Infortelecom

Noticias de elecciones presidenciales

17-11-2019 | Fuente: abc.es
Gustaba decir mi admirado marqués de Iria flavia, vulgo Camilo José Cela, que el que resiste gana. Habrá que reconocer que el que Juan Guaidó haya logrado sobrevivir en Venezuela desde que la Asamblea Nacional lo proclamó presidente encargado el pasado 23 de enero es un ejemplo de resistencia por antonomasia. Guaidó consiguió un número muy relevante de reconocimientos internacionales. Países que apostaban por algo nunca antes visto. Porque en la historia hay muchos ejemplos de naciones soberanas que reconocen un Gobierno en el exilio y no al que realmente está establecido. Sin ir más lejos, el «Gobierno» de la Segunda República Española, finiquitada en 1939, siguió siendo reconocido como el único y legítimo Gobierno de España por México hasta 40 años después. Pero, antes del caso de Guaidó, nunca habíamos visto que países relevantes reconociesen como legítimo un Gobierno o un presidente que no ha llegado a ejercer el poder en ningún momento. Y ya han pasado casi diez meses desde su proclamación. Pero todavía esta semana conseguía un nuevo reconocimiento, el de la presidenta transitoria boliviana Jeanine Áñez. No es un reconocimiento de especial valor, porque la propia situación de Áñez es de notable debilidad, pero es muy significativo porque el gesto de la mandataria boliviana demuestra, una vez más, desde dónde se generan buena parte de los problemas de la región. Y eso que ella ha logrado el reconocimiento de Rusia, país de relevante protagonismo en todas estas convulsiones. La capacidad de la dictadura de Maduro de resistir el acoso de las democracias del hemisferio americano y de otras partes del planeta está resultando en otro problema grave. Con la complicidad de Cuba están promoviendo la inestabilidad por el continente. Hemos visto múltiples ejemplos en las últimas semanas, como es el caso en Chile o en Perú. Pero lo más interesante es el papel jugado en las elecciones presidenciales bolivianas, donde han desempeñado en la sombra el mismo papel que ejerció Cuba en el recuento electoral de Venezuela en 2013 en las primeras elecciones a las que concurrió ?y robó? Maduro. La doble moral que sigue primando en la política internacional permite interferencias como las que la Venezuela de Maduro está perpetrando en otras partes del continente. Imaginen que un Gobierno conservador como el brasileño de Jair Bolsonaro intentase hacer algo parecido. Las condenas en la ONU serían inmediatas. El clamor en los medios políticamente correctos sería ensordecedor. Las denuncias de fascismo correrían por todas las televisiones al rojo vivo. Pero cuando países con historiales de violaciones de los derechos humanos flagrantes se dedican a intervenir en Estados vecinos, prima el silencio. Nicolás Maduro ha conseguido recuperar el protagonismo de Venezuela allende sus fronteras. Por eso eran tan relevantes las manifestaciones convocadas ayer en Caracas por Guaidó y el propio Maduro. A nadie puede sorprender la envidia que genera en los demócratas venezolanos la derrota que han infligido a Maduro en Bolivia. Tras catorce años de populismo indigenista, la farsa no se sostuvo más. Veamos ahora si los demócratas venezolanos son capaces de copiar a sus hermanos bolivianos. Es la hora de que Guaidó demuestre que, efectivamente, el que resiste, gana.
17-11-2019 | Fuente: abc.es
Diego Arria: «La principal agencia humanitaria de Venezuela es la diáspora»
Venezuela consiguió con artimañas una silla en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. El informe elaborado recientemente por la oficina de la Alta Comisionada Michelle Bachelet, que detallaba con crudeza violaciones a los DD.HH., detenciones ilegales, torturas y asesinatos por el régimen de Nicolás Maduro, no impidió que la voluntad de 108 países concediera uno de los 47 puestos en el olimpo de los derechos humanos. La ONG UNWatch inició una campaña para expulsar a Maduro del Consejo de DD.HH. presidida por Diego Arria (Caracas, 1938), exembajador de Venezuela en la ONU, que conversó con ABC para explicar en qué consiste esa acción. ¿Qué consecuencias tiene la elección de Venezuela como miembro del Consejo? Desprestigia a las Naciones Unidas porque, ¿cómo es posible que un régimen que comete sistemáticamente violaciones a los derechos humanos puede entrar al organismo que debe tutelar y vigilar dichas violaciones? Esto no favorece a la tiranía de Nicolás Maduro, porque no puede limpiarse dentro del Consejo el prontuario criminal que indica la propia Alta Comisionada. Yo creo que fue un error que Venezuela presentara su candidatura porque esto ha generado tal indignación mundial que nos ha llevado a crear una campaña para expulsarla del Consejo. ¿Por qué países como Venezuela, Cuba, China y Arabia Saudí están en el Consejo? Anteriormente se necesitaban dos tercios de los votos para ser miembros del Consejo, eso lo cambiaron y ahora se necesita la mitad. Dos terceras partes eran imposibles para un país como Venezuela o Cuba, que hoy ocupan un lugar. Yo encuentro algo muy perverso dentro de la ONU: los grupos