Infortelecom

Noticias de elecciones presidenciales

01-01-1970 | Fuente: abc.es
El director de la CIA: «Corea del Norte será capaz de amenazar el territorio de EE.UU. en unos meses»
El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo este lunes que prevé que el Kremlin trate de interferir en las próximas elecciones legislativas del 6 de noviembre. «No he visto una disminución significativa en su actividad», afirmó Pompeo en una entrevista con la BBC con respecto a los presuntos intentos del Kremlin de interferir en elecciones extranjeras. «Preveo que lo seguirán intentando y haciendo, pero estoy seguro que Estados Unidos podrá tener unas elecciones libres y justas, que los contrarrestaremos de una forma suficientemente sólida para que el impacto que tengan en nuestra elección no sea grande», añadió. Esta supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones de 2016 a la Casa Blanca ha merecido la apertura de la investigación del fiscal especial Robert Mueller y de varios comités del Congreso, que también estudian si hubo nexos entre la campaña del ahora presidente, Donald Trump, y funcionarios rusos. Los servicios de inteligencia estadounidense, incluida la CIA, mantienen que el Kremlin estuvo detrás de una injerencia en las elecciones presidenciales que incluyó un intento de acceso a censos de votantes, aunque Trump se ha mostrado escéptico al respecto. En la entrevista con la BBC, el director de la CIA igualmente vaticinó que Corea del Norte será capaz de amenazar territorio estadounidense con sus armas nucleares «en un puñado de meses».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Putin tacha la «lista del Kremlin» de «acto inamistoso» que daña las relaciones entre Rusia y EE.UU.
El presidente ruso, Vladímir Putin, dijo este martes que la llamada «lista del Kremlin» elaborada por Washington, y que incluye a más de un centenar de personas cercanas a él, perjudica las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, y las deja en punto muerto. «Es una auténtica tontería llevar nuestras relaciones a cero. Esperábamos esta lista, no lo voy a ocultar, y estábamos decididos a dar pasos en respuesta, bastante serios, que llevarían nuestras relaciones al punto cero. Pero de momento vamos a abstenernos de dar este paso», dijo Putin, en una reunión con activistas de su campaña electoral. Putin, además, ironizó y dijo sentirse triste por el hecho de que él no ha sido incluido en la lista, en la que están sus principales colaboradores. Al mismo tiempo, el mandatario ruso advirtió de que Rusia seguirá de cerca la evolución de la situación, en alusión a las medidas que podría tomar Washington contra las 210 personas en total -entre altos funcionarios y empresarios- incluidos en el documento. «Seguiremos muy de cerca cómo se desarrolla la situación en la práctica, (..) porque todo el mundo debe entender que no podemos ir cediendo sin parar», subrayó. El jefe del Kremlin calificó la publicación de la lista de «acto inamistoso que entorpece y daña unas relaciones rusoestadounidenses que ya se encuentran en una situación complicada». «Detrás de cada una de las personas e instituciones (incluidas en la lista) hay gente corriente de nuestro país, colectivos de trabajo, sectores enteros de producción. En definitiva, todos nosotros, los 146 millones (de habitantes de Rusia) hemos sido incluidos en no se qué lista», señaló. «Son ataques contra Trump» Por otro lado, insistió en que la «lista del Kremlin», al igual que otras medidas y sanciones dirigidas contra Rusia, son en realidad «ataques contra el presidente» de EE.UU., Donald Trump, en el ojo del huracán por la investigación de la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016. «Los que hacen estas cosas se dedican fundamentalmente a la política interna, atacando al presidente elegido. Y le discuten asuntos de sanidad, y otras cuestiones, temas internacionales con alusiones a la supuesta injerencia en las elecciones de EE.UU.», dijo Putin. La lista de 114 altos funcionarios incluye a todos los ministros del Gobierno ruso, entre ellos el primer ministro, Dmitri Medvédev, y el de Exteriores, Serguei Lavrov, así como todos los miembros de la Administración del Kremlin, además de varias decenas de asesores, gerentes de empresas estatales o jefes de la inteligencia rusa. Entre los 96 oligarcas, a los