Infortelecom

Noticias de elecciones

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Detienen a 56 mafiosos en Sicilia por extorsionar a centros de inmigrantes
Un total de 56 presuntos mafiosos han sido detenidos este lunes en la isla italiana de Sicilia (sur) por extorsionar a centros para inmigrantes, entre otros numerosos delitos como estafa o tráfico de estupefacientes, han informado los Carabineros. La operación, que se centró en la provincia de Agrigento y supuso el despliegue de 400 agentes policiales, se inició a primera hora de la madrugada por orden de la Fiscalía de Palermo y en la misma fueron arrestados 56 miembros de «Cosa Nostra», entre ellos «jefes» y «soldados». Las autoridades han asestado así un duro golpe a 16 clanes de la mafia siciliana, ha permitido desarticular los «distritos mafiosos» de Santa Elisabetta y Sciacca y ha supuesto el arresto de relevantes «capos» de Caltanissetta, Palermo, Ragusa y Catania. Se les imputa delitos como asociación mafiosa, extorsión, estafa, tráfico de estupefacientes y compra de votos, entre otros. La investigación permitió confirmar los «estrechos vínculos» en el «próspero» tráfico de drogas entre los clanes sicilianos y los de la 'Ndrnagheta, la mafia de Calabria (sur), considerada la más activa y potente de Italia en la actualidad. Además las distintas organizaciones criminales exigían el pago del «pizzo», el impuesto mafioso, a las cooperativas que se encargan de gestionar los centros en los que son asistidos los inmigrantes y los solicitantes de asilo en Italia. Entre los detenidos está el alcalde de San Biagio Platani, Santino Sabella, elegido en las elecciones del pasado noviembre y acusado de haber concordado la candidatura con los jefes mafiosos de su localidad y de haber presionado para asignarles obras públicas. También está Francesco Fragapane, de 37 años, hijo del histórico exponente de «Cosa Nostra» Salvatore Fragapane, condenado a cadena perpetua por sus múltiples crímenes y recluido en régimen de aislamiento.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
George Weah, investido presidente de Liberia
George Manneh Weah ha sido investido presidente de Liberia este lunes en un estadio cerca de Monrovia, la capital del país, ante 35.000 personas, según la prensa local. El exfutbolista del PSG y único Balón de Oro africano sustituirá a la Nobel de la Paz Ellen Johnson Sirleaf , la primera presidenta electa de África, que deja el poder tras doce años como máxima mandataria. Se trata de la primera transferencia democrática pacífica de poder desde 1944, cuando el presidente Edwin Barclay fue reemplazado por William Tubman. Sirleaf, la primera presidenta elegida democráticamente del continente, pasa el relevo al primer futbolista africano en convertirse en máximo mandatario. A la histórica y multitudinaria ceremonia de investidura asistieron más de una docena de políticos africanos, incluidos los jefes de estado de Ghana, Nigeria, Sudáfrica, Mali, Costa de Marfil y Guinea. De estrella de fútbol a presidente La primera toma de contacto de Weah, 51 años, con la política fue en 2002 tras retirarse del fútbol. En 2005 se presentó a las elecciones generales pero perdió en la segunda vuelta ante Sirleaf. Seis años después, se postuló como vicepresidente de su partido pero Winston Tubman tomó dicho cargo. En 2014, el exfutbolista del Milán se convirtió en senador. Para muchos, Weah es un héroe hecho a sí mismo, procedente de un barrio pobre y coronado como mejor jugador del mundo en 1995 (FIFA) para convertirse en máximo mandatario de su país. El exfutbolista logró una de las victorias más importantes de su vida el pasado mes de diciembre tras vencer al vicepresidente Joseph Boakai en la segunda vuelta de las elecciones generales con más del 60% de los voto s. Entre las promesas del nuevo presidente se encuentran erradicar la corrupción y reforzar la maltrecha economía. Liberia es uno de los países más pobres del mundo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Evo Morales celebra sus 12 años en el poder entre fuertes protestas
Bolivia celebró este lunes el Día del Estado Plurinacional y el presidente Evo Morales sus 12 años en el poder, en medio de marchas de protesta que le exigen que deje el Gobierno en enero de 2020. Los manifestantes reclaman que cumpla el resultado del referéndum que hace dos años rechazó que vuelva a aspirar a la presidencia. Al menos en siete de las nueve regiones hubo movilizaciones, en muchos casos encabezadas por la recientemente constituida Coordinadora de Defensa de la Democracia, que agrupa a dirigentes de distintos sectores sociales. Bolivianos protestan subidos a tractores, este lunes entre la localidad de Montero y Santa Cruz - Efe El 21 de febrero de 2016, el 51,3% de los bolivianos rechazó una nueva candidatura de Morales, esta vez en los comicios de diciembre de 2019, pero el oficialismo acudió al Tribunal Constitucional Plurinacional para lograr un fallo que dio luz verde a esta demanda. Esto le permite al presidente volver a presentarse para el periodo 2020-2025, algo que los sectores movilizados