Infortelecom

Noticias de donald trump

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump pagó 30.000 dólares para ocultar la identidad de un posible hijo ilegítimo
Los líos en la Casa Blanca se acumulan para Trump. Después del caso de su exabogado Michael Cohen y de su ex asesor Manafort, se une la publicación de un contrato que muestra la existencia de un hijo ilegítimo de Trump con una ama de llaves de la Trump Tower que tuvo durante la década de los ochenta. La CNN ha sacado a la luz un acuerdo entre un antiguo portero de la torre, Dino Sajudin, y la filial del tabloide «National Enquirer», «American Media Inc» (AMI), por el que el portero recibía 30.000 dólares en 2015, por mantener el secreto y AMI mantenía los derechos de sobre la historia. De esta manera aplicaban la técnica conocida entre los medios sensacionalistas como «catch and kill», «cazar y matar», una forma de tapar asuntos peliagudos. En el contrato, si Sanjudin contaba la historia, sería penalizado con una «multa» de un millón de dólares. Así lo explicó el abogado del portero, Marc Held, a la cadena: «el señor Sajudin no ha podido hablar sobre las circunstancias de su contrato con American Media Inc. y la historia que les vendió, debido a una sanción financiera significativa». Cuando la historia finalmente se hizo pública, Sajudin brindó a la CNN un comentario sobre el supuesto romance, en el que confirmó que «mientras trabajaba en la Torre Trump, se me ordenó no criticar a la ex ama de llaves del presidente Trump debido a una relación previa entre ambos de la cual nació un hijo». Esta afirmación aún no ha sido confirmada por ningún medio que investiga el hecho. El exabogado de Trump, involucrado Todo se precipitó cuando el editor de «Enquirer», David Pecker, aceptó la inmunidad a cambio de colaborar en el caso Cohen, el ex abogado de Donald Trump, que reconoció los delitos de fraude fiscal y bancario y el pago de dinero a dos mujeres, una actriz porno y una modelo de «Playboy», y en los que Pecker estaría presuntamente implicado. Según declaraciones del abogado de Sajudin a la CNN, AMI liberó del acuerdo a su cliente, por lo que «ahora puede hablar sobre su experiencia personal con ellos, así como de su historia» Dos ex empleadas de AMI contaron a «New Yorker» que Cohen estaba en contacto cercano con los ejecutivos de AMI mientras los reporteros de la compañía investigaban la historia de Sajudin» Associated Press informó que Cohen «reconoció que había hablado de la historia de Sajudin con la revista cuando el diario estaba trabajando en ello. Dijo que estaba actuando como portavoz de Trump cuando lo hizo y negó saber nada de antemano sobre el pago al exportero».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump ataca a Google por «hacerle quedar mal»
Donald Trump lo ha vuelto a hacer. Vuelve a atacar al «cuarto poder» de una democracia. Esta vez ha sido contra Google y su proceso de priorizar a los medios de comunicación tradicionales en los resultados de búsqueda. Según Trump prioriza lo que él llama «noticias falsas» -es decir, medios principales- sobre los puntos de visión conservadores. Ataca a Google de no sacar buenas historias y hacerle quedar mal. Hace dos semanas, más de 300 periódicos siguieron la iniciativa de «The Boston Globe» para promover la libertad de prensa tras los continuos ataques de Donald Trump hacia los medios de comunicación, calificándolos de «enemigos del pueblo». Según una encuenta de la Universidad Quinnipiac, el 90% de los republicanos no ve con buenos ojos cómo los medios tratan al presidente, y el 75% cree más a Trump que a los periodistas. A la pregunta de si creen que los medios son «el enemigo del pueblo» o «una parte importante de la democracia», el 45% elige lo primero, y el 44% lo segundo. Además, en la democracia más consolidada del mundo el 43% de los republicanos considera que «el presidente debería tener el poder para cerrar los medios que tengan mala conducta», según un estudio de Ipsos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
México celebra el nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos «esté o no esté Canadá»
