Infortelecom

Noticias de elecciones europeas

14-09-2017 | Fuente: abc.es
Juncker: «Lamentarán haberse ido de la Unión»
El ambiente político comunitario se hace poco a poco a la idea de que el Reino Unido ya no es un país miembro sin que nadie haya sido capaz de determinar cuales van a ser los efectos a largo plazo de este desgraciado accidente. «El Brexit -dijo ayer Junncker- no es ni mucho menos el fin de Europa» y cuando llegue el 29 de marzo de 2019 a medianoche, el instante en que se consumará la salida del Reino Unido, será «un momento triste y trágico que nosotros lamentaremos, pero ustedes aún más». La idea de que el Brexit va a ser mucho peor para los británicos que para los que se queden en la UE es por ahora la corriente de opinión más generalizada, junto a la certeza de que el divorcio va a revelarse como un fenomenal rompecabezas, también sobre todo para los británicos. La prueba de que esas palabras de Juncker tuvieron efecto evidente sobre los eurofóbos que han estado atizando la llama de la desintegración es que el principal de sus líderes, el populista británico Nigel Farage hizo uno de los discursos más apagados de su vida -y es raro para un histrión como él- en el que incluso parecía arrepentido cuando llegó a decir que «si le hubieran dado a Cameron las concesiones que pedía en materia de control de inmigración, el Brexit no se hubiera producido jamás». Sin embargo, Juncker da por hecho que la separación se consumará y por ello insiste en que la UE debe dar un paso inmediato para lanzar la señal de que eso no puede bloquear al proyecto comunitario sino más bien al contrario, porque la mayor parte de las propuestas que hizo ayer sobre reformas y nuevas instituciones, habrían sido sencillamente vetadas por Londres. Todo el desarrollo de la Europa de la Defensa, de la integración en materia de inteligencia o la creación de un presupuesto europeo con recursos propios, por no hablar del desarrollo de la zona euro, son políticas que el Reino Unido no habría aceptado jamás. Y en ocasiones da la impresión de que ciertos estrategas europeos se alegran en el fondo de haberse desprendido de esta rémora. Otros temen que los británicos puedan servirse de algunos aliados más reticentes (como Polonia o la República checa) para seguir interfiriendo en el debate político en Bruselas. De todos modos, la señal que Juncker propone en el escenario inmediato al Brexit es convocar para el día siguiente, el mismo 30 de marzo de 2019, una cumbre extraordinaria de los Veintisiete en la localidad rumana de Sibu, para reafirmar su voluntad de seguir adelante juntos, De momento, otra de las propuestas que hizo ayer es desarrollar los tratados de libre comercio en todas direcciones, con México y Mercosur en lo más inmediato pero luego con Australia y Nueva Zelanda, lo que representa asegurarse una relación propia con los principales socios de Londres, después del que ya se ha firmado con Canadá. Si no lo es, la propuesta parece una parte de la estrategia negociadora. Pero la cuestión más delicada es que las elecciones europeas se celebrarán precisamente en mayo de ese año, apenas unas semanas después de la retirada efectiva de los británicos, lo que constituye un elemento muy delicado para los dirigentes europeos, hoy por hoy incapaces de prever si la suma de los dos hechos va a redundar o no en beneficio de las fuerzas populistas euroescépticas,.
