Infortelecom

Noticias de elecciones

06-01-2021 | Fuente: abc.es
Detenidos 50 políticos de Hong Kong por las primarias del bando demócrata al Parlamento
Año nuevo, vida vieja en Hong Kong. El régimen chino intensifica la represión política sobre la antigua colonia británica, que se ha despertado este miércoles con el arresto de unos 50 políticos que reclaman democracia, entre antiguos diputados, activistas y profesores universitarios. Según informa el periódico «South China Morning Post», todos ellos están acusados de «subversión» bajo la Ley de Seguridad Nacional impuesta por Pekín el 30 de junio sin pasar por el Parlamento local, que criminaliza prácticamente cualquier tipo de oposición política. Con penas de entre tres y diez años de cárcel, esta presunta «subversión» se debe a las elecciones primarias del bando demócrata que organizaron o en las que intervinieron a mediados de julio. Con dicha votación, en la que participaron unas 600.000 personas, los demócratas querían formar un bloque para conseguir la mayoría de 35 diputados en los comicios al Parlamento local convocados para septiembre, que fueron suspendidos con el pretexto del coronavirus. Si obtenía dicha mayoría, el bando demócrata podía retrasar las mociones o bloquear los presupuestos, paralizando «de facto» al Gobierno local. Ya en su momento, tanto la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, como el secretario de Asuntos Constitucionales y con el Continente, Erick Tsang, advirtieron de que ese plan podía considerarse «subversivo» bajo la draconiana Ley de Seguridad Nacional. Entre los arrestados destacan diputados del Partido Demócrata y del Partido Cívico, como James To, Lam Cheuk-ting, Andrew Wan, Alvin Yeung y Wu Chi-wai, así como el profesor universitario Benny Tai, uno de los líderes de la «Revolución de las Paraguas» en 2014 e ideólogo de las primarias del bando demócrata y de la estrategia «35 Más». Además, entre los detenidos figuran algunos candidatos «localistas», como Owen Chow, Lester Shum y Gwyneth Ho, quienes gracias al voto popular desbancaron en sus circunscripciones a otros políticos más veteranos. Con dichas primarias, los demócratas querían asegurarse de que presentaban a los candidatos con más posibilidades de salir elegidos en los comicios al Consejo Legislativo (Legco), previstos para el 6 de septiembre. Con 70 escaños, dicha cámara semidemocrática se compone de 35 diputados elegidos mediante sufragio universal, 30 seleccionados por sectores económicos y sociales que suelen ser afines a Pekín y otros cinco procedentes de los consejos de distrito, donde el bando demócrata tiene mayoría tras su arrolladora victoria en las elecciones municipales de 2019. Con estas cuentas, y el impulso de las violentas protestas de 2019 contra China, el bloque gubernamental podía perder por primera vez su mayoría en el Legco. Para evitarlo, las autoridades no solo descalificaron a 12 candidatos demócratas por pedir democracia y sus críticas al régimen chino en el pasado, sino que aplazaron un año las elecciones al Legco con la excusa del coronavirus. Uno de los candidatos vetados fue el joven y carismático activista Joshua Wong, quien está en prisión por organizar un cerco masivo a la comisaría central de Policía en las manifestaciones reclamando democracia. A tenor del SCMP, su casa también ha sido registrada este miércoles como sospechoso de haber violado la Ley de Seguridad Nacional. Desde que entró en vigor hace seis meses, esta es su mayor redada, ya que hasta ahora habían sido detenidas en total unas 40 personas. De todas ellas, cuatro han sido formalmente imputadas, como el magnate de la Prensa crítica Jimmy Lai y un manifestante acusado de entonar proclamas independentistas en público. Año nuevo, vida vieja en Hong Kong.