que el Departamento del Tesoro señala por amasar fortunas superiores a los 1.000 millones de dólares, figuran el magnate petrolero Roman Abramovich, dueño del Chelsea; Oleg Deripaska y Mijaíl Projorov, entre otros. La lista, elaborada por el Departamento del Tesoro, no acarrea sanciones económicas ni diplomáticas para sus integrantes, pero aumenta la presión de Washington sobre Moscú por la presunta injerencia en las elecciones presidenciales de 2016. EE.UU. habla de futuras sanciones Mientras, el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, subrayó este martes que se impondrán «sanciones» en el futuro próximo a varios de los incluidos en la llamada «lista Putin». «De ninguna manera debería interpretarse que no vamos a poner sanciones a nadie en esa lista», dijo Mnuchin al responder a los legisladores que criticaron la falta de contundencia del gobierno de Trump, después de que el Congreso votase a favor de nuevas sanciones por la presunta injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016. En una comparecencia ante el comité bancario del Senado, Mnuchin recalcó que «habrá sanciones que surjan de esa lista» y señaló que podrían ocurrir tan pronto como «el próximo mes», sin ofrecer más detalles al respecto.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Perón: una doctrina que aún levanta pasiones
Juan Domingo Perón. Militar, político y presidente. En 1930, casado con Aurelia Tizón (fallece en 1938), ya era miembro del Estado Mayor del Ejército y profesor titular de Historia Militar en la Escuela Superior de Guerra. En 1936, con el grado de Mayor del Ejército, es nombrado Agregado Militar en la Embajada Argentina en Chile. Ese año ascendió al grado de Teniente Coronel. Entre 1939 y 1941 integra la misión de estudios en el extranjero que el Ejército Argentino envía a Europa. De regreso en Argentina participa en el golpe que derroca al presidente Castillo en 1943, y ocupa el cargo de secretario del Departamento Nacional del Trabajo. Allí comienza a desarrollar su carrera política y establece vínculos fuertes con las masas obreras. Por esos años conoce a María Eva Duarte (Evita) y concreta su segundo matrimonio. En 1945 es nombrado vicepresidente y ministro de guerra del gobierno militar. Sin embargo, la proximidad de Perón con la clase trabajadora genera desconfianza en la milicia y es obligado a renunciar a todas sus funciones y trasladado como detenido a la Isla Martín García. ABC Este hecho desencadena una huelga general de trabajadores y marchas multitudinarias hacia la Casa de Gobierno para pedir la liberación de Perón y su candidatura para presidente. El 17 de octubre ?fecha que pasaría a la posteridad como «Día de la Lealtad»? Juan Domingo Perón es puesto en libertad para calmar la convulsión social en las calles. Meses después, con 50 años de edad, Perón gana las elecciones presidenciales para el período 1946-1952. Ya en el Gobierno funda el Movimiento Peronista. Tras reformar la Constitución Nacional, es reelegido en 1951 con más del 60% de los votos. Un año después, el general enviuda tras la muerte de Evita por cáncer. En 1955 Perón es destituido y proscrito durante varios años por un gobierno cívico militar que se denominó Revolución Libertadora. Perón solicita asilo en Paraguay y, después de residir en Panamá y Santo Domingo, se instala en España. Conoce a quien será su tercera y última esposa, María Estela Martínez (Isabelita). Desde su residencia en Puerta de Hierro, el general continúa influyendo en la política argentina. Tras 18 años regresa a suelo argentino en 1973, y tras la renuncia de Héctor J. Cámpora y mediante una llamada a elecciones accede a su tercera y última presidencia. Galería de imágenes Vea la galería completa (10 imágenes) Perón muere el 1 de julio de 1974 debido a un paro cardíaco. Argentina declara tres días de duelo nacional y millones de personas le dan el último adiós en el Congreso Nacional. Su mujer ?y hasta entonces vicepresidenta de la nación? María Estela Martínez de Perón, ocupa su lugar en el poder.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Varios muertos en Zimbabue tras el anuncio de los resultados electorales
