Infortelecom

Noticias de elecciones

09-09-2018 | Fuente: abc.es
La ultraderecha se convierte en la tercera fuerza política de Suecia
Los pronósticos no se cumplieron. Las encuestas, que habían incluso avanzado resultados superiores al 28% para Demócratas de Suecia, quedaron ayer en entredicho al haber fallado por más de diez puntos. Con más del 95 por ciento del voto escrutado, el partido antiinmigración y antieuropeo DS se situó en 17,7 por ciento de los votos, con un ascenso sobe las elecciones de 2014 de más del 3 por ciento. El Partido Socialdemócrata del primer ministro, Stefan Löfven, fue el más votado con el 28,2 por ciento, por delante del Partido Moderado (conservador), con el 19,6 por ciento. El resto del arco parlamentario quedaría completado por el Partido de Centro (8,6 por ciento), la Izquierda (8 por ciento), el Partido Cristianodemócrata (6,4 por ciento), el Partido Liberal (5,5 por ciento) y Los Verdes (4,4 por ciento). Pero incluso con estos porcentajes, quedaba claro que los socialdemócratas pierden ocho puntos, 13 menos que en la anterior legislatura, batiendo récord histórico a la baja, con el peor resultado en cien años y cediendo un flujo incesante de apoyos a los populistas de derecha de SD, que reforzaría su papel de partido árbitro y podría permitir con sus votos un cambio de gobierno. Jimmie Äkesson, el joven líder de Demócratas de Suecia, ha repetido una y otra vez durante la campaña que para establecer ese tipo de alianza sería necesario establecer un precio, en términos de límites a la inmigración y de poner en cuestión la posición de Suecia en la UE, al menos en su totalidad, unas condiciones que, al menos hasta ahora, la Alianza de los cuatro partidos liberal-conservadores no está dispuesta a negociar. Las primeras declaraciones de anoche, en las sedes de los partidos, daban a entender que Suecia tendrá de nuevo un gobierno en minoría de la coalición de izquierdas, aunque las negociaciones previas no van a resultar nada sencillo y no puede ser obviado que el líder del conservador Partido Moderado, Fredrik Reinfeldt, ha asegurado que en esta ocasión los suyos no se abstendrá en el parlamento, a la hora de nombrar jefe de gobierno, para aislar a Demócratas de Suecia, como ocurrió en las elecciones anteriores. «Podía haber sido mucho peor. Intuyo que el giro de última hora ha tenido que ver con los últimos acontecimientos en Alemania. Los votantes suecos han despertado a la realidad de a dónde lleva realmente ese voto de protesta si se acoge a partidos de extrema derecha, o que tuvieron un componente de extrema derecha en su pasado. El nacionalismo lleva a la violencia contra los otros y los suecos, aunque tienen motivos para protestar, se han dado cuenta a tiempo de que no es eso lo que quieren», trata de explicar el politólogo Niklas Bohlin, de la Mid Sweden University. Otros analistas que seguían en directo el recuento de votos, en las televisiones suecas, se referían como anomalía a las «fake news» o noticias falsas, afirmando que según un estudio de la Universidad de Oxford una de cada tres entradas sobre las elecciones en las redes sociales contenía información engañosa. A pesar de que el resultado fue finalmente menor que el que adelantaban los sondeos, el ascenso de la ultraderecha nacionalista en Suecia se ha convertido en un fenómeno político de considerables dimensiones y decisivas consecuencias. Mientras partidos tradicionalmente muy anclados en la política sueca como Los Verdes, miembro de la última coalición de gobierno, parecían anoche a punto de quedar muy reducida su presencia en el Parlamento, el bloque de centro-derecha, que aglutina al Partido Moderado, Partido Popular Liberal, Partido del Centro y Demócratas Cristianos, aspira todavía a situar a Ulf Kristersso n como primer ministro a pesar del retroceso electoral. «Stefan Löfven tiene que dimitir, no puede pretender formar gobierno con este resultado y en estas condiciones», comenzaba a tomar postura tras conocerse los resultados el conservador Partido Moderado, en declaraciones de su secretario general Gunnar Strömmer, «si no está claro si su gobierno tendría respaldo del Parlamento, que no lo está, entonces el primer ministro y todo su gobierno deberían dimitir». Strömmer considera que Kristersson como primer ministro tendría un gran apoyo, basando esta apreciación en un reciente sondeo de la Universidad de Estocolmo que identifica el empleo y la economía como los principales factores de preocupación de los seguidores de Demócratas Suecos para cuestionar las políticas seguidas durante los últimos años. «En ese sentido una Alianza conservadora es lo que necesita ahora el país y podemos proporcionársela», concluía.
