Infortelecom

Noticias de elecciones presidenciales

05-11-2020 | Fuente: abc.es
La presidencia EE.UU., pendiente de cuatro estados: Pensilvania, Arizona, Georgia y Nevada
EE.UU. sigue con el corazón en un puño en pleno recuento de las elecciones presidenciales. Han pasado dos días desde la cita con las urnas y los estadounidenses todavía no saben quién será el ganador, con un conteo ajustado y tenso en cuatro estados donde todavía no hay vencedor: Pensilvania, Arizona, Georgia y Nevada. El avance del escrutinio favorece a Joe Biden, el candidato demócrata, al que le beneficia el voto por correo, que es el que queda por contabilizar. Un quinto estado, Carolina del Norte, también está pendiente del resultado, pero será más difícil que se le escape al actual presidente, Donald Trump. Biden contaba hoy con ventajas en Arizona y Nevada. De hecho, los expertos electorales de varios grandes medios de EE.UU., con diferentes líneas editoriales -agencia AP, Fox News, The Wall Street Journal- proyectaron en la madrugada del miércoles que el estado caería del lado demócrata. Este jueves, la diferencia a favor de Biden era de solo 69.000 votos con el 86% de los sufragios escrutados, después de que el miércoles por la noche fuera de más de 120.000. Trump ha recortado posiciones con el avance del escrutinio, pero habrá que ver qué tipo de voto queda por contabilizar. Hoy faltaban por contar 450.000 en todo el estado. De ellos, 300.000 pertenecían al condado de Maricopa, el más poblado del estado, donde está su principal ciudad, Phoenix. Los demócratas tenían confianza de que lo que queda del escrutinio les beneficie, pero la campaña de Trump cree que todavía puede remontar. El problema en Arizona es que no se esperan nuevos resultados hasta las 5 o 6 de la tarde hora local (2 o 3 de la madrugada del viernes en España). Las opciones de Biden quedarán más claras cuando en el mediodía de hoy (por la tarde en España) se conozcan más resultados en Nevada. Es un estado favorable a los demócratas. Pero de momento la ventaja para Biden es solo de 9.000 votos y que al 14% de los votos por contarse. Si Biden gana en Nevada, las opciones para su victoria se aclaran: solo necesitaría ganar en Arizona para conseguir al menos 270 electores repartidos por los estados (los compromisarios que eligen al presidente) y declararse ganador. «Contad todos los votos» Si hay sorpresa en esos dos estados, los demócratas tendrán que mirar al Este del país. En Pensilvania, el estado que más electores reparte de los que quedan en juego, los demócratas remontan con fuerza. La diferencia a favor de Trump era esta tarde de unos 140.000 votos, con el 91% del escrutinio. Pero la tendencia beneficia con claridad al candidato demócrata. Quedan cientos de miles de votos por contarse y el voto por correo se inclina por claridad al bando demócrata. Muchos de los votos, además, provienen de Filadelfia y de sus suburbios, un bastión demócrata. Ayer, cientos de manifestantes acudieron a la plaza del ayuntamiento de la principal ciudad del estado con gritos de «Contad todos los votos» y pancartas que rezaban «Todos los ojos están en Pensilvania». Las autoridades esperan que el recuento se complete el viernes. Si Trump pierde Pensilvania, se despedirá de la Casa Blanca. El presidente ayer exigió que se parara el voto desde su cuenta de Twitter y ha iniciado una batería de demandas legales en este estado, además de Michigan y Wisconsin (donde ya se ha dado ganador a Biden) y de Georgia. En este último estado, quedan muy pocos votos por contarse, con un escrutinio ya del 96%. Pero la diferencia a favor de Trump es mínima, de menos de 20.000 votos, y los demócratas confían en que todavía puedan darle la vuelta. Biden ganaría si se impone en Nevada y Arizona. También le valdría solo con ganar en Pensilvania. O si se impusiera en Nevada y Georgia. Trump necesita ganar en tres de esos cuatro estados, siempre que incluyan a Pensilvania. Todo, de momento, sigue abierto.
05-11-2020 | Fuente: as.com
Trump se autoproclama vencedor en Pennsylvania
Sigue las Elecciones Presidenciales en Estados Unidos 2020 en vivo y en directo: recuento de votos electorales y populares, resultados, Estados bisagra, ganador..
