Infortelecom

Noticias de elecciones

19-02-2018 | Fuente: elpais.com
Las participación en las elecciones presidenciales divide a la oposición venezolana
Sectores mayoritarios de la Mesa de la Unidad Democrática se inclinan por no competir en los comicios del 22 de abril convocados por Nicolás Maduro
19-02-2018 | Fuente: abc.es
Los grandes partidos de la oposición en Venezuela no prevén participar en las elecciones presidenciales
Los partidos mayoritarios de la coalición opositora prevén no participar en las elecciones presidenciales anticipadas convocadas por el régimen de Nicolás Maduro por falta de garantías y de condiciones justas y transparentes. En las próximas horas el sector mayoritario en la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en la que se incluyen los partidos Primero Justicia y Acción Democrática (AD), deberá pronunciarse mediante un comunicado donde defina la estrategia a seguir ya que no han podido lograr un consenso sobre candidato unitario para enfrentar las presidenciales anticipadas. Ha sido difícil para la dividida MUD llegar a un acuerdo entre sus 19 miembros desde hace semana y media cuando la Asamblea Constituyente, no reconocida nacional e internacionalmente, convocó las elecciones presidenciales para el 22 de abril, que busca reelegir a Maduro en el cargo por seis años más. Las discusiones entre votar o no votar han llevado más tiempo del normal, después de haber fracasado el diálogo en República Dominicana porque el régimen de Maduro adelantó la convocatoria de las elecciones, cuando las partes habían acordado previamente que fuesen con seis meses de antelación o al final de año, como esta establece la Constitución venezolana. Este fin de semana tampoco hubo pronunciamiento definitivo como lo había anunciado el secretario general de AD, Henry Ramos Allup, pero sí un acalorado debate entre las organizaciones políticas en un sitio secreto de Caracas. El resultado lo anunciarán esta tarde a las 16 horas local, dijo una fuente a ABC. Los que faltan por pronunciarse oficialmente contra las elecciones anticipadas por falta de condiciones son AD y Primero Justicia. Voluntad Popular ya lo hizo la semana pasada seguida de Convergencia, Causa R, Movimiento Progresista, Vente Venezuela (de María Corina Machado) y Alianza Bravo Pueblo (de Antonio Ledezma). Y los que han aceptado participar en las presidenciales son los partidos minoritarios de Avanzada Progresista de Henri Falcón, Un Nuevo Tiempo (UNT), el independiente ex adeco Claudio Fermín, Nubiva y el pastor evangélico, Javier Bertucci, que ha sido investigado en los Papeles de Panamá por estar involucrado en casos de corrupción. El caso del Movimiento al Socialismo (MAS), que desde hace 19 años apoya al chavismo, cuya línea ha sido criticar a la MUD a cuya membresía renunció hace más de un año, ha sido activo en los debates sobre si votar o no votar con la MUD este fin de semana. Lo que critican analistas políticos que se reservaron su nombre, es cómo los partidos minoritarios de la oposición hayan tenido tanta influencia al impedir un acuerdo en la alianza opositora MUD al punto de desintegrarla y hacerla desaparecer. No descartan el dinero de Maduro en la maniobra maquiavélica de «dividir y vencer». Por esta razón «los partidos se han tardado tanto en pronunciarse», dijeron las fuentes. Voluntad Popular «no convalidará el fraude» Ente los primeros en definirse fue Voluntad Popular, partido fundado por Leopoldo López, cuyo comunicado dice «no convalidará el fraude electoral convocado por la dictadura para el 22 de abril de 2018. No postularemos ni respaldaremos candidato alguno y llamamos a todas las organizaciones políticas democráticas a no participar ni convalidar el fraude del 22A. Quien se inscriba con estas condiciones estará haciéndole un favor a la dictadura». La consigna no es quedarse tranquilos con los brazos cruzados. Para VP: «Nos ponemos a la orden del pueblo de Venezuela para impulsar un gran movimiento nacional e internacional de lucha y resistencia popular pacifico para conquistar verdaderas elecciones presidenciales libres y soluciones para nuestro pueblo este 2018». También «nos sumamos al llamado que tanto la Iglesia Católica como diferentes liderazgos y organizaciones políticas han realizado para conformar un frente amplio nacional de lucha por la democracia que aglutine a todos las organizaciones y liderazgos que quieran un cambio en Venezuela». Juan Pablo Guanipa, dirigente de Primero Justicia y ganador de las elecciones regionales de Zulia, que fueron despojadas por el chavismo, denunció que 61 centros fantasmas fueron habilitados para el Zulia para votar irregularmente. Explicó que se han recibido denuncias de puntos clandestinos, «donde a escondidas inscriben a personas a las que le puedan controlar el voto». «El PSUV secuestró el registro electoral y está obligando a los que reciben el CLAP y no votan donde lo reciben, a que se cambien de residencia en el RE para poder controlar su voto». «Esta es una pequeña lista de las irregularidades y trampas que el régimen y las cuatro rectoras maduristas implementan para cercenar las garantías que permitan que los venezolanos puedan ejercer su derecho al voto de manera libre». «Simplemente no hay condiciones y así no podemos participar, no vamos a caer en el fraude para lavarle la cara a la dictadura», sentenció Guanipa.