13-09-2017 | Fuente: abc.es
Juncker propone facilitar la adhesión al euro de otros países
La Unión Europea va «de nuevo con el viento a favor» gracias a la mejora de la economía y a una mayor unidad de sus dirigentes, ha afirmado este miércoles el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, durante su discurso sobre el estado de la Unión en Estrasburgo. «Tras lo vivido en los últimos años, lo mejor que podemos hacer es unirnos y mirar al futuro en positivo (..) Aprovechar el viento a favor del impulso de la recuperación y mantener el rumbo», ha señalado Juncker, que ha destacado que la Unión Europea crece a mayor ritmo que EE.UU. «Es momento de construir una Europa más unida, más fuerte y democrática de cara a 2025», ha afirmado en su primer turno de palabra, al que seguirá la intervención de los líderes de los grupos de la Eurocámara. En ese sentido, Juncker ha propuesto poner en marcha un instrumento de adhesión al euro que dé ayuda financiera a todos los países que quieran hacerlo. Así, se ha mostrado a favor de acabar con las asimetrías entre países de la Unión Europea y ha explicado que «todos los países que quieran entrar al euro deben poder hacerlo». «Si queremos un continente en el que el euro una en vez de dividir, entonces debe ser una moneda que no sea solo para algunos escogidos», ha añadido. La CE quiere facilitar, sin cambiar los criterios de convergencia, la entrada de los países al euro que aún no lo han hecho para conseguir la igualdad total de todos los miembros, sin asimetrías, añadieron las mismas fuentes. Para acabar con «los ciudadanos de primera y segunda» en la UE, dijo el presidente de la CE en su discurso, en el que también abogó por una autoridad europea laboral, para luchar contra las desigualdades de sueldos y derechos en el trabajo. Con todo ello, Juncker quiere acercarse a los países más al este de Europa, donde están muy presentes los movimientos antieuropeos y populistas, de cara a las próximas elecciones europeas de 2019, que tendrán lugar solo dos meses después de la salida efectiva del Reino Unido Ministro europeo de Economía Juncker se muestra partidario de establecer la figura de un ministro europeo de Economía y también anunció que el Ejecutivo comunitario realizará propuestas concretas sobre la creación de un Fondo Monetario Europeo en diciembre. «Necesitamos un ministro de Hacienda y de Economía, un ministro europeo que pueda presentar reformas estructurales positivas en nuestros Estados miembros», aseguró el político luxemburgués durante el discurso sobre el estado de la Unión en el pleno de la Eurocámara. Precisó que no se trataría de crear un nuevo cargo, sino de que el comisario europeo de Economía y Hacienda asuma esas funciones y también la presidencia del Eurogrupo, el órgano informal que reúne a los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona. Mejorar la ciberseguridad En cuanto a seguridad, Juncker propone crear una Agencia europea de Ciberseguridad para prevenir la cibercriminalidad, que consideró un verdadero peligro para la democracia. Los ciberataques son a veces « más peligrosos que los fusiles y los tanques» para la democracia y la estabilidad de los países, señaló Juncker. La presidencia de la UE, que este semestre ejerce Estonia, se ha propuesto hacer de lo digital y la ciberseguridad una de sus prioridades y ha convocado una cumbre de líderes de la Unión para tratar esos asuntos el próximo 29 de septiembre en Tallin. Juncker consideró que la UE «está mal equipada de cara a los ciberataques», y recordó que las empresas europeas sufrieron el año pasado miles de ataques de ese tipo. Se trata de un peligro que «no conoce fronteras», motivo por el que la CE «propone una agencia europea de ciberseguridad para luchar mejor» contra ese problema, indicó. El pasado julio la CE anunció que en los meses posteriores tenía previsto presentar una estrategia europea de ciberseguridad. En junio, cuando tuvo lugar otro ciberataque masivo por todo el mundo tras el ataque del virus WannaCry un mes antes, la CE insistió en la necesidad de concienciar sobre el peligro que suponen esas amenazas y de reforzar la cooperación con socios de la UE como Ucrania.