05-11-2020 | Fuente: abc.es
Estados Unidos registra las primeras protestas ante la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones
Sin duda alguna, el resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos no va a dejar indiferente a nadie. Mientras continúan las sumas y las restas para conocer quién vivirá los próximos cuatro años en la Casa Blanca, los estadounidenses han comenzado a tomar las calles para expresar su punto de vista ante una situación muy enredada. Ayer, el todavía presidente, Donald Trump, anunció que se consideraba vencedor, exigiendo que se detuviera el recuento de votos y denunciado fraude. Por su parte, el candidato demócrata, Joe Biden, afirmó que estaba en camino de la victoria y pidió que el proceso continuara con normalidad. Como no puede ser de otra manera, los partidarios de uno y otro quisieron respaldar sus posturas pancarta en mano. El enviado especial de ABC a Pensilvania, Javier Ansorena, informaba anoche de las protestas de un centenar de manifestantes en Filadelfia, partidarios de Biden que exigían que continuara el recuento. En ese estado, donde se juega la nada despreciable cifra de 20 compromisarios, el voto por correo empezó a contarse ayer, contribuyendo a la incertidumbre que rodea a estas elecciones. Por lo que se sabe, las papeletas enviadas en sobre son mayoritariamente demócratas, por lo que beneficiarán a su candidato, al que ganar Pensilvania puede dar un empujón definitivo a la Casa Blanca. Ese voto, potenciado por las restricciones a la movilidad impuestas por el coronavirus, también es el que Trump teme y denuncia, considerando que es el origen de un fraude electoral que quiere llevar a los tribunales.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Manifestación en el centro de Filadelfia con la exigencia de que se cuenten todos los votos. Es la principal ciudad de Pensilvania, un estado decisivo que está sin decidir a falta de contar todo el voto por correo. La campaña de Trump ha demandado para que se paralice el recuento <a href="https://t.co/9JYJ11QEtp">pic.twitter.com/9JYJ11QEtp</a></p>&mdash; Javier Ansorena (@jansorena) <a href="https://twitter.com/jansorena/status/1324117919329112066?ref_src=twsrc%5Etfw">November 4, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> También en Arizona Muy diferente era anoche la situación en Arizona, donde fueron partidarios de Trump los que salieron a la calle para mostrar su respaldo al todavía presidente. En ese estado, donde se deciden 11 compromisarios, las primeras proyecciones dieron como ganador a Biden. Con ello, propinaron un duro golpe al magnate, ya que el estado es un feudo republicano, una suerte de perla que, si se pierde, hace temer lo peor a los conservadores. Con el paso de las horas y mientras continuaba el recuento, las diferencias entre ambos candidatos se fueron recortando en Arizona, convirtiendo el estado en una de las mayores incógnitas de estos comicios. Cuando se resuelva, y también en Georgia, Pensilvania o Nevada, estaremos más cerca de conocer quién será el próximo presidente de los Estados Unidos. Hasta entonces, las señales hacen pensar en una larga batalla política que también se librará en las calles, con manifestantes apoyando a Trump o Biden.
05-11-2020 | Fuente: abc.es
¿Quién habría ganado las elecciones de Estados Unidos con un sistema proporcional?
