Infortelecom

Noticias de donald trump

03-10-2018 | Fuente: abc.es
Pompeo viajará a Corea del Norte para reunirse el domingo con Kim Jong Un
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, viajará a Corea del Norte para reunirse el domingo con su líder, Kim Jong Un, recuperando así una cita que se canceló el pasado mes de agosto por la falta de progresos en el proceso de desnuclearización. La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, ha anunciado este martes en la rueda de prensa diaria que el jefe de la diplomacia estadounidense visitará Pyongyang en el marco de una gira por Asia que también le llevará entre el 6 y el 8 de octubre a Corea del Sur, Japón y China. El 'tour' arrancará el sábado en Tokio, donde se reunirá con el primer ministro, Shinzo Abe. Al día siguiente se verá con Kim en Pyongyang, y entre el domingo y el lunes estará en Corea del Sur y se entrevistará con el presidente, Moon Jae In. El mismo lunes estará también en Pekín para discutir asuntos de interés bilateral y regional con sus homólogos. El enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Stephen Biegun, ha asegurado a la agencia de noticias surcoreana Yonhap que viajará con el secretario de Estado. «Viajaré con el secretario», ha afirmado Biegun. Pompeo ha viajado varias veces a Corea del Norte en el último año como parte de los contactos entre ambos países para persuadir a Kim de que se implique en un verdadero proceso de desnuclearización y pacificación de la península coreana. Tenía previsto hacer una nueva visita en la última semana de agosto pero el presidente estadounidense, Donald Trump, le ordenó cancelar el viaje por considerar que Corea del Norte no había dado los pasos suficientes en dicho proceso. Trump y Kim se reunieron en una histórica cumbre celebrada el 12 de junio en Singapur en la que, pese a las fricciones de los meses anteriores, que incluso reavivaron el temor a una guerra, se comprometieron a continuar los contactos para iniciar el proceso. A pesar de cancelar la reunión de agosto, el inquilino de la Casa Blanca confió entonces en que Pompeo volvería a Pyongyang «en un futuro cercano». «Entretanto, me gustaría enviarle mis más sentidos saludos y respetos a Kim. ¡Espero verle pronto!», apostilló.
03-10-2018 | Fuente: abc.es
Los republicanos ignoran las nuevas acusaciones contra 
el juez de Trump
Los líderes republicanos en el Senado de EE.UU. rechazaron ayer ampliar el plazo concedido al FBI para investigar al candidato al Tribunal Supremo Brett Kavanaugh por diversas acusaciones de agresión sexual. A pesar de los nuevos testimonios sobre abuso de alcohol y conducta violenta en sus años universitarios, tanto la Casa Blanca como los republicanos están convencidos de que la policía judicial norteamericana no encontrará pruebas que incriminen al juez, cuya candidatura debe ser sometida a un voto final esta misma semana. «Que no quepa duda de que el Senado va a votar sobre el juez Kavanaugh esta misma semana», dijo ayer ante el pleno el líder republicano en esa cámara, Mitch McConnell, quien acusó a los demócratas de haber abierto una «guerra política de difamación». El viernes pasado, a petición de miembros de su partido, McConnell aceptó aplazar el voto previsto para el lunes, para dar tiempo a que el FBI investigue al juez por séptima vez en su carrera judicial. Los demócratas quieren que la investigación determine si Kavanaugh mintió ante el Senado cuando declaró bajo juramento que nunca bebió en exceso durante sus años universitarios. En un informe policial de 1985, revelado ayer por CNN, figura que el juez fue interrogado por haber participado en una pelea en un bar en la que un amigo suyo fue detenido por agresión. Según el auto policial, Kavanaugh lanzó hielo a la cara a otro joven. No se presentaron cargos en su contra. Los agentes del FBI ya han interrogado a al menos cuatro personas. Una de ellas, Deborah Ramírez, acusa al juez de haberle enseñado los genitales en una fiesta universitaria. También han tomado testimonio a Mark Judge, que estaba presente durante un supuesto intento de violación de Kavanaugh a Christine Blasey Ford en 1982, cuando ambos estudiaban en el instituto. Ford detalló aquella agresión ante la comisión de Asuntos Judiciales del Senado el jueves. Después Kavanaugh negó las acusaciones y denunció que su confirmación se ha convertido en «una desgracia nacional». El Supremo ha comenzado esta semana su curso judicial, en el que va a decidir sobre la pena de muerte y condenas por agresión