Infortelecom

Noticias de donald trump

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump estrena su segundo año de mandato con una bronca política
No hay paisaje después de la batalla. Porque la batalla sigue. Y seguirá allá donde esté Donald Trump. Es su hábitat. Como el pez necesita el agua para respirar, el presidente outsider no puede vivir sin pelea, sin barro en el que chapotear. Un año después de su estruendosa llegada a la Casa Blanca, con el exaltado mensaje de devolver el poder al pueblo y desmantelar el legado de Obama, el ruido permanece. El enfrentamiento domina Washington. Los choques políticos han llevado al Gobierno Federal al borde del cierre. Miles de mujeres vuelven a apuntar en las calles al presidente «acosador», denunciado por decenas de congresistas y señalado por inconfesables pagos para silenciar aventuras extramatrimoniales. Medio país y medio mundo condenan su desprecio a los inmigrantes. Un exitoso libro destripa innumerables intrigas de palacio en torno a un presidente de comportamientos extravagantes y obsesiones mediáticas. Los demócratas aún sueñan con que una inculpación por obstrucción a la Justicia descabalgue al enemigo que se coló en la Casa Blanca. Los republicanos, condenados a convivir con su verdugo outsider, rezan para evitar un hundimiento electoral compartido. En realidad, poco ha cambiado. Otra vez, Trump contra todos, incluidos los seis de cada diez estadounidenses que desaprueban su gestión, la peor valorada en décadas. Sacar adelante su agenda Y, sin embargo, Donald Trump sigue vivo. Los agoreros que contaban los días de su presidencia cuando aterrizó abruptamente en el Despacho Oval se muestran contrariados. Los escándalos seguirán persiguiendo al presidente más controvertido de la era moderna. Como su prometida limpieza el «pantano» del establishment quedará en el olvido. Pero nadie puede descartar hoy que el populista logre sacar adelante su agenda, siquiera a trompicones, al menos hasta que la investigación de la llamada trama rusa y las elecciones legislativas del midterm (medio mandato) dicten sentencia. El desastroso arranque con que inició el mandato, con continuos sobresaltos en su entorno, frenos judiciales a su golpe contra la inmigración y un sonoro fracaso para derribar el Obamacare, ha desembocado en unos últimos meses de conquistas políticas. Aunque haya sido a palos, los republicanos parecen haberse acostumbrado a lidiar con la fiera. El presidente amenaza desde Twitter cada vez que los congresistas se desvían de sus exigencias. O bien, como hoy, se desmarca de todos sus rivales, incluidos los propios, y se asoma en el último momento para erigirse en salvador. ?Shutting down the government is a very serious thing. People die, accidents happen. I don?t know how I would vote right now on a CR, OK?? Sen. Dianne Feinstein (D-Calif)https://t.co/7xP3CBnv5j? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 19 de enero de 2018Con su intervención «in extremis» para evitar el cierre del Gobierno Federal, llamando al líder demócrata, Chuck Schumer, Trump intentó recuperar la imagen de componedor de pactos de la que presume el autor de «El arte del acuerdo». De nuevo, el pirómano travestido de bombero, el presidente aficionado a hacer de la política un reality show diario. El intransigente promotor del muro en la frontera con México, después de negarse en redondo a concesión alguna sobre inmigración, también para salvar a los «dreamers», ofrecía «in extremis» una salida al inútil juego de reparto de culpas que protagonizaban republicanos y demócratas en el Congreso. Mientras proseguía la cuenta atrás para el cerrojazo administrativo, que dejaría sin sueldo a millones de funcionarios, el presidente se ofrecía a suplir con su mano la cerrazón del Congreso. Gobernar por decreto Trump explota esa ventaja. Si su raquítica popularidad le sitúa por debajo del 40% de aceptación, la del Congreso apenas supera el 15%. El espejo de un establishment denostado por la opinión pública, al que ya derrotó en 2016. En su periódico desprecio al legislativo, Trump también utiliza con generosidad las órdenes ejecutivas, el recurso del presidente para gobernar por decreto. Sólo en su primer año, ha firmado 58, con una media anual sólo superada por Jimmy Carter, en los años 70. Con ese