Infortelecom

Noticias de elecciones europeas

19-05-2020 | Fuente: abc.es
Un líder del Podemos griego, entre las primeras fortunas del país
El eurodiputado griego Dimitris Papadimoulis, cabeza de lista del Partido de la Coalición de la Izquierda Radical y del Progreso (Syriza), está siendo el protagonista de una gran polémica en Grecia. Es el diputado que recibió más votos (nada menos que 272.835 en las elecciones europeas de mayo de 2019, en la que su partido perdió un 11,5% de las papeletas y se quedó con 6 diputados) y su carrera política hasta ahora era impecable: se trata de un ingeniero y empresario de izquierdas que desde 2004 se dedica con éxito a la política. Primero fue eurodiputado en el periodo 2004-2009, posteriormente diputado en el Parlamento griego entre 2009 y 2014, y de nuevo elegido en el Parlamento Europeo desde entonces. Ha sido votado vicepresidente de dicho parlamento dos veces (lo es aún) y trabaja en diversas comisiones. Y seguiría siendo un diputado activo y ejemplar si no se hubiera escrutado su última declaración de patrimonio, la de 2018, publicada recientemente con la de todos los demás diputados en Atenas y Bruselas y altos cargos griegos siguiendo una ley sobre transparencia. En su última declaración de patrimonio presentada en 2019 y referente al año fiscal 2018 figura como uno de los políticos más ricos de Grecia, con dinero en diversas cuentas corrientes y 28 propiedades. Entre ellas ocho modestos pisos atenienses adquiridos en 2018, estando ahora tres de ellos alquilados a ONGs que participan en un programa financiado por la Unión Europea para la protección de solicitantes de asilo y refugiados en Grecia. «Todo es legal» En los medios griegos ha declarado: «He recibido un ataque, creo que organizado por un sin papeles enviado por el partido Nueva Democracia, y ahora tengo la oportunidad de dar todas las explicaciones necesarias (?). Mi mujer proviene de una familia acomodada, los eurodiputados tenemos un sueldo alto, el origen de nuestro patrimonio declarado es legal y limpio». Insistió en que todo está declarado y no escondido en compañías offshore, en cajas de seguridad en un banco o en cuentas extranjeras a través de testaferros. Y en la radio «Al rojo», cercana a Syriza, ha confiado que en tres de estos pisos ahora «se hospedan refugiados, están alquilados por ONGs dentro del programa ESTIA. Estos alquileres continúan con el gobierno de Nueva Democracia». Se trata efectivamente de un programa en el que Acnur junto con el gobierno griego, las autoridades locales y varias ONGs consiguen alojamiento urbano y ayuda monetaria para solicitantes de asilo y refugiados que ya dejan los campamentos, todo ello financiado por el programa de Apoyo de Emergencia para la Integración y Alojamiento co-fundado por el Fondo de Asilo, Migración e Integración de la Unión Europea. Y detalló que estos pisos, de tres habitaciones y en una zona ahora muy infravalorada de Atenas, son ahora propiedad de sus hijos y se alquilan por 5,5 euros el metro cuadrado. Ironizó asimismo con una frase utilizada durante el gobierno radical por los mas populistas, que decía que «si quieren refugiados, que se los lleven a sus casas», dando a comprender que es lo que ha hecho. Ahora se le acusa en los medios digitales de ser «solidario profesional», «humanista remunerado», mientras parece que en su propio partido hay muchos molestos que consideran que aunque todo sea legal, no parece ético. Un diario conservador tituló que Papadimouli entró en el Parlamento en 2004 declarando un pequeño terreno y ahora declara un total de 28 propiedades (incluyendo terrenos), una forma de mostrar como en estos tiempos los políticos aumentan su patrimonio con su actividad, comparado con las primeras décadas del siglo pasado en que quienes entraban en política con patrimonio propio acababan arruinados. En muchas de sus declaraciones Papadimouli ha criticado a la Unión Europea por no tener suficiente solidaridad con Grecia en el tema de la migración, solicitando del actual gobierno el que administre con mayor transparencia los fondos europeos que recibe para afrontar la migración. En sus multiples declaraciones exige el que los inmigrantes que se encuentran en las islas mas cercanas a la costa turca puedan ser trasladados a otras partes de Grecia pero tambien que se puedan reubicar en otros países de la Unión.