sexual. Desde la jubilación del juez Anthony Kennedy en junio, ha quedado vacante la novena plaza de ese tribunal, la instancia judicial más alta de EE.UU. Kavanaugh es el segundo nominado por Donald Trump para el Supremo, después de la exitosa confirmación, el año pasado, de Neil Gorsuch. Trump dijo ayer que podría replantearse la idoneidad de su candidato al Supremo si se demuestra que mintió bajo juramento. «Creo que nadie debe mentirle al Congreso, y ha habido mucha gente en años pasados que lo ha hecho. No creo que sea algo aceptable». En esta investigación el FBI debe determinar si hay pruebas de las denuncias de agresión sexual, para poner sus conclusiones en conocimiento de la Casa Blanca y el Senado. No puede presentar cargos porque el delito, de haberse producido, habría prescrito. Rachel Mitchell, la fiscal a la que los republicanos contrataron para que interrogara a la profesora Ford y al juez la semana pasada en el Senado, concluyó que ella no hubiera denunciado a Kavanaugh, por la falta de pruebas y las inconsistencias en el testimonio de la supuesta víctima.
03-10-2018 | Fuente: abc.es
Trump evadió impuestos por 413 millones heredados
El presidente de EE.UU., Donald Trump, amasó su fortuna con al menos 413 millones de dólares (357 millones de euros) recibidos de su padre por los que evadió una considerable cantidad de impuestos, según una serie de documentos fiscales que reveló ayer el diario ?The New York Times?. El actual inquilino de la Casa Blanca es el primer presidente en la historia reciente del país que se ha negado a hacer públicas sus declaraciones de la renta. Según la mencionada investigación, los padres de Trump donaron aún en vida a sus hijos más de 1.000 millones de dólares, por los que deberían haber pagado unos 550 millones de dólares en impuestos. Según los varios informes del fisco hechos públicos ahora, la familia Trump se benefició de una serie de maniobras para evitar la tasa del 55% aplicada a las herencias, y acabó pagando apenas 52 millones, un 5% de lo que marca la ley. El presidente tiene tres hermanos. Otros dos fallecieron en 1981 y 1985. El padre del actual presidente, Fred Trump, murió en 1999 dejando una fortuna a sus descendientes. Cuando su hijo Donald se lanzó al negocio inmobiliario en los años 70, y necesitaba dinero en líquido, el padre le derivó decenas de millones de dólares. Esto contradice la versión de Trump de que lo único que recibió de su familia fue un millón de dólares parea comenzar su andadura empresarial. En realidad, esa cifra es de al menos 60 millones, según la investigación del ?Times?. El diario incluso revela que Fred Trump llegó a entregarle 3,5 millones a su hijo comprando fichas de apuestas en uno de sus casinos. Aquello ocurrió en los años 80, cuando varias de las empresas de Trump, incluida su línea aérea y sus casinos en Atlantic City, entraron en suspensión de pagos. Durante aquella época, difícil para el ahora presidente, el padre echó mano de sus ganancias para rescatar los negocios de su hijo. En 1987 Donald Trump debía a su padre 11 millones de dólares. Si se hubieran condonado como una donación, debería haber pagado una considerable cantidad de impuestos. En lugar de eso, Fred Trump invirtió 15 millones en uno de los edificios de Donald y en cuatro años vendió sus participaciones por 10.000 dólares a su propio hijo. De ese modo, un regalo millonario quedó maquillado como una compra-venta ciertamente ruinosa para el padre. El abogado del presidente, Charles J. Harder, negó ayer las acusaciones de fraude. «Son 100% falsas y altamente difamatorias», dijo en un comunicado al Times. «No hubo fraude ni evasión fiscal por parte de nadie. Los hechos sobre los cuales el Times basa sus falsas acusaciones son extremadamente inexactos». Es imposible que estas revelaciones lleven a ninguna causa judicial porque los posibles delitos fiscales habrían prescrito ya. Sí que pueden derivar en una multa por parte del fisco que, cuando Trump hizo las maniobras para no pagar impuestos, no tomó medida alguna. Una de las principales preocupaciones de Trump ha sido que durante la investigación de las conexiones de su campaña con el Gobierno ruso el fiscal especial Robert Mueller se centre también en las finanzas de su imperio empresarial. El presidente trató durante años de abrir un hotel Trump en Rusia e intentó encontrarse a solas con Vladímir Putin durante una visita a Moscú en 2013. La fortuna personal de Trump se estima en 3.100 millones de dólares, según Forbes.
