Infortelecom

Noticias de donald trump

20-01-2021 | Fuente: abc.es
«Debemos poner fin a esta guerra incivil», y otras cinco citas destacadas del discurso de Biden
Después de cuatro largos años, Joe Biden ha sucedido este 20 de enero a Donald Trump como el presidente número 46 de Estados Unidos. En la ceremonia de investidura más extraña que se recuerda por la pandemia y el temor a una revuelta violenta de los partidarios del presidente saliente Donald Trump, Biden ha insistido en que gobernará para toda la nación, no solo para sus partidarios. Aunque a priori parezca mision imposible, ha prometido curar las heridas que han dejado la confrontación y el extremismo en la sociedad norteamericana. «Hoy la democracia ha prevalecido», ha sentenciado. Mi alma está en esto. Unir a Estados Unidos, unir a nuestro pueblo, unir a nuestra nación. Les pido a todos los estadounidenses que se unan a mí en esta causa, Escúchenme claramente. El desacuerdo no debe conducir a la desunión. Lo prometo. Seré presidente de todos los estadounidenses. Lucharé tanto por los que no me apoyaron como por los que lo hicieron , Debemos poner fin a esta guerra incivil, que enfrenta al rojo contra el azul, o lo rural a lo urbano, lo conservador a lo liberal. Podemos hacer esto, si abrimos nuestras almas en lugar de endurecer nuestros corazones, Tenemos que hacer frente a los supremacistas blancos, a los terroristas nacionales.. Los tenemos que enfrentar y los venceremos, Vamos a empezar a escucharnos, a mostrarnos respeto. La política no tiene que ser un infierno, destruyendo todo en su camino., Seremos un socio fuerte y fiable para la paz, el progreso y la prosperidad,
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Joe Biden es ya el 46º presidente de EE.UU.: «La democracia ha vencido»
«Juntos escribiremos una historia americana de esperanza, no de miedo. De unidad, no de división. De luz, no de oscuridad». Joe Biden pronunció estas palabras poco después de poner su mano sobre la Biblia y jurar su cargo de presidente de EE.UU. El escenario en el que lo decía, sin embargo, era un contraste descarado a las intenciones del nuevo ocupante de la Casa Blanca. Biden hablaba desde el lugar tradicional para la investidura de los presidentes, la escalinata de mármol del Capitolio. La misma que dos semanas antes había sido invadida por una turba de seguidores de Donald Trump, alentados por el propio ex presidente, para evitar la certificación de la victoria electoral de Biden. El mismo lugar en el que hubo cinco muertos -entre ellos, un policía-, en un capítulo bochornoso y trágico para la democracia más vieja y estable del mundo. El mismo lugar en el que, contra la tradición, no se presentó Trump, en una muestra de una brecha política que no se esfumará con un discurso. Biden habló a un público inexistente. El Mall, el amplio parque que va desde el Capitolio hasta el monumento a Abraham Lincoln, que se llena con cientos de miles de personas en las investiduras, estaba desierto. Sobre todo, ante el temor a un ataque de extremistas para desbaratar la toma del poder del nuevo presidente. Pero también por la pandemia de Covid-19, que acumula más de 400.000 muertos en el país y seguirá aumentando la factura mortal en la presidencia de Biden. Los pocos invitados a la ceremonia, separados entre sí, cubiertos con mascarillas, eran otro doloroso recuerdo del momento que vive EE.UU. Fuera del Capitolio, la ciudad estaba tomada por cerca de 25.000 miembros de la Guardia Nacional, con todos los alrededores del Mall -donde también está la Casa Blanca- parapetados con vallas y muros y con decenas de calles cortadas. Los alrededores de la zona acordonada estaban desiertos y en silencio, con apenas un puñado de curiosos en las vallas, a cientos de metros de la ceremonia, en una mañana fría de enero. Era una postal fantasmagórica de un traspaso de poder en un país en crisis política, económica y sanitaria. Esa atmósfera puso un velo sombrío en un momento histórico: Kamala Harris se convirtió, poco antes de la jura de Biden, en la primera mujer en conquistar la vicepresidencia de EE.UU. También la primera