ímpetu, ha logrado imponer a los republicanos su rebaja de impuestos, que no es sino la resurrección de una agenda paralizada. El anunciado retorno a Estados Unidos de Apple, con 20.000 nuevos empleos en el país y una repatriación de 38.000 millones de dólares en impuestos, encabeza una ola de inversiones domésticas de grandes empresas que llevan el inconfundible sello Trump. Su apelación al nacionalismo económico, su anunciado empeño de obligar a la industria estadounidense a volcarse con su país, empieza a generar réditos al magnate. El presidente que prometió gestionar el país «como una empresa» celebra cada día, como en una orgía económica, los continuos récords bursátiles de Wall Street y la reducción de la tasa de paro al 4,1%, la más baja desde antes de la crisis financiera. En el reverso de la moneda, surge su decidida renuncia al libre comercio internacional, materializada con la ruptura del Acuerdo Transpacífico y con una negociación del TCL (con México y Canadá) que los expertos sitúan al borde del fracaso. Los propios republicanos temen que el aislamiento comercial y la estrategia trumpista de buscar acuerdos bilaterales generen un enorme perjuicio a largo plazo a Estados Unidos, en beneficio de China, ansiosa de llenar su vacío en el mundo. Aunque en su disputado pulso con su partido, Trump da una de cal y otra arena. Frente a un proteccionismo alejado de sus esencias, su rápida renovación de jueces federales ha devuelto la mayoría conservadora a la Corte Suprema y a numerosos tribunales federales, en un giro ideológico que le identifica con las bases.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Casa Blanca arremete contra los demócratas ante un posible cierre parcial a partir de medianoche
La Casa Blanca ha acusado este viernes a los demócratas de estar «atrincherados» para forzar el cierre parcial del Gobierno federal porque les interesa «políticamente», en medio de la cuenta atrás antes de que se cumpla la fecha límite esta medianoche. Marc Short, director de Asuntos Legislastivos de la Casa Blanca, ha asegurado que «el presidente (Donald Trump) está listo para firmar una ley que mantenga al Gobierno federal operando (..). Desafortunadamente, parece que los demócratas en el Senado están atrincherados para forzar el cierre». Short ha lamentado que «los demócratas sienten que es mejor políticamente para ellos forzar un cierre». Por su parte, Mick Mulvaney, el director de la Oficina de Presupuestos de la Casa Blanca, ha señalado que las opciones de que el Gobierno se quede sin fondos esta medianoche «se han elevado a entre un 50% y un 60%», tras asegurar que anoche las cifraba «en un 30%». Ante la creciente incertidumbre, el presidente estadounidense, Donald Trump, no viajará, como tenía previsto, a Florida para pasar el fin de semana hasta que el Senado apruebe un acuerdo presupuestario. Limite: Medianoche En la noche de este jueves, la Cámara de Representantes sacó adelante una propuesta para otorgar fondos al Gobierno federal hasta febrero, y ahora la duda se concentra en el Senado, donde los republicanos cuentan con una exigua mayoría de 51 frente a 49.La fecha límite es a medianoche de hoy viernes, con lo que se espera que la Cámara Alta vote a lo largo del díay. El propio Trump ha agregado suspense a la situación con un mensaje en Twitter esta mañana, en el que también cargaba contra los demócratas: «La ley de financiación del Gobierno se aprobó anoche en la Cámara de Representantes. Ahora hacen falta los demócratas para que pueda salir adelante en el Senado -pero ellos quieren inmigración ilegal y fronteras débiles-. ¿Habrá cierre?», ha indicado el mandatario. Government Funding Bill past last night in the House of Representatives. Now Democrats are needed if it is to pass in the Senate - but they want illegal immigration and weak borders. Shutdown coming? We need more Republican victories in 2018!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) January 19, 2018Los republicanos quieren evitar que el Gobierno cierre, coincidiendo además con el primer aniversario de Trump en la Casa Blanca, y la última vez que ocurrió algo así fue en 2013, cuando ellos mismos provocaron uno de más de dos semanas en sus intentos de derogación de la ley sanitaria del entonces presidente Barack Obama (2009-2017).