08-09-2017 | Fuente: abc.es
Macron visita Grecia para apoyar al país y presentar su visión de la reconstrucción de Europa y su democracia
Tras entrevistarse este viernes nada más llegar a Atenas con el presidente de la República Helena, Prokopis Pavlópulos, y el presidente del Gobierno, Alexis Tsipras, en un clima de confianza y cooperación, Emmanuel Macron ha ofrecido su respaldo para la salida de la crisis económica griega, que se espera el año que viene. El presidente francés elogió sus reformas y recordó que los griegos habían pagado un alto precio por ello. Reiteró también algo esencial para ellos: la necesidad de aliviar la deuda del país. Tsipras y su gobierno esperan de esta forma tener el respaldo galo en Bruselas y un apoyo frente a la continua política de austeridad alemana. Afirmó que «el Fondo Monetario Internacional no debería haber tenido un papel que desempeñar en los asuntos europeos y por lo tanto quiero que Europa recupere su independencia total a este respecto». La visita busca nuevas inversiones en Grecia y más de 30 cargos de empresas le acompañanY también su visita es esencial para conseguir nuevas inversiones en Grecia, así como participaciones francesas en las privatizaciones, comenzando por el campo de la energía: más de treinta altos cargos de las mayores empresas francesas acompañan a Macron en este viaje y se reunirán este viernes en un fórum económico con altos cargos y empresarios griegos. Macron, por su parte, quiere el apoyo griego en temas de defensa, estrategia y reformas en la política europea. Y ha aprovechado su discurso ante la Acrópolis de Atenas para presentar de forma simbólica su programa en un lugar histórico, donde nació la democracia: el reconquistar la soberanía nacional y europea, consiguiendo objetivos comunes y reformas institucionales indispensables, preparando una hoja de ruta que presentará a los demás socios europeos próximamente y servirán al menos para los próximos diez años. Fondo monetario y ministro de finanzas europeos Ha respaldado la idea alemana de un Fondo Monetario Europeo para contrarrestar los choques económicos en los estados miembros de la eurozona, ya que considera que el objetivo final para una integración europea es tener un presupuesto para la zona euro. Y se ha mostrado partidario de la creación del puesto de un ministro de finanzas y de un parlamento para la zona euro, así como un presupuesto independiente para el denominado currency bloc, destinado a amortiguar los choques económicos y evitar futuras crisis. Macron ha insistido también en la defensa de una convergencia social y fiscal, en la necesidad de elegir las prioridades europeas y crear nuevas cooperaciones para luchar contra el terrorismo. Y ha propuesto la creación de asambleas en los países europeos para elegir cuáles serán las prioridades que quieren sus habitantes, así como listas transnacionales para las elecciones europeas del año que viene. El presidente francés ha recordado además que hay que defender también el patrimonio y la cultura de los países europeos, así como literatura y otras artes para conseguir avanzar y conocerse mejor juntos. Los medios griegos han destacado que sus intervenciones forman parte de una forma de diálogo con Angela Merkel y que en los peores momentos de la crisis fue el presidente François Hollande el que apoyó el rescate de Grecia. Ahora es el nuevo presidente Macron el que se muestra partidario de aliviar la deuda griega, mientras que con un grupo de los principales empresarios franceses espera mejorar la economía griega y ayudarla a conseguir alcanzar un crecimiento del 2% a finales de este año. Las fuerzas de seguridad griegas, por su parte, han aumentado las medidas de seguridad propias de este tipo de visita de Estado, paralizado el centro de Atenas para evitar cualquier incidente.
28-08-2017 | Fuente: as.com
La FIBA anuncia los 16 países del Mundial femenino de España
Tenerife acogerá del 22 al 30 de septiembre 2018 a seis selecciones europeas, cuatro americanas, tres asiáticas, dos africanas y a Australia.
10-06-2017 | Fuente: abc.es
La UE teme retrasos e inestabilidad en la negociación del Brexit
Las elecciones anticipadas en el Reino Unido pretendían ser un elemento destinado a disipar la niebla en las negociaciones sobre la salida de la Unión Europea, pero lo que ha sucedido es que han provocado que esa niebla sea aún más espesa. «Otro gol en propia meta. Después de Cameron ahora es May, que hará que las negociaciones que ya eran complejas, sean aún mas complicadas», publicó en las redes sociales el representante del Parlamento Europeo en el Brexit, Guy Verhofstadt. Es evidente que no es el resultado que esperaba la UE. Pero desde el punto de vista del calendario nada ha cambiado en Bruselas, porque el objetivo sigue siendo el mismo: llegar a las elecciones europeas de junio de 2019 con todo el proceso terminado, puesto que desde el punto de vista de la legalidad