Infortelecom

Noticias de donald trump

09-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump añade suspense en la cumbre del G-7 al llegar tarde al desayuno de trabajo
Fiel a su estilo el presidente estadounidense, Donald Trump, ha proporcionado una pequeña dosis de suspense en la apertura de la segunda y última jornada de la Cumbre del G-7 en Canadá cuando ha aparecido tarde a la primera reunión del día. Trump ha hecho acto de presencia en el desayuno de trabajo del G-7, el último, cuando el anfitrión de la reunión, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ya había casi concluido su alocución de bienvenida y presentación. El retraso de Trump a la sesión en que los líderes del G-7 están tratando sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, ha causado cierta preocupación ante el temor a que pudiese significar la ausencia del presidente estadounidense durante el resto de la jornada. Antes de iniciarse ayer la Cumbre del G-7 en la localidad de La Malbaie, a unos 140 kilómetros al noreste de Quebec, Trump había expresado su descontento por tener que acudir a la reunión, en la que se ha enfrentado a sus aliados por su política de aranceles. Trump se irá antes para viajar a Singapur Trump también ha obligado a modificar la agenda de la reunión por su decisión de abandonar la cumbre antes de que termine para viajar a Singapur, donde el 12 de junio se reunirá con el líder norcoreano, Kim Jong-un. Aunque en las horas antes del inicio de la cumbre, Trump mantuvo duros duelos dialécticos a través de Twitter con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el ambiente se ha relajado una vez que todos los líderes se han juntado a conversar. E
09-06-2018 | Fuente: abc.es
La gran bronca en la 44. Cumbre del G-7 ya había estallado antes de comenzar. Y ya volaban las amenazas de unos europeos furiosos por las anunciadas medidas arancelarias de Washington. En medio del enfado general con seis en contra uno, ese uno, Donald Trump, se permitió hasta cuestionar la composición de la cumbre. Y dijo que el G-7 debía ser de nuevo G-8 con la reincorporación de Rusia, expulsada tras su invasión de Ucrania y anexión del territorio de Crimea. Además anunció que él abandonará hoy la cumbre antes de tiempo. Y se va a Singapur a preparar su encuentro con el norcoreano Kim Jung-un. El inmenso lío ha convertido ya el ambiente de la cumbre en La Malbaie, en Quebec, Canadá, en el peor que se recuerda. Lo cierto es que todo se debe a algo perfectamente previsible como lo es todo lo anunciado por Trump en su campaña electoral en 2016. Entonces anunció aranceles contra productos de Europa, Canadá, de Japón y China en caso de no llegar a un acuerdo con estos países. Y aunque los europeos siguen albergando las esperanzas de que el presidente Trump se arregle con ellos y olvide sus promesas electorales, la realidad vuelve a desmentirles. Porque Trump considera que son estos países los que desde hace décadas castigan a los productos norteamericanos y que sus aranceles solo intentan equilibrar un poco la balanza. Por eso ayer, Trump advirtió que o se llega a un acuerdo para «el trato justo a los productos norteamericanos» o habrá aun mayores consecuencias, también aranceles por parte de EE.UU. Trump recordó que Canadá impone un 270% a los productos lácteos norteamericanos. Hay ejemplos a puñados. Todos los socios comerciales de EE.UU., menos China que tiene una aproximación más serena, dicen estar indignados y en shock y claman contra «la destrucción del orden internacional» por parte de Trump. Lo cierto es que Trump cumple sus promesas electorales y defiende los intereses de quienes lo votaron por ello y para ello. Que hagan todos lo mismo y busquen nuevos acuerdos. La hipocresía de los europeos y canadienses, proteccionistas en tanto frente a tantos, solo conmueve a los desavisados.