27-01-2020 | Fuente: abc.es
La primera gran derrota de Salvini, y otras claves de una determinante jornada electoral en Italia
El carismático líder de la Liga, Matteo Salvini, había dirigido su máquina de guerra electoral al bastión rojo de Emilia Romaña para empezar la operación derribo del Gobierno de coalición Partido Democrático y Movimiento 5 Estrellas. En un audaz movimiento, estas dos formaciones enemigas íntimas en el pasado se apoyaron en la debilidad mutua ante el ascenso imparable de los nacional-populistas, ante lo que Salvini consideraba como un golpe de las «élites» a la voluntad del pueblo italiano. De esta manera, conquistar esta histórica plaza de la izquierda, marcada por el espíritu partisano de resistencia, suponía un golpe decisivo a la coalición de perdedores, que sumado a la probable derrota de Calabria, en las antípodas de la riqueza per cápita del país, dejaba muy debilitado al Ejecutivo. Sin embargo, el miedo a la Liga movilizó a los votantes dando una victoria más holgada de lo previsto al candidato Bonaccini. En Calabria, ganó finalmente el centro derecha de Silvio Berlusconi, apoyado por la Liga. Golpe duro para Salvini Salvini había liderado una campaña implacable en la región desde hacía semanas, buscando una sorprendente victoria que esperaba derribara a la frágil coalición nacional. Pero la candidata de la Liga, Lucia Borgonzoni, opacada por el protagonismo de su líder, solo consiguió el 43,6% de los votos en Emilia Romaña, por el 51,% de su contrincante, el actual gobernador del PD Stefano Bonaccini. Salvini ha sufrido su primera derrota regional después de ocho imponentes victorias. «Hicimos todo lo humanamente posible e incluso más», ha dicho Salvini este viernes mostrándose «absolutamente satisfecho» en el principal bastión de la izquierda italiana. Con cerca del 60% de los sufragios, Bonaccini ha arrasado en Bolonia, ciudad de la candidata leguista. Parados y estudiantes dan la espalda a Salvini Aunque todavía parece pronto para sacar conclusiones sobre la radiografía de voto de los candidatos, el sondeo del Centro Italiano Studi Elettorali, comentado en Twitter por analistas como Daniel Rueda, especializado en el nacional-populismo, apuntan a que trabajadores, estudiantes y desempleados se inclinaron por el centro-izquierda, mientras que emprendedores, amas de casa y profesionales liberales optaron por la derecha<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="it" dir="ltr">ELEZIONI REGIONALI EMILIA ROMAGNA: RITORNO DELLA POLARIZZAZIONE SOCIALE? <a href="https://t.co/ykBcgbwEXM">pic.twitter.com/ykBcgbwEXM</a></p>&mdash; CISE (@_cise) <a href="https://twitter.com/_cise/status/1221559830139326464?ref_src=twsrc%5Etfw">January 26, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La Liga tiene competencia a su derecha Aunque la derecha ha mejorado sustancialmente los resultados en Emilia Romaña, la Liga ha perdido decenas de miles de votos con respecto a su incontestable victoria en las pasadas elecciones europeas tanto en la región del parmesano y el Ferrari (70.000 votos menos) como en Calabria (95.000 votos menos). Con la Liga en torno al 31-33 por ciento a nivel nacional, un partido a la derecha de la Liga, Fratelli d?Italia, con el que un bisnieto de Mussolini se presentó para las europeas, está subiendo de forma constante quitándole algunos votantes más extremistas a Salvini. En esta última región, la candidata de la formación de Silvio Berlusconi, Forza Italia, a la que la Liga había apoyado se impuso en el campo de la derecha. Aunque la coalición derechista ha arrebatado Calabria a la izquierda, allí el partido más votado ha sido el Partido Democrático.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="it" dir="ltr">Italy, Tecnè poll:<br><br>LEGA-ID: 32%<br>PD-S&amp;D: 19% (-1)<br>M5S-NI: 15%<br>FdI-ECR: 11%<br>FI-EPP: 8%<br>IV-S&amp;D|RE: 4%<br>LS-LEFT: 3%<br>Azione-S&amp;D: 2%<br>EV-G/EFA: 2%<br>+E-RE: 2%<br><br>+/- vs. 19-20 Jan. &#39;20<br><br>Fieldwork: 23-24 January 2020<br>Sample size: 1,000 <a href="https://t.co/chfmYgI65B">pic.twitter.com/chfmYgI65B</a></p>&mdash; Europe Elects (@EuropeElects) <a href="https://twitter.com/EuropeElects/status/1221452332791144448?ref_src=twsrc%5Etfw">January 26, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Calabria, víctima del despoblamiento La izquierda ha mantenido su bastión rojo en la segunda región más rica de Italia, mientras que la derecha se impuso el domingo en Calabria, a la cola en PIB per cápita de Italia desde los años cincuenta junto a la vecina Sicilia. La crisis económica ha golpeado especialmente el sur de Italia, donde la falta de oportunidades está vaciando de jóvenes el «Mezzogiorno», sumiéndose en un laberinto de la pobreza del que es muy difícil salir. Pese a todo y aunque no es novedad, la Liga ha conseguido buenos resultados en el sur de Italia pese al rosario de insultos que dirigió en el pasado al «Mezzogiorno». Victoria de las Sardinas El movimiento contestario conocido como «las Sardinas», que surgió durante la campaña en Emilia Romaña, llenó las plazas del país con manifestaciones anti-Salvini y, después ha sido decisiva para que la participación alcanzara el 68%, 30 puntos más que en las últimas elecciones de 2014. Pese a que los activistas han anunciado en redes un retiro temporal, su movilización en Emilia Romaña puede suponer un antes y un después en la resistencia a la Liga. El Partido Democrático le debe la victoria a este movimiento, pero está por ver si conseguirá capitalizarlo en futuros comicios. Como ha apuntado el corresponsal de ABC en Roma, Ángel Gómez Fuentes, Italia ha pasado del bipartidismo populista (Movimiento 5 Estrellas y Liga) a una confrontación más clásica, de izquierda y derecha o europeísmo frente a nacional-populismo. A la izquierda de la Liga solo queda el PD dado el desplome -muy lejos queda el 33% de apoyo en las elecciones de 2018- y la crisis interna del Movimiento 5 Estrellas.