Todo queda atado y bien atado. México ha logrado sellar un nuevo tratado con Estados Unidos que elimina las incertidumbre que ha rodeado la relación comercial entre ambos países desde la llegada de Donald Trump a finales de 2016, quien enarbolaba un agresivo discurso en contra del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés). Con el nuevo acuerdo, que sustituirá al NAFTA, México fija las normas que regularán su comercio con la primera potencia durante los próximos 16 años y que, además, permiten a la economía azteca recuperar la confianza de los inversores y de los mercados. La única duda pendiente de resolver es si Canadá aceptará las condiciones negociadas entre México y Estados Unidos o si decidirá buscar un acuerdo distinto con cada uno de sus dos socios. En México, por el momento, la noticia no es si Canadá se suma al acuerdo, sino lo importante que es haber cerrado un tratado con su principal socio comercial que hace apenas unas semanas parecía difícil que llegará a materializarse. «Con o sin Canadá, habrá un tratado de libre comercio con Estados Unidos», dijo Luis Videgaray, canciller mexicano, a las pocas horas de conocerse la noticia. «Empieza un nuevo gobierno en un entorno de mucha certidumbre económica», agregó Videgaray en referencia a la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que comenzará en diciembre de este año, después de recabar más del 50% de los votos en las elecciones del pasado 1 de julio. Precisamente, la inminente toma del poder de López Obrador, un político que apoya políticas económicas de izquierda, ha acelerado significativamente las negociaciones de un pacto comercial, cuyo futuro podría haberse enredado aún más con la llegada del nuevo gobierno en México. No obstante, AMLO se ha mostrado a favor de un pacto que, en su opinión, es un paso que da «estabilidad económica, financiera» al país. «Se fijó nuestra postura desde el principio con firmeza y reconozco que el presidente Donald Trump escuchó», señaló AMLO. López Obrador, sin embargo, recalcó que sería positivo que Canadá se sume al tratado. «Nos interesa mucho que sea un tratado de tres países». Igualmente, el todavía presidente de México, Enrique Peña Nieto, expresó en un mensaje en Twitter que deseaba que Canadá se incorporé al principio de acuerdo al que han llegado México y Estados Unidos. En ese aspecto, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, estimó que Canadá podría unirse esta misma semana al tratado. «El mercado estadounidense y los mercados canadienses están muy entrelazados. Es importante para ellos que cerremos este acuerdo», dijo Mnuchin en una entrevista con la televisión CNBC. Desde el inicio de las negociaciones, el país azteca ha buscado una renovación del NAFTA conformado por Canadá, Estados Unidos y México. Ante la agresividad con la que Trump se ha referido a las empresas que invierten al sur del Río Grande, México ha buscado la renovación de un acuerdo trilateral en el que contar con la complicidad de Canadá para hacer fuerza contra Estados Unidos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump advierte de la «violencia» de la izquierda si los republicanos pierden las próximas elecciones
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió el pasado lunes, en un acto a puerta cerrada con líderes de la Iglesia evangélica, de las nefastas consecuencias que, a su juicio, tendría una derrota republicana en las próximas elecciones de mitad de mandato. Una victoria demócrata sería «el principio del fin de todo» lo conseguido, advirtió, mencionando especialmente las libertades de expresión y religión, amenazadas por «gente violenta». «Este 6 de noviembre es en gran medida un referéndum no solo sobre mí, es un referéndum sobre vuestra religión, es un referéndum sobre la libertad de expresión y la Primera Enmienda [de la Constitución, que protege libertades fundamentales]. Es un referéndum sobre muchas cosas», aseguró el mandatario ante una asamblea de pastores y otros líderes cristianos reunidos en la State Dining Room de la Casa Blanca, según una grabación de personas que estaban presentes. Tilda a los «antifa» de «gente violenta» «No es solo una cuestión de si gusta o no gusta, es una cuestión de que ellos darán la vuelta a todo lo que hemos hecho y lo harán rápida y violentamente. Y violentamente. Hay violencia. Cuando tú miras a los antifa, esa gente violenta», avisó en los grupos que participan en contramanifestaciones para oponerse a las movilizaciones de supremacistas y neonazis. «Vosotros tenéis un tremendo poder -continúo-. En esta sala tenéis gente que predica ante casi 200 millones de personas. Dependiendo de qué domingo estemos hablando». No es la primera vez que Trump arremete contra este tipo de colectivos. Después de que un nacionalista blanco matara a una manifestante izquierdista en Charlottesville (Virginia), culpó a «ambos lados». Ante los líderes evangélicos, el presidente norteamericano instó a «salir y convencer a la gente para que nos apoye». «Si no lo hacéis, será el principio del fin de todo lo que habéis conseguido», advirtió.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El senado estadounidense confirma al académico Richard Clarida como vicepresidente de la FED