08-06-2018 | Fuente: elpais.com
Comentarios de Johnson revelan la batalla sobre el Brexit en el Gobierno británico
El eurófobo pide "dar la batalla ante el enemigo" y sugiere inspirarse en Donald Trump para negociar la salida de la UE
08-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump propone que Rusia vuelva a estar invitada a las reuniones del G-7
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado este viernes que Rusia debería estar invitada a las reuniones del G-7, un foro del que Moscú fue expulsado en 2014 --entonces G-8-- a raíz de la anexión de la península de Crimea y que llega precedido en esta ocasión por las críticas contra Washington. Trump, que se define a sí mismo como «la peor pesadilla de Rusia», ha afirmado antes de partir rumbo a Quebec (Canadá) que Rusia debería poder participar en la reunión de las grandes economías del mundo. «¿Por qué nos reunimos sin Rusia?», ha planteado el mandatario estadounidense ante los periodistas. «Guste o no, y podría no ser políticamente correcto, tenemos un mundo que gobernar», ha añadido Trump, partidario de tener a Rusia "en la mesa de negociación" de nuevo. Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha advertido de que por ahora la recuperación del G8 no es prioritaria para Moscú. «Nos centramos en otros formatos», ha zanjado en declaraciones a la agencia de noticias rusa Sputnik. La propuesta de Trump por ahora ya ha recibido el visto bueno del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, quien se ha mostrado «de acuerdo». «Rusia debería reingresar en el G8. Va en interés de todos», ha afirmado Conte en un mensaje de Twitter. La imposición de aranceles al acero y el aluminio por parte de Trump ha reavivado los temores a una guerra comercial y ha terminado de tensar las relaciones entre el inquilino de la Casa Blanca y el resto de líderes del G-7. Trump, de hecho, abandonará la cumbre antes de que concluya para preparar la reunión del 12 de junio con el dirigente norcoreano, Kim Jong Un. El presidente de Estados Unidos, además, no solo no ha esquivado la polémica sino que la ha reavivado en las últimas horas, con una batería de mensajes en las redes sociales en las que ha dejado claro que no revisará ninguna de sus posturas y en los que ha criticado los «injustos» acuerdos comerciales suscritos entre los países del G-7. Looking forward to straightening out unfair Trade Deals with the G-7 countries. If it doesn?t happen, we come out even better!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 8 de junio de 2018
08-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump propone que Rusia vuelva como invitada a las cumbres del G-7 y amplía la brecha con sus socios
Donald Trump tiene previsto abandonar este sábado la cumbre del G-7 en Canadá varias horas antes de que concluya y poner rumbo a Singapur, donde celebrará la semana que viene su histórico encuentro con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. El plantón del presidente de EE.UU. al resto de líderes de las grandes potencias occidentales, un cambio de agenda anunciado a última hora por sorpresa, es una señal más de la brecha entre Trump y los que hasta ahora han sido los grandes socios de EE.UU. La cumbre arrancó este viernes, calentada por la escalada dialéctica entre Trump y otros líderes y por propuestas polémicas del presidente estadounidense. Tras la adopción de tarifas a principios de mes por parte de Washington contra el acero y el aluminio de Canadá, la Unión Europea y México, el comercio está en el centro de la batalla. El anfitrión y primer ministro canadiense, Justin Trudeau, calificó hace unos días de «insultante» que Trump justificara los nuevos aranceles por seguridad nacional. Ambos mantuvieron una tensa llamada telefónica la semana pasada y los ánimos no parecían apaciguados en la víspera de la cumbre. «Nosotros, como aliados, no podemos declararnos la guerra comercial los unos a los otros. Nuestros soldados pelean hombro con hombro para defender nuestros valores», escribió el presidente francés, Emmanuel Macron, en Twitter. On ne peut pas se faire la guerre commerciale entre alliés. Nos soldats se battent côte à côte pour défendre nos valeurs.? Emmanuel Macron (@EmmanuelMacron) June 7, 2018Trump respondió con el látigo, en la misma red social. «Por favor, decidle al primer ministro Trudeau y al presidente Macron que ellos imponen a EE.UU. tarifas masivas», dijo en un mensaje. «Acabad con vuestros aranceles y barreras comerciales o haremos algo más que igualarlos», amenazó en otro. Please tell Prime Minister Trudeau and President Macron that they are charging the U.S. massive tariffs and create non-monetary barriers. The EU trade surplus with the U.S. is $151 Billion, and Canada keeps our farmers and others out. Look forward to seeing them tomorrow.? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) June 7, 2018Este viernes, en Washington, antes de subir al Air Force One rumbo al vecino del norte, dejaba claro su ánimo de confrontación: «Vamos a ocuparnos de políticas comerciales injustas. Lo vamos a cambiar, y ellos van a comprender que va a ocurrir», dijo sobre sus socios occidentales a los reporteros, a quienes también aseguró su intención de acabar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que le une a México y Canadá si no logra un mejor acuerdo. Por si las turbulencias comerciales no fueran suficientes, Trump agitó la cumbre con una petición inesperada: «Rusia debería estar en esta reunión», dijo todavía en suelo estadounidense. «Te guste o no, y esto quizá no es políticamente correcto, pero tenemos un mundo que liderar. Deberían dejar que Rusia regresara», añadió. Rusia fue expulsada del grupo de las grandes potencias occidentales tras la anexión de Crimea en 2014. Donald Trump, Justin Trudeau y Emmanuel Macron - Efe El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, no tardó en rechazar la propuesta: «Dejemos el G-7 como está ahora. El siete es un número de la suerte, al menos en nuestra cultura», bromeó. Pero la idea de Trump abrió una grieta en el bloque europeo. El nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se mostró partidario de readmitir al Gobierno de Vladimir Putin. La propuesta de Trump se antojaba incluso más inoportuna cuando uno de los puntos de la cumbre del G-7 es cómo proteger a las democracias de interferencias extranjeras en sus procesos políticos. Precisamente, la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales que llevaron a Trump a la Casa Blanca, probada por la inteligencia de EE.UU. y las comisiones legislativas, ha marcado el primer año y medio de su presidencia, con una investigación que afecta a su propia campaña. En EE.UU., representantes de los dos grandes partidos reaccionaron con críticas a la idea de invitar a Rusia a este foro. El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, aseguró que el presidente «está convirtiendo nuestra política exterior en un chiste internacional». En la bancada republicana de la cámara alta, John McCain aseguró que «Putin ha hecho que Rusia no merezca estar en el G-8» y Ben Sasse también lo rechazó: «Putin no es nuestro amigo y no es el colega del presidente». El encuentro en Canadá, un polvorín La batalla comercial y la aparición de Rusia convirtieron el encuentro entre líderes en un polvorín. «Las tensiones aumentan por todos lados. Este G-7 será muy exigente», advertía Macron antes del comienzo. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, anticipaba la cumbre «más difícil» en años y aseguraba que Europa no cedería ante Trump. Con la llegada de los mandatarios a La Malbaie, la pequeña localidad que acoge la cumbre, los gestos fueron afables, pero los roces no se podían ocultar. La reunión bilateral prevista entre Macron y Trump se suspendió. La versión oficial fue que el presidente de EE.UU. salió de Washington con una hora de retraso. Poco después, Macron publicaba un vídeo charlando con Trump de forma amistosa, sentados en un sofá. «Manteniendo el diálogo abierto», aseguraba. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, trataba de no echar más leña al fuego sobre los aranceles de Trump, pero los calificaba de «injustificados». Las diferencias entre EE.UU. y el resto de socios podrían materializarse este sábado en un gesto simbólico, pero de gran significado: Trump podría no firmar el comunicado con el que tradicionalmente se cierra la cumbre. Sería la primera vez que ocurre en la historia de estos encuentros y Macron lo tomaba el jueves por la noche como una posibilidad cierta. «La voluntad de tener un texto firmado por los siete países no debe ser más fuerte que el contenido de ese texto. Por principios, no debemos descartar un acuerdo 6+1», aseguró. Sería la materialización más clara del aislamiento de EE.UU. de sus socios tradicionales, alimentado por otras señales: mientras Trump da la batalla comercial con las potencias occidentales, permite al gigante tecnológico chino ZTE ?considerado una amenaza a la seguridad nacional por los legisladores estadounidenses? volver a operar en EE.UU. con el pago de una multa de mil millones de dólares, lo que se entiende como una contraprestación en sus negociaciones comerciales con Pekín; y mientras exige que regrese Rusia, da plantón a sus socios cuando toca hablar de asuntos clave para otros países, como el cambio climático. Si los gestos no lo arreglan, el G-7 saldrá de esta cumbre con su principal miembro en rebeldía.
