Infortelecom

Noticias de donald trump

27-07-2018 | Fuente: abc.es
La Comisión nos representa
Tal vez se deba a un cambio de humor más de Donald Trump, arrastrado por su propia deriva temperamental. Pero la declaración de que su país y la UE «se quieren», comentando en un tuit la foto de los besos que le dio Juncker al llegar a Washington, se apoya en un acuerdo político muy positivo. El frenazo a la escalada de sanciones comerciales entre los dos lados del Atlántico es un giro de ciento ochenta grados. La Unión ya no es el enemigo, como afirmaba el magnate neoyorquino en su tóxica gira continental de hace pocos días, sino un socio con el que promover el comercio libre y justo. Es obligado reconocer el buen trabajo de los enviados de la Comisión para lograr este cambio de discurso, que permite reconstruir puentes entre aliados esenciales. Jean-Claude Juncker y Cecilia Malmström han sabido representar en las negociaciones en la Casa Blanca y ante el Congreso a quinientos millones de ciudadanos de una gran potencia económica. Juncker ha hablado directo y claro para que Trump sintiera que había una buena jugada («deal») encima de la mesa con el que contentar a sus legisladores republicanos, en las antípodas del proteccionismo. Uno de los déficits de la integración europea es no conseguir la adopción de políticas eficaces, que den resultados tangibles, pero en el terreno comercial el ejecutivo comunitario dispone de estrategias y capacidades. Ahora toca aprovechar la tregua para repensar las sanciones que aún permanecen entre EE.UU. y la UE. El objetivo a medio plazo sería recuperar el espíritu del acuerdo transatlántico de comercio e inversiones, varado desde hace dos años por el populismo al alza en Washington y en muchas capitales europeas. El sitio por donde empezar serían los capítulos que tienen que ver con la eliminación de tarifas. La otra novedad esta semana del presidente americano es el endurecimiento de su discurso hacia el régimen de su admirado Vladimir Putin, con el que ya no tiene prisa alguna por volver a reunirse. Trump no ha cambiado, solo se va de vacaciones con su capacidad intacta de sorprender.
26-07-2018 | Fuente: abc.es
La UE acoge con alivio el pacto de no agresión entre Trump y Juncker
Cocinado en la sombra por los dos hombres de confianza del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del norteamericano Donald Trump, el sorprendente acuerdo de no agresión desvelado ayer ha sido recibido en Europa con cierto alivio pero también con inquietud porque lo único que se sabe del pacto es que no hay nada claro. Mientras Francia ha reaccionado con recelo evidente al ver que Juncker ha aceptado incluir, aunque sea parcialmente, el sector agrícola, Alemania sin embargo celebra un resultado que entiende que deja a salvo por ahora al sector automovilístico. No todos los países podrían ver las cosas con el mismo cristal, pero en general la sensación inicial en Bruselas ha sido la de alivio por el cambio de rumbo del problema. De ser considerada como el enemigo de Estados Unidos, en unos días Europa pasa a ser el socio preferente en una situación en la que además parece haber un cierto distanciamiento -al menos aparente- entre Trump y el autócrata ruso Vladimir Putin. Después de haber anunciado el acuerdo, un periodista belga que acompaña a la delegación comunitaria le preguntó a Juncker si creía que sería razonable fiarse de un personaje tan voluble como Trump, a lo que el presidente de la Comisión respondió con una de sus frases lapidarias: «¿y usted cree que sería sensato que yo le dijera que no me fio de él?». Una buena señal La expresión más representativa de la acogida de la noticia en las instituciones económicas europeas la hizo el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que calificó el resultado de la reunión de Washington como «una buena señal» que «demuestra que hay una gran disposición para debatir asuntos comerciales en un marco multilateral una vez más», pero teniendo en cuenta que «para nosotros sería difícil ir más allá porque realmente no conocemos la esencia» del acuerdo. «La razón ha prevalecido», dijo el presidente de la patronal europea «Business Europe» Pierre Gattaz, mientras que para las cámaras de comercio alemanas «las soluciones propuestas se mueven en la dirección correcta, pero sigue habiendo una importante dosis de escepticismo». Eso es lo único cierto, que ni el BCE ni nadie sabe todavía cuales son los detalles concretos de un acuerdo que era tan improbable antes del comienzo de la reunión que no se había previsto ni siquiera una rueda de prensa. Fuentes de la delegación europea reconocían que habían llegado a Washington sin tener la menor idea de cual podría ser el resultado de sus gestiones, preparados tanto para esto como para una reacción furibunda de Trump y un resultado desastroso. Si acaso, los únicos que habían preparado el encuentro han sido Martin Selmayr, el secretario general de la Comisión y auténtico brazo derecho de Juncker para todo tipo de asuntos, y Larry Kudlow, el principal consejero económico de Trump que el martes se habían