Simpatizantes del líder opositor de Zimbabue, Nelson Chamisa, han tomado este miércoles las calles de la capital, Harare, como reacción a la victoria del partido gobernante, ZANU-PF, en las elecciones parlamentarias, que temen que se traslade también a los comicios presidenciales. Los manifestantes han levantado barricadas de neumáticos incendiados en las calles e incluso se han llegado a escuchar disparos de armas automáticas. En respuesta, las Fuerzas Armadas han desplegado a sus efectivos, así como helicópteros y vehículos blindados. Según testigos consultados por Reuters, al menos una persona ha muerto al recibir un disparo de bala que habrían realizado los soldados en el centro de Harare. Otros testigos han denunciado a la agencia de noticias que los uniformados también están golpeando a los manifestantes. Por su parte, el activista zimbabuense Patson Dzamara ha asegurado en Twitter que ya hay al menos cinco muertos. «Es muy triste», ha escrito en la red social, según informa BBC, si bien hasta ahora no hay confirmación oficial sobre el balance de víctimas. «No tenemos armas ¿por qué nos está pegando el Ejército? ¿por qué nos están disparando?», ha dicho Colbert Mugwenhi, uno de los manifestantes. «Este es nuestro Gobierno. Esto es exactamente por lo que queremos cambiarlo. Nos están robando las elecciones», ha apuntado Norest Kemvo, otro manifestante. El presidente, Emmerson Mnangagwa, que aspira a la reelección, ha llamado a la calma. «En este momento crucial, insto a todos a evitar declaraciones provocativas. Todos debemos demostrar paciencia y madurez y actuar anteponiendo a la población y su seguridad. Ahora es momento de responsabilidad y, por encima de todo, de paz», ha dicho en Twitter. At this crucial time, I call on everyone to desist from provocative declarations and statements. We must all demonstrate patience and maturity, and act in a way that puts our people and their safety first. Now is the time for responsibility and above all, peace? President of Zimbabwe (@edmnangagwa) August 1, 2018Batalla en las urnas El detonante de estos disturbios ha sido el anuncio de la Comisión Electoral de Zimbabue (ZEC, por sus siglas en inglés) de que el ZANU-PF ha obtenido dos terceras partes de los escaños en las recientes elecciones parlamentarias, lo que le permitiría cambiar la Constitución de forma unilateral. Para Chamisa, «la ZEC busca divulgar resultados para ganar tiempo y revertir la victoria del pueblo en las elecciones presidenciales». «La estrategia es preparar a Zimbabue mentalmente para que acepte resultados presidenciales falsos», ha asegurado el líder del MDC. «Hemos ganado el voto popular y lo defenderemos», ha advertido en un mensaje de Twitter, a la espera de lo que pueda decir la ZEC sobre quién será el futuro jefe de Estado. En un tweet posterior, ha insistido en la misma línea: «Habéis votado por el cambio total en las últimas elecciones (..) Ninguna manipulación alterará vuestra voluntad». Las unidades antidisturbios de la Policía respondieron con gas lacrimógeno y cañones de agua para dispersar a los manifestantes, antes de cerrar las puertas del recinto para evitar que entrasen, y en otra zona de la ciudad se desplegaron militares, que, según medios locales, dispararon munición real al aire.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El jefe de seguridad de Facebook dejará la compañía el 17 de agosto
El jefe de seguridad de Facebook, Alex Stamos, anunció este jueves que el 17 de agosto dejará su trabajo en la compañía de Mark Zuckerberg para incorporarse como profesor adjunto en la Universidad de Stanford. «Es fundamental que nosotros, como industria, cumplamos con nuestra responsabilidad colectiva de considerar el impacto de lo que construimos, y espero seguir colaborando con los equipos de seguridad de Facebook», dijo Stamos en un comunicado. Stamos explicó que, a partir de septiembre, impartirá un curso en la nueva maestría sobre ciberseguridad en el Instituto Freeman-Spogli para Estudios Internacionales de la Universidad de Stanford. Asimismo, trabajará como investigador en la Institución Hoover, un centro de pensamiento también de Stanford. El anuncio llega un día después de que Facebook identificase una presunta campaña de desinformación para influir en las elecciones legislativas de medio mandato de noviembre y cerrase 32 cuentas tanto en su red social como en Instagram. Aunque Stamos no ofreció otros motivos para su marcha excepto el de su ida al mundo académico, The New York Times publicó