10-12-2019 | Fuente: abc.es
Quién es quién en la batalla más decisiva para el futuro del Brexit
Boris Johnson Obsesionado con ser el centro de atención, la carrera de Boris Johnson, plagada de pocos principios y aún menos escrúpulos, ha sido la de un gran oportunista en busca de poder. Primero para hacerse notar en la aparente «aburrida» corresponsalía en Bruselas. Lo hizo reforzando los prejuicios sobre el proyecto europeo en los años en que la Dama de Hierro, Margaret Thatcher, había sembrado ya la semilla del euroescepticismo británico en el campo conservador. Luego con su salto a la política nacional después de su paso por la alcaldía Londres. La campaña del Brexit lo encumbró pese a no tener muy clara su posición en un inicio. Tres años más tarde, los popes del Partido Conservador lo auparon al liderazgo aterrorizados por la influencia de Nigel Farage sobre los impacientes partidarios de la salida. Los «tories» se encomendaron al carisma de Boris Johnson -héroe del «Leave»- para acudir al rescate del partido, que se había desplomado de manera catastrófica en las elecciones europeas del pasado mayo. Entonces, Johnson verbalizó el camino hacia al precipicio con su estrategia de Brexit o muerte para fidelizar a los más brexiteros, una estrategia que presuponía un final electoral en el que poder acabar con el bloqueo en el Parlamento. Según las encuestas, los «tories» han logrado fagocitar al Partido Brexit de Farage, imprescindible para aprovecharse de la fragmentación del voto remainer y evitar otro Parlamento bloqueado que le abocaría a a pedir otra prórroga. Aunque la tendencia al alza de los laboristas de los últimos días amenaza la supermayoría deseada por Johnson. Jeremy Corbyn De la escuela laborista previa a la tercera vía de Tony Blair, al veterano Jeremy Corbyn nunca le ha apasionado la UE. Pacifista pero «amigo» de regímenes como el venezolano, Corbyn se presenta con un manifiesto laborista que prevé renacionalizar lo que se privatizó con Thatcher en adelante, además de los mayores aumentos de impuestos y gastos sociales en más de medio siglo en el caso de ganar las elecciones. En su plan de emular al primer ministro laborista de los sesenta y luego setenta, Harold Wilson, que ha rescatado la tercera temporada de la exitosa serie «The Crown», Corbyn también prevé darle a los británicos la posibilidad de una votación final sobre la permanencia en la UE. De joven, el líder de los laboristas votó en contra de la permanencia en las Comunidades Europeas en el referéndum de 1975. En las elecciones del Brexit, más que la de hace dos años cuando había cierto consenso sobre la consumación del mandato del referéndum, Corbyn pretende repetir la jugada de la austeridad y los servicios básicos. Casi a la desesperada y acusado de nuevo de fomentar el antisemitismo entre sus filas, Corbyn dio a conocer una serie de documentos que presuntamente confirman que el servicio nacional de salud británico, el NHS, está incluido dentro de un posible acuerdo comercial con Estados Unidos. Esa filtración agitó una vez más la sospecha de una injerencia rusa en la política británica. Las encuestas sitúan a los laboristas como mínimo a siete puntos de distancia y Johnson no está repitiendo los graves errores de campaña que le costaron tan caro a su predecesora Theresa May. Pese a la distancia, el sistema electoral mayoritario impide sacar conclusiones demasiado aventuradas. Jo Swinson Si el lema tory es «Get Brexit done» (hagamos realidad el Brexit), el de los lib-dems liderados por Jo Swinson es «Stop Brexit». Junto al Partido Brexit de Farage, los liberal demócratas fueron los grandes triunfadores de las europeas como némesis ?brexiteer?. Lejos quedaban, entonces, los años de dura travesía por el desierto después de la alianza con los tories bajo el liderazgo de Nick Clegg. Como socio pequeño de ese Gobierno pagaron la factura de la austeridad y en las europeas 2014 solo consiguieron un diputado. Aunque si hace poco más de un mes los naranjas empataban con los laboristas, la tendencia demoscópica los está alejando de las aspiraciones de dar el golpe el 12 de diciembre. Además, de todas las líderes nacionales, Swinson es la menos presidenciales según los sondeos. Que Johnson no logre mayoría absoluta depende de la coordinación del votante europeísta para reducir las posibilidad de los candidatos conservadores. El sistema electoral favorece a los dos grandes. Su posición sin ambages por anular el Brexit está penalizando a los liberales, que pretenden representar al ala moderada de los que votaron una vez por los laboristas y conservadores y capitalizar a los europeístas. Oficialmente las filas de Swinson, fuertes en las principales metrópolis, no se han coordinado con laboristas para impulsar al candidato «remainer» con más opciones frente a los Conservadores de Johnson, sí lo está haciendo con otras formaciones como los Verdes y los galeses de Plaid Cymru. Que Johnson no logre mayoría absoluta depende de la coordinación del votante europeísta para reducir las posibilidad de los candidatos conservadores. Nigel Farage Farage y su Partido Brexit se hicieron con 29 de los 73 escaños en disputa en las elecciones europeas del pasado mayo, por solo 4 de los conservadores. Desde la llegada de Johnson al poder y dado que el sistema electoral británico favorece a los dos grandes partidos, el éxito se ha esfumado una vez más hasta el punto de que solo concurren para restarle votos a Jeremy Corbyn en las zonas brexiteras de mayoría laborista. Farage renunció hace un mes a luchar por enésima ocasión por un escaño en el Parlamento de Westminster. Nicola Sturgeon En las elecciones del 12 de diciembre, el Partido Nacional Escocés (SNP, en sus siglas en inglés) espera ganar la mayoría de los 59 distritos electorales escoceses en el Parlamento del Reino Unido; actualmente tiene 35. Y estar en la posición de presionar por la organización de un nuevo referéndum de independencia a partir de 2020 para seguir ligados a la UE en caso de Brexit. El 45% de los escoceses piensa que Escocia estaría mejor económicamente como un país independiente dentro de la UE que como parte de un Reino Unido posterior al Brexit; el 35% no está de acuerdo; y el 20% no sabe o no contesta.