institucional no se puede pasar de esa fecha. Que la debilidad política acabe en unas elecciones anticipadas añade más presión a la negociaciónEl presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, le envió ayer la carta preceptiva de felicitación a la primera ministra británica, diciéndole al mismo tiempo que esperaba que las negociaciones podrán empezar como está previsto el próximo día 19 porque «el tiempo apremia». El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, desde Praga expresó el deseo de «que no tengamos que hacer frente a un nuevo retraso» en las negociaciones y que «el resultado de estas elecciones no tenga un impacto significativo en este proceso que estamos esperando desesperadamente empiece ya». Y sobre la posibilidad de que se prolonguen más allá de los dos años, que marca el artículo 50 de Tratado, consideró que se trata de una perspectiva por ahora impensable: «Antes de pensar en prorrogar las negociaciones, haría falta que comiencen» de una vez. Para las instituciones europeas, el plazo de dos años no es solo lo que marcan las reglas, sino que se refiere a la circunstancia específica de que el Parlamento Europeo establece una fecha guillotina y dictamina que todo esté ya resuelto cuando se celebren las nuevas elecciones europeas. Jurídicamente, mientras el Reino Unido no haya salido de la UE se considera un estado miembro a todos los efectos, pero sería impensable que se convocasen las elecciones al Parlamento Europeo sin saber si los británicos deben participar o no, u organizarlas para que los diputados británicos se fueran a media legislatura. Por esa razón, el negociador europeo, Michel Barnier, ha dicho varias veces que necesita acelerar el proceso para que haya tiempo de ratificar el futuro acuerdo. Y el último pleno de la Eurocámara en el que eso sería posible es en abril de 2019. Aumenta el peligro «Lo que necesitamos es un Gobierno británico capaz de tomar decisiones, porque con un socio debilitado corremos el riesgo de que las negociaciones se compliquen. Lo único seguro es que ahora aumentará ese peligro» ha dicho el comisario alemán, Günther Oettinger, considerado muy próximo a la canciller Angela Merkel. Es evidente que los europeos pueden sentir al mismo tiempo la satisfacción por el hecho de que el resultado electoral deja muy debilitada a Theresa May, lo cual puede ser bueno para sus objetivos en la negociación, pero al mismo tiempo se añade una turbulencia innecesaria a un proceso de por sí muy complicado. Los equipos de Barnier trabajan desde hace semanas en la preparación de un proceso que se suponía ya encarrilado en muchos aspectos y que las elecciones deberían haberse limitado a reforzar. Ahora, los analistas británicos entienden que no es posible el Brexit duro que se había prometido a sí misma May, pero eso no resuelve la pregunta esencial de qué tipo de relaciones futuras quiere ahora el Reino Unido. Lo único que se sabe es precisamente que hasta ahora los británicos han estado pidiendo incesantemente que las negociaciones aborden al mismo tiempo el divorcio y los aspectos de la nueva relación, mientras que para la UE se trata de dos fases sucesivas, primero la separación y solo después de acordada esta se puede emprender el diseño del estatus futuro. Y aún hay una perspectiva más inquietante que los negociadores europeos tenían ya sobre la mesa: el hecho de que Theresa May quede tan debilitada que no aguante mucho tiempo en el cargo. Es decir, que la inestabilidad política pase por un nuevo cambio de liderazgo en el Gobierno británico o, aún peor, que todo acabe en unas nuevas elecciones anticipadas, lo que supondría una circunstancia absolutamente desquiciante para todos. Respuesta internacional Sigmar Gabriel, ministro de Exteriores alemán: «Solo espero que se forme gobierno pronto con el que negociar y, si es posible, mantener al Reino Unido lo más cerca posible de la UE», dijo el ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel. Donald Trump, presidente de Estados Unidos: Trump no quiso explayarse ayer sobre los resultados de las elecciones británicas. A una pregunta en el Despacho Oval, se le limitó a contestar que le parecían de todo punto sorprendentes». Leo Varadkar, primer ministro de Irlanda: «El Reino Unido no tiene un mandato fuerte para negociar un Brexit duro», señaló el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, que espera que el diálogo con la UE «sea fluido». Mariano Rajoy, presidente de España: «Felicidades a Theresa May por su victoria electoral. Seguiremos trabajando por una relación fructífera en interés de los ciudadanos», colgó en su Twitter ayer Mariano Rajoy. Pedro Sánchez felicitó a Corbyn. Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia: «La izquierda atrevida puede inspirar y movilizar a los pueblos», señaló el primer ministro griego y el líder del partido izquierdista Syriza, Alexis Tsipras, en un mensaje dirigido a Corbyn.
