Infortelecom

Noticias de elecciones presidenciales

20-11-2020 | Fuente: abc.es
Georgia confirma la victoria de Biden al completar el recuento manual
El estado de Georgia ha confirmado la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, tras completar el recuento manual de los votos que apenas modificó los resultados. Biden obtuvo 2.475.141 votos (49,5 %) por delante del todavía presidente de EE.UU., Donald Trump, con 2.462.857 (49,3 %), una diferencia de apenas 12.284 sufragios, según la Secretaría de Estado de Georgia, la autoridad electoral en el estado. Con el recuento manual Trump recortó unos 2.000 votos fruto de errores humanos durante el escrutinio, pero no fueron suficientes para alcanzar a Biden, lo que lo convierte en el primer demócrata que gana en la sureña Georgia desde que en 1992 lo hiciera Bill Clinton. La Secretaría de Estado hizo público el recuento después de que hoy mismo un tribunal federal en Atlanta (Georgia) rechazase la enésima demanda interpuesta por la campaña de Trump que tenía como objetivo retrasar la certificación (oficialización) los resultados. De este modo, está previsto que Georgia haga oficiales estos resultados este viernes, lo que confirmará la asignación de sus 16 compromisarios en el Colegio Electoral a Biden. Al ser la diferencia menor al 0,5 %, la ley electoral en Georgia permite a la campaña de Trump solicitar hasta el próximo martes un nuevo recuento, esta vez mecánico. Trump se ha referido al recuento manual en Georgia en repetidas ocasiones vertiendo acusaciones sin pruebas y ha criticado al secretario de Estado, máxima autoridad electoral, el republicano Brad Raffensperger, que ha recibido amenazas de muerte. «El recuento falso que está ocurriendo en Georgia no significa nada porque no permiten que las firmas sean examinadas y verificadas», afirmó esta semana en Twitter el presidente saliente, que aún no ha reconocido su derrota electoral. Trump y sus aliados han propagado la teoría desmentida por el propio Raffensperger de que en Georgia los votos por correo no pueden verificarse lo que habría llevado a que votaran incluso muertos. Raffensperger, de hecho, ha manifestado que Trump se boicoteó a sí mismo al deslegitimar el voto por correo en plena pandemia, lo que resultó en una menor participación de votantes republicanos que en las primarias celebradas en primavera, lo que le habría costado el estado.
20-11-2020 | Fuente: abc.es
Trump acusa al chavismo de haberle robado las elecciones
Los abogados del presidente de Estados Unidos alegaron este jueves en una rocambolesca rueda de prensa en la sede central del Partido Republicano aquí en Washington que los programas informáticos que se emplearon para el supuesto fraude de las presidenciales los desarrolló e implementó Hugo Chávez antes de morir, y que ahora los utiliza Nicolás Maduro en una campaña internacional de injerencias. «El sistema de votación Dominion, el software Smartmatic y otro que también se incluye en otros sistemas de votación electrónica, se crearon todos en Venezuela bajo la dirección de Hugo Chávez, que quería asegurarse de que nunca perdería una elección, después de que no le fuera bien en un referéndum constitucional», dijo Sidney Powell, una de las letradas. El programa de Dominion se ha empleado en 24 estados, incluidos varios que Trump ganó en 2016 y que Biden se llevó este año: Nevada, Arizona, Wisconsin, Míchigan, Pensilvania y Georgia. También se ha usado en estados que han optado por el republicano, como Louisiana, Iowa, Missouri and Ohio. Rudy Giuliani, abogado principal del Donald Trump y exalcalde de Nueva York, ya intentó relacionar ese sistema, que es canadiense, con la empresa española Indra la semana pasada. «Puede que los votos robados estén en Barcelona», dijo el abogado, acusando sin pruebas a Indra de ser parte de un gran fraude electoral. La compañía española negó ser matriz de Smartmatic o tener papel alguno en las pasadas elecciones presidenciales de EE.UU. Según dijo la abogada Powell en esa rueda de prensa: «Tenemos un testigo muy potente que ha explicado cómo funciona todo.. Es una declaración jurada impresionante y detallada porque él estuvo con Hugo Chávez mientras le informaban sobre cómo funcionaba este sistema. Estaba con Hugo Chávez y lo vio operarlo, para asegurarse de que la elección saliera bien». Los abogados de Trump mantienen que ese supuesto testigo vio operar ese programa informático en Venezuela y cree que ha operado igual en EE.UU. «Tan pronto como [el testigo] vio que varios estados cerraban la votación la noche de las elecciones, supo que estaba sucediendo lo mismo aquí», dijo la abogada Powell, que ya defendió a Michael Flynn, primer consejero de Seguridad Nacional de Trump, implicado en la trama rusa. Los abogados de