06-01-2021 | Fuente: abc.es
Trump presiona al Capitolio con una gran marcha para aferrarse al poder
La de hoy miércoles es la última bala de Donald Trump. Tras este miércoles, nada podrá impedirle a Joe Biden tomar el relevo en la Casa Blanca, por lo que el presidente va a hacer un último esfuerzo para mantenerse en el poder, una jugada de alta tensión política que va a poner a prueba los cimientos mismos de la democracia americana. Las dos cámaras del Capitolio se reúnen aquí en Washington para abrir los sobres en los que los estados notifican oficialmente el resultado de las elecciones presidenciales, y un grupo de diputados y senadores republicanos se negará a aceptarlos, tratando de forzar al vicepresidente a que mantenga a Trump, su propio jefe, en la Casa Blanca en una jugada insólita y de dudosa legalidad. Mientras, decenas de miles de personas se manifestarán en las calles de la capital jaleadas por el propio presidente bajo el lema «paremos este robo», como una forma de presionar a los propios republicanos. La alcaldesa de Washington, la demócrata Muriel Bowser, ha desplegado ya a los reservistas de la Guardia Nacional para prevenir disturbios. Ayer martes, la policía ya cortaba las calles del centro de la ciudad y, como sucedió durante la protesta racial del verano y las elecciones de noviembre, negocios, oficinas y hoteles de todo tipo tapiaron sus ventanales ante los posibles saqueos. El partido, a prueba Donald Trump está poniendo a prueba a su partido. Su última batalla en este ciclo electoral la libra el presidente contra los mismos republicanos. Ayer le dio un recado a su «número dos» en Twitter. «El vicepresidente tiene la potestad de rechazar a los compromisarios que hayan sido elegidos de forma fraudulenta», dijo el presidente en esa red social. Esencialmente, lo que le pide Trump a Pence es que hoy se niegue a aceptar los resultados enviados por estados que Trump ganó el 2016 y Biden le arrebató en 2020, principalmente Georgia y Arizona, que son bastiones republicanos. No está claro si Mike Pence, que a la sazón es presidente del Senado, puede hacerlo según la ley, porque esta es una situación que no se ha dado antes. En incontables artículos publicados estos pasados días en la prensa en EE.UU. juristas de toda procedencia han expresado opiniones contradictorias. Según las leyes electorales estadounidenses, cada estado organiza su votación y recuento, y proclama al ganador. Así, envía el número de compromisarios que corresponden al Capitolio, que tramita el recuento y proclama al ganador. Un candidato necesita al menos 270 compromisarios para ganar. Según las certificaciones tramitadas, Biden cuenta con 306 compromisarios, los mismos que logró Trump en 2016. Pero Trump se ha negado a aceptar los resultados y mantiene que hay fraude no sólo en los estados gobernados por los demócratas, sino también en los que controlan los republicanos, como Georgia y Arizona. Las decenas de denuncias que sus abogados han presentado han sido todas desestimadas, incluso por la Corte Suprema, que es de mayoría conservadora y a tres de cuyos nueve jueces ha elegido él mismo. Ni el presidente ni sus representantes legales han sido capaces de aportar pruebas de fraude lo suficientemente convincentes como para detener este relevo al frente de la democracia moderna más veterana del mundo. Ahora, lo único que le queda al presidente es forzar a su partido a que se niegue a aceptar estos resultados. Esto ha colocado al Partido Republicano en una situación insostenible y al borde de la fractura. Los conservadores más veteranos, como el líder de la mayoría conservadora en el Senado, Mitch McConnell, han admitido ya que Biden ha ganado las elecciones, y prefieren mantenerse dentro de las instituciones, siguiendo los procesos reglados para el traspaso de poderes. Los que han osado contradecir públicamente al presidente, moderados como Mitt Romney o populistas como Tom Cotton, se han encontrado con virulentos ataques del presidente en redes sociales, prometiendo que pagarán el precio la próxima vez que se presenten a unas primarias. Duelo final El de hoy es el duelo final entre Trump y su propio partido. No hay que olvidar que cuando el presidente se presentó a las primarias en 2015 tenía a prácticamente todo el partido en contra, y ha logrado transformarlo en gran parte nombrando a candidatos elegidos por él personalmente a los que les exige lealtad ciega. Pero aún queda un buen número de republicanos al uso que tienen