Infortelecom

Noticias de elecciones

21-07-2018 | Fuente: as.com
Se trata del waterpolo, el rugby 7, el hockey hierba y el hockey patines. Tres deportes olímpicos y otro que no acude a los Juegos, pero que ha sido pionero.
21-07-2018 | Fuente: as.com
Se trata del waterpolo, el rugby 7, el hockey hierba y el hockey patines. Tres deportes olímpicos y otro que no acude a los Juegos, pero que ha sido pionero.
21-07-2018 | Fuente: elpais.com
Con Casado vuelve Aznar (y Reagan y Thatcher)
El nuevo presidente del PP tiene un programa neoliberal. ¿Puede ganar así unas elecciones?
21-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump amenaza a China con una guerra comercial total
«No lo hago por una cuestión política, lo hago porque es lo correcto para nuestro país. China nos ha estafado durante mucho tiempo». Para hacer frente a esa «estafa», Trump vuelve a amenazar con imponer tarifas a productos de importación chinos valorados en 500.000 millones de dólares, como hizo a principios de este mes a bordo del Air Force One y repitió este viernes en una entrevista en la NBC. ¿Por qué esa cifra en concreto? Porque es el total en importaciones chinas durante 2017. La guerra total. Hasta el momento, y desde que Trump iniciara su cruzada para equilibrar la balanza comercial con China (se calcula que el déficit ronda los 375.000 millones de dólares anuales), Estados Unidos ha aplicado tarifas de un 25% a productos del gigante asiático valorados en 34.000 millones y tiene prevista una siguiente ronda por valor de 16.000 millones más. También ha estudiado la ampliación de estas tarifas para otros 200.000 millones, que el presidente explicó se aplicarían en función de la respuesta china. En el inventario de productos afectados por la primera ronda de aranceles figuran maquinaria industrial, componentes electrónicos e informáticos, entre otros. Como si de una partida de ping pong se tratara, China respondió a la primera de las decisiones aprobadas por Trump con la imposición de tarifas equivalentes a bienes estadounidenses, incluidos productos agrícolas, lo que ha afectado de lleno a uno de los sectores donde más votos consiguió Donald Trump en las elecciones de 2016. El presidente, sin embargo, defendió en Twitter que el problema de este sector proviene de «los malos (terribles) acuerdos comerciales con otros países». Manipulación de divisas En su obsesión por reducir el desequilibrio en sus balanzas comerciales, Trump acusó este viernes a China y a Europa de manipular sus divisas y de mantener bajos sus tipos de interés, y atizó a una institución que, para apuntalar su independencia, suele quedar al margen de los comentarios y críticas de los inquilinos de la Casa Blanca, la Reserva Federal. El presidente se quejó por su política de incremento de los tipos de interés, lo que, según Trump, «daña todo lo que hemos hecho», resta capacidad competitiva al país y supone un obstáculo en su ya de por sí complejo objetivo de conseguir equilibrar la balanza comercial. La preocupación de Trump se fundamenta en el hecho de que la subida de intereses fortalece el dólar frente a otras monedas y un dólar más fuerte encarece las exportaciones de Estados Unidos. Pero esa fortaleza es también consecuencia de las políticas de Trump, como su cacareado recorte de impuestos, una de las medidas estrella de su campaña.