Trump, comandados por Giuliani, defendieron una compleja teoría sobre cómo Joe Biden robó las elecciones con ayuda de la fundación Clinton, el millonario George Soros, un movimiento de izquierda radical antifascista y el chavismo. «Espero que nos dejen explicarlo en un juzgado», dijo Giuliani, en una intervención entre agitada y acalorada, mientras unos chorretones negros, sudor mezclado con lo que parecía tinte de pelo, le surcaban las mejillas. Tras la rueda de prensa, que provocó la hilaridad de los demócratas, el jefe de ciberseguridad al que acaba de despedir Trump por defender que la votación fue segura, Christopher Krebs, dijo en Twitter: «Esa conferencia de prensa fue la más peligrosa hora y 45 minutos de televisión en la historia de EE.UU. Y posiblemente la más loca. Si no sabe de lo que estoy hablando, tiene usted suerte». Más de dos semanas después de las elecciones, Trump aún no ha reconocido su derrota, y ha forzado varios recuentos. La inmensa mayoría de demandas que han presentado sus abogados han sido ya desestimadas. El 14 de diciembre, los compromisarios del colegio electoral deben certificar los resultados de las elecciones.
20-11-2020 | Fuente: abc.es
Biden, sobre Trump: «Pasará como uno de los presidentes más irresponsables de la historia»
Joe Biden volvió a protestar este jueves ante la negativa de Donald Trump a reconocer los resultados de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre y facilitar la transferencia de poderes. El presidente electo insistió, como ya lo hizo antes esta semana, en que no impulsar la transición tendrá consecuencias negativas para EE.UU., especialmente en lo que se refiere a la gestión de la crisis sanitaria y económica del Covid-19, que vive un fuerte repunte en el país. El mismo día en el que Biden hablaba, EE.UU. superó el umbral del cuarto de millón de fallecidos por el coronavirus. «No hay excusa para compartir los datos y que se nos permita empezar a hacer planes, porque si no en el primer día tardaremos más tiempo», dijo sobre el momento en el que se convierta en presidente, en su investidura del próximo 20 de enero. «Si no tenemos acceso a todos esos datos, nos va a poner por detrás en lo importante al menos un mes o más. Y eso son vidas. ¿Cuántas se perderán como consecuencia de ello?», protestó. Biden realizó estas declaraciones en rueda de prensa tras un encuentro virtual con gobernadores de diferentes estados del país y de los dos partidos. El presidente electo trata de impulsar la transición pese al bloqueo de Trump -que no le permite acceder a informes de inteligencia ni le da el visto bueno de la Administración General de Servicios para arrancar el cambio de carteras-, con reuniones informales con actores clave de la vida política, social y económica de EE.UU. Mientras Biden trata de dar una sensación de normalidad e institucionalidad, Trump prosigue en sus intentos de descarrilar la certificación de los resultados de las urnas. El presidente ha interpuesto demandas en estados donde los resultados son justos -e incluso en otros, como Míchigan, donde la ventaja de Biden es más amplia- que apenas han dado resultado y busca también evitar la certificación de resultados. Ayer, por ejemplo, recibió en la Casa Blanca a altos cargos republicanos de los poderes legislativos de Míchigan, como parte de su estrategia de buscar que los electores del estado le apoyen a él. La asamblea legislativa de cada estado puede decidir mandar sus propios electores (los compromisarios que eligen al presidente) si se considera que hay una «elección fallida», una opción que con seguridad derivaría en una crisis constitucional. El presidente electo defendió que muchos republicanos con los que ha hablado piensan en privado que lo que hace Trump es «debilitante» para EE.UU., aunque apenas un puñado han dado el paso de reconocer la victoria del demócrata. «Estoy seguro de que él sabe que no ha ganado, que no va a poder ganar y que yo voy a ser investido el 20 de enero», dijo Biden. «No puedo entender sus motivos. Es indignante lo que está haciendo». Biden, que ha tratado de mantener una posición mesurada desde las elecciones, endureció ayer un poco más su tono y calificó la negativa de Trump a reconocer su derrota como «otro incidente que le hará pasar como uno de los presidentes más irresponsables de la historia de EE.UU». Biden también dijo que emprender acciones legales para forzar a la Administración Trump a dar luz verde a la transición entre gobiernos requeriría mucho tiempo, pero que es una opción que «no descartamos». Preguntado sobre qué le diría a los estadounidenses sobre la convulsión política que vive el país, en especial a los inmigrantes que fueron a EE.UU. en busca de estabilidad política, Biden respondió: «Aguantad. Estoy llegando».