regionales. Venezuela pertenece al Grulac (Grupo latinoamericano y del caribe), con 35 países. Dentro del grupo hay un mercadeo de posiciones: te apoyo en el Consejo de Derechos Humanos y te doy a cambio mi apoyo en el Consejo de Seguridad o en la FAO. Ese mercadeo político lo sufren los países democráticos que tienen a los otros dentro de esos organismos. ¿Tuvo razón EE.UU. en 2018 cuando abandonó el Consejo porque «esa organización no merece ese nombre»? Sí y no. Teníamos una posición para que no se retiraran porque desde adentro pueden ayudar más a la causa, pero había un problema ético de, ¿por qué vamos a pertenece a una organización amoral como esta? Está presidiendo una iniciativa internacional junto a UN Watch para sacar a Maduro del Consejo. Cuando sucedió la votación yo dije «Aquí no se ha perdido la guerra solo se perdió una batalla». UNWatch, una gran defensora de Venezuela en el Consejo,inició una campaña para suspender a Maduro del organismo. Al día siguiente, me ofrecieron presidirla. ¿Cuántas firmas se necesitan para que salga adelante? No se necesita un número en específico. En el fondo lo que quiere generar es una opinión pública sobre todo en aquellos países que se han acomodado al voto de Venezuela por desconocimiento o por negociaciones para que cambien su voto. Teóricamente tenemos que cambiar los votos de diez países para que Costa Rica (el otro candidato) pueda ganar. Venezuela obtuvo 105 votos y Costa Rica 96 en las pasadas elecciones. Lo más importante es que si generamos el respaldo suficiente para suspender a Maduro, eso sería el equivalente a la fuerza para revocar la credencial de su gobierno en la ONU. Así quedaría desplazado de todos los organismos internacionales. ¿Cuentan con el respaldo del Gobierno de Juan Guaidó? No, ha llamado mi atención que deberían ser los primeros que debían firmar la campaña era la Asamblea Nacional. Pero ni una palabra, lo cual te indica lo divididos que estamos porque toman distancia de una organización internacional que nos está ayudando. Es la misma distancia que han tomado con Luis Almagro porque decía cosas incómodas. ¿Qué persiguen ustedes con todo este esfuerzo? El objetivo es unificar a la diáspora venezolana. Para mí es el componente más importante de la reserva internacional del país, que hasta ahora ha sido parcelada por los partidos políticos quienes han exportado sus problemas internos. El fin es el rescate de la libertad y eso es el elemento en común que debe unificar a los venezolanos, no el interés particular de cada partido. Afuera no debe haber protagonismo de nadie. ¿Cómo ve el futuro de Venezuela? Para mí el futuro sin la diáspora será imposible. La diáspora venezolana es la principal agencia humanitaria que tiene Venezuela, son 2.500 millones de dólares, la de Cuba representa 6.000 millones. Hay gente que come o que tiene medicinas gracias a la diáspora. En el caso de los venezolanos, los que están fuera hacen mucho más que lo que están adentro. No se ha sabido apreciar el rol de la diáspora. Se planteó una ruta para llegar a unas elecciones y ahora parece que cambió.. Guaidó no se debería poner una camisa de fuerza con respecto al uno, dos, tres (refiriéndose al cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres). Cuando uno va a negociar uno no puede anticipar cosas. Yo en el fondo creo que están en una especie de gobierno de transición porque se ha oficializado la cohabitación de dos gobiernos donde hay negociaciones para ir a unas elecciones presidenciales. ¿Parte de esa cohabitación en la inclusión de los diputados oficialistas que se habían retirado del Parlamento? Eso es el resultado de las negociaciones entre Guaidó y el Gobierno de Maduro. El gobierno interino los aceptó y está negociando con ellos un nuevo Consejo Nacional Electoral. Eso va a tener una pésima receptividad en el país porque cuando hay falta de credibilidad y transparencia las sociedades no se activan. ¿Son posibles unas elecciones libres con Maduro en el poder? Yo debo recordar que el año 2017 cuando tuvimos la oportunidad de formar un nuevo Consejo Nacional Electoral por tener mayoría en la Asamblea, el partido de oposición Un Nuevo Tiempo retiró a sus diputados y sabotearon la votación. Eso fue un error monumental porque desde hace dos años hubiésemos tenido un nuevo CNE. Esos mismos ahora son parte del gobierno que está eligiendo un nuevo órgano electoral. Estados Unidos, la OEA y la UE han dicho que sería un despropósito tener una elección con Nicolás Maduro pero ahora el gobierno interino parece aceptarlo. ¿A qué se debe el distanciamiento reciente entre Venezuela y el mundo? Hemos reconocido que solos no podemos y estamos abandonando a los que nos pueden ayudar. Yo veo un golpe de Estado contra Guaidó desde el momento en que no lo juramentó el Parlamento, sino que se tuvo que prestar juramento él mismo, con lo cual tuvimos que explicarle al mundo lo que estaba pasando porque nadie lo entendía. No contentos con eso el verdadero presidente ejecutivo es Leopoldo López desde la Embajada de España y Juan Guaidó quedó para su rol de diputado y de portavoz del Parlamento. Un drama.