09-06-2017 | Fuente: abc.es
Nuttall, el líder de UKIP, dimite tras su descalabro
Paul Nuttall, el fallido líder del partido eurófobo populista UKIP, ha dimitido con «efecto inmediato», después de que la formación fuese incapaz de obtener un solo diputado y sufriese una brutal pérdida de apoyo. Ha pasado de obtener el 12,6% de los votos bajo la dirección del carismático y pintoresco Nigel Farage a quedarse solo en un 2%. El propio Nuttall, que ya había fracasado en varios intentos anteriores de ser diputado, ha sido esta vez tercero en su circunscripción electoral, Boston y Skegness, donde solo obtuvo 3.308 votos, 10.000 menos de los que logró allí UKIP hace dos años, lo que da idea de su prestigio y pegada electoral. Nuttall afirmó que UKIP es «víctima de su propio éxito al haber conseguido traer el Brexit». Y es cierto, la formación xenófoba se quedó sin razón de ser toda vez que ganó el Leave y su aspiración de siempre quedó cumplida. Nigel Farage, el anterior líder, ya ha amagado esta mañana con volver a la política, porque cree que con estos resultados electorales «el Brexit están amenazado», un diagnóstico que comparte Nuttall. Hoy, en plenos oficios fúnebres por UKIP, resulta asombroso recordar que la crecida del partido eurófobo, que robaba votos en graneros conservadores, fue uno de los motivos que llevaron a Cameron a convocar un referéndum sobre la UE, que a la postre acabó con su carrera política. UKIP llegó a ganar las elecciones europeas de 2014, su hito máximo, pero nunca ha tenido suerte en Westminster, en parte perjudicado por el sistema electoral británico. La formación es atrabiliaria, con todo tipo de broncas internas. Fue sonora la pelea de dos de sus eurodiputados en Estrasburgo, que acabó con uno de ellos hospitalizado. El partido de la pinta y el cigarrete parece llamado a disolverse, aunque Nuttall abogó por «refundarlo y darle un nuevo nombre», eligiendo un nuevo líder en el congreso de septiembre. El líder saliente, historiador de formación, es de una localidad cercana a Liverpool y católico practicante. En la campaña, aunque nadie le prestó mucha atención, se intentó distinguir con declaraciones chirriantes. Por ejemplo, abogó por reinstaurar la pena de muerte y dijo que él mismo estaría dispuesto a ejecutar a terroristas y otros criminales autores de delitos muy graves.
07-05-2017 | Fuente: abc.es
La herencia de la familia Mónster
Mi primer contacto con la sociedad francesa se remonta al año 1966 y a una amable ciudad de la Costa Azul. Yo tenía 16 años y las fuertes ?y, claro está, ingenuas? convicciones antifascistas de los nacidos bajo la una dictadura. Me llamó la atención, en mi primer paseo por la ciudad, la abundancia de unas pintadas, de inequívoca filiación nazi, a cuyo pie figuraba el logo de una cruz envuelta por un círculo, frecuentemente colindante con alguna esvástica, y una firma: Occident. Pregunté. Me explicaron que las pintadas eran cosa de una banda de pirados que había cobrado fuerza en los terribles años de la guerra de Argelia, particularmente amargos para una ciudad portuaria de la Francia mediterránea. Proponían la candidatura presidencial de un viejo político pétainista, Jean-Louis Tixier-Vignancourt, responsable de la propaganda de Vichy entre 1940 y 1941. Y defensor del general golpista Salan en 1962. Eran nazis y muy violentos. En su candidatura a las elecciones presidenciales de 1965, Tixier-Vignancourt había descubierto a un joven valor, su director de campaña y futuro sucesor, Jean-Marie Le Pen, antiguo paracaidista, condecorado por su actuación en la guerra de Argelia y ya ligado a la corriente más extrema del poujadismo. En 1962, el diario Combat había recogido el testimonio de su papel en la batalla de Argel: «Nada tengo que ocultar. Hemos torturado, porque había que hacerlo». Puede que ese mérito haya pesado fuerte en la decisión de recurrir a él cuando, en 1971, se geste la nueva organización