Infortelecom

Noticias de elecciones presidenciales

19-06-2018 | Fuente: elpais.com
Ahora sí, Abidal
El nuevo secretario técnico del Barça rechazó dos veces entrar en el club y perdió las elecciones presidenciales junto a Laporta
18-06-2018 | Fuente: abc.es
Manifiesto de rebeldía política
Colombia demostró ayer una gran rebeldía política. Porque, contra lo que es habitual en nuestros días, las candidaturas de Duque y Petro ofrecían programas indiscutiblemente diferentes. En un tiempo en que tantos políticos dicen que la ideología es un concepto caduco, estas elecciones han demostrado exactamente lo contrario porque ofrecían futuros que al menos, parcialmente, son excluyentes. Ésta ha sido la primera elección en Colombia en que había una posibilidad real de que ganara la izquierda dura. En 2010 ya hubo un candidato izquierdista, que no tenía su origen en el binomio que durante décadas marcó la política colombiana: Partido Liberal y Partido Conservador. Fue Antanas Mockus, candidato del Partido Verde, que logró el 27,5 por ciento de los votos Frente al 69 por ciento de Juan Manuel Santos, entonces el candidato del uribismo. La situación ahora es muy distinta. A lo largo de la última semana los sondeos de difusión restringida anunciaban una victoria del candidato derechista, Duque, con una tendencia regresiva frente al candidato de la izquierda con una tendencia al alza y un notable 9 por ciento de intención para el voto en blanco, la opción favorecida por los seguidores de Compromiso Ciudadano, el partido de Sergio Fajardo que reivindicó en la primera vuelta ser un candidato de centro aunque sus compañías políticas indiquen lo contrario. El resultado de ayer permite afirmar que el populismo vuelve a estar a las puertas del poder en Colombia. Ya lo estuvo en las elecciones presidenciales de 1970, en las que el ex dictador Gustavo Rojas Pinilla, fundador de la Alianza Nacional Popular fue derrotado por sólo 63.500 votos por el conservador Misael Pastrana. El general Rojas Pinilla no reconoció el resultado, como tantas veces ocurre con la izquierda. Durante ese mandato 1970-1974, Pastrana tuvo el desafío de frenar el auge de la ANAPO que el general había dejado en manos de su hija. El reto era inmenso, pero en las elecciones de 1974 se impuso el liberal Alfonso López frente al conservador Álvaro Gómez, con la ANAPO relegada a tercer lugar con un 9,5 por ciento de los votos. La formación de los Rojas se acabó uniendo a los reinsertados de la Guerrilla M-19 a la que pertenecía Gustavo Petro. El gran reto que afronta ahora Iván Duque es cómo frenar la victoria de la izquierda populista dentro de cuatro años. Con un alto respaldo popular y siendo senador por derecho propio, Petro podría presentarse como una alternativa mucho más moderada que lo que la realidad indica. Por eso el reto de Iván Duque es frenar el populismo para 2022 como Misael Pastrana lo frenó en 1974. Y para ello tiene que cumplir una de sus promesas electorales: acabar con «la mermelada». Tradicionalmente se llamaba «mermelada» a los puestos de trabajo que conseguían los congresistas en la Presidencia o en ministerios para su clientela electoral. Pero con los años se ha convertido en algo mucho más perverso. Hoy son contratos de obras de infraestructura por valor de miles de millones de euros que acaban costando mucho menos que la partida de presupuesto asignada. Vía por la que se han enriquecido muchos congresistas que exhiben impúdicamente sus lujosos apartamentos del Norte de Bogotá en las revistas del corazón. Iván Duque no necesita ninguna mayoría parlamentaria ni reforma legal para acabar con esa vergüenza. Basta con que él y su ministro de Hacienda se comprometan a no negociar jamás ese tipo de partidas con los congresistas. Y si así es, habrán incapacitado la munición política más efectiva del ex guerrillero Gustavo Petro y su gente.
