Infortelecom

Noticias de elecciones

01-01-1970 | Fuente: abc.es
«La Policía nos da fotos de los yonquis a eliminar»
Con el mentón apretado, la mirada gélida y el pelo a cepillo estilo militar, la primera impresión que da es justo de lo que es: un asesino. Como oculta su identidad por obvios motivos «profesionales», le bautizaremos con el nombre de la gorra de béisbol que cubre su cabeza: «Raider». La combina con una camiseta de baloncesto sin tirantes que revela sus trabajados músculos y sus aspiraciones en la vida. «Quería ser soldado, pero he acabado como guardia jurado», se presenta este joven del arrabal de chabolas de Aroma, junto al puerto de Manila, que guarda un inconfesable secreto además de su identidad. Desde al año pasado, «Raider» forma parte de los «escuadrones de la muerte» que, a base de tiros, limpian Filipinas de yonquis y camellos dentro de la guerra contra la droga ordenada por su presidente, Rodrigo Duterte, tras ganar las elecciones en 2016. A sus 29 años, pertenece a la asociación Confederate Sentinel Group (Grupo Confederado de Centinelas o CSG, en sus siglas en inglés). Fundada tras la victoria de Duterte, tiene en teoría como misión ayudar a los más necesitados pero, según «Raider», se dedica a labores nada humanitarias. «A los tres meses, el comandante del grupo me dijo que era un pistolero al servicio de la Policía» «Me apunté para contribuir en tareas sociales porque nuestro ?barangay? (barrio) está destrozado por las drogas, cuyas bandas lo controlan todo y atemorizan a la gente. Pero, a los tres meses, el comandante del grupo me dijo que era un pistolero al servicio de la Policía», explica en el reservado de un karaoke, lejos de su zona, para hablar con tranquilidad. Aunque al principio se sorprendió y se mostró reacio a colaborar, acabó formando parte de las ejecuciones extrajudiciales porque, según cuenta, «creo en la causa de erradicar el ?shabú?, que dejó mal de la cabeza a uno de mis primos». En tagalo, así se denomina a una potente metanfetamina que se calcula tiene enganchados a cuatro millones de filipinos. Conocida como la «cocaína de la pobres» porque una placa cuesta 500 pesos (8 euros), se fuma al quemarla sobre papel de aluminio durante unos 20 minutos. Muy popular entre los jóvenes, el «shabú» hace estragos en los suburbios que han proliferado en Metro Manila, la infernal área urbana que engloba a la capital y otras 15 ciudades y donde viven más de 13 millones de personas entre rascacielos y chabolas. Unos niños juegan sobre montañas de basura en el arrabal de chabolas de Smokey Mountain, en Manila - P. M. DÍEZ Quince «operaciones» Desde que su jefe le asignó su primera misión, «Raider» ha participado en quince «operaciones», el eufemismo con el que llama a los asesinatos de esta guerra sucia contra la droga. En su grupo hay treinta sicarios, entre los que hay desde muchachos de apenas 20 años hasta duros hombretones que pasan la cincuentena. «Nos reunimos en una de nuestras sedes que está próxima a una comisaría, de donde vienen cuatro policías uniformados que nos dan fotos de los camellos y yonquis a eliminar», revela «Raider». Sus objetivos son delincuentes a los que el Gobierno ha puesto precio a sus cabezas, como los narcotraficantes «Toyo»y «Joshua». Sus recompensas eran, respectivamente, de 500.000 y 300.000 pesos (8.064 y 4.838 euros) porque la Policía no podía entrar en sus barrios para atraparlos, ya que siempre los avisaba alguien y lograban escabullirse entre las chabolas con la ayuda (voluntaria o no) de los vecinos. «Mi primera operación fue contra ?C Toy?, lugarteniente de ?Toyo? Mendoza, el verano pasado. Como era un tipo peligroso que incluso llevaba una granada de mano para protegerse, lo vigilamos y lo localizamos en un ?pagpagan? comiendo», cuenta refiriéndose a los puestos donde se sirven las sobras que los restaurantes tiran a la basura. En un nauseabundo reciclaje que revuelve las tripas, dichos restos de comida son lavados y fritos de nuevo para que los más pobres entre los pobres puedan echarse algo al estómago por unos pocos pesos. «Pidió por su vida, pero el jefe le metió tres balas en la cabeza y una en el ojo», rememora «Raider» «Pidió por su vida, pero el jefe le metió tres balas en la cabeza y una en el ojo», rememora «Raider» con frialdad el asesinato de «C Toy». ¿Cómo se siente uno al quitarle la vida a un hombre? «Me dio pena, pero comprendí que teníamos que matarlo y que habíamos hecho lo correcto porque, si lo hubiéramos dejado libre, habría vuelto a dañar a la gente con las drogas», responde sin revelar emoción en su voz. Armado con su revólver del calibre 45 , «Raider» tenía cada semana una «cuota de dos o tres objetivos porque el jefe nos presionaba». Con ciertos remordimientos, que intenta ocultar bajo su dura apariencia, reconoce que «hemos hecho cosas