20-07-2018 | Fuente: abc.es
Ayuno en Nicaragua en desagravio por la violencia represora
La población de Nicaragua respondió hoy a la invitación de los obispos para guardar un día de ayuno y recitar la oración de exorcismo a San Miguel Arcángel, en «desagravio por las profanaciones» de estos últimos meses «contra Dios» por la violencia desatada en el país. Las manifestaciones de protesta ?originalmente por razones económicas? contra el régimen autoritario sandinista se han saldado hasta el momento con 351 muertos, en su mayoría manifestantes abatidos por bala por policías y paramilitares. Los obispos instaron, «especialmente a los policías, militares y demás empleados públicos» que apoyan la violencia contra los nicaragüenses por orden del Gobierno, a reflexionar sobre la «grave y urgente» situación del país y a tomar las decisiones «que su conciencia les dicte y se comprometan a defender la vida, la verdad y la justicia». El llamamiento de la Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN), que preside el arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, se produce tras un recrudecimiento de la «represión y la violencia por parte de los paramilitares progubernamentales hacia las personas que protestan cívicamente». La crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, que comenzó el 18 de abril como consecuencia de unas controvertidas y fallidas reformas a la seguridad social por decisión del presidente, Daniel Ortega, es la más sangrienta desde la década de 1980 en la nación centroamericana. «Lamentamos profundamente tanta muerte, dolor y sufrimiento de nuestro pueblo. Heridos, enjuiciados injustamente, amenazados, intimidados y los ultrajes cometidos contra quienes permanecieron en lugares de protestas pacíficas. Denunciamos los secuestros y detenciones arbitrarias, de que está siendo objeto la población civil», señaló la CEN mediante un comunicado. Asimismo, los obispos nicaragüenses denunciaron los ataques que sufren miembros de la mesa del Diálogo Nacional opuestos al Gobierno, defensores de los derechos humanos y medios de comunicación independientes. Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció ayer hoy la existencia de una «campaña de estigmatización» contra la Iglesia católica en Nicaragua y respaldó su labor en el diálogo nacional ante las crecientes críticas del Gobierno, que considera «golpistas» a los obispos. «Hemos visto una campaña de estigmatización a los miembros de la Iglesia como actores imparciales en la conducción de la mesa de diálogo nacional», dijo a Efe el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão. La Conferencia Episcopal de Nicaragua ha jugado un papel fundamental como mediadora en el diálogo nacional que busca poner fin a la violencia y que reúne al Ejecutivo y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina al sector privado, la sociedad civil, estudiantes y campesinos. El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, calificó por su parte de «golpistas» a los obispos del país, y consideró que son cómplices de las fuerzas internas y de los grupos internacionales que, a su juicio, actúan en Nicaragua para derrocarlo. Ortega hizo esas acusaciones ante miles de sandinistas en una plaza de Managua y mientras conmemoraba el 39 aniversario de la revolución sandinista. El 7 de junio, la Conferencia Episcopal propuso a Ortega que adelantara a marzo de 2019 las elecciones fijadas para 2021.
20-07-2018 | Fuente: abc.es
«Todo el mundo era sandinista en Nicaragua, pero este régimen es peor que el de Somoza»
Los choques violentos en las manifestaciones contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, han dejado una cifra que expresa por sí sola la trágica situación que atraviesa el país: 351 muertos y un número indeterminado de desaparecidos es el balance que se manejaba este viernes, días después de que la la Organización de Estados Americanos (OEA) condenara al régimen sandinista ?el Frente Sandinista de Liberación Nacional entró en Managua en 1979, acabando con la dictadura de Anastasio Somoza? y le pidiera adelantar las elecciones. «Toda la gente de Nicaragua era sandinista, pero ahora se ha decepcionado, porque en su momento hubo muchísimos muertos por la libertad y ahora este régimen ha salido peor», explica Carlos Pérez, un nicaragüense de 39 años afincado en Madrid, a ABC. «Ortega solo cuenta con los empleados públicos, de la parapolicía y de los paramilitares, porque no le apoya nadie más. Organiza marchas para demostrar que tiene músculo, paga a la gente para que vaya y les pone autobuses, pero aún así no llegan muchas personas», añade. Trazando una analogía macabra, pero significativa, Pérez recuerda que los cadáveres de las víctimas de Managua se pueden encontrar en «la Cuesta del Plomo», donde los cuerpos de los opositores a Somoza también eran, antaño, arrojados por sus verdugos. «Todo empezó con la reforma del Seguro Social, pero eso fue solo la excusa, lo que encendió la mecha, porque la gente ya estaba cansada del régimen. La represión sobre ancianos y estudiantes hizo que el resto de Nicaragua saliese a las calles a manifestarse», recuerda Pérez. «El Gobierno no sabía qué hacer, así que convocó una mesa de diálogo para ganar tiempo. Nunca se la tomó en serio. Hizo algunas promesas, de las cuales no ha cumplido ninguna, y más bien ha recrudecido la represión», lamenta. El pasado 11 de julio, la propuesta de diálogo quedó paralizada después de que el cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag fueran agredidos en Diriamba, al sur del país, por paramilitares afines a Ortega. Precisamente, el Papa Francisco ha manifestado en varias ocasiones su disgusto por la situación que sufre el país americano, y ha pedido, como hizo a finales de abril, que «se evite un inútil derramamiento de sangre». Sus ruegos no han sido escuchados. «Ahora, lo peor son las detenciones arbitrarias. En Nicaragua hay unas familias que se llaman CPC [Consejos del Poder Ciudadano] y que son como los oídos del Gobierno, los que le llevan las listas diciendo ?fulanito es líder de este barrio? o ?fulanito ha ido a manifestarse?», señala Pérez. «A esas persona las llevan a prisión, les ponen cargos, les detienen y luego les encuentran muertos», describe, añadiendo que muchos de sus conocidos han optado por abandonar el país. «Este régimen es peor que el anterior, porque antes había una especie de guerrilla, de armados contra armados, pero ahora son paramilitares y parapolicías contra civiles», critica. Ambos grupos violentos, a los que el Ejército, que «dice no meterse», provee de armas, cometen sus asaltos «vestidos de paisanos», pero «con un mismo color de ropa» para distinguirse de los civiles. Amnistía Internacional ya denunció que «el Gobierno nicaragüense ha utilizado a personas armadas o a grupos progubernamentales armados que actúan con la complicidad de funcionarios estatales, en particular la Policía, o con su aquiescencia o tolerancia» en un informe publicado a finales de mayo. «Creo que la comunidad internacional debería pronunciarse más», concluye Pérez, al otro lado del teléfono.