reunido en Bruselas con toda discreción. En realidad, la base del pacto es dejar las cosas como están, es decir, que las dos partes se abstendrán de tomar ninguna medida suplementaria que entorpezca las relaciones comerciales, teniendo en cuenta que las tarifas que decretó Trump y que provocaron un primer paquete de contramedidas europeas de represalia seguirán en vigor. Por un lado se ha logrado paralizar de momento los planes de Trump de subir los impuestos a las importaciones de coches y de piezas para las fábricas del sector y como una especie de «compensación» difusa, la UE se compromete a aumentar sus compras de soja norteamericana, que es una medida muy simbólica para la Administración norteamericana porque es un guiño al poderoso grupo de presión de los agricultores y para Trump además un pellizco contra China, que había incluido a este producto en la lista de los que han visto aumentar sus tarifas aduaneras, precisamente como represalia a los ataques estadounidenses. Alto el fuego El problema es que la soja norteamericana puede que no cumpla los rígidos requisitos medioambientales europeos y específicamente de una potencia agrícola como Francia, donde están prohibidos los cultivos transgénicos. En una declaración divulgada ayer, el ministro de Economía francés Bruno Le Maire alabó la vuelta al diálogo con Washington porque «había que evitar una guerra comercial de la que no habría más que perdedores», pero al mismo tiempo insistió en que la agricultura debe permanecer al margen porque hay instrumentos de regulación en Europa, al margen de las barreras arancelarias, que «no son negociables». O tal vez es el síntoma de que alguien ha conseguido convencer a Trump de que el rumbo que había tomado, atacando a unos y otros y desequilibrando sectores enteros de la economía mundial, no conducía a nada bueno para nadie. De hecho, los sectores que él pensaba estar defendiendo, como el del automóvil, están siendo los más dañados. Pero eso solo lo sabe Trump. Y tal vez Juncker.
26-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump invitará a Putin a la Casa Blanca cuando acabe la «caza de brujas»
No parecía una buena idea dado el clima que se ha generado en Washington después de la cumbre de Helsinki, y tampoco Moscú había mostrado especial interés en visitar este año la Casa Blanca, así que el segundo cara a cara entre Donald Trump y Vladimir Putin tendrá que esperar. ¿Hasta cuándo? Según señaló ayer su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, a comienzos del año que viene, cuando «haya terminado la caza de brujas». Es decir, en lenguaje Donald Trump, cuando se haya cerrado la investigación que el fiscal especial Robert Mueller lleva adelante sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016. En realidad resulta muy aventurado afirmar que la investigación de Mueller se haya cerrado para entonces, dado que su trabajo no tiene una fecha límite. Eso sí, algunos congresistas republicanos ya se están moviendo para intentar ponerle punto y final lo antes posible. Once de ellos, liderados por el representante por Carolina del Norte, Mark Meadows, han presentado una iniciativa para destituir al número dos del Departamento de Justicia, Rod Rosenstein, responsable de supervisar la investigación de la trama rusa, de la que su inmediato superior, el fiscal general Jeff Sessions, se inhibió en marzo del año pasado. Le acusan de falta de cooperación, a pesar de que Rosenstein les ha entregado hasta la fecha más de 800.000 documentos de una investigación todavía en marcha. El retraso de la invitación para que el presidente ruso, Vladimir Putin, visite la Casa Blanca, que Rusia ya había desestimado para este año, coincidió con la comparecencia del Secretario de Estado, Mike Pompeo, ante el Comité de Relaciones Internacionales del Senado, en el que fue interrogado por el encuentro que Trump y Putin mantuvieron en Helsinki, especialmente por el contenido de la conversación que ambos presidentes mantuvieron a solas, con la única compañía de sus traductores. Pompeo, al que varios senadores señalaron que la administración Trump carece de una estrategia en política internacional, no desveló ningún detalle nuevo sobre la charla, y se defendió diciendo que «no me corresponde a mí desvelar el contenido de esas conversaciones». A pesar de su apoyo en Helsinki a las palabras exculpatorias de Putin sobre la injerencia rusa -que Trump, a su regreso a casa, atribuyó a un error lingüístico-, y de que el presidente sigue calificando de «caza de brujas» la investigación de Mueller, Pompeo aseguró a los senadores que el presidente «tiene una comprensión completa y correcta de lo que sucedió. Lo sé porque le he estado informando personalmente durante un año». Para mostrar la firmeza americana frente a Rusia, Secretario de Estado expuso las medidas y sanciones que la administración Trump ha aprobado hasta el momento, inlucida la expulsión de 60 espías rusos y diplomáticos, o la colaboración militar con Ucrania en el conflicto de Crimea, cuya anexión a Rusia, señaló Pompeo en un comunicado, «rechaza Estados Unidos».