horribles, como matar al hijo de 21 años de un camello para obligarlo a salir de su escondite, o tirar al mar en un saco de arroz a un pervertido de 15 porque manoseaba a las chicas». Pero insiste en que no cobra por las ejecuciones ni percibe ningún salario de la CSG. «Aunque pensaba que nos iban a dar algo de dinero, las recompensas se las reparten el jefe del grupo y la Policía. A nosotros solo nos invitan a comer y a beber y nos dan algún regalo», señala contrariado. Corrupción rampante Su decepción con las ejecuciones de los «vigilantes», como los llaman aquí en Filipinas, no viene por motivos económicos, sino morales. «He visto al comandante de nuestro grupo ir a un puesto de venta de droga para recoger su soborno y la Policía ha ignorado a veces mis avisos porque también están pringados», denuncia «Raider», frustrado con la corrupción reinante. «En lugar de perseguir a los traficantes, algunos compañeros se han cambiado de bando y ahora les ayudan», asegura antes de resumir la situación desengañado: «Si los narcos tienen dinero, pagan por su protección. Solo nos cargamos a los pobres». Desde que Duterte declaró la guerra a las drogas nada más ser investido presidente, hace dos años, la Policía reconoce haber matado a más de 4.400 sospechosos que, según la versión oficial, se resistieron a ser detenidos. Además, han sido arrestadas 152.000 personas en 105.000 redadas, en las que la Policía se ha incautado de 2.757 kilos de «shabú» que en la calle habrían alcanzado los 14.790 millones de pesos (238 millones de euros). Para la magnitud y duración de las operaciones policiales, se trata de unas cifras no demasiado altas que revelan cuál ha sido su objetivo: los camellos de poca monta y no los grandes narcotraficantes. Otro dato oficial que llama la atención son los 23.500 homicidios sin resolver de los dos últimos años, de los que la Policía calcula que el 11,34% (casi 2.700) están relacionados con las drogas. Aunque algunos grupos de derechos humanos creen que estas cifras podrían ser mayores, ahí se encuadrarían las ejecuciones extrajudiciales de los «escuadrones de la muerte». Muy crítico con Duterte, a quien califica de «inútil por el que ha muerto mucha gente», «Raider» dice llevar desde enero sin intervenir en ninguna «operación». Dándole largas a sus compañeros, ahora «trabaja» como «informante» de la Policía para resolver el asesinato del hermano de su novia, que acaba de descubrir su oscuro pasado. En el punto de mira Además de liquidar directamente a dos personas en las ejecuciones extrajudiciales de su grupo, mató a un atracador que intentó robarle Además de liquidar directamente a dos personas en las ejecuciones extrajudiciales de su grupo, mató a un atracador que intentó robarle cuando tenía 23 años y trabajaba con su primo en un «jeepney», los peculiares coche-autobuses que colapsan las congestionadas carreteras de Filipinas. Por eso, y porque sabe que la Policía no haría nada, no puede denunciar públicamente esta «guerra sucia» contra la droga. Temiendo que sus antiguos compañeros le pongan en el punto de mira al pensar que los ha traicionado, le gustaría marcharse de Manila y empezar una nueva vida. Pero no puede hacerlo. Como está esperando la renovación de su licencia de guardia de seguridad, tiene que seguir colaborando con la Policía y hacer lo que le digan. Aunque sea matar a otro yonqui.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Emmerson Mnangagwa, investido presidente de Zimbabue
Emmerson Mnangagwa ha jurado este domingo su cargo como presidente de Zimbabue ante miles de personas en la capital del país, Harare, tras victoria electoral todavía no reconocida abiertamente por su rival, Nelson Chamisa, y en medio de las dudas de los observadores norteamericanos. Mnangagwa ha jurado ante el magistrado jefe del Constitucional, Luke Malaba, quien, junto con otros ocho jueces de la corte, desestimó el viernes pasado la petición de Chamisa contra la victoria de Mnangagwa del 30 de julio. «Yo, Emmerson Dambudzo Mnangagwa juro que como presidente de la República de Zimbabue seré fiel a Zimbabue y obedeceré y defenderé la Constitución», ha declarado Mnangagwa a miles de simpatizantes en un estadio en Harare. «Protegeré y promoveré los derechos de los zimbabuenses para que me ayuden, Dios», ha añadido en su juramento, recogido por el «Times» de Zimbabue. Mientras, observadores de Estados Unidos han lamentado la ausencia de una «cultura democrática y tolerante» en Zimbabue antes de llamar a la calma a todas las partes involucradas en la última crisis desatada tras las elecciones, donde Emmerson Mnangagwa se ha hecho con la victoria entre acusaciones de fraude de la oposición. AFP Los Institutos Nacionales Demócrata y Republicano han asegurado que en Zimbabue la libertad de voto y la igualdad entre partidos están