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Senado de EE.UU. no aprueba nuevos fondos y aboca al Gobierno a un cierre
El Senado de Estados Unidos no aprobó hoy los nuevos fondos necesarios para financiar al Gobierno después de la próxima medianoche y abocó así al Ejecutivo de Donald Trump a un cierre parcial e indefinido de sus actividades. La propuesta presupuestaria presentada por los republicanos obtuvo más votos a favor (50) que en contra (48), pero fueron insuficientes para aprobar unos fondos que requerían el apoyo de 60 senadores. Esta propuesta, que la Cámara Baja sí logró aprobar este jueves, dotaba de financiación al Gobierno hasta el 16 de febrero, prolongando así el plazo de negociación entre demócratas y republicanos para unos presupuestos definitivos. Los demócratas, sin embargo, condicionaron su apoyo a las cuentas a que Trump y los republicanos accedieran a regularizar a los cerca de 800.000 jóvenes indocumentados conocidos como «dreamers» o «soñadores». El estatus legal con el que el anterior presidente estadounidense, Barack Obama, dotó a estos jóvenes expira el próximo 5 de marzo, fecha a partir de la cual podrían ser deportados. Aunque Trump se implicó personalmente en las negociaciones con los demócratas para lograr los fondos necesarios para mantener su Gobierno en funcionamiento, estos no dieron su brazo a torcer. Ante la perspectiva de un inminente cierre de Gobierno, Trump canceló su viaje previsto para hoy a Mar-a-Lago, su mansión de Florida, en la que pretendía celebrar su primer aniversario en la Casa Blanca, que se cumple este sábado. Si nada cambia en los próximos minutos, el Gobierno se quedará sin fondos a partir de la medianoche (05.00 GMT).
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los éxitos y fracasos políticos del primer año de Trump
Donald Trump alcanza este viernes su primer año en la Casa Blanca, un periodo políticamente convulso en el que el presidente estadounidense solo ha podido cumplir una parte de la agenda populista con la que llegó al poder. Entre sus mayores éxitos se pueden anotar la reducción de impuestos, en cuanto a la política económica, y la derrota de Daesh en el plano internacional. En cambio, sus promesas de liquidar el Obamacare y de construir un muro en la frontera con México están todavía en la lista de pendientes de cumplir, al tiempo que la investigación de la llamada trama rusa se ha convertido en su gran pesadilla del mandato. Éxitos Reducción de impuestos Es la gran baza de Trump. Aprobada su rebaja fiscal, comparable a la que protagonizó Reagan en los 80, las grandes empresas están respondiendo. El gigante de hipermercados Wallmart anunció una subida de salarios. Apple repatriará inversiones y creará miles de empleos. La industria fabricará más en Estados Unidos. Mientras, el paro baja. Derrota de Daesh en Siria e Irak La ofensiva anunciada por el presidente nada más tomar posesión ha logrado acabar con los yihadistas de Daesh en los territorios que controlaban, en Siria y en Irak. A falta de que Estados Unidos, en coordinación con sus aliados, propine la puntilla a los terroristas, el éxito militar parece incuestionable. Restricción al acceso de inmigrantes Aunque empezó con mal pie y fue rechazada por los jueces federales, su iniciativa para restringir el acceso de inmigrantes procedentes de países con terrorismo se halla esencialmente en vigor. Pendiente de un fallo, los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y de Corea del Norte no pueden hoy entrar. La renovación de los magistrados Con el nombramiento de Neil Gorsuch como magistrado de la Corte Suprema, formalizado gracias a la mayoría republicana en el Congreso, Trump devolvió la mayoría conservadora al alto tribunal. El presidente ha consolidado también el giro ideológico en la Justicia estadounidense con otras designaciones de jueces federales. Fracasos El «Obamacare» sigue vivo Trump no ha cumplido la promesa de desmantelar el sistema de protección sanitaria impulsado por Obama. Las llamadas «anulación y reposición» del modelo han topado con el rechazo no sólo demócrata, sino también en sus propias filas. Tras el fracaso, Trump firmó una orden para cancelar