El Senado de Estados Unidos ha confirmado este martes a Richard Clarida como vicepresidente de la Reserva Federal, uno de los puestos más importantes del banco central. Clarida, director gerente de la administradora de fondos Pimco y profesor de economía en la Universidad de Columbia, fue nominado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en abril. Su mandato como vicepresidente durará cuatro años y es considerado un aliado clave del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. Además, Clarida se ha alineado con los centristas de la Reserva Federal para respaldar un aumento gradual de las tasas de interés.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las primarias en Florida y Arizona auguran un duelo entre trumpistas y demócratas radicales en noviembre
La jornada de primarias este martes en los estados de Florida y Arizona anticipa unas elecciones de mitad de mandato a cara de perro el próximo 6 de noviembre en Estados Unidos. La designación de candidatos republicanos fieles a Donald Trump y de aspirantes demócratas cada vez más escorados a la izquierda confirman la creciente polarización de los votantes estadounidenses ante unos comicios en los que se elegirá a 435 miembros de la Cámara de Representantes, un tercio de los cien senadores y a más de 30 gobernadores, y que dibujarán el escenario político en el país hasta 2021. La mayor sorpresa de la noche se dio en Florida, un estado clave al ser el mayor de los «swing states», aquellos donde el electorado cambia sus preferencias de unas elecciones a otras. Allí Andrew Gillum, actual alcalde de la capital del estado, Tallahassee, se alzó con la nominación para el cargo de gobernador frente a la principal favorita, la excongresista Gwen Graham, y el exalcalde de Miami Beach Philip Levine. Gillum, de 39 años, es un afroamericano que apenas contaba en las encuestas y que se presentaba como el único precandidato que no era millonario. Respaldado por el senador «socialista» y rival de Hillary Clinton en las primarias para las elecciones de 2016 Bernie Sanders, es partidario de suprimir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y de un sistema sanitario universal al estilo de los países europeos. El ascenso de Gillum sigue la línea de otros nominados demócratas antiestablishment y de tendencia izquierdista, al estilo de la joven hispana Alexandria Ocasio-Cortez, elegida candidata por su distrito del Bronx para la Cámara de Representantes. Andrew Gillum tendrá enfrente a Ron DeSantis, un veterano de la guerra de Irak respaldado por el propio Trump y miembro del ultraconservador Freedom Caucus. También de 39 años, se impuso al comisionado estatal de Agricultura, Adam Putnam. Gilum y DeSantis pelearán por el puesto que deja el republicano Rick Scott, que ahora será candidato al Senado. Candidata del aparato republicano en Arizona Mientras, en Arizona será un latino de corte progesista, David García, el candidato demócrata a gobernador. García se ha mostrado a favor de reformar el ICE y de la matrículas universitarias gratuitas. En el bando republicano, la candidata será la preferida del aparato del partido, la congresista Martha McSally, que se impuso a dos aspirantes de la línea dura, la antigua senadora estatal Kelli Ward y el sheriff del condado de Maricopa, Joe Arpaio, conocido por su actitud implacable con la inmigración ilegal. Scally se vio favorecida al dividirse el voto más afín a Trump entre los otros dos. El pasado lunes, el presidente estadounidense advirtió de la «violencia» de la izquierda en el caso de que los demócratas vencieran en las elecciones de noviembre. Una derrota republicana, señaló en un acto a puerta cerrada ante líderes evangélicos, sería el «principio del fin de todo», y se refirió en concreto a la libertades de expresión y religión.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Irán reconoce que tuvo como espía a un exministro de Israel