en peligro y ha pedido a todas las partes implicadas que «se apoyen en las expresiones pacíficas y eviten actos de venganza contra rivales políticos». Ambos grupos piden además respeto a la decisión del viernes del Tribunal Constitucional de revalidar la victoria electoral del mandatario a pesar de las críticas del líder opositor Chamisa. Chamisa había instado al Constitucional a «proteger el voto del pueblo» y había anunciado que, si no se tenían en cuenta las acusaciones, estudiaría la posibilidad de llamar a una movilización en las calles. Seis personas murieron por los choques entre manifestantes y policías tras la difusión de los resultados por parte de la Comisión Electoral. Este proceso electoral ha sido observado con gran atención por ser el primero desde la caída del Gobierno del presidente Robert Mugabe, que dimitió en noviembre después de 30 años, acosado por las Fuerzas Armadas y por los países de la región a causa de una crisis política previa, desatada por la destitución de Mnangagwa como vicepresidente.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Filipinas olvida el «No matarás»
En la católica, apostólica y romana Filipinas, donde la fe se vive con tanta devoción que los villancicos empiezan a sonar en septiembre, parecen haberse olvidado del quinto mandamiento: No matarás. Desde hace dos años, cuando el presidente Rodrigo Duterte ganó las elecciones con la promesa de acabar con la delincuencia, el país está sumido en una sangrienta guerra contra la droga que oficialmente ha dejado más de 4.400 muertos. En realidad son muchos más porque ha habido 23.500 crímenes no resueltos, entre los que figuran los cometidos por «escuadrones de la muerte» al servicio de las autoridades, como revelaba ayer en estas mismas páginas uno de sus sicarios. Aunque el Gobierno de Gloria Macapagal Arroyo abolió en 2006 la pena capital, en buena parte por la presión de España para que no fuera ejecutado el preso hispano-filipino Paco Larrañaga, la Policía la aplica en la práctica sin pasar siquiera por los tribunales. Una salvajada ante la que la sociedad filipina no solo no protesta, sino que apoya con la esperanza de que sirva para combatir la criminalidad que sufre el país, la más alta de Asia. «No es solo una cuestión de vida, sino una burla al imperio de la ley», critica el padre Flavie Villanueva, quien ayuda a los drogadictos en el Centro Arnold Jansen Kalinga Als de Manila. Cada día, por aquí pasan decenas de toxicómanos y mendigos para comer y asearse antes de volver a la calle, donde a muchos les espera una muerte segura por la cruenta campaña contra las drogas. En los dos últimos meses, el padre Villanueva ha perdido a tres de sus feligreses, abatidos por la Policía o asesinados por «escuadrones de la muerte». «A Roberto Manaligán, que se había inscrito en el registro de drogadictos para desintoxicarse y lo único que podía ?meterse? ocasionalmente era disolvente, lo secuestraron el 19 de julio y su cuerpo fue hallado el 1 de agosto, torturado», cuenta el sacerdote tras darle la bendición al cadáver. Días antes, a Fátima «Mayumi» Milagros, de 39 años, le pegaron tres tiros en la cabeza. «Vendía basura para el reciclaje, pero ese día solo se había sacado para darle a sus seis hijos y su marido unas patas de gallina», detalla el padre Villanueva, quien la define como «consumidora esporádica» y cree que su muerte fue «por un error de identificación o para cumplir la cuota». Por último, a un chico llamado Alex, que conducía un motocarro y no tomaba drogas, «la Policía le pegó seis tiros». Horror sistemático Con más de 50 muertes similares en los dos últimos años, el sacerdote asegura que «hasta ahora no se había llegado a este nivel de horror sistemático y de competencia para cobrar las recompensas» que ofrece el Gobierno, que oscilan entre 5.000 y 25.000 pesos (entre 80 y 400 euros) dependiendo de la importancia del objetivo. «¿Cómo puede ocurrir algo así y estar callado, sobre todo siendo católico?», se pregunta enojado. «Duterte ha sido muy listo creando un clima de miedo con las drogas. Además, se está adoctrinando a la gente propugnando que es por el bien del país. Pero lo cierto es que se está matando a muchas personas sin interrogarlas ni juzgarlas. Es una tragedia que una sociedad católica haya perdido su sensibilidad hasta el punto de no importarle estos crímenes», analiza con lucidez. Adicto él mismo desde los quince años y ya rehabilitado, el padre Villanueva se ha erigido en una de las voces más críticas con Duterte, ya que conoce de primera mano los problemas que sufren los toxicómanos. Por si no tuvieran bastante con su enfermedad, ahora están amenazados de muerte. Conciencia adormecida Para ayudar a las familias de las víctimas de la «guerra sucia» contra la droga, el padre Villanueva organiza unos cursos de teatro en