Infortelecom

Noticias de donald trump

18-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump dice que saldrán «muchas cosas positivas» de su reunión con Putin
El presidente de EEUU, Donald Trump, ha asegurado este miércoles que «muchas cosas positivas saldrán» de la cumbre que mantuvo el pasado lunes con su colega ruso, Vladímir Putin, en Helsinki, sólo horas después de desdecirse sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016. «Putin y yo discutimos muchos temas importantes en nuestra reunión anterior. Nos llevamos bien, lo que realmente molestó a muchos enemigos que querían ver un combate de boxeo. ¡Grandes resultados vendrán!», ha tuiteado. Tras el aluvión de críticas que recibió por desautorizar a las agencias de espionaje de EEUU ante Putin en una rueda de prensa, Trump ha vuelto a la carga sobre el asunto al asegurar: «a mucha gente en los niveles más altos de Inteligencia les gustó mi presentación en la conferencia de prensa en Helsinki». «La reunión con Rusia podría ser, a la larga, un éxito aún mayor» que la cumbre de la OTAN en Bruselas, unos días antes, cuando instó a los socios de la Alianza Atlántica a incrementar sus aportaciones. «Si bien la reunión de la OTAN en Bruselas fue un triunfo reconocido, con miles de millones de dólares más a cargo de los países miembros a un ritmo más rápido, la reunión con Rusia podría ser, a la larga, un éxito aún mayor. Muchas cosas positivas saldrán de esa reunión ..», ha dicho. La gran cantidad de críticas que recibió la actitud de Trump con Putin en la cumbre del lunes en Helsinki, incluso dentro de su propio partido, por la complacencia con la que el presidente de EEUU trató al líder ruso, le obligó a desdecirse al día siguiente. «Me expresé mal (..) Quise decir que no veo razón por la que Rusia no estuviese detrás» de la interferencia en los comicios de 2016, ha indicado Trump en unas declaraciones en la Casa Blanca. En su rueda de prensa conjunta con Putin, Trump puso en duda las conclusiones de los servicios de espionaje estadounidenses que apuntan que el Kremlin interfirió en las presidenciales de 2016 en EE.UU. para beneficiarle y perjudicar a su rival demócrata, Hillary Clinton.
18-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump anuncia que el nuevo Air Force One llevará los colores de la bandera de Estados Unidos
El Air Force One de nueva generación construido por Boeing para el presidente de Estados Unidos será «increíble» y «el mejor del mundo», ha prometido Donald Trump, asegurando que ha negociado un buen descuento con la empresa aeronáutica. «El Air Force One será increíble. Será el más bonito y el mejor del mundo», ha dicho el mandatario en una entrevista para la «CBS». El único cambio en el avión será la pintura. «Será roja, blanca y azul, creo que es apropiado», ha explicado el presidente, subrayando que prefiere esta referencia a la bandera estadounidense a la instaurada por John Kennedy, con los colores azul cielo y blanco. «Boeing nos ha hecho un buen precio», ha añadido. El Air Force One permite al jefe de Estado ejercer todas las prerrogativas de su mandato mientras vuela, incluido iniciar un ataque nuclear. Los aviones cuentan con sistemas de navegación y de defensa último modelo, con un sistema antimisles y un fuselaje que resiste a las explosiones, y una zona médica. Donald Trump parece admitir, sin embargo, que habrá abandonado la Casa Blanca antes de obtener el nuevo modelo. «No me gusta decir esto, pero va a tardar un tiempo», ha señalado. «Es un proyecto muy complicado, pero cuando sea construido, espero que muchos presidentes lo utilicen», ha concluido.