18-06-2018 | Fuente: elpais.com
Elecciones presidenciales en Colombia 2018, en vivo
Sigue en directo los comicios en los que se enfrentan Iván Duque y Gustavo Petro
18-06-2018 | Fuente: abc.es
Alta participación en una jornada sin precedentes
En la mañana del domingo los colombianos se debatían entre qué partido del Mundial perderse para ir a votar. A diferencia de otros años cuando el terror provenía de que los grupos armados atentaran contra las elecciones, hoy el temor ha sido si los partidos de fútbol serían el gran obstáculo en la afluencia de electores, cosa que le daría de nuevo el triunfo de la abstención, que para segundas vueltas presidenciales en Colombia suele superar el 55%. Pero el reporte de medio día indicaba todo lo contrario, como lo confirmó el Registrador Nacional, Juan Carlos Galindo. La afluencia de votantes ha sido similar a la de la primera vuelta del pasado 27 de mayo, jornada que cerró con una participación histórica. De los poco más de 36 millones de colombianos habilitados para votar en 96.657 mesas, antes de las once de la mañana unos cinco millones ya habían marcado a su favorito entre tres opciones: Iván Duque, del partido de derecha Centro Democrático, Gustavo Petro, del movimiento de izquierda Colombia Humana, o el voto en blanco. Como sucedió en la primera vuelta y es tradición en las elecciones presidenciales colombianas, el presidente Juan Manual Santos, figuras del gobierno nacional y de Bogotá, así como expresidentes y líderes políticos madrugaron para votar. Santos, además de reiterar que estas elecciones han contado con todas las garantías y transcurren en completa tranquilidad ?triunfo que el país le reconoce-, animó a los electores anotando que «hay tiempo de votar y ver los partidos», mensaje que las campañas reiteraron de diversas formas, recordando que los poco más de 36 millones de electores habilitados podrían acercarse a los puestos de votación hasta antes de las cuatro de la tarde. Comentaristas: fútbol vs electorales El domingo fue un día raro para los telespectadores. En las pantallas se confundían, al tener escenarios similares, los comentaristas de fútbol con los electorales. A primera vista, en el descanso de los partidos, lucían iguales: escenarios de fondo azul y una mesa donde aparecían unos señores de traje y corbata, muy formales. A primera vista, las imágenes eran confusas y todo muy similar hasta que se oía al aire un acento argentino que ponía todo en su sitio y con ello, el fin de la confusión. También en las redes sociales el fútbol parecía calmar los ánimos de los hinchas de uno u otro candidato, que en las últimas semanas estuvieron especialmente intensos y agresivos contra todos aquellos que se pronunciara en contra de su «equipo« favorito. A las dos de la tarde las redes sociales fluían sin sobresalto, con las fotos de los candidatos acompañados por sus familias a votar, repitiendo esas instantáneas clásicas de día de elecciones. El primero en hacerlo, hacia las diez de la mañana, fue Iván Duque, quien llegó a su mesa de votación, al norte de Bogotá, acompañado por sus hijos. Luego, a las once, pero en un extremo opuesto de la ciudad, en el poblado sur, Gustavo Petro hacía lo propio, acompañado por su hija menor y su fórmula vicepresidencial, Ángela María Robledo, además de reconocidos seguidores. A esas horas, pero en un municipio a las afuera de la ciudad, Marta Lucía Ramírez también votaba e invitaba a todos a participar. Temprano en Bogotá, que supone el 15% de la votación y es una plaza clave para los candidatos, las filas estaban más integradas por mujeres, menos aficionadas al fútbol. Por el contrario, en Medellín, segunda ciudad en peso electoral, los informes fueron de una gran cantidad de personas llegando a las urnas tan pronto abrieron, aprovechando el buen clima y el margen de tiempo antes del encuentro Costa Rica-Serbia. En el resto de la mañana, como también lo reportaron otras ciudades relevantes, como Barranquilla y Cali, el flujo de electores fue constante y sin aglomeraciones. El buen tiempo ayudó a la jornada. El único punto neurálgico fue la Guajira, departamento al norte del país donde los seguidores del candidato Gustavo Petro y líderes de la campaña en la región han tenido que ser escoltados por la fuerza pública tras una serie de amenazas de muerte recibidas la víspera y que fueran denunciadas a las autoridades por Colombia Humana. Hacia las dos de la tarde el proceso electoral avanzaba allí sin contratiempos. Noticias de total tranquilidad y buena participación también empezaban a llegar de otras partes del mundo donde los colombianos salieron a votar en cantidades similares a las del pasado 27 de mayo. La positiva respuesta era similar en el continente americano, donde las urnas aún permanecían abiertas. Al cierre Los colombianos atravesaron la tarde entretenidos con el partido entre Brasil y Suiza. Pero justo con el pitido final, llegó de nuevo la realidad electoral de esa otra gran contienda que les robará la atención por el resto del día, y que se espera a eso de las seis de la tarde ya haya definido el nuevo presidente del país. Al medio día, preparándose para la celebración y la derrota, los dos candidatos dejaron saber los lugares de la ciudad donde recibirían las noticias del conteo de votos, que se espera a eso de la media noche de España ya sea definitivo y para entonces los colombianos puedan cerrar esta larga temporada electoral que marca una nueva etapa para el país.