16-11-2019 | Fuente: abc.es
Bolivia vive la jornada más violenta desde el estallido de las protestas
El enfrentamiento entre la Policía y el Ejército bolivianos con manifestantes contra el Gobierno de la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, en la ciudad de Sacaba, en el departamento de Cochabamba, ha dejado al menos ocho cocaleros muertos, decenas de heridos y más de un 100 de detenidos. Los hechos han tenido lugar en el puente Huayllani, en la ciudad de Sacaba, según el diario boliviano «La Razón Digital», que ha agregado que las fuerzas de seguridad han impedido que los cocaleros avanzaran y llegaran a la ciudad. El comandante de la Policía de Cochabamba, Jaime Zurita, ha indicado que se ha incautado a los manifestantes armas de fuego, bazucas artesanales y explosivos. «Hemos negociado hasta más no poder y entonces cuando las cosas pretenden salirse de control, entonces la Policía tiene que tomar el mando y restablecer el orden público», ha indicado Zurita tras retomar el control del puente. Zurita ha añadido que los cocaleros pretendían ingresar hacia Cochabamba de manera «pacífica», pero que, finalmente, «se les encontró armamento y artefactos explosivos», ha sostenido. Fuego real Por su parte, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, ha condenado las muertes de los cocaleros y el uso de fuego real contra los manifestantes. «Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las Fuerzas Armadas y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho», ha indicado en su cuenta de Twitter. «Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba», ha lamentado. En este contexto, Morales también ha pedido que las Fuerzas Armadas y la Policía bolivianas «paren la masacre». «El uniforme de las instituciones de la patria no puede mancharse con la sangre de nuestro pueblo», ha reclamado. «La dictadura de Jeanine Áñez y los golpistas (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho nos acusaron de 'dictadura'», ha continuado el expresidente de Bolivia. «Ahora su 'presidenta' autonombrada y su gabinete de abogados defensores de violadores y represores masacra al pueblo con las fuerzas armadas y la Policía como la verdadera dictadura», ha apostillado. Para justificar el golpe, Mesa y Camacho nos acusaron de "dictadura". Ahora su "presidenta" autonombrada y su gabinete de abogados defensores de violadores y represores, masacra al pueblo con las FFAA y la Policía como la verdadera dictadura. #NoAlGolpeDeEstadoEnBolivia pic.twitter.com/FiDDor2idk? Evo Morales Ayma (@evoespueblo) November 16, 2019 Diálogo para pacificar En cambio, el nuevo Gobierno boliviano ha instado a los movimientos sociales a participar en un diálogo para pacificar el país. En concreto, el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, ha destacado que ya ha habido reuniones con algunos sectores sociales, pero existe apertura a dialogar también incluso con el movimiento que protagonizó la manifestación de este viernes en Sacaba. Justiniano ha explicado que por orden de Áñez él mismo irá a Cochabamba para impulsar el diálogo. Sin embargo, ha destacado que uno de los fallecidos en Sacaba presenta una herida de muerte «realmente singular», porque el proyectil entró por la parte de atrás de la nuca y de arriba hacia abajo: «Eso quiere decir que no provino de un enfrentamiento cruzado, sino que vino de atrás de su propia fuerza». Justiniano ha destacado que otro objetivo es decirles a las organizaciones que «las cosas buenas que se hicieron en el anterior gobierno van a continuar, que los proyectos no se van a paralizar». «Lo que queremos demostrar es que las cosas que se hicieron bien se van a continuar haciendo bien, que no se va a esconder el sol que ni se va a ir la luna, que vamos a seguir viviendo», ha señalado. En este contexto, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreza, también ha denunciado la «represión desmedida» y la «masacre» en Cochabamba. «Imágenes fuertes, pero necesarias, para denunciar el carácter represor y dictatorial de quienes han asaltado el poder en Bolivia», ha escrito en su cuenta de Twitter, acompañando el mensaje con un vídeo. «La comunidad internacional debe condenar y actuar para detener esta barbarie», ha zanjado. Más de 100 detenidos Un total de 110 personas también han sido detenidas este viernes en La Paz en una nueva jornada de protestas en Bolivia, en este caso contra el Gobierno de Áñez, ha informado el diario «El deber». «Estamos procesando cada caso particular, se les están revisando sus pertenencias, hemos encontrado artefactos explosivos, piedas, palos, hondas, objetos contundentes con los que estaban causando temor a su paso», ha indicado el subdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Cristian Saavedra. La crisis política en Bolivia estalló tras las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre. Morales proclamó su victoria mientras que la oposición denunció un «fraude gigantesco». La auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha confirmado «irregularidades». Morales dimitió el domingo y el martes llegó a México en calidad de asiliado político. Áñez se ha proclamado mandataria interina para evitar el vacío de poder dejado por la renuncia del líder indígena y otros altos cargos, asegurando que su objetivo es celebrar nuevas elecciones.