17-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump acepta ahora que hubo «interferencias» rusas en las elecciones de 2016 pero «no conspiración»
Todos lo entendimos mal. Según Donald Trump, un desliz en la transcripción de sus declaraciones en Helsinki nos hizo entender que apoyaba a Putin sobre sus propios servicios de inteligencia. Donde dijo que no veía razón para que Rusia hubiera interferido en las elecciones, ahora debemos inferir que sí. El presidente estadounidense salía hoy a la desesperada a intentar detener la indignación que ha despertado su papel en la cumbre de Finlandia. En una reunión en la Casa Blanca con congresistas republicanos, Trump señaló, leyendo unas notas, que tiene «plena fe» en sus servicios de inteligencia. «Acepto las conclusiones de nuestros agentes», concedió el presidente, aunque subrayó que la interferencia rusa en 2016 no incidió en el resultado electoral.Y una vez más, Trump quiso dejar claro que no hubo conspiración entre Rusia y su campaña. Igualmente, se comprometió a impedir cualquier tipo de interferencia en las elecciones de noviembre. Pero hoy seguían las manifestaciones de indignación, desconcierto, vergüenza, desolación.., y miedo a perder en las elecciones de noviembre el control de las dos Cámaras, donde los republicanos tienen ahora mayoría. Las declaraciones de Donald Trump en la conferencia de prensa conjunta con Vladímir Putin han dejado boquiabierto al partido del presidente y han encendido las alarmas. El rango de reacciones entre los conservadores va de la furia al silencio, sin apenas apoyos públicos. Una de las excepciones la protagonizó el senador por Kentucky Rand Paul, que apuntó que el «odio» de los medios y de la izquierda hacia el presidente es lo que les lleva a descalificar su encuentro con Putin. Trump rompió horas de silencio en Twitter para agradecerle su apoyo, en concreto por su opinión de que «el presidente ha sufrido un año y medio de investigaciones totalmente partidistas, ¿qué se supone que debe pensar?». «¡Tú sí que lo entiendes!», celebraba el mandatario. Reacciones republicanas El espaldarazo de Paul contrasta con las diatribas que recibió de parte de John McCain. En un duro comunicado, el senador de Arizona, que afronta una difícil batalla contra el cáncer y apenas participa en la actividad política, acusaba a Donald Trump de leer «el mismo guión que Putin cuando el presidente eligió de forma consciente defender a un tirano contra preguntas justas de la prensa libre», críticas a las que se sumaron otros compañeros de partido que en otras ocasiones ya se han manifestado contrarios a ciertas políticas y comentarios de Donald Trump, caso de Jeff Flake («Vergonzoso»), Bob Corker («Estoy decepcionado») y Ben Sasse («Es un desastre»). En una comparecencia ante los medios, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, dijo que «entiende el deseo y la necesidad de tener buenas relaciones, pero Rusia es un gobierno que amenaza y no comparte nuestros intereses ni nuestros valores». Actuación vergonzosa La CIA, el FBI, la Agencia Nacional de Seguridad, el Departamento de Justicia e incluso los comités de Inteligencia del Senado y del Congreso han concluido que Rusia interfirió en las elecciones de 2016. A pesar de ello, Trump antepuso la palabra de Putin a las investigaciones de sus propias agencias, lo que lleva a su país a una situación insólita. El pasado viernes, Dan Coats, Director Nacional de Inteligencia, advertía de que «las luces de alarma parpadean de nuevo en rojo», comparando la situación de alerta por los ataques cibernéticos contra el país con las alertas previas a los atentados del 11 de septiembre de 2001. Las caras de muchos de los periodistas y analistas políticos americanos que siguieron a Trump hasta Helsinki eran todo un poema. La presentadora estrella de la NBC, Rachel Maddow, preparó a sus espectadores para afrontar «el peor escenario posible», que, según la periodista, incluye la opción de que «haya ascendido a la Presidencia de los Estados Unidos alguien que sirve a los intereses de otro país en vez de al nuestro». Un escenario tremendista que a la misma hora combatía la cadena favorita de Trump, Fox News, con un mensaje en forma de conversación entre el presidente y su amigo Sean Hannity, grabado en Helsinki después de la cumbre. La propia Fox, que emitió una entrevista con Putin, en la que el periodista Chris Wallace fue mucho mas incisivo con el líder ruso que Trump, emitía señales de desconcierto. Implacables Los editoriales del martes de la prensa estadounidense atizaban duro. «The Washington Post» acusaba al presidente de «confabulación con Rusia» después de «destrozar el sistema judicial de su propio país», y llevaba a portada un artículo de opinión de su jefe de Nacional, Dan Balz, en el que señalaba que Trump, al mezclar la cuestión de la posible conspiración de su campaña con Rusia con «los ataques rusos al proceso democrático de Estados Unidos, continúa socavando toda la investigación». «The New York Times», por su parte, consideraba que ya no se puede confiar en que Trump defienda «los intereses de Estados Unidos y de la alianza democrática que lidera». Desde la óptica más conservadora de «The Wall Street Journal», su editorial calificaba de «vergüenza personal y nacional» la actuación del presidente. .