17-06-2018 | Fuente: elpais.com
Elecciones presidenciales en Colombia 2018, en vivo
Sigue en directo los comicios en los que se enfrentan Iván Duque y Gustavo Petro
16-06-2018 | Fuente: abc.es
Unas elecciones presidenciales siempre son un balance de la gestión que termina, tanto si el presidente se presenta a la reelección como si no puede hacerlo, como es el caso de Juan Manuel Santos. El balance de Santos se ha traducido en un candidatoIvan Duque, que representa el rechazo a los acuerdos de paz tal y como los implementó el presidente al margen de la voluntad del país, y un candidato de la izquierda radical, que por más que le laven la cara no puede ocultar sus ideas. El pasado jueves sucedió un hecho revelador. Petro era entrevistado en la emisora «La W» por la periodista Vicky Dávila. Estaba acompañado por algunos de sus hijos pequeños cuando uno de ellos, una niña de unos seis años, empezó a hablar de «el castrochavismo» y «la extrema izquierda». Petro fue siempre un defensor del castrochavismo, doctrina a la que dice haber renunciado. Pero si su hija de seis años menciona esas ideas es porque están presentes en lo que oye hablar en su casa cada día. Porque Petro hoy no critica las políticas de Chávez. Sólo discrepa de su ejecución. Por eso, el Consejo Gremial, que reúne al 60 por ciento del PIB colombiano y genera el 73 por ciento del empleo, ha dado un apoyo sin matices a Iván Duque. Y eso sin contar los ataques explícitos que Petro ha hecho a empresarios como Carlos Julio Ardila, al que ha amenazado con la expropiación de su corporación Ingenio del Cauca, uno de los grandes productores de azúcar y gaseosas. Ardila es además el propietario de RCN, una cadena de radio y televisión que nunca se ha alineado con el santismo y que ahora también es objetivo de Petro, que ataca la independencia de la periodista estrella de la cadena, Claudia Gurisatti. Quizá por eso sea difícil encontrar en los medios analistas que apoyen a Duque. El miedo a Petro es evidente y se nota en datos incuestionables. Una agente de la propiedad inmobiliaria me explica en las últimas tres semanas se firman operaciones con «cláusula Petro» que implica la disolución de la operación sin ninguna penalización si finalmente venciera el candidato de la extrema izquierda, lo que apunta a una congelación de la economía si se equivocasen los sondeos y él venciera. Pero el santismo sigue apoyando la opción de Petro no porque crean que es la mejor para el país, sino por el odio hacia el expresidente Uribe, jefe del partido de Duque. Toda la campaña de los rivales de Duque ha sido un constante ataque a Álvaro Uribe, que no es candidato a nada mañana, porque la límpida hoja de vida de Iván Duque y Marta Lucía Ramírez, hace casi imposible hacer campaña contra ellos. La campaña de Petro es una de las más plagadas de mentiras de la historia colombiana. En uno de sus últimos vídeos electorales hace un llamamiento contra la corrupción con imágenes de múltiples colombianos. En una de ellas aparecen Andrés Pastrana y quien fuera su comisionado de paz, Camilo Gómez. El Gobierno de Pastrana fue uno de los más impecables en materia de corrupción de la historia de la Republica. Y 16 años después de dejar la Presidencia, es improbable que vayan a salir casos de corrupción ahora. Camilo Gómez respondió con presteza a Petro: «Mi hija sabe bien que cada día la puedo mirar a los ojos sin titubeos porque jamás he robado, ni he asesinado, ni he secuestrado, ni me he asociado con el narcotráfico para masacrar la justicia (..) Su historia ha demostrado que para usted ?todo vale? y que es capaz de cometer los actos más horrendos con tal de llegar al poder». Ésta es la opción que tienen mañana los colombianos.