26-07-2018 | Fuente: abc.es
Alemania y Japón se erigen en núcleo de un eje contra EE.UU., Rusia y China
El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, se ha mostrado decidido durante su visita oficial a Japón a forjar una «alianza de los multilateralistas», un eje de países que defiendan juntos el orden mundial vigente desde el final de la II Guerra Mundial frente al aumento de los nacionalismos. Así lo ha anunciado en Tokio, proponiendo a Alemania y Japón, las tercera y cuarta economías más potentes del mundo, como núcleo de ese eje liberal y señalando como enemigo a batir las políticas comerciales del presidente de EE.UU. Donald Trump. Además de Trump, «que ha cuestionado las alianzas de varias décadas de antigüedad vía tuit en 280 caracteres», se ha referido también como amenazas al orden vigente, a Rusia y a China. El ministro alemán considera la anexión de Crimea por parte de Moscú y su actuación en la guerra de Siria como un desafío de Puitin al orden mundial. Por su parte, China quiere inclinar la balanza geopolítica del poder en su propio beneficio, siempre según la interpretación de Maas, e intenta para ello ganar adeptos entre los países más débiles, por lo que también debe ser contrarrestada. «En esta situación geopolítica necesitamos una colaboración germano-japonesa porque también es una colaboración de socios de valor», ha dicho en su discurso en el Instituto para Economía Política en Tokio, «nuestros países son muy pequeños para liderar solos la lucha por el poder entre las potencias mundiales, pero juntos podemos llega a grandes logros». Además de Japón y algunos países de la Unión Europea, también baraja como posibles miembros de la nueva alianza a Canadá y Sudáfrica. Maas ha descrito que los Estados implicados en la nueva alianza deberán asumir una responsabilidad conjunta en las organizaciones internacionales, velar por el cumplimiento del derecho internacional y llenar los vacíos que se produzcan por la retirada parcial de otros países del escenario mundial, atribuyendo a esta alianza buena parte de las tareas de las que hasta ahora se venían encargando organizaciones internacionales de carácter multilateral como las que espera defender. «Si unimos nuestras fuerzas (..) quizás podamos convertirnos juntos en algo así como (..) creadores, motores de un orden internacional que el mundo necesita urgentemente», han sido las palabras del ministro. La idea de una alianza para el multilateralismo ha quedado materializada en una declaración conjunta firmada durante esta visita por Maas y su homólogo japonés, Taro Kano, además de un pacto para una cooperación más estrecha para el libre comercio, para la prevención del cambio climático y por los derechos humanos.
26-07-2018 | Fuente: abc.es
Estados Unidos asegura que el material producido por Pyonyang podría usarse para bombas
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, aseguró este pasado miércoles que Corea del Norte continúa produciendo materiales fisibles que podrían usarse para fabricar misiles nucleares a pesar del diálogo con Washington sobre la desnuclearización de la península coreana. «Sí, es correcto, continúan produciendo materiales fisibles», respondió Pompeo en una comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado al ser preguntado por el senador demócrata Ed Markey sobre la posibilidad de que Pionyang esté produciendo esos elementos. El hecho de que Corea del Norte produzca esos materiales no significa que esté desviando material nuclear para fines militares, algo que depende de la pureza de esos materiales fisibles, entre los que se incluye el uranio enriquecido que se usa en las instalaciones atómicas de todo el mundo. En la histórica cumbre del 12 de junio en Singapur, el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump, firmaron una declaración que abre las puertas a la desnuclearización de Corea del Norte a cambio de que Washington conceda garantías para su supervivencia, pero no especifica mecanismos ni plazos concretos para lograr esos objetivos. Según unas fotos tomadas por satélite, Corea del Norte comenzó a desmantelar este pasado martes su base militar de Sohae, en el noroeste del país y donde se fabrican motores para misiles balísticos intercontinentales (ICBM), aquellos que supuestamente tienen capacidad para alcanzar Estados Unidos. El proceso se desarrolla sin observadores internacionales. El escepticismo sobre la desnuclearización de Corea del Norte ha crecido desde que medios estadounidenses informaran a finales de junio, citando fuentes de la inteligencia nacional, que Pionyang había seguido enriqueciendo uranio tras la cumbre, y que estaría tratando de ocultar buena parte de su arsenal y reservas a Washington.