como prioridad la preservación de las instituciones y ve con malos ojos este intento de revocar lo que los estados han decidido, más cuando se trata del resultado de todas unas elecciones. Como método de presión, Trump ha bendecido personalmente la marcha de hoy en Washington, llamando él mismo a la capital a todos aquellos que le apoyan y se niegan a aceptar la victoria de Biden. Una gran multitud rodeará el Capitolio y exigirá a sus diputados y senadores que les hagan caso y mantengan a Trump en la presidencia. Sus señorías, al menos parte de ellas, así lo harán, ya que basta con que un solo diputado y un solo senador protesten para forzar un debate sobre los resultados. Pero la decisión final será de Pence y ahí el vicepresidente ha guardado, hasta hoy, un tenso silencio. Lo que vaya a hacer hoy es un enigma, motivo por el cual Trump ya le ha mandado varios recados. «Espero que Mike Pence nos ayude, tengo que decirlo. Espero que nuestro gran vicepresidente, nuestro gran vicepresidente, lo haga por nosotros. Es un gran tipo. Por supuesto, si no lo hace, no me gustará tanto», advirtió Trump el lunes por la noche en un mitin en Georgia a favor de dos candidatos que allí fueron ayer a segunda vuelta. «Una cosa que he aprendido sobre los republicanos es que suelen tener problemas. Pero, ¿saben ustedes cuál es el problema que los republicanos no suele tener? El de olvidar. Los republicanos nunca olvidan. Mucha gente se va a dar cuenta de esto», añadió el presidente. El discurso de Trump en Georgia, el último de este ciclo electoral que se ha alargado hasta entrado ya 2021, fue la prueba de que aun fuera de la Casa Blanca el presidente seguirá controlando los designios de su partido, o al menos lo intentará. Aprovechará su enorme popularidad entre las bases republicanas para quitar y poner candidatos y matar carreras políticas de un golpe. Ya lo ha conseguido, varias veces, moldeando un Partido Republicano cada vez más a su imagen y semejanza. Por su parte, el demócrata Biden no ha esperado al gran espectáculo que hoy habrá en el Capitolio y ya ha comenzado a planear los actos celebratorios de su toma de posesión. Serán completamente atípicos, en gran parte virtuales, por la pandemia. Al presidente electo aún le queda por anunciar además a una gran parte de su nueva Administración.
05-01-2021 | Fuente: abc.es
Maduro inaugura su asamblea ilegítima y deja a Guaidó fuera de juego
Nicolás Maduro inauguró su Asamblea Nacional ilegítima, emanada de unos comicios tildados de fraudulentos por la comunidad internacional, con la que consolida el golpe final de la dictadura sobre la oposición venezolana liderada por el joven Juan Guaidó. El presidente interino y jefe del anterior Parlamento, que sigue considerándolo como el legítimo tras la aprobación de la reforma del Estatuto de la Transición que permite la continuidad de su mandato por un año más, perdió su última trinchera política, la sede física de la Asamblea Nacional, que fue arrebatada a la fuerza por los chavistas quedando desarbolado ante su principal enemigo. Antes de que amaneciera, una comisión de la polícia política de Maduro, el SEBIN, merodeaba la casa de Guaidó en Caracas y le enviaba un mensaje directo: a partir de ahora no titubeará para apresar al líder de la oposición, una vez que según el gobierno perdió la inmunidad parlamentaria. Este nuevo capítulo comienza con la instalación de un nuevo período legislativo para los próximos cinco años, que desde ahora el chavismo tendrá el control al ocupar 256 de los 277 escaños del pleno. La nueva Asamblea Nacional mostró sus aires de victoria al recuperar los espacios del hemiciclo de debate, tras cinco años controlados por la oposición. Nueva era del gobierno El flamante Jorge Rodríguez, exministro de Comunicación del chavismo, se estrena como nuevo presidente de la cuestionada Asamblea Nacional chavista. Un líder mucho más moderado que su predecesor Diosdado Cabello. El ahora diputado y jefe del bloque de la Patria en la AN ha cedido su categoría de «número dos» del régimen a Rodríguez, lo que significa una disminución de influencia en esta nueva etapa de Maduro que se presentará como un gobierno conciliador ante el mundo. Así Rodríguez se alza como el nuevo hombre fuerte y recupera el ala civil del chavismo cansada de radicalismos de un gobierno compuesto en su mayoría por militares. Los diputados afín al régimen eligieron en la sesión a la nueva junta directiva también conformada por la exministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, que fue juramentada como primera vicepresidenta y por el líder del partido Por la Democracia Social (Podemos), Didalco Bolívar, como segundo vicepresidente. «Estamos aquí para la reconciliación política, pero sin olvido, sin impunidad. Enfrentamos crímenes que quisieron acabar con nuestro territorio y el pueblo», dijo Rodríguez, desde la tribuna de oradores. Pérdida de respaldo interno Minimizado su poder, al presidente encargado de Venezuela y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, no le quedó otra opción que instalar su Parlamento en una sesión telemática, después de que en diciembre los diputados que lo apoyan aprobaron un decreto de «continuidad administrativa» para extender las funciones legislativas y su cargo como líder de la Cámara. Lo cierto es que la Asamblea a la que él quiere darle continuidad, venció este 5 de enero, como lo expresa la Constitución. En un discurso reciclado, Guaidó insistió en que en 2021 logrará deponer a Nicolás Maduro del poder, una promesa que hizo en 2019 cuando juró como presidente interino. Esta vez, el líder opositor dejó fuera de su discurso cómo será la estrategia para lograr «el cese de la usurpación», su objetivo principal desde hace dos años. «Hagamos realidad este 2021 para lograr la transición a la democracia en Venezuela (..) Las transiciones se construyen y la hemos estado construyendo, con la capacidad de la mayoría, con nuestros aliados internacionales», dijo. De ese modo, Guaidó celebró que EE.UU., su principal aliado internacional, reconoció su Asamblea y su liderazgo. Ese mismo respaldo lo recibió el dirigente opositor por otros líderes del mundo. El estatuto de transición, que fue aprobado el 26 de diciembre por los legisladores opositores, pretende dar continuidad a la Asamblea opositora «hasta que se realicen elecciones presidenciales y parlamentarias libres», reza el texto del Legislativo. Sin embargo, varios parlamentarios han rechazado el acuerdo propuesto por Guaidó. Marialbert Barrios y Stalin González, decidieron el pasado lunes anunciar el «cierre de un ciclo» como parlamentarios y desconocieron la continuidad del Parlamento opositor. El partido Acción Democrática, decidió salvar su voto en la sesión que se realizó para prorrogar hasta enero de 2022 las funciones de la AN elegida en 2015. Desde ese año, la bancada opositora estuvo conformada por 112 diputados, cuyo número se redujo en diciembre de 2019 cuando casi una veintena de diputados fue comprada por el régimen. Pese a eso, Guaidó aseguró que el acto contó con un quórum de más de 100 parlamentarios, cuando el mínimo requerido es de 84.
05-01-2021 | Fuente: abc.es
El servicio de inteligencia chavista rodea la casa de Guaidó
El servicio de inteligencia chavista, el Sebin, ha rodeado este martes la casa del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, como se puede observar en las fotografías, un nuevo gesto de hostigamiento contra los opositores al régimen justo el día que se instala la Asamblea Nacional. «Este es el método de la dictadura por el cual están señaaldos por delitos de lesa humanidad. Hemos denunciado estos obstáculos y seguimos adelante. Mientras la dictadura intenta generar terror y militariza el parlamento, estaremos instalando el nuevo período de la legítima AN [Asamblea Nacional]», ha denunciado Guaidó en su perfil de Twitter.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Este es el método de la dictadura y por el cuál están señalados por delitos de lesa humanidad.<br><br>Hemos enfrentado estos obstáculos y seguimos adelante.<br><br>Mientras la dictadura intenta generar terror y militariza el parlamento, estaremos instalando el nuevo periodo de la legitima AN <a href="https://t.co/yWpWBxOzeQ">https://t.co/yWpWBxOzeQ</a></p>&mdash; Juan Guaidó (@jguaido) <a href="https://twitter.com/jguaido/status/1346437736794902528?ref_src=twsrc%5Etfw">January 5, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> El registro se produce el mismo día que el chavismo pretende instalar una nueva Asamblea Nacional basada en los resultados de las elecciones del pasado diciembre, en las que no participó la oposición y que no han sido reconocidas por numerosos países. Como se ha sabido hoy, el régimen propondrá a Jorge Rodríguez, el exministro de Comunicación, como líder de la cámara. Con este golpe a la Asamblea Nacional, el chavismo pretende poner fin al desafío que Guaidó ha supuesto para el régimen durante estos últimos años.