17-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump presume de que la OTAN «es hoy más sólida gracias a mí»
Tarde para los horarios en que Donald Trump empieza a tuitear, pero comprensible después del cansancio acumulado tras varios días de viaje en el extranjero. La primera reacción del presidente al aluvión de críticas por sus declaraciones en Helsinki llegó a las 9:53 de la mañana del martes (hora de Washington): «Tuve una gran reunión con la OTAN. Han pagado 33.000 millones de dólares más y pagarán cientos de miles de millones de dólares más en el futuro, solo gracias a mí. La OTAN estaba debilitada, pero hoy vuelve a ser sólida (malo para Rusia). Los medios solo dicen que fui maleducado con los líderes, ¡nunca mencionan el dinero!». I had a great meeting with NATO. They have paid $33 Billion more and will pay hundreds of Billions of Dollars more in the future, only because of me. NATO was weak, but now it is strong again (bad for Russia). The media only says I was rude to leaders, never mentions the money!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 17 de julio de 2018Ajeno al chaparrón doméstico, Trump continuó media hora después señalando que el encuentro con Vladimir Putin había sido «incluso mejor» que el desarrollado con sus socios de la OTAN. «Tristemente no se está informando de esa manera», deploraba el presidente, apuntando una vez más a las «fake news» de los medios que no siguen sus dictados. Lo que no aclaró es en qué sentido la cumbre con Putin había resultado mejor que la celebrada en Bruselas con sus socios atlantistas, de donde al menos salió con un compromiso de incremento de gasto económico de los aliados, aunque no sea el que ha vendido a la sociedad norteamericana. El acuerdo de Bruselas se limita a reafirmar un objetivo ya establecido de alcanzar una inversión por país del 2% del PIB para 2024. Nada dice de un incremento extra, que Trump se atribuye como mérito. Incluso los 33.000 millones de dólares más de gasto que se adjudica el presidente salen, en realidad, de un cálculo del aumento de gasto de los socios desde 2014, según señalan varios análisis. Sus veladas amenazas de abandonar la OTAN sonaron a música celestial en Moscú. El presidente estadounidense ha subrayado en varias ocasiones que es más lo que su país aporta a la OTAN que lo que la OTAN sirve a su país, olvidando que la única situación en la que se ha activado el Artículo 5 del tratado, el de asistencia mutua entre socios en caso de ataque a uno de ellos, fue después de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos. Sin embargo, en la reunión de líderes de la Alianza que concluyó el jueves pasado en Bruselas no se alcanzaron nuevos compromisos sobre los niveles de gasto en defensa, más allá de reafirmar lo pactado en la cumbre de Gales de 2014.