08-06-2018 | Fuente: elpais.com
Comentarios filtrados de Boris Johnson revelan la batalla sobre el Brexit en el Gobierno británico
El eurófobo pide "dar la batalla ante el enemigo" y sugiere inspirarse en Donald Trump para negociar la salida de la UE
08-06-2018 | Fuente: abc.es
Boris Johnson pide a May más «agallas» con el Brexit e inspirarse en Trump
El excéntrico Boris Johnson ha vuelto a protagonizar hoy las páginas de los medios de comunicación. El ministro de exteriores británico, el líder de los euroescépticos en el Gobierno de May, ha sido noticia por la filtración de unas declaraciones suyas a un grupo de activistas conservadores en las que pedía a Theresa May más «agallas» para afrontar el Brexit. Johnson expuso en una larga charla, mientras cenaba con al menos 20 personas, su punto de vista sobre temas diversos entre los que destaca la salida del Reino Unido de la UE o su opinión sobre los presidentes estadounidense y ruso, Donald Trump o Vladimir Putin. El titular de exteriores advierte en esas confesiones de una posible «crisis» del Brexit y de que la primera ministra ahora «entra en una fase en la que seremos más combativos con Bruselas. Hay que afrontar el hecho de que puede haber una crisis». En esta conversación insiste, además, en que las preocupaciones actuales por la frontera en Irlanda son injustificadas a la vez de asegurar que «es increíble» que la este asunto se haya convertido en un obstáculo en las negociaciones. «Es una absoluta tontería. Es tan pequeño y hay tan pocas empresas que utilizan la frontera de manera regular. Estamos permitiendo que toda nuestra agenda esté dictada por esta locura», señalaba. Para tranquilizar al grupo de activistas con el que cenaba, Johnson les confirmó que el Brexit es «irreversible» a pesar de las últimas llamadas de grupos proeuropeos para la celebración de un segundo referéndum y echó piedras sobre el tejado del ministro de Economía, Phillip Hammond, al que catalogó como el «corazón» de este bando dentro del Gobierno y que pretende mantener los lazos económicos con Bruselas. El Gobierno está «tan aterrorizado por la interrupción económica a corto plazo que corre el riesgo de descartar las oportunidades presentadas por Brexit» afirmaba Johnson. A pesar de esto, el líder de la diplomacia británica cree que el Brexit tendrá final feliz «que no haya pánico ..al final todo saldrá bien» tranquilizaba a sus oyentes. Precisamente ante las preguntas sobre que piensa acerca del presidente Trump, Johnson mostró su «cada vez más creciente admiración» por el mandatario norteamericano al que se imaginó dirigiendo el Brexit «el iría con todas sus fuerzas. Habría todo tipo de crisis, todo tipo de caos. Todos pensarían que se había vuelto loco. Pero en realidad podría llegar a algún lado. Es una idea muy, muy buena». Cuando se le preguntó acerca de Rusia, dijo que el Reino Unido estaba tomando la iniciativa para tratar de combatir la hostilidad dirigida por el Kremlin contra otros países y sobre Putin aseguró que es un «revanchista» que está «avergonzado» de que la economía rusa es ahora más pequeña que la de un país como Australia.
08-06-2018 | Fuente: abc.es
Los desafíos de EE.UU. en la cumbre: Irán, el cambio climático y los aranceles
Las diferencias de EE.UU. con sus aliados en asuntos como el pacto nuclear con Irán, el cambio climático o la política arancelaria amenazan con convertir la reunión del G7 que hoy comienza en Canadá en una inédita cumbre del G6+1. La estrategia internacional adoptada por Washington desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de ese país, hace año y medio, le ha distanciado cada vez más del resto de países del G7: Canadá, Alemania, Japón, Reino Unido, Italia y Francia. A pesar de los esfuerzos encabezados por el presidente francés, Emmanuel Macron, por reconducir la relación, ésta pasa un mal momento. A Trump «puede que no le importe estar aislado, pero a nosotros tampoco nos importa firmar un acuerdo con seis países si es necesario», que »representan valores y un mercado económico que tiene el respaldo del peso de la historia y que ahora es una verdadera fuerza internacional», dijo ayer Macron en Twitter, sobre un posible acuerdo final en la cumbre del G7 en Canadá. Los principales escollos son: Pacto nuclear con Irán El 14 de julio de 2015, y tras arduas negociaciones, Irán y 5+1 (EE.UU., Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) alcanzaron un histórico acuerdo, el Plan de Acción Conjunto y Completo (JCPOA), por el que Teherán se comprometió a no fabricar armas nucleares y a cambio se le reducían las sanciones paulatinamente. Considerado un hito por la comunidad internacional, el pacto permitió el regreso a Irán de multinacionales como Total, Airbus, Fincantieri o Siemens, con contratos millonarios, junto a numerosas empresas europeas de menor tamaño. Pero el pasado 8 de mayo, Trump, cuyo Gobierno ha vuelto a colocar a Irán como uno de los mayores enemigos de EE.UU., anunció que su país se retiraba del JCPOA y que se volvían a imponer sanciones a diversos sectores, entre ellos el energético, en el que numerosas empresas extranjeras tienen intereses. Los