30-11-2019 | Fuente: abc.es
La despedida de Juncker cierra un capítulo de la historia europea
Hasta el último momento el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha mantenido su estilo irónico y directo. Cuando este domingo finalice su mandato de cinco años se terminará también una era de la historia europea de la que este luxemburgués ha sido sin duda uno de los principales actores. Famoso por sus besuqueos a todos sus colaboradores y sus frases salidas de tono, ayer acudió a la sala de prensa del edificio Berlaymont y después de responder a algunas preguntas con su sorna habitual, se fue sin más diciendo: «Tengo hambre, adiós». El presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, se despidió también ayer y entregó el relevo ?la campanilla con la que deberá reclamar la atención de los jefes de Estado o de Gobierno? al ex primer ministro belga Charles Michel. No es habitual que las dos ceremonias coincidan, pero en esta ocasión el retraso de un mes en la formación de la Comisión ha sincronizado el calendario. Tusk fue elegido la semana pasada como presidente del Partido Popular Europeo. «Estaré orgulloso hasta el final de mi vida de haber podido servir a Europa», había dicho Juncker entre lágrimas durante su comparecencia tras la última cumbre europea en la que participó, el mes pasado. Desde 1984 ha estado presente en la política europea de alguna u otra manera. Primero como ministro de Trabajo de Luxemburgo y desde 1995 como primer ministro tomando parte en cumbres europeas, como presidente del Eurogrupo y desde 2014 como presidente de la Comisión. Ha participado en casi 150 reuniones del Consejo Europeo, una cifra que ninguno de los líderes europeos actuales puede igualar. Cumplirá este mes de diciembre los 65 años, un tanto gastado de salud por una vida dedicada por completo a la política y su afición poco saludable al tabaco y por la convalecencia de una reciente intervención quirúrgica. Juncker es seguramente el último de los dirigentes europeos de la generación que sucedió a los padres fundadores y que pusieron en marcha los principales eslabones de la Unión tal como es hoy, con el euro, el mercado único y el espacio de libre circulación de Schengen. En esta última comparecencia no quiso dar mayor importancia a su papel como presidente de la Comisión ni quiso dar ningún consejo a su sucesora, la alemana Ursula von der Leyen. «Yo no encontré ningún informe sobre mi mesa cuando llegué, tampoco encontrará uno Von der Leyen, pero puedo decirle que cuide de Europa. Es necesario cuidar de Europa». Cuando inició su mandato hace cinco años, Juncker había dicho que esta sería la legislatura «de la última oportunidad» y en este sentido puede decir que ha dejado a la institución más consolidada que cuando la encontró, si no se tiene en cuenta el traumático incidente de la decisión del Reino Unido de salir de la UE. Para Juncker, ser presidente de la Comisión Europea es una de las tareas «que no es de las más sencillas» y aún ha aprovechado para acusar indirectamente al presidente francés, Emmanuel Macron, de haber boicoteado «por razones oscuras» el sistema de designación de «cabezas de lista» (o «spitzenkandidat») que le llevó a él al cargo, después de haberse presentado como candidato apoyado por el Partido Popular en las elecciones europeas. «La idea de llevarlo a cabo en 2014 fue buena, la idea de no repetirlo en 2019 fue un error. Creo que es un lamento, fue un muy pequeño avance democrático y se suprimió por razones oscuras». La llamada de Bill Clinton También aprovechó para desvelar los detalles de una anécdota de la que ya había dado cuenta fugazmente anteriormente y que se refiere a la vulnerabilidad del representante de un país pequeño como Luxemburgo en sus relaciones con las grandes potencias. En 1997 viajó a París para asistir a una cumbre sobre empleo y por razones inesperadas tuvo que cambiar de hotel. «Durante la noche recibí una llamada al teléfono fijo del hotel de Bill Clinton, que quería hablar de algunos problemas comerciales entre Boeing y Airbus. Me quedé muy sorprendido, porque ni siquiera los miembros de mi gabinete sabían en qué hotel estaba. Yaún más al día siguiente, cuando me recibió el presidente francés, Jacques Chirac, diciéndome que?el modo en que has hablado a Clinton es como ha de hablar un europeo a los americanos?».
15-11-2019 | Fuente: as.com
La travesía por el desierto de Malta y otras cinco selecciones humildes
El combinado de Malta, que se mide a España en el Ramón de Carranza de Cádiz, es una de las selecciones europeas modestas que continúan intentando elevar su nivel.