17-07-2018 | Fuente: abc.es
Un juez de EE.UU. suspende temporalmente las deportaciones de las familias de inmigrantes reunidas
Un juez federal ha emitido este lunes una prohibición temporal contra las deportaciones rápidas de padres inmigrantes que fueron reunidos con sus hijos que ejecutaba el Gobierno de Estados Unidos, mientras el tribunal considera su impacto en el derecho de los menores de solicitar asilo. El Gobierno está trabajando para cumplir un plazo judicial que vence el 26 de julio para reunir a hasta 2.550 niños que fueron separados de sus padres por funcionarios de inmigración después de que fueron detenidos cuando cruzaban ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos. Las familias fueron separadas en el marco de la campaña del Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, contra la inmigración ilegal, una medida que motivó críticas internacionales. El mandatario ordenó el fin de la medida el 20 de junio. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, según sus siglas en inglés) ha señalado este lunes en documentos judiciales que los padres inmigrantes deberían tener una semana tras el encuentro para decidir si quieren dejar a sus hijos en Estados Unidos o buscar el asilo por separado. «Una estancia de una semana es una medida razonable y apropiada para garantizar que el inimaginable trauma que han sufrido estas familias no empeore porque los padres tomaron una decisión malinformada sobre el destino de su hijo», ha aseverado la ACLU en una presentación ante un Tribunal Federal de San Diego. El juez de distrito Dana Sabraw pidió al Gobierno que respondiera y fijó la próxima audiencia para el 24 de julio. En el ínterin, detuvo las deportaciones rápidas. En una demanda relacionada presentada este lunes en la ciudad de Nueva York, Legal Aid Society ha pedido una orden de un tribunal federal para exigir un aviso de 48 horas antes de que las familias se reencuentren, para dar a los padres una mejor opción de consultar a un abogado sobre una posible solicitud de asilo u otras opciones para sus hijos. En la audiencia de este lunes en California, el juez ha respondido a la insinuación de un abogado del Gobierno de que las deportaciones rápidas ayudan al reencuentro de las familias, al crear más espacio para las familias en centros de detención. «La idea de que esto vaya a desacelerar o detener los reencuentros, eso no es una opción», ha afirmado Sabraw. «Si el espacio es un problema, el Gobierno hará espacio», ha añadido. Sabraw ordenó el 26 de junio la reunificación de los niños con sus padres dentro de unos plazos específicos, y ha estado supervisando el proceso. La mayoría de los niños han sido entregados a uno de sus padres, pero el Gobierno aún intenta hallar a los progenitores de 71 jóvenes bajo su cuidado, según ha informado al tribunal el funcionario del Departamento de Salud y Servicios Humanos Jonathan White. Todos los menores de 5 años han regresado con sus padres, según el Gobierno. Muchos inmigrantes separados de sus hijos buscaban solicitar asilo tras escapar de la violencia y el crimen en Guatemala, El Salvador y Honduras.
17-07-2018 | Fuente: abc.es
Musk llama «pedófilo» a un buzo del rescate de la cueva de Tailandia que le acusó de oportunista
Elon Musk, el mediático dueño de Tesla, está acostumbrado a crear polémicas, pero su violento ataque contra un espeleólogo que ayudó a salvar a los niños atrapados en la cueva de Tailandia parece haber sido la gota que ha colmado el vaso, y algunos comienzan a cuestionar su capacidad de liderazgo. Musk cruzó una línea roja este fin de semana, cuando llamó, en Twitter, pedófilo a un británico que había ayudado en la misión de salvamento de los doce jóvenes futbolistas atrapados en la cueva. Sus mensajes y acusaciones, luego borradas, fueron su respuesta a las críticas del espeleólogo, Vernon Unsworth, que calificó de «truco publicitario» la oferta de Musk: enviar un submarino en miniatura para ayudar en el rescate. Unsworth ha anunciado que denunciará los comentarios del magnate. Las afirmaciones injuriosas de Musk le han costado una avalancha de críticas en las redes sociales, y han hecho que muchos cuestionen su estabilidad mental y su capacidad como dirigente de la empresa. «Es lo más nefato, en términos de imagen de marca, que Elon Musk ha hecho», explicó a AFP Roger Kay, analista en Endpoint Technologies Associates. Para Kay, la actitud de Musk se parece a la del presidente Donald Trump, también acostumbrado a polemizar con violencia en Twitter, incluso a insultar a los que no están de acuerdo con él. Por ahora, Tesla perdió este lunes un 2,75% en Wall Street.