consideran inadmisible. Morales ya anunció oficialmente su candidatura, que sería la cuarta desde que asumió el cargo en enero de 2006, y considera que estos grupos que cuestionan su continuidad actúan auspiciados por partidos de la oposición, por el Gobierno de Estados Unidos e incluso por intereses chilenos. Las marchas se realizaron al mediodía en Santa Cruz, Cochabamba, Oruro, Tarija, Sucre, Potosí y La Paz, la capital política del país. En esta última urbe la protesta recorrió calles cercanas a la plaza Murillo, donde el jefe de Estado dirigía su informe al país desde la sede de la Asamblea Legislativa Plurinacional. Crecimiento económico Allí hizo un repaso de su labor en estos 12 años y afirmó que Bolivia es el Estado más fuerte de toda la región y el que más creció, con un aumento estimado del 4,2% en el último año. «Somos el Estado más fuerte de toda la región y el que más ha crecido en los últimos años en Bolivia y Sudamérica, ahora gozamos de una estabilidad económica que es ejemplo en el mundo», afirmó. Explicó que la demanda interna impulsó este crecimiento y destacó que Bolivia es el país de la región con mayor inversión pública, con el 12,6% de su Producto Interior Bruto (PIB), por encima de Perú, con el 8,5%. Proyectó que el PIB de Bolivia superará este año la barrera de los 40.000 millones de dólares, tras cerrar 2017 con 37.816 millones de dólares. Subrayó que el año pasado el sector que dinamizó la economía nacional fue la agricultura, con un crecimiento sectorial de 7,8%, a diferencia de otras gestiones en las que los hidrocarburos eran el sector con mayor expansión. En su turno, el vicepresidente Álvaro García Linera, quien hasta ahora ha descartado presentarse a las elecciones de 2019, anunció que la decisión del Gobierno es convertir a Bolivia en un país industrial antes de 2025, cuando se celebrará el bicentenario de la independencia de la patria. «Como Estado con el presidente Evo (Morales) hemos tomado la decisión de convertir a toda Bolivia en una Bolivia industrial hasta antes que celebremos el bicentenario de la patria en 2025», dijo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La coalición entre Uribe y Pastrana decidirá a su candidato a la presidencia en una votación
La alianza electoral pactada por los expresidente de Colombia Álvaro Uribe y Andrés Pastrana finalmente elegirá a su candidato para los comicios del 27 de mayo a través de una consulta popular que tendrá lugar el 11 de marzo y a la que concurrirán Marta Lucía Ramírez, Iván Duque y Alejandro Ordóñez. Ese día se celebran en Colombia las elecciones legislativas. Uribe y Pastrana anunciaron el año pasado que sus partidos, el Centro Democrático y el Partido Conservador, respectivamente, competirían juntos en estos comicios, dando así continuidad al bloque que formaron para el referéndum celebrado en 2016 sobre el acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC. Entonces apostaron por el «no» por su oposición al pacto alcanzado entre el Ejecutivo de Juan Manuel Santos y la guerrilla, informan Ep y Efe. Sin embargo, las dudas han persistido en torno a quién debía ser el abanderado para las presidenciales. Los conservadores habían designado a la exministra de Defensa Marta Lucía Ramírez y el Centro Democrático había optado por el senador Iván Duque, a los que se había sumado como tercera vía el exprocurador general Alejandro Ordóñez. Tras evidentes tensiones entre las partes, finalmente la coalición ha pactado la celebración de una consulta popular para elegir al candidato presidencial, a la espera de nuevos contactos para determinar cómo se escogerá al potencial vicepresidente y qué espacio electoral se reserva a los perdedores de la votación, según el periódico El Espectador. «Tenemos que anteponer cualquier interés personal, cualquier ambición, cualquier vanidad», ha defendido Ramírez, que espera una campaña «no de camorras» al tratarse de un momento histórico para Colombia. Uno de los requisitos planteados por la exministra para aceptar la consulta era la celebración de debates televisados. Ramírez se refirió a sus diferencias con Ordóñez como desavenencias «de percepción sobre la visión del país hacia el futuro», pero expresó su voluntad de trabajar desde ahora para construir los detalles de la alianza. Felicitaciones doctores Marta Lucía Ramírez, Alejandro Ordóñez, Iván Duque. Gran noticia para nuestra democracia cuyo fortalecimiento es el camino contrario al totalitarismo castro-chavista. Gracias Expresidente Andrés Pastrana? Álvaro Uribe Vélez (@AlvaroUribeVel) 22 de enero de 2018Tras conocer la noticia, Uribe ha aplaudido el acuerdo. «Gran noticia para nuestra democracia cuyo fortalecimiento es el camino contrario al totalitarismo castro-chavista», ha proclamado el expresidente en su cuenta de la red social Twitter. Duque celebró la decisión de la candidata y lo describió como una «gran noticia para Colombia» con un mensaje en su cuenta de Twitter: «Celebro que se haya escuchado nuestro llamado a una coalición amplia y que hayamos llegado a un acuerdo». Ordóñez también se pronunció sobre el acuerdo en la misma red: «Imperó la sensatez (..). Esta unidad nos llevará a la victoria. No dudo que estamos actuando con responsabilidad histórica». La primera vuelta de las próximas elecciones presidenciales se celebrará el próximo 27 de mayo y, en caso de ser necesario, habrá una segunda ronda el 17 de junio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los demócratas ceden y EE.UU. levanta el cierre parcial del Gobierno