26-07-2018 | Fuente: abc.es
Juncker y Trump firman un acuerdo de intenciones que enfría la guerra comercial
En términos futbolísticos, la Unión Europea ha forzado la prórroga. El acuerdo alcanzado esta noche en Washington DC entre las delegaciones europea y estadounidense logra frenar, por el momento, la escalada de una guerra comercial que amenazaba con afectar gravemente a la economía de ambos socios. Jean-Claude Juncker se puede marchar de Estados Unidos con la tranquilidad de haber frenado la implantación de nuevos aranceles a los productos europeos, mientras Donald Trump podrá vender a su electorado que su táctica, vista como suicida incluso entre miembros de su propio partido, consigue resultados. Trump y Juncker, en un acto que no estaba previsto, comparecieron pasadas las cuatro de la tarde (diez de la noche en España) en el Rose Garden de la Casa Blanca para leer un comunicado que establece algunas concesiones por parte de la Unión Europea y pone las bases para la negociación de un futuro tratado comercial, que un grupo de trabajo conjunto se encargará de monitorizar y llevar a la práctica. El presidente estadounidense definió la ocasión como de «un gran día» y olvidó el calificativo de «enemigo» que otorgó hace unos días a la Unión Europea al anunciar el comienzo «de una nueva etapa» de «estrecha amistad». Según recoge el documento, Estado Unidos y la Unión Europea trabajarán con el objetivo de lograr la eliminación de aranceles y subsidios a la producción industrial, así como buscarán reducir barreras e aumentar el comercio en sectores como el farmacéutico, el químico, los productos médicos y la soja. Según anunció Trump, saltándose el guión pactado, «la Unión Europea va a empezar a comprar de forma casi inmediata una gran cantidad de soja». Un mensaje dirigido al sector agrícola de su electorado que está sufriendo las primeras consecuencias de la guerra comercial declarada por su presidente. De hecho, esta misma semana la administración Trump anunció ayudas por valor de doce mil millones de dólares a este sector, que ve con temor la prolongación de la guerra tarifaria y calcula pérdidas incluso superiores a la ayuda ofrecida por el presidente. Otro de los puntos del acuerdo se refiere a la cooperación en materia de energía. La Unión Europea se compromete a comprar más gas natural licuado con el objetivo de «diversificar sus suministros de energía». De nuevo, Trump se salió del guión para anunciar que Europa «va a ser un enorme comprador». Posteriormente, sin especificar a quién se estaba refiriendo, Juncker añadió que la compra de gas americano «es un mensaje para otros». También acordaron comenzar a dialogar para reducir las trabas burocráticas, unir esfuerzos para proteger a las compañías europeas y estadounidenses, reformar la OMC (Organización Mundial del Comercio) y afrontar prácticas comerciales desleales, incluido el robo de propiedad intelectual. Lo que de momento no parece inmediato, aunque forma parte de la voluntad de ambas partes, es la eliminación de los aranceles al aluminio y el acero que Estados Unidos empezó a aplicar el pasado 1 de junio y la eliminación igualmente de las «tarifas de represalia». Tal y como añadió Juncker en su breve intervención, que fue un repaso al compendio de acuerdos relatados por Trump, no se añadirán nuevos aranceles, aunque los ya establecidos seguirán vigentes mientras se mantengan las negociaciones. El presidente de la Comisión Europea se congratuló por haber logrado el que, según explicó, era su «única intención», la de lograr un acuerdo. «Y hoy hemos llegado a un acuerdo». A falta de mayores concreciones, el pacto alcanzado entre ambas delegaciones en la Casa Blanca pone en suspenso la amenaza de Trump de subir hasta un 25% los aranceles a la importación de coches europeos, una medida que afectaría especialmente a Alemania, dado que la venta de coches supone el 28'4% de sus exportaciones a Estados Unidos.