17-07-2018 | Fuente: abc.es
La UE y China plantan cara a la guerra comercial de Trump
En todas las guerras, incluidas las comerciales, rige aquella máxima posibilista de que «el enemigo de mi enemigo es mi amigo». Recurriendo a esta estrategia pese a sus diferencias, la Unión Europa y China celebraron ayer en Pekín su vigésima cumbre anual horas antes de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reuniera con su homólogo ruso, Vladimir Putin. Con Trump llamando «ememigos» a sus hasta ahora socios comunitarios por sus disputas arancelarias, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el de la Comisión, Jean-Claude Juncker, formaron una alianza contra natura con el primer ministro chino, Li Keqiang, en pos de la globalización y el libre comercio. «Es una obligación común de Europa, China, América y Rusia no empezar guerras comerciales», advirtió Tusk en su encuentro con Li Keqiang, según un comunicado emitido por la UE. Con el fin de solucionar los actuales problemas, como la guerra de aranceles que tiene a EE.UU. enfrentado con medio mundo, propuso a sus «anfitriones chinos, pero también a los presidentes Trump y Putin, empezar juntos este proceso para una reforma de la Organización Mundial del Comercio». A su juicio, dichos cambios deberían basarse en el multilateralismo y el libre comercio que ha traído la globalización frente a las políticas proteccionistas que propugna Trump. Plantándole cara también en otras cuestiones, como la medioambiental, la UE y China reafirmaron su compromiso con el Acuerdo de París para combatir el calentamiento global, del que Trump se retiró tras su llegada a la Casa Blanca. Limar asperezas Gracias al acercamiento que ha generado esta postura común ante Trump, Bruselas y Pekín han limado algunas de las asperezas comerciales y diplomáticas que les enfrentan. Solo así ha sido posible la firma de una declaración conjunta al final de la cumbre, algo que no lograron en las dos ediciones anteriores por sus profundas difrencias políticas. Con la UE como mayor socio comercial de China y unos intercambios de 1.500 millones de euros diarios, ambas partes aseguran haber hecho «progresos» hacia un acuerdo integral de inversión que siga abriendo el vasto mercado asiático y otro sobre protección de las Denominaciones de Origen que se quiere firmar antes de finales de octubre. Tras haber liberado a la poetisa Liu Xia, viuda del fallecido Nobel de la Paz Liu Xiaobo, el autoritario régimen chino prometió a la UE «mejorar los intercambios» en su diálogo sobre derechos humanos, un espinoso asunto del que antes no quería hablar.
16-07-2018 | Fuente: abc.es
Putin llega tres cuartos de hora tarde y se lleva al extranjero su nueva limusina
El presidente ruso, Vladímir Putin, volvió hoy a hacer gala de su frecuente impuntualidad con sus colegas extranjeros. El comienzo de su encuentro con su homólogo estadounidense, Donald Trump, estaba programado para las 13,00 horas (una menos en España) y en ese momento su avión estaba aterrizando en el aeropuerto de Vantaa de la capital finlandesa. Después tardó unos tres cuartos de hora en llegar al Palacio Presidencial, lugar de la cumbre. Se trasladó en su nueva limusina, Aurus, utilizada por primera vez en un viaje al extranjero. Hay que tener en cuenta que en Rusia prefiere su Mercedes S600. El pasado 7 de mayo, cuando Putin tomó posesión para un nuevo mandato de seis años, se subió por primera vez a su Aurus, nombre formado a partir de Aurum -oro- y Rusia, pero para recorrer menos de 300 metros, que son los que separan el edificio administrativo, en donde se encuentra el despacho presidencial, del Gran Palacio del Kremlin, en donde tuvo lugar la ceremonia. El vehículo no debió gustarle al jefe del Kremlin o sufrió algún tipo de percance porque lo dejó allí y se trasladó después a su residencia de las afueras de Moscú en el Mercedes, que es el que utiliza a diario. Esta limusina, completamente construida en Rusia aunque con elementos de tecnología alemana, sobre todo en el motor por parte de la casa Porsche, está llamada a sustituir al Mercedes para conferir al presidente una imagen más patriótica. Pero, según reconoció recientemente el ministro ruso de Industria, Denís Mantúrov, no está todavía completamente perfeccionado. Al parecer, su enorme peso hace que la sensación en su interior sea algo diferente a la que se experimenta en el Mercedes, aunque, según Mantúrov aseguró en mayo, «también es confortable», palabras que algunos medios de comunicación rusos percibieron como un eufemismo para ocultar que el coche no está afinado en absoluto. Costumbre habitual Lo cierto es que, tras su puesta de largo en Helsinki, el Aurus, que forma parte de un proyecto que arrancó en 2012 y lleva el nombre de Kortezh (Cortejo), Putin parece dispuesto a cambiarlo definitivamente por su vieja limusina germana. La idea es que el vehículo sea utilizado también por otros altos cargos rusos e incluso que se ponga a la venta al público en general. La variante de serie no llevaría blindaje y su precio alcanzaría los 10 millones de rublos (unos 138.000 euros). El Aurus no fue la causa de que Putin volviera a llegar tarde a un encuentro oficial. Lo hace a menudo. En noviembre de 2013, le tuvo casi una hora esperando al Papa Francisco. Peor fue lo que le pasó a la Canciller alemana, Angela Merkel, al año siguiente en Milán. Punto la plantó por espacio de más de cuatro horas. Al presidente ruso tuvieron también que aguardarle el expresidente ucraniano, Víctor Yanukóvich, y hasta el predecesor de Trump, Barack Obama, que aguantó una espera de 40 minutos en una cumbre de APEC.