02-10-2018 | Fuente: abc.es
Trump y el Pentágono reciben cartas con un veneno tóxico
De nuevo, el misterio de las cartas con ricina inquieta a Washington. Desde los tiempos de George W. Bush, el Capitolio, la Casa Blanca o el Pentágono reciben unas extrañas cartas impregnadas por ese veneno, muy fácil de conseguir ?bastan los frutos de un arbusto conocido como castor? y que, ingerido, puede ser mortal. Suelen enviarlas individuos que, al ser detenidos, denuncian algún agravio del Gobierno federal y en los casos más delirantes, toda una teoría conspirativa. Donald Trump se sumó ayer a Barack Obama y Bush como receptor de una de esas misivas. El Servicio Secreto reveló ayer que interceptó una de esas cartas, dirigida en este caso al actual presidente de EE.UU. «Confirmamos la recepción de un sobre sospechoso dirigido al presidente el 1 de octubre de 2018», dijo un portavoz del Servicio Secreto en un correo electrónico. «El sobre no fue recibido en la Casa Blanca ni llegó a entrar en sus instalaciones». Horas antes, el Pentágono dijo que había remitido al FBI dos paquetes que habían llegado a su estafeta también impregnados de ese veneno. Desde los ataques con ántrax de 2001, en los que murieron cinco personas y 17 resultaron heridas de gravedad, el gobierno federal norteamericano impuso una serie de estrictos controles al correo que recibe, pasando las cartas y paquetes por un escáner y efectuando pruebas toxicológicas de forma habitual. Bush fue el primero en recibir una de esas cartas, enviada en noviembre de 2003. Otras dos misivas fueron mandadas al departamento de Transportes y al Senado. En ellas se pedía al Gobierno federal que abortara unos cambios en las regulaciones sobre transporte de mercancías con camiones. El FBI investigó el caso, al que bautizó con el nombre de ?Ángel Caído?. Nunca llegó a capturar al responsable, aunque interrogó a varios sindicalistas del sector de los transportes en el sur del país, sobre todo en Florida. En 2013, Obama recibió otra de esas cartas. La interceptó, de nuevo, el Servicio Secreto. El FBI confirmó que contenía polvo de ricina. Otra similar llegó al Capitolio, dirigida a un senador, Roger Wicker, de Misisipí. Ambas iban firmadas del mismo modo: «Soy K.C.». En ellas, se decía: «Esto debe acabar. Ver cómo se hace el mal y no revelarlo supone convertirse en un cómplice». El FBI detuvo a James Everett Dutschke, quien se declaró culpable del envío y fue condenado a 25 años de prisión. Según la investigación, su objetivo era incriminar a otro hombre, Kevin Curtis, por un viejo agravio. El mismo año, una actriz que tuvo un papel en la serie ?The Walking Dead? fue arrestada también por enviar cartas contaminadas con ricina a Obama y al entonces alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg. La actriz Shannon Guess Richardson había mandado las cartas con el mensaje «me tendréis que matar antes de que os entregue mis armas, cualquiera que se acerque a mi casa recibirá un disparo en la cara». En el juicio, la actriz, que fue condenada a 18 años de prisión, dijo que su intención era incriminar a su marido. La ricina ha sido probada como arma biológica desde la Primera Guerra Mundial. Si se inhala puede provocar vómitos y mareos. Si se ingiere, la muerte. De momento, el FBI no ha revelado el contenido de las cartas recibidas ayer y dirigidas a Trump, al secretario (ministro) de Defensa James Mattis y al jefe de operaciones navales almirante John Richardson.