en marzo pasado que el jefe de seguridad de Facebook mantenía desacuerdos internos sobre cómo la red social debía manejar la difusión de desinformación. Según el rotativo, Stamos ha sido un fuerte defensor de investigar y divulgar el presunto uso de Rusia de Facebook. La red social fundada por Zuckerberg estuvo en el centro de la polémica en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, celebradas en noviembre de 2016, por el uso de su plataforma para difundir bulos y noticias falsas con el objetivo de influir en los resultados. Facebook estimó que unos 10 millones de personas en Estados Unidos vieron al menos uno de los más de 3.000 anuncios pagados entonces por cuentas falsas dirigidas supuestamente desde Rusia. Los escándalos de propagación de bulos, unidos a los fallos en la protección de la privacidad, sobre todo tras conocerse la filtración de datos personales de millones de sus usuarios a la consultora Cambridge Analytica, han socavado la reputación e imagen pública de Facebook en los últimos meses.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Mnangagwa, elegido presidente de Zimbabue pese al rechazo de la oposición
El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha ganado las elecciones presidenciales celebradas en el país el pasado lunes, según anunció hoy la Comisión Electoral (ZEC), aunque la oposición rechazó los resultados. Mnangagwa, de la gobernante Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), se impuso a su principal rival, el líder del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), Nelson Chamisa, en seis de las diez provincias del país. El actual presidente logró algo más de 2,4 millones de votos (el 50,8 por ciento), de manera que evitó ir a una segunda vuelta al cumplir con el requisito de obtener, como mínimo, la mitad de los sufragios más uno. Chamisa, por su parte, se adjudicó 2,1 millones de votos (el 44,3 por ciento), si bien un portavoz de su partido, Morgan Komichi, tildó los resultados de «falsos» al no haber sido «verificados» por agentes electorales del MDC. «¡Gracias, Zimbabue! Me siento honrado de ser elegido presidente de la Segunda República de Zimbabue», dijo Mnangagwa en su cuenta oficial de Twitter a poco de confirmarse su victoria. «Aunque hayamos estado divididos en las elecciones, estamos unidos en nuestros sueños», subrayó el flamante presidente, al añadir que «este es un nuevo comienzo» e instar al país a «construir un nuevo Zimbabue para todos». Horas antes de que la ZEC emitiera los resultados, Chamisa había reiterado que ganó las elecciones presidenciales. Mnangagwa «sabe que ha perdido estas elecciones», afirmó el líder opositor en su primera aparición pública desde la votación. «Si él hubiera ganado estas elecciones, los resultados se habrían anunciado hace tiempo, pero están intentando manipular los datos», subrayó el dirigente del MDC, quien denunció un «fraude» y se escudó en un recuento paralelo al oficial que no ha hecho público. Los resultados, muy esperados durante la semana, se divulgaron ya de madrugada al término de una jornada tensa en Harare, con amplia presencia de la Policía y del Ejército, que patrullaron las calles tras la violencia postelectoral que se vivió este miércoles. Al menos seis personas murieron y catorce resultaron heridos en los disturbios, ha informado este jueves la Policía. En una rueda de prensa en Harare, la subcomisaria Charity Charamba indicó que la situación sigue siendo tensa en la capital zimbabuense, tras las protestas violentas que protagonizaron este miércoles seguidores del MDC. Los manifestantes, reprimidos por la Policía y el Ejército, denunciaron el retraso en el anuncio de resultados de los comicios presidenciales del lunes y un supuesto fraude contra el que consideran auténtico ganador, Nelson Chamisa. Unos 4.000 seguidores del MDC participaron en las protestas, algunos armados con barras de hierro y piedras, indicó la Policía, al matizar que también intervinieron vendedores y niños de la calle. Asimismo, un total de 26 personas fueron detenidas, 18 de ellas en la sede del MDC en el centro de Harare, una zona fuertemente vigilada por las fuerzas de seguridad. Las protestas fueron reprimidas, primero por la Policía y luego también por el Ejército con cañones de agua, gas lacrimógeno y munición real, según los medios locales. Muchas