16-07-2018 | Fuente: abc.es
Putin y Trump no firman ningún acuerdo, pero se muestran encantados el uno con el otro
En su primera cumbre bilateral, los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Vladímir Putin y Donald Trump, escenificaron sintonía y mostraron su intención de continuar los contactos más adelante. La cumbre de este lunes «no ha sido más que el primer paso», anunció Trump. El tema recurrente durante la rueda de prensa que ofrecieron al final de las conversaciones fue el de la injerencia de Moscú en las elecciones en las que fue elegido Trump. No hubo ninguna declaración conjunta ni se firmaron acuerdos. Refiriéndose a las informaciones recibidas de las agencias de inteligencia, el jefe de la Casa Blanca dijo: «Me han dicho que creen que fue Rusia. Pero yo no veo ninguna razón por la que podría serlo». Trump subrayó al respecto que Putin «lo ha negado de forma contundente y categórica» e insinuó que cree lo que dice. Según sus palabras, la investigación sobre la presunta injerencia rusa «es un desastre (..) nos ha mantenido separados» a Rusia y Estados Unidos. «No hubo conspiración y todo el mundo lo sabe (..) fue una campaña limpia", aseguró el presidente norteamericano en relación con la forma en que trató de conseguir la Presidencia. Reconoció que durante las cuatro horas que ayer estuvo reunido con Putin hablaron largo y tendido del asunto de las injerencias. Riesgo político El jefe del Kremlin, por su parte, aseguró al respecto que «debo repetir lo que he dicho ya muchas veces, Rusia nunca ha interferido y no hay intención de interferir en los asuntos internos estadounidenses, entre ellos en los procesos electorales». Insistió en que «vimos cómo durante su campaña electoral expresó el deseo de establecer unas buenas relaciones con Rusia y eso nos hizo que en Rusia despertase simpatías (..) claro que queríamos que Trump ganara las elecciones, pero eso es algo normal». Nada más empezar la comparecencia ante la prensa, Putin afirmó que su encuentro con Trump «ha sido sincero, productivo, exitoso y útil». Al mismo tiempo, hizo mención a la existencia de discrepancias. «Claro, aun quedan muchos problemas y no hemos podido despejar todos los obstáculos. No era posible hacer esto en un primer encuentro (..) pero, pese a los desacuerdos, hay cosas que nos unen y en ellas hay que trabajar», agregó. Para Trump, «nuestra relación ha cambiado en las últimas cuatro horas, realmente lo creo. Hoy ha sido solo el comienzo de una proceso largo, pero hemos dado el primer paso para conseguir un mundo mejor». A su juicio, «no puedo tomar decisiones sobre política exterior en un intento inútil para complacer a los demócratas y a los medios de comunicación», recalcó Trump en un intento de hacer frente a las críticas que le hacen dentro de su país por el acercamiento al presidente ruso. «Prefiero asumir un riesgo político en aras de la paz que arriesgar la paz en aras de la política», aseguró. A una pregunta sobre si el Kremlin dispone de información comprometedora sobre Trump para condicionar su política bajo amenaza de difundirla, Putin respondió, en relación con el viaje que su homólogo estadounidense realizó a la capital rusa para asistir al concurso de Miss Universo, en 2013, que «ni siquiera supe que estaba en Moscú. Se imaginan ustedes las cantidad de empresarios estadounidenses que acuden, por ejemplo, al Foro Económico de San Petersburgo, ¿y voy a conocer a todos ellos y saber sus nombres?». Buen competidor Una de las cuestiones por las que en Estados Unidos hay quien no aprueba el deseo de Trump de aproximación a Rusia ha sido la imputación de 12 agentes