El candidato demócrata, Joe Biden, está cerca de convertirse en presidente de Estados Unidos después de ganar las elecciones de 2020 gracias a un sistema electoral mayoritario donde el vencedor de cada estado se lleva todos sus representantes. ¿Qué habría pasado con un sistema proporcional, como, por ejemplo, el aplicado en España? También habría ganado. En Estados Unidos, la elección no es directa, sino mediante el colegio electoral, formado por 538 electores o compromisarios. Cada estado tiene un número determinado de electores, desde los tres de los más pequeños a los 29 de Nueva York y Florida, los 38 de Texas, o los 55 de California, el mayor de todos. De los 50 estados, en 48 de ellos y en Washington DC, el candidato con mayor número de votos gana todos los electores que corresponden a ese estado. Estos electores están comprometidos a votar al candidato vencedor en su estado. Solo los estados de Nebraska y Maine se rigen por un sistema diferente para distribuir sus miembros del Colegio Electoral. El ganador final de las elecciones presidenciales es el candidato que obtiene más de la mitad del total de votos electorales. En esta ocasión debe lograr un mínimo de 270. Puede suceder, como ocurrió en 2016, que el entonces ganador de las elecciones, Donald Trump, tenga más votos electorales, pero menos votos ciudadanos que su rival, Hillary Clinton. En esta ocasión no ocurrirá igual si finalmente gana Biden. El candidato demócrata, de hecho, se convertirá en el presidente de Estados Unidos con mayor apoyo popular de la historia, con casi 80 millones de votos, gracias a la elevada movilización en estos comicios, el 65% del censo, el más alto del último siglo. Son tres millones de votos más que Trump, que, no obstante, obtiene a su vez más papeletas que hace cuatro años. Sistema proporcional y ley d'Hondt Con ese volumen de votos, aplicando un sistema proporcional en lugar de uno mayoritario, Biden también habría obtenido la victoria. Con una circunscripción única, habría logrado 276 votos electorales, suficientes para proclamarse vencedor. En un sistema proporcional como el aplicado en España, la ley d?Hondt por circunscripciones, también habría vencido Biden. El candidato demócrata habría obtenido 278 votos electorales. Con la ley d?Hondt con estados como circunscripción, en California, los 55 votos electorales se habrían repartido en 37 para el demócrata y 18 para el republicano. En Texas, 20 para Trump y 18 para Biden. En Florida, 15 para Trump y 14 para Biden. En Nueva York, 17 azul y 12 rojo. En Illinois, 11 para el demócrata y 9 para el republicano. En Pensilvania, uno de los estados en disputa, habrían sido diez para cada uno. Washington DC, que solo reparte tres compromisarios, sería el único estado donde todos los electores habrían ido para un candidato, gracias a la amplia ventaja de Biden. El sistema de reparto de escaños mediante la ley d?Hondt funciona de la siguiente manera. Las candidaturas se ordenan de mayor a menor según el número de votos. Después, ese número total de votos de cada candidatura se divide por 2, por 3, por 4 y así sucesivamente, tantas veces como representantes haya para repartir en la circunscripción. Los cocientes más altos serán aquellos a los que se les asigne un representante. En Ohio, habrían sido diez representantes para Trump y ocho para Biden. En Míchigan y Georgia, ocho para cada uno. En Carolina del Norte, siete para el demócrata y ocho para el republicano. En Nueva Jersey, nueve azules y cinco rojos. Estados Unidos es bipartidista en la práctica y, por tanto, en el reparto de representantes no habría lugar a la principal crítica de los detractores de la ley d?Hondt, la infravaloración de los partidos pequeños en la asignación de asientos. Ningún tercer contendiente en estas elecciones ha obtenido el 3% de los votos en ninguna circunscripción, el porcentaje de corte en España para entrar en el reparto de asientos.
05-11-2020 | Fuente: abc.es
¿Cómo habrían sido los resultados en las elecciones de Estados Unidos con un sistema proporcional?
El candidato demócrata, Joe Biden, está cerca de convertirse en presidente de Estados Unidos después de ganar las elecciones de 2020 gracias a un sistema electoral mayoritario donde el vencedor de cada estado se lleva todos sus representantes. ¿Qué habría pasado con un sistema proporcional, como, por ejemplo, el aplicado en España? También habría ganado. En Estados Unidos, la elección no es directa, sino mediante el colegio electoral, formado por 538 electores o compromisarios. Cada estado tiene un número determinado de electores, desde los tres de los más pequeños a los 29 de Nueva York y Florida, los 38 de Texas, o los 55 de California, el mayor de todos. De los 50 estados, en 48 de ellos y en Washington DC, el candidato con mayor número de votos gana todos los electores que corresponden a ese estado. Estos electores están comprometidos a votar al candidato vencedor en su estado. Solo los estados de Nebraska y Maine se rigen por un sistema diferente para distribuir sus miembros del colegio electoral. El ganador final de las elecciones presidenciales es el candidato que obtiene más de la mitad del total de votos electorales. En esta ocasión debe lograr un mínimo de 270. Puede suceder, como ocurrió en 2016, que el entonces ganador de las elecciones, Donald Trump, tenga más votos electorales, pero menos votos ciudadanos que su rival, Hillary Clinton. En esta ocasión no ocurrirá igual si finalmente gana Biden. El candidato demócrata, de hecho, se convertirá en el presidente de Estados Unidos con mayor apoyo popular de la historia, con casi 80 millones de votos, gracias a la elevada movilización en estos comicios, el 