tiendas y bancos han mantenido este jueves cerradas sus puertas, y asociaciones de derechos humanos locales reportaron que camiones del Ejército patrullan las calles increpando a los viandantes y pidiéndoles que se fueran a sus casas. No obstante, George Charamba, portavoz del presidente, Emmerson Mnangagwa, ha instado este jueves a la ciudadanía a salir a la calle a hacer su vida normal y desoír las supuestas órdenes dictadas por el Ejército que patrulla las calles de que permanecieran en sus hogares. Mnangagwa ha asegurado haber hablado con Chamisa para calmar la situación, si bien el dirigente opositor negó ese extremo y señaló que sólo recibió una llamada del ministro del Interior, Obert Mpofu, para instarle a contener a sus seguidores en la calle. El presidente presentó sus condolencias a las familias de las víctimas, adelantó que pedirá una «investigación independiente» de los disturbios para llevar a los responsables ante la Justicia, y abogó por resolver las diferencias de forma «pacífica y respetuosa». Chamisa, por su parte, visitó a familiares de las víctimas en el Hospital Parirenyatwa de Harare y acusó al Gobierno de ser «muy violento». En los comicios presidenciales, a los que concurrieron un total de 23 candidatos, Mnangagwa buscaba que las urnas le reafirmasen en la Presidencia, mientras Chamisa aspiraba a echar a la ZANU-PF del poder tras casi cuarenta años. El lunes también se celebraron elecciones legislativas, cuyos resultados, publicados con más celeridad que los de las presidenciales, otorgan 145 escaños en la Asamblea Nacional (Cámara Baja) a la ZANU-PF. Un total de 63 asientos obtuvo el MDC, uno fue a parar al Frente Patriótico Nacional (NPF, creado recientemente por antiguos aliados de Mugabe) y otro a un candidato independiente. Estas elecciones son históricas en Zimbabue por ser las primeras desde la independencia (1980) a las que no concurre el expresidente Robert Mugabe, quien gobernó el país desde ese mismo año hasta su dimisión forzada por un golpe militar el pasado noviembre.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Mnangagwa, el vencedor de las elecciones de Zimbabue pide un «nuevo comienzo» y unidad
Emmerson Mnangagwa, de 75 años, fue elegido presidente de Zimbabue en unas históricas elecciones, las primeras sin el nombre de Robert Mugabe en las papeletas desde la independencia del país en 1980. El candidato del partido gobernante (ZANU-PF) obtuvo el 50,8% de los votos (4,8 millones de votos) frente al 44,3% (2,14 millones de votos) que logró su principal rival Nelson Chamisa del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC). Mnangagwa necesitaba superar el 50% de los votos para evitar una segunda vuelta. El ZANU-PF seguirá al frente del ejecutivo 38 años después la independencia del Zimbabue a pesar del cambio de líder y tras protagonizar un tenso pulso político. El que fuera mano derecha del expresidente Mugabe se impuso en seis de las diez provincias, dominando las áreas rurales. Por su parte, el líder del MDC obtuvo la mayoría de los votos en áreas urbanas como la provincia de Harare (548.848 por 204.710 de Mnangagwa) y en Bulawayo (144.107 por 60.168 del líder del ZANU-PF); el joven líder del MDC se impuso también en la provincia rural, Manicaland, donde nació su antecesor Morgan Tsvangirai, por poco más de 3.000 votos. Tras su victoria por un margen más justo de lo esperado, Mnangagwa anunció «un nuevo comienzo» tras su primera elección democrática y dijo sentirse honrado y agradecido; además apeló a la unidad: «Aunque es posible que hayamos estado divididos en las urnas, estamos unidos en nuestros sueños. Este es un nuevo comienzo. Unámonos, en paz, unidad y amor, ¡y juntos construyamos un nuevo Zimbabue para todos!». Durante su campaña, afirmó que en los siete meses como jefe de gobierno aseguró la inversión de miles de millones de dólares de compañías internaciones, en un intento por resucitar la maltrecha economía del país. Sin embargo, la economía no ha notado cambio alguno. En el frente diplomático, Mnangangwa dice que ya ha iniciado conversaciones con países como Gran Bretaña, Estados Unidos y Rusia para que Zimbabue vuelva a la escena internacional después de décadas en la sombra. La oposición rechaza los resultados Chamisa dijo el viernes que su partido rechazaba los resultados de las elecciones