20-07-2018 | Fuente: abc.es
Merkel marca una línea roja a Seehofer
En ningún momento de las durísimas semanas que Merkel tiene a sus espaldas, en las que la gran coalición desde la que gobierna Alemania ha estado al borde de la ruptura, se ha siquiera planteado dimitir la canciller alemana. «Para mí lo importante es que hemos llegado a un compromiso. No hemos solucionado todo lo referente a la inmigración, eso está claro, pero hemos logrado un acuerdo que nos permite seguir avanzando», ha resaltado el lado positivo del enfrentamiento abierto con su ministro de Interior, el socialcristiano bávaro Horst Seehofer. Pero también ha mostrado su disposición a no volver a tolerar una escena como la a superada, en la que el ministro amenazaba con romper los lazos entre los dos partidos conservadores, que concurren conjuntamente a las elecciones desde la fundación de la República Federal de Alemania, si no se tomaban las medidas fronterizas que estaba exigiendo. «Formar parte de un gobierno significa estar en disposición de llegar a compromisos, los miembros de un gobierno deben ser capaces de hablar entre sí y de llegar a soluciones con las que todos estén de acuerdo. Y si eso no es posible para alguno de los miembros del gobierno, es un claro síntoma de que su lugar no está ya dentro de ese gobierno». Con estas palabra ha sugerido la canciller alemana a Seehofer que en la próxima ocasión en que su postura sea así de intransigente, debe tomar la puerta y largarse. «Dentro de un gobierno se puede hablar de todo y se puede negociar sobre todos los asuntos, pero creo que en cuanto al tono que hemos visto en las últimas semanas, es francamente mejorable», ha seguido criticando el ultimátum del bávaro. A pesar de su serenidad y su buen humor, Merkel ha dejado entrever lo harta que está de su ministro cuando, en la tradicional rueda de prensa de verano, la última del curso y siempre en un tono más distendido, le han preguntado a quién preferiría llevarse de vacaciones: a Trump, a Putin o a Seehofer. «Vacaciones son vacaciones», se ha limitado a responder no sin cierta ironía. Sobre Trump y Putin Trump ha sido otro de los protagonistas de la rueda de prensa. Merkel ha celebrado la invitación del presidente estadounidense al jefe de Estado ruso, Vladimir Putin, a celebrar una nueva cumbre en unos meses en Washington. «Tenemos que acostumbrarnos al hecho de que los encuentros entre el presidente de Estados Unidos y el de Rusia se convertirán en algo normal», ha sostenido, «cada vez que se habla es bueno para todos y muy especialmente si hablan estos dos países». Espera que Putin y Trump aborden el desarme nuclear porque, ha recordado, estos dos países poseen juntos el 90% de las armas nucleares del mundo. Por lo demás, y a pesar de la insistencia de las preguntas en las desavenecias con Trump, Merkel ha repetido la importancia de las relaciones entre su país y Estados Unidos. Sigue siendo un socio «central para nosotros». La canciller alemana no ha entrado a juzgar las motivaciones de los reiterados y explícitos ataques verbales de Trump a Alemania en los últimos meses. «No me centro en su motivación sino en la contra argumentación. Deseo insistir en hechos como que la mayor fábrica de BMW no está en Alemania, sino en Carolina del Sur, y apoyo a la UE en los pasos que está dando para tratar de acercar posturas». Inmigración y OTAN En materia de inmigración, Merkel ha apoyado a las organizaciones internacionales que están salvando vidas en el Mediterráneo, pero ha recordado que deben respetar las leyes y que Italia no debe cargar sola con el peso que supone su frontera exterior. Ha justificado los pasos hacia una unión de la defensa en el seno de la UE como forma más eficiente del gasto militar y ha subrayado la necesidad de que Europa tome un lugar más destacado en la geopolítica global y en la resolución de conflictos, «no al margen de la OTAN, pero sí ganando independencia en su capacidad de reacción». A pesar de que está terminando un curso agotador para políticos y periodistas en Alemania, Merkel insiste en que «yo no me quejo». A sus 64 años recién cumplidos asegura que «me alegro de disfrutar ahora de un par de días de vacaciones y poder dormir un poco más, pero no me quejo, al contrario, estoy emocionada. El orden global está bajo una gran presión, la digitalización nos plantea enormes retos. Todo eso nos obliga a trabajar mucho, claro está, pero es muy interesante e incluso emocionante».