25-07-2018 | Fuente: abc.es
La próxima reunión de Trump y Putin no se celebrará hasta que acabe investigación de la trama rusa
La próxima reunión entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, no tendrá lugar hasta comienzos del año próximo, cuando termine la investigación de la llamada trama rusa, han informado este miércoles fuentes de la Casa Blanca. «El presidente (Trump) cree que el próximo encuentro bilateral con el presidente Putin debe tener lugar después de que haya acabado la caza de brujas de Rusia, así que hemos acordado que será después de primeros de año», ha señalado el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, en un comunicado. La expresión «caza de brujas» es empleada habitualmente por el mandatario estadounidense para referirse a la investigación que dirige el fiscal especial Robert Mueller y que tiene por objetivo dilucidar si existió algún tipo de connivencia entre el equipo de campaña de Trump y el Kremlin durante las elecciones presidenciales de 2016. El encuentro de Helsinki El pasado 16 de julio, Trump y Putin celebraron una cumbre bilateral en Helsinki, tras la cual la Casa Blanca informó de que el presidente de EE.UU. deseaba celebrar un segundo encuentro antes de finales de año. Según detalló el Gobierno estadounidense, esa reunión tendría lugar en Washington entre los meses de septiembre y diciembre. La decisión suscitó cierto revuelo debido, sobre todo, a que las principales agencias de inteligencia estadounidenses tienen la certeza de que el Kremlin intentó injerir en los comicios pasados. En Helsinki, Trump no solo no pidió explicaciones a Putin sobre este asunto, sino que además dio por buenas las explicaciones del presidente ruso, quien rechazó estar interesado en interferir en la política estadounidense. No obstante, tras las críticas recibidas en su país, Trump se desdijo más tarde. Las palabras del mandatario de EE.UU en Helsinki, sumadas al hecho de que ambos presidentes mantuvieron un encuentro de cerca de dos horas a puerta cerrada, desataron las sospechas entre los demócratas de que Trump y Putin podrían haber alcanzado algún tipo de acuerdo secreto que pusiera de manifiesto la presunta colusión.
25-07-2018 | Fuente: abc.es
La cumbre Trump- Juncker para evitar una guerra comercial total
Antes de que Donald Trump y Jean-Claude Juncker se reúnan en Washington para tratar las vitales negociaciones entre EE. UU. y la UE y evitar una guerra comercial total, el mandatario americano declarado que «los aranceles comerciales son los más importantes». Ambas partes ya aplicaron aranceles a miles de millones en dólares en importaciones, pero hay mucho en juego. ¿Por qué se reúnen? La Unión Europea y Estados Unidos están envueltos en una guerra comercial. La primera fase de esta guerra fueron los impuestos al acero del 25% y al aluminio del 10% a la Unión Europea, México y Canadá, que Estados Unidos impuso alegando que la seguridad nacional de América «está amenazada». La Unión Europea tomó represalias con gravámenes sobre las exportaciones estadounidenses por el valor de más de tres mil millones de dólares, incluidos productos como el bourbon, la marca «Levis» y a Harly-Davinson. Trump respondió, como habitualmente lo hace, desde su cuenta de Twitter: «Si estos aranceles y barreras no se descomponen y eliminan pronto, estaremos aplicando una tarifa del 20% sobre todos su automóviles que lleguen a EE. UU. ¡Constrúyalos aquí!». Aquí comenzaba la segunda fase: Los impuestos del 20% a las importaciones de vehículos que llegan desde el lado europeo a Norteamérica si del otro lado, no rebaja pronto los suyos a los vehículos procedente de Estados Unidos. Ese gravamen que se paga actualmente es del 10%, al cruzar la frontera europea. Para los coches europeos que entran en Estados Unidos es del 2.5%. Relación Trump-Juncker Ambos se ven a sí mismos como consumados negociadores y no están sujetos a los guiones que sus asesores tienen preparados para ellos. En la cumbre del G-7 celebrada en Canadá, Donald Trump describió al presidente de la Comisión Europea Jean- Claude Juncker como un «brutal asesino». Juncker respondió que era inusual que alguien de Luxemburgo fuera tratado como amenaza. ¿Cuál es el mensaje de Juncker? La UE cree que la justificación de las medidas estadounidenses sobre aluminio y acero, que se trata de