de la inteligencia militar rusa por hackear los correos del Partido Demócrata y de su candidata a los pasados comicios, Hillary Clinton. Y el primer mandatario norteamericano desveló a los periodistas que Putin le ha ofrecido que el fiscal especial, Robert Mueller, se traslade a Rusia para interrogarlos. Según Trump, «es una sugerencia increíble». Putin dijo al respecto que Mueller podría enviar una solicitud oficial a Moscú y eso le permitiría reunirse con los 12 acusados. El presidente ruso explicó que ello posible gracias a los acuerdos existentes entre Moscú y Washington de cooperación en el ámbito de la lucha contra la delincuencia y el crimen. Pero el jefe del Estado ruso advirtió que tales iniciativas deben hacerse en un marco de «reciprocidad». Habló de que la Justicia rusa también debe tener la posibilidad de interrogar a Bill Browder, de Hermitage Capital, al que acusa de no haber pagado impuestos en Rusia y de haber ganado el dinero de forma "ilegal". Washington tiene en vigor sanciones por el caso del abogado Serguéi Magnitski, al servicio de Browder y muerto mientras estaba en prisión preventiva a causa del mal trato que sufrió. En otra pregunta sobre por qué Trump llamó su homólogo ruso «competidor», éste contestó que «sí es un buen competidor y es un halago decirlo». El contexto tenía que ver con los reproches que el presidente norteamericano le ha hecho a la canciller alemana, Angela Merkel, que, según él, por un lado pide la ayuda de la OTAN ante Rusia mientras, por otro, la refuerza financieramente adquiriendo gas ruso. Trump arremetió hace unos días contra el proyecto de Putin de poner en servicio el gaseoducto North Stream-2, pero ayer ambos obviaron el asunto durante la conferencia de prensa hablando solo de «competición». En la cumbre hablaron también de Irán, del programa nuclear, en lo que los dos países mantienen posturas contrapuestas, y de la salida de la fuerzas iraníes de Siria como exige Israel. El secretario del Estado norteamericano, Mike Pompeo, dijo con anterioridad que en la solución para Siria «la pelota está en el tejado de Rusia» y ayer, bromeando, Putin le entregó en plena rueda de prensa un balón del Mundial de Fútbol recién clausurado. «En lo que se refiere a que la pelota de Siria está en nuestro tejado. Señor Presidente, usted acaba de decir que hemos organizado exitosamente el Mundial de fútbol. Así que quiero entregarle esta pelota. Ahora, la pelota está de su lado». El jefe de la Casa Blanca le tiró el balón a Melania y aseguró que será un buen regalo para su hijo pequeño. Salió a colación el conflicto en Ucrania, para lo que Putin pidió a Trump que influya en Kiev para que «cumplan los acuerdos de Minsk». En cuanto a Crimea, el presidente ruso reiteró que es un asunto cerrado. Dijo que Trump se opone y mantiene su postura, pero «habla de la ilegalidad de la reintegración de Crimea a Rusia. Nosotros tenemos otro punto de vista. Consideramos que se hizo un referéndum, de acuerdo a las leyes internacionales». Poco antes de que aparecieran Trump y Putin ante la prensa, un periodista fue expulsado por los servicios de seguridad por mostrar un cartel en el que ponía : «Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares». El reportero fue sacado por la fuerza hasta ponerle en la calle, fuera del Palacio Presidencial. El Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares fue adoptado el 7 de julio de 2017 por más de dos tercios de los 193 miembros de la ONU. Pero no ha entrado aún en vigor al no haber sido firmado por todos los países, hasta ahora los han hecho solamente 57. Entre los no firmantes se encuentra EEUU.