presidenciales, minutos antes de que el presidente Mnangagwa fuera declarado ganador. El portavoz del MDC, Morgen Komichi, anunció que el su partido no pudo verificar los resultados: «Son falsos, no son auténticos, los rechazamos. Llevaremos esto a los tribunales», dijo el Komichi antes de que la policía se lo llevase. El partido gobernante obtuvo una mayoría de dos tercios en el parlamento, después de barrer en los distritos rurales (con 145 escaños frente a los 63 del MDC), lo que le permitirá cambiar la constitución a voluntad. Su rival, Chamisa, quien ganó en la mayoría de los centros urbanos, aceptó los resultados parlamentarios. Tensión y amarga rivalidad La rivalidad entre los dos principales candidatos a la presidencia se exacerbó por la violencia durante la espera de los resultados electorales entre las fuerzas del orden y los partidarios de la oposición que terminó con la vida de seis personas, según confirmó la policía. Mnangagwa y su partido acusaron en un primer momento a la oposición de incitar a la violencia. Sin embargo, al día siguiente de los altercados el candidato del ZANU-PF cambio de discurso y anunció un intentó de acercar posturas con su principal opositor con el fin de tratar de calmar las tensiones. «Es más importante que nunca que estemos unidos, y nos comprometemos a resolver nuestras diferencias de manera pacífica y respetuosa, y dentro de los límites de la ley«, dijo el «cocodrilo». Por su parte, el líder del MDC negó dicho acercamiento y tildó al gobierno de violento después de la ofensiva militar contra sus partidarios: «Tenemos civiles desarmados siendo atacados», dijo Chamisa desde el hospital donde se encontraban algunos heridos. En su primera aparición pública desde la votación del lunes, el candidato de la alianza de la oposicón instó a sus seguidores a mantener la calma y esperar para las «celebraciones masivas» por su victoria. «El señor Mnangagwa sabe que ha perdido las elecciones, si hubiera ganado el resultado se habría anunciado hace mucho tiempo», declaró a pesar de no poder aportar pruebas porque «violaría la ley». Detenidos en la oposición La tensión creció cuando la policía irrumpió en la sede del MDC y detuvo a 16 personas. Durante la jornada del jueves los medios locales se hacían eco de una supuesta investigación policial sobre dos pesos pesados del partido: Chamisa y Tendai Biti, sospechosos presuntamente de incitar a la violencia y de «posesión de armas peligrosas» y «violencia pública», según una copia de la orden de registro que vio The Associated Press. Dicha orden autorizaría a la policía a buscar y confiscar cualquier evidencia como parte de su investigación. Las fuerzas del orden habían acordonado las oficinas a primera hora de la mañana del jueves y las tropas despejaron las calles del centro de la capital, Harare. Condena de la comunidad internacional La oposición, los activistas de los derechos humanos y los observadores electorales internacionales condenaron la fuerza «excesiva» utilizada para disuadir las protestas e hicieron un llamamiento de calma y pidieron que moderaran sus discursos a todas las partes. «Denunciamos categóricamente el uso excesivo de la fuerza contra civiles desarmados», dijo el expresidente ghanés John Mahama en un comunicado en nombre de la Commonwealth, grupo de antiguas colonias británicas al que Mnangagwa esperaba volver a unirse. Mientras las Naciones Unidas y la Unión Europea pidieron moderación y calma, Gran Bretaña dijo que estaba «profundamente preocupada» por los actos violentos. Para los expertos, el uso de soldados para controlar la capital confirma las sospechas de que los generales que derrocaron a Mugabe, liderados por el vicepresidente Constantino Chiwenga, siguen al mando. La opinión de la comunidad internacional sobre las elecciones es crucial para que se levanten sanciones internacionales impuestas durante la era Mugabe, mejorar las relaciones internacionales después de décadas de hostilidad y asegurar los miles de millones de dólares de fondos de donantes e inversores necesarios para reconstruir su economía. Por su parte, Mnangagwa pidió una «investigación independiente» sobre la violencia en Harare y dijo que los responsables «deberían ser identificados y llevados ante la justicia». Además, trasladó sus condolencias a las familias de los muertos. Votación