10-11-2019 | Fuente: abc.es
¿Recuerdan la crisis de los refugiados entrando en Europa a miles cada día en el año 2015? Fue cuando la progresía se inventó lo de los «migrantes» como forma de negar la evidencia: no era inmigrantes quienes así son definidos en el Diccionario de la Real Academia Española. Porque el inmigrante es el que llega a un país extranjero para radicarse en él. Y eso no se podía admitir. Si sólo eran migrantes no se sabía de dónde venían ni a qué lugar se dirigían. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, cometió la barbaridad de decir que en el mundo hay fronteras que deben ser respetadas y que para cruzarlas hay que cumplir requisitos. Algo que ocurre en casi todo el planeta, pero que, de repente, se volvió políticamente incorrecto en Europa. Ya sabemos que Orban se volvió la encarnación de Lucifer y todos renegaron del cumplimiento de los tratados europeos que prohíben la entrada sin control en nuestras fronteras. Cuánta agua ha corrido bajo los puentes desde entonces. Esta semana hemos escuchado al presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, fijar las cuotas de inmigrantes que podrán entrar en Francia legalmente. No sé ustedes, pero yo, por más que he indagado sobre posibles críticas a Macron por su anuncio, por más que he buscado las previsibles acusaciones de xenofobia y otras descalificaciones similares que se lanzaron contra Orban, no las he visto en ningún medio de comunicación. Cuando Orban impedía en 2015 la entrada en Hungría de todos aquellos inmigrantes sin control, el destino que estos buscaban era Alemania. La canciller Merkel abrió las puertas y dijo que podían llegar casi sin límite. Luego ha tenido los problemas de orden público de todos conocidos. Esta semana, el ministro alemán del Interior, el socialcristiano Horst Seehofer, ha anunciado el establecimiento de controles policiales en todas las fronteras. ¿Con qué objetivo? Obviamente con el de controlar la entrada de indeseables en Alemania. Lo mismo que pretendía Orban en 2015. ¿Han visto ustedes alguna crítica al Gobierno de Merkel por hacer lo mismo que propugnaba Orbán? Es más, confieso que después de una larga campaña de descrédito contra él desde las páginas del diario El País, me quedé pasmado el pasado miércoles cuando este diario abría su sección internacional en la página 2 con una gran fotografía de un Orban sonriendo al primer ministro checo Andrej Babis. El húngaro ya no es Satanás. El título aclaraba por qué: «España lucha junto a países del Sur y del Este contra los recortes de la UE». Cielos, de repente el malvado Orban es nuestro aliado. ¿Se lo habrán hecho mirar Sánchez y Borrell? La hipocresía del progresismo europeo ante ciertas situaciones políticas viene de largo y no parece probable que acabemos con ello. ¿Recuerdan en 2000 la crisis con Austria? El Partido Popular Austriaco rompió la tradicional gran alianza con el Partido Socialista. Sólo había servido para engordar a la extrema derecha del Partido de la Libertad. Así que los populares formaron gobierno con la extrema derecha. Europa bramó: se estableció un «cordón sanitario» en torno a Austria que padeció diferentes sanciones. Dos años después todas ellas eran levantadas y los populares ganaban unas elecciones -anticipadas- por primera vez desde 1966. ¿Cree alguien que si el Frente Nacional francés ganase las elecciones en Francia hoy -algo no inimaginable- Francia sería sancionada? Quizá Macron, Merkel y otros empiecen a darse cuenta de que el auge del populismo en Europa se debe, entre otras razones, a que los grandes partidos no han querido atender las demandas de sus electores. Gente como Orban sí. Y aunque pidió la baja temporal por iniciativa propia antes de las últimas elecciones europeas, nunca ha dejado de pertenecer al Partido Popular Europeo. En el fondo saben que tiene razón.
09-11-2019 | Fuente: abc.es
Tres héroes que cambiaron el mundo
Ronald Reagan, Juan Pablo II y Margaret Thatcher fueron capaces, hace treinta años, de derribar el comunismo y dar a la libertad y a Occidente una gran victoria. La caída del Muro de Berlín, el símbolo de la prisión de los pueblos de Europa Central y del Este, fue el momento cumbre de aquella victoria. A muchos les debe de molestar sobremanera que se recuerde hogaño el reto que Occidente tenía ante sí y cómo ellos fueron capaces de plantar cara y vencer. El gran John O?Sullivan lo contó en su fascinante libro «El Presidente, el Papa y la Primera Ministra. Un trío que cambió el mundo», (Gota a Gota. Madrid, 2007). O?Sullivan explica que hasta que llegó ese trío, Occidente estaba convencido de la supuesta superioridad militar y moral de los soviéticos. Y ante ese tipo de certeza, lo más sencillo, e incluso lo más lógico, es rendirse. Pero el nuevo trío no estaba por la labor. En el arranque de la década de 1970 todos ellos estaban bien situados para llegar a los puestos que coronarían sus vidas. Pero entonces el éxito era todavía imposible porque Karol Wojtyla era demasiado católico en una Iglesia en constante rendición de sus posiciones, una Iglesia que buscaba portar un mensaje pactista y alguien que lo transmitiera, lo que sin duda no era un papel para el cardenal polaco