persona negra o asiática -Harris es de padre jamaicano y madre india- en llegar al segundo cargo de mayor jerarquía del país. Juró su lealtad a la Constitución sobre dos biblias: una de su familia y otra que perteneció a Thurgood Marshall, el primer negro en ser juez del Tribunal Supremo. «Aquí estamos, mirando al gran Mall en el que el Dr. King habló de su sueño», dijo Biden sobre el célebre discurso de Martin Luther King Jr. «Aquí estamos, donde hace 108 años en otra investidura, miles de manifestantes trataron de impedir que mujeres valientes marcharan en defensa de su derecho a votar», añadió mirando a Harris. «¡No me digáis que las cosas no pueden cambiar!» «Hemos vuelto a aprender que la democracia es valiosa, que la democracia es frágil», dijo Biden sobre los acontecimientos del 6 de enero, la traca final del intento de Trump de dar la vuelta a los resultados de las urnas. «Pero en este momento, amigos, la democracia ha vencido». De esa victoria, sin embargo, sale debilitada. La cruzada de Trump por revertir el resultado electoral ha calado entre sus votantes, pese a que ni su propia Administración, ni las autoridades de los estados -incluidos la mayoría de los republicanos-, ni los tribunales -empezando por el Supremo, de mayoría conservadora- encontraran evidencias del «robo» electoral masivo que ha predicado desde la noche del 3 de noviembre. Casi el 80% de los votantes republicanos, según las encuestas, creen que la victoria de Biden no es legítima. «Las últimas semanas y meses nos han enseñado una lección dolorosa», dijo el presidente en referencia a esos esfuerzos, aunque nunca citó a Trump. «Hay verdades y hay mentiras, mentiras que se dicen para conseguir poder y beneficios». «Cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad como ciudadanos, como estadounidenses, y en especial como líderes que han jurado honrar nuestra Constitución y proteger nuestra nación, defender la verdad y derrotar las mentiras», prosiguió. Tendrá una labor ardua por delante, con buena parte del país que no se cree los resultados electorales y con un creciente calado de teorías conspiradoras y de cuestionamiento de la ciencia, desde la creencia en QAnon -la teoría infundada de la existencia de una red de pederastia en las altas esferas de la elite política, que iba a ser desmantelada por Trump- hasta el simple rechazo del uso de la mascarilla frente al covid. «Tenemos que rechazar la cultura en la que los propios hechos se manipulan, e incluso se inventan«, dijo. Biden no obvió la encrucijada política en la que se encuentra el país. «Sé que hablar hoy de unidad puede sonar como una fantasía ingenua. Sé que las fuerzas que hoy nos dividen son profundas y reales«, dijo sobre un país polarizado, con una brecha política que ha partido familias, ha disparado la violencia extremista y ha convertido la cooperación entre partidos en una aventura imposible. A pesar de ello, insistió una y otra vez en la necesidad de que el país, que se ha dado la espalda, se una. «Debemos acabar con esta guerra incívica de rojos contra azules, de campo contra ciudad, de conservadores contra liberales», dijo, y abogó por «empezar de nuevo: comencemos a escucharnos, a vernos, a mostrar respeto los unos por los otros«. «El camino es la unidad», sentenció Biden sobre la manera de sortear las crisis que azotan al país. Es difícil saber si su llegada al poder será un punto de inflexión en la división de EE.UU. Los líderes republicanos al menos buscaron escenificar unidad institucional alrededor del nuevo presidente. El vicepresidente saliente, Mike Pence; y sus dos máximos exponentes en el Congreso, el senador Mitch McConnell y el diputado Kevin McCarthy, no fueron a despedir a Trump a la base aérea de Andrews y sí comparecieron en el Capitolio con Biden. Tras su discurso, el nuevo presidente cumplió con el boato de las investiduras -la visita a Arlington, el desfile inaugural, la recepción de regalos, las fotos en la escalinata, la entrada en la Casa Blanca-, todo con la sordina de realizarse sin público. Un comienzo sobrio y gris de una presidencia que recibe un país dividido y en crisis.