16-11-2019 | Fuente: abc.es
En el Capitolio han comenzado los debates del juicio político para destituir a Donald Trump. Es una controversia que pone ante el espejo al partido republicano, con el alma escindida en tres partes. El magnate neoyorquino ganó la nominación contra la vieja guardia, horrorizada por la combinación de populismo y la improvisación constante de insultos y ocurrencias del insospechado candidato. Una vez en la Casa Blanca, estos republicanos han hecho gala de pragmatismo. Su recompensa ha sido bajadas de impuestos y la desregulación de la economía en sectores como finanzas, energía o medio ambiente. «América está abierta para hacer negocios», en palabras del presidente actual, que ya podría aprender algo más del Calvin Coolidge al que emula, partidario del mercado pero también ejemplo de valores cívicos. Otro tercio de republicanos proceden de la América conservadora, olvidada en las ciudades costeras. Votaron en 2016 por Trump al prometerles el control sobre los nombramientos judiciales y proteger su visión de la familia, inspirada en valores religiosos. El resto de votantes republicanos pertenecen a la clase trabajadora, muchos antiguos demócratas. Sufren con la competencia global y la disrupción digital y compran el populismo y la xenofobia diseminados a golpe de tuit desde la Casa Blanca. Increíblemente ven en el millonario Trump, orgulloso de no haber pagado impuestos, un campeón de los desheredados. Sus representantes en el poder legislativo recitan el argumentario presidencial, que compara el «impeachment» con un linchamiento. Si la Cámara de Representantes acaba por desencadenar el juicio político, será muy difícil que en la Cámara Alta al menos veinte senadores voten contra su jefe político junto a la minoría demócrata. Por ahora, solo tres, con Mitt Romney a la cabeza, se han mostrado dispuestos a llegar tan lejos. La mitad de la población es favorable a la destitución, pero la clave son los Estados en los que se decidirá las elecciones presidenciales. Los demócratas siguen añadiendo candidatos a sus primarias -dos pesos pesados esta semana, Michael Bloomberg y Deval Patrick- un mal síntoma. Los republicanos, partidarios o no del «impeachment», saben que en 2020 Trump solo compite contra sí mismo.
15-11-2019 | Fuente: abc.es
La exembajadora en Ucrania intenta acorralar a Trump
Una respetada diplomática de carrera se sentó ayer en el banquillo de los testigos de la comisión que decidirá el «impeachment» de Donald Trump, denunció que se siente amenazada por el presidente y acusó a este haber cedido ante «oscuros intereses» en Ucrania. El presidente hizo lo que pudo para esquivar el golpe, incluida la insólita acusación de que la testigo, que tiene 20 años de servicio público, ha fracasado en todos sus destinos. La Casa Blanca ha optado por atacar no sólo a los demócratas, que han iniciado el «impeachment», sino también a los testigos, incluidos veteranos funcionarios que están ofreciendo pruebas de un posible delito de cohecho. «No me compete a mí adivinar cuáles son las motivaciones del presidente, pero creo que su objetivo es que me sienta intimidada», dijo Marie Yovanovitch, que en mayo fue despedida como embajadora en Ucrania. El 25 de julio Trump llamó al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, y descalificó a Yovanovitch, a la que describió como «muy mala». «Van a pasarle algunas cosas», dijo Trump, según figura en la transcripción de la llamada, hecha pública por la Casa Blanca. Los demócratas creen que Trump castigó a Yovanovitch porque esta boicoteó un canal de diplomacia paralela con el que el presidente quería obligar a Ucrania a investigar al demócrata Joe Biden. Duro golpe Según dijo ayer Yovanovitch: «Para mí fue un momento terrible. No podía creerme que el presidente pudiera hablar de un embajador a un jefe de Estado de otro país. Y me estaba pasando a mí. De verdad no me lo podía creer». Trump despidió a Yovanovitch el 20 de mayo, y a través de un intermediario que la llamó a la 01.00 de la madrugada le ordenó volver a EE.UU. en el próximo vuelo, justo en el día de la toma de posesión de Zelensky. «Me hizo sentir muy mal. Después de 33 años de servicio a mi país, no quería que mi carrera acabara de ese modo», dijo Yovanovitch. El testimonio de la embajadora fue un duro golpe para Trump. Especialmente el momento en que Yovanovitch dijo: «Oscuros intereses en todo el mundo se han dado cuenta de lo fácil que resulta quitarse de en medio a un embajador estadounidense que no les otorga lo que piden. Después de estos hechos, ¿qué funcionario extranjero, corrupto o no, podría ser culpado por preguntarse si un embajador representa realmente las opiniones del presidente?». Trump y los republicanos que le representan en la comisión del «impeachment» optaron por tratar de desacreditar a la testigo. Según dijo Trump en Twitter antes de que Yovanovitch tomara la palabra: «Donde quiera que fue, Marie Yovanovitch lo hizo mal. Empezó en Somalia, ¿cómo nos fue allí? Luego, Ucrania, donde el nuevo presidente me habló muy desfavorablemente de ella en mi segunda conversación con él. Tengo el derecho, como presidente de EE.UU., de elegir mis embajadores». Los demócratas retrataron ayer a la embajadora como alguien especialmente dura en la lucha contra la corrupción. Nombrada por Obama A Yovanovitch la nombró Barack Obama en agosto de 2016. Cuando llegó a la Casa Blanca, Trump comenzó a promover que Ucrania investigara a un hijo de Biden, de nombre Hunter, que había sido directivo en una empresa energética de ese país llamada Burisma. Cuando era vicepresidente, Joe Biden había supeditado ayudas y créditos por valor de mil millones de dólares a que el gobierno de Ucrania despidiera a un fiscal, Víctor Shokin, que precisamente había abierto antes una investigación sobre la empresa Burisma. Trump cree que el de Biden es un caso claro de corrupción. Pero los demócratas replican que las presiones del presidente a Ucrania son un caso de cohecho, o soborno, porque el pasado verano Trump retuvo ayudas de 400 millones a cambio de que Ucrania abriera formalmente la investigación a Biden, algo que no sucedió. Antes, un agente de la CIA presentó una denuncia anónima contra Trump que ha abierto todo este proceso de «impeachment». El presidente intentó ayer todo para distraer la atención del proceso, incluida la difusión de su primera llamada con Zelensky, que un diputado