Los legisladores de EE.UU. llegaron a un acuerdo este lunes para acabar con el cierre de Gobierno que sufre el país desde la medianoche del pasado viernes. Este lunes era el tercer día en que EE.UU. amanecía con gran parte de sus oficinas y agencias federales cerradas, después de que el Senado agotase el plazo para aprobar una nueva ley de gasto. La minoría demócrata de la cámara alta exigía incluir en la norma una solución para los «dreamers», los 700.000 inmigrantes ilegales que llegaron a EE.UU. de niños. El presidente de EE.UU. decidió no ampliar el programa DACA, que regularizaba de forma temporal su estatus, y los demócratas buscan una solución definitiva para estas personas, una medida apoyada de forma mayoritaria en el país. Los republicanos se negaban a tratar ningún asunto de inmigración mientras no se aprobara una ley de gasto que permitiera mantener el Gobierno abierto y no afectara, entre otras cosas, al pago de los salarios del millón de militares en activo. La gravedad del cierre gubernamental se empezó a sentir este lunes. Acabado el fin de semana, cientos de miles de funcionarios debían regresar a sus puestos de trabajo. No lo pudieron hacer y la presión por acabar con el bloqueo se disparó tanto para la Casa Blanca como para republicanos y demócratas. Ninguno quería asumir el precio político de un cierre gubernamental. Trump, en contra de lo habitual, prefirió permanecer en un segundo plano todo el fin de semana y este lunes hasta que se produjo el acuerdo. Después de haber mantenido el viernes negociaciones con el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, -que fracasaron, según este último, porque el presidente no cumplió lo que dijo-, Trump optó por no liderar ningún esfuerzo. Lo único que podía hacer era ofrecer concesiones en materia de inmigración a los demócratas, y es un precio que no necesitaba pagar, al menos en este momento. Senadores moderados Ante la inacción de la Casa Blanca y las posturas enconadas de los líderes de ambos partidos en el senado -Schumer y el repubicano Mitch McConnell-, los avances llegaron por las negociaciones entre una veintena de senadores moderados de ambos partidos. Los impulsaron, entre otros, la republicana Susan Collins y el demócrata Joe Manchin. El acuerdo supone que se extenderá el gasto gubernamental hasta el 8 de febrero, mientras que McConnell se compromete a que haya una votación sobre la situación de los «dreamers» en el Senado. Por lo tanto, los demócratas solo han arañado una promesa verbal del líder republicano de tratar el asunto, después de haber forzado un cierre gubernamental de tres días. Tendrá que pasar más tiempo para ver quién corre con la factura política del cierre, pero por el momento, parece que pesará más a los demócratas. Estos intentaron poner la culpa en la incapacidad de los republicanos de gestionar el Gobierno, a pesar de controlar la Casa Blanca y tener mayorías en la Cámara de Representantes y en el Senado. Pero el relato republicano era más potente: los demócratas eligen a los inmigrantes ilegales antes que a los estadounidenses. The Democrats are turning down services and security for citizens in favor of services and security for non-citizens. Not good!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 22 de enero de 2018Trump volvió este lunes a insistir en ello desde Twitter: «Los demócratas paran los servicios y la seguridad de los ciudadanos en favor de los servicios y de la seguridad de los no ciudadanos». El presidente también tuvo buen olfato para anticipar la batalla interna en la oposición: «Los demócratas han cerrado el Gobierno por los intereses de las bases de extrema izquierda». Tras producirse el acuerdo, se vieron las costuras del partido demócrata, dividido por las diversas agendas políticas de los senadores. Buena parte de los legisladores que impulsaron acuerdos se juegan su escaño en las elecciones al Congreso de noviembre y provienen de estados en los que ganó Trump en 2016. Otros criticaron el acuerdo. Es el caso de las dos senadoras de California, donde su rival no son los republicanos -el estado es un bastión progresista- sino candidatos a su izquierda que les pueden quitar el puesto. Diane Feinstein, que tendrá que pelear en unas primarias muy disputadas este año, se mostró «decepcionada» por el acuerdo. Kamala Harris, senadora novata y valor emergente del partido, aseguró que sería «insensato pensar que hay un compromiso» por parte de McConnell. Quienes no quisieron pagar el precio político del acuerdo con los republicanos fueron tres veteranos con aspiraciones presidenciales: Bernie Sanders, Kirsten Gilibrand y Elizabeth Warren votaron en contra. El líder de