65% del censo, el más alto del último siglo. Son tres millones de votos más que Trump, que, no obstante, obtiene a su vez más papeletas que hace cuatro años. Sistema proporcional y ley d'Hondt Con ese volumen de votos, aplicando un sistema proporcional en lugar de uno mayoritario, Biden también habría obtenido la victoria. Con una circunscripción única, habría logrado 276 votos electorales, suficientes para proclamarse vencedor. En un sistema proporcional como el aplicado en España, la ley d?Hondt por circunscripciones, también habría vencido Biden. El candidato demócrata habría obtenido 278 votos electorales. Con la ley d?Hondt con estados como circunscripción, en California, los 55 votos electorales se habrían repartido en 37 para el demócrata y 18 para el republicano. En Texas, 20 para Trump y 18 para Biden. En Florida, 15 para Trump y 14 para Biden. En Nueva York, 17 azul y 12 rojo. En Illinois, 11 para el demócrata y 9 para el republicano. En Pensilvania, uno de los estados en disputa, habrían sido diez para cada uno. Washington DC, que solo reparte tres compromisarios, sería el único estado donde todos los electores habrían ido para un candidato, gracias a la amplia ventaja de Biden. El sistema de reparto de escaños mediante la ley d?Hondt funciona de la siguiente manera. Las candidaturas se ordenan de mayor a menor según el número de votos. Después, ese número total de votos de cada candidatura se divide por 2, por 3, por 4 y así sucesivamente, tantas veces como representantes haya para repartir en la circunscripción. Los cocientes más altos serán aquellos a los que se les asigne un representante. En Ohio, habrían sido diez representantes para Trump y ocho para Biden. En Míchigan y Georgia, ocho para cada uno. En Carolina del Norte, siete para el demócrata y ocho para el republicano. En Nueva Jersey, nueve azules y cinco rojos. Estados Unidos es bipartidista en la práctica y, por tanto, en el reparto de representantes no habría lugar a la principal crítica de los detractores de la ley d?Hondt, la infravaloración de los partidos pequeños en la asignación de asientos. Ningún tercer contendiente en estas elecciones ha obtenido el 3% de los votos en ninguna circunscripción, el porcentaje de corte en España para entrar en el reparto de asientos.
05-11-2020 | Fuente: abc.es
Bernie Sanders predijo lo que iba a ocurrir con el voto por correo en las elecciones presidenciales de EE.UU.
Mientras continúa el recuento de voto en estados clave como Míchigan, Pensilvania o Wisconsin, unas declaraciones de Bernie Sanders en una entrevista del 23 de octubre se han hecho virales en las redes sociales. El motivo es que el senador demócrata ya predijo lo que iba a ocurrir sobre el voto por correo y cómo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, iba a reaccionar en la noche electoral. Sanders sospechó de un primer momento que los estados clave iban a ser Wisconsin, Míchigan y Pensilvania, por «las cantidades masivas de votos por correo», y que por varias razones , «no podrán comenzar a procesar esos votos hasta el 3 de noviembre o hasta el cierre de los colegios». La explicación que da es que los demócratas tienden al voto por correo, mientras que los republicanos prefieren acercarse a votar en persona, lo que significa que algunos estados reporten primeros los votos del Partido Republicano. «Mi miedo es que salga Trump a las diez de la noche electoral cuando gane en Míchigan, Wisconsin y Pensilvania y decir "Gracias, americanos, por reelegirme. Esto ya ha acabado, que pasen un buen día". Sin embargo, todos los votos por correo comienzan a contarse y es entonces cuando Biden gana en esos estados», argumentó Sanders. «En ese momento Trump dirá: "¿Lo veis? Os dije que todo el proceso era fraudulento, os dije que los votos por correo estaban corrompidos. Y no vamos a dejar el cargo". Esto es lo que me preocupa», vaticinó en «The Tonight Show» de la cadena NBC.<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/xyGr_huFMh4" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe> Esto es precisamente lo que ocurrió. Donald Trump ganaba en los tres estados mencionados, además de en Carolina del Norte. En el discurso que realizó el presidente proclamó la victoria para los republicanos, pese a que todavía no tenía los 270 compromisarios necesarios para ser reelegido. En ese momento aseguró que seguir con el escrutinio de los votos a partir de ese momento era «un gran fraude para nuestro país». «Un millón de votos por contar» en Pensilvania El recuento del voto por correo todavía no ha finalizado y aún no se sabe cuando podrá terminar. En Míchigan se cree que el proceso puede alargarse hasta el viernes, mientras que en el estado de Pensilvania, el gobernador Tom Wolf anunció a través de las redes sociales que aún «quedaban un millón de votos por correo por contar». «Os prometo, ciudadanos de Pensilvania, que contaremos todos los votos. Eso es lo que haremos», dijo en Twitter. El citado estado espera terminar con el recuento el viernes. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">We still have over 1 million mail ballots to count in Pennsylvania.<br> <br>I promised Pennsylvanians that we would count every vote and that?s what we?re going to do.</p>&mdash; Governor Tom Wolf (@GovernorTomWolf) <a href="https://twitter.com/GovernorTomWolf/status/1323896672137732098?ref_src=twsrc%5Etfw">November 4, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>
05-11-2020 | Fuente: as.com
Biden coge carrerilla a última hora y roza la presidencia
Sigue las Elecciones Presidenciales en Estados Unidos 2020 en vivo y en directo: recuento de votos electorales y populares, resultados, Estados bisagra, ganador..