republicano, Devin Nunes, leyó íntegra al inicio de la vista oral de ayer. En esa llamada, Trump felicita a Zelensky y se mantiene estrictamente dentro de los márgenes del decoro diplomático, dentro de su estilo. «Cuando yo dirigía Miss Universo siempre nos enviábais gente excelente, Ucrania siempre estaba muy bien representada», le dijo Trump a su homólogo ucraniano. Otro interés de Trump era que el Gobierno de Ucrania investigara si sus predecesores habían interferido en las elecciones presidenciales norteamericanas en 2016. Un fiscal especial, Robert Mueller, ha demostrado que Rusia interfirió en aquellos comicios para ayudar a Trump, sin que este se lo solicitara. El presidente, sin embargo, mantiene que esa investigación comenzó porque Ucrania conspiró con la campaña de Hillary Clinton para acusarle de unos delitos inventados. Intimidar Ayer, un empleado y asesor de Trump, el abogado Roger Stone, fue declarado culpable de haber obstruido las investigaciones en el Capitolio sobre la trama rusa, y de haber mentido sobre sus lazos con Wikileaks para ocultarlas. En 2016 Stone se jactó de tener línea directa con Wikileaks y con su director, Julian Assange, y de tener información de cómo esa plataforma de revelación de secretos había obtenido los correos privados de la campaña de Hillary Clinton, que robó la Inteligencia rusa. Stone será sentenciado a principios de 2020. Al saber del veredicto, Trump opinó en Twitter que la justicia tiene «dobles estándares» ya que, según dijo, los demócratas mienten más que los republicanos pero nunca son condenados. Ante los comentarios del presidente, la líder demócrata Nancy Pelosi, que preside la Cámara de Representantes, acusó ayer a Trump de «tratar de intimidar a los testigos». Fue Pelosi quien el jueves, en una conferencia de prensa, dijo que el delito del que planea acusar formalmente a Trump es el de cohecho, suficiente, a su entender, para elevar el juicio político al Senado, que es el que debería decidir, por una mayoría de dos tercios, si destituye o no a Trump. Los republicanos quieren hacer coincidir ese juicio político, fase final del «impeachment», con el inicio de las primarias demócratas, que comienzan en febrero. Joe Biden, que se encuentra en el centro de esta polémica, es uno de los principales candidatos en liza en esas elecciones.
15-11-2019 | Fuente: abc.es
El Gobierno interino de Bolivia y el partido de Evo Morales tratan de rebajar la tensión
El Gobierno provisinoal de Jeanine Áñez y los partidarios de Evo Morales han establecido un primer contacto para tratar de rebajar la tensión en el país andino tras la renuncia del mandatario por el fraude electoral de octubre y avanzar hacia unos nuevos comicios. «Vivimos un momento de convulsión social en el que tenemos que extremar absolutamente todos los esfuerzos para tratar de disminuir ese riesgo de que los ciudadanos bolivianos sean heridos o pierdan la vida», aseguró el nuevo ministro de Presidencia, Jerjes Justiniano Atalá, en declaraciones recogidas por el diario local «La Razón». Las horas previas a este acercamiento entre las partes estuvieron cargadas de agitación. Después de que el miércoles reapareciera la anterior presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, y la Policía le impidiera el paso a la sede del parlamento, el partido de Morales eligió ayer de madrugada un nuevo presidente para la Cámara de Diputados de Bolivia, Sergio Choque, con la oposición ausente. La presidencia del Senado y la del Congreso están en la línea de sucesión constitucional en caso de ausencia del presidente del país. Jeanine Áñez, que era vicepresidenta del Senado, se proclamó esta semana jefa de Estado provisional pese a que la Asamblea Legislativa no contaba con quorum, dada la ausencia de los seguidores de Morales. Mientras, el ministro de Exteriores de Evo Morales, Diego Pary, se encontraba de «visita» en Nicaragua, desde donde aseguró que no renuncia a ejercer ese cargo y que seguirá representando a Bolivia en el exterior, a pesar de que Jeanine Áñez ha nombrado ya una nueva canciller, Karen Longaric, entre otros miembros del Gobierno. La tensión seguía ayer también en las calles. Una multitud de personas, muchas de ellas ataviada con vestimentas tradicionales y ondeando la wiphala ?bandera indígena? afluyó hasta las inmediaciones del Palacio presidencial al grito de «¡Áñez golpista, el pueblo no te quiere!» y «¡Áñez, racista, queremos tu renuncia!». Poco antes, la presidenta interina había asegurado que ni Evo Morales ni su vicepresidente, Álvaro García Linera, podrán presentarse a las próximas elecciones presidenciales, que pretende que se convoquen lo antes posible. «Decirle al MAS (Movimiento Al Socialismo) que tienen todo el derecho a participar en las elecciones (y) que vayan buscando candidato (..): Evo y Álvaro no están habilitados para un cuarto mandato», recalcó en una comparecencia. El expresidente Carlos Mesa, candidato opositor en los comicios del 20 de octubre, expresó ayer jueves su respaldo a la mandataria interina, y aclaró que su alianza Comunidad Ciudadana no participará en el actual «Gobierno constitucional», con la intención de poder acudir al próximo proceso electoral, informa Efe. Emisario de Guterres Ante la creciente tensión reinante, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha decidido enviar a un emisario personal a Bolivia con el fin de apoyar la búsqueda de una «solución pacífica» a la crisis, desatada a raíz del fraude en las elecciones del 20 de octubre y agudizada tras la dimisión de Morales el pasado domingo. Mientras, Jeanine Áñez recibió un tibio reconocimiento de Rusia. Aunque con reticencias, ya que el Kremlin considera que Evo Morales fue desalojado del poder a causa de un «golpe de Estado», Moscú ha tomado no obstante la decisión de reconocer a Jeanine Áñez como presidenta en funciones de Bolivia hasta la celebración de unas nuevas elecciones. Así lo anunció ayer el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, desde la cumbre de los BRICS en Brasilia. Pese a estas declaraciones, el presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró ayer que Bolivia está al borde del caos y que había un vacío de poder tras la renuncia a la Presidencia de Evo Morales. En declaraciones a los periodistas durante la cumbre de los BRICS en Brasilia, señaló que quiequiera que acceda al poder en el país andino seguirá cooperando con Moscú.