11-06-2018 | Fuente: abc.es
Kim y Trump: dos hombres que no tienen nada que ver
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ya están en la isla turística de Sentosa en Singapur, para hacer historia en una cumbre que se celebrará este martes 12 de junio. Estos líderes mundiales se han convertido en dos de los más controvertidos en el panorama internacional. A pesar de que la forma de teatralizar sus comparecencias es muy parecida, las diferencias entre ambos líderes son múltiples. Kim Jong-un era un completo desconocido en Corea del Norte. Un año antes de suceder a su padre, Kim Jong-il, apareció por primera vez en los medios estatales por su nombramiento como general de cuatro estrellas y vicepresidente de la Comisión Militar Central del Partido del Trabajo. Después de la muerte de su padre en 2011, Kim fue declarado oficialmente líder supremo del país y presidente del partido gobernante. Donald Trump, antes de convertirse en el 45º presidente de los Estados Unidos, era un famoso magnate dentro del sector inmobiliario y de los negocios además de un habitual en varios programas de televisión. Nacimiento Kim Jong-un: Nació el 8 de enero de 1983. Donald Trump: Nació el 14 de junio de 1946. Estudios Los estudios militares de Kim Jong-un: se graduó en la Universidad Militar Kim Il-sung en 2006 y fue puesto inmediatamente a la cabeza del ejército del país. No se conoce mucho de la formación del presidente norcoreano, sin embargo, antiguos compañeros de clase han aportado algunos datos. Estudió en Suiza y sabe hablar alemán e inglés. Los números fue lo que escogió Trump: empezó sus estudios en el sector inmobiliario en la Universidad de Fordham en el Bronx durante dos años, y más tarde se licenció en economía en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania en 1968. Familia El último hijo que se hizo con el poder: hijo de Kim Jong-il y Ko Young-hee, estuvo a punto de no eregirse como líder norcoreano, ya que su heramanastro Kim Jong-nam había sido señalado varias veces como sucesor, pero tras ser descubierto entrando en Japón con pasaporte falso, perdió el favor paterno. Kim Jong-nam murió envenenado en un aeropuerto de Malasia. A Kim Jong-un no se le conoce ni mujer ni hijos, pero sí una relación con la cantante Hjyon Song-wol. Se conocieron en una fiesta y el líder norcoreano se enamoró de la cantante, que fue su acompañante en algunos viajes. Fue fusilada en público pro aparecer actuando en un vídeo porno. De hijo de inmigrante a presidente de Estados Unidos: El cuarto de cinco hijos de una inmigrante escocesa, Mary Anne MacLeod y de Frederick Christ Trump, empresario inmobiliario, cofundador de la Trump Organization. Su primer matrimonio fue con Ivana Zelnicková, con la que tuvo tres hijos y se divorció en 1992.Un año más tarde se volvió a casar con la actriz, Marla Maples con la que tuvo una hija, y en 1999 se separó. Su último matrimonio fue en 2005 con Melania Knauss con la que ha tenido su último hijo, Barron Trump. Patrimonio Un dictador millonario: se estima que la fortuna acumulada de este político oriental es de 5 mil millones de dólares, cifra que se ha multiplicado desde que en 2011 accediera a la presidencia de Corea del Norte. Un magnate del sector inmobiliario: 3.100 millones de dólares , que vienen sobre todo, del mercado inmobiliario, la construcción de media doncena de edificios lujosos en el centro de Nueva York, la venta de condominios y temas relacionados con el golf. Trayectoria De segundón a líder de Corea del Norte: En un principio su hermano Kin Jong-Nam iba a ser sucesor de su padre , pero después de perder el apoyo paterno, Kim Jong- Un se convirtió en 2011 en el líder supremo de la República Popular Democrática de Corea del Norte (RPDC) y el presidente del Partido del Trabajo de Corea sin nada de experiencia. De construir edificios en Manhattan a la Casa Blanca: Comenzó en la empresa de su padre, Elizabeth Trump and Son, en el arrendamiento de pisos de clase media. Ya en los años 70, creó la Trump Organization y se mudó a Manhattan donde llegó a la fama con sus proyectos magnánimes y pomposos, como la Torre Trump. Además, es conocido su imperio hotelero con campos de golf y casinos que lo ha llevado cuatro veces a la bancarrota. Otro de los campos en los que se conce a Trump es en el de los reality show como el The Apprentice (El aprendiz) emitido en la NBC, y en algunos cameos en series y películas. En el año 2016 con 71 años, ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos frente a la demócrata Hillary Clinton. Aficiones Fan de los Beatles: Según un manual distribuido en escuelas norcoreanas, Kim Jong Un aprendió a manejar a los 3 años, y le ganó a un ejecutivo extranjero en una carrera de yates a los nueve años. Kim Jong Un tiene varios gustos occidentales. Dicen que es fan de The Beatles, de las películas de Jean-Claude Van Damme y de la NBA. Incluso invitó a su país a Dennis Rodman, ex estrella de la NBA. Se dice también que cuando Kim era adolescente, pasaba horas haciendo dibujos de Micahel Jordan. Golf, televisión y hamburguesas: Destaca su afició por el golf, deporte que practica siempre que puede, y su gusto por la televisión, desde que se levanta sobre las 5:30 de la mañana la enciende y cercanos al presidente afirman, que puede pasar más de cuatro horas delante del televisor. También por la cómida rápida, sobre todo por las hamburguesas de Mcdonald y los batidos y la Coca-Cola light. Escándalos Asesinatos y traiciones: Algunos oficiales del servicio de inteligencia surcoreano afirman que Kim ha ejecutado a una cantidad récord de altos mandos, entre quienes se incluye su propio tío, un personaje astuto y con influencia sobre las figuras de poder, que había sido considerado su mentor. También se cree que ordenó el asesinato de su medio hermano, quien fue envenenado con el agente neurotóxico VX en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur, en Malasia, el mes de febrero. Una de las muertes más polémicas es la de su tío Jang Song Thaek, otrora vicepresidente de la Comisión Militar Central y número dos del régimen, el cual fue purgado y ejecutado el 2013 junto a otros oficiales. ¿La razón? Ser poco leales con su líder. En el caso de Jang, se le acusó de «faccionalismo» y de «delitos para perjudicar la economía». Prostitutas y excesos: Sus dos divorcios han sido muy conflictivos y mediáticos, también los escándalos sexuales, como la relación con la prostituta Stormy Daniels a la que pagó 130.000 dólares por su silencio, las denuncias de acoso sexual por besos y tocamientos no consentidos denunciados por más de quince mujeres desde la década de los ochenta a lo que se los sonados comentarios machistas. Además, de los gastos exorbitantes que Trump hace cada vez que viaja a bordo del Air Force con su familia, el despido del director del FBI y las múltiples referencias racistas a paises, sobre todo latinoamericanos.