19-11-2020 | Fuente: abc.es
Trump llamó por teléfono a los republicanos que se negaron a certificar los resultados en Míchigan
El presidente de EE.UU., Donald Trump , llamó el martes por teléfono a al menos uno de los dos miembros republicanos del consejo electoral del condado de Wayne, el más poblado de Míchigan, un estado clave en las elecciones presidenciales. Esos dos miembros se habían negado ese día a certificar los resultados en este bastión demócrata, lo que podía poner en peligro la victoria en el estado de Joe Biden , el candidato demócrata y presidente electo. Horas después, tras una lluvia de críticas ante una decisión que podría atentar al derecho al voto de cientos de miles de personas, cambiaron de opinión y certificaron los resultados. Uno de esos dos miembros, Monica Palmer, reconoció este jueves que recibió la llamada de Trump el martes por la noche, después de cambiar su decisión. Al día siguiente, miércoles, con los resultados ya certificados y enviados a la secretaría de Estado de Míchigan, volvió a cambiar de opinión y firmó una declaración en la que decía que «rescinde» su certificación de los resultados. No está claro qué impacto tendrá esta rescisión, pero, con los resultados ya certificados, es improbable que cambie el signo de la elección en el estado. Biden tiene en Míchigan una ventaja de cerca de 150.000 votos respecto a Trump, muy superior a la que el presidente de EE.UU. obtuvo frente a Hillary Clinton hace cuatro años, cuando la diferencia fue de algo menos de 11.000 votos. «Quería asegurarse de que estaba bien» «Recibí una llamada del presidente Trump, en la noche del martes, después de la reunión», dijo Palmer al Post sobre el encuentro de los miembros del consejo electoral. «Quería asegurarse de que estaba bien después de haber escuchado las amenazas y la presión que ha ocurrido». Palmer defendió que Trump no le presionó para que volviera a cambiar de opinión -como hizo al día siguiente- y que en la llamada hubo «comentarios en general sobre diferentes estados, pero en realidad no hablamos sobre los detalles de la certificación», dijo sobre el recuento en Míchigan. La llamada de Trump a las autoridades electorales de un estado decisivo se enmarca dentro de los esfuerzos del presidente por cambiar el signo de una elección en la que ha sido derrotado en las urnas. Trump ha defendido que ha habido «robo electoral» y «fraude masivo», aunque de momento su equipo legal no ha conseguido ninguna victoria significativa en la multitud de demandas que han presentado en estados como Pensilvania, Georgia, Arizona o el propio Míchigan.