los legisladores demócratas negros en el Congreso, Cedric Richmond, criticó a Schumer que centrara todo el debate en los inmigrantes, con lo que daba entender la relativa popularidad del asunto fuera del Capitolio. Duelo en el Legislativo El duelo anticipa un curso legislativo de extrema dureza, con muchos legisladores presionados para renovar su escaño y con una mayoría republicana escasa (y como se vio el año pasado, también dividida en asuntos como la reforma sanitaria). Ahora habrá que ver cómo McConnell cumple con su promesa de impulsar la regulación de los «dreamers» y cómo afecta eso a Trump, atado por un mensaje antiinmigrante desde la campaña. De momento, la Casa Blanca se apresuró a vender el acuerdo como una victoria del presidente: «Estamos satisfechos de que el senador Schumer haya aceptado el acuerdo que el presidente Trump puso sobre la mesa desde el el principio», aseguró la secretaria de Prensa, Sarah Sanders, que leyó un comunicado de Trump en el que no se cogía los dedos sobre la regulación migratoria: se aprobará «únicamente si es buena para nuestro país». Sanders evitó clarificar si la intención del presidente es dar ciudadanía o residencia legal a los «dreamers» y solo afirmó que el presidente buscará «una solución permanente».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El fiscal general de EE.UU., interrogado en la investigación de la trama rusa
El fiscal de la trama rusa, Robert Mueller, interrogó la semana pasada al fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, quien se ha convertido en el primer miembro del Gobierno de Donald Trump en activo en declarar ante los investigadores. Un portavoz del Departamento de Justicia confirmó a Efe que Sessions prestó declaración ante el fiscal especial Mueller, quien examina los posibles lazos entre miembros de la campaña del presidente y el Gobierno ruso, al que las agencias de inteligencia de EE.UU. acusan de interferir en las elecciones de 2016. Esta es la primera vez que se confirma públicamente una entrevista entre Mueller y un miembro en activo del Ejecutivo de Trump. Sessions, senador por Alabama durante 20 años, fue uno de los primeros legisladores en apoyar a Trump durante su campaña para las elecciones presidenciales de 2016, y se convirtió en uno de sus asesores más cercanos en temas migratorios y de política exterior. Fue nombrado fiscal general y, en marzo de 2017, tuvo que apartarse de la investigación sobre la supuesta injerencia rusa que había comenzado bajo el Gobierno del expresidente Barack Obama y que el Departamento de Justicia y el FBI estaban llevando a cabo, ya con Trump en la Casa Blanca. La sombra del Kremlin en las elecciones El ahora titular de Justicia tuvo que apartarse de las pesquisas después de que saliera a la luz que había ocultado al Senado los encuentros que mantuvo durante la campaña con el entonces embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, quien también se reunió con otros miembros de la campaña de Trump. Legisladores demócratas y republicanos expresaron un gran enfado por las omisiones de Sessions y forzaron al fiscal general a apartarse de la investigación rusa. Precisamente, el hecho de que Sessions se inhibiera desembocó en la creación de la figura del fiscal especial, un cargo que ocupa Mueller y que es independiente de cualquier brazo del Gobierno de Estados Unidos, por lo que se asegura la neutralidad de la investigación rusa. Preguntado por Efe, un portavoz de la oficina de Mueller rechazó comentar sobre el contenido del interrogatorio de Sessions. La investigación rusa ya ha desembocado en la presentación de cargos contra cuatro personas relacionadas con Trump: su exasesor de seguridad en la Casa Blanca Michael Flynn, su exjefe de campaña Paul Manafort, su «número dos» en la campaña, Rick Gates, y el también exasesor George Papadopoulos, que trabajó para el magnate durante las elecciones.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Mary Lou McDonald: la nueva líder del Sinn Féin, ante el reto de sacudirse la sombra de Gerry Adams
Hace ahora 20 años parecía imposible que llegase a liderar el partido. En 1998 Mary Lou McDonald militaba entonces en el principal rival político del Sinn Féin, el Fianna Fail. Allí estuvo durante menos de un año antes de cambiar de bando y alistarse en la que ahora será su formación. Única candidata a suceder al histórico Gerry Adams (34 años en el cargo), McDonald tomará las riendas oficialmente del partido nacionalista republicano irlandés y viejo brazo político del IRA el próximo 10 de febrero en Dublín, cuando sea ratificada. La formación la presentó el pasado sábado como la próxima presidenta, al no haber rival que le dispute el puesto. Con 48 años y dos hijos, se pone al frente del Sinn Féin una mujer que no representa el estereotipo de líder de este partido en los últimos años, copado por hombres desde su comienzo. Nacida en Rathgar al sur de Irlanda en el seno de una familia acomodada, McDonald no tiene vínculos con el activismo armado del IRA y no formó parte de los principales movimientos de este grupo y de sus afines en