20-07-2018 | Fuente: abc.es
Parecidos y diferencias entre la Venezuela de Maduro y la Nicaragua de Ortega
La crisis nicaragüense recuerda a la situación en Venezuela, país golpeado desde hace meses por graves problemas económicos y políticos donde las manifestaciones son reprimidas con violencia. Aquí, cinco parecidos y diferencias entre la situación de ambos países. 1. Control político. Los dos movimientos de protestas piden la salida de los dos dirigentes de izquierda, Nicolás Maduro en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua, o elecciones adelantadas. Contra ellos, los gobiernos utilizan la misma estrategia. «Han apartado a los líderes y partidos de oposición. No por las urnas, sino a través de decisiones de Justicia o de la autoridad electoral, engañosas e ilegales. Ortega lo hizo durante los comicios de 2016 y Maduro le imitó en 2018», explicó a AFP el politólogo venezolano Luis Salamanca. Ambos «han censurado a los medios de comunicación y reforzado su autoridad eliminando los contrapoderes», añadió Juan Felipe Celia, del centro de análisis Atlantic Council en Washington. 2. Represión. Llamadas «turbas sandinistas» en Nicaragua o «colectivos» en Venezuela, estos grupos paramilitares próximos al poder son utilizados «para enfrentarse a los manifestantes», explicó el experto en relaciones internacionales Mariano de Alba. «Actúan en apariencia por su propia cuenta, pero a pesar de su aspecto de civiles, forman parte del aparato de seguridad del gobierno para agredir e intimidar a los opositores», explica a AFP el analista Diego Moya-Ocampos, del gabinete IHS Markit de Londres. Pero «el gobierno nicaragüense ha tenido una mano de hierro, ha matado mucho más», añade. Al menos 125 personas murieron en cuatro meses de manifestaciones en Venezuela, frente a las 280 en Nicaragua en tres meses. 3. Retórica. En ambos países, los opositores acusan a los presidentes de haber instaurando una «dictadura». Por su parte, ambos gobiernos califican a los manifestantes de «terroristas» y de «golpistas de derechas» financiados por Estados Unidos, subraya Mariano de Alba. 4. Negociación. El sociólogo nicaragüense Óscar Vargas considera que, como Maduro, Ortega busca tomar aliento durante las fases de negociación mientras se centra en «la usura y la división de la oposición». «La solución depende en gran medida de las divisiones de la coliación en el poder o del apoyo del Ejército», considera Mariano de Alba. 5. Presión internacional. Los dos gobiernos están aíslados de la escena internacional y han sido diana de sanciones estadounidenses. La situación en Nicaragua, sin embargo, «no ha acaparado tanta atención como la venezolana», según Mariano de Alba. 6. Economía. Venezuela está atrapada en una grave crisis, pero el gobierno puede apoyarse en la renta petrolera (el 96% de sus ingresos). «Ortega depende de los empresarios y de los nicaragüenses para que la economía se mantenga a flote», revela Mariano de Alba. «Nicaragua es una economía muy débil, frágil, y eso podría ser un punto de ruptura si la crisis no se soluciona en el corto plazo», juzga la analista nicaragüense Elvira Cuadra. El Banco Central de Nicaragua ha bajado del 4,9% al 1% su previsión de crecimiento para este año. 7. Peso político. Para Cuadra, el peso regional de los dos países también es diferente. Gracias a la bendición petrolera, el difunto presidente Hugo Chávez consolidó sólidas alianzas. 8. Ejército. El Ejército de Nicaragua apoya el diálogo entre los dos bandos. «Es más institucional, el venezolano está fuertemente politizado», consiera Moya-Ocampos. «Maduro puede contar con el apoyo de los militares. En Nicaragua, las principales fuerzas represivas son los grupos de civiles armados favorables a Ortega», describe Celia. 9. Oposición. En Nicaragua, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia dirige las manifestaciones, y agrupa a estudiantes, empresarios, campesinos y miembros de la sociedad civil. No se trata de un partido político. En Venezuela, la Platafoma de Unidad Democrática (MUD), una alianza de formaciones políticas con intereses divergentes, es la que lidera las protestas. 10. Apoyos. El analista nicaragüense Mauricio Díaz percibe una cierta «confusión» en el seno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, de izquierdas) en el poder y destaca que «los dirigentes históricos no se posicionan claramente». «El madurismo ha conocido importantes desafecciones, pero la coalición en el poder ha permanecido unida durante la crisis», concluye De Alba.