19-11-2020 | Fuente: abc.es
Leopoldo López no descarta a Maduro como candidato: «Será rechazado por más del 80 por ciento»
Leopoldo López ha dado un giro pragmático político a la solución del largo conflicto de Venezuela. Ahora se plantea en primer lugar elecciones presidenciales incluyendo a Nicolás Maduro como candidato «perdedor» pero bajo otras condiciones distintas al control absoluto chavista actual. A una pregunta de ABC en la rueda de prensa que concedió el líder de Voluntad Popular desde Madrid a través de una teleconferencia convocada por el Caracas Press Club, el ex preso político durante 6 años ahora en libertad desde finales de octubre aclaró los asuntos que sorprendieron por su nueva postura expresada en el ámbito de la libertad de España. A Leopoldo, como lo llaman en las calles caraqueñas, no le preocupa que Maduro participe en unas eventuales elecciones presidenciales a sabiendas de que «está expuesto a un gran rechazo, entre el 80 y 90%», solo si eso significa una salida de la crisis bajo «la condición de que se pueda acceder a un nuevo Consejo Nacional Electoral, la inclusión de los partidos políticos, el acceso a la observación internacional como la OEA y la Unión Europea». «Si logramos ir a unas elecciones justas, libres y verificables internacionalmente entonces podemos participar de manera amplia e inclusiva con el chavismo no solo en los comicios presidenciales sino legislativos y regionales, es decir, generales», subrayó al recordar el caso de las elecciones de Bolivia. López aclaró que la prioridad de las elecciones no cambia la hoja de ruta que ha defendido el presidente interino Juan Guaidó de la hoja de ruta, como el cese de la usurpación de Maduro, gobierno de transición y elecciones. Pero de alguna manera su planteamiento invierte el orden de los factores. De ahí el giro hacia el pragmatismo. Sobre la posibilidad de que se reúna con Pablo Iglesias de Podemos de cara a sus vínculos con el régimen de Nicolás Maduro, dijo que no le importaría reunirse hasta con el diablo mismo si eso significa un aporte a la causa venezolana. «También me reuniría con Rusia y China» dijo sin incluir a Cuba. López se ha reunido con los políticos españoles como el jefe del gobierno Pedro Sánchez, Inés Arrimadas y Pablo Casado, a quienes destacó su compromiso con la búsqueda de solución a la crisis compleja de Venezuela, priorizando el tema de las elecciones presidenciales. En cuanto a posibles fechas de unas presidenciales y legislativas, dijo que deberían ser pactadas lo antes posible, antes del 2024. El próximo año serían las municipales sobre las cuales «todavía no hemos definido ni discutido la estrategia que vamos a implementar como tampoco el referendo revocatorio de Maduro a la mitad de su ilegítimo segundo periodo gubernamental». Lo que sí tiene claro es lo que va a suceder en las próximas semanas. «Lo más importante es que estamos rechazando con toda la fuerza los comicios legislativos de Maduro del 6 de diciembre por fraudulentos y la realización de la consulta popular el 12 de diciembre como expresión de ese rechazo». Dijo que la Asamblea Nacional tendrá continuidad administrativa después del 5 de enero más allá de la instalación del parlamento ilegítimo de Maduro en esa misma fecha. Dijo que no se ha formado un gobierno interino más amplio con ministro de Defensa porque hay muy pocas personas en condiciones de sacrificarse o inmolarse sin pago alguno y resistir los embates de la dictadura, «a muchos la dictadura les han amenazado a la familia y quitado sus apartamentos». Sobre la consulta popular convocada por el gobierno interino de Juan Guaidó entre el 7 y 12 de diciembre que tiene dos preguntas que da un mandato popular para el cese de Maduro y el rechazo a la elección parlamentaria, reconoció la apatía y el desinterés de los electores, muy distinto al entusiasmo de 7 millones de electores que se manifestaron en el 2017. Esta vez «serán unos 3, 4 o 5 millones de electores que votarán en la consulta popular. Vamos a mantener la movilización permanente y de ahí el éxito de la resistencia. La consulta es un paso y una oportunidad para que no se duerma la movilización interna e internacional. Sabemos que no va a tumbar a Maduro pero..». Señaló que esta nueva etapa de manejar y administrar las expectativas busca mantener viva la llama de la búsqueda de libertad y democracia. Para la unidad efectiva de la oposición reconoció la necesidad de hablar con Henrique Capriles y María Corina Machado más allá de las diferencias que los separan.