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Trump se despide con una promesa: «Volveremos, de un modo u otro»
A las 08.18 de este miércoles 20 de enero, Donald Trump se ha marchado de forma definitiva de la Casa Blanca, negándose a recibir a su sucesor, pero dejándole una carta en el escritorio del Despacho Oval. Acaba así la era Trump, los que tal vez sean los cuatro años más atribulados de la presidencia moderna. Trump, amonestado dos veces en el proceso del «impeachment» y rotas las relaciones con los líderes demócratas y republicanos por el saqueo del Capitolio, ha abandonado Washington advirtiendo que tiene intención de «volver, de alguna forma». Abordo del helicóptero Marine One, Trump y la primera dama han sobrevolado la capital en círculos a modo de despedida y después se han desplazado a la base aérea de Andrews, donde les esperaba el avión Air Force One para llevarles a su nueva vida en Florida. Acababa de amanecer, y en la base aérea esperaban a su padre todos los hijos del presidente y sus parejas, todos ellos parte de su presidencia y sus campañas electorales, de un modo un otro. Entre el público había unos 300 invitados, en su mayoría empleados del presidente estos pasados cuatro años. «¡Ha sido un honor!» Nada más salir de la Casa Blanca, con su sempiterna corbata roja, marca de la casa, con la primera dama de la mano, Trump hizo lo que siempre ha hecho en el momento previo a subirse al helicóptero, casi un instinto: acercarse a la prensa. La imagen de Trump, gritando para hacerse entender entre el ruido del motor y las hélices, es un clásico de su ya acabada presidencia. No ha tomado preguntas, pero sí ha gritado: «¡Ha sido un honor! ¡Sólo quiero decir adiós! Y espero que no sea un adiós muy largo». El presidente lleva semanas jugando con la idea de presentarse de nuevo a unas elecciones, algo que ha combinado con sus denuncias de fraude electoral. Diez minutos le ha tomado a Trump llegar en helicóptero hasta la base de Andrews. Al llegar le esperaban enfervorecidos sus partidarios, y sonaba la canción «Gloria», de Laura Branigan, que sonó ya en el mitin que dio animando a sus partidarios a marchar al Capitolio el 6 de enero. Después de que se apeara del helicóptero, a Trump lo han recibido 21 salvas de artillería, señal de tributo en grandes acontecimientos, mientras la banda militar tocaba «Hail to the chief», la marcha de honores del presidente de EE.UU. Sin leer su discurso, improvisando una última vez, como le gusta hacer, el presidente Trump, flanqueado por su mujer y 17 banderas americanas, ha glosado los logros de lo que él mismo ha definido como «una Administración inusual»: bajadas de impuestos, la vacuna contra el «virus chino», creación de empleo, nombramiento de jueces conservadores, mejoras en las fuerzas armadas. Añadió que le deseaba lo mejor al nuevo Gobierno, pero sí sugirió que cualquiera de sus logros económicos habrá empezado con sus reformas. «Gracias, Trump», gritaba la muchedumbre, cortándole. «Verán ustedes que suceden cosas increíbles», dijo Trump en su discurso. «Y acuérdense de nosotros cuando vean que suceden esas cosas», pidió. Tras advertir de que volverá «de un modo u otro», Trump acabó con estas palabras: «Que tengan una buena vida. Nos veremos pronto». Así, cogió de nuevo a la primera dama de la mano, besó a sus familiares, se despidió por última vez de su jefe de gabinete Mark Meadows, se subió al avión y despegó según sonaban en los altavoces en la base de Andrews los últimos versos de la canción «My way» («A mi manera»), de Frank Sinatra, medida coreografía del final de una presidencia. De la televisión a la Casa Blanca Trump es un presidente que llegó a la Casa Blanca tras años de experiencia produciendo y presentando un programa de televisión. Él ha marcado los tiempos de todas las televisiones desde que anunció su campaña a la presidencia. Su equipo lo ha preparado todo para que su marcha recibiera toda la atención posible, pero en el momento en que su avión