14-11-2019 | Fuente: abc.es
La presidenta interina de Bolivia asegura que Morales no podrá ir a las elecciones: «Que busquen candidato»
La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez , anunció este jueves que Evo Morales, en la actualidad asilado en México, no podrá presentarse a unas próximas elecciones que pretende convocar lo antes posible tras el fraude en los comicios del pasado 20 de octubre que la Organización de Estados Americanos (OEA) detalló en una auditoría. «Decirle al MAS (Movimiento Al Socialismo) que tienen todo el derecho a participar en las elecciones (y) que vayan buscando candidato (..): Evo y Álvaro no están habilitados para un cuarto mandato», aclaró Áñez en una comparecencia, según informa la prensa local. La hasta el martes vicepresidenta segunda del Senado ya avanzó el miércoles que había asumido la jefatura del Estado con dos objetivos: celebrar elecciones presidenciales y derogar la sentencia del Tribunal Constitucional que permitió a Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, aspirar a un cuarto mandato en contra del referéndum de 2017. «No es la primera vez que Morales ha robado el voto del boliviano, lo hizo antes el 21 de febrero», recalcó, en alusión a la consulta popular de hace casi tres años. En otro gesto claro del cambio de rumbo político del país, el Gobierno de Jeanine Añez anunció este jueves que reconocerá a Juan Guaidó como mandatario venezolano, algo a lo que Evo Morales se había negado, informa Ep. La portavoz del Gabinete de Añez, Roxana Lizárraga, ha informado en su primera rueda de prensa de que la nueva Administración boliviana ha decidido reconocer «al presidente Juan Guaidó». «Ese es el reconocimiento que hace desde este momento Bolivia», dijo, según la cadena boliviana Red Uno. Por otra parte, Áñez ha recibido el reconocimiento de Rusia como mandataria provisional de Bolivia, si bien mantiene su postura de que las acciones que llevaron a la dimisión de Evo Morales «equivalieron a un golpe de Estado». «Está claro que precisamente ella será considerada como mandataria de Bolivia en el período hasta que se elija al nuevo presidente», dijo el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov, en Brasilia, citado por la agencia oficial rusa RIA Nóvosti. Al mismo tiempo, el diplomático expresó las reservas de Moscú por la falta de quórum durante la votación en el Parlamento para aprobar la investidura de Áñez como presidenta interina, recoge Efe. Entre tanto, el ministro de Exteriores de Evo Morales, Diego Pary, ha llegado a Nicaragua en las últimas horas en una «visita» que, de acuerdo con la prensa oficial, se extenderá a otros países. «El pueblo y el Gobierno de Nicaragua se sienten contentos y orgullosos de recibir en nuestra Nicaragua (..) al canciller del invicto pueblo de Bolivia, compañero Diego Pary, que nos visita como parte de un recorrido por distintos países», dijo la vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, según El 19 Digital. Murillo sostuvo que «en Nicaragua siempre serán bienvenido todos los luchadores, todos los guerreros de espíritu infinito, todos los que sabemos que la luz vence a la oscuridad y que el tiempo de las políticas destructivas (..) está quedando atrás». Crisis desde las elecciones del 20 de octubre Bolivia está sumida en una profunda crisis desde las elecciones presidenciales del 20 de octubre. Los resultados oficiales dieron la victoria a Morales, pero el candidato opositor Carlos Mesa denunció un «fraude gigantesco» del Gobierno. Ambos bandos llamaron a la movilización de sus simpatizantes, lo cual derivó en enfrentamientos, bloqueos y saqueos que se han saldado con al menos diez muertos y cientos de detenidos. En este contexto, Morales accedió a que la Organización de Estados Americanos (OEA) hiciera una auditoría electoral que finalmente ha confirmado irregularidades. En respuesta, el aún presidente aceptó celebrar nuevas elecciones, pese a lo cual los uniformados reclamaron su salida del Palacio Quemado. Morales renunció el mismo domingo y el lunes por la noche (hora local) embarcó en un avión rumbo a México, a donde llegó el martes como asilado político. «Mientras tenga la vida, seguimos en política», ha proclamado ya en suelo mexicano. Añez, vicepresidenta segunda del Senado, se ha proclamado mandataria interina, dado que tanto García Linera como los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados -que la precederían en la línea sucesoria trazada por la Constitución- han dimitido igualmente. Ya ha nombrado nuevo Gobierno.