la obligatoriedad de contratar seguros, uno de los ejes del Obamacare. Un muro con muchos obstáculos La alta inversión que requiere, el rechazo demócrata y las dudas republicanas mantienen la construcción del muro en la frontera con México en el limbo. Pese a sus continuas exigencias y a los módulos diseñados, los expertos recomiendan vallas con vigilancia en lugar de la gran barrera. La investigación de la trama rusa Cuatro colaboradores de Trump están ya inculpados, dentro de las pesquisas que lidera el fiscal especial, Robert Mueller, para determinar si hubo connivencia entre el entonces candidato republicano y el Kremlin durante la elección presidencial. La investigación apunta también a un posible delito de obstrucción a la Justicia a cargo del inquilino de la Casa Blanca.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las mujeres convocan cientos de marchas en Estados Unidos contra Donald Trump
Las mujeres han vuelto a tomar las calles de Estados Unidos para manifestarse contra el presidente, Donald Trump. Hay convocadas protestas en 300 ciudades norteamericanas, que llevan por lema «El poder de las urnas», en una búsqueda de involucrar a más mujeres para las elecciones del próximo mes de noviembre. Esta «Marcha de las mujeres» tiene todavía más relevancia si se tiene en cuenta que coincide con el movimiento #MeToo contra el abuso sexual, nacido a raiz del escándalo Weinstein. De hecho, actrices como Asia Argento, que fue víctima del exproductor, ha participado en la marcha que se ha celebrado en Roma. También Alyssa Milano, de las primeras intérpretes en denunciar un caso de abuso sexual, se ha unido a las protestas. La actriz Asia Argento en la manifestación de Roma - REUTERS El año 2017 fue el año de la movilización de las mujeres en Estados Unidos, no solo por la cantidad de escándalos sexuales que han salido a luz, sino también por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. La publicación de varias grabaciones en las que el presidente de Estados Unidos aseguraba, entre otras cosas, que «las mujeres te dejan hacer de todo si eres famoso», crearon una ola de indignación de costa a costa. La marcha de las mujeres llena las calles de Filadelfia - AFP El 21 de enero de 2017 , un día después de que el empresario jurara su cargo, miles de mujeres llenaron las calles estadounidenses con sombreros rosas como símbolo de la lucha contra el machismo. Entonces, «The Washington Post» calculó en más de tres millones las participantes de las marchas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El fiscal general de EE.UU., interrogado en la investigación de la trama rusa
El fiscal de la trama rusa, Robert Mueller, interrogó la semana pasada al fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, quien se ha convertido en el primer miembro del Gobierno de Donald Trump en activo en declarar ante los investigadores. Un portavoz del Departamento de Justicia confirmó a Efe que Sessions prestó declaración ante el fiscal especial Mueller, quien examina los posibles lazos entre miembros de la campaña del presidente y el Gobierno ruso, al que las agencias de inteligencia de EE.UU. acusan de interferir en las elecciones de 2016. Esta es la primera vez que se confirma públicamente una entrevista entre Mueller y un miembro en activo del Ejecutivo de Trump. Sessions, senador por Alabama durante 20 años, fue uno de los primeros legisladores en apoyar a Trump durante su campaña para las elecciones presidenciales de 2016, y se convirtió en uno de sus asesores más cercanos en temas migratorios y de política exterior. Fue nombrado fiscal general y, en marzo de 2017, tuvo que apartarse de la investigación sobre la supuesta injerencia rusa que había comenzado bajo el Gobierno del expresidente Barack Obama y que el Departamento de Justicia y el FBI estaban llevando a cabo, ya con Trump en la Casa Blanca. La sombra del Kremlin en las elecciones El ahora titular de Justicia tuvo que apartarse de las pesquisas después de que saliera a la luz que había ocultado al Senado los encuentros que mantuvo durante la campaña con el entonces embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, quien también se reunió con