que, bajo el nombre de Frente Nacional (robada, por cierto, a un grupo de la resistencia), funda el conglomerado de extremas derechas francesas, en diversos grados añorantes de Hitler o Mussolini. «Fui oficial de inteligencia en Argel. Como tal, debo de ser, a los ojos de mis colegas, una especie de mezcla entre oficial SS y agente de la Gestapo». Jean-Marie Le Pen dirigirá esa organización con mano de hierro. Hasta que su hija Marine, con mano no menos metálica, acabe por decapitarlo para tomar su puesto. La historia del clan Le Pen es la de un mundo aparte. En el cual lo histriónico y lo escalofriante se enredan en una madeja legendaria y difícilmente verosímil. Marine Le Pen, que no será la primera presidenta de Francia esta noche, es el último episodio de ese museo de horrores. Por el momento. Su autobiografía, À contre flots, arranca de uno de esos episodios extraordinarios. Ella tiene 8 años y la familia reside aún en dos pisos contiguos del 9 de la calle Villa Porier, en el distrito XV de París: «Fue el frío lo que me despertó. A no ser que fuera el silencio? Voy a levantarme, cuando me apercibo de que mi cama y mi habitación están sembrados de esquirlas de vidrio. Pero lo más sobrecogedor es este increíble silencio, tan espeso, tan denso». Es el silencio que sigue a la explosión de la dinamita. El domicilio de los Le Pen ha sido volado. Milagrosamente, no habrá muertos. El atentado del 2 de noviembre de 1976 marca el traslado del clan a eso que algún comentarista ha llamado el «castillo de la familia Mónster», en el cual va a fijar, a partir de ahora, su residencia. Decir que la mastodóntica residencia de Montretout es un lugar extraño, es decir muy poco. Construido en 1830 por Napoleón III para sus privadas correrías de reputado disoluto, el enorme edificio de aire draculino fue regalado al jefe del FN por un millonario extravagante y admirativo, Hubert Lambert. Y ha sido el teatro en cuyo interior despliega su escena una familia en la cual lo trágico y lo cómico tejen un mismo relato. Allí vivirá Marine Le Pen el avatar del que su autobiografía da testimonio más herido: el abandono de la madre. Que fue motivo de regocijo popular por sus pintorescas condiciones. Pierrette, la esposa de Jean-Marie, huye del hogar en 1987. Llevándose como «recuerdo» el ojo de cristal de su esposo. Tras complejas negociaciones, acaba por devolverlo a cambio de la urna con las cenizas de su madre, que había olvidado en el castillo. En lo que no hay acuerdo es en las condiciones económicas. Jean-Marie hace una de sus tonantes declaraciones a la prensa, proclamando que si su ex necesita dinero no tiene más que trabajar como chacha. Dicho y hecho. La revista Playboy detecta el negocio y ofrece a Pierrette un sustancioso contrato (400.000 francos de la época) por un reportaje con la quincuagenaria Pierrette como «porno-chacha», atendiendo en paños menores las tareas domésticas. No está claro a quien reprochará más, durante toda su vida, Marine el ridículo familiar de entonces: si a la cerrilidad del padre o a la frivolidad de la madre. «En la noche de las elecciones europeas, mi madre estaba radiante. Tres meses más tarde, se había marchado». La percepción de abandono atraviesa, a partir de ese momento, todo el texto autobiográfico de Marine Le Pen: «Mi madre me había abandonado. Ya no me amaba. Yo no era nada para ella. Viví la más cruel e hiriente de las penas de amor». Tenía dieciséis años. La vida política iba a empezar muy pronto. De la mano de aquel progenitor, bajo cuya monstruosa sombra había crecido. Y al cual no acabaría de quitarse de encima hasta el año 2011. Cae la cabeza del padre. Marine inicia su propia vida.
31-03-2017 | Fuente: as.com
La Copa América 2019 podría tener 4 selecciones europeas
'Globoesporte' desveló que habrá una reunión del consejo de la organización para ampliar el tamaño del torneo. España, Francia, Italia y Portugal las selecciones invitadas.