02-10-2018 | Fuente: abc.es
Una de las principales obsesiones de Donald Trump es el trato, la jugada, el negocio plasmado en un contrato ventajoso. El presidente, en su hipérbole delirante, se considera sobre todo un genio y virtuoso de las negociaciones a pesar de haber sido un business man con muy poco respeto hacia el dinero ajeno y más apalancado que Arquímedes. No es casualidad que su libro más escudriñado como oráculo para desentrañar sus políticas sea «The Art of the Deal» (publicado en 1987 y traducido como «El arte de la negociación»). De hecho, el candidato Trump -al saltar a la política desde los pelotazos inmobiliarios en Manhattan pasando por el plató de su propio reality-show- convirtió en prioridad la renegociación de los «peores acuerdos nunca vistos» alcanzados por anteriores gobiernos (sobre todo Obama) en detrimento a su juicio del interés nacional. Con el compromiso de apretar las clavijas tanto a rivales como aliados siguiendo su leitmotiv nacional-populista: America First. El nuevo acuerdo alcanzado con México y Canadá, sobre las cenizas del NAFTA, es el único logro que Trump ha conseguido bajo la inspiración de su fetichismo negociador. Algo concreto que le vendrá fenomenal para intentar revertir los malos pronósticos de los republicanos ante las legislativas de noviembre. Además de abrir una batalla campal en Washington para convertir en ley un pacto comercial a tres bandas que facilita intercambios valorados en 1,2 billones de dólares. El análisis de especialistas coincide en que por mucho que se jacte de lo contrario, Trump es un negociador muy poco efectivo. No le interesan los detalles fundamentales, es inconsistente en sus objetivos y su narcisismo le hace susceptible a la adulación. Aunque todo eso no sería lo peor. Su visión de las relaciones internacionales es un juego de suma cero, en el que la ganancia o pérdida de cada participante equivale exactamente a la pérdida o ganancia del resto de participantes. Y en su obsesión por considerar los déficits comerciales como un robo, se cree que son fáciles de renegociar sin importar el riesgo de una nueva recesión.
02-10-2018 | Fuente: abc.es
Los demócratas piden una investigación integral del juez Kavanaugh
¿Qué debe investigar el FBI, y durante cuánto tiempo? La respuesta a esa pregunta ha convertido el proceso de confirmación al Supremo del juez Brett Kavanaugh, acusado de intento de violación y agresión sexual, en un problema político de primer orden en EE.UU. Después de que los republicanos y la Casa Blanca aceptaran el viernes que la policía judicial investigue al juez, aplazando la votación final en el Senado una semana, los agentes solo han contactado con una de las mujeres que le acusan de hechos ocurridos hace casi cuatro décadas. Los demócratas y los abogados de las denunciantes quieren que las pesquisas se amplíen todo lo que crea necesario el FBI. Sin plan b Tal es el interés en EE.UU. por el caso que, en una rueda de prensa en la que anunció el nuevo acuerdo de libre comercio de Norteamérica, Donald Trump tuvo que responder, sobre todo, a preguntas sobre el caso Kavanaugh, el candidato que él mismo eligió para el puesto y al que sigue defendiendo frente a las acusaciones. «Quiero que el FBI haga una investigación exhaustiva», dijo el presidente. «Si encuentran algo, lo tendré en cuenta. Quien ocupe ese puesto va a hacerlo por un periodo muy largo de tiempo. Pero no tengo un plan b, porque tengo la certeza de que va a ser confirmado». Desde que el juez Anthony Kennedy se jubilara en junio, el noveno asiento en el Supremo ha estado vacante. Los puestos en la más alta instancia judicial del país son vitalicios, y quienes los ocupan deciden sobre asuntos tan importantes como el aborto o el matrimonio homosexual. A los candidatos les propone el presidente, y deben ser confirmados por una mayoría del Senado. Previamente debe respaldarlos la comisión de Asuntos Judiciales de esa cámara, algo que hizo con Kavanaugh el viernes. El día anterior había testificado en la comisión la profesora universitaria Christine