ha alzado el vuelo, eligiendo cuidadosamente el momento, Joe Biden ha salido de Casa Blair, la residencia donde ha pasado la noche enfrente de la Casa Blanca, y se ha ido a misa. La jornada, como la presidencia, ya es suya. Los Trump se han ido con lo puesto, unos asistentes apenas han cargado en el helicóptero unas cajas de cartón con documentos. Los camiones ya se han estado llevando cajas durante días, y las han enviado a la mansión de Palm Beach donde van a vivir a partir de ahora. Trump deja de ser presidente a mediodía, las 18.00 en la España peninsular. En ese momento, el avión con el que ha viajado deja de ser Air Force One (hay una pequeña flota de ellos, de diverso tamaño), y el maletín con el botón nuclear deja se estar activo y se pone a disposición de Biden uno idéntico. Trump aterriza en Palm Beach aún como presidente, pero por unos pocos minutos. Pero esta marcha no quiere decir que Trump haya caído en el olvido inmediato en la capital. Queda su juicio político en el Senado, el final del proceso de «impeachment» tras la recusación del Senado. Ahora su propio partido debe decidir si le considera culpable de incitar a la insurrección el 6 de enero y le inhabilita a futuro. Aun con él fuera de Washington, el presidente número 45 sigue siendo el centro de atención.
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Las siete «patatas calientes» para la paz mundial que recibe Biden
Donald Trump cierra su turbulento mandato con un saldo más que polémico en materia de política interior pero respetable en materia de diplomacia, entre otras razones por su coherencia y previsibilidad a lo largo de los cuatro años. Al despedirse, el presidente saliente ha dicho con razón que no provocó ni intervino en ninguna guerra exterior, salvando así la tradición republicana; el intervencionismo en conflictos mundiales ha sido más bien un distintivo de los presidentes demócratas. No obstante, Joe Biden hereda un rosario de situaciones conflictivas en las que, a tenor de sus declaraciones pasadas, podrían registrarse pronto giros significativos: 1. Irán. EE.UU. se retiró en 2015 del pacto nuclear, por entender que el régimen de los ayatolás lo estaba burlando.. Ver Más
20-01-2021 | Fuente: abc.es
¿Quién es Bannon y por qué ha sido indultado preventivamente por Trump?
A pocas horas de abandonar la Casa Blanca, en la que se celebra la investidura de Joe Biden, el nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ha emitido un último indulto, esta vez preventivo. Steve Bannon se une a la lista de los 143 nombres que han obtenido el perdón presidencial. El presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump ha anunciado 73 indultos y 70 conmutaciones de pena según el comunicado oficial de la Casa Blanca. El último de ellos ha sido otorgado a Steve Bannon, un ejecutivo de medios estadounidense, estratega político y antiguo asesor del presidente republicano durante sus primeros siete meses de mandato. Además, ha sido vicepresidente de Cambridge Analytica, empresa involucrada en el escándalo de Facebook por haber extraído datos personales de sus usuarios sin consentimiento. El ex-asesor de Trump fue detenido el pasado verano por fraude. Se encontraba realizando una campaña para construir un muro en la frontera con México. Bannon promovía su discurso anti-inmigración a través de la organización «We Build the Wall», con la que captaba a donantes para sufragar la construcción del sonado muro en la frontera. Según los investigadores, Bannon y tres personas más recaudaron un total de 25 millones de dólares a través de la web de la organización y utilizaron el dinero para otros fines. Por qué es un indulto preventivo Este último indulto emitido por el presidente saliente Donald Trump es un indulto preventivo, ya que, por el momento, Steve Bannon no ha sido condenado por ningún delito. Este perdón presidencial podría usarse en el caso de que el exconsejero de la Casa Blanca fuera juzgado y considerado culpable del delito de fraude.