los que se plasman sus traumas y le dan visibilidad. Pero el sacerdote no es el único que intenta remover las conciencias en la adormecida sociedad filipina, a la que no le importa en absoluto la desaparición de unos cuantos camellos y yonquis. La senadora Risa Hontiveros lidera una propuesta para instaurar el 16 de agosto como día nacional para las víctimas inocentes que ha dejado la guerra contra la droga de Duterte. «No permitiremos que nuestros compatriotas caigan en una profunda amnesia», clamaba la semana pasada la senadora en un homenaje a Kian de los Santos, abatido con solo 17 años por la Policía. Su muerte desató el año pasado un gran escándalo al descubrirse gracias a unas cámaras de seguridad que los agentes no le habían disparado en defensa propia, como sostenían. Mientras Kian les suplicaba por su vida diciéndoles que tenía un examen al día siguiente, se lo llevaron indefenso a un callejón, donde le pegaron un tiro. Para honrar su memoria, se colocó una placa en la catedral de Caloocan, donde el obispo emérito, Deograzias Yniguez, lanzó un duro ataque contra Duterte. A pesar de la enorme influencia de la Iglesia católica en Filipinas, la mayoría de la sociedad sigue apoyando la «guerra sucia» contra la droga. Hasta las madres de algunas víctimas, como Rosita Opiasa, siguen perteneciendo a grupos leales a Duterte, como la Unión de Guardianes de Makabangsan, pese a que su hijo, Jason Ribera, fue asesinado el año pasado por unos pistoleros. Y es que Filipinas tiene una memoria tan frágil que incluso ha olvidado el No matarás.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Termina la odisea del Diciotti con el Gobierno populista enfrentado
Gracias a la importante ayuda de la Iglesia italiana se acabó la odisea de la nave Diciotti de la Guardia Costera italiana, que en la noche del sábado al domingo pudo desembarcar en el puerto de Catania a 150 inmigrantes que había salvado diez días antes en aguas maltesas. El resultado supone un éxito político para el vicepresidente y ministro del Interior, Mateo Salvini, aunque el fiscal de Agrigento, Luigi Patronaggio, ha decidido indagarlo por secuestro de personas, abuso de poder y retención ilegal. Salvini ha recibido la decisión de la fiscalía como un regalo y se ha colgado una medalla. Ha calificado de «vergüenza» la investigación de la magistratura, a la que ha desafiado: «Que me arresten si quieren, pero no podrán detener a 60 millones de italianos. No podrán parar el cambio». El caso ha dividido al país y ha alejado aún más al gobierno italiano de Bruselas. Salvini había adoptado una posición durísima contra el desembarco de prófugos en Italia, pidiendo a la Comisión europea que los repartiera en varios países de la UE, solicitud que no fue atendida. El gobierno negoció en los últimos días con algunos países no comunitarios, encontrando la colaboración de Albania e Irlanda, que acogerán cada uno a 20 inmigrantes». Se negocia también con Montenegro y Serbia que podrán acoger también algunos inmigrantes. «Doy las gracias al gobierno de Albania, que se ha demostrado más serio que el francés», ha dicho Salvini. El gesto de Irlanda se ha hecho por la coincidencia de la visita del papa Francisco al país. Precisamente, decisiva ha sido la intervención de la Iglesia para encontrar una solución, un gesto que se considera de relevancia nacional. Matteo Salvini trató con la Conferencia Episcopal italiana (CEI), bajo la supervisión del secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin. «La Iglesia italiana -afirma la CEI en un comunicado- garantizará la acogida a un centenar de inmigrantes de la nave Diciotti. El acuerdo con el Ministerio del Interior se ha logrado para poner fin a los sufrimientos de estas personas en el mar desde hace días». Los propios inmigrantes han contado las torturas a las que fueron sometidos en Libia: Los menores pasaron ocho meses en un local sin ver la luz del sol, y todas las mujeres confesaron haber sido violadas. El ministro del Interior Salvini canta victoria y alardea de que los italianos no tendrán que pagar, como él había prometido, ni un euro por la acogida de estos inmigrantes de la Diciotti, ya que, según él, «pagará la Iglesia con sus recursos y los países que se han ofrecido a acogerlos». Salvini ha recibido el apoyo unánime de la Liga y de la derecha. El líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, ha manifestado: «La fiscalía ha hecho una investigación absurda. Era una cuestión exclusivamente política y la magistratura no tenía que haber intervenido mínimamente. Expreso mi apoyo y cercanía a Salvini», ha dicho Berlusconi. El Gobierno ha dado también su apoyo al ministro del Interior, poniendo de relieve que no debe dimitir, lo que ha motivado duras críticas por parte de la oposición, que acusa al Movimiento 5 Estrellas de doble