otros miembros de la campaña de Trump. Legisladores demócratas y republicanos expresaron un gran enfado por las omisiones de Sessions y forzaron al fiscal general a apartarse de la investigación rusa. Precisamente, el hecho de que Sessions se inhibiera desembocó en la creación de la figura del fiscal especial, un cargo que ocupa Mueller y que es independiente de cualquier brazo del Gobierno de Estados Unidos, por lo que se asegura la neutralidad de la investigación rusa. Preguntado por Efe, un portavoz de la oficina de Mueller rechazó comentar sobre el contenido del interrogatorio de Sessions. La investigación rusa ya ha desembocado en la presentación de cargos contra cuatro personas relacionadas con Trump: su exasesor de seguridad en la Casa Blanca Michael Flynn, su exjefe de campaña Paul Manafort, su «número dos» en la campaña, Rick Gates, y el también exasesor George Papadopoulos, que trabajó para el magnate durante las elecciones.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Coste del cierre del Gobierno de EE.UU.: menor que en otras ocasiones
Todo indicaba este lunes que el acuerdo en el Senado permitiría acabar con el cierre del Gobierno de Estados Unidos. Como la aprobación de una ampliación temporal de la ley de gasto no se produjo hasta la tarde -y todavía tenía que ser ratificada por la Cámara de Representantes y con la firma de Donald Trump desde el Despacho Oval-, las agencias y oficinas federales afectadas por el cierre no abrirían hasta este martes por la mañana. Por lo tanto, el bloqueo se ha extendido durante tres días, con un impacto mucho menor que en anteriores ocasiones. Sobre todo si se compara con el cierre gubernamental que sufrió EE.UU. en 2013, bajo la presidencia de Barack Obama, que se alargó durante dieciséis días. En aquella ocasión, el coste de la compensación salarial a los funcionarios fue de 2.000 millones de dólares. Según la Oficina de Análisis Económico, la pérdida de horas de trabajo de los empleados públicos supuso un impacto en el PIB del 0,3% en el trimestre en el que ocurrió. Otro estudios aumentan el impacto económico hasta el 0,6% del PIB del mismo periodo -equivalente a 24.000 millones de dólares- si se tienen en cuenta los costes directos e indirectos del cierre. En fin de semana A la espera de que haya un análisis del último episodio, el coste será menor por tratarse de un periodo mucho más corto, porque dos de los tres días han sido fin de semana y porque la Administración Trump se ha esforzado en minimizar sus efectos: ha dejado buena parte de los parques nacionales abiertos y ha aumentado el número de funcionarios esenciales. La Bolsa, por su lado, apenas lo ha sufrido. De hecho, la noticia del acuerdo en el Senado coincidió con el final de la sesión, lo que empujó al Dow Jones hacia un nuevo récord.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La obsesión por la injerencia rusa amenaza Europa y refuerza el liderazgo de Putin
Las supuestas injerencias rusas en elecciones como las francesas o en crisis como la catalana han catapultado la ciberdefensa hasta las principales amenazas de los Estados para las próximas décadas. Si bien varios informes alertan de la existencia de «fábricas» de trolls rusos y una vasta maquinaria de desinformación salida de los múltiples tentáculos del Kremlin, los países europeos no han logrado aún encontrar ninguna prueba irrefutable que señale directamente a Vladimir Putin, que ve reforzada su imagen de gigante que mueve los hilos de Occidente a su antojo. Putin será reelegido casi toda seguridad en las próximas elecciones que tendrán lugar en marzo. Con su principal oponente, Alexei Navalni, inhabilitado, la crisis económica que viven los rusos apenas ha mellado en la valoración del presidente, que acaba de superar a Breznev y solo le queda Stalin en años al frente de Rusia en el último siglo. Precisamente, la supuesta obsesión con la injerencia rusa, apuntan las fuentes consultadas, refuerza su liderazgo interno: «Sí, los precios suben y la calidad de vida baja pero tenemos a un líder muy poderoso». Varias voces anti Putin y pro occidente han denunciado el efecto adverso de la reciente obsesión occidental con la supuesta