19-02-2018 | Fuente: abc.es
Trump apoya restringir la compra de armas en EE.UU. ante la presión popular
¿Habrá un antes y un después de la matanza de Parkland, Florida? Los precedentes invitan a pensar que no. En diciembre de 2012, muchos pensaron que el atroz asesinato a tiros de veinte niños en la escuela elemental de Sandy Hook, en Newtown (Connecticut), cambiaría la historia de Estados Unidos para siempre. Cinco años después, un país atenazado por una arraigada tradición cultural consagrada en la Constitución y la trágica realidad de una absurda violencia que entierra a sus hijos adolescentes, sigue preguntándose qué hacer con las armas de fuego. En medio de la presión estudiantil, que llevará el domingo a Washington una movilización sin precedentes, convocada por las redes sociales, senadores republicanos y demócratas negocian una revisión más estricta de los antecedentes penales y mentales de los compradores. La reforma legal buscaría impedir que potenciales pistoleros tengan la misma facilidad de la que se sirvió Nikolas Cruz para hacerse con una AR-15 y llevar el infierno a las aulas. La escéptica atmósfera que rodea al Congreso cada vez que se plantea una restricción del acceso a las armas de fuego no ha impedido que dos senadores, uno republicano y otro demócrata, presenten un proyecto compartido. John Cornyn y Chris Murphy plantean un endurecimiento de las condiciones para poder comprar armas, tanto en la normativa federal como estatal. La reforma intenta que las amplias competencias de regulación de cada estado no se conviertan en una vía de escape que haga inútil la nueva legislación. El presidente Trump recibe a Paul Ryan Donald Trump contactó el sábado con Cornyn para respaldar su iniciativa. El domingo, en su mansión de Mar-a-lago, en Florida, recibió al presidente del Congreso, Paul Ryan, para abordar el asunto. Aunque las declaraciones previas del líder republicano apuntaban a una cerrada defensa de la segunda enmienda de la Constitución (el derecho a portar armas), la presión popular parece empujar también a los conservadores a aprobar medidas. Las elecciones del «midterm» (de medio mandato), en noviembre, pueden estar modificando el tradicional cierre de filas con el que los republicanos se resisten a modificaciones legales en el control de las armas de fuego. Este lunes, la Casa Blanca, mediante su portavoz adjunto, Raj Shah, fue más preciso al informar de que Trump «respalda los esfuerzos para llevar a cabo una revisión del sistema de control de los antecedentes» de los compradores. El mensaje se corresponde con la primera reacción del presidente poco después de la tragedia de Parkland, que atribuyó a la autoría de «un desequilibrado mental». Después se abriría paso el «mea culpa» con que el FBI asumía no haber seguido el protocolo de una investigación en toda regla, después de recibir un mes antes la inquietante llamada de una persona cercana al asesino que alertaba de sus intenciones. Los primeros avances contrastan con trece meses de mandato Trump sin ánimo de tomar iniciativa alguna. Más bien al contrario, una de las primeras decisiones que el presidente adoptó nada más aterrizar en el Despacho Oval fue la anulación de una medida adoptada por su antecesor, Barack Obama, que dejaba fuera del acceso a las armas a 75.000 personas consideradas inestables mentalmente. Se trataba de una lista elaborada a partir de los datos de la Seguridad Social. Una decisión de manga ancha que la Casa Blanca intenta ahora mantener en el olvido, al negarse a facilitar la imagen de su firma, que, contra lo que es habitual, no se dio a conocer a bombo y platillo. Y un precedente que lleva a pensar que Trump descargará cualquier responsabilidad sobre el control de las armas en el Congreso, limitándose a avalar con su visto bueno cualquier reforma que voten los senadores. Sin avances tras la masacre de Las Vegas Ni siquiera la reforma legal que parecían haber consensuado republicanos y demócratas tras la matanza de Las Vegas, donde Stephen Paddock asesinó a 58 personas e hirió a 850, ha salido después adelante. Desde aquel fatídico 1 de octubre, no se ha concretado un solo avance legislativo para prohibir los llamados «bump stock». Un dispositivo como el que utilizó el pistolero para convertir en automática su AR-15 y multiplicar diabólicamente la capacidad del arma de realizar más disparos en el menor tiempo posible. Pese a que desde un principio los legisladores de ambos partidos se mostraron de acuerdo en vetar la compra de estos dispositivos, la intención no se ha traducido en norma alguna.