El enfrentamiento regional entre Irán e Israel es también un duelo entre los servicios de inteligencia de ambos países en el cual unos y otros tratan de apuntarse el mayor número posible de victorias. Sin mencionar directamente al Estado judío, el ministro iraní de Inteligencia, Mahmud Alaví, admitió por primera vez de forma oficial que la república islámica tuvo como espía a «un exministro de un país enemigo». El mandatario realizó esta declaración tras anunciar una purga importante dentro de la cúpula del régimen islámico por la que «decenas de espías han sido identificados y arrestados en varias organizaciones gubernamentales». El objetivo de Alaví fue demostrar que Irán cuenta con «uno de los más fuertes entre los servicios de Inteligencia del mundo». Los medios israelíes recogieron de forma inmediata las palabras del responsable de Inteligencia iraní e identificaron al espía al servicio de Teherán. Se trata del exministro de Energía e Infraestructuras entre 1992 y 1995, Gonen Séguev, cuya detención fue anunciada por el Shin Bet en junio. La seguridad israelí aseguró entonces que Séguev «fue reclutado por la inteligencia iraní» tras establecer contactos con la embajada de Irán en Nigeria en 2012, donde se reunió con oficiales de los servicios de inteligencia para informarles sobre el mercado energético israelí y lugares de alta seguridad. El Shin Bet acusó al ex ministro, de 62 años y que ya fue encarcelado en 2005 por intentar pasar de contrabando 32.000 pastillas de éxtasis de Holanda a Israel, de haber viajado a Teherán en al menos dos ocasiones. La guerra entre israelíes e iraníes es indirecta y se libra en terceros países como Siria o a través de operaciones de los servicios de información. El caso del exministro Séguev sale a la luz después de que agentes del Mossad lograran hacerse a comienzos de años con media tonelada de material secreto relacionado con el programa nuclear en un edificio del centro de Teherán. Estos fueron los documentos mostrados en abril ante las cámaras por el primer ministro Benjamín Netanyahu y que sirvieron a Donald Trump como argumento para justificar su salida del pacto nuclear. Doble nacionalidad En la purga anunciada por el Gobierno de Irán «la mayoría de los detenidos poseían la doble nacionalidad». Las autoridades no ocultan sus sospechas ante estos ciudadanos por lo que planean limitar su acceso a puestos oficiales, según recogieron distintos medios iraníes, y el propio ministro Alaví pidió a los iraníes que «si conocen a gente en esta situación, infórmennos sobre ellos». Uno de los últimos casos en salir a la luz ha sido el de la activista británica-iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe, detenida en 2016 en el aeropuerto internacional de Teherán cuando intentaba salir del país al término de unas vacaciones que había pasado junto a su familia. La Justicia iraní le acusa de espionaje y de tratar de derrocar al régimen, pero ella lo niega. La semana pasada disfrutó de un permiso penitenciario de tres días y a su regreso a la prisión tuvo que ser ingresada tras sufrir «varios ataques de pánico», declaró su esposo a medios del Reino Unido.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Donald Trump: «Habrá violencia si los demócratas ganan el Congreso»
«Trump ha devuelto a Dios a la Casa Blanca». La afirmación se escucha de forma habitual de votantes de confesión evangélica, un segmento electoral entregado a la causa «trumpista». Una relación sorprendente entre una confesión cristiana muy conservadora y un presidente mujeriego, casado en terceras nupcias, empresario del juego y de los concursos de belleza y metido en una tormenta legal por comprar los silencios de una modelo de «Playboy» y de una actriz porno con las que mantuvo romances al comienzo de su tercer matrimonio. El apoyo de esta base electoral es clave para el futuro político de Trump: las elecciones legislativas de otoño decidirán si los republicanos mantienen sus mayorías en el Congreso -vital para el segundo tramo de su mandato- y afectarán a las opciones del presidente para su reelección en 2020. Trump lo sabe y trató de convencerlos el pasado lunes en un encuentro con un grupo de pastores y líderes evangélicos en la Casa Blanca con un retrato muy particular de las consecuencias de un mal resultado electoral este otoño. «Las elecciones del 6 de noviembre son sobre todo un referéndum; no solo a mí. Es un referéndum a vuestra religión, a la libertad de expresión y a la Primera Enmienda (el texto constitucional que establece la libertad de