moral. En efecto, el 2016 el entonces ministro del Interior, Angelino Alfano, fue indagado por «abuso de poder». En esa ocasión, el líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Magio, invocó una inmediata dimisión que debía producirse «antes de 5 minutos». Con Salvini imputado, la Liga cree que puede alcanzar en unas próximas elecciones el 40%. Su consenso en las últimas semanas llegó al 30%, un porcentaje muy superior al 17,5% que logró en los comicios del 4 de marzo. El caso de la nave Diciotti ha mostrado un país completamente dividido en el plano de los valores y de la política. Hay una Italia que considera que hay un derecho que se debe respetar, y en consecuencia una nave italiana como la Diciotti, con una tripulación militar por pertenecer a la Guardia Costera, tenía la obligación de salvar a los inmigrantes. Hay otra Italia, la que apoya a Salvini, que piensa que los inmigrantes son ilegales y no se les debe acoger en este país porque son causa de problemas, sobre todo en cuestión de orden y seguridad.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macron asegura que «Europa ya no puede entregar su seguridad a Estados Unidos»
El presidente francés, Emmanuel Macron, ha instado este lunes a la Unión Europea a «no poner su seguridad sólo en manos de Estados Unidos« y a asumir su responsabilidad en Defensa para garantizar su soberanía de forma autónoma. En un discurso en el Palacio del Elíseo para presentar sus directrices de política exterior a los embajadores franceses, Macron consideró que «Europa nunca había avanzado tan rápido en materia de defensa» y anunció que «en los próximos meses» propondrá un proyecto para «reforzar la solidaridad en materia de seguridad en la UE». «No creo que hoy China o Estados Unidos crean que Europa sea una potencia con una autonomía estratégica», dijo Macron, quien vio en la «soberanía europea» el único modo en que la Unión puede sobrevivir. Ese modelo será el que se confronte al «unilateralismo» en las próximas elecciones europeas, que Macron consideró fundamentales. En esa línea, el pasado junio nueve países suscribieron su participación en la Iniciativa Europea de Intervención (IEI), un proyecto de defensa ideado por el propio Macron para formar coaliciones militares que reaccionen ante crisis cerca de las fronteras europeas. Todo ello al margen de la OTAN, de la UE y de Estados Unidos. Al mismo tiempo, el presidente francés ha pedido este lunes que la reflexión para «reordenar la arquitectura de la defensa europea» incluya no sólo a los socios comunitarios, sino también a Rusia. Lucha contra «los extremos y los nacionalismos» Alertó de que «los extremos y los nacionalismos han despertado en Europa», por lo que «hay que redoblar los esfuerzos» para combatirlos. Macron confió en que se llegue a un acuerdo con el Reino Unido para el Brexit (la salida del país de la UE) antes de final de año y apostó por mantener una «relación fuerte» con los británicos, «pero no al precio de la disolución de la UE». Pidió que Europa construya una «asociación estratégica» con Rusia y con Turquía, pero al mismo tiempo cerró la puerta a este país para una eventual integración, ya que, a su juicio, el presidente Recep Tayyip Erdogan aboga por un «proyecto panislámico» que choca con los principios comunitarios.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
México espera que Canadá se sume al nuevo acuerdo
El Gobierno de México celebró el principio de acuerdo entre ambos países para modernizar su relación comercial. Sin embargo, la propuesta de sustituir el NAFTA por un acuerdo bilateral dejó presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, con un sabor agridulce, puesto que su administración prefiere la creación de un tratado que incluya también a Canadá. «Deseamos la reincorporación de Canadá a las pláticas para lograr una exitosa negociación trilateral del NAFTA esta misma semana», dijo Peña Nieto en un mensaje publicado en la red social Twitter segundos después de Donald Trump hizo público el llamado «Acuerdo Bilateral entre México y Estados Unidos», texto que reemplazaría al NAFTA. La fórmula elegida por la administración Trump, acabar con el NAFTA para sustituirlo por dos tratados bilaterales -uno con Canadá y otro con México- se impone por ahora a la solución deseada por los dirigentes aztecas: un único acuerdo para regular el comercio en toda la región de América del Norte. Con un solo tratado vigente desde Alaska hasta Chiapas, México siente que puede tener más fuerza gracias al apoyo Canadá en varios de los temas en los que discrepan con Estados Unidos. No obstante, Trump ve más positivo cerrar un acuerdo con cada país para poder así analizar en mayor detalle qué tipo de relación comercial desea con cada uno. La victoria de Andrés Manuel López Obrador el 1 de julio en las pasadas elecciones mexicanas ha agilizado significativamente las negociaciones que empezaron hace trece meces. López Obrador no jurará el cargo hasta diciembre, sin embargo, los equipos de negociación han acelerado el paso ante la inminente llegada de un presidente de izquierdas al Gobierno de México.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El primer ministro checo no quiere recibir «ni a un solo inmigrante»