pacífica, espera violenta Las protestas violentas estallaron en Harare el miércoles, cuando presuntos partidarios de la Alianza MDC salieron a la calle a protestar por un supuesto el fraude electoral tras el anuncio de la victoria en el parlamento del ZANU-PF. El gobierno respondió desplegando a la policía y a los militares para intentar disuadir a los manifestantes quienes destruyeron propiedades, quemaron neumáticos y lanzaron ladrillos contra los tanques. Como consecuencia de estos enfrentamientos murieron, al menos, seis personas, 14 personas resultaron heridas y más de 20 personas fueron detenidas. Se trata del primer despliegue militar desde el golpe que forzó la renuncia de Robert Mugabe en noviembre; en aquella ocasión los soldados fueron recibidos como héroes. Se espera que las elecciones del lunes, que se desarrollaron pacíficamente, fueran la confirmación de la legitimidad del gobierno post-Mugabe y terminaran con el aislamiento diplomático. Sin embargo, la irrupción de violencia en la escena política frustra las esperanzas de Mnangagwa de reparar la imagen de un país que se había convertido en sinónimo de represión política, corrupción y colapso económico bajo su predecesor a pesar de haber sido una de las economías más prometedoras de África. Su población de 13 millones está luchando contra la escasez de divisas, el desempleo por encima del 80 por ciento y la falta de inversión extranjera.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Despiden a un agente del FBI que investigaba la trama rusa por criticar a Trump por SMS
Donald Trump se congratuló ayer del despido de Peter Strzok, un agente de alto rango del FBI involucrado en la investigación de la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 y al que el presidente ha apuntado como muestra de la motivación política de la trama rusa. Strzok, con 22 años de experiencia en el FBI, ha tenido una carrera agitada, en la que ha investigado a espías rusos y ha sido acusado de vender secretos oficiales a China. En los últimos años, participó en casos de gran calado político, como la investigación del uso de un servidor privado de email por Hillary Clinton en su etapa de secretaria de Estado -un asunto que tuvo mucha incidencia en las elecciones que perdió ante Trump- o la que todavía lidera el fiscal especial Robert Mueller sobre el supuesto complot de la campaña de Trump con Rusia. Strzok fue el tercer agente de mayor rango en el grupo de Mueller para diseccionar el caso. El verano pasado, una inspección interna del FBI descubrió que Strzok había intercambiado mensajes contrarios a Trump con Lisa Page, una abogada que trabajó para el FBI, que se supone mantiene una posición independiente en sus investigaciones- y que hasta hacía pocas semanas también había formado parte del equipo de Mueller. Después se supo que Strzok y Page mantenían un romance. El fiscal especial sacó de su grupo al agente el mismo día que conoció el asunto, pero Trump y sus aliados utilizaron los mensajes para desacreditar la investigación y reforzar su argumento de que está movida por motivaciones políticas. Strzok fue degradado a un puesto administrativo hasta que el viernes pasado David Bowdich, subdirector del FBI, le comunicó el despido. El abogado de Strzok ha asegurado que no se ha aplicado el régimen disciplinario normal -la oficina del FBI que se ocupa de ello había decidido cerrar el asunto con la degradación y una suspensión de 60 días- lo que debería ser «preocupante para todos los estadounidenses». Trump aprovechó su despido para reclamar que «acabe» la investigación de la trama rusa, a la que volvió a calificar de «engaño total» y que se reabra la de los emails de Clinton.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El exdirector de la CIA se queda sin acceso a datos clasificados