Blasey Ford, que acusa a Kavanaugh de intento de violación cuando ambos acudían al instituto en 1982. Los republicanos aceptaron demorar el voto del pleno y pidieron una investigación policial, que Trump autorizó. Tras las denuncias de la profesora Ford, otra mujer, Deborah Ramírez, ha acusado públicamente a Kavanaugh de enseñarle los genitales en una fiesta universitaria cuando ambos estudiaban en Yale. Una tercera denunciante, Julie Swetnik, mantiene que vio a Kavanaugh acosar a un grupo de mujeres en un bar cuando el juez estaba ya trabajando como abogado en Washington. De momento, el FBI sólo ha contactado con la segunda mujer, Ramirez. Ford ya dio abundantes detalles del intento de violación ante el Senado. Los republicanos en la Comisión de Asuntos Judiciales cedieron sus preguntas a una fiscal especializada en abusos sexuales, Rachel Mitchell, quien tras la vista concluyó que no hay pruebas suficientes para incriminar a Kavanaugh, porque halló varias contradicciones en la versión de la profesora. «No creo probable que se hubieran presentado cargos», dijo Mitchell en un memorando enviado a los republicanos. Beligerante con la bebida Kavanaugh también testificó el jueves, con patente enfado, acusando a los demócratas de haber convertido el proceso en «una desgracia nacional» y «un circo». En un momento insólito, el juez reveló que era virgen cuando entró en la universidad. También admitió que bebía en su juventud, pero sin llegar nunca a perder el conocimiento. Ahora, un compañero de clase del juez en Yale le acusa de mentir bajo juramento. Charles Ludington asegura que Kavanaugh «bebía con frecuencia y en abundancia». «Cuando Brett se emborrachaba se ponía beligerante, muchas veces agresivo», dice Ludington en un comunicado distribuido a los medios. La senadora demócrata Dianne Feinstein ha pedido formalmente a la Casa Blanca que permita que el FBI hable con todas las mujeres que acusan a Kavanaugh y con el resto de testigos, y que autorice prorrogar las pesquisas, algo a lo que Trump se resiste. El FBI no presentará cargos, porque el delito, si se produjo, ha prescrito. Se limitará a enviar los resultados de su investigación a la Casa Blanca, que los pondrá en conocimiento del Senado.
01-10-2018 | Fuente: abc.es
Canadá y EE.UU. sellan acuerdo comercial con México en sustitución de TLCAN
Canadá y Estados Unidos anunciaron este lunes un nuevo acuerdo comercial trilateral junto con México después de meses de negociación que sustituirá al Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN). «Hoy, Canadá y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo, junto con México, en nuevo y modernizado acuerdo comercial para el siglo XXI: el acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés)», informaron en un comunicado conjunto el representante de Comercio de EE.UU. Robert Lighthizer y la ministra de Exteriores canadiense, Chrystia Freeland. «USMCA dará a los trabajadores, granjeros, rancheros y negocios un acuerdo comercial de alta calidad que resultará en mercados más libres, comercio más seguro y crecimiento económico más robusto en nuestra región», indica el escrito. La nota agrega que el pacto fortalecerá a la clase media y creará «buenos trabajos bien pagados y nuevas oportunidades» para cerca de 500 millones de personas «que llaman hogar a Norteamérica». Lighthizer y Freeland aseguraron que desean profundizar más en los estrechos lazos económicos de sus países cuando este acuerdo entre en vigor. «Nos gustaría dar las gracias al ministro mexicano de Cconomía Ildefonso Guajardo por su cercana colaboración durante los últimos trece meses», concluye el texto. El TLCAN, en vigor desde 1994 entre México, Canadá y EE.UU., engloba un billón de dólares anuales en intercambios entre los tres países, pero ha sido sometido a un proceso de renovación durante meses tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, que lo había calificado de desastre. A finales de agosto, Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo bilateral preliminar, al que faltaba sumarse Canadá.