religión)», les dijo. La reunión era a puerta cerrada, pero medios estadounidenses como «The New York Times» y CNN consiguieron una grabación de sus palabras. Trump fue más allá y aseguró que habría violencia si el resultado electoral es negativo para los republicanos. «La cuestión es que revertirán todo lo que hemos hecho y lo harán rápido y de forma violenta. Hay violencia. Si miras a esos ?antifa?, son gente violenta», dijo sobre los grupos de extrema izquierda, antinazis y antifascistas que montan contramanifestaciones a los actos promovidos por contrincantes de extrema derecha. Los «antifa» Hace un año, cuando un manifestante supremacista mató a un contramanifestante en los disturbios de Charlottesville, Trump dijo que había culpables «en ambos lados» y añadió que había «gente buena» entre los manifestantes racistas que portaban simbología nazi y gritaban «los judíos no nos sustituirán». Ahora los «antifa» sirven a Trump para pintar un futuro con menos poder republicano. «Si no nos apoyáis, será el principio del fin de todo lo que habéis conseguido», «estáis a una elección de perderlo todo», «ya no podréis decir ?Feliz Navidad?», fueron algunas de sus advertencias. Su llamada de auxilio a los pastores la justificó en que su nombre y marca, Trump, no estará en las papeletas de estas elecciones y en el «tremendo poder» de los evangélicos «que predican a 200 millones de personas». Salida del asesor legal «Las encuestas van bien y muestran que van a votar en 2020», dijo sobre las opciones con sus bases para la reelección. «Pero no van a votar si no estoy en las papeletas», por lo que les hizo un ruego: «Aseguraos de que vuestra gente vota. Si no lo hacen, vamos a tener dos años miserables». El último trastorno de la Administración Trump será la salida de Don McGahn, asesor legal de la Casa Blanca, según anunció ayer en Twitter el presidente de Estados Unidos. McGahn ha estado en el centro de la tormenta legal en la que vive instalado Trump desde su llegada a la presidencia, sobre todo en su enfrentamiento con el Departamento de Justicia y sus críticas a la investigación de la trama rusa. Para muchos, era un contrapeso a propuestas drásticas y peligrosas de Trump, como su intención de despedir al fiscal especial que trata el supuesto complot de su campaña con Moscú, Robert Mueller. Además, McGahn ha sido decisivo en la elección de candidatos al Tribunal Supremo que ha propuesto Trump, una de sus decisiones más aplaudidas por las bases conservadoras.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Detenido tras amenazar de muerte a los empleados del «Boston Globe» por sus críticas a Donald Trump
Las fuerzas de seguridad de Estados Unidos han detenido a un hombre de California que amenazó de muerte a los empleados del «Boston Globe», al que catalogó como «enemigo del pueblo» a raíz de que el periódico iniciase una campaña para denunciar las presiones del presidente, Donald Trump, contra los medios de comunicación. El sospechoso, identificado como Robert D. Chain, de 68 años, está acusado de un delito de amenazas después de llamar hasta en 14 ocasiones al 'Boston Globe entre el 10 y el 22 de agosto, según un comunicado del Departamento de Justicia. Puede ser condenado a una pena de hasta cinco años de cárcel y a una multa de 250.000 dólares. La primera llamada coincidió con la petición del diario para que otros periódicos publicasen editoriales en los que denunciar la supuesta persecución de Trump contra los medios críticos, catalogados por el mandatario como 'fake news'. El 10 de agosto, supuestamente llamó a la redacción y amenazó con matar a todos los empleados. Dos días más tarde, coincidiendo con la publicación de editoriales por parte de más de 300 periódicos, volvió a efectuar una llamada y advirtió de que llevaría a cabo su amenaza ese mismo día. Las fuerzas de seguridad se desplazaron entonces a la sede del 'Boston Globe', donde permanecieron durante toda la jornada. Enemigo del pueblo Se da la circunstancia de que Trump ha utilizado la misma expresión a la que recurrió Chain, la de «enemigo del pueblo», para denunciar este jueves en Twitter el supuesto sesgo de algunos de los grandes medios de comunicación. «La verdad no les importan, solo les interesa su odio y su agenda. Esto incluye a los libros falsos, que salen sobre mí a todas horas, siempre con fuentes anónimas y que son pura ficción», ha proclamado. El fiscal Andrew Lelling ha advertido de que la detención de Chain «debería servir como un aviso» para recordar que «hacer amenazas no es ninguna broma» sino un delito federal. «Cualquiera que haga a otros temer por sus vidas, independientemente de su filiación política, será perseguido», ha subrayado Lelling, consciente de que Estados Unidos vive un momento de «creciente polarización».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Irán cumple con el acuerdo atómico pese a las sanciones de Trump