omnipresencia rusa. «¡Ya basta!», escribió Leonid M. Volkov, socio del activista anticorrupción y líder de la oposición, Alexei Navalni, hace mes y medio en un post de su perfil de Facebook muy difundido por las redes sociales, en el que denunciaba que la investigación sobre la interferencia rusa «no solo es una desgracia», sino también «un eclipse colectivo» de los problemas profundos de EE.UU. que han llevado a alguien como Donald Trump al poder. «Hablar tanto sobre la influencia rusa en occidente resulta halagador», dijo al portal europeo de «Politico» Anton Barbashin, editor de la web «Intersection», que con sede en Varsovia se encarga en estudiar las acciones de propaganda de Rusia en el extranjero. El líder opositor Alexei Navalni - AFP Una de las mayores amenazas para Reino Unido es la de los ciberataques que atacan tanto a la vida militar como a la vida civil, alertó ayer el jefe de defensa del Estado mayor de Gran Bretaña, Nick Carter. En esta línea, los congresistas demócratas, en plena campaña para destapar la supuesta injerencia rusa en la derrota de Hillary Clinton, reportaron hasta 11 intentos rusos de interferir en hasta 19 países europeos desde 2016, mediante ciberataques, campañas de desinformación y operaciones «social media» clandestinas. Al calificar las actividades de Rusia como un «asalto asimétrico a la democracia», el informe señala que incluso las elecciones en países como Gran Bretaña, Francia y Alemania supuestamente fueron blanco de ataques coordinados por Moscú, mediante trolls y financiando grupos extremistas. Sin embargo, varios estudios han demostrado una baja influencia de estos perfiles y bots en el voto final de los ciudadanos. «Es sorprendente cuántos gobiernos europeos están promoviendo la narrativa de la interferencia rusa como una explicación universal de los problemas que enfrentan», considera Maxim A. Suchkov, experto del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia. En Rusia, cuenta este analista, se considera que es una estrategia para desacreditar aún más las políticas de Moscú y la imagen rusa en general en el exterior. La existencia de trolls, bots y cuentas falsas vinculadas al Kremlin existe y forma parte de la estrategia de guerra informativa rusa, confirma Suchkov, «pero no es muy diferente a la que tienen otros países». A su juicio, Rusia siempre ha tratado de culpar sus propios fallos a la «interferencia e influencia extranjera». Y ahora los gobiernos europeos están emulando esta estrategia. «Como no vayan a la raíz de sus problemas, en unos años todos podrán ver una Europa diferente». En el caso español, el ministro de Exteriores Alfonso Dastis dijo que habían detectado cuentas falsas en las redes sociales, la mitad de las cuales estaban vinculadas a Rusia y otro 30 por ciento a Venezuela, para amplificar las supuestas ventajas de la causa separatista antes del referéndum ilegal del 1 de octubre. Para desmentir su supuesta agenda oculta para con Cataluña, el presidente ruso tildó el problema de Cataluña como un «asunto interno» español y deseó que el país pueda superar esta crisis. Ley Macron contra las «fake news» En Francia, el equipo de campaña de Emmanuel Macron denunció un hackeo masivo a pocos días de la segunda vuelta. «En Marche! ha sido víctima de un hackeo masivo y coordinado que tiene previsto difundir información interna esta tarde», anunció la formación de Emmanuel Macron el viernes 5 de mayo, a dos días de la elección presidencial. «El ataque fue real, no fue un simple rumor. No triunfó porque el equipo de Macron con el actual secretario para internet Mounir Mahjoubi -entonces jefe de la campaña digital del partido- estaban preparados. Tenían preparado un señuelo. Lo que no pudieron detener fueron los rumores acerca de Macron», dice a ABC el analista geopolítico de la cadena francesa CNews. En esos días, la cadena rusa Russia Today y la agencia Sputnik, vinculadas al Kremlin, hablaron de la supuesta homosexualidad de Emmanuel Macron, cuestionando su relación con Brigitte Macron. Esto pudo motivar la ley de Macron para luchar contra la proliferación de noticias falsas a lo largo del periodo electoral. La cobertura de «RT Francia» parece similar