17-11-2020 | Fuente: abc.es
Biden presiona a Trump entre nuevas grietas de republicanos
Hoy se cumplen quince días de las elecciones presidenciales de EE.UU. y el país vive metido en una anomalía, con los dos rivales electorales dándose la espalda. Donald Trump, el presidente de EE.UU., ignora los resultados, insiste en sus acusaciones de fraude masivo -sin presentar pruebas-, impulsa una batalla legal que todavía no ha dado resultados y bloquea la transición. Joe Biden, el presidente electo, ignora todo eso y trata de preparar una transferencia de poderes sin la colaboración de la actual Administración. Biden, sin embargo, ha pasado a redoblar la presión para que Trump ceda e inicie los trabajos de transición y para desgastar el apoyo de los republicanos -que empieza a debilitarse- al presidente en su cruzada contra los.. Ver Más
17-11-2020 | Fuente: abc.es
Biden dice que «puede haber más muertos» si se retrasa el traspaso de poderes
Joe Biden realizó ayer una advertencia dura ante las consecuencias de la negativa persistente de Donald Trump a facilitar la transición de poderes y reconocer los resultados de las urnas en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. «Podría morir más gente», dijo sobre los efectos de no arrancar el proceso de organizar la vacunación de la población o desarrollar programas de contención del virus en medio de un fuerte repunte de casos y de hospitalizaciones. «Si tenemos que esperar hasta el 20 de enero», añadió Biden en referencia a la fecha prevista para su investidura, «nos retrasará más de un mes. Ahora es el momento de actuar». Biden realizó estas declaraciones en su segunda rueda de prensa como presidente electo desde Wilimington, la ciudad de Delaware en la que desarrolló parte de su carrera política. Biden trata de avanzar en las labores de transición de la actual Administración Trump a su Gobierno. Ayer, el presidente electo mantuvo un encuentro con líderes empresariales y sindicales, dentro de las sesiones que mantiene desde la semana pasada en preparación para su investidura, que ocurrirá ?si la batalla legal de Trump no lo impide? el próximo 20 de enero. Pese a la posición obstinada de Trump, empieza a haber movimientos que muestran que, más allá de los mensajes en Twitter del presidente y de su círculo, su propia Administración cuenta con que se produzca el traspaso de poderes. El ejemplo más claro ocurrió ayer con el asesor de Seguridad Nacional de Trump, Robert O?Brien. «Mira, si se determina que el ticket Biden-Harris ?dijo en referencia los candidatos demócratas a la presidencia y vicepresidencia de EE.UU.? van a ser los ganadores, y obviamente es lo que parece ahora, tendremos una transición muy profesional dentro del Consejo de Seguridad Nacional», aseguró el alto cargo. La de Robert O?Brien se suma a otras grietas en el fuerte apoyo de los republicanos a Trump en sus acusaciones de un fraude electoral masivo del que no hay pruebas. En un encuentro con líderes empresariales y sindicales, Biden aseguró que EE.UU. «está atravesando un momento muy oscuro» en lo económico.