28-02-2017 | Fuente: abc.es
Farage pide que se expulse al único diputado de UKIP
Hoy se hace difícil pensar que UKIP le quitaba el sueño a David Cameron, hasta el punto de que el temor a la crecida electoral del partido populista y eurófobo fue lo que lo llevó a convocar el referéndum sobre la UE que le costó su carrera política. El triunfo del Leave el pasado junio y el giro de May hacia un Brexit duro han dejado a UKIP sin razón de ser. La formación xenófoba se ha sumido en una crisis de identidad que ahonda en su perfil estrafalario, con una guerra abierta y bastante chusca de todos contra todos. Nigel Farage, que en teoría ha dejado el liderazgo de UKIP, pero que sigue influyendo y enredando, ha pedido que se expulse al único diputado del partido en el Parlamento de Westminster, Douglas Carswell, al que tachó de «chico posh del Partido Conservador». Lo acusa, entre otros errores, de no querer mojarse criticando a los inmigrantes. Farage y Carswell, ambos militantes tories en su día, se detestan desde siempre. Pero lo que ha desatado su última disputa es que el diputado no apoyó la pretensión de Farage de ser nombrado caballero. Carswell, de 45 años, no habría puesto toda la carne en el asador para que se incluyese al estrafalario Nigel en la lista de honores reales, pero además bromeó sobre el asunto, según han destapado unos correos electrónicos filtrados al «Daily Telegraph». «Caballero por los servicios prestados a quienes escriben titulares», se mofaba. Farage señala que a la vista de los correos «queda claro que le consumían los celos y quería herirme». Acusa a Carswell de intentar minar su liderazgo y hacer ahora lo mismo con su sucesor, Paul Nuttall. Falta de apoyos Farage ha reconocido que ya en 2015 lo intentó echar, pero se interpusieron las vacaciones navideñas y no logró apoyos suficientes en el partido. Carswell, por su parte, asegura que sí apoyó la campaña de Nigel para ser caballero, aunque no lo explica de un modo muy convincente. Este martes se reunía con el presidente del partido para analizar su futuro. Su reiterado fracaso en el Parlamento de Westminster es la gran herida histórica de UKIP. Tras haber ganado las elecciones europeas, en las generales de 2015 volvió a estrellarse en Westminster. Ni siquiera Farage logró ser elegido diputado y se quedaron solo con el único que tenían, Carswell, un tránsfuga que era parlamentario tory desde 2005 y en 2014 se pasó a UKIP en las elecciones adelantadas en la circunscripción de Clacton, al Sureste de Inglaterra, donde ganó. El sistema electoral británico, que promueve las mayorías, penaliza duramente a UKIP. En las últimas generales obtuvo 3,8 millones de votos, el 12,7% del total, pero solo se tradujo en un escaño. Con 1,4 millones de votos (4,7% del total), el SNP escocés obtuvo 56 diputados. Arron Banks, el bronco millonario que es el mayor donante de UKIP, se ha sumado a Farage en las críticas a Carswell, al que ha tachado de «individuo terrible, que solo se representa a sí mismo». Banks amenaza con presentarse a las elecciones en la misma circunscripción que Carswell si vuelve a repetir candidatura. Un nuevo fracaso UKIP suma más problemas. La semana pasada, su nuevo líder, Paul Nuttall, fue incapaz de obtener un escaño en las elecciones anticipadas de Stoke, una circunscripción considerada «la capital del Brexit», pues lo votó el 70% de sus vecinos. Nuttall se vio perjudicado porque en su campaña se desvelaron varias mentiras flagrantes. Farage también tiene sus detractores. Algunos seguidores de Nutall sostienen que al nuevo líder lo perjudicó electoralmente la amistad de Farage con Donald Trump. La semana pasada, Farage comió con el presidente estadounidense, con quien mantiene una excelente relación desde que participó en sus mítines de campaña contra Hillary Clinton.
21-02-2017 | Fuente: elpais.com
?Los militantes socialistas quieren partidos más progresistas?
El líder de los socialdemócratas en Bruselas, Gianni Pittella, incia en Madrid una gira para definir la hoja de ruta socialista de cara a las elecciones europeas de 2019