Hace unas semanas, la portavoz de Donald Trump, Sarah Huckabee Sanders, advirtió de que el presidente de EE.UU. se había planteado revocar las autorizaciones de seguridad que permiten acceder a información clasificada a varios ex altos cargos de la seguridad y de la inteligencia de EE.UU. críticos con su gestión. El asunto levantó polvareda, ya que la decisión de si un ex alto cargo pierde esa facultad no se toma por cuestiones políticas, sino por procedimientos internos de las agencias para las que trabajan. Incrédulo ante esa posibilidad, Paul Ryan, el republicano de más alto rango en el Congreso, aseguró que la amenaza era una simple forma de «provocar» a sus adversario políticos. Ni provocación, ni simple amenaza. Esta semana, Trump ha empezado a cumplir lo que dijo, y ha retirado esa facultad a John Brennan, ex director de la CIA, y uno de sus azotes en la opinión pública. Sanders leyó este miércoles un comunicado de Trump en el que justificaba la decisión en el comportamiento «errático» de Brennan y en que había abusado de su acceso a información clasificada «para hacer una serie de acusaciones indignantes y sin fundamento». Brennan fue uno de los altos cargos de la CIA que firmó un informe en enero de 2017, justo cuando Trump llegaba a la Casa Blanca, en el que se concluía que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales para beneficiar a Trump y perjudicar a Hillary Clinton, lo que contribuyó a la actual investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la trama rusa. Brennan podría ser el primero de una purga de acceso a secretos de altos cargos, que podría afectar a James Clapper, exdirector nacional de inteligencia, y Susan Rice, exasesora de seguridad nacional. En un primer momento, la Casa Blanca negó que la decisión tuviera motivación política. Pero, en una entrevista con «The Wall Street Journal», el presidente reconoció que sufre una «caza de brujas», liderada por Brennan, entre otros, por lo que apartarle de la información clasificada «era algo que había que hacer».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La ONU pide a Brasil que deje presentarse a Lula a los comicios
El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas pidió ayer a Brasil que permita que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que se encuentra en prisión, ejerza sus derechos políticos y pueda presentarse a las elecciones presidenciales. «Esto incluye tener un acceso apropiado a los medios de comunicación y a los miembros de su partido político», indicó el organismo. Encarcelado desde abril, el exmandatario, favorito en las encuestas, presentó formalmente el jueves su candidatura ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), que fue impugnada en mismo día por la Fiscal General de la República, Raquel Dodge. Batalla legal La del pasado jueves fue la primera jornada de lo que promete ser una dura contienda legal del Partido de los Trabajadores (PT) y de movimientos sociales para conseguir la libertad del expresidente y su futura elección. «No desistiremos hasta tener a Lula como candidato», declaró a la prensa extranjera la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, añadiendo que su partido hará todo lo necesario para llevar su foto a las urnas y a la propaganda electoral. «No reconocemos lo que está siendo hecho con él desde el punto de vista judicial y legal», subrayó. Según la joven ley Ficha Limpia, candidatos condenados en segunda instancia, como es el caso de Lula, son inelegibles. Hoffmann ve, sin embargo, salidas legales, entre ellas, un caso similar en que un candidato a alcalde fue electo encarcelado, y liberado para ejercer su mandato. Haddad, la alternativa En un artículo publicado esta semana en el diario norteamericano «The New York Times», el propio Lula se defiende de lo que llama «un golpe» de la derecha sobre fuerzas progresistas, «con todas las encuestas probando que vencería fácilmente las elecciones de octubre». El exmandatario fue condenado a doce años de prisión por corrupción pasiva y blanqueo de fondos, aunque su defensa cuestiona el proceso. Sus abogados necesitan una salida para el expresidente antes del 17 de septiembre, fecha límite para sustituirlo por su candidato a vicepresidente, el exalcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, un carismático filósofo de 55 años. A diferencia de Lula, que tiene más del 30% de apoyos en las encuestas, Haddad tan solo obtiene en los sondeos más recientes un 7%. Sin Lula como candidato, el favorito es el ultraderechista Jair Bolsonaro, que tiene un 21% de apoyos en los sondeos. Sin embargo, y según las encuestas, un alto índice de rechazo impediría que Bolsonaro fuera elegido en la segunda vuelta. Al lado de Lula y Haddad, otros doce candidatos se presentaron a la presidencia, que se disputará en las elecciones que tendrán su primera vuelta el 7 de octubre.