«Cuando digo que no quiero recibir ni a un solo migrante, esto es un símbolo muy concreto», dijo ayer el primer ministro checo, el populista Andrej Babis, según Radio Praga. Con estas declaraciones dejó claro que sigue considerando sinónimos los términos inmigrante y refugiado, así como que no retrocederá ante el Tribunal Superior de Justicia de la UE. El jefe del Ejecutivo checo reclama que la Unión Europea tenga una política común en relación a la inmigración y el asilo, pero rechaza el modelo de reparto de refugiados por cuotas entre los Estados miembros. Considera que la prioridad es reforzar la seguridad interna, llegar a acuerdos con países de África y mejorar las condiciones de vida en ese continente. El Gobierno checo aprobó a principios de junio la suspensión unilateral de su participación en el sistema de reasentamiento de refugiados impulsado por la UE, alegando motivos de seguridad. El acuerdo europeo de 2015, planteado por la Comisión Europea, establece unas cuotas para acoger a un total de 160.000 solicitantes de asilo llegados a Italia y Grecia de forma proporcional entre los países europeos. Hasta ahora solo se ha reubicado a poco más de 18.000 y Praga, que apenas ha admitido a una veintena de los 2.691 refugiados que se habían sido asignados como cuota, insiste en que no recibirá a nadie más por esa vía, que considera paralizada. Polonia, Hungría y Eslovaquia han expresado igualmente su rechazo a la acogida de solicitantes de asilo. Eslovaquia y Hungría incluso han cuestionado estas cuotas y su obligatoriedad ante los tribunales europeos. El propio ministro de Interior checo, Chovanec, ha explicado que será su oficina la encargada de coordinar una respuesta de este grupo de países ante cualquier movimiento al respecto por parte de la Comisión Europea. Estas declaraciones tienen lugar en periodo preelectoral, dado que los checos votan en octubre, en elecciones legislativas, y la inmigración es uno de los temas de campaña tratados con mayor intensidad. La mayoría de los checos rechazan en las encuestas que su país siga recibiendo refugiados o inmigrantes de países musulmanes, aunque el porcentaje de rechazo se ha reducido en 11 puntos porcentuales desde otoño pasado, situándose actualmente en el 58%. El 82% de los ciudadanos, no obstante, considera a los refugiados una amenaza para la seguridad europea, para la paz en el mundo el 71% y para la seguridad en la República Checa el 68%. Así lo documenta un reciente estudio del Centro para las Investigaciones de la Opinión Pública (CVVM), que revelan que la postura de los checos frente a los refugiados es la más favorable desde octubre de 2015.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Fiscalía General alemana se hace con la investigación de la «caza al extranjero» en Chemnitz
La investigación acerca de las concentraciones de alrededor de mil personas que amenazaron y agredieron indiscriminadamente a los ciudadanos de aspecto extranjero que encontraban a su paso, el pasado domingo en Chemnitz, ha sido asumida por la Fiscalía General de Alemania. También han sido abiertas investigaciones contra unos manifestantes que durante las marchas del lunes, que convocaron a unas 2.000 personas, exhibieron cruces gamadas y realizaron el saludo hitleriano. Se trata de nombres conocidos de la escena neonazi y perfectamente identificables gracias a las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad. Efectivos policiales de Dresde y Leipzig han acudido a reforzar a los agentes de Chemnitz, para mantener el control de la calle, y el país entero debate estos acontecimientos, que solamente el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa por Alemania (AfD) ha evitado condenar. La mecha se encendió, el domingo, por una bronca en un bar en la que murió un alemán de padre cubano de 35 años de edad, presumiblemente a manos de extranjeros. La policía ha detenido a un sirio y un iraquí, de 23 y 22 años, como presuntos autores materiales del homicidio a cuchilladas, hasta ahí llegan los hechos, pero las informaciones que circularon por las redes sociales esa misma tarde deformaron los hechos hasta el punto de que muchos de los ciudadanos que salieron a la calle a acudían a una llamada para defender a una mujer que estaba siendo atacada por extranjeros y otros para protestar porque una mujer alemana había sido violada y asesinada por extranjeros. «Está claro que la