19-02-2018 | Fuente: elpais.com
Presidentes del PP y del PSOE pactan un frente común en financiación
Los representantes de Aragón, Asturias, Castilla-León y Galicia se reúnen en León y urgen a negociar antes de las elecciones
19-02-2018 | Fuente: abc.es
Annegret Kramp-Karrenbauer, candidata de Merkel a sucederla como presidenta de la CDU
«La decisión ha sido difícil para mí porque el electorado del Sarre me había dado su confianza, con más del 40% de los votos y esa no es una responsabilidad que pueda dejarse alegremente, pero creo que vivimos el momento político más difícil de la historia reciente de Alemania y en momentos como este no vale con decir lo que habría que hacer, sino que es necesario asumir responsabilidades y ponerse manos a la obra». Así ha explicado Annegret Kramp-Karrenbauer su paso al frente y su decisión de presentarse como aspirante a la presidencia de la Unión Cristianodemócrata (CDU) con respaldo de Angela Merkel. La directiva de la CDU había pedido expresamente a Merkel que solucionase el asunto de la sucesión cuanto antes y la canciller ha atendido la iniciativa propia de Kramp-Karrenbauer, que se había propuesto discretamente. «Ha demostrado en su región lo mucho que puede hacer por el partido, nos conocemos ya desde hace tiempo y creo que es muy capaz, por eso tiene mi respaldo», ha dicho sobre la candidata que será votada el próximo lunes, «cuando presenté su designación a la directiva, lo cierto es que fue recibida con gran apoyo». «La idea de asumir la secretaría general fue de ella», ha aclarado Merkel, «lo que a mí me llamó la atención bastante porque no es normal que una primera ministra exitosa y que ha ganado unas elecciones recientemente deje un cargo ejecutivo para asumir un cargo dentro del partido». Frente a otros posibles candidatos, que habrían desplazado a la CDU más a la derecha, tratando de placar el ascenso del partido populista y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD), Kramp-Karrenbauer ha sido una de las grandes defensoras dentro del partido de la política de puertas abiertas a los refugiados que lideró Merkel en 2015, ante la tragedia humanitaria que se vivía en Hungría, y su designación es interpretada como una señal de continuidad. Eso no quiere decir, sin embargo, que no llegue a la dirección de la CDU decidida a dejar su propia impronta. «Espero impulsar un proceso de renovación programática que tenga en cuenta tanto las raíces liberales como las raíces conservadoras del partido», ha dicho la propia Kramp-Karrenbauer en su primera comparecencia como secretaria general designada a la que ha acudido vestida con unos colores vetados en el manido guardarropa de Merkel y con los que da a entender que su designación aportará novedades. En El Sarre gobierna desde 2011 al frente de un tripartito con Los Verdes y el Partido Liberal, la denominada Coalición Jamaica que Merkel intentó como primera opción para el gobierno federal y que fracasó tras varias semanas de negociaciones, lo que la señala como una política capaz de tender esos puente con mayor efectividad. «Llegar a las próximas elecciones con un resultado que nos permita formar gobierno será el primero de mis objetivos», ha confirmado Kramp-Karrenbauer durante su presentación. A quienes la pronunciación de su nombre suponga un problema irresoluble, debe aliviar que en el partido todo el mundo se refiere a ella en la forma abreviada «AKK». Tiene 55 años, es católica y formada en Ciencias Políticas. Tiene numerosas conexiones personales y familiares con Francia y ha levantado polémicas cuando ha comparado, por ejemplo, la homosexualidad con el incesto o la poligamia. De hecho, hasta 48 horas antes del anuncio se esperaba la designación de un candidato mucho más discreto y menos controvertido como Peter Tauber, el secretario general de la CDU y estrecho colaborador de Merkel que sin embargo ayer hizo pública su intención de dejar el cargo. Recientemente ha debido sometarse a una operación y los «motivos médicos» a los que tan a menudo se recurre en este caso hubieran sido una buena y presentable explicación para su decisión, pero evitó mencionarlos y ha dejado tras de sí una estela de descontento. Todo esto