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Toma de posesión de Biden, en directo | Washington se prepara para la investidura con un gran despliegue de seguridad
Joe Biden se convierte este miércoles 20 de enero en presidente número 46 de Estados Unidos. A mediodía ( las 18.00 en la España peninsular) jura el cargo ante el Capitolio, y de allí se trasladará posteriormente la Casa Blanca. Por primera vez en 150 años, el presidente saliente se niega a recibirle y estar presente en las ceremonias protocolarias. Donald Trump, tras perder las elecciones y no admitir su derrota, se marcha de Washington por la mañana, tras un homenaje de corte militar en una base militar cercana a Washington. En sus últimas horas en la presidencia, Trump sigue emitiendo decretos y tomando decisiones, como una esperada ronda de indultos. Debido a la pandemia y la insurrección violenta del 6 de enero, que provocó cinco muertos, las medidas de seguridad en Washington son excepcionales, con 20.000 soldados desplegados y un perímetro sellado alrededor de la Casa Blanca y el Capitolio. LAS CLAVES Biden asume las riendas de un país dividido Así será la ceremonia de toma de posesión Trump indulta a Bannon en sus últimas horas en el poder
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Toma de posesión de Biden, en directo | Kamala Harris hace historia al jurar omo vicepresidenta de EE.UU.
Joe Biden se convierte este miércoles 20 de enero en presidente número 46 de Estados Unidos. A mediodía ( las 18.00 en la España peninsular) jura el cargo ante el Capitolio, y de allí se trasladará posteriormente la Casa Blanca. Por primera vez en 150 años, el presidente saliente se ha negado a recibirle y estar presente en las ceremonias protocolarias. Donald Trump, tras perder las elecciones y no admitir su derrota. Unas horas antes del comienzo del acto en el Capitolio, el presidente saliente abandonó la Casa Blanca y se dirigió en helicóptero a la base aérea de Andrews, en Maryland, donde pronunció sus últimas palabras en ejercicio del cargo antes de tomar el Air Force One con rumbo a Florida. «Volveré de un modo u otro», aseguró. En sus últimas horas en la presidencia, Trump sigue emitiendo decretos y tomando decisiones, como una esperada ronda de indultos. Debido a la pandemia y la insurrección violenta del 6 de enero, que provocó cinco muertos, las medidas de seguridad en Washington son excepcionales, con 20.000 soldados desplegados y un perímetro sellado alrededor de la Casa Blanca y el Capitolio. LAS CLAVES Biden asume las riendas de un país dividido Así será la ceremonia de toma de posesión Trump indulta a Bannon en sus últimas horas en el poder
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Toma de posesión de Biden, en directo | Biden ya ha entrado en la Casa Blanca con su familia
Joe Biden es ya el presidente número 46 de Estados Unidos. A mediodía ( las 18.00 en la España peninsular) tras jurar el cargo ante el Capitolio. Por primera vez en 150 años, el presidente saliente se ha negado a recibirle y estar presente en las ceremonias protocolarias. Donald Trump, tras perder las elecciones y no admitir su derrota. Unas horas antes del comienzo del acto en el Capitolio, el presidente saliente abandonó la Casa Blanca y se dirigió en helicóptero a la base aérea de Andrews, en Maryland, donde pronunció sus últimas palabras en ejercicio del cargo antes de tomar el Air Force One con rumbo a Florida. «Volveré de un modo u otro», aseguró. En sus últimas horas en la presidencia, Trump sigue emitiendo decretos y tomando decisiones, como una esperada ronda de indultos. Debido a la pandemia y la insurrección violenta del 6 de enero, que provocó cinco muertos, las medidas de seguridad en Washington son excepcionales, con 20.000 soldados desplegados y un perímetro sellado alrededor de la Casa Blanca y el Capitolio. LAS CLAVES Biden se convierte en el nuevo presidente de Estados Unidos Trump se despide con una promesa: «Volveremos, de un modo u otro» Trump indulta a Bannon en sus últimas horas en el poder
1
...