01-10-2018 | Fuente: abc.es
Canadá y EE.UU. sellan un acuerdo comercial con México en sustitución de TLCAN
Canadá y Estados Unidos anunciaron este domingo un nuevo acuerdo comercial trilateral junto a México después de meses de negociación que sustituirá al Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN). «Hoy, Canadá y Estados Unidos alcanzaron un pacto, junto con México, sobre un nuevo y modernizado acuerdo comercial para el siglo XXI: el acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés)», informaron en un comunicado conjunto el representante de Comercio Exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, y la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Chrystia Freeland. «USMCA dará a los trabajadores, granjeros, rancheros y empresarios un acuerdo comercial de alta calidad que resultará en mercados más libres, comercio más seguro y crecimiento económico más robusto en nuestra región», indica el escrito. El pacto fortalecerá a la clase media y creará «buenos trabajos bien pagados y nuevas oportunidades» para cerca de unos 500 millones de personas «que llaman hogar a Norteamérica», agrega la nota. Lighthizer y Freeland aseguraron que desean profundizar más en los estrechos lazos económicos de sus países cuando el acuerdo entre en vigor. «Nos gustaría dar las gracias al ministro mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, por su cercana colaboración durante los últimos trece meses», concluye el comunicado. Funcionarios de alto rango de la Administración estadounidense, que solicitaron el anonimato, explicaron que el texto del acuerdo será publicado en las próximas horas. El objetivo es que los dirigentes de los tres países norteamericanos suscriban el pacto antes de finales de noviembre. Uno de los funcionarios estadounidenses insistió en que necesitaban publicar el texto del nuevo tratado, tanto si era solo con México como si incluía a Canadá, hacia el 30 de septiembre, con lo que se cumple con el requisito de notificar al Congreso de EE.UU. y permitirá al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, firmarlo antes de abandonar el puesto en diciembre. Relación equilibrada El nuevo arreglo «reequilibrará nuestra relación comercial con México y Canadá», dijo uno de los funcionarios de EE.UU., quien subrayó que establecerá nuevas normas sobre el origen de los vehículos. Las reglas de origen de los automóviles establecen un determinado porcentaje sobre las partes de los vehículos que deben ser fabricadas por los países que participan en el acuerdo, con el fin de evitar aranceles. Las nuevas normas estipulan que al menos el 75 % de las partes de los automóviles deben ser fabricadas en Norteamérica, frente al 62,5 que establece el TLCAN. Además, entre el 40 y el 45 % del vehículo tendrá que ser producido por trabajadores que ganan como mínimo 16 dólares la hora. El responsable de EE.UU. detalló que el pacto ofrece un mayor acceso al mercado canadiense a los productores lácteos estadounidenses. Además, Canadá ha aceptado recortar las exportaciones de automóviles al territorio estadounidense. Asimismo, incluye nuevas provisiones sobre comercio digital y propiedad intelectual, indicó la fuente. «Esto va a ser real y va a cambiar la vida de las personas, va a hacer que la economía de Estados Unidos sea más fuerte y mejor», consideró el funcionario, quien recordó que el nuevo acuerdo será revisado cada seis años, lo que permitirá a Washington «una nueva forma significativa de ventaja» para garantizar que el pacto le beneficia. El funcionario agregó que el arreglo representa «una plantilla para el manual de estrategia de la Administración Trump para acuerdos comerciales futuros», ya que, destacó, está diseñado para fortalecer la economía del país. El TLCAN, en vigor desde 1994 entre México, Canadá y EE.UU., engloba un billón de dólares anuales en intercambios entre los tres países, pero ha sido sometido a un proceso de renovación durante meses tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, que lo había calificado de desastre. A finales de agosto, EE.UU. y México alcanzaron un acuerdo bilateral preliminar, al que faltaba sumarse Canadá. Los principales obstáculos entre Washington y Ottawa se centraban en el mecanismo de resolución de disputas, que Canadá consideraba fundamental mantener frente al interés estadounidense en desmontarlo o al menos diluirlo, y el mayor acceso al mercado de lácteos canadiense por parte de EE.UU. Con el nuevo pacto, se revisará ese mecanismo de resolución de disputas y se incluirá «un arreglo» que permita a Canadá protegerse, si EE.UU. sigue adelante con sus amenazas de imponer un impuesto a vehículos importados.