sucede en la CDU mientras las bases socialdemócratas (SPD) van votando por correo postal sobre el acuerdo de gran coalición al que su directiva ha llegado con Merkel. El resultado será hecho público el próximo día 24 de febrero y, en caso de ser negativo, obligaría a la convocatoria de nuevas elecciones a las que muy posiblemente ya no se presentaría Merkel como candidata. Si la gran coalición llega en cambio a buen término, en el congreso que la CDU celebrará el 26 de febrero, Merkel espera anunciar los nombres de los próximos ministros de su gabinete, entre los que se espera figuren jóvenes personalidades de peso como Jens Spahn o Julia Klöckners, que a lo largo de la legislatura irán también ganando perfil y que podrían optar más adelante, en competencia con Kramp-Karrenbauer, a la candidatura por la Cancillería de Berlín.
19-02-2018 | Fuente: abc.es
«Aún sueño con las torturas que sufrí en Venezuela durante dos años y medio»
Araminta González, química venezolana de 35 años, aterrizó en Madrid el pasado 6 de diciembre, Día de la Constitución. Al fin se sintió «libre». Dejaba más de tres años de pesadilla en Venezuela, en los que fue encarcelada y torturada de forma cruel por participar en las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro y estuvo internada en un psiquiátrico a consecuencia de los tormentos sufridos, cuyo recuerdo todavía la asalta por las noches. Ahora, con un hilo de voz pero una firmeza de espíritu renacida ante su nueva vida, relata para ABC su penosa experiencia y habla de la situación que atraviesa su país. La joven, que en 2014 trabajaba en un laboratorio farmacéutico, participaba en protestas contra el régimen y ayudaba con medicamentos y alimentos a los estudiantes que estaban acampados. El 24 de julio de ese año tomaba café con un amigo, Libert Díaz, en un centro comercial de Chacaíto, en Caracas, cuando un grupo de hombres de paisano se llevaron a ambos a punta de pistola. «No sabía si era una detención o un secuestro, dónde estaba ni adónde iba», recuerda. «Me quitaron mis pertenencias, mi teléfono, la cédula (de identidad), me encapucharon y empezaron a golpearme y a preguntarme quién me financiaba». Más adelante supo que aquello eran las instalaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) de la avenida Urdaneta. González detalla las torturas que padeció allí: «Me asfixiaban con bolsas de plástico y me hacían ?el helicóptero?, que es tomarte del cabello y lanzarte contra las paredes». «Aún no lo he podido superar, tengo sueños con eso», confiesa. Sus verdugos buscaban así que incriminara a otros opositores. A base de violencia, consiguieron arrancarle algún nombre, algo con lo que además la han hecho sentir culpable «hasta el día de hoy, aunque gracias a Dios los perjudicados están libres», suspira. «Me asfixiaban con bolsas de plástico y me hacían "el "helicóptero, cogerte del pelo y tirarte contra la pared» Mientras la torturaban, oía cómo hacían lo mismo con el otro joven detenido. «De hecho -continúa-, me dijeron que lo iban a matar si yo no decía lo que querían y siempre pensé que lo habían matado, hasta que dos años después me enteré de que no». Luego la trasladaron a otro lugar de reclusión en el Rosal, donde pasó una semana. Después la iban a llevar al Helicoide, como se conoce la sede en Caracas del Servicio Bolibariano de Inteligencia Nacional (Sebin), pero no la admitieron, «porque era muy tarde». «A los pocos días -prosigue-, me sacan a las cinco de la mañana y me dicen que vamos al tribunal, pero en el expediente estaba con otras personas y, al ir sola, sospeché que no íbamos a ningún lugar». Adoctrinamiento chavista Finalmente la llevaron al Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), que, pese a su engañoso nombre, no es más que una prisión femenina. «Allí te visten de fucsia, te desnudan, te revisan todas tus cavidades y te quieren meter el comunismo como sea», describe. La trataban de adoctrinar en el chavismo, adiestrándola militarmente, obligándola a aprender himnos y saludos y a «decir que quería al expresidente que se murió», enumera evitando pronunciar el nombre de Hugo Chávez. «Yo me negaba y, como castigo, tenía que hacer reverencias