05-01-2021 | Fuente: as.com
El rugby español comienza 2021 a pleno rendimiento
La actividad en los primeros meses del año será intensa tanto para las selecciones nacionales como en las competiciones domésticas.
05-01-2021 | Fuente: as.com
La Generalitat no asegura que haya elecciones en el Barça el 24-E
La subdirectora general de coordinación y gestión de emergencias de Protección Civil, Inma Solé, deja abierta la posibilidad de que pueda prorrogarlo.
05-01-2021 | Fuente: elmundo.es
El ex presidente de Fomento, Gay de Montellà, cerrará la lista del PP para las elecciones catalanas
Tras sumar a Lorena Roldán y Eva Parera 
05-01-2021 | Fuente: abc.es
Dos congresistas piden al FBI una investigación penal contra Trump por las presiones a Georgia
Los miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos Ted Lieu y Kathleen Rice han emplazado a la policía federal estadounidense, el FBI, a abrir una investigación penal contra el presidente Donald Trump por las presiones sobre las autoridades del estado de Georgia para lograr un vuelco en el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, en las que fue derrotado por el candidato demócrata, Joe Biden. Lieu y Rice han emplazado al director del FBI, Christopher Wray, a investigar los hechos desvelados el domingo tras la publicación de una grabación de más de una hora de una llamada telefónica entre Trump y el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, en la que le instaba a «buscar» los votos necesarios para dar la vuelta a los resultados. «Como miembros del Congreso y antiguos fiscales creemos que Donald Trump ha pedido o ha conspirado para que se comentan varios delitos electorales», han señalado los dos congresistas en una carta pública. «Le pedimos que abra de inmediato una investigación penal contra el presidente», han indicado. «Las pruebas del fraude electoral perpetrado por el señor Trump están ahora a plena luz. Hay elementos incriminatorios», han remachado. También el portavoz demócrata en el Senado, Richard Durbin, ha pedido una investigación criminal ante «este desgraciado intento de intimidar a un cargo electo para que cambie deliberadamente los totales de voto confirmados legalmente». «Es un ataque contra el corazón de nuestra democracia y merece no menos que una investigación criminal», ha argumentado. «No es posible que perdiera Georgia. No es posible. Ganamos por cientos de miles de votos», afirma Trump en la grabación. «Las gentes de Georgia están enfadadas. Las gentes del campo están enfadadas y no hay nada malo en decir, cómo decirlo.. que has recalculado», añade. «Bien, señor presidente. El recurso que tiene, los datos que tiene, son erróneos», responde Raffensperger.
05-01-2021 | Fuente: abc.es
¿Para qué sirve el Senado de Estados Unidos?
Ante lo que se anticipa como la semana más delirante en la política de EE.UU. conviene recordar que tradicionalmente un nuevo ocupante de la Casa Blanca dispone de dos años para redefinir su agenda y prioridades al hilo de las elecciones para el Congreso de medio mandato. Sin embargo, para Joe Biden ese momento clave en toda presidencia ha llegado incluso antes de su toma de posesión prevista para dentro de dos semanas. La gestión de la pandemia del nuevo Gobierno de EE.UU., la expansión de la sanidad pública, la nueva fiscalidad, los cambios en energía y medio ambiente pasan por la elección especial que Georgia celebra este martes para sus dos escaños vacantes en la Cámara Alta, ya que ningún.. Ver Más