09-09-2018 | Fuente: elpais.com
Los comicios se controlan desde un octavo piso
Un equipo multidisciplicar especial vigila las posibles injerencias extranjeras en las elecciones de este domingo en Suecia
09-09-2018 | Fuente: elpais.com
El PSOE presentará un proyecto ?propio? y ?autónomo? frente a Carmena
Los socialistas, sin candidato a ocho meses de las elecciones, descartan integrarse en la agrupación de electores que liderará la alcaldesa de Madrid
09-09-2018 | Fuente: as.com
Las seis tareas pendientes de Julen Lopetegui tras el parón
El entrenador del Real Madrid tendrá varias ?patatas calientes? que resolver cuando sus jugadores regresen del parón de selecciones.
09-09-2018 | Fuente: as.com
Así serían las camisetas si se diseñaran con las banderas
Pocas marcas se han atrevido a innovar en los modelos deportivos de las selecciones nacionales de fútbol, pero el diseñador Franco Carbajal, dio el salto.
09-09-2018 | Fuente: elpais.com
Rusia celebra unas elecciones regionales marcadas por la impopular reforma de las pensiones
El exjefe de Gabinete de Putin, Serguéi Sobianin, es favorito para la Alcaldía de Moscú
09-09-2018 | Fuente: abc.es
La Liga de Salvini, primer partido italiano
La Liga de Salvini se ha convertido en el primer partido de Italia con el 33,5 % en intención de voto, duplicando prácticamente el resultado del 4 de marzo (17,5 %). Supera al Movimiento 5 Estrellas, que se sitúa en el 30 %, dos puntos por debajo del porcentaje obtenido en las elecciones generales, según una encuesta publicada por el Corriere de la Sera. A sus espaldas se sitúa el Partido Democrático, con el 17 %. Se considera excelente este resultado obtenido en solo tres meses por el vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, gracias en gran medida a su política contra la inmigración. Se da la circunstancia que por primera vez en décadas un partido político, la Liga, y su líder Matteo Salvini, ganan consenso de forma constante a pesar de los acontecimientos dramáticos e inquietantes que está viviendo el país. Hoy incluso los militantes del Movimiento 5 Estrellas son favorables a la política de Salvini contra la inmigración. Antes solo un tercio de los militantes del M5E eran partidarios de la dureza del líder de la Liga contra los inmigrantes; ese porcentaje ha crecido hasta los dos tercios. Demagogia La demagogia del secretario de la Liga contra la Unión Europea, la magistratura y la inmigración le ha hecho volar en las encuestas, pero ha creado una incertidumbre en el país, lo que se ha reflejado en fuga de capitales, bajada de la bolsa y prima de riesgo por las nubes. Su tensión con la magistratura alcanzó el viernes su grado máximo de forma peligrosa. Tras recibir el aviso de que era investigado por secuestro de persona por el caso de la nave Diciotti, el ministro del Interior se dirigió a los electores, acusando a la magistratura de querer frenar el cambio que encarna la Liga, al tiempo que subrayó que él había sido «elegido por electores», mientras «a los jueces no los ha elegido ninguno». El jurista Raffaele Cantone, presidente de la Autoridad Nacional contra la corrupción, analizó así las palabras de Salvini contra los jueces: «Ese tono duro es preocupante. En occidente ninguno está contra la ley». El propio Salvini se percató de que había llegado demasiado lejos y este sábado rectificó: «No hay ningún golpe contra la magistratura. Respeto el trabajo de todos». Solo anuncios y promesas No es la única marcha atrás que se ha visto obligado a realizar Salvini, al igual que el otro vicepresidente del gobierno, el líder del M5E, Luigi Di Maio. Al cumplirse ahora los cien días de gobierno se comprueba que el balance en resultados es pobre. Sobre todo hubo anuncios y promesas, pero no hay dinero en las arcas del Estado para poner en práctica su programa. Ahora dice que serán necesarios 5 años. En solo tres meses, el que prometía ser el gobierno del cambio, ha pasado de gritar contra la Unión Europea asegurando que se iba a «superar el 3 % del déficit en relación con el PIB», a querer gobernar «respetando los vínculos europeos». El gobierno le ha visto las orejas al lobo, con la prima de riesgo que llegó casi a los 300 puntos, y ha tomado conciencia de que no se puede jugar con la propaganda contra la Unión Europea. Italia corría el riesgo de un tormenta financiera si no controla el déficit y se dispara aún su deuda pública. Está por ver si la marcha atrás de Salvini y Di Maio, que ahora prometen cumplir las reglas europeas, es solo una cuestión táctica. Pero, al menos, parecen entender que gobernar tiene un precio.