a una imagen de él en medio del patio, agarrándome los tobillos y caminando alrededor de la cancha, en lo que llaman ?el paso de la gallina?». En otras ocasiones, la hacían permanecer «firme, mirándolo bajo el sol». «Así hasta que me desmayé», agrega. En aquella cárcel la tuvieron aislada en una habitación, donde, como en una especie de angustioso Gran Hermano, seguía escuchando a la fuerza el himno venezolano y la voz de Chávez. El ambiente carcerlario era de lo más sórdido. Según Araminta González, circulaba la droga con profusión y «las funcionarias, las que se suponía que nos tenían que cuidar, para dar favores a otras internas proponían tratos de carne». En el INOF permaneció dos años y medio, hasta que tuvo que ser internada en un centro psiquiátrico por una grave depresión e intentos de suicidio. «No soportaba que se metieran en mi cabeza e intentaran adiestrarme, y en la prisión no había comida, tratamiento psiquiátrico ni medicamentos. Tal cual está el país fuera, es peor dentro de una cárcel», indica esta víctima de la represión. «Ingresé en un psiquiátrico porque no soportaba que se metieran en mi cabeza e intentaran adiestrarme» En el psiquiátrico permaneció ocho meses, siempre vigilada. Tampoco la atmósfera allí era idílica y había funcionarias que se metían con los pacientes. «No todas son malas, pero las había que, de verdad, no sé en qué universidad las educan..», apunta. El pasado noviembre salió del psiquiátrico en libertad condicional, una vez que la Fiscalía y los abogados acordaron que lo más adecuado para que no recayera en su cuadro depresivo suicida era regresar a casa. Sin embargo, las condiciones del país al que salía después de más de tres años «eran mucho peores» que en 2014, con una economía colapsada y escasez de medicamentos, alimentos y servicios básicos. «Eso no me permitía ninguna mejoría», recuerda. Araminta González - M. Balanya Aún seguía sin ser juzgada. Supo que en su día la habían denunciado por terrorismo unos «patriotas cooperantes», mientras que las autoridades bolivarianas «no quisieron aceptar las pruebas» presentadas por su abogado. «El juicio se ha postergado tanto que, si no cae este Gobierno, no creo que nunca vayamos a tener justicia», lamenta. Ella quería sumarse a las protestas que había, pero no podía por su tratamiento médico y el temor a «meterse en problemas y terminar otra vez presa». «En las condiciones para salir se incluía que no podía opinar ni protestar. Seguía estando presa igualmente», explica. Tampoco podía salir del país y le habían retirado el pasaporte, porque, según dice, «ser químico era sinónimo de terrorista», aunque se las arregló para sacarse uno nuevo. «Mire, Dios es grande. Un día agarré, compré mi boleto y me subí al avión», rememora. «Estaba muy nerviosa, ?full? de calmantes, porque el aeropuerto estaba lleno de militares que me preguntaban dónde iba, qué iba a hacer y por cuánto tiempo. Tenía muchos nervios de que me fueran a descubrir y me fueran a poner otra vez presa». «Aquí soy libre, como cosas que no hay en Venezuela y no tengo que pelearme por el papel higiénico» El 6 de diciembre arribó a Madrid, donde le esperaba una hermana que ya vivía allí. «Una vez en España, me sentí libre», rememora. «Aquí tengo total libertad, es ?superdiferente?, he podido comer muchas cosas que no podía comer en Venezuela, como manzanas o peras, porque ya no se importan. Y ya no tengo que estar peleando por el papel higiénico», confiesa mientras se le abre una tímida sonrisa. No obstante, aún vive en la incertidumbre, ya que está a la espera de que se le conceda el asilo. «Mientras tanto no puedo hacer nada y, como siempre he sido una persona independiente, eso me hace sentir un poco inútil. Pero paciencia», se anima. Además, reconoce su frustración por el estado de su país, sin que vea «una salida próxima al Gobierno hasta que no se diluya la Asamblea Nacional Constituyente y liberen a los presos políticos». «Nunca pensé que tardaríamos tantos años en esta misma situación, siempre pensé que sería algo pasajero», lamenta. Tampoco ve esperanza en las elecciones presidenciales convocadas para el 22 de abril, en las que «el régimen controla todo», desde el Tribunal Supremo al Centro Nacional Electoral. Aunque valora la importancia de la presión internacional para lograr una salida, considera que son los venezolanos quienes «tienen que decidir qué quieren, continuar con Maduro o salir del régimen». Mientras tanto, Venezuela «no va a tener un camino claro», advierte. Admite que ahora la población «está más pendiente de que si no trabaja, no come y de que tiene niños chiquitos, pero por lo mismo debe pensar que si no se preocupa por el país, no va a haber un futuro para sus hijos».