por muy buen actor que fuera; Thatcher era demasiado conservadora en un partido al que Edward Heath había dejado muy alejado de sus posiciones naturales y Ronald Reagan era demasiado americano. O sea, era lo peor que se podía ser para la izquierda europea. Pero el 11 de febrero de 1975 Thatcher asumía la jefatura del Partido Conservador y de la oposición al Gobierno laborista de Harold Wilson. Y el 20 de noviembre de 1975 -de todos los días que tuvo la década, ése tuvo que ser- el ex gobernador californiano Ronald Reagan anunciaba en el diario británico «The Daily Telegraph» su intención de luchar por la Presidencia de los Estados Unidos. La URSS y la sombra de Agca En cinco años el trío decisivo estaría en el poder: Juan Pablo II fue elegido en octubre de 1978, Thatcher en mayo de 1979 y Reagan en noviembre de 1980. Resultó ser una conjunción arrolladora. El 2 de octubre de 1979, Juan Pablo II denunciaba en la ONU la condición de ciudadanos de segunda categoría que se imponía en la URSS a los creyentes. Seis semanas después, el secretariado del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) aprobaba un documento titulado «Decisión de trabajar contra las políticas del Vaticano en relación con los Estados Socialistas» en el que se urgía al Ministerio de Exteriores a «entrar en contacto con los grupos de la Iglesia católica que trabajan por la paz» y explicarles «las políticas de la Unión Soviética a favor de la paz mundial». Al mismo tiempo se urgía al KGB a emplear «canales especiales» para mostrar que «la jefatura del nuevo Papa, Juan Pablo II, es peligrosa para la Iglesia católica». El documento, redactado por Yuri Andropov, futuro secretario general del PCUS, llevaba el aval de dos firmas importantes: Konstantin Chernenko y Mijail Gorbachov. Ambos llegaron al mismo cargo que Andropov. Recuérdese el auge de los movimientos pacifistas europeos de la década de 1980 y el prominente papel jugado en ellos por algunos activistas «católicos». Y sería pura casualidad, pero dos semanas después de la firma de ese documento, Mehmet Alí Agca huía de una prisión turca, rumbo a su objetivo criminal en la plaza de San Pedro. El documento del Comité Central demuestra qué pronto se dieron cuenta del calibre de la amenaza. La izquierda europea se embarcó en una campaña pacifista que sólo podía beneficiar a los soviéticos. Reagan, respaldado por Thatcher, se involucró en la Iniciativa de Defensa Estratégica -vulgo «Guerra de las Galaxias»- que acabaría por quebrar a una URSS que no podía ocultar por más tiempo su ruina económica. La IDE fue denunciada incluso por muchos obispos, mas nunca por Juan Pablo II. Durante años, una vez al trimestre, el Papa recibía a un embajador volante del presidente Reagan: el ex director adjunto de la CIA y católico de profundas raíces Vernon A. Walters. Walters me contó en mi casa, en largas horas de diálogo, cómo enseñaba al Pontífice multitud de documentos, fotografías de satélites y pruebas variadas de los movimientos de tropas soviéticas, de sus silos de misiles secretos.. de la amenaza de aniquilación de Occidente, pues para eso tenían esas armas. Aquel papel jugado por el enviado de Reagan logró que Juan Pablo II nunca levantara la voz contra esa «carrera armamentista» y nosotros nunca más hemos oído justificar sus posiciones a las voces muy autorizadas que aseguraban que Reagan y Thatcher nos llevaban al holocausto nuclear. Creadas las condiciones adecuadas, el sistema al que combatieron Juan Pablo II, Reagan y Thatcher se desmoronó con rapidez. En la primavera de 1989 la población de la República Democrática de Alemania se manifiesta cada vez con más frecuencia y algunos empiezan a planificar activamente su marcha de la RDA. Tras la celebración de las elecciones europeas de junio el eurodiputado Otto de Habsburgo, presidente de la Unión Paneuropea y Príncipe Heredero del Reino de Hungría, decide organizar un «picnic paneuropeo» en la frontera entre Austria y Hungría, en Sopron. Se fija la fecha del 19 de agosto de 1989, víspera de la fiesta nacional. La noticia del «picnic» corrió como la pólvora entre los alemanes que estaban buscando una forma de salir de su prisión. Cientos de ellos comparecen en Sopron. Una hija de Otto de Habsburgo, la Archiduquesa Walburga, corta con cizallas la alambrada de la frontera y 661 refugiados de la RDA cruzan a Austria. Desde ese día ya fue imposible frenar el goteo de alemanes que huía a la libertad de Occidente. Confrontada la URSS con gestos como el de Sopron, pero sobre todo con la seguridad que exudaban los Estados Unidos y el Reino Unido, todos los compromisos de Brezhnev con el Tercer Mundo quedaron cancelados entre 1988 y 1992. Gorbachov ya no pudo impedir la caída del Muro de Berlín que él no deseaba. En su despedida de la Casa Blanca en enero de 1989, Reagan evocó su Presidencia como un empeño conjunto con el pueblo americano para salvaguardar Estados Unidos como «la ciudad iluminada sobre una colina»: «Amigos, lo hicimos. No sólo estábamos ganando tiempo. Creamos una diferencia. Hicimos a la ciudad más fuerte. Hicimos a la ciudad más libre. Y la dejamos en buenas manos. En resumen, no está mal. No está nada mal. Así pues, adiós».