movilización a través de internet es más fuerte y más rápida que lo que hasta ahora conocíamos», ha lamentado este martes en rueda de prensa el presidente de Sajonia, el cristianodemócrata (CDU) Michael Kretschmer, «y también está claro que esa movilización se basa en informaciones falsas y teorías de la conspiración, por eso llamo a todas las personas que salieron a la calle a hacernos todas las preguntas que quieran sobre los hechos, yo mismo visitaré Chemnitz el día 30 y me pondré a disposición de los ciudadanos, pero debe quedar muy claro que nada justifica lanzarse a la calle a atacar a nadie». Dretschmer ha sugerido que «hay quien quiere influir en esta sociedad y resulta repulsiva la instrumentalización que la extrema derecha ha hecho de los acontecimientos», llamando «a la sociedad no solo de Sajonia, sino de todos los Bundesländer, a salir a la calle pacíficamente y demostrar que no estamos dispuestos a aceptar algo que ataca a nuestros más básicos pilares de convivencia en paz y en democracia». «Y por favor que quede claro que esto no lo han hecho los ciudadanos de Chemnitz ni los sajones, sino que han sido los extremistas», ha implorado a los medios de comunicación. Pero los hechos nos recuerdan que Chemnitz, como el resto de Sajonia, es zona de fuerte implantación de AfD, partido que en las elecciones generales del año pasado se alzó en esa parte del país con un 22 %, casi diez puntos más que la media nacional (12,6 %). En la capital de Sajonia, admeás se originó, en 2014, el movimiento Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida), con fuerte vínculos con AfD. «Aquí lo que pasa es que mucha gente está muy enfadada y eso hay que tenerlo en cuenta», ha justificado los acontecimientos la diputada europea de AfD Beatrix von Storch, nieta de los ministros de Hitler, «y lo que hemos visto es que el Estado ha perdido el control de las calles porque ha perdido el apoyo de los ciudadanos».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Orban cierra filas con Salvini: «Parar la inmigración es posible»
«Salvini es mi héroe: Ha demostrado cómo parar la inmigración por el mar», ha manifestado el primer ministro de Hungría, el ultranacionalista Viktor Orbán, quien mantuvo un encuentro de una hora en Milán con el líder de la Liga, Matteo Salvini, de extrema derecha. Orbán se ha mostrado entusiasta del ministro del vicepresidente del gobierno y ministro del Interior hasta el punto de afirmar: «De su éxito depende la seguridad en Europa». El ministro Salvini, que nunca peca de modesto, respondió a los elogios de Orbán: «¿Él me considera héroe? ¡Palabras sabias!» En este clima de gran sintonía, calificándose el uno al otro de «mi héroe» y «amigo», transcurrió la entrevista en Milán de Salvini y Orbán, que saldaron un férreo un eje político en la capital lombarda. Italia busca nuevos aliados mientras se aleja cada día más del «nucleo duro» de la Unión Europea, el grupo de países que encabezan Alemania y Francia y del que forma parte España. Tras el caso de la nave Diciotti, a cuya odisea puso fin la Iglesia, Albania e Irlanda acogiendo a 177 inmigrantes, sin ninguna participación de la UE en el reparto de inmigrantes como pedía Italia, ha adquirido especial relieve el coloquio de Matteo Salvini, 45 años, y Viktor Orbán, 55. Obviamente, el tema clave de la reunión ha sido el problema de la inmigración, sobre el que ambos líderes coinciden plenamente: «Hay que lograr la máxima protección de las fronteras externas de la Unión Europea», opina Salvini. Los dos se mostraron plenamente de acuerdo, afirmando en rueda de prensa: «Parar la inmigración es posible en el plano jurídico y físico». Salvini comentó que se siente «orgulloso de defender las fronteras italianas, que son también los confines europeos». Ambos líderes criticaron en varias ocasiones al presidente francés, Emmanuel Macron, al que pusieron como símbolo de la Europa que quieren cambiar: «Macron en Europa es jefe de los partidos que apoyan la inmigración. En la otra parte estamos nosotros que deseamos parar la inmigración ilegal», dijo Orban Orbán, en su deriva autoritaria como demuestra el haber cerrado dos periódicos, se ha convertido en político de referencia del grupo de Visegrado, que forman Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa, a los que habría que añadir la Austria del canciller Kurtz, obsesionado también con la protección de las fronteras y rechazo de inmigrantes. La receta que proponen es «cambiar los tratados europeos», a partir de aquellos en materia de inmigración: «es una prioridad mía y del gobierno», dijo Salvini. De futuras alianzas han hablado también el líder de la Liga y Orbán, gran amigo del presidente ruso, Vladimir Putin, como también lo es Matteo Salvini. Todos los líderes populistas del grupo Visegrado y de Italia tienen puesta su