19-02-2018 | Fuente: abc.es
Rio, nuevo líder conservador en Portugal, no logra unir al partido
Rui Rio cerró ayer el 37º Congreso del PSD consolidado como el nuevo líder de los conservadores portugueses, pero con la paradoja de que solo la actitud conciliadora de quien fue su rival para la presidencia, el «resucitado» Pedro Santana Lopes, salvó la imagen de unidad del partido. El exalcalde de Oporto temía una rebelión interna no solo por parte de los «santanistas», también por los más fieles a continuar la línea de Pedro Passos Coelho, quien formalizó su despedida en la cita (de hecho, apenas llegó, proclamó su adiós, escuchó a su sucesor y se marchó para no volver). Finalmente, no se produjo la contestación interna porque Santana Lopes desistió de jugar a la contra, pero la clausura del congreso trajo una sorpresa de última hora: el líder parlamentario del PSD, Luis Montenegro, anunció que abandona su acta de diputado y que planea ya intentar el asalto a la presidencia del partido en 2019, decisivo año electoral en que la formación política se la juega a un todo o nada. El síntoma inequívoco del giro que se ha visto obligado a dar el flamante jefe de filas es el cambio de postura en relación con un posible acercamiento a los socialistas para «rescatarlos» de las garras de la izquierda radical, su actual baluarte. Durante la campaña previa al combate con Santana Lopes el pasado 13 de enero, Rio alzó su voz claramente a favor de un pacto con el Gobierno de António Costa. En vista de que las reacciones no se hicieron esperar en el seno del partido ante lo que se interpretaba como una «claudicación» frente a sus oponentes, no le quedó más remedio al nuevo presidente que cerrar la puerta en este congreso con un aviso contundente para los socialistas: «No existe y nunca existirá un bloque central», aseguró. Se retractaba así de las intenciones exhibidas semanas atrás, tal vez presionado por el empuje del CDS de Assunçao Cristas, que le obliga a no bajar la guardia para evitar la fuga de votos hacia los centristas. Resulta clave la suma de fuerzas con Santana Lopes, plasmada en la elección de listas de consenso en la dirección del PSD. Con todo, el paso delante de Luis Montenegro testimonia que las aguas no se han pacificado de forma íntegra. La refundación del PSD pasa en la práctica por una incógnita obsesiva desde hace varios meses? Y mucho más desde el final de este congreso que ha levantado una gran expectación política en Portugal: ¿cómo se pueden ganar las elecciones de 2019? Si los datos macroeconómicos continúan respaldando al Gobierno socialista (sobre todo, porque el paro ha descendido a mínimos históricos: un 7,8%), resultará difícil despojarles del «trono» de primer ministro, tal cual refrendan las últimas encuestas. Por eso, el flamante líder de los conservadores portugueses es consciente de que la sombra del apogeo de Passos Coelho le va a perseguir a partir de ahora, pues ganó dos elecciones legislativas y solo la pérdida de la mayoría absoluta en 2015 le convirtió en víctima de la maniobra socialista para compincharse con los comunistas y el Bloco de Esquerda. En cualquier caso, a Rio no le quedó más remedio que abrir el congreso con una reverencia a su antecesor y un dardo envenenado a los socialistas: «Fuimos llamados a cumplir patrióticamente un exigente programa de austeridad, diseñado y negociado por otros; o sea, por los que metieron al país en el agujero financiero más negro desde el 25 de abril [en referencia a la Revolución de los Claveles en 1974]». Y añadió: «Conmigo al frente del partido, evolucionaremos siempre en armonía con nuestra historia, sin sobresaltos ideológicos».