13-11-2019 | Fuente: abc.es
El Capitolio muestra el «impeachment» ante todo EE.UU.
Por primera vez en 21 años, hoy una comisión de la Cámara de Representantes del Capitolio abrirá sus puertas, sentará a un testigo en el banquillo y, mientras las cámaras de televisión retransmiten la vista a toda la nación, le interrogará sobre si el presidente de Estados Unidos ha cometido delitos lo suficientemente graves como para destituirle. Aunque las vistas para el llamado «impeachment» comenzaron hace un mes, se han mantenido hasta ahora en secreto y a puerta cerrada. Ahora, todo EE.UU. podrá ver cómo una serie de altos funcionarios norteamericanos acusan al presidente de presionar a Ucrania para que interfiriera en las elecciones presidenciales de 2020. Los demócratas volverán a sentar en el banquillo a diplomáticos que ya han dado detalles sobre los supuestos delitos de Donald Trump, asestando un golpe doble a la Casa Blanca, porque en las pasadas semanas ya habían filtrado primero parcial y luego totalmente las declaraciones juradas. No es casual que el primero en testificar este miércoles a puerta abierta ante la comisión mixta de inteligencia, control al gobierno y exteriores sea William Taylor, embajador en funciones de EE.UU. en Ucrania, quien hace tres semanas dijo que detectó «irregularidades» en la rescisión de ayudas económicas a Ucrania «por razones que solo tenían que ver con política nacional de EE.UU.». También testifica este miércoles en el Capitolio el subsecretario de Estado para Europa y Eurasia, George Kent, quien el 15 de octubre dijo abiertamente que a Trump sólo le interesaba que «el presidente Zelenski dijera ante los micrófonos tres palabras: investigar, Biden y Clinton». Los demócratas sospechan que Trump interrumpió el envío de ayudas por valor de 400 millones de dólares (370 millones de euros) a Ucrania hasta que el presidente de ese país, Volodimir Zelenski, dijera que investigaría unos negocios del hijo del demócrata Joe Biden y unos supuestos delitos de injerencia electoral de Hillary Clinton en 2016. Biden lidera, de momento, las encuestas sobre las primarias demócratas de cara a las elecciones de 2020. La presencia de Bolton Los demócratas han llamado a testificar a otros funcionarios, como el jefe de gabinete de Trump, Mick Mulvaney, que dijo ayer que no cumplirá con la citación. La Casa Blanca ha pedido a los funcionarios que no colaboren, pero muy pocos de ellos han obedecido. John Bolton, que hasta septiembre fue consejero de Seguridad Nacional, ha pedido que antes un juzgado decida si tiene obligación de cumplir con la petición del poder legislativo o con la prohibición del poder ejecutivo. Según han dicho varios testigos, Bolton se quejó abiertamente de las presiones de Trump a Ucrania y dijo a sus subalternos que le parecía que eran un delito tan grave «como el tráfico de drogas». Esta investigación la propició una queja anónima de un agente de la CIA que hasta hace unos meses trabajaba en la Casa Blanca y supo de una llamada entre Trump y Zelenski el 25 de julio. Trump hizo pública una transcripción editada de la llamada y ha anunciado que esta semana revelará otra anterior, mantenida en abril. «Fueron conversaciones muy bonitas, perfectas», ha dicho el presidente, que se considera víctima de una «caza de brujas».
12-11-2019 | Fuente: abc.es
Evo Morales aterriza en México como asilado y da las gracias a López Obrador por «salvarle la vida»
Evo Morales ya está en México. Vestido con un polo azul y acompañado por una comitiva de políticos, el expresidente de Bolivia aterrizó en Ciudad de México alrededor de las 11 de la mañana hora local, aproximadamente las 18:00 en España. «Gracias por salvarnos la vida, hermano canciller», dijo Morales tras ser recibido en el aeropuerto por el secretario (ministro) mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. «Sigue la lucha», señaló Morales tras levantar su puño izquierdo al llegar a México y hacer unas breves declaraciones a los medios. «Mientras tenga la vida sigue la lucha y estamos seguros de que los pueblos del mundo tienen derecho a liberarse. Solo va a haber paz cuando se garantice la justicia social», remarcó tras abandonar un avión de la Fuerza Aérea Mexicana que el país mesoamericano había enviado para recogerle a Cochabamba (Bolivia), donde se encontraba. Morales presentó su renuncia el pasado domingo ante la presión ciudadana y de las Fuerzas Armadas por el fraude en las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre. «Ha sido como un periplo por diferentes espacios y decisiones políticas», dijo anteriormente Ebrard durante una rueda de prensa celebrada a las siete de la mañana. Transportar a Morales a México no ha sido sencillo. La aeronave viajó primero a Lima (Perú), donde esperó a que las autoridades bolivianas permitieran que el expresidente pudiera abandonar el país. «Están en medio de un proceso político muy complejo y entonces no está claro quién decide qué», dijo Ebrard. El avión obtuvo el permiso y despegó desde Lima, sin embargo, luego les comunicaron que no era válido por lo que tuvieron que volver a la capital de Perú hasta que finalmente lograron una segunda autorización. Una vez recogieron a Morales en Bolivia, el gobierno de Perú denegó la posibilidad de que el avión mexicano volviera a atravesar el país, motivo por el que entablaron contacto con Paraguay. Gracias a la mediación del presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, pudieron cruzar Paraguay, para luego rodear Bolivia por Brasil