a otros medios, pero con un gran énfasis en la violencia callejera y los inmigrantes. La gran diferencia: una mayor cobertura sobre la guerra en Siria, con un punto de vista muy favorable a los gobiernos ruso y sirio. «La ley de Macron podría ser el principio de la censura de la libertad de expresión. Creemos que es una situación muy peligrosa», dijo a la «Agencia France Press» la directora de la cadena rusa en Francia, Xenia Fedorova. «El consejo superior audiovisual francés, que es un organismo muy fuerte, va a vigilar lo que dice RT para mantener su derecho de ser prensa y si hacen propaganda después de dos avisos puede retirar la licencia», subraya Hyman. Los rumores sobre Macron no minaron su popularidad: «Un rumor como la supuesta bisexualidad de Fillon le afecta más a él que por ejemplo a Macron porque Fillon era el candidato de la Iglesia». «A pesar de ser exageradas, las acusaciones de interferencia hacía Rusia contribuyen de hecho a favorecer el ?mito Putin?, y a alimentar la visión occidental sobre la presencia en Rusia de un hombre supuestamente todopoderoso que tendría la capacidad de influir sobre la marcha del mundo», argumenta el fundador de la consultora de seguridad Stractegia, Barah Mikail, que incide en cómo esta campaña alimenta el aura de Putin de gran dominador mundial. Occidente, alegan en Rusia, sigue siendo el gran dominador cultural y en materia de soft power del mundo: el alcance de CNN o Netflix, de su tecnología puntera y redes sociales no tiene competencia. Las herramientas para promover la «narrativa occidental» son mucho más diversas y poderosas de lo que tiene Rusia, cree Suckhov. «Los chinos llevan mucho tiempo invirtiendo en grandes paquetes de acciones en medios de comunicación occidentales y estadounidenses para, en parte, influir en la línea editorial, por lo que es un verdadero desafío. Ahora mismo parece no tener efecto pero puede que en unos años sea casi imposible anularlo». Todas las acusaciones vertidas contra el entorno del presidente ruso, que van de la tan cacareada injerencia hasta el entramado gigante de corrupción o los asesinatos por encargo de opositores, se topan con un muro difícil de franquear: no hay pruebas. El periodista británico Luke Harding, corresponsal en Rusia para «The Guardian» durante años, cuenta en el epílogo de su libro «Conspiración», sobre la injerencia en las elecciones de EE UU, que en Moscú se comenta que Putin se ha vuelto tan paranoico que cualquier material incriminatorio debe haber sido destruido o guardado en su caja fuerte. Si su liderazgo interno se sitúa en torno a un 80% de apoyo según sondeos, no ocurre lo mismo a nivel mundial, donde según el think tank estadounidense Pew Research solo uno de cada cuatro ciudadanos confía en el líder ruso al tiempo que no para de crecer la desconfianza hacia Rusia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Pence concluye su gira en Israel entre la decepción palestina y el entusiasmo oficial
Mike Pence siguió los pasos de Donald Trump en Tierra Santa y concluyó su viaje oficial con una visita al muro de las lamentaciones, lugar sagrado para los judíos. Trump fue en mayo el primer presidente de EE.UU. que, estando en el cargo, rezó en esta pared santa situada en Jerusalén Este, zona ocupada por Israel desde 1967, y Pence, tocado con una kipá de color negro, repitió una escena que simboliza su decisión de reconocer a Jerusalén como capital del Estado judío. Fue el epílogo de un viaje marcado por el boicot de los responsables políticos palestinos y de las autoridades cristianas al ?número dos? de Trump, que aprovechó su discurso del lunes ante el parlamento israelí para anunciar que el traslado de su Embajada de Tel Aviv a Jerusalén se producirá antes de finales de 2019. Pese al descontento general al otro lado del muro, que se tradujo en el llamamiento a la huelga en Cisjordania, Pence instó a los palestinos a volver a la mesa de negociaciones y mostró su convencimiento de que las decisiones sobre Jerusalén y la embajada "crean una oportunidad para la paz". Según el vicepresidente ?todo depende ahora de cuándo decidan los palestinos volver a la mesa de negociaciones". Esta estrategia de