Cuatro meses después de la salida unilateral de Estados Unidos del acuerdo nuclear y pese a la vuelta de las sanciones, Irán sigue cumpliendo con todos los puntos acordados en 2015 con el 5+1, grupo formado por EE.UU., Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania. El informe trimestral del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), documento reservado al que tuvieron acceso Reuters y Efe, confirma que la cooperación iraní es «puntual y activa» y destaca que incluso «está facilitando la aplicación del protocolo adicional». Esto significa que, aunque no lo ha ratificado, Teherán aplica el «protocolo adicional» del Tratado de No Proliferación nuclear (TNP), que permite inspecciones sin aviso previo en cualquier instalación que los expertos del OIEA deseen ver. El documento del organismo internacional, el segundo que publica desde la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, se hizo público 24 horas después de que el Líder Supremo, Alí Jamenei, expresara sus dudas sobre la capacidad del resto de firmantes de salvar el acuerdo tras la salida de EEUU. Jamenei se dirigió al presidente, Hasán Rohani, para recordarle que «no hay problema con las negociaciones y mantener el contacto con los europeos, pero debes perder la esperanza respecto a los asuntos económicos o el acuerdo nuclear». La persona con más poder del país señaló que «el acuerdo nuclear es un medio, no un objetivo, y si llegamos a la conclusión de que no sirve a nuestros intereses nacionales, podemos abandonarlo». Rohani basó sus dos victorias electorales en los beneficios que el acuerdo traería al país y la vuelta de las sanciones le ha colocado en el punto de mira de quienes confiaron en su palabra y de los sectores más radicales, que nunca confiaron en la negociación. Las dos exigencias de la república islámica para seguir dentro del acuerdo y mantener la limitación del enriquecimiento de uranio son que se proteja la exportación de petróleo y se garantice la capacidad de realizar transacciones comerciales internacionales, pero hasta el momento el resto de países firmantes no han sido capaces de darles estas garantías y ha comenzado el éxodo de empresas ante las amenazas de Trump. Pese a las dificultades Irán no solo no ha abandonado el pacto, sino que, como recogió el informe del OIEA, cumple lo acordado y «no ha enriquecido uranio por encima del 3,67 por ciento» de pureza, un nivel en el que este combustible atómico sólo puede ser empleado para aplicaciones civiles, y no militares. El organismo internacional también aclara que los iraníes «están facilitando» la estancia de los inspectores internacionales en el país y su trabajo de control. Corte Internacional de Justicia Frente a los informes del OIEA y a la decisión del resto de firmantes de permanecer fieles al acuerdo, Washington defiende la desconfianza en Irán y su programa balístico como argumentos para justificar su retirada del pacto y la vuelta a las sanciones. La primera ronda de castigos, que afecta a las transacciones económicas, al comercio de oro y de ciertos metales y a la industria automovilística, entre otros sectores, entró en vigor a comienzo de mes y se espera una segunda ronda, con medidas más severas que se extienden a la venta de petróleo, en noviembre. El Gobierno iraní se siente engañado y pone sobre la mesa los informes del OIEA para demostrar que han limitado su actividad nuclear tal y como acordaron en Viena hace tres años. La república islámica decidió llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a la que pidió que ordene la paralización de las sanciones impuestas por Trump. Las vistas orales concluyeron con la intervención del abogado estadounidense Daniel Bethlehem, quien aseguró que Irán «mantiene en secreto documentos sobre armas nucleares», aunque no aportó pruebas sobre este tema. Trump cuenta con el apoyo de sus dos grandes aliados en Oriente Medio, Israel y Arabia Saudí, y con la vuelta de las sanciones busca presionar a Irán para frenar su expansión regional.