16-07-2018 | Fuente: abc.es
Fuertes medidas de seguridad durante la cumbre de Trump y Putin
Tras las tenues acciones de protesta del domingo, el centro de Helsinki y los aledaños del Palacio Presidencial, lugar de encuentro de los presidentes Donald Trump y Vladímir Putin, han aparecido tomadas por la Policía y fuerzas del Ejército. El tráfico rodado fue cortado en varias calles, incluido el transporte público, y ni siquiera andando es posible acercarse a la sede de la Presidencia finlandesa. El reforzamiento de la seguridad ha sido la principal consecuencia y la más visible de que Finlandia se haya visto de repente como anfitriona de una reunión entre dos poderosos líderes mundiales. Agentes de los servicios de seguridad estadounidense y ruso se han unido estos últimos días al paisaje de la ciudad. Para evitar la llegada de activistas de movimientos antiglobalistas u otras organizaciones radicales, las autoridades finlandesas han reintroducido los controles fronterizos con los vecinos de la Unión Europea durante cuatro días. Pese al dispositivo desplegado, las acciones de protesta han sido inevitables aunque no han tenido una gran incidencia. La manifestación más numerosa «Helsinki Calling» (la llamada de Helsinki) apenas ha reunido a un millar de personas. Los asistentes han protestado por la presencia en la ciudad de dos jefes de Estado a los que consideran antidemocráticos e irrespetuosos con los Derechos Humanos. El cordón de seguridad ha afectado sobre todo a la popular plaza del mercado, situada en el puerto, frente a la catedral de San Nicolás y junto al Palacio Presidencial, cerrada a cal y canto. Los vendedores se han quejado de que, en plena temporada alta, van a sufrir pérdidas. Hasta el tráfico marítimo ha sido restringido y los ferrys repletos de turistas desviado a otra dársena. Se ha aconsejado a la población procurar no asomarse a las ventanas al pasar las comitivas de Putin y Trump. El diario finlandés de más tirada, «Helsingin Sanomat», ha colocado anuncios en varios puntos de la ciudad y a la entrada de algunos grandes almacenes con la frase en inglés y ruso: «Señor presidente, bienvenido a la tierra de la libertad de prensa». En otros vallas publicitarias aparecen titulares relacionados con actitudes hostiles de ambos presidentes hacia los medios de comunicación, por ejemplo, Trump tachando a la prensa de «enemigo del pueblo». Aunque no sin cierto esfuerzo, debido a que la cumbre se convocó de improviso y ha pillado a gran parte de los funcionarios finlandeses de vacaciones, Helsinki ha conseguido prepararse en un tiempo récord. Esta cumbre ha sacudido la habitual tranquilidad de esta pulcra ciudad nórdica, provocando sentimientos encontrados. Unos se alegran de acaparar la atención mundial aunque sea por un día mientras otros hubiesen preferido un encuentro entre lideres menos polémicos, más democráticos y con mejor reputación. Las autoridades se han volcado con los más de 1.500 periodistas acreditados a la cumbre, organizando una acogida sin precedentes y una condiciones óptimas de trabajo en el centro de congresos «Finlandia Talo». La capital de Finlandia ya fue escenario de intentos de distensión durante la «Guerra Fría», el más relevante la Conferencia de Helsinki de 1975 con la que la OSCE se puso en marcha y a la que asistieron el presidente norteamericano, Gerald Ford, y el líder soviético, Leonid Brézhnev. En esta apacible ciudad a orillas del Báltico se celebró además una crucial cumbre entre los presidentes estadounidense y soviético, George Bush y Mijaíl Gorbachov, en 1990, con la guerra de Irak como telón de fondo. Bill Clinton y Borís Yeltsin también se vieron en Helsinki, en 1997, con la ampliación de la OTAN como tema principal de discusión. La elección de Finlandia como sede de grandes cumbres se ha debido siempre a su neutralidad. El país formó parte del Imperio ruso hasta que, tras la Revolución bolchevique, Lenin no la convirtió en una república soviética más, sino que la concedió la independencia, lograda por primera vez en toda su historia. Finlandia tuvo más tarde una guerra con la URSS, entre 1939 y 1940. Las hostilidades se reanudaron en 1944, pero el país escandinavo consiguió mantener su independencia. Después, en 1948, Moscú y Helsinki firmaron un Acuerdo de Amistad y Cooperación con la neutralidad finlandesa como principal exigencia soviética. Finlandia estableció unas relaciones privilegiadas con el gigante comunista, con el que tiene una frontera común de 1.300 kilómetros. Se convirtió así en un puente de contacto entre Occidente y la URSS. De ahí que, pese a ingresar en la UE, no lo hizo en la OTAN. Según el presidente finlandés, Sauli Niinistö, «Finlandia ha defendido de forma coherente el diálogo en las relaciones internacional. La reunión de los presidentes en Finlandia es la continuación natural de esto».
...
7
...