las calles tanto de Irlanda como de Irlanda del Norte. Todo lo contrario. De hecho, estudió en una de las universidades más prestigiosas al sur de la isla, el Trinity College. Mano derecha hasta ahora del propio Adams, fue la primera eurodiputada de este partido entre los años 2004 y 2009. Es entonces cuando dejó este puesto para ocupar un escaño en el Dail, la cámara baja irlandesa, desde donde se ha ganado una fama de firme oradora y defensora de los derechos y libertades de las mujeres. Al mismo tiempo, Adams la nombró su mano derecha y mujer de confianza para los asuntos clave del partido. Los que la conocen aseguran que, como política, es astuta y despiadada. Su ascenso a un alto cargo ha sido el culmen de un plan que lleva gestando durante mucho tiempo, aunque la naturaleza exacta de su liderazgo no está clara. Figuras destacadas dentro del partido la describen como «bastante firme» y sin timidez a la hora de tomar decisiones. Respeto por los exmiembros del IRA El pasado del Sinn Féin continuará presente en el futuro de la formación, pero el cambio en el liderazgo les ofrece la oportunidad de librarse de los grilletes de la era de Adams, aún anclado en el pasado, lo que le lastraba en votos en las elecciones tanto irlandesas como norirlandesas. La cuestión es hasta qué punto quiere llegar McDonald. Solo el tiempo dirá si buscará distanciarse de Adams y compañía o continuar defendiéndolos y honrándolos en su ausencia. Algo que ha hecho hasta ahora al referirse siempre con respeto a los, considerados por ella, «héroes» y exmiembros del IRA, generando polémica siempre con estas declaraciones.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La obsesión por la injerencia rusa amenaza Europa y refuerza el liderazgo de Putin
Las supuestas injerencias rusas en elecciones como las francesas o en crisis como la catalana han catapultado la ciberdefensa hasta las principales amenazas de los Estados para las próximas décadas. Si bien varios informes alertan de la existencia de «fábricas» de trolls rusos y una vasta maquinaria de desinformación salida de los múltiples tentáculos del Kremlin, los países europeos no han logrado aún encontrar ninguna prueba irrefutable que señale directamente a Vladimir Putin, que ve reforzada su imagen de gigante que mueve los hilos de Occidente a su antojo. Putin será reelegido casi toda seguridad en las próximas elecciones que tendrán lugar en marzo. Con su principal oponente, Alexei Navalni, inhabilitado, la crisis económica que viven los rusos apenas ha mellado en la valoración del presidente, que acaba de superar a Breznev y solo le queda Stalin en años al frente de Rusia en el último siglo. Precisamente, la supuesta obsesión con la injerencia rusa, apuntan las fuentes consultadas, refuerza su liderazgo interno: «Sí, los precios suben y la calidad de vida baja pero tenemos a un líder muy poderoso». Varias voces anti Putin y pro occidente han denunciado el efecto adverso de la reciente obsesión occidental con la supuesta omnipresencia rusa. «¡Ya basta!», escribió Leonid M. Volkov, socio del activista anticorrupción y líder de la oposición, Alexei Navalni, hace mes y medio en un post de su perfil de Facebook muy difundido por las redes sociales, en el que denunciaba que la investigación sobre la interferencia rusa «no solo es una desgracia», sino también «un eclipse colectivo» de los problemas profundos de EE.UU. que han llevado a alguien como Donald Trump al poder. «Hablar tanto sobre la influencia rusa en occidente resulta halagador», dijo al portal europeo de «Politico» Anton Barbashin, editor de la web «Intersection», que con sede en Varsovia se encarga en estudiar las acciones de propaganda de Rusia en el extranjero. El líder opositor Alexei Navalni - AFP Una de las mayores amenazas para Reino Unido es la de los ciberataques que atacan tanto a la vida militar como a la vida civil, alertó ayer el jefe de defensa del Estado mayor de Gran Bretaña, Nick Carter. En esta línea, los congresistas demócratas, en plena campaña para destapar la supuesta injerencia rusa en la derrota de Hillary Clinton, reportaron hasta 11 intentos rusos de interferir en hasta 19 países europeos desde 2016, mediante ciberataques, campañas de desinformación y operaciones «social media» clandestinas. Al calificar las actividades de Rusia como un «asalto asimétrico a la democracia», el informe señala que incluso las elecciones en países como Gran Bretaña, Francia y Alemania supuestamente fueron blanco de ataques coordinados por Moscú, mediante trolls y financiando grupos extremistas. Sin embargo, varios estudios han demostrado una baja influencia de estos perfiles y bots en el voto final de los ciudadanos. «Es sorprendente cuántos gobiernos europeos están promoviendo la narrativa de la interferencia rusa como una explicación universal de los problemas que enfrentan», considera Maxim A. Suchkov, experto del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia. En Rusia, cuenta este analista, se considera que es una estrategia para desacreditar aún más las políticas de Moscú y la imagen rusa en general en