01-10-2018 | Fuente: abc.es
Trump cumple su mayor promesa con el nuevo tratado de libre comercio de Norteamérica
El órdago lanzado por Donald Trump a México y Canadá ha resultado ser un éxito para el actual inquilino de la Casa Blanca: ambos países se han plegado a las exigencias del presidente norteamericano para renegociar un histórico tratado de libre comercio en condiciones ventajosas para EE.UU. El plazo para alcanzar un acuerdo vencía el 1 de octubre y Canadá se resistió hasta el último momento, pero finalmente cedió, ante el riesgo de quedar excluido de un pacto ya cerrado por sus otros dos socios comerciales. De este modo, la estrategia de Trump de supeditar la diplomacia a las relaciones comerciales le brinda un triunfo ante las cruciales elecciones legislativas del 6 de noviembre. «Este es el mayor acuerdo comercial de la historia de EE.UU.», dijo hoy Trump en un anuncio formal desde la Casa Blanca, rodeado por la plana mayor de su Gobierno en materia de economía. «Hasta ahora, México y Canadá podían importar las partes de sus automóviles de otros países como China con precios muy baratos, los montaban y los vendían aquí en EE.UU. sin pagar impuestos. Las empresas cerraban, se estaban destruyendo empleos, había despidos. Eso se ha acabado». Late last night, our deadline, we reached a wonderful new Trade Deal with Canada, to be added into the deal already reached with Mexico. The new name will be The United States Mexico Canada Agreement, or USMCA. It is a great deal for all three countries, solves the many...? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 1 de octubre de 2018..deficiencies and mistakes in NAFTA, greatly opens markets to our Farmers and Manufacturers, reduces Trade Barriers to the U.S. and will bring all three Great Nations together in competition with the rest of the world. The USMCA is a historic transaction!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 1 de octubre de 2018Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha sometido a EE.UU. a una revolución en materia comercial, con efectos aún inciertos para la economía. A la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés) se une la modificación del pacto con Corea del Sur, la cancelación de las negociaciones comerciales con la Unión Europea y una guerra económica con China, a cuyos productos la Casa Blanca ha impuesto aranceles por valor de 250.000 millones de dólares (220.000 millones de euros). Apoyado por los votantes Durante la campaña electoral de 2016 Trump hizo de la renegociación de NAFTA su principal propuesta, alegando que el libre comercio ha destruido cinco millones de puestos de trabajo en la industria de EE.UU. y ha costado uno de cada cuatro empleos en el sector del automóvil. Los economistas, sin embargo, argumentan que parte de esa destrucción laboral no la ha causado NAFTA, sino la mejora de la eficiencia tecnológica en las fábricas, que requieren ahora menos mano de obra y dependen más de robots en las cadenas de montaje. Precisamente el actual presidente pudo llegar a la Casa Blanca por su buen resultado en los Estados donde tradicionalmente se han concentrado esas fábricas: Pensilvania, Ohio y Michigan, donde Hillary Clinton contaba con una fácil victoria. Estos Estados sufrieron más que otros la gran crisis económica que comenzó en 2008. Gracias a ellos, Trump ganó en el colegio electoral a pesar de lograr tres millones de votos menos que su rival. El júbilo que hoy mostró Trump contrasta con la discreta reacción de Trudeau, que el domingo por la noche se limitó a decir que era «un buen día para Canadá». También se apunta un tanto Enrique Peña Nieto, quien abandonará la presidencia de México el 1 de diciembre y quiere dejar el acuerdo firmado antes de entregarle el testigo al populista Andrés Manuel López-Obrador. Hasta el último momento, Trump mantuvo la posibilidad de sellar un pacto de libre comercio únicamente con México. El comercio entre los países miembros de NAFTA, un acuerdo que entró en vigor en 1994, asciende a 1,2 billones de dólares anuales. La firma del nuevo Acuerdo Comercial EE.UU.