países europeos, que aún trabajan en una posición común, han intentado interceder ante EE.UU. para proteger los intereses de sus empresas, que sin embargo dudan de su efectividad. Los firmantes del JCPOA, a excepción de EE.UU., se reunieron ayer por primera vez en Teherán para estudiar fórmulas que garanticen el futuro del pacto, mientras el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, convertido en el gran aliado Trump, lleva a cabo una gira por Europa para convencer a los gobiernos de que es necesario terminar con el acuerdo. Cambio climático Antes de dejar el pacto con Irán, Trump ya había abandonado otro acuerdo considerado histórico por la comunidad internacional, el del París, el primero global contra el cambio climático, firmado en 2016 con el objetivo de «mantener la temperatura media mundial por debajo de dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales». Su fuerza reside en el mecanismo con el que periódicamente deben revisarse los compromisos de cada país, que está obligado a rendir cuentas y a renovar sus contribuciones al alza cada cinco años. Los estados que quieran pueden usar mecanismos de mercado (compraventa de emisiones) para cumplir los objetivos de emisión. En un principio, EE.UU. quiso «liderar» la lucha contra el cambio climático y, bajo la presidencia de Barack Obama, se comprometió a recortar los gases invernadero entre un 26 y un 28% respecto a los niveles de 2005, pero la llegada de Trump lo cambió todo: el 1 de junio de 2017 anunció su retirada, aunque no se producirá oficialmente hasta pasados cuatro años. Guerra comercial La última de las «guerras» desatadas por Trump con sus aliados tradicionales es comercial y afecta a la política arancelaria, después de que el 1 de marzo pasado el mandatario anunciase la imposición de aranceles del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio de algunos países «por un largo periodo de tiempo», porque era el momento de que «el mundo deje de aprovecharse de EE.UU.». Tras varios anuncios y contraanuncios, el 23 de marzo entran en vigor los aranceles del 10 % y el 25 % a las importaciones de aluminio y acero, que finalmente afectan especialmente a China al dejar, así como Australia, Corea del Sur, Brasil y Argentina. El 31 de mayo, Trump suspende la exención a la UE, Canadá y México, que anuncian represalias. La Comisión Europea aprobó hace dos días la imposición de aranceles adicionales a productos estadounidenses, una medida que entrará en vigor en julio.
08-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump se enfrenta a Macron y Trudeau por Twitter horas antes de la cumbre de G-7
Horas antes del encuentro que tendrán los presidentes de siete naciones en la Cumbre del G-7 en Charlevoix, Canadá, Donald Trump se enfrentó por Twitter a su homólogo francés, Enmanuel Macron y al Primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, desatando una ola de mensajes con respecto a la guerra comercial que sotiene con su país y la Unión Europea. Trump ha utilizado su cuenta en la red social para tomar represalias en contra de un tuit enérgico de Macrón: «Puede que al presidente estadounidense no le importe estar aislado, pero tampoco nos importa firmar un acuerdo de 6 países si es necesario. Como estos 6 países representan valores, representan un mercado económico que tiene el peso de la historia y que ahora es una verdadera fuerza internacional». The American President may not mind being isolated, but neither do we mind signing a 6 country agreement if need be. Because these 6 countries represent values, they represent an economic market which has the weight of history behind it and which is now a true international force https://t.co/UA86fcjozs? Emmanuel Macron (@EmmanuelMacron) 7 de junio de 2018El presidente norteamericano ha aprovechado la oportunidad para dirigirse a los dos líderes: «Díganle al primer ministro Trudeau y al presidente Macron que están cobrando aranceles masivos a los Estados Unidos y crean barreras monetarias. El superávit comercial de la UE con Estados Unidos es de 151,000 millones de dólares (..) Espero verlos mañana». Please tell Prime Minister Trudeau and President Macron that they are charging the U.S. massive tariffs and create non-monetary barriers. The EU trade surplus with the U.S. is $151 Billion, and Canada keeps our farmers and others out. Look forward to seeing them tomorrow.? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) June 7, 2018Asimismo, Trump ha señalado: «¿Por qué la Unión Europea y Canadá no están informando al público que durante años han utilizado aranceles masivos y barreras comerciales no monetarias contra Estados Unidos totalmente injustas para nuestros agricultores, trabajadores y empresas? ¡Quiten sus aranceles y barreras o haremos más para igualarlos!». Why isn?t the European Union and Canada informing the public that for years they have used massive Trade Tariffs and non-monetary Trade Barriers against the U.S. Totally unfair to our farmers, workers & companies. Take down your tariffs & barriers or we will more than match you!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) June 8, 2018