03-11-2019 | Fuente: abc.es
El ascenso de Salvini gracias a sus mentiras virales sobre inmigración
En Italia la inmigración sigue siendo tema central de la actualidad, mientras que en España, que recibe más del doble de inmigrantes que el país transalpino, apenas se habla y casi parece haber desaparecido como problema. Ayer mismo en Italia se debatía sobre «la invasión de la inmigración», porque según el exministro del Interior, Matteo Salvini, «los desembarcos se han triplicado». El líder de la Liga califica al nuevo Ejecutivo como «el gobierno de la invasión», lo que es falso a todas luces, una mentira que la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, desenmascaró ayer mismo. Los datos hablan por sí solos: «En lo que llevamos de año, en Italia han desembarcado 9.600 inmigrantes ?la mayoría llega en pequeñas embarcaciones, no en naves de las ONG?, lo que supone una reducción del 56 %, con relación al año anterior», según Lamorgese. Mientras tanto, en España un total de 22.247 inmigrantes llegaron en patera a las costas españolas en los 10 primeros meses del 2019, lo que supone una reducción del 53,3 % en relación con el 2018. Es lógica la preocupación de Italia por la inmigración, sobre todo teniendo en cuenta la proximidad de Libia, con una interminable guerra civil y con decenas de miles de inmigrantes que viven en campos de refugiados en condiciones infrahumanas con la esperanza de partir hacia Europa. Pero, como dice la ministra Lamorgese, «no existe invasión y está aumentando la repatriación de inmigrantes a sus países de origen». Desacreditar a la ministra Frente al desmentido de Lamorgese, su sucesor Salvini utiliza su impresionante máquina propagandística para desacreditar a la ministra, que es una gran experta en inmigración, asegurando que no se entera de los datos de su ministerio. El líder de la Liga lanza diariamente más de veinte mensajes en las redes sociales, para hablar sobre todo de inmigración y seguridad. Su aparato de propaganda es conocido como «La Bestia» ?nombre copiado de la campaña electoral de Obama, que lo impulsó a la Casa Blanca?, a cuyo frente está Luca Morisi, de 46 años, un conocido experto en imagen al servicio de Salvini. Actualmente, Salvini está ya empeñado en la campaña electoral para los comicios del 26 de enero 2020 en Emilia-Romagna, una región feudo de la izquierda durante medio siglo, que Salvini espera conquistar como hizo el pasado domingo en Umbria, otra región «roja» en los últimos 49 años. Su bandera electoral es inmigración y seguridad. Su despliegue en las redes sociales vuela ya casi a nivel de crucero como hizo en las elecciones europeas del 26 de mayo, en las que durante una campaña de cinco meses, según los datos recogidos por el Corriere, en Facebook lanzó una media de 17 post diarios, muchos de ellos en directo y de larga duración; tuvo 61 millones de interacciones y más de 5 millones de horas de vídeos visualizados. La estrategia T-R-T La cosecha de ese esfuerzo ha sido alta: la Liga se convirtió en el primer partido en las europeas, con el 34% de los votos, y ha vuelto a serlo tras los comicios en Umbria (37 %). Un resultado que se debe a la combinación perfecta que hace Salvini a partir de tres siglas: T-R-T (televisión, Red y territorio). Se patea palmo a palmo la región donde se celebran elecciones, acompañado de su maquinaria de propaganda en las redes sociales, con mensajes que calan en la gente. Se explica así que el 73 % de los italianos, según el Instituto Cattaneo, sobrestime la presencia de los inmigrantes en Italia: El porcentaje de extranjeros en este país no llega al 10%, pero los italianos tienen la percepción de que llegan casi al 30%. «La Bestia», una inmensa maquinaria de propaganda La Bestia· es una impresionante máquina de propaganda que cuenta con 35 expertos digitales, cubriendo la vida pública y privada de Salvini las 24 horas del día, incluidos festivos? según el Corriere della Sera. Los números de «La Bestia» constituyen un récord: ha capturado casi seis millones de seguidores para el «Capitano» ?así lo llaman sus fieles? (3,8 millones en Facebook, 1,8 en Instagram y 1,2 en Twitter). Salvini no tiene rivales. Por citar solo Facebook, a mucha distancia lo sigue Luigi Di Maio (poco más de dos millones), Grillo (menos de dos millones) y Matteo Renzi (con poco más de un millón). «La Bestia» tiene un alto costo. Durante los 14 meses de Salvini en Interior, Luca Morisi tuvo un contrato con el ministerio de 65.000 euros mensuales, y otros cinco miembros del equipo social percibían más de 41.000 euros. En un año, Interior pagó 315.000 euros a seis componentes del equipo de «La Bestia». Aparte están las donaciones a la Liga para «Salvini premier»: dos millones de euros entregaron 187.000 contribuyentes de la Liga en el 2018, cifras que están aumentando en este año. La difusión del mensaje de Salvini es capilar, llega prácticamente a casi todos los electores, gracias a los repetidores digitales. Al menos un millón de fieles seguidores reciben el enlace de los post sobre una chat de WhatsApp e inmediatamente lo comparten en su propia página Facebook y lo relanzan en otras chat. Salvini tiene detrás un acorazado que no conoce parangón en Italia ni en el extranjero. Con relación a la población, la maquinaria social «La Bestia», teniendo en cuenta su coste, tiene una mayor eficacia que la del presidente de EE.UU. Donald Trump o la del brasileño Jair Bolsonaro. Frente a esa máquina propagandística, la ministra Luciana Lamorgese no tiene ni una sola cuenta en las redes sociales y raramente concede una entrevista a los medios de comunicación.