08-06-2018 | Fuente: abc.es
El FMI insufla un balón de óxigeno de largo aliento a Argentina
El Gobierno de Mauricio Macri superó todas las expectativas y logró una linea de crédito del FMI de 50.000 millones de dólares (unos 42.000 millones de euros), en tres años. De este modo, Argentina despeja cualquier posible fantasma de cesación de pagos y dispone de liquidez suficiente para frenar nuevas «corridas» cambiarias. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, hicieron el anuncio. El 20 de junio es la fecha estimada de acceso a la primera partida de los fondos. Se trataría de un 30 por ciento del monto total (unos 15 mil millones de dólares). «El resto ?anunció Dujovne? estará disponible según las necesidades». Argentina respiró hondo al conocer los detalles de un rescate preventivo del FMI que supone, a efectos reales, un cambio de política económica. Una de las novedades de este acuerdo, concretado en tiempo récord, es que los fondos no irán directos al Banco Central sino a las arcas del Tesoro. Esto es, que será el Ejecutivo el que dispondrá cómo, cuándo y cómo utilizará ese parachoques frente a escenarios de turbulencias como los registrados el pasado mes de mayo. Esta inyección o sobre dosis de financiamiento del FMI no significa que Argentina tenga que «gastar» todo. El recurso es con carácter preventivo y el acceso se hará en función de las necesidades. Entre éstas, recuperar el equilibrio fiscal, bajar la inflación y empezar a barrer las Lebac, Letras del Banco Central que se renuevan mensualmente a tasas incluso superiores al 40 por ciento. El Fondo permite cierta flexibilidad en el acuerdo en función de las necesidades sociales. Terror a los ajustes El terror a un ajuste brutal a cambio de financiamiento por parte del FMI se quedó reducido a exigencias razonables como la obligada reducción del deficit y, en palabras de Sturzenegger, el fin «de la maquinita», un invento argentino para referirse a la emisión monetaria descontrolada. El plan de infraestructuras y desarrollo de obras públicas, una de las grandes apuestas de Macri, se verá afectado con los recortes así como las provincias. Los gobernadores podrían generar tensiones o roces con el Gobierno pero será el próximo año cuando se pongan las cartas sobre la mesa de las elecciones presidenciales. La idea de poner «palos en la rueda» al acuerdo y tratar de que pase el filtro del Congreso donde la coalición de Gobierno no tiene mayoría parece no tener futuro. El Ejecutivo de Macri tiene como fecha límite el 2021 para transformar el déficit en superavit, de forma paulatina. Un gran acuerdo, según Macri El rescate del FMI equivale al 10 por ciento del PIB argentino y supone un espaldarazo de la comunidad internacional, convencida de que Argentina tiene que salir adelante. Macri escenificará este acuerdo con la directora gerente del FMI, en la cumbre del G-7 de Canadá este fin de semana. El presidente, que evitó emitir un mensaje a la Nación, posiblemente para restarle gravedad al asunto pese al acierto, dijo en un encuentro con la prensa acreditada en Casa Rosada: «Va a ser un gran acuerdo para los argentinos, para ayudar a la gente. Va a generar más oportunidades de desarrollo, ayudará a fortalecer el desarrollo y la creación de empleo». Christine Lagarde, en un comunicado matizó: «Si las condiciones sociales empeoran, la economía se desacelera o el desempleo sube más rápido de lo previsto actualmente, existen disposiones para incrementar más la asignación presupuestaria dedicada a las prioridades sociales». La observación de Lagarde tiene en cuenta el contexto y malestar social que genera la mención de las siglas que dirige y los efectos que podría tener apretar más el cinturón en una sociedad que tiene un índice de pobreza en torno al 28 por ciento. Éste punto es la asignatura pendiente que difícilmente podrá aprobar Macri cuando termine su mandato y la vara con la que pidió que midieran su gestión.