y dejar América del Sur por Ecuador, dado que ya no podían cruzar el espacio aéreo de Perú. Lo que gana y pierde México El asilo político otorgado a Morales convierte al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en la principal referencia de la izquierda latinoamericana. «México no pierde nada por recibirlo y gana consolidarse dentro de la izquierda de la región, además de cierto rédito internacional», dice Antonio Gil Fons, experto en relaciones exteriores de la Universidad de Guadalajara, quien descarta que el asilo a Morales meta a México en problemas con Estados Unidos. «No va a tener problemas con Estados Unidos porque Morales no está perseguido por la Justicia. Otra cuestión sería si algún país lo reclamara por algún delito, pero en principio no hay una orden de detención», explica Gil Fons, quien también cree que el asilo permite a López Obrador distraer la atención después de dos complicadas semanas para su gobierno tras la liberación de Ovidio Guzmán, hijo del criminal Joaquín «El Chapo» Guzmán y el brutal asesinato de nueve miembros de la familia LeBarón la semana pasada. Tensión en Bolivia Mientras tanto, la salida de Evo Morales dejaba Bolivia sumida en una gran convulsión. La marcha del expresidente generó varios episodios de violencia, por lo que el Ejército salió finalmente a las calles para poner orden después de que la policía se viera desbordada. El parlamento boliviano recibió la carta de renuncia de Morales, texto en el que expresó su decisión para evitar escenarios de violencias en el país que gobernó durante casi catorce años. Los acontecimientos en Bolivia se precipitaron el pasado domingo, después de conocerse una auditoría de la Organización de Estados Americanos sobre la primera vuelta de las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre, en la que detectó graves irregularidades, desde manipulaciones informáticas a falsificación de actas, entre otras. Evo Morales anunció la repetición de las elecciones, pero a lo largo de la jornada la presión para que renunciara al cargo siguió creciendo. Incluso el jefe del Mando Militar llegó a «sugirió» su dimisión, a lo que finalmente accedió el presidente ese mismo día. El lunes Morales había anunciado a través de Twitter su partida hacia México, «agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida». En su mensaje aseguraba que le duele «abandonar el país por razones políticas», si bien advirtió de que pronto volverá «con más fuerza y energía». Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía.? Evo Morales Ayma (@evoespueblo) November 12, 2019
12-11-2019 | Fuente: abc.es
Evo Morales abandona Bolivia con destino a México: «Volveré con más fuerza»
El presidente dimisionario de Bolivia, Evo Morales, ha anunciado que abandona Bolivia con rumbo a México después de que el Gobierno mexicano le concediera asilo político ante la complicada situación que el exdirigente vive en su país. «Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del Gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida», ha aseverado a través de su cuenta en la red social Twitter, añadiendo que le duele «abandonar el país por razones políticas». Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía.? Evo Morales Ayma (@evoespueblo) November 12, 2019 Antes de partir a México, Morales anunció también por redes sociales que se mantuvo refugiado en el Trópico de Cochabamba, una región del centro de Bolivia. Hasta el momento de su huida, los mensajes de los manifestantes que clamaban por su captura fueron una máxima en las redes sociales. Así lo afirmaba Luis Fernando Camacho, líder del Comité Cívico Santa Cruz y cabecilla de las protestas, a través de un mensaje en Twitter: «Confirmado!! Orden de aprehensión para Evo Morales!! La Policía y los militares están buscándolo en el Chapare». La crisis política desatada tras las elecciones fraudulentas del pasado 20 de octubre se cobró, el domingo, la dimisión del primer presidente indígena del país, Evo Morales, que permaneció en el poder durante casi 14 años. En medio de la avalancha de dimisiones de cargos oficialistas, una treintena ya -incluidos gobernadores y alcaldes-, la Policía, que ha desempeñado un papel clave en la salida de Morales con su amotinamiento en los días previos, ha detenido a 34 miembros del Tribunal Supremo Electoral y de los tribunales electorales departamentales, acusados del fraude. Ayer la situación en Bolivia se agravaba por momentos, tras los incidentes violentos registrados en La Paz durante la noche del domingo al lunes. Una gran marcha indígena de apoyo a Morales se dirigía sembrando el caos a su paso desde El Alto, donde saquearon y quemaron la jefatura de Policía, hacia la capital. La Policía boliviana, incapaz de frenar los disturbios, pedía anoche la intervención de las Fuerzas Armadas «ante la llegada de hordas criminales» a La Paz, mientras el comandante de la Policía de la capital, José Barrenechea, reconocía que los agentes han sido «rebasados». El mando de las Fuerzas Armadas autorizó de inmediato la realización de operaciones conjuntas con la Policía para asegurar el orden. En un intento de frenar la crisis, la senadora Jeanine Áñez Chávez, vicepresidenta del Senado y depositaria de los poderes presidenciales tras la renuncia en cascada del presidente y otros altos cargos, ha convocado para esta tarde una sesión extraordinaria de la Asamblea Legislativa para solventar la actual acefalia y propone celebrar nuevas elecciones presidenciales el próximo 22 de enero.
1
...