28-10-2019 | Fuente: abc.es
Revolución electoral en Umbria: se rompe la alianza de izquierdas tras su estrepitoso fracaso
La Liga de Matteo Salvini arrasa en Umbria, y cae en picado el Movimiento 5 Estrellas (M5E), con una consecuencia política inmediata: el partido fundado por el cómico Grillo anuncia el adiós a la alianza estratégica con el Partido Democrático para futuras elecciones, aunque por ahora se mantiene la coalición de gobierno. La derrota del M5E ha sido de tal magnitud ?en apenas año y medio ha perdido dos tercios de su electorado- que se ha abierto un ajuste de cuentas en el Movimiento, con abierta discusión al liderazgo de Luigi Di Maio, ministro de Asuntos Exteriores. También en el PD la derrota puede tener consecuencias, aunque su caída es más contenida que la del M5E. De momento, Di Maio ha dicho que «no ha funcionado el experimento con el Partido Democrático, por lo que es impracticable esa alianza electoral en la izquierda». Se disuelve así el nuevo proyecto de centro izquierda del M5E y el PD. Viento a favor de la derecha En Italia, el viento sopla claramente a favor del centro-derecha, que logra una victoria histórica en los comicios del domingo en Umbria, región gobernada en el último medio siglo por la izquierda. El gran triunfador ha sido el exvicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, que llevaba meses de intensa campaña electoral, recorriendo hasta los más pequeños pueblos, pidiendo el voto prácticamente de puerta en puerta. La candidata de la Liga a la presidencia de la región, Donatella Tesei, ha obtenido el 57,55 % de los votos, veinte puntos por encima del candidato de la izquierda, Vincenzo Bianconi (37,48 %). La Liga alcanza un resultado extraordinario, el 36,95 %, comparable a su triunfo en las elecciones europeas del mes de mayo. Destaca igualmente Fratelli d? Italia, de Giorgi Meloni, con el 10,40 %, sobrepasando ampliamente a Bertlusconi. Se hunde Forza Italia (5,5 %), mostrando que está ya muerto políticamente su líder Silvio Berlusconi. Estos tres partido obtienen el 53 %, porcentaje al que hay que añadir el otras listas menores, reflejando un gran triunfo del centro-derecha (con más derecha y extrema derecha que centro), superior incluso a sus mejores previsiones Profunda crisis del M5E En la izquierda, destaca sobre todo la estrepitosa derrota del Movimiento 5 Estrellas, que obtiene el 7,41 % de los votos. Este resultado confirma una crisis estructural del Movimiento, que está en caída libre. Se discute el liderazgo de Luigi Di Maio, asediado por sus muchos críticos, aunque por ahora no se ve en el horizonte ninguna alternativa. Los resultados de Umbria suponen una auténtica revolución regional, pero con gran eco a nivel nacional y repercusión en el gobierno, que hoy es más débil. La región roja se evapora. La izquierda recibe un varapalo histórico, al perder su feudo en el que gobernó casi medio siglo. La izquierda ha sido abandonada en esta región por obreros, agricultores y pequeños industriales. En esos sectores ha calado el mensaje de Salvini contra la inmigración y siempre crítico con la Unión Europea. Rechazo al gobierno El resultado electoral refleja que el gobierno de coalición de la izquierda, surgido tras la crisis del mes de agosto, no cuenta con el apoyo del país. Los comicios de Umbria y las encuestas lo suspenden. Los ciudadanos rechazan al gobierno porque están hartos de la permanente discusión de la coalición ante la adopción de cualquier medida. De momento, Matteo Salvini no pide la dimisión del gobierno, pero, ante la victoria y fortaleza de la Liga, con gran euforia ha dicho: «El gobierno tiene los días contados». Ahora todas las miradas se centran en las próximas elecciones en la región de Emilia Romagna, otro feudo tradicional de la izquierda, donde se votará el próximo 26 de enero. Muchos observadores vaticinan ya, como el exalcalde de Venecia, Massimo Cacciari, que si la izquierda pierde también esa región, podría caer el gobierno y llevar al país a nuevas elecciones, que podrían ser ganadas con claridad por Matteo Salvini. Solo una buena gestión del gobierno, que hasta ahora no se ha visto, puede evitarlo.
28-10-2019 | Fuente: abc.es
Gran triunfo del centro-derecha italiano en Umbría, que arrolla a la izquierda
El exministro del Interior, Matteo Salvini, se toma la revancha tras su salida del gobierno en el mes de agosto y logra una rotunda victoria en los comicios en la región de Umbría, considerados como un test nacional. La coalición de centro-derecha, liderada por Salvini, obtiene en torno al 60 % de los votos, superando en más de 20 puntos al centro izquierda, según las proyecciones realizadas después de medianoche con el 15 por ciento de los votos escrutados. «Se trata de una empresa histórica», ha dicho Salvini, que lleva tiempo haciendo campaña puerta a puerta en esta región situada en el centro de Italia y gobernada hasta ahora por la izquierda. La último presidenta, Catiuscia Marini, del Partido Democrático, tuvo que dimitir por un escándalo de sanidad. Sobre esos escombros de mal gobierno de la izquierda, La candidata del centro-derecha, Donatella Tesei, de la Liga, alcanzó este domingo el 58 % de los votos, superando ampliamente a Vincenzo Bianconi (35,5 %), apoyado por el Partido Democrático (PD) y el Movimiento 5 Estrellas (M5E), que forman la coalición del gobierno. Estaban llamados a las urnas 703.000 electores, pero a estos comicios se le ha dado una gran importancia, porque ha sido la primera votación después de la dramática crisis de gobierno del pasado mes de agosto, cuando se rompió la coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga y se dio paso a un gobierno de izquierdas formado por el PD y el M5E. Sabiendo lo que se jugaban, todos los líderes del centro izquierda, incluyendo al primer ministro Giuseppe Conte, acudieron a Umbria para hacer campaña electoral. Durante decenios, esta región ha sido considerada la «roccaforte» (fortaleza) roja, porque era gobernada por la izquierda. Estrepitosa derrota del M5E El triunfo de la Liga ha sido arrollador: Ha logrado el 38,5 %, un resultado parecido al gran triunfo que obtuvo en las pasadas elecciones europeas del 26 de mayo pasado. Importante es también el resultado de Fratelli d? Italia (11 %), que lidera Giorgia Melloni. Esto significa que dos partidos soberanistas, la Liga y Fratelli d? Italia, situados a la extrema derecha, obtienen el 49,5 % de los votos. Si a ese porcentaje se suma el 6 % obtenido por Forza Italia de Silvio Berlusconi, además de otras listas, el centro derecha logra un rotundo éxito electoral (60 %). En el centro-izquierda, cabe destacar la estrepitosa derrota del Movimiento 5 Estrellas, que apenas llega al 9 %, un resultado que pondrá en fuerte discusión el liderazgo de Luigi Di Magio dentro de su partido. El Partido Democrático, con el 19 % , se queda por debajo de sus expectativas. Matteo Salvini, eufórico con esta victoria, ha manifestado que si mañana hubiera elecciones generales, el resultado sería similar.
1
...