08-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump propone que Rusia vuelva como invitada a las cumbres del G-7 y amplía la brecha con sus socios
Donald Trump tiene previsto abandonar este sábado la cumbre del G-7 en Canadá varias horas antes de que concluya y poner rumbo a Singapur, donde celebrará la semana que viene su histórico encuentro con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. El plantón del presidente de EE.UU. al resto de líderes de las grandes potencias occidentales, un cambio de agenda anunciado a última hora por sorpresa, es una señal más de la brecha entre Trump y los que hasta ahora han sido los grandes socios de EE.UU. La cumbre arrancó este viernes, calentada por la escalada dialéctica entre Trump y otros líderes y por propuestas polémicas del presidente estadounidense. Tras la adopción de tarifas a principios de mes por parte de Washington contra el acero y el aluminio de Canadá, la Unión Europea y México, el comercio está en el centro de la batalla. El anfitrión y primer ministro canadiense, Justin Trudeau, calificó hace unos días de «insultante» que Trump justificara los nuevos aranceles por seguridad nacional. Ambos mantuvieron una tensa llamada telefónica la semana pasada y los ánimos no parecían apaciguados en la víspera de la cumbre. «Nosotros, como aliados, no podemos declararnos la guerra comercial los unos a los otros. Nuestros soldados pelean hombro con hombro para defender nuestros valores», escribió el presidente francés, Emmanuel Macron, en Twitter. On ne peut pas se faire la guerre commerciale entre alliés. Nos soldats se battent côte à côte pour défendre nos valeurs.? Emmanuel Macron (@EmmanuelMacron) June 7, 2018Trump respondió con el látigo, en la misma red social. «Por favor, decidle al primer ministro Trudeau y al presidente Macron que ellos imponen a EE.UU. tarifas masivas», dijo en un mensaje. «Acabad con vuestros aranceles y barreras comerciales o haremos algo más que igualarlos», amenazó en otro. Please tell Prime Minister Trudeau and President Macron that they are charging the U.S. massive tariffs and create non-monetary barriers. The EU trade surplus with the U.S. is $151 Billion, and Canada keeps our farmers and others out. Look forward to seeing them tomorrow.? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) June 7, 2018Este viernes, en Washington, antes de subir al Air Force One rumbo al vecino del norte, dejaba claro su ánimo de confrontación: «Vamos a ocuparnos de políticas comerciales injustas. Lo vamos a cambiar, y ellos van a comprender que va a ocurrir», dijo sobre sus socios occidentales a los reporteros, a quienes también aseguró su intención de acabar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que le une a México y Canadá si no logra un mejor acuerdo. Por si las turbulencias comerciales no fueran suficientes, Trump agitó la cumbre con una petición inesperada: «Rusia debería estar en esta reunión», dijo todavía en suelo estadounidense. «Te guste o no, y esto quizá no es políticamente correcto, pero tenemos un mundo que liderar. Deberían dejar que Rusia regresara», añadió. Rusia fue expulsada del grupo de las grandes potencias occidentales tras la anexión de Crimea en 2014. Donald Trump, Justin Trudeau y Emmanuel Macron - Efe El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, no tardó en rechazar la propuesta: «Dejemos el G-7 como está ahora. El siete es un número de la suerte, al menos en nuestra cultura», bromeó. Pero la idea de Trump abrió una grieta en el bloque europeo. El nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se mostró partidario de readmitir al Gobierno de Vladimir Putin. La propuesta de Trump se antojaba incluso más inoportuna cuando uno de los puntos de la cumbre del G-7 es cómo proteger a las democracias de interferencias extranjeras en sus procesos políticos. Precisamente, la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales que llevaron a Trump a la Casa Blanca, probada por la inteligencia de EE.UU. y las comisiones legislativas, ha marcado el primer año y medio de su presidencia, con una investigación que afecta a su propia campaña. En EE.UU., representantes de los dos grandes partidos reaccionaron con críticas a la idea de invitar a Rusia a este foro. El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, aseguró que el presidente «está convirtiendo nuestra política exterior en un chiste internacional». En la bancada republicana de la cámara alta, John McCain aseguró que «Putin ha hecho que Rusia no merezca estar en el G-8» y Ben Sasse también lo rechazó: «Putin no es nuestro amigo y no es el colega del presidente». El encuentro en Canadá, un polvorín La batalla comercial y la aparición de Rusia convirtieron el encuentro entre líderes en un polvorín. «Las tensiones aumentan por todos lados. Este G-7 será muy exigente», advertía Macron antes del comienzo. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, anticipaba la cumbre «más difícil» en años y aseguraba que Europa no cedería ante Trump. Con la llegada de los mandatarios a La Malbaie, la pequeña localidad que acoge la cumbre, los gestos fueron afables, pero los roces no se podían ocultar. La reunión bilateral prevista entre Macron y Trump se suspendió. La versión oficial fue que el presidente de EE.UU. salió de Washington con una hora de retraso. Poco después, Macron publicaba un vídeo charlando con Trump de forma amistosa, sentados en un sofá. «Manteniendo el diálogo abierto», aseguraba. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, trataba de no echar más leña al fuego sobre los aranceles de Trump, pero los calificaba de «injustificados». Las diferencias entre EE.UU. y el resto de socios podrían materializarse este sábado en un gesto simbólico, pero de gran significado: Trump podría no firmar el comunicado con el que tradicionalmente se cierra la cumbre. Sería la primera vez que ocurre en la historia de estos encuentros y Macron lo tomaba el jueves por la noche como una posibilidad cierta. «La voluntad de tener un texto firmado por los siete países no debe ser más fuerte que el contenido de ese texto. Por principios, no debemos descartar un acuerdo 6+1», aseguró. Sería la materialización más clara del aislamiento de EE.UU. de sus socios tradicionales, alimentado por otras señales: mientras Trump da la batalla comercial con las potencias occidentales, permite al gigante tecnológico chino ZTE ?considerado una amenaza a la seguridad nacional por los legisladores estadounidenses? volver a operar en EE.UU. con el pago de una multa de mil millones de dólares, lo que se entiende como una contraprestación en sus negociaciones comerciales con Pekín; y mientras exige que regrese Rusia, da plantón a sus socios cuando toca hablar de asuntos clave para otros países, como el cambio climático. Si los gestos no lo arreglan, el G-7 saldrá de esta cumbre con su principal miembro en rebeldía.
07-06-2018 | Fuente: abc.es
La apertura de Rusia a Italia puede romper el equilibrio de la Unión Europea
Con su apertura a la Rusia de Putin, el nuevo gobierno populista italiano puede crear un terremoto en las relaciones exteriores, no solo de Italia, sino también en la europeas. Para todos los analistas extranjeros y las cancillerías europeas, la parte más significativa del primer discurso del jefe del gobierno italiano, Giuseppe Conte, en el Parlamento, ha sido su neta apertura a Rusia. Una apertura que conlleva la idea de levantar las sanciones económicas que en el 2014 la Unión Europa impuso, con el apoyo de Estados Unidos, a Moscú después de la ocupación militar rusa de Crimea, lo que supuso un atentado a la soberanía e integridad territorial de Ucrania. Fue muy pobre la explicación del profesor Giuseppe Conte sobre política exterior, sin explicar con precisión la colocación internacional de Italia. Como no podía ser menos, mostró su adhesión a la Alianza Atlántica, pero dedicó más espacio y con más énfasis a precisar que Italia está también con Rusia: «Tenemos la intención de reiterar la convencida pertenencia de nuestro país a la Alianza Atlántica, con los Estados Unidos de América como aliado privilegiado», dijo. A continuación, añadió un párrafo importante para confirmar con fundamento una línea pro-rusa de Italia que nunca fue tan clara y explícita: «Seremos autores de una apertura a Rusia, que ha consolidado en los últimos años su papel internacional en varias crisis geopolíticas. Nos haremos promotores de una revisión del sistema de sanciones, a partir de las que corren el riesgo de mortificar a la sociedad civil rusa». Italia se distancia de sus aliados Obviamente, con este nuevo enfoque en la política exterior, el nuevo gobierno populista italiano se separa de la línea de una acción común europea frente a la Rusia de Putin. Nadie considera que es un tema baladí, porque Italia es la tercera economía de la eurozona y juega un papel fundamental en el Mediterráneo por su posición estratégica. El gran inspirador de este cambio es el ministro del Interior, Matteo Salvini, en su condición de secretario de la Liga Norte, de extrema derecha. Se sabe que el profesor Conte actúa como portavoz del programa de gobierno ?