echar la pelota al otro tejado es la misma que emplea Trump con el pacto nuclear con Irán, que exige sea modificado por los firmantes (Alemania, Francia, Reino Unido, China y Rusia) si quieren evitar que EE.UU. se desvincule en mayo del mismo. La amenaza de la República Islámica ha sido otro de los temas omnipresentes en la visita de Pence a Tierra Santa. La decepción palestina con la actual Administración estadounidense llevó al presidente, Mahmud Abás, a viajar a Bruselas a buscar el apoyo de la Unión Europea y la dirigente palestina, Hanan Ashrawi, denunció que ?las posiciones extremistas de la casa Blanca y del mensaje bíblico mesiánico de Pence no solo descalifican a EE.UU como mediador para la paz sino que crean las condiciones de volatilidad e inestabilidad en la región y más allá". Así que pese a que Pence repitió la palabra ?paz? en cada una de su intervenciones, de momento el plan diseñado por Trump es todo un misterio y en su primer año de mandato no solo no ha tendido puentes, sino que para los palestinos ha dejado de ser un mediador válido. Antes de salir para Davos, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, hizo una lectura muy positiva de una visita que supone "una excepcional expresión de la poderosa relación entre Israel y EE.UU", y el presidente, Reuven Rivlin, aseguró en referencia a Pence que ?le agradecemos lo que hace, ha hecho y hará por el pueblo judío". La última jornada del mandatario estadounidense en Jerusalén se completó con la visita al museo del Holocausto.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El fiscal especial que investiga a Trump sobre Rusia interroga al director de la CIA y a otros altos cargos
El fiscal especial que analiza la presunta connivencia entre el equipo de campaña del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el Gobierno de Rusia ha interrogado al director de la CIA, Mike Pompeo, según ha desvelado este miércoles la cadena NBC. La noticia de que Pompeo ha prestado declaración en la investigación se conoce después de que este martes se supiera que también habían hecho lo propio el fiscal general , Jeff Sessions , y al exdirector del FBI James Comey. Según ha precisado la NBC, la declaración de Pompeo se enmarcan en la investigación en torno a los contactos que Michael Flynn, asesor de Seguridad Nacional, mantuvo durante la campaña con el embajador ruso y que a la postre le costaron el puesto. El pasado diciembre Flynn se declaró culpable de mentir al FBI durante la entrevista que mantuvo el 24 de enero de 2017 con los agentes con los que se reunió en la Casa Blanca para hablar precisamente de dichos contactos. Entre las personas con las que el equipo de Mueller, antiguo director del FBI, ha hablado en el marco de su investigación sobre una posible colusión entre el equipo de campaña de Trump y el Gobierno ruso, figuran Pompeo así como el director de Inteligencia Nacional, Dan Coats; el director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Mike Rogers; así como la antigua fiscal general en funciones Sally Yates. Una persona conocedora del caso ha indicado a NBC que Pompeo, Coats y Rogers son «testigos secundarios» en lo relativo a la destitución por Trump de Comey como director del FBI. Según se informó en su momento, el presidente pidió a Pompeo que intentara disuadir al director del FBI para que abandonara la investigación respecto a Rusia. Sessions, que fue clave en el cese de Comey y que fue uno de los principales asesores de Trump en su campaña, fue entrevistado por Mueller la semana pasada lo que, según NBC, podría augurar que el equipo de Mueller está próximo a entrevistar al propio presidente. Está por ver si Trump accede voluntariamente a ser entrevistado por Mueller, pero dos fuentes conocedoras del caso han indicado a la cadena que el equipo del presidente no ha llegado a un acuerdo al respecto. El que está previsto que se reúna con Mueller el próximo 31 de enero es Steve Bannon, antiguo asesor estratégico de Trump en la Casa Blanca y que en los últimos tiempos se ha distanciado del presidente, quien ha llegado a un acuerdo para que le entreviste el fiscal especial en lugar de tener que comparecer ante un gran jurado.