20-07-2018 | Fuente: elpais.com
Esquerra ganaría las elecciones de forma holgada, según el CEO
El independentismo mantendría la mayoría absoluta y Ciudadanos perdería su condición de primera fuerza
20-07-2018 | Fuente: abc.es
Daniel Ortega festeja su particular victoria en el aniversario de la revolución sandinista
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se dio este viernes un baño de masas jaleado por miles de simpatizantes del FSLN, que celebraron con el mandatario el 39º aniversario de la revolución sandinista, ondeando banderas rojinegras que alfombraron la Plaza de la Fe de Managua. En medio de un ambiente festivo, ancianos, adultos, jóvenes y niños ataviados con símbolos del Frente Sandinista de Liberación Nacional se unieron en una sola voz en defensa de Ortega, en una coyuntura en la que una gran mayoría de nicaragüenses exigen su dimisión por su gestión al frente del Gobierno, que dio lugar a las revueltas que comenzaron el 18 de abril. En el contexto de las protestas populares, la población opositora, a la que el Gobierno acusa de intento de golpe de Estado, ha celebrado en los últimos tres meses decenas de manifestaciones y protestas, en las que se pide la paz, la justicia y la libertad para el país, términos que, paradójicamente, coinciden con los que utiliza Ortega en su discurso. Y de igual modo, en las marchas o concentraciones de unos y de otros, de orteguistas y opositores, suenan las mismas canciones tradicionales, los mismos himnos, las mismas arengas en favor de una Nicaragua libre y justa, pero en situaciones diferentes, en contextos distintos y por motivos dispares. Unos buscan que finalicen las protestas y el consiguiente cese de la violencia, a condición de que el comandante se quede al frente del poder, mientras otros insisten en su petición de que Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, abandonen la Presidencia y se adelanten las elecciones. «El comandante se queda», frente a «de que se van, se van (Ortega y Murillo)». Son dos de los gritos de guerra de los bandos enfrentados, miembros de la misma familia en algunos casos, cuya opción política opuesta los ha llevado a romper la relación que otorgan los lazos de sangre. Un simpatizante de Ortega que pidió ser identificado como Juan Antonio dijo a Efe que Nicaragua «mejoró en todos los aspectos» desde que el presidente llegó al poder hace once años, «y esa es la razón» por la que todos los nicaragüenses deberían «agradecerle y hacer que se quede por muchos años». «En nuestro país hubo mucha corrupción, muchos problemas con la salud pública y con la educación, pero con la llegada de Daniel, todo se arregló y esas personas (opositores) lo agradecen pidiendo su dimisión y generando violencia en todo el país», dijo el sandinista. Preguntado por la autoría de los asesinatos de 351 personas desde el 18 de abril, Juan Antonio aseguró no saber «quién ha matado a esa gente, pero no ha sido nadie que trabaje para el Gobierno» de Ortega. «Eso sí lo puedo decir, porque estoy muy seguro», agregó. El mismo discurso se repitió en diversas ocasiones entre los simpatizantes de Ortega, quienes, siguiendo las consignas del mandatario y usando sus mismas palabras, no admiten que los autores de esas muertes hayan sido las «fuerzas combinadas» sandinistas, formadas por policías, parapolicías, paramilitares y antimotines. Insisten, tal y como explicó Wilma, simpatizante de Ortega, a Efe, que «todo es porque le quieren quitar el poder a Daniel para ponerse ellos, mediante un golpe de Estado». En la misma línea que Juan Antonio, Wilma, quien no supo responder a la pregunta de quiénes son «ellos», los que buscan ocupar el lugar de Ortega, aseguró que «ningún miembro» del Gobierno «mató a nadie». Al término de la celebración, se elevó el sonido de la música y sonaron los cohetes mientras los asistentes despedían a su líder entre gritos de «el pueblo unido jamás será vencido» o «el comandante se queda», entre otros. Este año, la celebración del aniversario de la revolución se llevó a cabo en una coyuntura nunca antes vivida en Nicaragua, en el contexto de una sangrienta crisis sociopolítica y el clamor popular por la renuncia del mandatario por parte de miles de nicaragüenses.