-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) se formalizará en noviembre. Posteriormente debe ser ratificado por el Congreso norteamericano, algo que puede suponer un problema para Trump si los demócratas consiguen una victoria en las elecciones de noviembre con una mayoría en la Cámara de Representantes. Política proteccionista Los demócratas, sin embargo, se abstuvieron hoy de criticar abiertamente un acuerdo cuya necesidad han defendido en los pasados meses. La líder de la minoría demócrata en la Cámara, Nancy Pelosi, dijo ayer que la renegociación implica «aumentar los salarios de los trabajadores, mejorar considerablemente las condiciones de trabajo y asegurar que los agricultores americanos reciben un trato justo». Según el presidente del principal sindicato norteamericano, AFL-CIO, Richard Trumka, «proteger a los trabajadores y reducir los privilegios de las multinacionales es un buen principio». Fue el de hoy uno de los mejores días para la presidencia de Trump, quien prometió cumplir su promesa de «convertir a EE.UU. de nuevo en un titán industrial». El presidente, además, defendió su política proteccionista, toda una novedad en un país que ha sido tradicionalmente un baluarte del libre comercio. «Sin los aranceles no hubiéramos conseguido este pacto. Así que estoy determinado a seguir poniendo aranceles».
30-09-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. traslada a los niños separados de sus padres a un campamento en el desierto
El Gobierno de Estados Unidos ha trasladado en las pasadas semanas a un campamento en medio del desierto de Tejas a cientos de niños indocumentados a los que ha separado de sus familias y que hasta el momento habían sido internados en centros y familias de acogida en otros puntos del país. Los menores, unos 1.600 en total, residen ahora separados por sexo y edad, en grupos de 20, en un campamento similar a los de refugiados en países en conflicto, en la localidad tejana de Tornillo. Hasta ahora, según ha revelado The New York Times, los menores estaban escolarizados y tenían asistencia legal. En su nueva residencia, no reciben clases. A cada uno se le da un temario y unos libros que pueden seguir si lo desean, sin ningún tipo de supervisión. El acceso a sus abogados es limitado y debe pasar previamente por los agentes de inmigración que controlan el campamento. Es un paso más en el endurecimiento de la política migratoria de EE.UU. bajo la presidencia de Donald Trump. En el pasado año se ha quintuplicado el número de menores que han sido separados de sus padres tras cruzar ilegalmente la frontera de México. Hay, según estima el Gobierno, 13.000 niños separados de sus padres en EE.UU., sin un estatus migratorio definido. También se ha alargado el tiempo de media que esos niños pasan detenidos, de 34 días a 59, según ele Gobierno. Semejante crecimiento ha hecho que los centros de acogida estén al 90% de su capacidad, lo que ha llevado a la Casa Blanca a crear este campamento, que puede albergar hasta 3.800 menores. En principio, estará operativo hasta final de año, pero el Gobierno ha adelantado que puede prorrogar ese plazo.
...
7
...