seguridad nacional, es ridícula. La Comisión Europea ya ha enviado a las autoridades estadounidenses un documento que argumenta que apuntar a las compañías automovilísticas europeas sería contraproducente porque 120.000 empleos estadounidenses dependen directamente de ellos. Trump contra Europa El presidente norteamericano describió recientemente a la Unión Europea como «un enemigo» y considera que el superávit comercial del a UE con EE. UU. es un problema. «Tenemos muchos enemigos. Creo que la Unión Europea es un enemigo, por lo que nos hace en el comercio. No lo pensarías de la UE, pero es un rival» dijo Donald Trump. El distanciamiento de las relaciones entre Europa y Estados Unidos comenzaron con el abandono de Washington del acuerdo sobre el clima, continuó con la ruptura del pacto nuclear iraní y ha llegado a su punto más grave en esta «guerra comercial». Además, su relación con la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, es bastante mala. Vestager ha multado en repetidas ocasiones a las firmas tecnológicas estadounidenses millones de euros. Hasta ahora, los estados miembros se han mantenido unidos, pero todos saben que la acción de la Administración Trump dañaría especialmente a Alemania. La canciller alemana Angela Merkel, hizo un llamamiento a la unidad y dijo que «esperamos que la Unión Europea vuelva a unirse como lo ha hecho ahora». ¿Pueden resolver algo? La Comisión Europea ha dicho que el viaje es parte de un «diálogo» diseñado para «dramatizar» la situación. Esta es la línea de la Unión Europea, que «no espera demasiado», ha dicho Juncker. Al comienzo de las hostilidades, la UE colocó la perspectiva de una acuerdo de libre comercio que recortaría los aranceles a los bienes que fluyen entre EE. UU. y Europa. Esta oferta fue retirada porque la UE no estaba de acuerdo en trabajar bajo amenazas.
25-07-2018 | Fuente: abc.es
El exabogado de Trump filtra la grabación en la que  habla de pagos a la exmodelo de Playboy
Michael Cohen, el exabogado de Donald Trump, filtró este martes a la CNN la grabación en la que ambos aparecen hablando antes de las elecciones de 2016 sobre un posible pago para silenciar a la exmodelo de Playboy Karen McDougal, quien asegura haber tenido un idilio con el ahora presidente. La grabación, cuya existencia reconoció el pasado viernes la defensa de Trump, la realizó Cohen de escondidas de su cliente. En ella, ambos hablan aparentemente sobre un posible pago a la empresa matriz del National Enquirer, que había comprado a la exmodelo de Playboy los derechos para publicar la historia de su presunto idilio con Trump por 150.000 dólares. Cohen interviene en la conversación informando a Trump de que necesita crear una empresa «para la transferencia de toda esa información sobre nuestro amigo David». Según medios estadounidenses, ese «amigo» llamado David puede ser David Pecker, presidente de American Media, Inc., la empresa matriz del tabloide National Enquirer. A la sugerencia de Cohen, Trump pregunta «¿qué pago?», a lo que el abogado responde: «Tendremos que pagar». Es entonces cuando se escucha a Trump decirle a Cohen «paga en efectivo», aunque según una transcripción de la conversación facilitada después por el abogado del presidente, Rudolph Giuliani, lo que realmente dijo es «no pagues en efectivo». Finalmente, el National Enquirer nunca publicó la historia sobre el supuesto idilio. Un total de 12 conversaciones incautadas Esta y otras grabaciones las incautó el FBI en el registro que realizó en abril pasado a las oficinas de Cohen, a quien investiga por su participación en diversos pagos para supuestamente silenciar a mujeres durante la campaña a la Casa Blanca de 2016. La investigación busca esclarecer si los pagos violaron las leyes de financiación de campañas electorales. Antes de las elecciones, Cohen pagó 130.000 dólares -que después Trump le reembolsó- a la actriz porno Stormy Daniels para supuestamente mantener en secreto una relación que mantuvo con el ahora presidente. Aunque el caso de Daniels fue el que provocó el inicio de la investigación, durante el registro el FBI incautó documentos relacionados con otras dos mujeres, una de ellas McDougal. Trump ha negado los idilios con Daniels y McDougal, supuestamente ocurridos en 2006, el mismo año en el que contrajo matrimonio con la ahora primera dama, Melania.