16-11-2020 | Fuente: abc.es
Trump aún dispone de un mes para resistir y busca algún éxito judicial
A Donald Trump le queda menos de un mes para poder revertir el resultado de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, y a pesar de unos duros reveses padecidos este lunes en los juzgados, tiene a un equipo trabajando de forma febril aquí en Washington para poder demostrar que ha habido un fraude de dimensiones apoteósicas, para lo que prevén llamar a más de un millón de votantes. Aunque Joe Biden ha ganado con una distancia de más de cinco millones de votos sobre Trump, en los estados clave de Pensilvania, Georgia, Nevada o Arizona separan a ambos apenas unas decenas de miles de votos. Un equipo con sede en Virginia, a las afueras de la capital, ha llamado ya a.. Ver Más
15-11-2020 | Fuente: abc.es
Trump admite que Biden ganó aunque atribuye su victoria al fraude e insiste: «No concedo nada»
El presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, ha reconocido que su rival, el demócrata Joe Biden, ganó en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, aunque gracias al supuesto fraude en el recuento sobre el que le ha acusado desde la primera hora. Poco después de que el mandatario publicara ese mensaje en su perfil de Twitter, la agencia Reuters ha señalado en un teletipo que es la primera vez que el presidente reconoce que Biden se llevó los comicios. Cuando varios medios internacionales, como Sky News, han comenzado a hacerse eco de la noticia, Trump ha publicado nuevos mensajes en su perfil, señalando a la prensa y afirmando que «no concedo nada», en relación a la victoria del demócrata.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">He won because the Election was Rigged. NO VOTE WATCHERS OR OBSERVERS allowed, vote tabulated by a Radical Left privately owned company, Dominion, with a bad reputation &amp; bum equipment that couldn?t even qualify for Texas (which I won by a lot!), the Fake &amp; Silent Media, &amp; more! <a href="https://t.co/Exb3C1mAPg">https://t.co/Exb3C1mAPg</a></p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1327956491056279552?ref_src=twsrc%5Etfw">November 15, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> «Ganó porque estaban amañadas», dijo Trump en el primer mensaje que publicó en su Twitter, sobre las elecciones. El mismo día de los comicios, el todavía presidente compareció para declararse vencedor, aunque sus deseos no se cumplieron. Con el avance del recuento, sus esperanzas se fueron desvaceniendo, sobre todo cuando Biden empezó a ganar en varios estados clave gracias al voto por correo, que ha favorecido a los demócratas.
15-11-2020 | Fuente: abc.es
El último intento de Trump: reventar el colegio electoral
El último intento de los estrategas y conseguidores del presidente Donald Trump para que este se quede en el poder pasa por conseguir que los compromisarios del colegio electoral en estados en que ha ganado Joe Biden por la mínima ignoren el resultado de las elecciones. Si los compromisarios hicieran así en los estados donde Trump ha presentado demandas -Wisconsin, Míchigan, Pensilvania, Georgia y Arizona- su resultado en las elecciones sería similar al de hace cuatro años, y podría seguir en la Casa Blanca. Tan avanzado estaba este complot, capaz de abrir toda una crisis constitucional en EE.UU., que un grupo de diputados republicanos en Arizona, Míchigan, Pensilvania y Wisconsin han advertido de que no forzarán la elección de compromisarios republicanos que voten al presidente, sea cual sea el resultado de las elecciones. En realidad, en las elecciones presidenciales de EE.UU. se vota a los 538 integrantes del colegio electoral. Los electores son en teoría libres de votar a favor de cualquier ciudadano que pueda ser presidente, pero en la práctica se comprometen a hacerlo por candidatos concretos. Alguna vez se ha roto esa costumbre, como cuando en 2016 hubo algunos que, en lugar de a Trump o Hillary Clinton, votaron a Colin Powell o Bernie Sanders. El caso de Powell, en el estado de Washington, llegó al Supremo , que este mismo verano falló que los estados sí pueden penalizar a los compromisarios que voten en contra de la voluntad popular, algo que ya condenaba al fracaso esta trama a favor de Trump. Un gran vuelco Aun así, como el presidente lleva días denunciando fraude, algunos de sus subalternos en la campaña electoral han llegado a hacer circular la idea de un gran vuelco en los estados más conservadores, para hacer perder a Biden. El plan era que el poder legislativo en esos estados, si está controlado por los republicanos, nombre a compromisarios pro-Trump, ignorando el resultado de las urnas. No es que esto lo defiendan sólo empleados de la campaña que se representan a sí mismos. Lo sugirió el mismísimo gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, que es un firme aliado de Trump. «Si hay fraude, es mejor quitar a quienes participan de él», dijo DeSantis en una entrevista en Fox News, al hablar sobre Pensilvania, donde Biden ha ganado por 63.000 votos. Varios republicanos han levantado la voz para negar esa posibilidad. «No veo, salvo si hallamos algún tipo de fraude, del cual no he visto prueba alguna, la posibilidad de cambiar a los compromisarios», dijo Rusty Bowers, presidente de la Cámara de Representantes de Arizona, un estado que ha optado por Biden por sólo 10.000 votos.