el exterior. La existencia de trolls, bots y cuentas falsas vinculadas al Kremlin existe y forma parte de la estrategia de guerra informativa rusa, confirma Suchkov, «pero no es muy diferente a la que tienen otros países». A su juicio, Rusia siempre ha tratado de culpar sus propios fallos a la «interferencia e influencia extranjera». Y ahora los gobiernos europeos están emulando esta estrategia. «Como no vayan a la raíz de sus problemas, en unos años todos podrán ver una Europa diferente». En el caso español, el ministro de Exteriores Alfonso Dastis dijo que habían detectado cuentas falsas en las redes sociales, la mitad de las cuales estaban vinculadas a Rusia y otro 30 por ciento a Venezuela, para amplificar las supuestas ventajas de la causa separatista antes del referéndum ilegal del 1 de octubre. Para desmentir su supuesta agenda oculta para con Cataluña, el presidente ruso tildó el problema de Cataluña como un «asunto interno» español y deseó que el país pueda superar esta crisis. Ley Macron contra las «fake news» En Francia, el equipo de campaña de Emmanuel Macron denunció un hackeo masivo a pocos días de la segunda vuelta. «En Marche! ha sido víctima de un hackeo masivo y coordinado que tiene previsto difundir información interna esta tarde», anunció la formación de Emmanuel Macron el viernes 5 de mayo, a dos días de la elección presidencial. «El ataque fue real, no fue un simple rumor. No triunfó porque el equipo de Macron con el actual secretario para internet Mounir Mahjoubi -entonces jefe de la campaña digital del partido- estaban preparados. Tenían preparado un señuelo. Lo que no pudieron detener fueron los rumores acerca de Macron», dice a ABC el analista geopolítico de la cadena francesa CNews. En esos días, la cadena rusa Russia Today y la agencia Sputnik, vinculadas al Kremlin, hablaron de la supuesta homosexualidad de Emmanuel Macron, cuestionando su relación con Brigitte Macron. Esto pudo motivar la ley de Macron para luchar contra la proliferación de noticias falsas a lo largo del periodo electoral. La cobertura de «RT Francia» parece similar a otros medios, pero con un gran énfasis en la violencia callejera y los inmigrantes. La gran diferencia: una mayor cobertura sobre la guerra en Siria, con un punto de vista muy favorable a los gobiernos ruso y sirio. «La ley de Macron podría ser el principio de la censura de la libertad de expresión. Creemos que es una situación muy peligrosa», dijo a la «Agencia France Press» la directora de la cadena rusa en Francia, Xenia Fedorova. «El consejo superior audiovisual francés, que es un organismo muy fuerte, va a vigilar lo que dice RT para mantener su derecho de ser prensa y si hacen propaganda después de dos avisos puede retirar la licencia», subraya Hyman. Los rumores sobre Macron no minaron su popularidad: «Un rumor como la supuesta bisexualidad de Fillon le afecta más a él que por ejemplo a Macron porque Fillon era el candidato de la Iglesia». «A pesar de ser exageradas, las acusaciones de interferencia hacía Rusia contribuyen de hecho a favorecer el ?mito Putin?, y a alimentar la visión occidental sobre la presencia en Rusia de un hombre supuestamente todopoderoso que tendría la capacidad de influir sobre la marcha del mundo», argumenta el fundador de la consultora de seguridad Stractegia, Barah Mikail, que incide en cómo esta campaña alimenta el aura de Putin de gran dominador mundial. Occidente, alegan en Rusia, sigue siendo el gran dominador cultural y en materia de soft power del mundo: el alcance de CNN o Netflix, de su tecnología puntera y redes sociales no tiene competencia. Las herramientas para promover la «narrativa occidental» son mucho más diversas y poderosas de lo que tiene Rusia, cree Suckhov. «Los chinos llevan mucho tiempo invirtiendo en grandes paquetes de acciones en medios de comunicación occidentales y estadounidenses para, en parte, influir en la línea editorial, por lo que es un verdadero desafío. Ahora mismo parece no tener efecto pero puede que en unos años sea casi imposible anularlo». Todas las acusaciones vertidas contra el entorno del presidente ruso, que van de la tan cacareada injerencia hasta el entramado gigante de corrupción o los asesinatos por encargo de opositores, se topan con un muro difícil de franquear: no hay pruebas. El periodista británico Luke Harding, corresponsal en Rusia para «The Guardian» durante años, cuenta en el epílogo de su libro «Conspiración», sobre la injerencia en las elecciones de EE UU, que en Moscú se comenta que Putin se ha vuelto tan paranoico que cualquier material incriminatorio debe haber sido destruido o guardado en su caja fuerte. Si su liderazgo interno se sitúa en torno a un 80% de apoyo según sondeos, no ocurre lo mismo a nivel mundial, donde según el think tank estadounidense Pew Research solo uno de cada cuatro ciudadanos confía en el líder ruso al tiempo que no para de crecer la desconfianza hacia Rusia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un tribunal de apelación decide el futuro político de Lula