05-11-2020 | Fuente: as.com
Joe Biden gana 16 puntos más al liderar en Michigan
Sigue el minuto a minuto del gran día de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. El recuento de votos sigue y la victoria se juega en varios estados.
05-11-2020 | Fuente: abc.es
Biden toma ventaja y acaricia la Presidencia de EE.UU.
El escenario más temido en EE.UU. se cumplió en la noche electoral y abrió un periodo de incertidumbre para el futuro inmediato de EE.UU., a pesar de que Joe Biden está a un paso de vencer en las elecciones presidenciales: si consigue la victoria, será con un resultado ajustado que será contestado por la campaña de Donald Trump con una guerra total en los tribunales. El candidato demócrata avanzaba ayer hacia la Casa Blanca en un recuento interminable, provocado por la afluencia masiva de voto por correo. Tras los resultados provisionales de la noche electoral, necesitaba confirmar su aparente victoria en Arizona y Nevada y lograr imponerse en dos de los tres estados decisivos del «cinturón del óxido» del Medio Oeste: Wisconsin, Míchigan y Pensilvania. Al cierre de esta edición, apuntaba a confirmar sus victorias en Arizona y Nevada -aquí tiene menos margen, y los resultados no se sabrían hasta hoy- y recibía buenas noticias de aquellos estados industriales, una región en la que en 2016 triunfó por la mínima el mensaje económico populista de Trump y, ahora, apuntan a volver por margen también estrecho a los demócratas. Biden compareció después de que los principales medios proyectaran su victoria en Wisconsin y poco antes de que algunos, como la CNN, también lo hicieran para Míchigan. El candidato demócrata no declaró victoria, pero estuvo muy cerca de hacerlo: «Tras una larga noche de recuento, está claro que tenemos suficientes estados para llegar a los 270 electores necesarios para ganar la presidencia. No estoy aquí para declarar que hemos ganado, sino que estoy aquí para decir que, cuando acabe el recuento, creemos que seremos los ganadores». Después añadió: «Tengo confianza de que saldré victorioso y no será mi victoria, sino la del pueblo estadounidense y la de nuestra democracia». Los principales medios estadounidenses dieron por hecha la victoria de Biden en Wisconsin y Míchigan. En Pensilvania, donde el recuento va más lento y no se esperaba que hubiera un resultado al menos hasta el día de hoy, todavía faltaba casi un 20% del escrutinio por realizarse. El presidente de EE.UU. contaba con una ventaja de más de 350.000 votos, pero ayer por la mañana quedaban todavía 1,4 millones de votos por contarse, la gran mayoría de ellos del voto por correo, que favorece a los demócratas. Ganador sin recuento En la madrugada, cuando el recuento todavía no había avanzado mucho en estos estados, Trump se declaró ganador, pese a que quedaban millones de sufragios por contar, exigió que «parase todo el voto» y calificó a la jornada electoral de «fraude» y «vergüenza». «Estábamos ganando todo y de repente se cancela», clamó. Era una estrategia telegrafiada por el presidente durante meses. Ha calificado con insistencia al voto por correo -ampliado en muchos estados como precaución por el Covid-19- de «fraude masivo» y ha dicho que no reconocería resultados que no fueran su victoria. Se sabía que el recuento favorecería a Trump al comienzo de la noche, con mayor peso del voto presencial, y que, con el avance del conteo, podría inclinarse hacia Biden. Ante los avances de Biden en estados clave, la campaña republicana preparó ayer un largo proceso de impugnaciones. La primera fue la de Wisconsin, donde el recuento se establece de forma automática si el margen es menor de 0,25 puntos. Si la diferencia es menor de un punto, como es el caso, los candidatos lo pueden pedir, pero deben costear el recuento. El