09-09-2018 | Fuente: abc.es
La inmigración y la inseguridad dan alas a la extrema derecha sueca
«No sé qué más hace falta para que el Gobierno se dé cuenta de que este país se va a la mierda», declaraba un jubilado a la televisión local de Malmö la semana pasada, después de que un joven de 20 años muriese en un tiroteo en la calle, a plena luz del día, en el suburbio sureño de Hermodsdal. La ciudad portuaria de Malmö, en el sur de Suecia, que reconvirtió sus astilleros en centros de alta tecnología y se conectó a principios de este siglo por puente con Dinamarca, era percibida hasta hace poco como el paradigma de multiculturalidad postmoderna que tan feliz se muestra en el catálogo de Ikea. Pero el partido Demócratas de Suecia (DS) ha logrado hacer de la inseguridad el principal asunto de campaña ante las generales de este domingo, en las que algunas encuestas dan a este partido de extrema derecha incluso el puesto de formación más votada. El paradigma de igualdad y bienestar social ha sido derribado por el discurso de su líder, Jimmie Akesson, que culpa del aumento de la delincuencia en Malmö a su componente demográfico extranjero. Aproximadamente el 31% de la población de esta ciudad ha nacido en un país extranjero, el 11% son suecos de padres extranjeros y en el padrón municipal aparecen registradas 179 nacionalidades. «La gente es tiroteada hasta la muerte en pizzerías. Esta es la nueva Suecia, el nuevo, excitante, dinámico y multicultural paraíso que muchos aquí en la asamblea han creado a lo largo de los últimos años», ha dicho Akesson en sede parlamentaria. Carismático y buen orador, este político de 39 años repite en sus mítines que «un país en el que uno de cada cuatro ciudadanos es extranjero es imposible de gobernar» Según las estadísticas, la tasa de criminalidad en Suecia es relativamente baja. El país nórdico, donde residen 10 millones de personas, registró 106 homicidios el último año, pero la televisión ha informado sobre más de 300 tiroteos, en su mayoría por disputas entre bandas vinculadas a redes de narcotráfico o prostitución, una situación que el pasado mes de enero llevó al primer ministro socialista, Kjell Stefan Löfven, a amenazar con sacar los tanques a la calle. «No sería mi primera opción sacar al Ejército, pero estoy preparado para hacer lo que sea necesario para garantizar la eliminación del crimen organizado», dijo después de que la Oficina nacional para la Prevención del Crimen publicase un significativo aumento del número de suecos que desconfía de la Policía y la acción de la Justicia a la hora de frenar la creciente violencia en el país. Su gobierno ha inyectado 7.100 millones de coronas, más de 720 millones de euros, al presupuesto de la Policía, además de endurecer los castigos para delitos cometidos con armas y una mayor libertad a las fuerzas de seguridad para poder vigilar llamadas y correos electrónicos. Más delincuencia «Es cierto que se ha registrado un aumento de la delincuencia violenta en áreas específicas de Malmö y Estocolmo», reconoce Christian Christensen, profesor de la Universidad de Estocolmo, «pero la realidad no se corresponde con imágenes interesadas como las difundidas por Nigel Farage, que ha dicho textualmente que Malmö es la capital de las violaciones de Europa. Se trata de una faz de la realidad de la inmigración que está viviendo Europa y que es poliédrica, no tan simplista como la tratan de presentar algunos». Christensen señala que ese discurso simplista ha multiplicado su efecto por dos factores: los 160.000 refugiados que llegaron al país en 2015 y el auge que gracias a las redes sociales han alcanzado líderes nacionalista como Daniel Friberg, empresario activo en los 90 en grupos neonazis y autor del libro «El regreso de la verdadera derecha, un manual para la auténtica oposición», además de admirador de Richard Spencer, impulsor del movimiento «alt-right» de Estados Unidos. Friberg alimenta a su vez el auge político de SD, a los que las encuestas pronostican para hoy resultados de hasta