La sentencia que este miércoles decide el futuro de Luiz Inácio Lula da Silva dirá también mucho sobre el año político que comienza en Brasil. Para las elecciones presidenciales más inciertas de los últimos tiempos, que se celebran el próximo mes de octubre, el exmandatario es aún el favorito en las encuestas, con el 33% de los votos. En manos de tres magistrados del 4º Tribunal Regional Federal de Porto Alegre puede estar el destino político del expresidente más popular de la historia de Brasil. Lula fue condenado en primera instancia a nueve años y medio de prisión por el juez Sergio Moro, principal magistrado de la trama de corrupción conocida como Operación Lavacoches. Si en segunda instancia se confirma el primer veredicto, a Lula se le puede complicar el regreso al Palacio de Planalto tras las elecciones de octubre. Sin embargo, los magistrados informaron en un comunicado que Lula solo será detenido después de que se agoten todos los recursos en la segunda instancia, lo que puede tardar meses e incluso llegar a vísperas de los comicios. Si el caso se define cuando Lula ya es candidato, tendrá aún disponible la vía del tribunal electoral. Pero si el trámite termina antes de la inscripción de candidatos, prevista en agosto, la ejecución de la condena podría llevarlo a la cárcel y no podría ser elegido para cargos públicos en 7 años. El expresidente será juzgado por corrupción y blanqueo de dinero en el caso de un apartamento tríplex -supuestamente de su propiedad- en el balneario de Guarujá. Lula habría aceptado la vivienda a cambio de conceder a la constructora OAS obras de infraestructura en Brasil y en el exterior, además de servicios en la petrolera estatal Petrobras. Ha llamado la atención la agilidad del proceso en la habitualmente lenta Justicia brasileña. Según cálculos del diario «Folha de Sao Paulo», solo dos juicios por corrupción se tramitaron en menos de 150 días durante 2017, mientras que el de Lula llegó a segunda instancia en 154 días. El plazo de 42 días entre la primera y segunda instancia también está considerado un récord en el caso Lavacoches, donde el promedio de los procesos ha llevado un año. Sus correligionarios han recurrido a este argumento y también al eslógan de que la «elección sin Lula es fraude». Movilizaciones a favor y en contra Lula estará este miércoles en Porto Alegre para seguir de cerca el caso y para participar en un mitin del Partido de los Trabajadores (PT) y los movimientos sociales que lo apoyan, movilizados en masa hacia esa ciudad. De allí viajará a Sao Paulo para asistir a otra concentración popular en el centro de la ciudad, que coincide con otra organizada por grupos contrarios al PT en la avenida Paulista. La Policía brasileña ha preparado fuertes medidas de seguridad en las dos ciudades. El exmandatario y sus abogados aseguran que el apartamento de lujo de Guarujá nunca estuvo a su nombre. Solo admiten que él y su esposa -Marisa Leticia, fallecida el año pasado- lo visitaron con intención de comprarlo en 2014, cuando ya no estaba en la presidencia, junto al dueño de la constructora y entonces amigo Leo Pinheiro. Según la acusación, Lula recibió sobornos para la compra y decoración del inmueble. Sus abogados, encabezados por Cristiano Zanin Martins, sostienen que el expresidente es víctima de un «estado de excepción por parte de una unidad del Poder Judicial» para evitar que sea candidato. Zanin, uno de los abogados más importantes de Brasil, aseguró ante corresponsales extranjeros en Sao Paulo que hay argumentos «fuertes» para absolver a su cliente. El jurista cuestiona la falta de pruebas concretas y afirma que Lula sería declarado inocente en cualquier tribunal independiente, razón por la que ha emprendido una campaña internacional con apoyo de juristas norteamericanos. La defensa del expresidente consiguió una carta pública de doce diputados del Partido Demócrata de Estados Unidos, en la que cuestionan al juez Moro. «Lula se mantiene como una de las figuras políticas más populares del Brasil actual y es visto como una seria amenaza en las urnas por sus oponentes políticos», señala la carta encabezada por John Conyers. Apoyo de intelectuales El PT, por su parte, ha buscado el respaldo de intelectuales de izquierda, en Brasil y por todo el mundo, en un documento que ya supera las 200.000 firmas contra su condena. En ella constan los nombres del compositor brasileño Chico Buarque, el historiador inglés Peter Burke, el sociólogo portugués Boaventura de Sousa, la escritora española y viuda del Nobel José Saramago, Pilar del Río; el lingüista y filósofo estadounidense Noam Chomsky; el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel; el teólogo Leonardo Boff y los cineastas Costa Gravas y Oliver Stone. El documento tiene además las firmas de cuatro expresidentes sudamericanos: la argentina Cristina Fernández de Kirchner, el uruguayo José Mujica, el ecuatoriano Rafael Correa y el colombiano Ernesto Samper. Condenado o no, Lula da Silva aún es el principal protagonista de las próximas elecciones brasileñas. Su popularidad ha aumentado al mismo tiempo que se ha reducido su tasa de rechazo, que ha bajado al 39%, el mismo índice negativo que tenía cuando fue elegido por primera vez en 2001.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los días más amargos del limpiabotas que llegó a la presidencia de Brasil