mirada en las elecciones europeas del año próximo. Con el populismo en alza en estos países, que actúan ya sin complejos -en gran medida porque en esas naciones del Grupo de Visegrado, como en Italia, la oposición política prácticamente ha desaparecido-, los euroescépticos confían en obtener un gran resultado en las europeas. A partir de ahí, el líder de la Liga desearía formar un frente único soberanista con todos los partidos populistas de Visegrado, una especia de Liga de las Ligas. Está por ver si en ese caso Orbán abandona el Partido Popular europeo (PPE), donde se encuentra, aunque es muy diverso del resto de los líderes populares, porque obtiene ventajas participando en el gobierno de la UE en cuota PPE. A este respecto, Salvini comentó: «No me permito pedir a Viktor que abandone el PPE. Estamos trabajando juntos por una alianza para excluir a los socialistas». Bloqueo definitivo En cualquier caso, los populistas tienen muy claro dos objetivos: por un lado, influir decisivamente en la política de Bruselas para frenar la inmigración y controlar las fronteras. No se trataría de gobernar la inmigración, sino de bloquearla definitivamente. Por otro lado, cambiar ciertas reglas de la UE reescribiendo los tratados europeos. Sin duda, Salvini y Orbán prospectan una Europa muy diversa de la actual y su acercamiento tendrán sin duda consecuencias en la UE. Lo ha dicho claramente Salvini: «Inicia hoy un camino que nos acompañará en los próximos meses por una Europa diversa, para cambiar la Comisión europea y sus políticas, poniendo en el centro todo aquello que las élites políticas, financiadas por los Soros y los Macron de turno niegan. Estamos cerca de un cambio histórico a nivel continental».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Brasil decreta el uso del Ejército para reforzar la seguridad en la frontera con Venezuela
El presidente de Brasil, Michel Temer, autorizó este martes el uso de tropas del Ejército en el estado de Roraima, fronterizo con Venezuela, para garantizar la seguridad ante la llegada de miles de inmigrantes venezolanos en los últimos meses. Las Fuerzas Armadas brasileñas ya estaban presentes en Roraima al participar en la «Operación Acogida», de carácter humanitario y que atiende a los venezolanos que huyen de la crisis política, económica y social que vive su país y deciden rehacer sus vidas en Brasil. El mandatario firmó este martes, sin embargo, un decreto por el que garantiza las condiciones para que el Ejército actúe también en operaciones relacionadas con la seguridad en Roraima, uno de los estados más pobres del país y que se ha visto desbordado por el éxodo de venezolanos, según las autoridades regionales. El decreto estará vigente desde este miércoles 29 de agosto hasta el 12 de septiembre, según se recoge en el documento firmado por Temer, cuyo mandato expira el 1 de enero de 2019, cuando entregará el poder al vencedor de las elecciones de octubre. «Autorizo hoy el empleo de las Fuerzas Armadas» para «ofrecer seguridad a los ciudadanos brasileños y a los inmigrantes venezolanos que huyen de ese país en busca de refugio» en Brasil, expresó Temer en un pronunciamiento en Brasilia. El jefe de Estado dijo que tomó esa decisión para complementar las acciones sociales que promueve el Gobierno central en Roraima ante el «flujo cada más intenso» de inmigrantes venezolanos. También indicó que con esas medidas intentan «minimizar los impactos del desastre humanitario», «resultado de las pésimas condiciones de vida» a las que está «sometido el pueblo venezolano». Las autoridades brasileñas estiman que entre 600 y 700 venezolanos entran diariamente al gigante sudamericano, aunque solo el 20-30 % permanece. El anuncio sobre el empleo de las Fuerzas Armadas para garantizar la seguridad tiene lugar un día después de que el líder del Gobierno en el Senado, Romero Jucá, decidiese abandonar ese cargo por divergencias sobre cómo abordar la crisis migratoria en Roraima. Por otro lado, hace diez días se registraron incidentes violentos en Pacaraima, donde vecinos de ese pequeña localidad fronteriza atacaron campamentos de venezolanos y quemaron los objetos personales de estos. Esas protestas provocaron que al menos 1.200 de ellos decidieran regresar a su país y que el Gobierno brasileño reforzase las medidas humanitarias que ya había puesto en marcha. Tras esos incidentes, el Gobierno ya había autorizado el envío a Roraima de 120 miembros de la Fuerza Nacional, un cuerpo especial de la policía, para igualmente reforzar la seguridad. No obstante, esas iniciativas son insuficientes para el Gobierno de ese estado, que ha pedido en repetidas ocasiones el cierre temporal de la frontera ante la saturación de sus servicios públicos, algo negado con anterioridad por la Justicia y rechazado de plano por el Ejecutivo central.