el 28,5% de los votos. Vínculos nazis Hasta las elecciones de 2010, SD era solamente una minoría ruidosa sin peso político. Ese año entró en el parlamento sueco con un 5,7%, que multiplicó hasta el 12,9% en los comicios de 2014. Fundado en 1988 con claros vínculos neonazis, se beneficia ahora, además, de la decadencia política de los partidos tradicionales y muy especialmente del Partido Socialista, que obtendrá alrededor de un 23% de los votos y confía en poder formar una coalición con varios partidos de izquierda que superen en conjunto a la derecha por apenas cuatro puntos. El actual líder conservador, Ulf Kristersson, ha adelantado que está dispuesto a pactar con DS si eso posibilita ocupar el gobierno a una alianza de derechas. Jimmi Akesson, el rostro de la «nueva derecha» Con solo 39 años de edad y procedente del partido conservador sueco, el líder de DS se ha distanciado públicamente de los neonazis de la formación, llevando a cabo una política de expulsiones desde 2012, aunque muchos lo consideran maquillaje electoral y limpieza de enemigos internos. Carismático, hiperactivo y buen orador, se ha convertido en el rostro de la «nueva derecha». Nunca terminó sus estudios de CC Políticas en la Universidad de Lund, trabajó como diseñador de páginas web y abandonó el Partido Moderado porque no estaba de acuerdo con el apoyo a la UE. No tiene programa más allá del asunto de la inmigración y no especifica qué hará con el 12% de la población, que es extranjera.
09-09-2018 | Fuente: as.com
Preocupa Arias: el lateral salió en camilla ante Venezuela
El colombiano se llevó un fuerte golpe en el tramo final del amistoso que ambas selecciones jugaron en Estados Unidos, pero aún no hay parte médico.
08-09-2018 | Fuente: abc.es
La Administración Trump barajó con militares venezolanos rebeldes un posible golpe de Estado
La historia está para aprender y el siglo XX ofreció muchas lecciones a Estados Unidos en América Latina. Sin embargo, a tenor de lo que hoy desvelado «The New York Times», el Gobierno de Estados Unidos estuvo tentado de repetir las mismas acciones que ya tomara el siglo pasado en varios países latinoamericanos. Según el rotativo neoyorquino, miembros de la Administración Trump se reunieron en varias ocasiones con militares rebeldes venezolanos que buscaban derrocar al presidente Nicolás Maduro. La Casa Blanca no ha entrado en detalles y se limita a decir que es importante entablar «diálogo con todos los venezolanos que demuestren un deseo de democracia» con el objetivo de «llevar un c ambio positivo a un país que ha sufrido tanto con Maduro». Hasta once funcionarios y exfuncionarios de la Administración han confirmado las reuniones al periódico. También un militar venezolano que, irónicamente, figura en la lista de funcionarios de Venezuela sancionados por Estados Unidos. Aunque finalmente parece que se descartó ayudar a los conspiradores, esta revelación será probablemente acogida por Maduro como una prueba del papel de los estadounidenses en los intentos de descabalgarle del poder. Según explican estas fuentes, el supuesto grupo golpista implicado ya habría intentado sin éxito contactar con el Gobierno durante la presidencia de Barack Obama. Su sucesor, Donald Trump, desató las alarmas hace un año al no descartar la opción militar en Venezuela. Una declaración que animó a intentarlo de nuevo a esta facción del ejército, que dice contar con el apoyo de centenares de militares. Las reuniones comenzaron el otoño del año pasado y se han prolongado durante el 2018. Los venezolanos solicitaron a Estados Unidos que les facilitaran transmisores de radio encriptados y que desarrollaran un plan para instalar un gobierno de transición hasta que se pudieran celebrar elecciones. Tal y como relata «The New York Times», nada de eso sucedió finalmente. La fuente venezolana contactada por el periódico dice sentirse «decepcionada» y temer por la suerte de sus compañeros detenidos en las últimas semanas tras el ataque con drones de principios de agosto en Caracas.