«Estoy con la tranquilidad de los justos, de los inocentes». Así se declara Luiz Inacio Lula da Silva en vísperas de un juicio decisivo para el futuro de quien fuera el presidente más popular de Brasil y favorito todavía en las encuestas pese a enfrentar una condena por corrupción. Pendiente de que un tribunal de segunda instancia ratifique o desestime este miércoles una condena de nueve años y medio por corrupción y lavado de dinero, el exmandatario de 72 años presumía: «Dudo de que los jueces que ya me juzgaron y los que van a juzgarme estén en este momento tan tranquilos como yo. Yo sé que no cometí ningún delito». La corrupción, llegó a decir cuando era presidente, «está en todos los sectores de la sociedad», incluidos la política y «el Poder Judicial», pero Lula se declaraba entonces (2007) inmune a ella. Sin embargo, la sombra del delito le persiguió durante su mandato (2003-2010) y ha amargado sus últimos años por los vínculos que la Justicia le imputa con la trama «Lava Jato», la mayor red de desvíos de la historia de Brasil. Encabeza las encuestas Pragmático, con dotes de «animal político» y un indudable don de gentes que le mantiene a la cabeza de las encuestas, pese a sus problemas con la Justicia -tiene siete causas abiertas-, Lula no se rinde y pretende volver a competir por la Presidencia en las elecciones de octubre. En las últimas semanas, en una caravana electoral por el país, Lula ha atribuido el cerco judicial a sus orígenes humildes y a su legado como «el presidente que realizó la mayor política social» del país. El «hijo de Brasil», como fue bautizado en una película sobre su vida que se estrenó antes de que abandonara la Presidencia, logró salir de la miseria, estudiar, liderar un sindicato y cumplir el sueño de millones de brasileños en un país con una profunda brecha social. Nacido en 1945 en el estado de Pernambuco, en el empobrecido noreste, emigró con su madre y sus siete hermanos a los alrededores de Sao Paulo tras los pasos de su padre, un campesino analfabeto y alcohólico que tuvo 22 hijos con dos mujeres y a quien Lula conoció cuando tenía 5 años. De niño, vendió en la calle, fue limpiabotas, a los 15 empezó a trabajar como tornero y poco después se acercó al movimiento obrero y llegó a presidir el poderoso sindicato metalúrgico. Cuatro intentos La muerte de su primera mujer, María Lourdes, por falta de atención médica durante su embarazo, le impulsó a entrar en política y, a comienzos de los 80, en los estertores de la dictadura, participó en la fundación del Partido de los Trabajadores (PT) con políticos e intelectuales de izquierda. Con una carrera meteórica, se convirtió en el diputado más votado y comenzó a acariciar el sueño presidencial, aunque le costó cuatro intentos: 1990, 1994, 1998 y 2002. Para conseguirlo, cambió su imagen de barbudo sindicalista por un discurso depurado y una marca, «Lula, paz y amor», que poco tenía que ver con la lucha obrera. «Si al final de mi mandato cada brasileño puede comer tres veces al día, habré cumplido la misión de mi vida», prometió. Pero su historia de novela comenzó a truncarse con el Mensalao, un escándalo de sobornos parlamentarios que acabó con parte de la cúpula del PT en 2005, durante su primer mandato. Con un partido desgastado, su pragmatismo le acercó a sus adversarios en busca de alianzas para la reelección, en 2006. En ocho años de gestión, sacó de la pobreza a 28 millones de personas y lideró una «revolución» pacífica que situó a Brasil entre los protagonistas de la agenda mundial. Dejó el poder con una popularidad del 87%, lo que le permitió elegir para su sucesión sin resistencia a su ahijada política, Dilma Rousseff. Pacto «diabólico» Sin embargo, Rousseff no tenía ni el carisma ni las tablas de su padrino y, aunque logró una reelección, su aislamiento y la crisis económica animaron a los antiguos aliados de Lula a promover su destitución y terminar con la «era PT», el 31 de agosto de 2016. Un zarpazo que aceleró la caída de Lula, cercado por la Justicia en un pacto «casi diabólico» -en palabras del expresidente- para evitar su vuelta al poder. «Tengo una historia pública conocida. Solo me gana en Brasil Jesucristo», llegó a decir en su defensa. Acostumbrado a pelear con la adversidad, Lula, que superó un cáncer de laringe tras dejar la Presidencia, no perdona a quienes mancharon el nombre de su segunda esposa, María Leticia, fallecida en 2017 a consecuencia de un accidente vascular fulminante. Ahora, a un paso del abismo, el «hijo de Brasil», a quien Barack Obama se refirió como «el hombre» y la revista Time distinguió como el líder más influyente del mundo, está señalado por la Justicia como el «comandante» de una monumental trama de corrupción. Lula lo niega y resiste, al menos por el momento: «Si querían matar a la serpiente, no le golpearon en la cabeza, le pegaron en el rabo, y la serpiente está viva como siempre».