portavoz del equipo de reelección de Trump, Bill Stepien, anunció que sus abogados solicitarán un recuento: «Ha habido informaciones sobre irregularidades en varios condados de Wisconsin que plantean serias dudas sobre la validez de los resultados. El presidente está dentro del umbral para solicitar un recuento y lo haremos de inmediato». El recuento final en Míchigan fue un golpe para los republicanos. Por eso, la campaña de Trump presentó una demanda para que se paralizase ese recuento hasta que se le permitiese observar el resto del escrutinio. «También exigimos revisar las papeletas que se abrieron y se contaron mientras no podíamos observar el proceso. El presidente Trump está comprometido a garantizar que todos los votos legales se cuenten en Míchigan y en cualquier otro lugar», dijo Stepien en otro comunicado enviado por correo electrónico. La campaña de Trump también presentó además una demanda para paralizar el recuento en Pensilvania, donde sobre todo quedaban por contar votos de Filadelfia, la mayor ciudad del estado, y otros centros urbanos, en su mayoría bastiones demócratas. Por la noche, Trump pidió lo mismo en Georgia. Sobre Arizona, los republicanos también sembraron dudas, pero la distancia de Biden, con el 84% escrutado, era mayor, de casi 100.000 papeletas, lo que dificultaba que se revirtiera la tendencia. La presidenta del partido, Ronna McDaniel, defendió, sin embargo, que Trump puede ganar tanto allí como en Nevada. Este último estado ha sido un bastión demócrata en las últimas elecciones. Pero Biden es el primer demócrata que gana en Arizona desde 1948, con la excepción de Bill Clinton en 1996. El presidente Donald Trump, tras un agónico final de campaña, con diez mítines en dos días, para los que se recorrió un total de 10.000 kilómetros, se quedó ayer en sus dependencias de la Casa Blanca sin agenda pública. Sí que volvió a Twitter para denunciar fraude, algo que le propició varias etiquetas por parte de la red social alertando de afirmaciones dudosas porque todos los votos aun no han sido contados. El presidente denunció en la noche electoral que, ya cerradas muchas urnas, se seguía votando. Pero no es cierto. Hay estados, como Pensilvania, que permite que se reciban votos por vía postal hasta tres días después de la fecha electoral, siempre que lleve un matasellos anterior al día de las elecciones. En otros estados, como Michigan, solo se permiten los votos que han llegado hasta la cita con las urnas. Es decir, a fecha de hoy se sigue contando votos, depositados en su inmensa mayoría de forma legal, según las juntas electorales de los distintos estados, gobernados por demócratas o republicanos. Lo que sí se ha constatado es la pérdida de cientos de miles de votos, según reconoció USPS, el servicio postal nacional. Según sus datos, casi el 7% de estos sufragios no han sido procesados a tiempo. La mayoría de los votos emitidos por correo en los estados decisivos son de votantes demócratas.
05-11-2020 | Fuente: abc.es
El disputado voto por correo
En estas disputadas elecciones presidenciales, más de 90 millones de estadounidenses han votado por correo. Una cifra sin precedentes que refleja los profundos cambios impuestos por la pandemia sobre el tradicional y pautado proceso para elegir presidentes de Estados Unidos. El propio Donald Trump, censado y registrado en su mansión de Mar-a-Lago de Florida, ha utilizado este método para participar en los comicios del 3 de noviembre, a pesar de su insistencia en los riesgos de fraude y pucherazo de este sistema con una historia de más de un siglo en Estados Unidos. Estas acusaciones sin fundamento sobre la falta de garantías de esta modalidad de voto contrastan con el hecho de que este es el sistema de votación utilizado por.. Ver Más
...
7
...