18-02-2018 | Fuente: elpais.com
Trump critica a la prensa y recalca que no está vinculado a la trama rusa
Un vicepresidente de Facebook apoya la postura del magnate: "La mayoría del gasto de anuncios rusos ocurrió después de las elecciones"
17-02-2018 | Fuente: abc.es
El nuevo líder conservador portugués cierra la puerta a un «bloque central» con los socialistas
Los conservadores portugueses viven su refundación a través de un congreso marcado por la despedida del ex primer ministro Pedro Passos Coelho, que dejará su acta de diputado el 28 de febrero, y por el desembarco de su sustituto en la presidencia, Rui Rio, con un aviso contundente para los socialistas: «No existe y nunca existirá un bloque central». Se retracta así el ex alcalde de Oporto de las intenciones que había exhibido semanas atrás, tal vez presionado por el empuje del CDS de Assunçao Cristas, que le obliga a no bajar la guardia para evitar la fuga de votos hacia los centristas. Rui Rio dio la sorpresa en las recientes elecciones internas al batir al «resucitado» Pedro Santana Lopes , pero ahora los dos han sumado fuerzas para elegir listas de consenso a la dirección del PSD. Eso sí, con suspense incluido porque no fue hasta las cuatro de la madrugada que alcanzaron un acuerdo vital para enderezar el rumbo de una formación que tiene en el punto de mira recuperar el poder que le arrebataron el socialismo a través de una moción de censura impulsada por António Costa, con el sustento de la izquierda radical. Ahí se fraguó el declive de Passos Coelho, aunque sin las medidas de austeridad que aplicó desde 2011 no habrían podido recogerse los frutos de la recuperación actual. El emblemático busto de Francisco Sá Carneiro, el fundador del PSD fallecido en un extraño accidente a finales de 1980, presidía las sesiones de un congreso donde sobrevolaba la obsesión que persigue a los conservadores hoy: ¿cómo se pueden ganar las elecciones de 2019? Los datos macroeconómicos respaldan claramente al Gobierno socialista, que puede presumir de haber bajado el paro a mínimos históricos: un 7,8%. De modo que, mientras continúe la tendencia, resultará difícil despojarles del «trono» de primer ministro, tal cual refrendan las últimas encuestas. Por eso, el flamante líder es consciente de que la sombra del apogeo de Passos Coelho le va a perseguir a partir de ahora, pues ganó dos elecciones legislativas y solo la pérdida de la mayoría absoluta en 2015 le convirtió en víctima de la maniobra socialista para compincharse con los comunistas y el Bloco de Esquerda. En cualquier caso, a Rio no le quedó más remedio que debutar en el congreso con una reverencia a su antecesor y un dardo envenenado a los socialistas: «Fuimos llamados a cumplir patrióticamente un exigente programa de austeridad, diseñado y negociado por otros; o sea, por los que metieron al país en el agujero financiero más negro desde el 25 de abril [en referencia a la Revolución de los Claveles en 1974]». Y añadió: «Conmigo al frente del partido, evolucionaremos siempre en armonía con nuestra historia, sin sobresaltos ideológicos».
17-02-2018 | Fuente: elpais.com
Un All Star alternativo: los grandes talentos que no supieron detectar a tiempo
Algunas elecciones tardías del 'draft' de los últimos años son estrellas en sus equipos
1
...