él mismo se definió «garante del contrato»? firmado por el líder del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E) y el propio Salvini, ambos vicepresidentes del gobierno. Factor ruso El factor Rusia está desde hace tiempo en la política interna italiana, con la mirada de Moscú puesta en los movimientos antisistema y populistas. Ante las elecciones italianas del 4 de marzo, Europa y Estados Unidos tenían interés en una victoria de los partidos tradicionales, ya fueran de izquierda o de derecha, mientras sentían gran temor por que ganaran los populistas y antisistema. La posición de Moscú era diametralmente opuesta: ansiaba la victoria de la Liga Norte de Matteo Salvini y del M5E. Ya durante la campaña, actores rusos ejercitaron influencia a través de las redes sociales para favorecer un resultado que creara un terremoto político e inestabilidad interna y externa. Esa «influencia perversa» rusa en la web se evidenció en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y de Francia, en los comicios generales de Alemania e incluso en el Brexit de Reino Unido. Cabe añadir otro factor decisivo para explicar el interés y la presencia de Rusia en la política italiana: La Liga Norte tiene una especial relación con el partido Rusia Unida, el principal partido político ruso del que es líder indiscutible Vladímir Putin. Esa relación de la Liga y Rusia Unida se concretó con la firma de un acuerdo en Moscú entre Salvini y el partido de Putin el 6 de marzo 2017. Salvini se comprometió entonces a «facilitar» la cooperación multilateral entre la Federación Rusa y la República italiana con un «acuerdo histórico». No puede sorprender ahora el discurso del nuevo primer ministro italiano, a la luz de lo que revela ese acuerdo entre la Liga y Rusia Unida: «Se consultarán y se intercambiarán informaciones sobre temas de actualidad, sobre las relaciones internacionales y desarrollo económico». Fue un acuerdo suscrito con la esperanza de convertirse en poco tiempo en «una relación entre dos fuerzas políticas de gobierno», sobre la base del común denominador de todos los movimientos nacional-populistas: «La soberanía estatal». Salvini precisó entonces en su página de Facebook los temas que trató con sus interlocutores rusos en Moscú: «Lucha a la inmigración clandestina y al terrorismo islámico, pacificación de Libia y final de las sanciones contra Rusia, que han costado a Italia 5.000 millones de euros y miles de puestos de trabajo perdidos». Precisamente, este punto, el levantamiento de las sanciones, es clave y central para el gobierno ruso, hasta el punto de constituir una cuestión fundamental en todos los encuentros que Rusia Unida ha tenido con todos los partidos populistas europeos. No pasó desapercibido aquel acuerdo Liga-Rusia Unida para algunos medios, en particular para el prestigioso diario «Financial Times»: «Ese acuerdo es un tentativo más del Kremlin para desarrollar relaciones formales con grupos populistas con vistas a las elecciones que se desarrollarán en los próximos meses y en las que los grupos de extrema derecha aumentarán su consenso». Hasta entonces, solo el Partido de la Libertad austriaco de Heinz-Cristian Strache, con un pasado de neonazi, actualmente vicecanciller, había hecho algo parecido, llegando incluso a «hermanarse» con Moscú en el 2016. El aliado de Putin en Viena Seguramente no fue casual que, en coincidencia con el discurso de Giuseppe Conte en el parlamento italiano, apareciera en Viena Vladimir Putin. El presidente ruso se entrevistó con el canciller Sebastian Kurz, desde siempre muy partidario de la necesidad de aproximarse a Rusia, como su vicecanciller, el populista Heinz-Christian Strache, de extrema derecha. Oficialmente, Putin visitó Viena en coincidencia con el 50º aniversario del acuerdo todavía en vigor entre Austria y la entonces Unión Soviética sobre suministro de gas natural. Esto solo era una justificación. El verdadero motivo del viaje de Putin a Viena residió en que Austria inicia el próximo mes el semestre de presidencia de la Unión Europea. Austria, al contrario que la mayor parte de los gobiernos europeos y occidentales que han decidido distanciarse de Moscú, prefiere estar abierta al diálogo con el Kremlin. El canciller Kurz ha subrayado que Viena quiere ser «un puente entre este y oeste». Pero Vladimir Putin va más allá: abre dos puertas en la Unión Europea con dos gobiernos filorusos, pero sobre todo su interés está en Italia, un aliado estratégico en el Mediterráneo. Plan desestabilizador «Por su parte, el gobierno de Roma tiene a alguien que le cubre las espaldas en su confrontación/choque que se perfila con la Unión Europea», escribe el diario «La República», preguntándose si Matteo Salvini es consciente de «cuánto puede ser desestabilizador su modo de proceder, aunque quizás sea el resultado que pretende Salvini». El líder de la Liga cuenta además con las simpatías de los países nacionalistas del Grupo de Visogrado (Hungría, polonia, la República Checha y Eslovaquia). Preocupa la nueva orientación del gobierno italiano, que podría liderar el grupo de países pro-rusos, en un contexto de tensión internacional y de guerra comercial que podría agravarse. La Comisión Europea aprobó ayer aranceles aduaneros a una lista de productos estadounidenses, en represalia por los aranceles del presidente Donald Trump al aluminio y el acero europeos. La inminente cumbre del G7 y la próxima de la OTAN, a mitad de julio en Bruselas, despiertan hoy la atención mundial. Y los ojos de los líderes presentes observarán sobre todo a Italia.