirá el ujier, Timothy Harleth, que fue empleado por los Trump tras trabajar en el hotel de estos aquí en Washington durante unos meses. Entonces, Jill Biden deberá decidir cómo organiza la residencia, que está en la segunda planta. Habrá algunos cambios. Donald y Melania Trump dormían en habitaciones separadas. Los Biden lo harán en la misma, por lo que tendrán más espacio para despachos, estudios o vestidores. Existe un tercer piso también a disposición de la familia presidencial, en que el vivía la suegra de Barack Obama y en el que se ha instalado en años recientes Barron, el hijo menor del matrimonio Trump. A pesar de esta negativa a participar en nada que tenga que ver con el traspaso de poderes, Donald Trump ha tenido el detalle de no hacer coincidir el homenaje militar que se va a dar en la base de Andrews con la jura de Biden. Se va en el Air Force One sobre las 09.00 de la mañana, las 15.00 en la España peninsular, y aterriza en Palm Beach, su nueva residencia en Florida, sobre las 11.00, De ahí se va a su gran mansión de Mar-a-Lago, donde ya dormirá como expresidente. Al quedar ya instalado en la Casa Blanca, Biden comenzará a trabajar inmediatamente desde el Ala Oeste, pues prepara una serie de decretos para revertir algunas de las medidas más polémicas de Trump, sobre todo vetos migratorios a países de mayoría musulmana y salida de acuerdos medioambientales como el Tratado de París. Es también tradición que el nuevo presidente redecore a su gusto el Despacho Oval. Donald Trump se ha negado a recibir a su sucesor y le da la espalda en su salida El lunes por la noche llegó a los periodistas el correo electrónico habitual con la agenda del presidente el día posterior. En esta ocasión, sin embargo, era el calendario de la última jornada completa de Donald Trump. Aquel correo no recogía ningún evento público, ninguna reunión, y sólo repetía el mismo mensaje de hace semanas, una especie de burla a la prensa: «El presidente Trump trabajará desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche. Hará muchas llamadas y tendrá muchas reuniones». Lo cierto es que desde que perdió las elecciones, el presidente Trump ha renunciado a cualquier semblanza de agenda presidencial. No ha dado ruedas de prensa, los discursos los ha grabado en vídeo, ha dado tres mítines y sobre todo ha invertido horas, muchas horas, en tratar de demostrar un fraude electoral que sólo se han creído los más ciegos entre sus seguidores más fieles. Mientras, sus ministros, asesores y subalternos se han ido marchando. El éxodo se ha acelerado tras el saqueo al Capitolio del 6 de enero. La Casa Blanca ha sido esta semana un erial: pasillos vacíos, luces apagadas, teléfonos que suenan insistentemente, sin que nadie responda. Sí se ha visto entrar y salir a Ivanka Trump y su marido, Jared Kushner. Son, junto a la primera dama, los últimos que quedaban ayer al lado de un presidente aislado.
19-01-2021 | Fuente: elmundo.es
La chapuza de la suspensión de las elecciones deja a Cataluña en el limbo
Los partidos no saben si activar la maquinaria electoral o esperar una decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña 
19-01-2021 | Fuente: abc.es
Biden el restaurador
Joe Biden se convierte hoy en presidente de Estados Unidos en buena medida gracias a la impericia con la que Donald Trump ha gestionado la pandemia. El antiguo vicepresidente de Barack Obama ha conseguido culminar su carrera política en medio de una crisis descomunal. Durante la campaña se ha quitado de en medio y ha dejado que las elecciones se convirtiesen en un referéndum sobre un Trump cada vez más desatado. El contraste entre las dos personalidades de los candidatos en los comicios del pasado 3 de noviembre es muy acusado. La apariencia cercana y amable del nuevo ocupante de la Casa Blanca es bien conocida por los americanos. Biden cae bien, tal vez por su sangre irlandesa, y conecta con.. Ver Más